noviembre 22, 2005

Oposición venezolana acusa: interviene Chávez en México

( Rubén Cortés en Caracas )
( 2005-11-22 )

Carlos Berrizbeitia, diputado de Proyecto Venezuela famoso por descubrir gastos de tocador, trajes y tintorería del presidente Hugo Chávez por 250 millones de dólares con cargo al erario, declara sin titubeos: "No hay dudas de los vínculos de Chávez con López Obrador y de que está financiando la campaña presidencial de éste en México, como hace también en el resto del continente con los candidatos afines a él".

La posición de Berrizbeitia es compartida por la mayor parte de la oposición venezolana, dentro de la cual la figura del candidato del PRD a la presidencia de México en 2006, Andrés Manuel López Obrador, despierta suspicacias porque lo ven como pieza de Chávez en su lucha por llevar al poder en América Latina a gobiernos de izquierda mediante el financiamiento de candidatos afines.

Incluso, Berrizbeitia — uno de los políticos más combativos del país— argumenta en entrevista con Crónica que el ex jefe de Gobierno del DF forma parte del proyecto de Chávez para financiarlo a él en México, a Daniel Ortega (Frente Sandinista de Liberación Nacional) en Nicaragua, y al dirigente cocalero Evo Morales, en Bolivia, mediante convenios bilaterales que no pasan por el Congreso.

— Lo hizo en Argentina y Brasil, países en los cuales colocó como embajadores a sus fichas políticas — afirma.

— ¿Usted tiene algún indicio de lo que afirma?

— Bueno, qué más indicio si Petróleos de Venezuela iba a financiar con medio millón de dólares una escuela de samba en Brasil. ¡Cómo no lo iba a hacer con Lula entonces! Y, en el caso mexicano, es indudable desde el momento en que el ex embajador Vladimir Villegas no tuvo reparos en acompañar en un acto proselitista a Marcelo Ebrard, quien es públicamente el candidato de López Obrador a la alcaldía del DF.

— ¿Entonces?

— Que está claro: hay un eje de financiamiento de la campaña de López Obrador por parte de Hugo Chávez, gracias al manejo discrecional de los fondos provenientes de la venta del petróleo y por eso, a un año de las elecciones presidenciales, mandó de embajador al DF a Villegas, quien es hombre de sus confianzas. ¿No le dice nada a usted el hecho de que el embajador en La Habana sea el hermano de Chávez y que el que estuvo en Brasil y luego en México sea uno de sus principales operador político?

En ese caso, la creencia de Berrizbeitia coincide con declaraciones de Chávez el domingo pasado en su programa de radio y televisión Aló, Presidente, en el cual aseguró que "éste es el eje del cual estoy hablando, el eje del futuro va desde Ciudad de México, pasando por Caracas, hasta Buenos Aires, sólo que vamos por partes".

TIENEN CONEXIÓN POLÍTICA. César Pérez Viva, quien es secretario general de COPEI, uno de los dos partidos históricos (el otro es Alianza Democrática) en los últimos 40 años de democracia representativa en Venezuela, ve más bien una conexión política Chávez-López Obrador. Y argumenta: "Tienen un idéntico manejo populista".

— ¿Cómo lo explica?

— En el manejo populista de ambos, en su juego de reivindicaciones de la pobreza, en el antinorteamericanismo y el uso del petróleo como herramienta fundamental de la acción de gobierno, que es una promesa de campaña de López Obrador y que es poco eficiente para generar empleos, pero sí produce muchos dólares.

Y añade: "El hecho de que Vladimir Villegas fuera de embajador a México a un año de las elecciones lo dice todo, tanto que ahora seguramente lo mandarán a Bolivia para que ayude a Evo Morales, o a Nicaragua y haga lo mismo con Daniel Ortega".
Pérez Viva insiste en lo que llama "sintonía" entre López Obrador y Chávez, para rematar: "Hay una identidad, está claro, y Chávez está interviniendo en la política mexicana, metiendo las narices en el proceso electoral, como en el resto del continente".

PROBABLE QUE HAYA HASTA DINERO. En tanto, William Barrientos, del Movimiento al Socialismo (MAS), considera que "lo más probable es que Chávez haya mandado dinero a López Obrador, como a Lula en Brasil, los piqueteros de Argentina, Evo Morales en Bolivia, el Frente Sandinista en Nicaragua, y México".

Conocido por su tenacidad en el enfrentamiento al oficialismo, Barrientos parece convencido de que "Chávez está usando" en su intervención en América Latina "los dineros públicos sin fiscalización, que pasan directamente de Petróleos de Venezuela a sus manos y jamás llegan al Banco Central".

— ¿Cómo lo hace?

— Sin dudas: vía segundas y terceras personas, que no están identificadas de manera pública con los candidatos que apoya Chávez en los diferentes países.

Andrés Velásquez, diputado de la ultraizquierdista Causa Radical (Causa R) y presidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional, maneja más o menos la misma idea.

Y estima que "López Obrador es parte de la táctica de impertinencia, de injerencia, de la pretensión de Chávez de buscar aliados entre los abanderados de izquierda que se perfilan para ganar elecciones presidenciales en otros países".
Velásquez, perdedor por estrecho margen en las elecciones presidenciales que ganó Rafael Caldera en 1994, cree que el ex embajador chavista en el DF Vladimir Villegas asistió a un acto de campaña del perredista Marcelo Ebrard "no por irresponsable, sino por una orden emanada de Caracas".

"Este gobierno (el de Chávez)", asegura, "financia a Evo Morales en Bolivia y no dudaría que estuviera haciéndolo con López Obrador en México".

Hace una pausa, y puntualiza: "Que no venga con cuentos López Obrador de que es de izquierda… es un priista acomodado que lo único que quiere es el poder".