abril 15, 2006

El Peje y su lucha "pacífica" en Tabasco

Aunque hay que tomarlo con las reservas por su origen (PRI Tabasco) resulta interesante ver imágenes de lo que tanto se ha hablado en los últimos años (14'38"):

El Decías... por Paco Calderón

Amlo: calumniar encuestadoras, atacar al IFE y amenazar particulares, los siguientes costos

La Crónica de Hoy
José Carreño Carlón
2006-04-07

Mientras el dirigente nacional del PRD insistió ayer en que han sido manipuladas las encuestas que muestran la tendencia a la baja de Amlo en las preferencias electorales, su candidato presidencial hizo una corrección importante para tratar de detener su caída, al anunciar que dejará de insultar al Presidente de la República.

Pero reorientó su discurso de odio y amenazas contra sectores económicos como la banca, personalizando los ataques contra exponentes de esa actividad y otros particulares, como su ex presidente favorito.

De GEA ISA, Leonel Cota dijo que es la empresa encuestadora del PAN, cuando la contratada por este partido es ARCOP, cuyos resultados casi coinciden con los de la anterior. Pero acusa a la primera de mentir no sólo con los resultados de los estudios, sino con los datos de su financiamiento al negar que en éste participe el mismo PRD, como lo anunció uno de sus socios consultores. “Esa empresa está mintiendo, nosotros no le hemos pedido ni una encuesta ni le hemos pagado, como ellos dicen”, aseveró, de acuerdo con la nota de Daniel Pensamiento publicada ayer en Reforma. Y es ésta una acusación grave que podría terminar ventilándose en los tribunales, por los daños que le puede ocasionar a un negocio basado en la venta de credibilidad.
En todo caso, observa la edición de ayer de Semana Política de CIDAC, “el abrupto cambio táctico de López Obrador sugiere que —diga lo que diga en público—, el perredista sí cree que cayó en las encuestas: inmediatamente declaró tregua con Fox y atacó al IFE. La primera decisión porque se dio cuenta que golpear a Fox le restaba puntos. La segunda, porque el escenario de un empate en julio se vuelve probable, y en esa circunstancia un IFE amedrentado le resulta mejor árbitro”.

Por lo pronto, coinciden con la encuesta contratada por el PAN (ARCOP) las tres más recientes encuestas reconocidas por el rigor de sus expertos. La de GEA-ISA, la publicada en Crónica, de Beltrán y Asociados –BCG— y la de María de las Heras –de Milenio— marcan una sola la tendencia, en el sentido que la contienda está técnicamente empatada y que Calderón ya alcanzó a López Obrador. Incluso la de Milenio anuncia un empate entre los tres contendientes mayores.

“Los spots panistas y priistas taladraron en el electorado una imagen negativa de López Obrador (“autoritario” en los del PAN, “cobarde” en los del PRI), mientras el Peje en las nubes ni las manitas metía”, concluye CIDAC en este punto.

Y a juzgar por las respuestas en grupos de enfoque y discusión y por los mensajes que saturaron la red en estos días, el efecto parecería de alcance duradero, con expresiones que podrían resumirse en la oración: “Si Amlo calla ahora al mismísimo presidente de la República —porque discrepa de su “modelo alternativo”— qué nos esperaría a los particulares cuando nos atrevamos a disentir, una vez en el poder el perredista”.

De allí la eficacia del mensaje clave de Fox —preciso y directo, como los de su campaña de 2000— a los exabruptos de Amlo: “en una democracia nadie calla a nadie”.

Reorientación del odio y la amenaza

Vencido en este duelo de mensajes —el pendenciero populachero de las chachalacas frente al más elaborado de los demás— Amlo reorientó la concentración de su discurso de descalificación y sospecha, de odio e intolerancia, contra otros actores, acaso con la esperanza de obtener mayores rendimientos a menores costos que los pagados las semanas anteriores.
Pero todo indica que los costos se pueden seguir acumulando.

Empezó con el IFE, con el fin de desmoralizarlo, amedrentarlo y así restarle autoridad y credibilidad para el caso de que tenga que dar un veredicto de las urnas contrario a la candidatura perredista.

Volvió, intensamente, contra la banca, convertida ya, en el discurso de Amlo, en un “pánico moral”, en una expresión de “desviación social” como causa y origen de los males del país. Sólo que este concepto de la comunicación y los estudios culturales implica que, una vez “sensibilizada moralmente la sociedad” contra sus “enemigos (así) identificados”, pueden recaer sobre ellos toda clase de medidas coactivas y represivas, con las que ya amenazó Amlo en días pasados, al señalar supuestas violaciones constitucionales en el rescate bancario y al hablar, “al menos”, de “inhabilitaciones” de sus supuestos responsables.

Y concluyó ayer con su ex presidente favorito —el formador de sus más destacados lugartenientes— a quien culpó de los resultados de las recientes encuestas adversas y al que amenazó también —públicamente— por haber alertado de que la llegada al poder del modelo autocrático populista representaría un riesgo para México. “Va a haber un riesgo para ti, Chachalaca Innombrable”, le gritó desde la plaza de Petatlán, Guerrero, de acuerdo con la nota de Benito Jiménez en Reforma online de ayer.

jose.carreno@uia.mx

¡Ya salió el peine!

El estilo del Peje Chávez...