abril 11, 2006

Victor Trujillo le pregunta a Felipe

Video en YouTube

Victor Trujillo le pregunta al peje...

El peje se niega a contestar preguntas de primaria

Video en YouTube

Alguien que vale la pena recordar...

Venezuela???.... Gobierno del DF???.... Droga????

Detienen a trabajador del GDF con heroína
Notimex
El Universal
Ciudad de México
Martes 11 de abril de 2006

Martín Castillo, de 44 años de edad, labora como auxiliar administrativo en el área de archivos de la Secretaría de Finanzas del Gobierno del Distrito Federal

17:15 Elementos de la Agencia Federal de Investigación (AFI) detuvieron en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México a un trabajador de la Secretaría de Finanzas capitalina con casi cuatro kilos de heroína, procedente de Venezuela.

José Moisés Martín Castillo, de 44 años y funcionario del Gobierno del Distrito Federal (GDF), ocultaba la droga en una malla que vestía debajo del pantalón.

El subprocurador de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo de la Procuraduría General de la República (PGR), Gilberto Higuera Bernal, informó que fueron detenidas otras tres personas, dos de ellas de origen colombiano vinculadas con el empleado del GDF.


Martín Castillo abordó en Venezuela un avión que lo traería a la ciudad de México, sin embargo su hermano Samuel fue detenido por autoridades de ese país, indicó el subprocurador.


De acuerdo a sus primeras declaraciones, después de transportar la droga el funcionario local establecía contacto con José Fidel Carranco Jáuregui, quien contrataba a los conocidos como “burreros” para el traslado de la droga.

En conferencia de prensa, Higuera Bernalcomentó que Carranco Jáuregui fue detenido en su domicilio ubicado en Retorno 41, colonia Avante, delegación Coyoacán, en el Distrito Federal.

El distribuidor declaró que entregaba los envíos de droga al colombiano José Fernando Vidales Taborde, quien fue detenido la madrugada de este martes en su domicilio de Cuernavaca, Morelos, donde vivía con la también colombiana Leidi Carina Reyes Lenis.

Al empleado de la Secretaría de Finanzas, quien laboraba en el área de Archivos, le fueron asegurados tres kilos 967 gramos de heroína, por lo que fue presentado ante el Ministerio Público de la Federación.

En la sede la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Gilberto Higuera indicó que el presunto narcotraficante manifestó que éste era el cuarto viaje que realizaba para transportar droga desde Venezuela, labor por la cual le pagaban cuatro mil dólares.

Por el momento no hay más empleados del gobierno capitalino involucrados con Martín Castillo.

Radiografías: AMLO

Jaime Sánchez Susarrey
Reforma

1. AMLO no es un hombre de partido. No lo fue cuando tomó la presidencia del PRI en 1983 en Tabasco ni cuando asumió la dirigencia nacional del PRD entre 1996 y 1999. Las estructuras partidario-burocráticas siempre le han producido desconfianza. Su apuesta es por un movimiento permanente que vaya más allá de las elecciones. Bajo su égida el perredismo de viejo cuño no tiene futuro. Representa un lastre que debe desaparecer para dar paso a una nueva organización. Por eso en las listas del PRD al Senado y a la Cámara de Diputados predominan los hombres y los nombres de extracción priista y no cardenista. La victoria de AMLO se traducirá más temprano que tarde en la desaparición del PRD.

2. AMLO no es un hombre de izquierda. El primero en señalarlo fue el subcomandante Marcos: "No es de izquierda y nos va a partir la madre a todos". Cárdenas repitió más o menos lo mismo: no hay evidencia de que el programa de Andrés Manuel sea de izquierda. De ahí, insistía el ingeniero, la urgencia de un debate que clarifique las posiciones. Adolfo Gilly ha reiterado la misma tesis, pero le ha añadido un ingrediente más: no puedo confiar ni votar por alguien que está rodeado de ex salinistas (Manuel Camacho, Ricardo Monreal, Socorro Díaz). Marcos, Cárdenas y Gilly parten de una constatación muy simple: por formación y por experiencia personal, Andrés Manuel está más cerca de Echeverría y López Portillo que del general Cárdenas.

3. AMLO es más un hombre de ocurrencias que de ideas. La lectura de su Proyecto Alternativo de Nación y de sus Cincuenta Compromisos de Gobierno deja mal sabor de boca. Se trata de un racimo de propuestas: algunas viables, otras irrelevantes y las más inconsistentes. Porque lo mismo propone reabrir las negociaciones del Tratado de Libre Comercio en el capítulo agrícola que convertir las Islas Marías en un centro turístico o regresar a los precios de garantía que regían en los tiempos de Luis Echeverría. Dos ofertas en particular son dignas de figurar en alguna antología del absurdo: 1) crear 30 universidades nuevas para 300 mil estudiantes y 200 preparatorias para 400 mil estudiantes de educación media superior; 2) ahorrar 100 mil millones de pesos el primer año de su gobierno mediante el recorte de celulares, secretarias, borradores, lápices, etcétera.

4. AMLO no es un hombre de lecturas, conceptos ni razones. No lo fue cuando estudió en la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM ni lo es ahora como candidato de la Alianza por el Bien de Todos. De ahí su renuencia a participar en cualquier debate. Él y sus entornos más cercanos saben que ese es su talón de Aquiles. Su inseguridad se puso de manifiesto cuando se negó a responder el cuestionario de Víctor Trujillo. Lo suyo es la pulla, el chacoteo, la descalificación y la simplificación. Por eso uno de los temas recurrentes de su discurso es la suspensión de la pensión a los ex presidentes y por eso, también, no hay una sola mención racional acerca de la crisis del sistema de pensiones en México. Para no mencionar la omisión de un programa efectivo de recaudación.

5. AMLO no cree ni nunca ha creído en las instituciones. Y no tendría por qué ser de otro modo. Nació en Macuspana en 1953 y creció en un Tabasco tropical y paradisíaco, pero también salvaje y rupestre. La hegemonía del PRI en el sureste era del más viejo corte: hombres fuertes e instituciones débiles. Eso fue lo que vivió y aprendió de niño y de joven. Su nombramiento como presidente del PRI a los 29 años se debió al virrey de ocasión, el gobernador González Pedrero. Su defenestración se debió a lo mismo: cayó de la gracia del Señor. La biografía posterior no hace más que consolidar ese temple: no cree en la ley, apuesta por las movilizaciones y las negociaciones a base de presión. Sus victorias sucesivas le confirman que está en la vía correcta. Por eso no se detiene ante nada ni ante nadie. Lo mismo se lanza contra la Suprema Corte de Justicia que contra el IFE o el gobernador del Banco de México. Ese es su temperamento y su naturaleza.

6. AMLO es, sin duda, un líder carismático. Ejerce una fascinación sobre amplios sectores de la población. Su historia es peculiar. En un mundo de corrupción y cooptación él se mantuvo relativamente al margen. Sabe y conoce todos los trucos y las mañas de los priistas pero no las ha usado para crear un patrimonio personal. Pero el otro lado de la medalla también es cierto: ha cobijado a personajes como Bejarano y Ponce bajo la máxima de que el fin justifica los medios. El componente mesiánico de su personalidad explica su tenacidad y la confianza que suscita en la población. Pero, por lo mismo, es un hombre que se asume como el portador de una buena nueva que revolucionará el orden existente. No hay líder carismático que no se comporte bajo la máxima que Max Weber sintetizó en su análisis del carisma: Es verdad que está escrito, pero yo os digo... De ahí su lenguaje fundacional y casi místico: purificar la vida pública y restaurar la República.

7. AMLO no tiene adversarios, tiene enemigos. Su visión del mundo es tajante y absoluta: de un lado se encuentran los buenos y del otro los malos. La dimensión moral de esa oposición es fundamental: quien se le opone no lo hace por buenas razones ni porque esté equivocado, se le enfrenta porque forma parte de las fuerzas del mal y no merece, como tal, ninguna consideración. Los de arriba conspiran contra los de abajo para mantener sus privilegios inaceptables. Ese es el secreto de la historia. No hay otro. Por eso han urdido toda clase de complots contra él, que representa la esperanza y la única oportunidad de liberación del pueblo oprimido. Eso es lo que él representa. Por eso no tiene derecho a claudicar ni a flaquear. Tampoco puede admitir sus errores o corregirlos públicamente. Esa muestra de debilidad, que es natural y propia de cualquier ser humano, es inadmisible porque fortalece a los de arriba y debilita su liderazgo.

8. AMLO no es un hombre de equipo. No lo fue de joven ni lo es ahora. Los ex priistas que lo rodean no le merecen mayor estima. Su confianza está depositada en los incondicionales. En los que lo veneran ciegamente y ciegamente le obedecen. AMLO no es un hombre de programa porque no tiene ideas ni conceptos. Sus razonamientos son muy rudimentarios. En suma, el programa de AMLO es AMLO y el proyecto de AMLO es AMLO. Esa es su oferta fundamental. Por eso la elección se está polarizando no en torno de un partido ni de un programa, sino de un hombre providencial que cree que todo lo puede.

Carta a Elena Poniatowska

Jorge Lara Rivera*
2006-04-11

Respetada Señora:

Le escribe un panista que le reconoce y admira su obra artística. Por eso no dudé en votar a favor, al igual que mis compañeros de partido en la Asamblea Legislativa, el concederle el premio al mérito ciudadano en el año 2004. Igualmente escuché y aplaudí la alocución que brindó en aquella ocasión en el recinto de Donceles.

Ahora Usted ha decidido externar su opinión política en un spot en el que pretende defender la gestión de Andrés Manuel López Obrador.

Al respecto quiero decirle que desafortunadamente la opinión que expresa no tiene sustento en la realidad.

Yo he padecido y atestiguado de primera mano, como legislador local de oposición, el autoritarismo, la intolerancia, la corrupción, la ineficiencia y el desorden del gobierno obradorista en el D.F.

Por esa razón me permito preguntarle lo siguiente:

¿Le informó Obrador, antes de hacer el spot, el motivo por el que no se han publicado las cuentas del segundo piso? ¿Le dijo por qué no se ha aceptado el realizar un balance de costo-beneficio de esa obra, su pertinencia urbana y lo que los capitalinos hemos tenido que sacrificar por ese capricho vial en términos de infraestructura hidráulica, seguridad, transporte público, etc.? ¿Por qué las pensiones de los "viejitos" no se apoyan en reserva financiera alguna? ¿Por qué no se publica el padrón de dichos "viejitos"?

¿Le comentaron los perredistas que en lo que va de este sexenio las tasas de desempleo de la Ciudad son las más altas del país? ¿Que se quintuplicaron los vendedores ambulantes y que para permitirles trabajar deben pagar las extorsiones de los funcionarios corruptos de dicho partido? ¿Sabe usted a cuánto asciende el monto de lo que el PRD consigue con esas extorsiones, así como con las que obtiene de miles de burócratas, taxis piratas y narcotienditas?

¿Le pusieron al tanto de que a seis meses de que acabe el sexenio Obrador-Encinas el tema de la transparencia sigue pendiente y que recién han mayoriteado en la ALDF al órgano de información?

Le podría preguntar más temas, la falta de espacio me lo impide.

Celebro y felicito que en esta coyuntura electoral Usted haya asumido el riesgo de tomar partido, solamente le aconsejo que en lo sucesivo sea cabalmente informada de lo que ocurre en la Ciudad.

* Vicecoordinador del PAN en la ALDF

jorgelararivera@yahoo.com.mx