mayo 31, 2006

El eje del Peje

Jorge G. Castañeda
jorgegcastaneda@gmail.com
Reforma

Existe en francés la expresión "faire le plein", que se usa en referencia a llenar un tanque de gasolina, pero que también, al agregársele "des voix", significa juntar todos los votos potenciales en una elección. Si se quiere, la traducción podría ser: "que no se quede un voto fuera de la buchaca". Éste es el reto que enfrenta AMLO, y para el cual parece estar recurriendo a una solución muy a la mexicana.

En efecto, las encuestas de finales de abril y ahora de finales de mayo muestran que el candidato del PRD ha perdido votos, sobre todo los votos que le dieran su amplia ventaja inicial: votos foxistas no panistas del año 2000 (el voto útil o la izquierda azul). Los perdió, como ya es bien sabido, por el "efecto chachalaca", la hábil asociación que Calderón hizo de él con Chávez, la campaña del miedo de Morris, y por la segunda campaña de Fox. Los empezó a recuperar a partir de principios de mayo con una triple estrategia: maniatar a Fox; volver a los medios con serenidad y la docilidad de sus interlocutores mediáticos; y al desplazarse hacia el centro sin desproteger su flanco izquierdo. Ésta es la parte más interesante.

Correrse hacia el centro sin el adecuado aderezo ideológico es peligroso, ya que puede no convencer a los electores foxistas a la deriva, pero sí ahuyentar al voto duro del PRD y a la carne de cañón de la ultra-izquierda para la posible salida a la calle del no pasarán. La solución parece ser recurrir a la Revolución Mexicana y al priismo "bueno y puro" que puede funcionar bajo determinadas condiciones. Éstas consisten en plantear la elección como una disputa entre el bando de la Revolución nacionalista, laica, social y liberal, y la ultraderecha clerical, entreguista, intolerante, y sobre todo, plutocrática. AMLO es en esta óptica el candidato de los pobres, pero también de los laico-juaristas, de los patriotas antiimperialistas, y de todos aquellos que creen en la salvación del espíritu depurado de la Revolución Mexicana.

Colocar la elección en este contexto puede permitirle a AMLO rehacer "le plein" de votos: jalar la cobija desde el priismo de Echeverría (Muñoz Ledo), López Portillo (García Sáinz), De la Madrid (Bartlett), y hasta de Salinas (Camacho-Ebrard); tratar de conservar al cardenismo sin Cuauhtémoc; y a la ultraizquierda zapatista y atenquista (aunque Marcos venda caro su amor).

Además de sus desgracias, ¿qué puede unificar a todos estos sectores y a muchos más que aún no caen en las redes de la restauración de la Revolución Mexicana? Pues justamente los apotegmas del nacionalismo revolucionario acompañado de la "honestidad valiente", es decir, el PRI "bueno fiel a sus orígenes y honrado". ¿Cuáles son esos apotegmas? Los de siempre: nacionalismo antiamericano; laicismo anticlerical; estatismo antineoliberal; populismo antimercado; identificación con "los pobres", es decir, con la gente de escasos recursos organizada principalmente en las ciudades gracias a los métodos clientelares del PRI reconvertidos al PRD (Bejarano); a un cierto liberalismo o tolerancia cultural mientras no importe, es decir, mientras se mantenga en los murales de Palacio, en la literatura ortodoxa o en el cine irreverente, pero sin invadir los ámbitos de la vida privada de la gente (matrimonio del mismo género, interrupción de embarazos).

¿Qué puede movilizar a los adeptos de todas estas tesis anacrónicas, aberrantes y aplastantes del intelecto? El miedo a sus antinomias. De ahí la campaña del miedo de AMLO, que puede resultar igual de eficaz que la de Calderón. Consiste en tildar a Calderón de anverso de cada una de estas medallas o perlas priistas. Calderón es la ultraderecha del Yunque, no sólo la derecha como Fox sino la intolerancia cultural y social de Abascal, pero en Los Pinos y no en Bucareli; Calderón es el entreguismo proyanqui en la era del resurgimiento de la izquierda latinoamericana, ya no en el mundo unipolar de finales del siglo XX; y sobre todo, Calderón es la plutocracia, como el Fobaproa, como Roberto Hernández, en una palabra: los ricos, al igual que Fox, pero peor. Este discurso puede pegar: según varias encuestas los spots perredistas asociando a Calderón con el Fobaproa han calado, el no pasarán de los intelectuales ha logrado partidarios (trasnochados). Y la tesis del Yunque, repetida una y otra vez, al igual que la de Calderón sobre López y Chávez, empieza a convertirse en verdad para muchos.

Con la excepción de los gobernadores priistas del norte, que obviamente prefieren a Calderón que al Peje o incluso a Madrazo, este discurso penetra en el alma priista. Y convence a los intelectuales, a los sectores políticamente correctos y a ciertos sectores -no todos- del foxismo no panista. La amenaza del fascismo blanquiazul puede despistar/convencer a muchos, y no se necesitan tantos.

Veremos en el mensaje a la nación y en su desempeño en el debate qué tan articulado tiene este discurso. Sabremos si sus propuestas y sus ataques a Calderón -entreguista, mocho e intolerante- se inscriben en el cuadro abstracto del nacionalismo revolucionario y la ideología de la Revolución Mexicana, o no. Comprobaremos si la restauración priista pintada de amarillo se da sin la parafernalia, la demagogia y el bagaje ideológico del viejo PRI o no; y veremos si puede construir el Gran Frente Nacional y Popular contra el Fascismo, o no.

Sobre todo veremos, como lo espero, si Calderón sabe salirse de la trampa y mostrar que el peligro para México no es él, sino un presidente de México colocado en la foto del absurdo, publicada en este diario y en el mundo el sábado: Chávez, Morales, Lage, y López Obrador vestidos de aymara, conformando el eje del Peje.

mayo 30, 2006

"Cadena Nacional" por Paco Calderon

Seleccionados hacen equipo con Felipe Calderón y... gratis


Adolfo Sánchez Venegas
La Crónica
Martes 30 de Mayo de 2006

Con un llamado a que “el 2 de julio, al votar, hagamos que gane México”, cuatro integrantes de la selección de futbol que participarán en Alemania, y cuatro ex mundialistas, expresan su apoyo al candidato presidencial del PAN.
Francisco “Kikín” Fonseca, Claudio Suárez “El Emperador” y Ricardo Osorio, integrantes de la selección mexicana que participará en el Mundial de Alemania 2006, se vistieron de azul para apoyar la candidatura de Felipe Calderón Hinojosa a la Presidencia de la República.

En distintos videos promocionales aparecen también los ex mundialistas Alberto García Aspe, Carlos Hermosillo, Benjamín Galindo “El Maestro” y Oscar “El Conejo” Pérez.

“Por un México Ganador” fue el plan que presentó Calderón ayer y que incluye los videos que comenzarán a difundirse días previos al Mundial —aunque el del “Kikín” se adelantó el sábado pasado durante el juego Francia-México— y por los cuales no cobraron los seleccionados ni la Federación de Futbol.

Los siete jugadores invitan a los mexicanos a votar el próximo dos de julio por el candidato del Partido Acción Nacional.
En el promocional, el “Kikín” Fonseca, con la camiseta de la Selección puesta, asegura que “los triunfos se logran con pasión”, y pide que “el 2 de julio, al votar, hagamos que gane México”, victoria que compara con el triunfo de Calderón. Pide a los electores “hagan equipo con Felipe Calderón”.

En un segundo spot aparecen “El Emperador” Claudio Suárez, Ricardo Osorio y otra vez el “Kikín”. En voces alternadas, aseguran que "la clave del triunfo es trabajar con pasión, para construir el México que queremos”… y añaden que “el 2 de julio al votar hagamos que gane México, hagamos equipo con Felipe Calderón”.

Un tercer anuncio televisivo presenta a cuatro ex seleccionados mundialistas: Carlos Hermosillo, Alberto García Aspe, Benjamín Galindo y Oscar Pérez, quienes visten de manera informal y también invitan a votar por el abanderado de Acción Nacional.

Hay un video más que no involucra a futbolistas y en el que aparecen cinco presuntos jugadores de la selección, con la faz borrosa, que visten camisetas del “equipo de todos”, pero dos que están en primer plano llevan pantaloncillos, uno blanco, y el otro azul.

En ese tenor y a 34 días de las elecciones presidenciales, Calderón Hinojosa comparó los comicios con una liguilla del fútbol o la recta final de los 110 metros con obstáculos, en donde se debe poner todo el corazón por delante para ganar la contienda.

Y es que el candidato también presentó su propuesta para el deporte de alto rendimiento, en presencia de Martín Bermúdez, Leonardo Lavalle, Leticia Torres, Cristina Hoffman, Eric Osorio, Eric “El terrible Morales”, Gilberto Alcalá, Daniel García, Fernando Ochoa, Aldo Orozco, Adrián Chávez, Carlos Hermosillo, “El Gonini2 Vázquez Ayala y Ricardo “El Finito” López
Ahora, enfatizó, viene la recta final, la liguilla, precisamente la parte decisiva y aquí habrá que meterle “mucho corazón, mucha pasión, mucha decisión a lo que falta.”

“Vamos a llegar a la meta con claridad. Tengo también firmemente puesta en la cabeza la idea de que el México que soñamos, el México que queremos tendrá lugar y que nosotros en esta gran empresa, en esta gran misión, en esta gran aventura que nos hemos impuestos millones de mexicanos, vamos a ganar.”

Por lo tanto, afirmó, vamos a llegar en primer lugar el 2 de julio y desde ahí construiremos una plataforma deportiva que el país necesita.

Posteriormente, en entrevista habló sobre el PRI y dijo que para los priístas debe ser muy difícil el momento porque su candidato ya no tiene posibilidades de triunfo y, evidentemente, la contienda se está perfilando “entre el candidato del PRD y nosotros.”

Perredistas piden quitarlos

En la estrategia de presionar al Instituto Federal Electoral para que dicte resolutivos a su favor, el perredismo bloqueó ayer nuevamente las instalaciones de este órgano colegiado en demanda de que salga del aire el spot en el que el futbolista Francisco “Kikín” Fonseca apoya a la campaña de Felipe Calderón.

“Kikín”, centro delantero del Cruz Azul, es seleccionado nacional para la Copa Mundial de Alemania, pero ayer fue pretexto de Alfredo Rojas Díaz Durán, candidato a diputado federal de la coalición Por el bien de todos, para llamar la atención.

Rojas Díaz Durán encabezó a una treintena de perredistas y bloqueó el acceso principal de la sede del IFE, con el argumento de que debe salir del aire el spot en el que el futbolista apoya al candidato presidencial del PAN.

Según el candidato a diputado federal, “Kikín” Fonseca recibe recursos públicos de la Comisión Nacional del Deporte y de la Federación Mexicana de Futbol, por lo que es ilegal que públicamente apoye a Calderón Hinojosa.

Los spots

“Kikín” Fonseca
* "Los triunfos se logran con pasión.
El 2 de julio al votar hagamos que gane México.
Hagamos equipo con Felipe Calderón".

“Kikín” Fonseca, Claudio Suárez y Ricardo Osorio
* "La clave del triunfo es trabajar con pasión para construir el México que queremos.
El 2 de julio al votar hagamos que gane México.
Hagamos equipo con Felipe Calderón."

Carlos Hermosillo, Alberto García Aspe, Benjamín Galindo y “El Conejo” Pérez
* "Se que podemos tener un México Mejor, mucho mejor.
La clave del triunfo es el trabajo unido como uno solo.
El 2 de julio hagamos que México gane.
Hagamos equipo con Felipe Calderón.

López Obrador, el mesías tropical

Enrique Krauze / Historiador

La revista Letras Libres, en su edición del mes de junio, presenta ensayos sobre los tres principales candidatos presidenciales. El director de la revista, Enrique Krauze, escribió el correspondiente al candidato de la Alianza por el Bien de Todos, Andrés Manuel López Obrador. REFORMA reproduce el capítulo de dicho texto titulado

'Desayunando con el Peje'

Conocí a Andrés Manuel López Obrador, el famoso y controvertido jefe de gobierno del Distrito Federal, una mañana (casi una madrugada) de agosto de 2003. Tempranero como un gallo, rijoso símbolo con el que le gusta compararse, elusivo como el pejelagarto, típico pez de las aguas de Tabasco, del que proviene su sobrenombre, López Obrador convocaba diariamente a los medios a una conferencia a las seis de la mañana para informarles sobre la marcha de su gestión, pero
también para sortear ingeniosamente las preguntas comprometedoras y lanzar certeros picotazos sobre el presidente Vicente Fox. El desayuno tendría lugar en sus oficinas, situadas en los altos del antiguo ayuntamiento. En el pequeño anexo a su despacho, mientras observaba sus objetos de culto personal (una imagen de Juárez, una foto de Salvador Allende, otra de Rosario Ibarra de Piedra, una más del propio López Obrador conversando con el "subcomandante Marcos", la escultura en madera de un indígena), pensaba que su presencia cotidiana en aquel espacio casi teocrático de México revelaba su sagacidad política: entendía la gravitación histórica del lugar y por eso no salía de él. En cambio, Fox despachaba exclusivamente en la residencia oficial de Los Pinos y sólo llegaba al Zócalo de vez en cuando. Jovial, directo y sencillo, con una sonrisa maliciosa pegada al rostro, era difícil no simpatizar con López Obrador. Nos acompañaba un hombre de sus confianzas, José Agustín Ortiz Pinchetti, veterano luchador democrático. López Obrador comenzó a hablar de historia. En los años ochenta, en un receso involuntario de su agitada vida política, había escrito dos libros sobre Tabasco en el siglo XIX. "Están muy basados en don Daniel", reconoció, y la alusión al mayor historiador liberal del siglo XX me llevó a recordar la opinión que alguna vez me confió el propio Cosío Villegas sobre el general Lázaro Cárdenas: "Yo siempre lo admiré por su instinto popular". Le dije que advertía en él la misma cualidad, y que bien usada podría enfilarlo a la Presidencia. López Obrador lo tomó como la constatación de algo evidente: "El pueblo no se equivoca". Yo tenía curiosidad de saber si era cierto que no tenía pasaporte. "Es extraño -me dijo- que me reclamen eso. El presidente Venustiano Carranza nunca cruzó la frontera". "Es verdad -le expliqué-, pero Carranza fue presidente entre 1916 y 1920, los tiempos han cambiado mucho". Traje a cuento el caso de Plutarco Elías Calles, que antes de ocupar la Presidencia, y para preparar la serie de reformas económicas que llevó a cabo (entre ellas la fundación del Banco de México), había viajado por Europa. ¿Por qué no seguir sus pasos y luego entrevistarse con la prensa liberal en Nueva York? No fui convincente. Años atrás había pasado unos días en Estados Unidos, y con su esposa (Rocío Beltrán, fallecida en 2003) solía visitar Cuba. Eso era todo: "Hay que concentrarse en México -me dijo-. Para mí la mejor política exterior es la buena política interior".

Era obvio que el mundo lo tenía sin cuidado. Su mundo era México. Y el mundo de su mundo era Tabasco. Nacido el 13 de noviembre de 1953 en el pequeño pueblo de Tepetitán, en el seno de una esforzada familia de clase media dedicada a diversos ramos del comercio, nieto de campesinos veracruzanos y tabasqueños, y de un inmigrante santanderino que había llegado a "hacer las Américas", López Obrador vivió una niñez tropical, libre y feliz. Sus biografías oficiosas contendrían datos interesantes sobre su carácter temprano. "Fue un niño muy vivaracho -recordaba su padre- pero tenía una enfermedad: no se le podía decir nada ni regañarlo, porque se trababa". Según parece, le decían "piedra", porque pegaba duro: "Se peleaba con alguien, le ganaba, y salía con esa sonrisita burlona de 'te gané". Era malo para las matemáticas y muy bueno para el beisbol, aunque "cuando perdía su equipo, terminaba enfurecido". Tepetitán tenía unas cuantas calles, pero los López Obrador vivían a sus anchas: "No teníamos barreras -recuerda uno de sus hermanos-, teníamos el pueblo entero, era nuestro". Si la familia salía, era para viajar en automóvil a las playas de Veracruz y Tampico. En los años sesenta se mudaron a Villahermosa, capital del estado; en los setenta, Andrés Manuel estudió ciencias políticas en la UNAM y se hospedó en la Casa del Estudiante Tabasqueño. A partir de 1977, hasta 1996, pasaría la mayor parte deltiempo en su patria chica.

Había dos maneras de animar la conversación con López Obrador: hablar de beisbol o hablar de Tabasco. Opté por la segunda. El desayuno tabasqueño (pescado frito, plátano con arroz), el prehistórico pejelagarto disecado sobre un estante, el manoteo enfático y hasta la pronunciación del personaje (que, como es común en aquella zona del Golfo de México, convierte las "eses" en "jotas"), todo conspiraba para llevar la plática a Tabasco: cuna de la cultura madre de Mesoamérica, la olmeca; puerta de la Conquista (allí desembarcó Cortés y conoció a "La Malinche"). La historia de Tabasco lo apasionaba tanto o más que la historia de México. Con evidente gusto me refirió su buena impresión de los dos grandes jefes del siglo XX en Tabasco (Tomás Garrido Canabal y Carlos Madrazo). Y con mayor placer aún recordó su amistad con el poeta Carlos Pellicer
("el tabasqueño más grande del siglo XX") y reconoció la obra de Andrés Iduarte ("nuestro mejor escritor").

Yo recordaba que Tabasco -caso no único pero sí excepcional entre los 32 estados de México- no había dado un solo presidente a México y quise plantearle la cuestión, pero López Obrador abrió sin querer una posible pista: "a los tabasqueños se nos dificulta mucho acostumbrarnos al Altiplano -me dijo-, es otra cultura; también a mí me ha costado trabajo adaptarme". Para explicarse mejor, me leyó en voz alta un párrafo extraído de uno de los libros que escribió sobre su estado:

En Tabasco la naturaleza tiene un papel relevante en el ejercicio del poder público.
En consonancia con nuestro medio, los tabasqueños no sabemos disimular.
Aquí todo aflora y se sale de cauce. En esta porción del territorio nacional, la más tropical de México, los ríos se desbordan, el cielo es proclive a la tempestad, los verdes se amotinan y el calor de la primavera o la ardiente canícula enciende las pasiones y brota con facilidad la ruda franqueza.

"De aquí parte -dijo- mi teoría sobre el 'poder tropical': el tabasqueño debe controlar sus pasiones".
Me había dado una clave biográfica que yo tardaría en descifrar. "Quizá en el futuro -le dije, al despedirme- tenga usted que hacer una adaptación aún mayor: pasar del Altiplano a la aldea global".

Bátiz, Ortega y Encinas: respondan

Juan Ciudadano
Reforma
lunes 29 de mayo

Dice la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal que, como muestra de su eficacia, han bajado 20 por ciento las denuncias presentadas ante el Ministerio Público.

Esto es con relación a la gestión Cárdenas-Robles. Antes eran 585 al día, ahora son 470.

El peligro es que se propongan llegar a cero denuncias, porque lo logran.

Cuando no se está dispuesto a cambiar las reglas de un sistema -y conste que dije sistema y no personas- que no funciona, menos denuncias lo convierten en sinónimo de menos delitos. Es la única manera de maquillar el fracaso.

Pero, el mismo número -la baja en el número de denuncias- es utilizado como indicador de la quiebra de nuestro sistema justicia por quienes estudian, desde la academia, la debilidad del estado de derecho, particularmente en la Ciudad de México.

Estas son las dos lecturas diametralmente opuestas de la realidad. A partir de divergencias como ésta no se puede resolver un problema.

Mientras el Procurador Bernardo Bátiz y el Secretario de Seguridad Pública, Joel Ortega, celebran la baja en denuncias, la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México revela que sólo el 29 por ciento de los afectados por robo en el primer trimestre del año pasado presentó denuncia. De los que no lo hicieron, 42 por ciento dijo desconfiar de la policía y 38 por ciento lo consideró una pérdida de tiempo.

Así, para seguir bajando las denuncias, entonces hay que convencer al 29 por ciento de "tercos" que sigue denunciando, que lo deje de hacer.

Mientras no reconozcan que es el sistema de justicia opaco, lento, cerrado y burocrático lo que no funciona, las autoridades seguirán en la interpretación fantasiosa de estadísticas.

Son los únicos que creen que las denuncias bajan porque bajaron los delitos.

Cada uno de los indicadores -denuncia, crímenes, detenidos y apresados-, las autoridades los leen al revés.

¿No será que se denuncia cada vez menos porque el 80 por ciento de los capitalinos confía poco o nada en los jueces, el 59 por ciento cree que es posible sobornar a un juez y el 83 por ciento considera a nuestro sistema de justicia como opaco?

Pero el Procurador Bernardo Bátiz y el Jefe de Gobierno, Alejandro Encinas, usan sus números para concluir lo insólito.

Dice Encinas que hoy se cometen 30 por ciento menos delitos que hace 10 años y hay 355 por ciento más presos que entonces.

Si las denuncias siguieran efectivamente el mismo patrón que los delitos y los presos fueran delincuentes peligrosos, tendríamos que estar enviando a nuestros genios de la seguridad a dar cursos en todo el mundo sobre cómo se combate la delincuencia y se hace justicia.

Lo que no dice Encinas es que los agentes del Ministerio Público reciben premios económicos por consignar, sin importar la calidad de las averiguaciones. Las cárceles del DF están llenas de gente inocente, nada más para que las autoridades puedan pararse el cuello.

En un tema como éste, es absolutamente criminal trabajar bajo el principio de que si la realidad no coincide con mis indicadores de éxito, el problema es de la realidad.

Enderezar la justicia capitalina exige reconocer primero que el problema tiene que ver más con un sistema que no funciona que con las personas que lo manejan y que una debilidad fundamental de las reglas del juego vigente es que los mecanismos de rendición de cuentas son de lo más endebles.

Necesitamos un sistema que nos permita ver todas las etapas del proceso.

Para esto es indispensable, aunque no suficiente, que los juicios sean orales. Es necesario ver y medir la actuación de los MPs, de los jueces, de los abogados defensores y de los propios acusados.

Lo que el DF necesita de los candidatos al Gobierno capitalino es el reconocimiento de que el sistema vigente no funciona y, por lo tanto, no lo van a solucionar ni los magos del PRD, ni los del PRI, ni los del PAN.

Los procesos de justicia en el DF -y en México- necesitan otro diseño.


Correo: juanciudadano@juanciudadano.com

El paternalismo, nuevamente

Jesús Silva-Herzog Márquez
Reforma
Nacional
29 de mayo de 2006

Hace 200 años nació John Stuart Mill. En muchas universidades y publicaciones del mundo se recordó al gran defensor de la libertad, el abogado de la excentricidad, el patrono de la polémica. No es extraña esta profusión de homenajes. Mill sigue aportando su lucidez al combate contra los dogmatismos que no terminan de reinventarse. Su convicción más apasionada fue que el hombre se hace humano al elegir. Por eso sostenía que hay que defender el derecho a equivocarnos. Si nos arrancan esa libertad de errar nos convierten en esclavos, en actores de un drama impuesto. Sus contemporáneos lo describen como un hombre triste y serio pero sus escritos están impregnados de optimismo. Estaba convencido de que la discusión libre, la confrontación de ideas, la diversidad de estilos de vida nos conducirían a la plenitud individual y al progreso colectivo. En su ensayo sobre la libertad revela que las víctimas de la censura no son solamente los censurados sino la colectividad en su conjunto. Al callar a un hombre de ideas antipáticas no solamente se le tapa la boca a él. Somos el resto de los humanos quienes más padeceremos su silencio.

En México hemos decidido honrar la memoria de John Stuart Mill con severísimos ataques a la discusión pública. Como a Darwin lo alaban hoy los charlatanes que promueven la idea del diseño inteligente, a John Stuart Mill lo enaltecen los paternalistas que nos dicen qué debemos escuchar y qué es conveniente silenciar. Las autoridades electorales mexicanas han determinado que hay ideas y opiniones que no es prudente ventilar públicamente; que resulta democrático castigar algunas expresiones descorteses y que los ciudadanos no son competentes para evaluar la sensatez de las palabras. Porque somos niños, necesitamos el ciudado de nuestros protectores.

Así han razonado los tutores electorales. Hace unos días el tribunal electoral decidió que los anuncios del Partido Acción Nacional debían salir inmediatamente del aire. Las razones que aportó el tribunal, de acuerdo con la propuesta del magistrado José Alejandro Luna Ramos son la consumación del paternalismo antiliberal. El magistrado concluye que los mensajes panistas son ilegales por tres razones: 1) enfatizan los rasgos negativos del candidato perredista; 2) son manifestaciones sobre acciones pasadas y no trazan un proyecto de futuro y 3) son discursos ajenos a la plataforma electoral del PAN. Nótese que no se determina que los mensajes han de prohibirse por divulgar falsedades (cosa que sería entendible) sino por promover valores que los magistrados rechazan. La sentencia del tribunal es farragosa e incoherente. Los resolutivos del fallo no se respaldan con solidez en las consideraciones jurídicas que se hacen en ella. Admite el ponente que las expresiones no son injuriosas pero, en virtud de que no promueven un programa político, sino que pretenden empañar la imagen del adversario deben ser silenciadas.

Independientemente de quién haya sido afectado o beneficiado por esta resolución, vale la pena analizar la lógica y los efectos de esta resolución. Siguiendo la hipocresía de moda, el tribunal ha decidido prohibir las campañas negativas. Enfatizar los defectos del adversario y cuestionar su trayectoria pública es una estrategia política perfectamente legítima en cualquier democracia. En la nuestra, ha quedado vedada por la absurda sentencia. ¿Qué tipo de debate público puede escenificarse en nuestro país cuando se establece que resulta ilegal proyectar mensajes que tengan como propósito fundamental el criticar al adversario? De acuerdo cono el tribunal, a partir de ahora, el candidato perredista, por ejemplo, no podría preparar un mensaje televisivo dedicado a cuestionar la falta de experiencia del candidato panista, ni podría cuestionar su desempeño como efímero secretario de Estado, ni podría poner en duda su honorabilidad. Nada de ataques ni asuntos del pasado. Deberá dedicarse a publicitar su proyecto agropecuario y su plataforma cultural. La concepción democrática del tribunal resultará popular y políticamente correcta pero es francamente pueril. Imagina el proceso electoral como una confrontación filosófica en la que los ciudadanos examinan desapasionadamente las propuestas de los partidos. Una comparación fría de ideas y planes que desemboca en la razonada decisión del sufragio. No sé dónde se verifique tan admirable escrutinio intelectual. En las democracias que conozco el voto se mueve por programas y recuerdos, por simpatías y antipatías, por cálculos y emociones.

No quiero decir que la propaganda electoral esté libre de restricciones legales. Pero el trazo de sus linderos es una labor compleja de la que se desentendió el voto mayoritario del tribunal. En contraste, el voto particular del magistrado José de Jesús Orozco Henríquez es un elegante razonamiento que logra cuidar la libertad en beneficio del debate público. Orozco enfatiza el contexto y la naturaleza de los sujetos que polemizan. Un partido cuestiona con severidad a un candidato en una campaña electoral. En esta situación es necesario cuidar el vigor del debate, incluso con protecciones adicionales. El magistrado disidente concluía que los mensajes cuestionados estaban constitucionalmente protegidos. "Sostener lo contrario, por ejemplo, exigir un estricto canon de veracidad con respecto a expresiones dirigidas a personas públicas durante un debate público, o bien, en relación con cuestiones de interés público o general, como las políticas económicas que un candidato propone o ha implementado cuando fue gobernante, fomentaría la autocensura, incompatible con la libertad de pensamiento y de expresión". Lamentablemente, la mayoría decidió afiliarse a la causa del paternalismo.

Laura Cors con Felipe Calderón

Benito Castro con Felipe Calderón

Luis Roberto Alvez Zague con Felipe Calderón

Memo Rios con Felipe

Benny Ibarra con Felipe

Erika Buenfil con Felipe

Alejandro Cardenas con Felipe

Maria del Sol con Felipe

Fernando Sariñana con Felipe

Miguel Herrera con Felipe

Francisco "Kikin" Fonseca con Felipe Calderón

Empuja 'El Kikín' a panistas

Graba el futbolista la semana antepasada sendos spots para promover el voto por Calderón

Mayolo López

Ciudad de México (28 mayo 2006).- Antes de partir a Europa, Francisco "El Kikín" Fonseca se puso la camiseta blanquiazul para hacer mancuerna con Felipe Calderón y Juan Manuel Oliva, los abanderados panistas a la Presidencia de la República y al Gobierno de Guanajuato.

El delantero tricolor, uno de los jugadores más carismáticos del conjunto nacional, grabó la semana antepasada sendos spots para promover el voto por Calderón y por Oliva, sin que hubiese cobrado por ello, según fuentes panistas.

El martes 16, cuando Calderón visitó a la escuadra en el Centro de Alto Rendimiento, "El Kikín" azuzó a sus compañeros para recibir con "pamba" al candidato.

Dos días después, en el mismo césped, Fonseca desairó a la candidata Patricia Mercado cuando pateó el esférico en compañía de los seleccionados.

Con "El Kikín" por delante, al menos porque ha participado en la grabación de spots, un conjunto de deportistas y estrellas de la farándula están apostando a la causa calderonista.

Un seleccionado nacional más, Rafael "El Chiquis" García, y tres viejos conocidos de la afición, Manuel Negrete, Miguel "El Piojo" Herrera y Luis Roberto Alves "Zague", aparecen en una lista que la campaña de Calderón ha enviado vía correo electrónico a simpatizantes y militantes en la página de internet Los Líderes con Felipe.

Del mundo deportivo sobresale la mención de la taekwondoín Iridia Salazar, medalla de plata en Juegos Olímpicos; del velocista Alejandro Cárdenas y de los pilotos Mario Domínguez y Michael Jourdain.

En el ámbito de la farándula son citados los comediantes Benito Castro, Memo Ríos, Carlos Eduardo Rico, Daniel Salazar, y los nombres de actores como Érick del Castillo y Érika Buenfil; así como de las hermanas Mayte e Isabel Lascuráin, del Grupo Pandora, Liliana Amorós y María del Sol.

Simpatizante del PAN en León, Guanajuato, el papá de "El Kikín", Francisco Fonseca, es amigo Juan Manuel Oliva.

El papá de "El Kikín" abrió las puertas al candidato panista a la Gubernatura para participar de la grabación junto con el delantero tricolor.

mayo 28, 2006

La restauración del sistema

Gabriel Zaid
Reforma

Al día siguiente de las elecciones del 2000, muchos pensaron que, a partir de ahí, todo lo bueno era posible. Otros, por el contrario, creían que la democracia repentina era demasiado bella para ser verdad, después de tantos años de PRI. Algún corresponsal extranjero anduvo preguntando si no era de esperarse un backlash: una respuesta fulminante de los perdedores contra los resultados de las urnas. Era olvidar que el PRI sin la presidencia no es el PRI.

La verdadera constitución política del régimen "emanado de la Revolución Mexicana" no fue la Constitución de 1917, sino un código mafioso:

1. Todo poder está subordinado a la presidencia. Oponerse al Señor Presidente, no acatar sus indicaciones, resistir (aunque sea pasivamente) sus actos, ya no se diga manifestarse en contra o sabotearlos, es un delito de lesa majestad y una traición a la patria. Los descuidos, errores, latrocinios y abusos se perdonan, la traición no se perdona.

2. Todo acceso al poder y sus recursos es una concesión del Supremo Dador. Todo mérito, logro y capacidad de convocatoria deben atribuirse al Señor Presidente. Jamás se ostentan como fuerza propia, menos aún para pedir una recompensa o presionar.

3. El queso se reparte pacíficamente. Se acabaron las guerras, balaceras y asesinatos entre caudillos revolucionarios. Todos son parte de una familia unida bajo la presidencia. Toda disputa se somete al Supremo Árbitro, que parte el queso y lo reparte.

4. Nadie llega al poder para quedarse, ni siquiera el Señor Presidente. Una vez fuera del poder, nadie estorba a los que están en el poder; que, a su vez, no molestan a los que salieron. No hace falta esconderse, ni salir del país. Los ahorros acumulados se pueden disfrutar tranquilamente y heredar a los hijos, con los honores del buen nombre.

5. El poder es impune. Sus enjuagues son secretos de Estado. Todos los miembros de la Familia deben taparse unos a otros. Dentro y fuera del poder, el silencio es un deber sagrado.

Esta sabiduría explica la eficacia y longevidad del sistema. También sus puntos débiles, como la transparencia, que se pudo impedir internamente cooptando a los medios; y, externamente, gracias a que el planeta estaba menos comunicado. Todavía hoy, la prensa internacional busca las noticias de mayor mercado, no las noticias aburridas de los países aburridos. Además, el paternalismo suponía que la democracia es un lujo de las sociedades superiores. Para México, era demasiado. Tenía orden y progreso con un régimen que no estorbaba a nadie (ni siquiera a los Estados Unidos, a pesar de las apariencias). Más que suficiente.

Pero el gran punto débil estaba en la presidencia. A diferencia del Porfiriato, que dependía de un hombre insustituible, la monocracia sexenal dependía de un poder insustituible. Un presidente que rompía las reglas y trataba de quedarse, como Carlos Salinas de Gortari, provocaba una crisis constitucional del sistema. Ahí empezó la caída del PRI, reforzada por la apertura comercial y la invitación a los reflectores internacionales, que buscó Salinas, olvidando que el sistema era vulnerable al escrutinio público.

Se ha dicho, con razón, que el PRI y el PRD son "primos hermanos". Dicho sea de paso: los que veían demonios infinitamente astutos y malvados en los comunistas deberían explicarnos cómo fueron sometidos por los políticos del PRI que usaron al PRD para poner casa aparte. En todo caso, la Familia se dividió en dos alas, que hasta hace veinte años convivían en un solo partido: la nacionalista revolucionaria (dominante ahora en el PRD) y la tecnócrata (dominante ahora en el PRI).

La monocracia es impotente sin el poder ejecutivo. Por eso, al perder la presidencia, los bastiones del PRI se replegaron a los ejecutivos estatales, y los gobernadores adquirieron un protagonismo que nunca habían tenido, ni se les hubiera permitido. Por la misma razón, es imposible reconstituir el antiguo régimen desde afuera de la presidencia. Algunos han soñado con darle fuerza propia al partido; lo cual no cuadra con el sistema, ni se puede imponer a los gobernadores. Otros han soñado con reencarnar al Jefe Máximo; que tampoco es el sistema, y terminaría como Calles. La única posibilidad realista de restaurar el sistema es alcanzar la presidencia por vía electoral.

¿Es posible? Es perfectamente posible. Las instituciones democráticas son todavía débiles. Tanto López Obrador como Madrazo pueden lograr la restauración del sistema, si llegan a la presidencia. Y, de llegar, no hay que ser adivinos para saber cuál sería su primer acto de gobierno: apagar la luz, porque la transparencia no les conviene.


Seguiré la lógica madricista y votaré por AMLO: Bartlett

Bonita familia... bonita familia...

Nayeli Cortés
El Universal
Ciudad de México
Viernes 26 de mayo de 2006

"El PRI debe sufragar porquien tiene posibilidades de ganarle a la derecha", aduce el senador

Siguiendo la lógica de Roberto Madrazo, y ante la "imposibilidad" de que éste "gane la elección", el senador priista Manuel Bartlett decidió votar el próximo 2 de julio por un candidato que no es de su partido: por el perredista Andrés Manuel López Obrador.

En entrevista exclusiva con EL UNIVERSAL, Bartlett Díaz recuerda la declaración que el candidato presidencial de la Alianza por México lanzó el pasado 13 de marzo, en un encuentro con la asociación Amigos del Museo de Arte Popular.

En aquella ocasión, el tabasqueño afirmó que el PRI y el PRD eran primos hermanos y, por tanto, el voto útil del tricolor se iría con el partido del sol azteca, si concluyera que su candidato ya no tenía posibilidades de ganar.

Basado en este razonamiento, Bartlett decidió tomar en cuenta la lógica de Madrazo y sufragar a favor del candidato de la coalición Por el Bien de Todos.

"El PRI tiene que votar, siguiendo el análisis madracista, por quien tiene las posibilidades de ganarle a la derecha, porque el objetivo es que no gane la derecha y quien representa eso es el candidato del PRD. El objetivo es sacar a la derecha de Los Pinos".

Agrega que es "absolutamente inconcebible" que la base priísta pueda votar por la "derecha" aún cuando algunos "priístas" como Luis Téllez, Carlos Ruiz Sacristán y Jesús Reyes Heroles hayan decidido sumarse al proyecto del candidato presidencial del blanquiazul, Felipe Calderón.

"El PAN es el adversario histórico del PRI y lo ha sido siempre. Hoy, ante el desplome de Madrazo, el PAN quiere repetir el efecto foxista y capitalizar el voto útil del PRI".

Salinas abandonó a Madrazo

En entrevista, Bartlett considera que el desplome electoral del tabasqueño es imparable, tanto que hasta el ex presidente Carlos Salinas de Gortari lo abandonó.

"El problema de Madrazo es dramático. Es hechura de Salinas, representa un acuerdo Salinas-Fox para impulsar reformas neoliberales, pero le falló y lo abandonó". Ahora, dice, el candidato de Salinas de Gortari se llama Felipe Calderón.

Sin embargo, aclara que su voto a favor de López Obrador no tiene nada que ver su distanciamiento del tabasqueño, sino con la imposibilidad de que gane la elección presidencial.

Según el senador por Puebla, el PAN pretende captar votos de priístas, a través de maniobras publicitarias como la incorporación de Luis Téllez, Carlos Ruiz Sacristán y Jesús Reyes Heroles a la campaña de Felipe Calderón.

"Ésa es una maniobra. El PAN utiliza a estos personajes, porque la candidatura de Madrazo está hundiéndose", indica. Es decir, puntualiza, el blanquiazul emplea a "neoliberales" para decirle a la opinión pública que el PRI puede votar por Felipe Calderón "y hay que salir al paso para impedirlo".

mayo 26, 2006

Con todo respeto...

Para los que no se han enterado, esa muletilla de "con todo respeto" se ha convertido en el pasaporte de las estupideces y los insultos. Espero que ninguna de estas mexicanas, feas y con bigote según este tipo, vaya a ninguno de sus conciertos ni pague por sus discos.

Hablar de elección de Estado, exceso verbal irresponsable: Federico Reyes Heroles

Francisco Báez Rodríguez
La Crónica
2006-05-26

Están dañando el sistema que ayudaron a construir

Federico Reyes Heroles no oculta su preocupación ante los acontecimientos recientes en el país. Ve campañas con “un exceso verbal irresponsable”, como hablar de “elección de Estado”. Ve un proceso en el que los principales partidos de la oposición “están dañando un sistema que ambos ayudaron a construir”. Y, sobre todo, ve que se ciernen nubes de censura y de intolerancia, que no pueden ser enfrentadas con el silencio.

Negro sobre Blanco, la voz de los cinco candidatos

Reyes Heroles acaba de publicar un libro, Negro sobre Blanco, que recoge los puntos de vista de los cinco candidatos presidenciales sobre los temas más diversos. Recibe a Crónica en el amplio e iluminado estudio de la Fundación Este País, que encabeza. Allí charla sobre las implicaciones del libro, pero también sobre los problemas de la coyuntura política que vive el país.

La clave del libro son los “preguntones”, como les llama el propio Reyes Heroles, especialistas a los que se les encargó hacer preguntas pertinentes. "¿Quién mejor que Julieta Fierro para preguntar sobre ciencia, o Gerardo Estrada sobre arte? Hay mexicanos de todas las ramas, y de todas las posiciones políticas", dice, “y el beneficio del libro es que puedes comparar a los candidatos, negro sobre blanco, y también que los desnuda, cuando no tienen idea clara”.

—Siendo preguntas y respuestas por escrito siempre, habrá algunas que a las que no responda el candidato directamente.

—Claro, pero obligas a las burocracias partidistas a racionalizar ciertos temas. Decía Rousseau: “Ves a un hombre hablando, se está divirtiendo; lo ves escribiendo, es que está pensando”. El libro obliga a partidos y candidatos a pensar, y además tienes en un párrafo un compromiso por escrito. Ese es el subtítulo del libro: Los candidatos se comprometen por escrito.

—Esto suena al tipo de debate que muchos quisiéramos, pero en la actualidad lo que hay es un ambiente crispado y promesas genéricas, en eso todos se parecen.

—Yo he realizado este tipo de ejercicios desde 1994. De entonces a la fecha ha habido un claro proceso de desideologización. Ahora son más programáticos y más pragmáticos, sin duda. Lo difícil es aterrizar en la práctica política, porque si México no aborda en serio los retos centrales, el país se nos va de las manos. Pienso en este momento en un ejemplo, las pensiones: son compromisos que representan ya 150 por ciento del PIB y son un problema exponencial. Las coincidencias que vemos en respuestas sobre algunos temas deberían obligar a la generación de acuerdos.

—Pero en temporada electoral lo que se subraya son los desacuerdos.

—Es que la campaña se hace en medios y los medios sí deforman, porque la televisión es así, y bajan la calidad del debate.

—Esa realidad ¿no empuja a los contendientes hacia los extremos o al menos hacia expresiones extremas?

—Ha habido muchos excesos en esta campaña. Sobre todo excesos verbales. Por ejemplo eso de “elección de Estado”. Una elección de Estado se puede dar sólo en un Estado de partido político único o claramente dominante, con un gobierno represor, cuando el Estado controla los medios y organiza directamente las elecciones. Esto evidentemente no está pasando ni puede pasar hoy en México. Ese exceso verbal en que han incurrido el PRI y el PRD nos impide ver en lo que sí tienen razón: el uso de los recursos televisivos de la Presidencia ha sido insultante.

—Sin embargo, todos los días estamos bombardeados por esos excesos.

—Efectivamente. No es posible que se digan barbaridades como cuando López Obrador afirma: “Si gano, Roberto Hernández seguirá viviendo en México, haciendo negocios…”. Que yo sepa un ciudadano tiene derecho a vivir y trabajar en México y no veo por qué un candidato piense en otorgar como graciosa concesión lo que es un derecho legal. En el mismo discurso de López Obrador hay una referencia al Presidente como “reverendo hipócrita”. Pero nunca dice en qué es hipócrita. Hay una tremenda falta de precisión.

—También se dice que afirmar que López Obrador es un peligro para México es un exceso verbal. Hay incluso demandas legales al respecto.

—Como buen liberal que soy, no estoy de acuerdo con que convirtamos al IFE en un Gran Censor. Los órganos electorales son para otra cosa. Entiendo que el término “peligro” ha tenido impacto entre la población y sé que estigmatiza al candidato. Entiendo la molestia y la reacción, pero en realidad ésa, la de que López Obrador es un peligro, es una expresión que se escucha en las sobremesas. El día en que la gente no pueda expresar su miedo, estamos perdidos. Si le preguntas a los franceses si piensan que Le Pen es un peligro, pues muchos de ellos te dirán que sí y están en su derecho.

—¿Y que piensa de las coincidencias que han expresado recientemente el PRI y el PRD, y que apuntan para una estrategia conjunta?

—Es una irresponsabilidad. Ellos tuvieron todos los meses del mundo para pensar en coincidencias y ocurre ahora, qué casualidad, cuando uno está en el segundo lugar en las encuestas, y el otro en el tercero. El PRI y el PRD están dañando un sistema que ambos ayudaron a construir. Una de las más grandes aportaciones del PRD ha sido en la construcción de la democracia, en su papel en la serie de reformas políticas sucesivas que ha tenido el país, de 1988 para acá. Ahora, por un asunto de coyuntura, quieren borrar lo logrado y reintroducir entre la gente la duda en nuestro proceso electoral.

—¿Y, en el caso de Madrazo?

—Yo diría que la clientela política del PRI es más cercana al PAN de lo que Madrazo cree. Hay que estudiar las encuestas y hay que verlo con perspectiva. Además, los indecisos son ciudadanos informados, observantes, apartidistas. Les diría: “hagan bien su cálculo, esto puede favorecer a Felipe Calderón”.

Reyes Heroles termina la charla con una advertencia: “Ojo, hay que ver de nuevo esa película, El huevo de la serpiente. Empiezas con un detalle de intolerancia, luego viene otro y luego… hay que estar atentos”. Hace una pausa reflexiva y remata: “los banqueros han estado callados ante la ofensiva en su contra, los empresarios no se comprometen con posturas. Creo que se equivocan”.

Solo una pregunta...

¿Qué intereses tendrá, o parece tener, El Universal con el peje, que ha 'movido' su línea editorial y ha convertido (por lo menos su publicación On Line –que es la que puedo revisar–, en una copia mala de La Jornada?

Sólo es pregunta.

Entre las patas

Manuel J. Jáuregui
Reforma
26 de mayo de 2006

Ese temor que se esparce por el mundo gracias a los desatinos del "Adonis" Hugo Chávez y del "Einstein" boliviano Evo Morales, de que Latinoamérica vira irremediablemente hacia la izquierda, no gusta nada a los inversionistas globales.

Lo grave es que en la estampida por dejar la contaminada Latinoamérica se están llevando entre las patas lo que en nuestro país se puede calificar como una economía básicamente sana, en expansión -por fin- con números macros muy positivos.

La caída de nuestra bolsa de valores, el ajuste del Peso y la pérdida de valor de los papeles de deuda remotamente ligados a nuestra región demuestran de manera clara el pánico que se ha apoderado de los inversionistas.

Los cuales, como bien lo saben, no reconocen desde hace tiempo fronteras, sólo buscan oportunidades para hacer negocio e invertir productivamente.

Sabido es por ustedes, amables lectores, que sin inversión no puede haber crecimiento económico, que sin crecimiento económico no se generan empleos y que sin empleos no puede darse una opción de vida digna para los mexicanos.

Captar inversión -pero además inversión permanente- es un requisito obligado para nuestro país y no una opción secundaria.

Este fenómeno regional descrito que han desatado los citados Chávez y Morales, ambos sumamente retrógrados en su actuación recurriendo a expropiaciones y despojos de la propiedad privada, está contaminando todos los procesos electorales en Latinoamérica.

Lo vemos en Perú, y lo estamos sintiendo en México también.

No sabemos si fundada o infundadamente (para que no nos acusen de pretender influir en la intención de voto), pero se percibe que en el mundo internacional de los negocios y la inversión algunos creen que México corre el mismo riesgo que Perú, y que puede acabar como Venezuela o Bolivia.

Creen que con el Señor López podría darse un giro similar hacia la izquierda, aunque ciertamente el perredista ha moderado bastante su discurso -sobre todo en los últimos días, cuando las encuestas ya no lo favorecen claramente- para no dar motivo abierto a tal pensamiento.

Pero las percepciones son canijas: ya no saben los extranjeros -y muchos mexicanos junto con ellos- quién es el verdadero Señor López.

No saben a ciencia cierta qué Presidente es el que trae adentro: el que imperiosa y enconadamente ordena callar a sus rivales colmándolos de epítetos, o el que ha aparecido últimamente, mansito, pidiendo disculpas y solicitando diálogo.

"¡Que el verdadero Señor López se ponga de pie!", piden los picudísimos pezzonovantes que determinan el destino de la inversión global.

Mientras esto se define, si es que acaso, les gana lo PRECAVIDO a los inversionistas y mueven sus inversiones a China, a India, a Brasil y a Chile.

Este último país, insistimos, ya es primermundista bajo cualquier parámetro: avanza a pasos agigantados económica y socialmente.

Y esto es debido no poco gracias a que la Dra. Bachelet, su nueva Presidente, es completamente otro tipo de política de izquierda. La señora es más como el español Felipe González, que como un Chávez agorilado. ¡La señora es capaz!

Una cosa es ser un "animal político" y otra muy diferente un "político animal".

Hay de izquierdas a izquierdas, como existen también matices en toda la gama que ocupa el espectro, desde los conservadores fundamentalistas a centristas atinados.

Quizás este desarrollo en el entorno sociopolítico regional puede tornarse favorable a México, dado que motiva a deslindarnos de geometrías artificiales, posicionamientos de cajón y descalificaciones automáticas.

Si bien nuestra democracia es joven, el pueblo mexicano es maduro. Estamos seguros de que quienes huyen hoy de nuestros mercados habrán de arrepentirse y retornar.

No es tan tonto este pueblo como para suicidarse económicamente.

Dinosaurios

mayo 25, 2006

Aprueba Senado de EU reforma migratoria

La propuesta fue aprobada por 62 votos a favor frente a 36 votos en contra

José Díaz Briseño/corresponsal
Reforma
25 de mayo de 2006

Washington DC, Estados Unidos (25 mayo 2006).- El Senado de Estados Unidos aprobó hoy una histórica reforma migratoria que legaliza a 7 millones de trabajadores indocumentados, refuerza la seguridad fronteriza con México y crea 200 mil visas de trabajo temporal cada año.

Con 62 votos a favor y 36 en contra, demócratas y republicanos moderados lograron concretar un compromiso que incluye además regularizar a 1.5 millones de trabajadores agrícolas y a centenares de miles de estudiantes de preparatoria sin documentos.

"Esta es por mucho la reforma migratoria de mayor alcance en nuestra historia", dijo en un emotivo discurso el senador demócrata Edward Kennedy, quien junto con el republicano John McCain, fueron los arquitectos de la ley.

"Es un mensaje positivo para nuestros aliados (en México) de cómo vamos a lidiar con este asunto", dijo a Grupo REFORMA el Senador republicano Chuck Hagel, uno de los arquitectos que dio forma al compromiso final de la legalización.

Sin embargo, la ley aprobada enfrentará una dura negociación con los republicanos en la Conferencia con la Cámara de Representantes quienes están opuestos a toda legalización y favorecen sólo el reforzamiento de la seguridad fronteriza.

"Espero que la Cámara de Representantes nos salve de esta ley", aseguró el Senador por Nevada, John Ensign, uno de los republicanos que votaron en contra de la ley aprobada hoy y que se opone a toda legalización migratoria.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Bill Frist, anunció que intentará que la Conferencia legislativa ocurra lo más pronto después del 5 de junio pero aceptó que no hay aún comunicación con la Cámara de cuándo se llevará a cabo.

"Es importante que avancemos en este tema....Sería irresponsable que no procediéramos a la Conferencia y trabajar en nuestras diferencias", dijo Frist.

Dentro de la legislación del Senado, todos los indocumentados que hayan entrado antes del 1 de abril de 2001 (unos 7 millones) tendrán la oportunidad de permanecer legalmente aquí y eventualmente buscar la ciudadanía en EU.

Además, aquellos que hayan entrado entre el 1 de abril de 2001 y el 7 de enero de 2004 (unos 3 millones) podrán permanecer también en EU pero habrían de salir a un puerto fronterizo y solicitar su inscripción a un Plan de Trabajo Temporal.

La ley aprobada el día de hoy tiene como base la legislación preparada por los Senadores John McCain, republicano, y Edward Kennedy, demócrata, que fue reforzada con medidas de seguridad para tratar de aplacar a los conservadores.

Entre las provisiones que los conservadores lograron incrustar en la legislación está la de autorizar la construcción de 595 kilómetros de barda fronteriza con México, a pesar de que no se previó ningún fondo económico para materializarla.

"Pienso que el Gobierno de México también tiene responsabilidades de qué hacerse cargo, tal como dijo el Presidente (Vicente) Fox pero creo que es un día importante para todos nosotros", concluyó Hagel en el Capitolio.

Bloqueador solar

Tribunal censor

Sergio Sarmiento
Reforma

"La censura es una forma de morir" Ramón Xirau


El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación se ha convertido en un censor. Su función ya no es solamente la de velar por que los partidos políticos y los candidatos respeten la ley. Se ha adjudicado -en un voto dividido de tres magistrados contra dos- la facultad de juzgar la veracidad o las opiniones de los anuncios políticos.

En la sesión del 23 de mayo el Tribunal decidió censurar los anuncios del PAN que describen a Andrés Manuel López Obrador como un "peligro para México" así como el de la Alianza por México en que Roberto Madrazo le dice a López Obrador: "Mentir es un hábito para ti".

Con anterioridad, el Consejo General del IFE había censurado un anuncio del PAN que consideró calumnioso. La ley electoral prohíbe, efectivamente, a los partidos y candidatos calumniar a sus rivales, esto es, imputarles falsamente la comisión de un delito. Por ello los consejeros del IFE determinaron que la afirmación en un anuncio del PAN de que López Obrador había sido cómplice de su ex secretario particular, René Bejarano, cuando éste recibió dinero del empresario Carlos Ahumada, era una calumnia. El criterio de los consejeros fue que ningún tribunal había encontrado a López Obrador responsable de complicidad con Bejarano.

Pero el Tribunal Electoral está yendo más allá al censurar anuncios que el Consejo General del IFE consideró correctos. Al ordenar el retiro de los anuncios del PAN que afirman que López Obrador es un peligro para México, los magistrados están censurando una opinión. En el caso del anuncio de Madrazo, no se está acallando una calumnia, porque mentir no es un delito, sino una acusación que se fundamenta también en una opinión.

Lo más curioso del caso es que los dos anuncios del PRD que más éxito han tenido han sido los que acusan al PAN de mentir. En uno la escritora Elena Poniatowska les dice a los panistas que juegan sucio y mienten al afirmar que López Obrador pagó con deuda los apoyos a ancianos y el segundo piso. En otro, el que actualmente está al aire, la alianza Por el Bien de Todos acusa a Felipe Calderón de tener las manos sucias y de mentir sobre el Fobaproa. A estos dos anuncios puede acreditarse por lo menos una parte de la baja de Calderón y recuperación de López Obrador que se ha reflejado en la última encuesta de Reforma.

Ahora bien, ¿se prohíbe que Madrazo llame mentiroso a López Obrador pero éste sí puede llamar mentiroso a Calderón? ¿Se le impide al PAN decir que Andrés Manuel es un peligro para México pero el PRD sí puede afirmar que los banqueros y Calderón son corruptos?

Me preocupa que el Tribunal Electoral se esté dando a sí mismo la facultad de censurar opiniones. Mucha gente en nuestro país piensa sinceramente que López Obrador puede ser un peligro al llevar a México al populismo. Son muchos también los mexicanos que consideran que Calderón es un peligro porque representa a la derecha, al Yunque y a los banqueros. Quizá las dos opiniones sean falsas. Pero acallarlas en un acto de censura no hará más que promover que se manejen por debajo del agua: por ejemplo, a través de cadenas de correo electrónico.

Pese a lo que aparentemente creen tres de los cinco magistrados del tribunal, yo pienso que los electores mexicanos tienen la suficiente madurez para escuchar los dos puntos de vista en una disputa y tomar sus propias decisiones. Los electores tienen la capacidad también de castigar al candidato que comete faltas de respeto, y de la manera en que más le duele al candidato: retirándole su apoyo. Esto es lo que hicieron los votantes cuando castigaron a López Obrador por llamar "chachalaca" al presidente Fox. No fue necesario que el Tribunal censurara a López Obrador.

La razón de ser de una campaña es conocer a los candidatos y a los partidos. Pero para ello es indispensable que éstos gocen de libertad. ¿Cómo podremos saber si un candidato es intolerante si la autoridad censura lo que puede decir?

Si el PAN realmente piensa que López Obrador es un peligro para México, y Madrazo considera que su paisano es un mentiroso habitual, que lo digan. Si el PRD en voz de Elena Poniatowska acusa a los panistas de mentir, y en un anuncio institucional afirma que Felipe Calderón tiene las manos sucias, ¿por qué asustarnos? No es más de lo que leemos todos los días en las páginas de este periódico.

Dejemos que cada quien exprese sus opiniones y cuestionamientos. Los mexicanos ya somos suficientemente maduros para escuchar, ponderar y tomar nuestras decisiones. ¿O acaso los magistrados piensan, como Porfirio Díaz hace un siglo, que no estamos aún listos para la democracia?

Alianza

¡Palabra de perredista, sí señor..!

Leopoldo Mendívil
La Crónica
2006-05-25

Habían pasado.., ¿cuánto le gusta?, 24 horas, digamos desde que Andrés Manuel dijera que “nunca es tarde para la legalidad”, mientras el TRIFE ordenaba el retiro de los spots panistas que lastimaron el ego de aquél, y el secretario general de su partido, Guadalupe Acosta Naranjo, redondeaba el cuadro:

“No les vamos a hacer el favor”, dijo, al anunciar que su partido no retirará los spots que califican a Felipe Calderón de mentiroso y de defender al FOBAPROA. Antes bien, apuntó la posibilidad de un aumento al volumen del ataque.

“Nunca es tarde para la legalidad”… Debió sonar muy honesto a algunos que no tienen antecedentes… En su libro La Victoria, Jaime Sánchez Susarrey documentó la forma como López Obrador instrumentó su traición a Cuauhtémoc Cárdenas luego de haberlo hecho el candidato al gobierno de la capital pasando sobre varios perredistas reales. Esa traición implicó acabar con el poder del guía moral y secuestrar, digamos, a su hijo Lázaro bajo el supuesto de algún video con Carlos Ahumada. Implicó también deshacer políticamente a Rosario Robles a pesar de todo el apoyo que transfirió —con recursos del erario capitalino, naturalmente— a su campaña de hace seis años. Hay legalidades de tipo moral que el autocalificado representante único de esa virtud en la política mexicana predica, pero para los demás y siempre que no sean sus colaboradores, porque si lo son no sirven, como ayer lo evidenció el secretario general Acosta Naranjo.

Son muy, muy jaliscienses estos perredistas; no esperan a arrebatar luego de perder; lo hacen con toda oportunidad para asegurarse de ganar y lo están haciendo ahora. Acosta desautorizó incluso el desvaído ofrecimiento de Horacio Duarte de que el PRD analizaría el retiro de su propaganda, después de la orden al PAN de retirar la suya. “Horacio —exclamó— está desautorizado para resolver estos asuntos”, afirmó Acosta, y también se fue contra Manuel Camacho ya que “por el PRD hablan los del PRD y él no es perredista”; y —perredista sí come carne de perredista…— remató con el vocero Fernández Noroña por haber dicho anteayer que se organizarían protestas nacionales si Fox volvía a intervenir en el proceso electoral. “Eso sería presentarnos como un partido violento…”, exclamó el pacifista secretario general…

Los panistas evidentemente no captan aún el nivel de enemigos que enfrentan en el PRD. Hace ya casi un mes Pablo Hiriart les previno sobre la guerra que, literalmente, están librando los perredistas y si lo leyeron, les pasó de noche. Siguen clamando contra Fox por el despliegue publicitario sobre las obras de su gobierno, cuando los parabuses arrebatados a Eumex están pletóricos de carteles sobre los inconclusos segundos pisos y los montoncitos de arroz sobre el endeudamiento que han provocado al DF, apoyados en el lema … por el bien de todos que “es propiedad del gobierno de la ciudad”, afirmó Encinas cuando López Obrador lo trae desde su campaña para jefe de Gobierno.

La vieja táctica de ¡al ladrón, al ladrón! para poder huir con el botín que es el país entero, pero el Tribunal Federal Electoral no consideró a López Obrador un peligro cuando inauguró la violación del Derecho de Amparo y de otros ordenamientos legales, por referir sólo una de las lindezas con que ha construido su camino hacia la Presidencia de la República…

DEL OTRO LADO…

… ayer el coordinador de la campaña madracista, Manlio Fabio Beltrones, se reunió con miembros de la Academia Nacional de Periodistas de Radio y Televisión casi sólo para constatar el generalizado criterio de rechazo que priva contra su candidato… Conductores y comentaristas de los medios electrónicos coincidieron, luego de escuchar los comentarios del político sonorense en enumerar la lista de consecuencias negativas que el PRI está cargando por haber hecho de Roberto Madrazo su candidato presidencial… Beltrones persistió durante todo el encuentro en la defensa de Madrazo asegurando que las encuestas han sido convertidas en las brújulas de la campaña, en tanto se desecha el poder de la estructura nacional que el PRI conserva y que puede significar el golpe de timón del proceso una vez que la campaña culmine en las urnas… Hubo algo en lo que todos los presentes le dimos la razón, cuando dijo que los integrantes del Tucom demostraron carecer de la talla suficiente para enfrentar al entonces jerarca nacional priista, y para coronar sus ineficiencias otorgaron la precandidatura al más descalificado del grupo… También reconoció el error de haber mantenido el apoyo partidista al gober precioso, el poblano Mario Marín, a pesar de la gravedad del escándalo en que se vio involucrado por el presunto pederasta Kamel Nacif… Reconoció también los severos dislates que han cometido los comunicadores, mercadólogos y creativos del candidato a pesar de que “las propuestas de gobierno de Madrazo son claramente las mejores”…

EDUARDO JESÚS GARZA SÁENZ…

… me envió de Poza Rica, Veracruz, un correo que no tiene desperdicio… “Espero —escribió— le sean de utilidad los cálculos que hice de las propuestas de los candidatos que aparecen en Lupa Ciudadana, los tres han hecho 27 propuestas cada uno y de acuerdo a la factibilidad con la que los han calificado los analistas, arroja los siguientes resultados: Sumando las 27 calificaciones da para Calderón 164/27=6.07; para López 131/27=4.85 y para Madrazo 113/27=4.19, pero estaríamos mezclando propuestas factibles y no factibles, pero si contamos las propuestas calificadas como aprobatorias de 6 para arriba, da los siguientes resultados: Calderón, 20 de 27=74% de propuestas factibles. López, 13 de 27=48% de propuestas factibles. Madrazo, 8 de 27=30% de propuestas factibles. Interesante ¿no?”…

EN CIERNES…

… un escándalo contra la Secretaría de Turismo que mañana le cuento, esperando contar con la versión de los presuntos involucrados…

lmendivil@delfos.com.mx
m760531@hotmail.com

mayo 24, 2006

Elección de Estado ¿cuándo y dónde?

Luis Pazos
El financiero
24 de mayo de 2006

Una elección de Estado implica, en primer término, que el titular del Poder Ejecutivo, y en otro tiempo también la última palabra en el Legislativo y el Judicial, designe a su sucesor. En segundo lugar, significa la utilización de recursos públicos, tanto monetarios como humanos para apoyar la campaña del candidato del presidente en turno.

La elección de Estado fue una constante en los 70 años del PRI en el poder y todavía se da en algunos gobiernos estatales donde ese partido controla el Ejecutivo y el Legislativo. Una elección de Estado supone que con los recursos gubernamentales y de las empresas estatales, como Pemex, el partido en el poder reparte dinero para aumentar el llamado "voto duro" o "clientelar".

Una elección de Estado implica que un gobierno ofrece dinero o privilegios a un sector de la población (cañeros, tercera edad, taxistas piratas, ambulantes) y después se las cobra, pidiéndoles que asistan a sus mítines y voten por sus candidatos. Una elección de Estado es cuando un gobierno inaugura una obra pública, como sucedió con un tramo de un paso a desnivel en el DF, y convierte ese acto en un mitin político a favor de un candidato.

Una de las características del nuevo gobierno panista es que terminó con las elecciones de Estado. Los medios de comunicación y los analistas pensaban que Santiago Creel sería designado por el presidente como candidato de su partido, pero resulta que salió Felipe Calderón. Eso es una prueba que ni en el seno del nuevo partido en el poder, hubo una elección de Estado sino democrática. El PAN fue el único partido que realizó elecciones verdaderamente democráticas. El actual presidente panista, Vicente Fox, no intervino en la designación del candidato de su partido. Eso es algo nuevo en México.

Ahora bien, es diferente utilizar recursos públicos para dárselos a un candidato, a decir lo que ha hecho un gobierno. Difundir lo logrado no constituye una elección de Estado. En todos los países democráticos: Estados Unidos, Francia, Chile, Canadá, Alemania, el presidente habla de sus avances y los electores deciden si son suficientes para votar por el candidato de su partido.

Hay un viejo dicho que dice "el burro hablando de orejas". Así sucede con quienes durante toda su vida política han utilizado los recursos públicos para apoyar campañas y ahora como candidatos se rasgan las vestiduras y denuncian una elección de Estado como una estrategia para justificar su baja en las preferencias electorales, como lo demuestran las encuestas.

Cartita a santa Fox

Astillero
Julio Hernández López
La Jornad
24 de mayo de 2006

• ¿De Estado? Sí, pero no convergencias inevitables
• Exabruptos y falta de tiempo


Lo más notable de la muy mal escrita carta de López Obrador a Fox es que el tabasqueño acepta como un "exabrupto" el haber tratado de silenciar chachalacas, que reconoce que le ha faltado "tiempo" para comprometerse adecuadamente con las minorías y las causas de la diversidad, y que está dispuesto a compartir con el PRI "la movilización legal y pacífica para detener el pobrísimo (quiso decir 'paupérrimo': Astillero, en funciones de Rubencito Aguilar Gramatical) y carísimo maniobreo (acción de maniobrar: el mismo R.A.G.) del presidente Fox y los suyos".

Más que un ejercicio epistolar pareciera ser una descripción de ánimo político: Andrés Manuel no sabe definir si está en presencia de una "elección de Estado" o no, y tampoco está en condiciones de ser claro respecto a la alianza envenenada que le ha planteado el madracismo promotor de impugnar los comicios pidiendo su anulación. El término "elección de Estado", por ejemplo, es "perfectamente demostrable", dice con optimismo conceptual al inicio del párrafo correspondiente a ese asunto (el texto completo puede verse en www.lopezobrador.org.mx). "Sin embargo, a (sic) momentos la expresión podría parecer determinista" (¡Sopas!) "y no es éste el caso en lo más mínimo" (¡Más sopas!). "Si la intención es, en efecto, la de usar todos los recursos legales asociados al poder para retenerlo, la elección sí lleva trazas de ser de Estado" (o sea, pinta, apariencia, facha), "pero esto es nada más una parte del panorama" (¡ah, bueno, es una elección panorámica con aspecto de ser "de Estado"!) porque "estamos también, por fortuna, y es lo fundamental, ante una elección de sociedad" (¡¡!!).

Respecto a la alianza con el priísmo, López Obrador pretende dirigirse a las bases del tricolor y no a los dirigentes "de arriba", como si quien hubiera puesto en la agenda los temas de la elección de Estado y de la alianza con el pejerredismo hubiera sido un militante de base y no la punta de la pirámide tricolor que es el candidato Madrazo, o como si la acción del priísmo pudiese ser autónoma de lo que decidan sus líderes en las alturas. "Permanecen acrecentadas", dijo (o sea: siguen siendo las mismas, pero más, que a fin de cuentas es lo mismo) "nuestras críticas al clientelismo de invención priísta, y a sus métodos inescrupulosos, pero si la meta es la implantación de la legalidad en la República, la convergencia será inevitable" (es decir, ¿priístas clientelistas e inescrupulosos, pero encaminados a la meta de implantar la legalidad?), y dicha confluencia "no requiere de modo alguno de pactos o reuniones específicas" (como las que han realizado Manuel Camacho y Ricardo Monreal con priístas comisionados para tales fines), pues "la defensa de la ley es una asamblea permanente" (¡Sacarrácatelas!).

El resto de la misiva se detiene en criticar tópicos capilares del discurso foxista, como el que asegura que "el proceso electoral está de pelos", o reivindica "la Reforma Liberal y la acción al (sic) pensamiento de don Benito Juárez" y el "programa civilizatorio del general Lázaro Cárdenas". Ya casi al final, reconoce que "nos ha faltado tiempo para establecer o refrendar nuestro compromiso con las minorías legales y legítimas de este país, con las causas de la diversidad".

No haría falta una entrevista personal con el Presidente de la República (un títere y pelele, por lo demás) para plantearle lo que López Obrador hizo público "por estar convencido de lo obvio: usted no quiere recibirme y yo, por mi parte, al existir los cauces de mis puntos de vista y de nuestra actitud" (Astillero está a punto de rendirse por ya casi no entender nada), "asumo que no desee tener conversación conmigo". En caso de que gane las elecciones López Obrador, harán falta no un vocero rubencito pero sí varios correctores de estilo y, desde luego, cuando menos un par de brújulas.

AMLO-Madrazo, ¿Calderón gana o pierde?

Joaquín López Dóriga
Milenio
24 de mayo de 2006

¡Ah! Necia realidad, qué obcecada eres. ¡Chingao! Florestán

Ya había advertido un cambio en la táctica de Roberto Madrazo acercando su discurso al de Andrés Manuel López Obrador, en la denuncia ya conjunta de una “elección de Estado”.

Debo decir que no me sorprendió, pues desde hace mucho tiempo doy seguimiento a su, esa sí sorprendente, capacidad de maniobra; ese ponerse de pie desde la tumba que la han cavado, una tras otra, sus enemigos, todos compañeros de su partido.

En eso tengo que reiterar —y dale con el autocitarme— que es él, y no Andrés Manuel, el verdadero políticamente indestructible.

Pero lo que sí me desconcertó fue la respuesta de López Obrador, quien, a través de una carta al presidente Fox, le dice que sí, que tomará la calle con Madrazo “para detener el pobrísimo y carísimo maniobreo del presidente Fox y los suyos”.

Este acercamiento, finta epistolar, que no alianza, rompe la composición PRI-PAN que él mismo había establecido en su contra, argumento que exhibió para no acudir al primer debate, con el costo que ya pagó.

Ahora, aquella alianza, casi, casi, conspiración y complot de sus adversarios, PRIAN, ha muerto, la mató López Obrador, y manteniéndose la ecuación dos a uno, la alineación se forma diferente: PRI-PRD contra Felipe Calderón, al menos para el próximo debate, ya no digamos para lo poselectoral.

No sé cómo vaya a cortar este cambio de vía en la táctica de los tabasqueños y en la vertiente de los indecisos.

Hay optimistas del PRI-PRD que afirman que el voto duro tricolor se sumará al de AMLO, con lo que construirán una fuerza imbatible asegurándole la Presidencia.

Y no tengo claro el impacto de este acercamiento en los indecisos. Pero me parece que los que ya están contra López Obrador no se los acercará Madrazo, y los que están contra Madrazo no se sumarán a López Obrador, con lo que el ganador de esa alianza sería Calderón, siempre y cuando dé el estirón que no ha dado, y el salto que los suyos esperan y los no definidos exigen para afianzar la punta, espacio que se ha estrechado, ya que no hay ventaja eterna si no se trabaja con ahínco.

El asunto está en aguas de Calderón.

Y nada o se ahoga.

Retales

1. VELEIDOSA. Cuando algún asesor de Calderón le dijo que capitalizara un alza bursátil, le ocultó el riesgo de la caída, bursátil, claro. Ahora, al que le dijo que él había provocado aquel alza habrá que reclamarle el endoso del actual desplome;

2. LERDO. Fernando Lerdo de Tejada dijo sí a la Cofetel, pero de presidente. Pero cuando lo propusieron para comisionado de siete años y no ocho que dura esa presidencia, les tiró al arpa; y

3. ULTRAMARINOS. A López Obrador le operan en el extranjero Juan Enríquez y en lo financiero Rogelio Ramírez de la O; a Calderón Arturo Sharukán y Eduardo Sojo, lo económico. ¿Y de Madrazo? No, pues nadie.

Nos vemos mañana, pero en privado.

Encuesta Reforma: Reduce diferencia entre punteros

mayo 23, 2006

La tecnica de la avestruz

La union hace la fuerza

Roberto Hernández

Federico Reyes Heroles
Reforma

Algunas consideraciones iniciales. Primera, la riqueza y los ricos no me provocan ni admiración ni rechazo en sí mismos. Me he convencido de que hay de todo: ricos ignorantes, mal educados y patanes y ricos sensibles, sinceros, educados y valiosos. Hay que ir caso por caso. No se puede condenar ni halagar en lo general. También hay pobres repletos de maldad. Ni los ricos son malos ni los pobres buenos por definición. Segunda, la riqueza en sí misma tampoco es buena o mala. Hay patrimonios que nos traen beneficios que resultan imprescindibles para una sociedad, frente a otros que están dedicados a sostener las frivolidades de sus dueños. Como liberal que soy, me queda claro que defenderé siempre el derecho de alguien a tener como objetivo en la vida ser rico.

Tercera, comprendo que en las campañas, al calor de las batallas por los votos, se dicen muchas sandeces y barbaridades. Pero también me queda claro que no podemos acostumbrarnos a ellas como si fueran algo natural. Para todo hay límites. Cuarta, no tengo ninguna relación personal con Roberto Hernández, no he estado en su casa ni él en la mía. A lo largo de los años Banamex me ha contratado de vez en vez para dar alguna conferencia, como muchas otras instituciones y empresas. En ellas he dicho lo que he querido y hasta allí. Quinta, también me queda claro que defender a los pobres siempre será mucho más popular que defender a los ricos. Lo que no soporto son las persecuciones ni por color ni por raza ni por religión ni por filiación política ni por riqueza ni por nada. Eso sí me incendia.

López Obrador ha desarrollado un discurso polarizador de los ricos contra los pobres, está en todo su derecho y por desgracia la brutal pobreza y la desigualdad le dan tela de donde cortar. Digo por desgracia porque lo deseable sería que no hubiera pobreza y desigualdad. Ojalá y las demandas fueran otras. En esa ruta AMLO ha tomado a Roberto Hernández como estereotipo del rico malvado, defraudador y ratero. La tesis es muy popular y vendedora. Su argumento central es que el banquero no pagó impuestos al vender Banamex gracias a las concesiones de su ex empleado Francisco Gil Díaz desde la Secretaría de Hacienda. La imputación es muy seria, sobre todo si se toma en cuenta el monto de la operación: 12 mil millones de dólares. Uno puede estar a favor de que esa operación debió estar gravada. Uno puede estar convencido de que esas transacciones sólo agravan la desigualdad. Pero hay un pequeño problema: no hay argumentos de que la operación fuese ilegal.

¿Y ahora qué hacemos? Hay dos caminos: el primero supone que admitamos la legalidad aunque nos irrite o subleve, que busquemos que en el futuro no se vuelvan a repetir esos hechos. La otra actitud es la de suponer que la legalidad debe adaptarse a nuestros deseos justicieros. La primera actitud es la de un demócrata. La segunda la de un autoritario. Así de sencillo, así de grave. ¿Son acaso las campañas una justificación para violentar los principios? ¿Debemos permitir que cualquier cosa sea dicha sin factura?

"...No es justo que al dueño de Banamex cuando vende el banco no le cobren ni un centavo de impuestos y al mismo tiempo este ciudadano Presidente, que es un reverendo hipócrita, esté queriendo cobrar IVA en medicamentos y alimentos". Obsérvese lo tramposo del argumento de AMLO: la ley que permite la venta de ese banco está vigente desde antes de que Fox fuera Presidente; la recaudación de un IVA generalizado le hubiese dado al Estado muchos más recursos que el gravamen a la venta de un banco, con otra, las dos excepciones a la larga sólo benefician a los pudientes. Se trata de enfrentar dos medidas progresistas para condenar al malo anticipado de la película y evadir el otro asunto. ¡Genial! Por cierto llamar (con todo respeto por supuesto) "reverendo hipócrita" al presidente de la República es uno de esos actos con consecuencias que después el susodicho candidato atribuye a un "compló".

"...He tratado de hablar con los bancos aludidos y los bancos no quieren hablar, ojalá y no sea muy tarde cuando quieran hablar". En primer lugar los bancos no hablan, hablan los banqueros, sus propietarios, que son especie en extinción, o hablan los empleados bancarios de los mejores niveles. Por cierto soy testigo de que ese candidato rechazó encontrarse con los accionistas de Bancomer después de haber aceptado el diálogo al cual acudieron todos los otros candidatos. "...Ojalá y no sea muy tarde". ¿Amenazas a estas alturas?

Una última perla de intolerancia: "No hay buena relación (con Hernández), y si gano él seguirá viviendo en México, haciendo negocios, pero no va a tener privilegios". Vamos por partes: Si Hernández tiene privilegios ilegales, pues que se aplique la ley. Ésas sí son facultes del Ejecutivo. Si sus privilegios son legales, un Presidente lo más que puede hacer es promover una reforma de ley. "...Seguirá... haciendo negocios", hasta donde entiendo hacer negocios es un derecho de cualquier mexicano (Hernández incluido) y AMLO como Presidente no tendría mucho que decir. "...Seguirá viviendo en México". ¡Qué demonios se le atravesó a López Obrador por la cabeza! Roberto Hernández no ha hablado de dejar el país. ¿Piensa acaso AMLO que al ser Presidente podría expulsar del territorio a los propios mexicanos? ¿Ignorante o malvado? El hecho es que los derechos ciudadanos de Roberto Hernández hoy son también nuestro asunto. Un Presidente puede odiar a los ricos, a los intelectuales, a los cazadores y alguien en particular. Pero un Presidente debe controlar sus fobias. Todo indica que si AMLO fuera Presidente procedería con el hígado por encima de la ley. Por eso hoy el caso de Hernández nos incumbe a todos.

Guerra sucia

Jorge Alcocer V.
Reforma
23 de mayo de 2006

A López Obrador se le suelta la lengua y le grita a Vicente Fox, en incógnita plaza pública, "cállate chachalaca". La TV difunde el denuesto, encuentra que tiene impacto, lo sigue difundiendo. Los publicistas del PAN detectan el impacto, producen un spot para responder y aprovechar el gazapo del perredista, al que, además, asocian con Hugo Chávez. Tan intolerante uno como otro, dicen.

A Calderón se le ocurre decir que López Obrador es un peligro para México, le sale casi sin pensarlo. La TV difunde el ocurrente mensaje. Tiene impacto. A la semana siguiente hay un spot al aire que señala a López Obrador como un peligro para México.

López Obrador anuncia que sólo asistirá a un debate. La TV difunde la noticia, la repite una y otra vez. ¿Irá o no irá? Los publicistas de Roberto Madrazo detectan el tema, lo convierten en spot en el que un tabasqueño reta a otro a debatir: "No te rajes", lo reta. Las "mangas del chaleco" parodia la confrontación. Dos tipos de cuidado cantan y se retan. "No te rajes, si me rajo...".

Con unanimidad casi soviética TV, radio y prensa declaran a Felipe Calderón ganador del primer debate. El perdedor es el que no asistió, dictan. Los resultados de las encuestas cambian. López Obrador se pelea con encuestas, encuestadores y los medios que las difunden. Los spots pagados por el PAN repiten la verdad oficial: Calderón ganó el debate.

Madrazo, perdedor en el debate por sentencia inapelable de los medios, decide salirse del juego, mas no del medio. Cambia look y mensaje. Sus estrategas deciden mostrarlo presidenciable, no rijoso. Emularlo a Pepe el Toro no resultó, parecía el Chicote. En los nuevos spots de TV aparece con diferente peinado, presentando ofertas, no ataques.

En las encuestas el puntero deja de serlo. Amparado por el Consejo General del IFE que decidió que todo se vale, salvo raras excepciones, el PAN y Calderón cambian imagen y sonido, el mensaje es el mismo, y además autorizado: "López Obrador es un peligro para México". Las encuestas provocan pánico en el PRD. Los spots del PAN han convertido al rayito de esperanza en trueno amenazante para México. Hay que responder.

López Obrador acepta convertirse, por recomendación de sus publicistas, en la versión autóctona de la madre Teresa. Las tribus perredistas discrepan y deciden atacar al enemigo que las encuestas dicen que ya los rebasó. A doble estrategia de campaña, doble ganancia para las televisoras.

Un casi angelical spot de TV, estilo los dedicados a deificar a Stalin en la URSS, reza que quien conduce a todo un pueblo, es porque el corazón lo tiene en las manos -suenan los caracoles en el Zócalo- mientras el súper electrónico coloca a López Obrador la banda presidencial en el pecho. Mientras las tribus sacan sus ahorros para pagar otros spots en los que desatan su propia guerra sucia.

El gozo de ver al angelical candidato en TV, en blanco y negro, en cámara lenta, como él habla -salvo cuando está con Brozo- se va al pozo en pocas horas. El PAN y su candidato le responden clonando su spot para transformarlo en brutal contraste que concluye colocando en la banda presidencial la demoledora consigna; "un peligro para México". La vena tropical asalta al tabasqueño: Fox es un "pelele de Estados Unidos", trina y truena. Sus publicistas se jalan pelo y orejas; obligan a López Obrador a solicitarle al "pelele" una audiencia. Las tribus claman venganza y sacan su resto para pagar más spots sucios.

El IFE reportó que del 19 de enero al 30 de abril, para los tres candidatos presidenciales de mayores recursos, fueron contratados 3 mil 789 spots de TV en red nacional y en tiempo estelar. Suponiendo, sin conceder, que las tarifas de hace tres años sigan vigentes, y si Televisa acapara el 70 por ciento del total de spots contratados, esa empresa facturó, en ese lapso y por ese concepto, a los partidos políticos, antes de IVA, alrededor de mil millones de pesos. El propio IFE estima que del total de financiamiento público a los partidos en esta campaña, alrededor del 70 por ciento (3 mil 500 millones de pesos) irá a parar a las arcas de las empresas de TV y radio.

La guerra sucia es jugoso negocio para el duopolio que controla la venta de publicidad y el rating. Tiene en su origen en el estilo impuesto por la TV en sus espacios noticiosos. Las propuestas de los candidatos no son noticia, no tienen rating. Lo que jala al público es el escándalo, la diatriba, el reparto de lodo. Los medios impresos imitan y amplifican el estilo. Nutren primeras planas y columnas con dichos o especulaciones en las que imperan filias y fobias.

PD. La encuesta de Zogby, difundida en Estados Unidos, otorga a Calderón 5 puntos de ventaja. ¿La habrán dictado en la Casa Blanca?

Jorge Alcocer V.

Director de la revista Voz y Voto y del Centro de Estudios para un Proyecto Nacional Alternativo.
Fue subsecretario de Gobernación (1998-1999) y diputado federal (1985-1988).

Dirigente partidista de izquierda. Fundador y presidente nacional de Fuerza Ciudadana, partido político nacional (2003).

Alcocer ha participado desde 1986 en reformas electorales; fue candidato a presidente del IFE en 1996.

mayo 22, 2006

La sangre llama... o se llama a la sangre

Carlos Marín
Milenio
22 de mayo de 2006

Los escarceos entre David Penchyna y Manuel Camacho, cercanísimos a sus respectivos candidatos (Madrazo y López Obrador), dan la razón a quienes dicen que “la sangre llama”.

Hijo no deseado, el Partido de la Revolución Democrática se deja querer por su padre abominado, el Revolucionario Institucional, quien está interpretando un vergonzoso papelazo para ver si entre los dos enfrentan no a Felipe Calderón, sino al gobierno en pleno de Vicente Fox.

Coinciden ambos en estar ante “una elección de Estado”.

Precisamente por eso López Obrador, en un gesto sorprendente (a menos de 24 horas de llamarlo “títere” y “pelele” del gobierno estadunidense), toca a la puerta de Fox, dice, “con el propósito de serenar los ánimos y que todos contribuyamos a que la elección se lleve a cabo sin sobresaltos…”.

Rechazada vía la Secretaría de Gobernación, la solicitud será formalizada en carta esta semana.

Es muy explicable que López Obrador prefiera platicar con Fox a dialogar con su paisano Madrazo, porque desde que pelearon por la gubernatura de Tabasco se han prodigado mutua y creciente repulsión.

Lo planteado a Camacho por Penchyna es la invitación a integrar un frente común, ante lo que Leonel Cota, dirigente nacional del perredismo, saltó:

“No habrá unión con nadie, el PRD irá por su propia vía. Iremos a los tribunales para denunciar el proselitismo de Fox a favor de Calderón, pero sin ningún frente común…”

Sin embargo, según Madrazo, el puente convenido ya con los perredistas será en adelante Ricardo Monreal.

Más que un lazo entre mariscales de adversarios, la tácita mancuerna de partidos comenzaron a tejerla el dirigente del Verde Ecologista, Jorge Emilio González, y el vocero del PRD, Gerardo Fernández Noroña.

Para Ripley: El Niño Verde recobró la memoria más de cinco meses después (entre finales de octubre y finales de noviembre pasados) de cuando, según cuenta, Fox le pidió que se aliara con el PAN para “impedir” que López Obrador o Madrazo llegaran a la Presidencia (el primero por ser “un peligro para México” y el segundo por haberlo “traicionado al no jalar con el IVA en alimentos y medicinas”). Dijo también que, después de analizar la situación preelectoral junto con Madrazo, Mariano Palacios y Manlio Fabio Beltrones, los cuatro resolvieron propalar el chisme para “denunciar la elección de Estado”.

El caso es que la iniciativa de judicializar la elección presidencial y conformar la dupla corrió a cargo del PRI, lo cual, después de todo, es explicable: Madrazo está desesperado porque las encuestas lo retratan despeñándose en el precipicio, por eso recurre al llamado de la sangre...

cmarin@milenio.com

Trivialización de la “guerra sucia”

Luis González de Alba
Se descubrió que...
Milenio
22 de mayo de 2006

Nadie le ha puesto a la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado un golpe más demoledor que el PRD al devaluar hasta el ridículo el concepto de guerra sucia. Ni siquiera los sólidos argumentos jurídicos y los datos precisos publicados por Luis de la Barreda han afectado tanto la imagen del fiscal especial, como la trivialización del término. Esa fiscalía tenía por meta investigar los graves delitos cometidos por autoridades contra quienes, con métodos fuera de la ley, buscaron hace 30 años instaurar en México un régimen comunista. En combatirlos empleó el gobierno técnicas propias de la delincuencia. Por eso la llamamos guerra sucia.

Por guerra sucia entendíamos el secuestro, tortura, mutilaciones, ajusticiamientos extrajudiciales, desapariciones forzadas, entierro clandestino de cadáveres y otros delitos con los que las autoridades aplastaron los movimientos guerrilleros entre 1970 y 1980: los tiempos de los presidentes Echeverría y López Portillo que gobernaron México antes de que “perdiéramos el rumbo”, según insiste en repetir el candidato del PRD.

Pero, nada: que ahora es “guerra sucia” hablar de la deuda del DF o mencionar que nadie puede saber cuánto costó ese elefante blanco que es el segundo piso del Periférico, más aún señalar que no es una obra para los pobres, sino para quienes tienen, al menos, un cochecito que logre subir.

Cuando Hank González y Octavio Sentíes, regentes del DF, realizaron los ejes viales y el Circuito Interior, en los partidos de izquierda señalábamos sin falta que eran obras para “su majestad el automóvil” y, peor aún, inducirían aún más su empleo, y la Ciudad de México estaba urgida de medidas que desalentaran, no que impulsaran, el uso del auto. Los ejes viales cruzan ahora toda la Ciudad de México y el Circuito Interior es eso: un circuito completo. Los segundos pisos, en cambio, cubren lo que dos estaciones de Metro, se realizaron sin estudios, como propaganda, y es secreto cuánto costaron.

Hank y Sentíes dieron solución al tránsito vehicular por años. Ahora sólo tenemos un arco triunfal, hermoso desde las tomas aéreas para publicidad, donde no se aprecia su breve salto hacia ningún lado o, mejor dicho, hacia un semáforo.

Pues bien, en señala-mientos como este último se quiere ver ahora un ejemplo de “guerra sucia”. Así es como se deteriora un concepto que sirvió para ilustrar una monstruosidad y ahora es morralla. Guerra sucia era el cadáver arrojado a un baldío, sin testículos y sin ojos. Ahora es decir que la deuda del DF pasó de 12 mil millones en que la dejó el PRI a los 43 mil en que la tienen los gobiernos del PRD. Los jóvenes pensarán que aquella guerra sucia contra la guerrilla consistía en insultos a guerrilleros atendidos por Derechos Humanos.
La puntilla que le faltaba a la fiscalía especial.

Luego llamarán el “Holocausto de López Obrador” a su caída en encuestas. Así es como hacemos baratijas de palabras que alguna vez fueron mayores. Por obra y gracia del autor del “Himno al PRI”, nada menos.

Fobaproa: rescate de ahorradores

El rescate bancario conocido como Fobabroa, ahora IPAB, salvó principalmente a los cuentahabientes: a usted, que tenía ocho mil pesos en su cuenta de ahorros o 100 mil, y no le dijeron los bancos “pues ha de disculpar, pero estamos en quiebra, su dinero lo perdimos”. En cambio, los propietarios de los bancos sí perdieron sus capitales. Todo comenzó en 1982 con la estatización de la banca por el presidente López Portillo (el gobierno se apropió todos los bancos); siguió con la crisis de 1995, cuando las tasas de interés se elevaron hasta hacer impagables los créditos otorgados por los bancos. Como cualquier empresa a la que no le pagan, los bancos entraron en quiebra. La ley obliga, en esos casos, a proteger a los ahorradores, y así se hizo: usted no perdió su capital, los banqueros sí.

Pero algunos deudores de la banca podían pagar y no lo hicieron. Muchos de estos deudores, como El Barzón, del PRD, han cerrado calles e invadido la Cámara de Diputados exigiendo no pagar. ¿Quién paga entonces los créditos que recibieron de la banca? El gobierno, con el Fobaproa o IPAB, o sea nuestros impuestos.

El tema es perfecto para la demagogia: ¡salvaron a los banqueros! No, nos salvaron a usted y a mí, que no perdimos nuestros ahorros. Los abusos no han prescrito y quien deba pagar, que pague.

mayo 21, 2006

El rostro de Calderón expresa apertura, especialista

Claudia Castro / EL UNIVERSAL.com.mx
El Universal
Ciudad de México
Domingo 21 de mayo de 2006

De acuerdo con Malú Grajales, asesora en Feng Shui tradicional, el candidato del PAN demuestra en su cara ser una persona con buen olfato para el dinero

22:15 A 41 días de celebrarse las elecciones en México, persisten algunas dudas sobre cómo son los candidatos, cuál es la personalidad de los aspirantes a ocupar la Presidencia del país, ¿podemos conocer la forma de ser de las personas con sólo observarles el rostro?

De acuerdo con Malú Grajales, asesora en Feng Shui tradicional y en astrología Ba Zi China, "el rostro no es únicamente apariencia, sino también una manifestación de lo que una persona representa. La lectura del rostro es una de las profesiones más antiguas de China".

Felipe Calderón, candidato de Acción Nacional

“Es un deleite, analizar el rostro de Felipe Calderón, ya que la forma de su cara expresa apertura, eso le garantiza un buen principio en el mundo legal o de justicia, es una persona emprendedora, valiente, cauta”.

Su rostro también nos expresa a una persona que le gusta ser “el gracioso de la fiesta, le encanta llamar la atención”, comentó la experta.

Es muy seguro que Calderón al firmar un documento siempre se percatará de leer esas letras pequeñas que muchos las omiten. Su capacidad de apreciar a fondo y con mucho cuidado los pros y contras de una situación, junto con su previsión le permiten llevar a cabo sus ideas con gran firmeza.

Es una de las cualidades de la geometría de su rostro. También denota una postura de fuerza vital y de éxito. Su modulación de la voz es de tipo agua cristalina y clara que lo hacen decir cosas que no van con su imagen.

Las orejas: Manifiestan riqueza, inteligencia y longevidad, por lo general este tipo de personas nacen en familias con estabilidad económica que no tienen por qué preocuparse por el sustento.

Recaban información, hay mucho compromiso, pero también pueden saturarse. La posición de sus orejas demuestran fortaleza interna. Sabe evaluar, obtiene datos y finalmente toma una decisión.

La frente: Demuestra intelectualidad, inteligencia y capacidad de raciocinio. Es una frente que está conectada con su infancia, tiene algunas líneas que expresan dos cosas: Sabe poner los pies en la tierra, pero también a veces se muestra desubicado.

Las cejas: Son anchas, expresan vitalidad, energía y decisión. Su proceso mental fluye suavemente, recibe una idea y la desarrolla y se puede ocupar de todos lo detalles. Son una marca que demuestran poder intelectual y puede manejar varios proyectos a la vez.

Los ojos: En su caso demuestran que es una persona bien definida, que tiene una buena relación con su familia. Hay un dicho que dice “aguas quietas corren profundo”, esto quiere decir que tiene los pies bien puestos en la tierra.

La nariz: Es de esos tipos que pueden oler el dinero, es un buen socio para hacer negocios. Podría decirse que con esa forma de nariz puede ganar mucho dinero.

Las fosas nasales nos dicen que tiene gran energía mental, su mente nunca se detiene. No soporta permanecer en un sólo lugar. También se observa que podría tener un gasto de dinero que constituiría un riesgo. A través de las fosas nasales podemos observar la manera de gastar de las personas.

La boca: Manifiesta riqueza, honor y amistades. Construye amistades muy duraderas, sin embargo, se observa que su dentadura es fea, lo que indica que es una persona mezquina, celosa y calculadora. También expresa un enorme ego. La relación que existe con su esposa es buena, sin embargo, con la dentadura que tiene podría fracturarse.

Es importante mencionar que el rostro de Calderón tiene un gran parecido con el de René Bejarano. La forma de su cara son iguales, la frente, su mentón, y el mentón determina un vigor físico y la tenacidad sicológica. Suelen cuestionar la conducta de los demás, y no tiene tolerancia hacia los demás, apuntó la especialista.

Conclusión: En la frente del candidato panista se observan algunas líneas que indican la posibilidad de algunos accidentes por los que debe extremar sus cuidados.

“Puede obtener un cargo muy importante en este periodo de su vida. Aquí puede interpretarse que este triunfo fue ganar la candidatura de su partido para la Presidencia porque el triunfo de las elecciones del 2 de julio aún está por comprobarse debido a un lunar en el área de su cara”.

Este lunar indica, que todo ese éxito que tiene puede irse para atrás debido a sus constantes cambios. “El ego está muy crecido”.

Si requieres mayor información visita la página: www.fengshuitradicionalmexico.com