noviembre 15, 2005

La web de Felipe

Sigue las actividades de campaña del único candidato viable y confiable para continuar con el trabajo de Fox en la Presidencia de la República a partir de diciembre de 2006.

http://www.felipecalderon.org.mx/

¡¡¡Participa!!!

El alfil bolivariano de Hugo Chávez en México

Raúl Tortolero
El Universal
Ciudad de México
Martes 15 de noviembre de 2005

La embajada de Venezuela en México ha sido señalada por muy distintos sectores de ese país y de México, como un instrumento de propaganda ideológica y expansión política de los intereses personales de Hugo Chávez. Las observaciones de intervencionismo van desde apoyo electoral al PRD, hasta "espionaje", pasando por una presunta importación de armas de alto calibre y contactos con las FARC, la ETA y Al Qaeda

00:00 Vladimir Villegas es un mulato con buen humor y carisma. Alto, robusto, de gafas y sonriente bigote, cumple sólo cinco meses residiendo en México. Escaso de pelo, y vestido sin asomo de lujo, muy acorde con sus perennes ideales socialistas que lo poseen desde que fue líder estudiantil comunista, usa zapatos de suela de plástico.
Bueno, pues este hombre es acusado de televisar grabaciones ilegales para atacar a opositores a Hugo Chávez, de crear redes de espionaje internacional, de ser el artífice del financiamiento venezolano a Lula, de asesorar y proporcionar fondos para las campañas de Marcelo Ebrard y Andrés Manuel López Obrador. Ah, y otro detalle: la PGR lo investiga en relación a cargamentos de armas provenientes de Venezuela supuestamente destinados al EPR.

Éste es el regalo que brindó el presidente Hugo Chávez como embajador de Venezuela en el país. Revolución Bolivariana. Faltaba más.

Lino Martínez -anterior representante venezolano- declaró a la prensa nacional que López Obrador era un “rayo de luz”, capaz de conducir a las masas acaso a una revolución, ya que Vicente Fox no cumplió sus promesas de campaña y había miseria. Dicho esto, él y su boca se fueron volando a su país. Entonces Hugo Chávez decidió estimularnos con un nuevo representante. No optó por alguien de perfil moderado, un tomador de té, un pomadoso político internacional. Escogió a Villegas como nuevo embajador.

EL APERTURADOR

Vladimir está casado con una fotógrafa. Tiene varios niños. Y hermanos: Mario, Esperanza, Ernesto. Es hijo del finado Cruz Villegas, un honesto líder sindical de izquierda. Su madre fue de origen ruso. Por ambos su primer nombre remite a Lenin.

No cuenta con estudios profesionales de diplomacia. Dice que era periodista. Escribe una columna en El Nacional (Caracas), y dirigió la gubernamental Venezolana de Televisión, “Canal 8”. Vinculado a Chávez desde 1998, fue siempre un líder de izquierda, un promotor del comunismo marxista. Su último cargo público fue como subsecretario de la Asamblea Nacional. Militó en “Patria para Todos”, partido chavista. Pero su ignorancia en asuntos diplomáticos no importa para Chávez: es un aguzado operador político.

William Barrientos, presidente del Movimiento al Socialismo (MAS) en Zulia, así lo describe: “Vladimir tiene buen verbo, es hábil. En Brasil, bajo ningún concepto actuó de modo diplomático. Es un aperturador de espacios políticos para implementar la política de Chávez, para que concrete su proyecto bolivariano. Es su incondicional, y sólo expandió el concepto Castro-cubano”.

Antes de ser embajador en México Villegas se desempeñó como embajador en la tierra del carnaval, mientras Luiz Inacio Lula da Silva peleaba por la presidencia desde el PT. Lula se convierte en presidente el miércoles 1 de enero de 2003. Vladimir llega a Brasilia en julio de 2002 y se va a fines de 2004. Diputados opositores a Lula han acusado al PT de haber captado, ilegalmente y en este mismo periodo, fondos de Venezuela, Cuba, y de las FARC colombianas, para la campaña del mandatario. Por las fechas, Vladimir Villegas estuvo ahí cuando más pudo ser necesitado. Y ahora viene a México, donde por casualidad se desarrollan procesos electorales importantes.

"CUBAZUELA"

Para Hugo Chávez no es relevante que sus embajadores sean diplomáticos o no, siempre que sean de su absoluta confianza. ¿Quién es su embajador en Cuba? Su hermano Adán Chávez.

La relación Cuba-Venezuela es clave para entender el modo de operar de lo que, con ironía, los venezolanos llaman “Cubazuela”. Hablo con el diputado Carlos Berrizbeitia, del Partido Proyecto Venezuela, de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional.

Cuando ves que maneja Chávez más de 50 mil millones de dólares por ingreso petrolero al año –se indigna- esto es, 350 mil millones de dólares en siete años, “te das cuenta por qué vive viajando con una chequera bajo el brazo”. Puede financiar a quien quiera. “Creo que el centro más grande de financiamiento, de candidatos de izquierda en América, es a través de Cuba”.

La relación dedo-uña Fidel Castro-Chávez no es nada oculto. En Venezuela –explica Berrizbeitia- hay 20 mil médicos cubanos a cambio de petróleo. El Estado venezolano le paga a Cuba dinero por el intercambio, y cuando no se controla el tráfico de dinero es fácil financiar lo que sea.

Un ejemplo: en Cuba abrieron una sucursal del Banco Industrial de Venezuela, que es del gobierno. “Es el único banco comercial en esa isla, pero ¡la gente no tiene cuentas de ahorro, ni nada!” Y cuando ves que el embajador es hermano de Chávez, que abren un banco y además abren una oficina de la PDVSA -Petróleos de Venezuela-, y que La Habana siempre ha sido un paraíso fiscal, “no tengas la menor duda de que se financia la izquierda revolucionaria en América Latina”.

Otro foco de alerta señalado por Berrizbeitia es el espionaje cubano que actúa en Venezuela: “Nos tienen intervenidos los teléfonos. Luego llevan las grabaciones al Congreso como pruebas contra cualquiera. Aquí, después del 12 de abril, de la intentona de golpe de estado contra Chávez, el servicio cubano de inteligencia está en el país. Y el primer anillo de seguridad de Chávez es civil, lo ves aún en eventos del Ejército venezolano, rodeado de cubanos. Chávez ha dicho que Fidel lo protege: no hay aquí términos medios, es un hecho normal. Llegan aviones de Cuba todo el tiempo al aeropuerto.

Venezuela es un país donde Chávez tiene asesores cubanos de seguridad.

Expertos en migración atribuyen al plan expansivo chavista el aumento de colombianos, dominicanos, brasileños, con pasaporte venezolano, o con doble nacionalidad, que podrían votar por Chávez en las próximas elecciones, o viajar a otros países con misiones “especiales”. Incluso, señala una fuente anónima, “llegan a México como teiboleras, a clubes caros, se acuestan con políticos y les sacan información. También llegan como músicos. Es la escuela de Fidel Castro. Cuando vas a Cuba, te ponen putas espías y te exprimen datos y dólares”.

Le pido a Villegas una explicación sobre el aumento del flujo migratorio de Venezuela a México. “Creo que ese es un fenómeno latinoamericano”, sentencia. Expone que no cuenta con un censo. Cree que hay entre unos tres mil y cinco mil venezolanos residiendo en México. Sólo 600 de ellos votaron. “Si existe ese flujo migratorio, no tengo una explicación. No he estudiado a fondo eso”, lamenta.

Pero no porque su antecesor abandonó el país Vladimir es más cauto. Y si Chávez el pasado miércoles 9 llamó a Fox “cachorro del imperio”, Villegas llega aquí el 9 de junio y el 24 de julio ya aparece en un acto de campaña del perredista Marcelo Ebrard. Donde también se apersonó el responsable de negocios de la embajada de Cuba, Eduardo Vidal y personal de la convocante delegación Coyoacán. Más aún: el pasado jueves 3, se trasladó a la Cámara baja, a un acto otra vez con la embajada de Cuba, y diputados perredistas, a hablar “sobre educación”.

CÍRCULOS SUBVERSIVOS

Le pregunto si ha signado algún convenio con el gobierno federal: dice que no, pero que guarda muy buena relación con Michoacán, un estado perredista. Y que ha estado en muchas universidades. Se le señala como promotor de los círculos bolivarianos, que él dice sirven sólo para solidaridad con Venezuela, pero que miembros del PAN y del PRI aseguran que son las redes ciudadanas a favor del López Obrador.

La facultad de Filosofía de la UNAM –entre otras- es un hervidero de Círculos Bolivarianos. Ahí es normal integrarse a ellos y se distribuyen “pegotes” que dicen: “YO SOY mexican@ bolivarian@. Venezuela es: democrática y soberana”.

Las conexiones entre grupos armados, Venezuela y México, convergen en el caso de una estudiante mexicana: Alondra Durán (Oviedo). Viajó a “estudiar” a Canadá, pero su real objetivo sería presuntamente hacer trabajo político a favor de organizaciones clandestinas. Alondra fue arrestada en el aeropuerto de Ottawa hace unos meses, por portar “propaganda subversiva” de los Círculos Bolivarianos, del EPR y de las FARC. Su nombre es relacionado con el FZLN. Aparece en el web site de esta organización, como “abajo firmante” en una carta de protesta contra la falta de seguimiento al caso del asesinato de Pavel González González, estudiante de la UNAM. Fuentes de inteligencia relacionan a los Círculos Bolivarianos con el EPR y con las FARC.

Es una hipótesis que el EPR está comprando armas. La PGR, en el oficio PGR/SIEDO/UEITA/4078/2005, fechada el 11 de septiembre pasado, y firmada por José Cabrera, coordinador de la Unidad Especializada en Investigación de Terrorismo, Acopio y Tráfico de Armas de la SIEDO, ha solicitado información a Villegas -La Revista tiene copia del documento-, sobre la llegada de armas de Venezuela a México hace unos meses.

Los afanes expansivos de Chávez no son ningún secreto y sus incursiones propagandísticas en México no son nuevas, como tampoco el apoyo de grupos mexicanos a sus proyectos. Un ejemplo: afuera del hotel donde iniciaría una conferencia de prensa del presidente venezolano, en la Cumbre Extraordinaria de las Américas, en Monterrey, enero de 2004, de pronto surgió una manifestación “espontánea” a su favor, con todo y bandera de Venezuela.

UNA TELEVISIÓN PARA GOLPEAR

Telesur es una televisora internacional con capital de los gobiernos de Venezuela, Cuba, Argentina, y Uruguay. Empero, sus contenidos funcionan como un instrumento de penetración ideológica de Chávez para América Latina. Le recuerdo a Villegas las molestias que causó al presidente de Colombia cuando Telesur usó en sus primeras emisiones imágenes de Tirofijo.

“Fue una imagen de Manuel Marulanda, Tirofijo”, reconoce. “Pues resulta que es un personaje único en América Latina, que se ha reunido con el presidente de Colombia, embajadores, ministros”.

Y confiesa: “Por supuesto que al gobierno colombiano no le gustó, pero que la programación de Telesur sea para promover a las FARC o la penetración ideológica no es verdad”. Para él la finalidad de Telesur es generar un medio de comunicación que permita ver a los latinoamericanos desde una perspectiva latinoamericana. “No puede ser que me entere de lo que ocurre en México a través de CNN”, con manipulación ideológica. “Queremos promover una televisora con nuestros valores e idiosincrasia. Porque estamos desinformados”. Y se afila: “Sabemos más de Michael Jackson que de Bolívar”.

* * *

Eterno protector de los afanes chavistas, el embajador, antes de venir a México, estuvo al frente de la Televisión Estatal venezolana, “Canal 8”. Ahí fue acusado públicamente por difundir grabaciones de espionaje. Teodoro Petkoff –director del diario de circulación nacional “Tal Cual” y ex candidato a la presidencia en oposición a Chávez, fue grabado ilegalmente y su charla privada difundida a manos de Villegas. Petkoff publicó una carta. Recogemos algunos fragmentos:

"Te escribo –dice a Villegas- porque hemos sido amigos. Pero sobre todo porque eres hijo de Cruz Villegas, con quien compartí años de lucha y amistad. Quisiera saber si crees que difundir a través del canal que diriges una conversación privada... tiene algo que ver con la ética que te enseñó el viejo Cruz... Sabes que lo hecho por el canal 8 constituye un delito, uno que tú mismo denunciaste muchas veces cuando lo hacían otros”. El artículo 48 de su Constitución -le recuerda-, “garantiza el secreto e inviolabilidad de las comunicaciones privadas en todas sus formas. No podrán ser interferidas sino por orden de un tribunal competente, con el cumplimiento de las disposiciones legales y preservándose el secreto de lo privado que no guarde relación con el correspondiente proceso".

Y finaliza: “Vladimir, a mí y a Quirós nos fue violada una garantía fundamental. Quién hizo la grabación, no lo sé y, en todo caso, no podría demostrarlo, pero quién la difundió y violó la privacidad de esta comunicación fue el canal 8, del cual eres presidente...

Petkoff me confirma por teléfono esos hechos.

LA SAMBA DEL DINERO

Tras la estancia en Brasil del caballo de Troya chavista hay múltiples acusaciones de fondeos ilegales cubanos, colombianos y venezolanos que han generado un nuevo escándalo de corrupción en torno a Lula. Llamo a Brasilia al Senador Arthur Virgílio, líder del “Partido da Social Democracia Brasileira” (PSDB). Me ofrece datos y más tarde me envía este e-mail: “Cómo llegó el dinero a Brasil no se sabe. La revista VEJA, que hizo la denuncia, no consiguió esa información. Pero dio todos los detalles de la operación dentro de Brasil, que están siendo ahora confirmados. El dinero estaba en tres cajas de whisky.

Un avión particular, de un empresario, fue prestado al PT para hacer el transporte de Brasilia hasta Sao Paulo. Allá, un auto blindado tomó la carga y la llevó a una sede del PT. El dueño del avión confirmó el préstamo, el piloto confirmó la carga, como estaba descrita. Dice que, por estar cerrado el aeropuerto de destino, descendió en un aeropuerto internacional, donde la carga tendría que ser inspeccionada, en una ciudad vecina. Pero poco después reciben una orden para levantar vuelo a otro aeropuerto, doméstico, situado a algunos minutos de distancia. Se confirmó que un auto blindado esperaba la carga. Quiere decir que el dinero nadie lo vio, pero los detalles están confirmados. Personalmente, no tengo ninguna duda en cuanto a la veracidad de la información”.

Y ahondo:

-¿Hubo dinero de Venezuela para Lula? ¿De las FARC?

-Respondo a las tres preguntas de una vez. La prensa brasileña ya publicó información sobre ayuda en dinero de las FARC para campañas electorales del PT. Pruebas no existen. Mas para mí todo lleva a creer que esas denuncias tienen fundamento, debido a la estrecha relación y afinidades entre Lula y su partido, de un lado, y del otro, las FARC y el Presidente Hugo Chávez.

También me comunico con el senador Alvaro Dias, del mismo PSDB. Me envía por e-mail sus apreciaciones:

“Hay que seguir investigando las donaciones de dinero de las FARC a Lula da Silva. Se supone que dieron cinco millones de dólares al PT en 2002, mismo año en que habría ocurrido el envío de tres millones de dólares del gobierno cubano. En fechas recientes la revista Veja reveló una investigación de la Agencia Brasileña de Inteligencia (Abin) sobre la supuesta colaboración de las FARC con el PT, mas no fueron encontradas pruebas. Para mí el caso no está cerrado.

No me convencen las versiones de Abin. Dos agentes hicieron informes sobre una reunión a 40 kilómetros de Brasilia, con el dinero prometido. En otro encuentro en esa ciudad, fue comunicada la transferencia del dinero. He sido informado por personas del área de inteligencia militar que hablan de indicios de esa conexión internacional. Es difícil de probar, pero es preciso investigar. Fue un atentado a la soberanía nacional”.

Y concluye:

“Rogério Buratti, el ex secretario del médico y ministro de Hacienda Antonio Palocci, dice que eran tres millones; otro ex auxiliar del ministro, Vladimir Poleto, habla de 1,4 millones, que habrían venido de Cuba a Brasilia nadie sabe bien cómo... o no les conviene decir”.

Ante todas estas conexiones, los legisladores mexicanos están irritados. El diputado panista Fernando Guzmán, secretario de la Comisión de Defensa Nacional, opina: “El momento que vive el país en la globalización implica un debate muy abierto. Pero sin duda debe en cualquier circunstancia respetarse la soberanía de cada gobierno. Es una irresponsabilidad del embajador que haya un involucramiento, más allá de las fronteras a que está obligado por el derecho internacional. Y si su carrera es más política que diplomática, no por ello está exento de responsabilidad”.

Guzmán piensa que si bien “todos coincidimos con el ideal de Bolívar, no por ello los círculos bolivarianos sean un instrumento de toma de postura, y de inmiscuirse en la política nacional, y de apoyo a un candidato. Esa no es la tarea de un embajador”.

En cuanto a un posible financiamiento al PRD, una vez que en Brasil hay un escándalo por motivos similares, el jalisciense dice que “habría que tener los elementos comprobatorios, pero si se hace una vez, se hace costumbre. Hay que estar pendientes para que no suceda y si pasa que se tomen medidas”. Reconoce que hay versiones de espionaje venezolano que se deben investigar y se debe “proceder en consecuencia contra quienes estuvieran cometiendo esos delitos en el país, bajo el cobijo de la inmunidad diplomática”.

El diputado Rodrigo Iván Cortés, miembro de las comisiones de Relaciones exteriores, Defensa Nacional y de Vigilancia de Seguridad Nacional del PAN, evalúa: La actividad diplomática debe atender límites connaturales a su función para que no rayen en el injerencismo. “La actividad que ha realizado el anterior embajador Lino Martínez y el actual Vladimir Villegas, no atienden estos principios ni respetan esos límites”. Llama la atención una conducta parecida a la de los peores tiempos de embajadores plenipotenciarios del imperio norteamericano, que actuaban en cada país para dominar, e involucrarse en los asuntos de cada nación sin respetar la soberanía de los países”.

El apoyo, “sea explícito o secreto que da el embajador Vladimir Villegas tanto a AMLO como a Marcelo Ebrard, es reprobable”. Si de manera “cínica” repite no sólo las actitudes sino los actos públicos de claro apoyo a AMLO, “es de sospecharse que el apoyo sea en otros rubros, como el financiero”. Este embajador tiene que tener en cuenta que ya está amonestado por la Secretaría de Relaciones Exteriores por participar en un acto de campaña de Ebrard en Coyoacán. Sus declaraciones deben ser más cuidadosas si en algo respeta la soberanía nacional”.

La diputada Adriana González Carrillo es la presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores y miembro de la de Defensa Nacional. Comenta: Los embajadores serán observadores de primera fila de los procesos internos y del proceso electoral del 2006. Todo diplomático deberá apegarse a nuestras leyes por lo que “de ninguna manera deberán manifestarse a favor de un candidato o candidata a cualquier cargo de elección popular.” Y Villegas, precisa, “ha hecho pública su preferencia por un candidato en la Ciudad de México, no sólo haciéndose presente en un acto proselitista sino manifestando su favoritismo, como lo hizo su antecesor”.

Se refiere a los hechos de Coyoacán, con lo que “ya suman varios momentos en que la embajada de Venezuela en México hace caso omiso al protocolo oficial” de no participar activamente en actos proselitistas, a favor de un precandidato y violando la Constitución Política en su artículo 33. “No podemos permitir que extranjeros y mucho menos, embajadores o altos funcionarios de representaciones diplomáticas en México se inmiscuyan en los asuntos políticos del país y participen en procesos político-electorales” que sólo incumben a los mexicanos.

Sobre el probable desvío de recursos de Venezuela al PRD, opina que de encontrarse recursos del exterior a favor de una candidatura cualquiera que esta sea, “se estaría violando la ley y la normatividad electoral.” Y que el Estado mexicano no puede permitir acciones que atenten “contra su estabilidad democrática” y menos rumbo a unas elecciones tan importantes como las del 2006 a nivel local y federal.

“ES UNA FICHA DE CHÁVEZ”

Llamo a Caracas al diputado Carlos Berrizbeitia, del Partido Proyecto Venezuela. Es determinante: -No hay duda de que Chávez está financiando en México y Centroamérica a los candidatos afines a él. Saca el dinero, por ejemplo a Brasil, a través de los convenios bilaterales que no pasan por el Congreso. Lo ha hecho con Argentina, Brasil, y Cuba. Cuando en el Servicio Exterior se han colocado fichas políticas debe haber mucho dinero, no sólo para el candidato mexicano, sino para Evo Morales, y Daniel Ortega. Para Lula hubo dinero. Si Petróleos de Venezuela iba a financiar con 500 mil dólares una Escuela de Samba, cómo no lo iba a hacer con Lula. No tenemos dudas de que la Cumbre pasada él la financió porque fue el protagonista y la vedette del acto en Mar del Plata. William Barrientos, del MAS, describe:

- Lo más probable es que Chávez haya mandado dinero a Lula, porque el presidente está usando los dineros públicos sin fiscalización, pasan directamente de Petróleos de Venezuela a sus manos y no pasa a las arcas del Banco Central, que debe regular todo y se maneja con un criterio de discrecionalidad. Es usado para impulsar los movimientos insurgentes de América Latina. En países como Brasil, piqueteros de Argentina, Evo Morales, el Frente Sandinista... Y México. El dinero, no tenga la menor duda, llega vía segundas y terceras personas, que no están identificadas de manera pública –finaliza Barrientos.

Pero dejemos que Carlos Berrizbeitia cierre:

-Conozco a Vladimir. Chávez desmanteló el Servicio Exterior colocando a sus fichas políticas y partidistas, en lugar de a personas de carrera diplomática . No debe extrañar que Vladimir, que siempre ha luchado por sus ideales y la izquierda, lo que da suspicacia, no aspire a ser diputado o algo, sino que de Brasil ahora lo pasan a México. Y en tiempos donde hay procesos electorales. No vaya a ser que después de México lo manden para Nicaragua...

(Publicado en La Revista de El Universal, Lunes 14 de noviembre 2005)

Se suman perredistas a la despedida del embajador

Natalia Gómez Quintero
El Universal
Martes 15 de noviembre de 2005
Nación, página 11


"No se por qué se enojan si de cachorro del imperio paso a caballero", se escuchó la broma en los pasillos del piso 11 cercanos a la oficina que ocupó sólo durante cinco meses Vladimir Villegas, embajador de Venezuela en México, quien en esos momentos recogía los últimos papeles con referencias personales y números de teléfono que le harían falta a su
llegada a Caracas, Venezuela.

Nada estaba listo. No tenía previsto regresar tan pronto a su país, sin embargo, en su último día como embajador de Venezuela en México reía al decir: "Si algo peor sucede, me regreso a Telesur o al canal 8 a trabajar de lo que también sé hacer".

"Al menos aprovecharé mi estancia en Caracas para pasar las fiestas decembrinas por allá y luego veremos", continuaba la broma.

Confiaba en que no habría ruptura y que regresaría luego de que las relaciones bilaterales entre los países volvieran a la normalidad, pero una mueca nerviosa delató la incertidumbre por la que pasaba y decía: "Se que no habrá ruptura pero habrá que esperar".

Villegas, periodista de profesión, estuvo siempre acompañado todo el día de su esposa Elgida Gómez, quien durante ocho años fue fotógrafa de Hugo Chávez. Nunca se separó de él y contestó las insistentes llamadas telefónicas de los representantes de los medios de comunicación para ofrecer entrevistas.

También le hablaban otros amigos diplomáticos y políticos, de los que no quiso revelar su nombre.

Acababa de ofrecer una conferencia de prensa que improvisó, luego de enterarse que su canciller Alí Rodríguez había anunciado su regreso a Venezuela, luego del ultimátum impuesto por el gobierno mexicano.

Abandonó la representación diplomática ubicada en Polanco en punto de las 14:50 horas, para dirigirse a su domicilio en Reforma-Lomas, para recoger sus pertenencias y las de sus hijos de 13 y 9 años que viajarían con él. Su esposa lo alcanzará dos días después.

El camino al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México no fue grato, recibió una llamada de un periodista que le anunciaba que el gobierno de México había decidido pedir a Venezuela su retiro definitivo que lo imposibilitaría a volver a asumir funciones frente a la representación diplomática.

Mientras, una manifestación política ya se había organizado en la entrada F1 de salidas internacionales, donde un grupo de alrededor de 20 personas identificado como Comité Mexicano de Solidaridad con el Pueblo Bolivariano ya lo esperaba con una gran pancarta que decía: "Viva la Revolución Bolivariana del Pueblo de Venezuela". También se asomaban personas vestidas de amarillo con cartulinas con un logotipo del PRD, que expresaban su apoyo al venezolano.

Villegas fue recibido con manifestaciones de apoyo. Dijo que se iba con la frente en alto y seguro de que las aguas volverán a su nivel.

"¡El que no brinque es cachorro!, ¡El que no brinque es cachorro!", se escuchaban los gritos que sorprendieron tanto al personal de seguridad de la terminal aérea y a los extranjeros que deambulaban por ahí.

David, un venezolano que estuvo de vacaciones en México y volvía a su país ayer justo en el vuelo en que regresaría el embajador, preguntó: "¿Qué acá de verdad quieren mucho a Chávez? Si quieren díganme dónde le pongo el moño para regalárselos".