mayo 09, 2006

La reaparición de los ultras

Martes 9 mayo 2006
Reforma
Federico Reyes Heroles

¿Qué quieren? ¿Qué fin persiguen? ¿A quiénes favorecen o perjudican? El gran misterio de los radicales, de los ultras, es que escapan a cualquier racionalidad. Ahí el peligro. Los ultras se nutren del resentimiento social, es cierto, pero no son la solución. No tienen un pensamiento articulado de cómo combatir las desigualdades. Los ultras no militan en ninguna organización permanente, con definiciones de largo plazo, ello es contrario a su esencia aventurera, inmediatista. Los ultras buscan la explosión social sin medir las consecuencias. Para los ultras la sangre derramada en el camino es un objetivo en sí mismo. Con los ultras es imposible negociar, por un simple motivo, no saben qué quieren. Y, lo más grave, con frecuencia los ultras son carne de cañón de otros.

Hace 12 años Marcos era el defensor de las causas indígenas, siglos de opresión, injusticia, olvido, miseria fueron las justificaciones para levantarse en armas y declarar la guerra al Ejército mexicano. Hubo muertos de ambos lados. Él logró las primeras planas de los diarios. Su vanidad hinchada no encontraba límites. Pero ni siquiera una buena causa salva a la irracionalidad y el radicalismo. A pesar de tener los ojos del mundo encima y una enorme simpatía inicial, el movimiento se desmoronó en el camino. ¿Por qué? Al final del día Marcos no defendió a los indígenas, veló, eso sí, por su ilimitada vanidad.

Hace siete años los ultras se apoderaron de la UNAM. Su nueva justificación fue una propuesta de cuotas que, súbitamente, incendió sus conciencias. Terminaron defendiendo a los ricos, a los que sí pueden pagar. Una verdadera justicia es demasiado elaborada para ellos. Los ultras paralizaron la principal universidad de México y lastimaron la vida de cientos de miles de estudiantes. Pero claro, como sólo ellos saben lo que es bueno para México, no hubo ninguna negociación posible. Fui testigo de cómo los radicales extorsionaban a sus propios colegas, muchachos muy jóvenes, y los amenazaban con golpes si se atrevían a negociar. De nuevo, ¿qué querían? El presidente Zedillo tomó la decisión de rescatar a la UNAM. Nadie desea la violencia pero, ¿cuál era la salida?

Los ultras desaparecieron por algún tiempo hasta que se les atravesó Atenco. La intención mal negociada del régimen de construir un aeropuerto les abrió la puerta, reaparecieron. Los mismos rostros, las mismas actitudes sin sentido. El régimen se arredró y todos los mexicanos salimos perdiendo por la imposición de los machetes. Ahora la reubicación negociada de un pequeño grupo de floricultores cimbra al país. Las autoridades, en particular el gobernador del estado de México y la PFP reaccionan como deben e imponen el orden, expresión que suena dura pero a la cual deberíamos acostumbrarnos: imponer el orden es una obligación de los gobernantes no un acto dependiente de la voluntad. Como siempre los excesos de la fuerza pública también estuvieron presentes. Un niño-adolescente, 14 años, cae muerto y la responsabilidad no queda clara. De pronto Marcos que anda por allí, ¡qué casualidad! Retoma la causa. ¿Y los indígenas? Bien gracias, allá en Chiapas esperando a su redentor que anda en busca de reflectores. Ya hay nuevos mártires. 1994, 2000 y 2006, qué curioso, años de elecciones federales.

¿Qué quieren? Madrazo muestra el cobre y habla de una "elección de Estado". Niega así las contribuciones que su partido tuvo en la construcción de la democracia mexicana. ¡Genial! El PRD y en particular López Obrador, en un intento por paliar su estrepitosa caída, invocan al fantasma del fraude, de la conjura. Justo en ese momento viene la provocación. Marcos demanda ahora liberar a los detenidos, delincuentes o no. Es la misma mecánica del CGH en el 99-2000. Se trata de ciudadanos mexicanos que cometieron delitos, pero eso no viene al caso. Para los ultras todas las leyes son injustas. Recordemos que Marcos ya llamó a derrocar al próximo Presidente, sea quien sea. Hoy amenaza con bloqueos y movilizaciones, busca arrinconar a las autoridades: si aplican la ley serán acusados de represores y si no la aplican serán débiles. Si la aplican le dan la razón a López Obrador y su argumento del gobierno represor. Si no la aplican le dan la razón a Madrazo: hace falta mano firme.

En el 94 Camacho negoció con ellos durante meses y al final deshonraron los acuerdos. El gobierno mexicano echó para atrás al Ejército y nada se consiguió. Pablo Salazar intentó el diálogo y una nueva estrategia, no sirvió de nada. Fox les tendió la mano, marcharon a la capital, hablaron en el Congreso, propuso una nueva ley y al final lo mandaron al demonio. De la Fuente hizo lo indecible por establecer puentes y nada logró. Don Luis H. Álvarez ha tratado de negociar durante años y nada ha conseguido. PRI, PAN, PRD lo han intentado, pero los ultras no negocian con nadie.

Ocho semanas antes de las elecciones del 2006 lo que quieren es reventar el proceso, que el régimen reprima, que haya sangre. La democracia no les interesa. Marcos suspendió elecciones e igual ocurrió en Atenco en el 2003. Pero si el Estado mexicano, entendiendo por ello el compromiso básico con la legalidad de los tres órdenes de gobierno, municipal, estatal y federal, no aplica la ley de manera coordinada, la señal para el país será brutalmente perversa. Son insaciables. ¿Qué hacer? No es creíble que la aplicación de la ley sea motivo de usufructo político.

Ya volvieron, son los mismos. Si alguien cree que los controla es un ingenuo. Los ultras son enemigos de la democracia. Sólo hay una salida, la aplicación de la ley. A cerrar filas.

Abuchean a Vega Galina (lider sindical y candidato del PRD al senado)

Alberto Aguirre
Reforma, martes 9 mayo 2006

El estreno de Roberto Vega Galina en la oposición no pudo ser peor.

El dirigente del Sindicato de Trabajadores del Seguro Social y candidato al Senado por el PRD trataba ayer de exponer los problemas de su sector ante Andrés Manuel López Obrador, pero una tormenta de mentadas de madre y rechiflas se lo impedía.

Vega Galina ni se inmutó ante los insultos. Se quedó 10 minutos frente al micrófono. Ni siquiera paró, cuando el aspirante presidencial perredista se le acercó y le levantó la mano.

"Los convoco a participar de manera unificada. No podemos perder el tiempo en pleitos; la Patria es primero", demandó lópez Obrador.

"No podemos seguir apuntalando a dirigentes charros", sentenció.

En la organización del encuentro del "sindicalismo independiente" con el candidato presidencial de la alianza Por el Bien de Todos no participaron el PRD ni las Redes Ciudadanas.

Y en todos los discursos de los dirigentes el llamado era a la unidad, pero el divisionismo saltaba a la vista: cada uno de los cuatro oradores llevó a su propio maestro de ceremonias.


Gritos y consignas


En las butacas, el griterío revelaba que los dos contingentes más nutridos eran los electricistas y los trabajadores del IMSS.

"¡Vega valiente/ aquí está tu gente!", se oía, mientras el aún diputado federal saludaba.

"¡El que privatiza, merece una madriza!", respondieron los del SME.

"¡Ni un voto al PRI, ni un voto al PAN!", se oyó al unísono, cuando López Obrador bajó las escaleras y subió al escenario.

Ahí lo esperaban Agustín Rodríguez Fuentes, del STUNAM; Benito Baena, de la Alianza de Tranviarios; José Luis Gutiérrez Calzadilla, de los trabajadores de la UAM; Max Correa, de la Central Campesina Cardenista.

Rodríguez Fuentes, diputado por el PRD, no aguantó más de cinco minutos frente al micrófono. Cuando pedía a López Obrador una política salarial "que no se convierta en una trampa para los trabajadores", escuchó la cuenta regresiva y acortó su intervención.

Martín Esparza, el hombre fuerte del SME, exigió echar fuera del país a las trasnacionales que cogeneran energía con la CFE, y enseguida fue emplazado a terminar.

Pero el peor momento lo vivió el "presidente colegiado de la UNT, doctor y diputado" Vega Galina, como lo llamó su presentador.

A las rechiflas, el futuro senador quiso oponer la fuerza de su organización. "Tenemos 37 secciones en todo el país, más de 400 mil agremiados y 130 mil jubilados y pensionados, nuestra presencia no es la de un sindicato coyuntural", decía elevando la voz.

Abajo, frente a Manuel Camacho y Federico Arreola, una mujer intentaba subir al escenario con una pancarta en la que pedía la libertad a los "presos políticos" de Atenco.

El senador Elías Moreno Brizuela intentó detenerla y fue jaloneado.

Entonces López Obrador caminó hacia Vega Galina y le levantó el brazo. Y la silbatina se intensificó.

Mario Netas entrevista al Delegado Zero

Calderón rebasa a López, confirma encuesta de BGC

Ulises Beltrán y Alejandro Cruz Martínez, BGC, Beltrán y Asociados
La Crónica
2006-05-09

Felipe Calderón rebasa a Andrés Manuel López Obrador y en estos momentos lo aventaja por cinco puntos, según se desprende de la última encuesta de BGC, Ulises Beltrán y Asocs., levantada del 30 de abril al 3 de mayo.

El candidato del PAN alcanza 37 por ciento de las preferencias de los probables votantes, frente a 32 por ciento de López Obrador y 27 por ciento de Roberto Madrazo.

El debate no fue un punto de quiebre en las tendencias. Calderón adelantó a López Obrador porque ha podido mantener el impulso en el que entró su candidatura desde fines de marzo y que el debate de abril sólo reforzó.

La publicidad también ha sido más productiva para el candidato panista, que logró difundir con credibilidad su mensaje en el que se posiciona como candidato del empleo, una demanda central del electorado.

Con respecto a marzo, Calderón asciende tres puntos, en tanto que López Obrador cae cuatro y Madrazo permanece prácticamente estable en el tercer lugar. Después de su presentación en el debate, Patricia Mercado alcanza 3 por ciento en las preferencias.

López Obrador no ha podido recuperar la imagen favorable que tenía antes del affaire de las chachalacas, de las críticas a su gestión en el D. F. y de su rechazo a asistir al primer debate. Mientras en febrero sólo 15 por ciento de los electores contaba con una opinión negativa sobre él, esa cifra subió a 29 por ciento en marzo y prácticamente ahí quedó a principios de mayo (28 por ciento). Calderón, en cambio, ha mejorado significativamente la impresión que causa entre los electores: si en febrero sólo 31 por ciento opinaba positivamente de él, ahora lo hace así el 41 por ciento.

El candidato del PAN tiende a revertir la ventaja que López Obrador tenía sobre él al contrastar sus atributos personales. Calderón ahora empieza a destacar sobre sus contrincantes en renglones como credibilidad, modernidad, valores, personalidad presidencial, así como capacidad para resolver problemas y generar empleos. López Obrador únicamente se mantiene como el candidato mejor evaluado en rubros como cercanía a la gente y capacidad para hacer obras, aunque cada vez con menor delantera sobre su rival panista. La campaña también ha afectado seriamente la percepción sobre las dos cualidades centrales con las que el perredista tabasqueño ha buscado atraer a los votantes: honradez y cumplimiento de promesas, pues Calderón ya le compite en ambas virtudes.

El debate de abril ayudó al abanderado panista. De la celebración de este encuentro se enteró un amplio sector del electorado (69 por ciento supo de su realización). 36 por ciento de quienes se enteraron de ese evento considera a Calderón como el ganador. 23 por ciento señala a Madrazo como triunfador y 4 por ciento a Patricia Mercado. 53 por ciento desaprueba que López Obrador se haya negado a participar en el debate.

Las expectativas sobre el probable ganador de la contienda de julio también se están modificando sensiblemente. El porcentaje de personas que piensa que López Obrador será el triunfador bajó de 40 por ciento a 34 por ciento. Por contraste, se incrementa de 25 por ciento a 30 por ciento el porcentaje de quienes creen que Calderón saldrá victorioso.

Debido a que todavía faltan casi dos meses para la jornada del 2 de julio, la delantera de cinco puntos no implica que Calderón tiene ganada la elección. Por lo pronto ya se observan cambios en las estrategias de los contendientes ahora que el puntero ya no es López Obrador, sino el candidato del partido en el poder. Habrá que ver el efecto de estas estrategias. Otras coyunturas y procesos como el debate de junio y las elecciones locales concurrentes en varios estados se añaden como factores que también pueden tener alguna incidencia en las preferencias.

Ficha Metodológica

Fecha de levantamiento: del 30 de abril al 3 de mayo de 2006.

Tamaño de muestra: 1,200 entrevistas aplicadas en entrevistas cara a cara en su vivienda a personas mayores de 18 años que cuentan con credencial para votar.

Marco muestral: el listado de todas las secciones electorales del país con sus resultados oficiales de la elección de diputados federales del año 2003.

Esquema de selección de la muestra: la selección se hizo mediante un muestreo polietápico y estratificado. Los estratos consideran el nivel de competencia entre partidos en la elección de 2003. La selección de la muestra se hace de manera independiente en cada estrato de competencia.

Etapas de la muestra: en la primera etapa se seleccionaron 120 secciones con probabilidad proporcional a su tamaño (PPT), en la segunda etapa se seleccionaron 2 manzanas en cada sección. En la tercera etapa se seleccionaron 5 viviendas en cada manzana. En ambas etapas la selección se realizó con un método de muestreo sistemático y arranque aleatorio. Finalmente se selecciona al respondente con base al cumplimiento de cuotas de sexo y edad.

Características de la muestra: el levantamiento se realizó en 120 secciones electorales de 25 estados del país. Los resultados de la encuesta tienen un margen de error teórico máximo de ±2.98 puntos con un nivel de confianza del 95 por ciento.

Tasa de no respuesta: Los porcentajes de no respuesta (ninguno, no sabe, no contestó, anulado, en blanco): 14 por ciento para la pregunta sobre la elección presidencial.

Tasa de rechazo: 43 por ciento.

Fraseo de las preguntas de intención de voto: Para la pregunta de intención de voto se emplearon boletas simuladas y urna.

Las preguntas a los encuestados fueron las siguientes: En julio habrá elecciones para elegir Presidente de la República. Si el día de hoy fuera la elección ¿por cuál candidato o partido votaría usted? Los resultados de preferencias se basan en estimación de votantes probables con base en metodología propia de la empresa.

Realización y patrocinio: La encuesta fue realizada y patrocinada por la propia empresa BGC, Ulises Beltrán y Asociados, S. C. y el estudio se distribuye entre un conjunto de suscriptores.

Firmaron cuatro candidatos el decálogo antihampa; López, no

Moisés Sánchez Limón
La Crónica
2006-05-09

Todos los candidatos a la Presidencia de la República, salvo el abanderado de la Alianza por Todos, Andrés Manuel López Obrador, firmaron ayer el Documento Ciudadano de Demandas Prioritarias de Seguridad, propuesto por México Unido Contra la Delincuencia (MUCD), y se comprometieron a ponerlo en práctica en caso de ganar las elecciones el 2 de julio.

El perredista López Obrador argumentó "problemas de agenda" y no acudió a la cita con la agrupación que en 2004 fue una de las organizadoras de la megamarcha contra la inseguridad.

No obstante, según María Elena Morera, presidenta de MUCD, dicho candidato firmará el documento en privado.

Por ello, envió a Ignacio Marván a recogerlo, sin especificar fecha en que lo devolverá y si éste contará con el respaldo de los dirigentes de los partidos integrantes de la coalición Por el bien de todos (PRD-PT-PPC).

En contraparte, Roberto Madrazo, Felipe Calderón, Roberto Campa y Patricia Mercado no sólo signaron el texto —también firmado pon los dirigentes del PRI, PVEM y del PAN, Mariano Palacios Alcocer, Jorge Emilio González Martínez y Manuel Espino, respectivamente—, incluso hicieron propuestas y se comprometieron a asumirlo como tarea prioritaria de su gobierno, en caso de ganar la elección del próximo dos de julio.

En principio, López Obrador había informado que enviaría a un representante al acto, a celebrarse por separado en el Hotel Sheraton, para suscribir el acuerdo. Finalmente sólo envió a Marván para recoger el texto.

De la ausencia de Leonel Cota Montaño, Alberto Anaya y Luis Maldonado Venegas, dirigentes de los Partidos de la Revolución Democrática, del Trabajo y Convergencia, respectivamente, no hubo mayor explicación que la asumida por López Obrador.

PROPUESTAS. En su turno Roberto Madrazo, candidato presidencial de la Alianza por México, dijo que todos los candidatos deben comprometerse en el fondo de las demandas prioritarias de seguridad.

"No estamos aquí por el momento electoral, ni porque sea una ocurrencia política, sino porque estamos seguros, comprometidos, de que este es el tema central que vive hoy la sociedad mexicana y que no se ha resuelto. Quiero ser Presidente de un país seguro que pueda dar calidad de vida a su población, y si no se resuelve el problema de la seguridad, México no va a poder avanzar en lo demás", expuso.

En tanto, Felipe Calderón, candidato presidencial del PAN, en cada uno de los diez puntos del acuerdo planteó propuestas, entre ellas elaborar un atlas de peligrosidad de ciudades, calles, colonias, para orientar eficazmente los recursos en el combate a la delincuencia.

También propuso depurar y profesionalizar al Ministerio Público; abrir el secreto bancario de las cuentas criminales, porque éste no debe ser un escudo para el crimen, y promover los juicios orales donde se escuche el testimonio de las partes.

A su vez, Roberto Campa y Patricia Mercado, candidatos presidenciales del Partido Nueva Alianza y del Partido Alianza Socialdemócrata y Campesina, poco antes de firmar el acuerdo y comprometerse con los diez puntos planteados, aludieron al imperativo de que haya coordinación entre los tres Poderes de la Unión para enfrentar, junto con la ciudadanía, a la inseguridad que priva en el país.

“No tenía tiempo de reunirse con nosotros”

María Elena Morera, presidenta de México Unido contra la Delincuencia, lamentó ayer que Andrés Manuel López Obrador no acudiera a firmar personalmente el decálogo elaborado por la organización: "hubiera sido una manera de decirle a la ciudadanía: me preocupa el problema, estoy con ustedes, vamos a hacer algo juntos".

Sin embargo, aclaró que el perredistas "nos dijo desde un principio que no tenía tiempo de reunirse con nosotros…".

— ¿Qué opinión le merece que Andrés Manuel López Obrador no haya atendido a la convocatoria de México Unido Contra la Delincuencia? — se planteó a María Elena Morera.
— Dijo que no asistiría por problemas de agenda —respondió.
— Ya es recurrente que se niegue a participar en actos de esta naturaleza. Además no vinieron los líderes de los partidos que lo nominaron.
— Creo que sí, fue verdad; creo en lo que ellos me dicen (los problemas de agenda).
— Hay una versión de que no asistió porque no le tocó el primer sitio en las firmas.
— No creo. La lista se elaboró conforme recibimos las respuestas, la primera fue de Roberto Madrazo y así siguieron las demás.
— ¿No es una mala señal que se abstenga de hacer un compromiso público en materia de seguridad?
— No creo que sea mala señal. Todos tenemos que estar abiertos a propuestas; lo importante es que nos firme el acuerdo y que su partido se comprometa en estos requerimientos.

El Documento

Principales demandas

1.- Desarrollar una política de Estado en materia de prevención del delito, involucrando a todas las instituciones que directa o indirectamente puedan reducir, con su actuación, los índices criminales.

2.- Estandarizar los procesos de reclutamiento, selección y capacitación, así como presentar una iniciativa para que se apruebe la Ley Federal de Servicio de Carrera, dignificando así la función de los servidores públicos relacionados con la seguridad y la justicia.

3.- Promover la autonomía y reforma del Ministerio Público a efecto de hacerlo más eficiente, confiable, transparente y honesto.

4.- Promover modificaciones legislativas para establecer mecanismos alternativos de solución de conflictos.

5.- Promover una reforma de Estado, con la participación del sector social y académico, que garantice imparcialidad, brevedad y certeza en el proceso penal, así como para modernizar la justicia de menores.

6.- Establecer mecanismos eficaces para coordinar las facultades de comprobación del Ministerio Público, los jueces y la autoridad fiscal para minar la estructura financiera de las organizaciones criminales.

7.- Reestructurar el sistema de readaptación social para garantizar el respeto a los derechos humanos de los reclusos, establecer programas de primodelincuentes, hacer obligatorio el trabajo y establecer programas serios de reinserción social.

8.- Abrir el Sistema Nacional de Seguridad Pública para que pueda ser auditado por la sociedad civil.

9.- Hacer obligatoria la publicación del método para la formulación de estadísticas delictivas e indicadores de avance, y la difusión periódica de los mismos.

10.- Crear mecanismos permanentes para la interlocución de la sociedad civil con las autoridades, a fin de consensuar las políticas públicas en materia de seguridad y de justicia.