mayo 04, 2006

Lo que diga mi dedito...

GEA-ISA Abril Felipe 8 puntos arriba

Para conocer el estudio completo has click Aquí

Se fabrican encuestas

Reforma, jueves 4 mayo

Germán Dehesa

A diferencia de varios y muy queridos colegas, la nueva muestra de dispepsia mental que dio AMLO con motivo de las encuestas que el día del debate publicaron "Reforma" y "Excélsior", no me provocó paroxismos de ira, ni caudalosas efusiones de bilis. No pude; y no pude porque toda esta elaboración en torno a un escritorio de Los Pinos rodeado de pérfidos foxistas (AMLO se puede imaginar perfectamente quiénes son) que se dedican a elaborar encuestas, saltándose para ello el oneroso y tardado paso de consultarle a la gente (que luego es tan mula que no contesta lo que nosotros quisiéramos); me movió más a la ternurita que a la ira. Como que me dieron ganas de preguntarle al "abanderado del sol azteca" ¿es lo más que das?, ¿no te estarás fumando los collarzotes de flores amarillas con los que te adorna la jubilosa grey?. Alguien que pretende ser Presidente de México no puede, ni debe, razonar de esa manera; ni tampoco puede decir como lo hizo AMLO que él ya mandó hacer su propia encuesta con gente de mucha confianza y que en ella sigue 10 puntos arriba (¿no será la fotocopia de alguna de las que no ha mucho publicó "Reforma"?). Todo adquiere un tono tal de berrinche infantil, que resulta hasta denigrante ponerse en la misma tesitura, darse por ofendido y suponer que alguien en su sano juicio le va a creer a AMLO esa telenovela electoral en la que, para no variar, la víctima inocente es él. Aquí vale la pena señalar que en estos tiempos electorales hay muchos que no están en su sano juicio. Nuestra sociedad está en un acelerado proceso de polarización y de fanatización. Estos fanáticos son capaces de creerse todo y de ver en todo una conjura contra su divino maestro y su florida corte donde destacan San Manuel Camacho, San Agustín Monreal, el durable y maleable San Porfirio Muñoz Ledo y, oculto en su tabernáculo ambulante, San René Bejarano. Como decía, los hay que compran todo este paquete completo; que les aproveche, pero puesto que en su caso es inútil razonar, no tiene el menor sentido enojarse con ellos, ni mucho menos, escribir para ellos.

Las encuestas no contienen verdades absolutas, sino las fluctuantes percepciones de una comunidad con respecto a un determinado hecho. Su aplicación y su empleo son muy recientes en la vida pública de México. A este respecto, la revista "Este País" tiene una enorme parte del mérito. Gracias a ella, hoy no hay una sola publicación respetable, ni se diseña ninguna estrategia sin aplicar esta herramienta (¿quién considera usted que ganó en la noble lid que entablaron Kawage y "El Cibernético"?. Esta encuesta sería utilísima); chacotas aparte, en verdad creo que las encuestas levantadas eficientemente arrojan mucha luz que parejamente ilumina a la sociedad y a los sujetos de la investigación. A éstos más les valdría aprovechar estas luces para escrutar sus errores. Descalificar tan a lo loco trabajos tan respetables sólo puede ser síntoma de ofuscación profunda, o de tontería abismal. Aquí AMLO puede escoger la opción que más le convenga, o mandar hacer una encuesta al respecto.

Motofsky confirma las tendencias (abril 2006)

Informe completo en PDF