mayo 11, 2006

Acusa Felipe provocación de perredistas

Calderón llamó a los candidatos del PRI y del PRD a hacer un compromiso público con la legalidad y el rechazo a la violencia

Reforma
Carlos Marí/corresponsal

Cárdenas, Tabasco (11 mayo 2006).- El candidato presidencial por el Partido Acción Nacional, Felipe Calderón, encaró este jueves a simpatizantes de su adversario Andrés Manuel López Obrador, quienes acudieron a un mitin que encabezó en el Parque Hidalgo de este municipio de Tabasco.

Los perredistas llegaron desde 15 minutos antes de que Calderón iniciara su discurso para exhibir pancartas con leyendas a favor de López Obrador.

Ante la presencia de los perredistas, Calderón improvisó en su discurso un par de exhortos.

A sus simpatizantes del PAN, los llamó a no caer en la provocación y les dijo que estos hechos ocurren por la desesperación de sus rivales ante su alza en las encuestas.

A los candidatos del PRI y del PRD los exhortó a hacer un compromiso público, no sólo de palabra, sino demostrándolo en los hechos, con la legalidad y el rechazo a la violencia.

"Desde aqui en su tierra, les digo que nada ganan con tratar de provocarnos, tenemos la cabeza bien fría y de todas maneras yo les voy a ganar.

"Nada ganan con probar una y otra vez que representan la violencia e intolerancia", dijo.

Dirigiéndose a quienes gritaban porras en favor de López Obrador, Calderón pidió que, como mensajeros del candidato perredista, le hicieran llegar el siguiente recado:

"Los mexicanos estamos en favor de la vía pacífica y democrática para resolver nuestras diferencias. Rechazamos la violencia y la provocación", señaló.

Enseguida dijo en alusión al PRD:

"¿Cuánto están bajando en las encuestas?",

Con la consigna de "Sí se puede" y gritos de "Felipe, Felipe", Calderón fue arropado por sus simpatizantes

Los perredistas intentaron que el Candidato los notara, pero éste apenas escuchó el alboroto, incluso una persona se subió al andamio de la carpa que cubría el mitin para exhibir una manta en favor de López Obrador.

Calderón llegó a Tabasco sin parte de su equipo de colaboradores, quienes quedaron parados en el Aeropuerto de la Ciudad de México junto con la mayor parte de los reporteros que cubren la campaña del panista.

Mexicana de Aviación canceló de último momento el vuelo 7703 con destino a Villahermosa, sin ofrecer mayor explicación que "fallas detectadas por mantenimiento".

El candidato tenía programado hasta la noche de ayer, viajar en ese vuelo comercial, pero repentinamente se modificó su agenda para transportarse en avión privado desde el aeropuerto de Toluca.

Con información de Ernesto Núñez

Parametria: Felipe Calderón aventaja a López Obrador (May. 06)


Fecha de levantamiento: mayo 2006

Por primera vez en la serie de Parametría, Felipe Calderón se encuentra al frente en la contienda presidencial con una ventaja de dos puntos porcentuales sobre Andrés Manuel López Obrador. Si bien la delantera es marginal, puede considerarse como empate, no debe dejar de observarse la tendencia a la baja del candidato del Partido de la Revolución Democrática.

Por su parte, Roberto Madrazo pierde terreno y se aleja de los punteros, mientras que Patricia Mercado, según la última medición, alcanza el registro para su partido y se presenta con una perspectiva muy prometedora por su buena imagen. No es así en el caso de Roberto Campa, que apenas obtiene el 1% de la intención de voto.

¿Son confiables las encuestas presidenciales?

por Eduardo García
Sentido Común

10 de mayo – Leonel Cota Montaño, presidente del Partido de la Revolución Democrática (PRD), recordó sutilmente a los electores la semana pasada que muchas de las casas encuestadoras que en los últimos días han puesto a Felipe Calderón, el candidato a la presidencia del Partido Acción Nacional (PAN), al frente de la carrera presidencial, cometieron graves errores en otras elecciones.

En el estado de Guerrero, dijo el político y ex-gobernador de Baja California Sur, las encuestas decían que el candidato del PRD estaba dos puntos abajo y finalmente ganó por 14 puntos.

Esos y otros resultados, como el hecho de que, en 2000, sólo cuatro de las últimas 10 encuestas recabadas por la agencia de noticias Bloomberg News predijeran que el ganador de esa elección sería Vicente Fox han despertado inquietud sobre si las encuestas son un buen instrumento para medir con anticipación el resultado de una elección.

Algunos incluso, como Federico Arreola, editorialista y miembro del equipo de campaña de Andrés Manuel López Obrador, el candidato presidencial del PRD, han dicho que las encuestas están siendo manipuladas o que las casas encuestadoras se venden al mejor postor para alterar sus números de acuerdo al interés de sus clientes.

El gobierno y el PAN “están perdiendo su tiempo en la tarea de obligar a algunos encuestadores a presentar resultados –falsificados, desde luego– que den la impresión de que el candidato panista ha superado a su rival”, escribió Arreola, en su columna del 2 de mayo en el periódico Milenio.

La mayoría de las casas encuestadoras rechazan las acusaciones de que los resultados que ofrecen estén siendo manipulados y piden a quienes desconfían que revisen su metodología.

“Una encuesta se debe juzgar por su metodología y no por su resultado final”, dijo Roy Campos, director general de Consulta Mitofsky, una de las principales casas encuestadoras de México, que ha seguido muy de cerca la evolución de las preferencias electorales y que colocó a Calderón con un punto de ventaja sobre López Obrador en su última encuesta de finales de abril y principios de mayo.

Además, las casas encuestadoras aclaran que los resultados de una encuesta no deben considerarse como un hecho consumado. Son, dicen, un indicador del sentir de la gente en el momento en que se aplica el cuestionario, lo que no quiere decir que, el día de la elección, vaya a presentarse ese mismo resultado.

“Lo que medimos son estados de ánimo, niveles de conocimiento de la elección”, dijo Roy. “El día de la elección pueden ser otros estados de ánimo. . . no tienen por qué reproducirse”.

Para algunos analistas, una manera indirecta de valorar el trabajo de las casas encuestadoras es revisar y comparar los resultados de sus encuestas anteriores con los resultados finales de las elecciones.

Al resaltar los resultados donde fallaron las casas encuestadoras, Cota, el presidente del PRD, de alguna manera quería decir que el historial, o “porcentaje de bateo” de las firmas, no es perfecto –una apreciación que la mayoría de las casas encuestadoras admiten, aunque no por ello un hecho que descalifica su trabajo.

“Todas las encuestadoras hemos fallado una vez o dos”, dijo Guillermo Valdés, socio del despacho consultor Grupo Economistas Asociados (GEA), que junto con la empresa Investigaciones Sociales Aplicadas (ISA), ha seguido también muy de cerca la evolución de las preferencias electorales y que, en 2000, predijo que Fox vencería al candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Francisco Labastida, por tres puntos. “Pero si falláramos sistemáticamente, no estaríamos ahorita en el club que mide las preferencias”.

En la última encuesta de GEA/ISA, de finales de abril, Calderón aventaja con 10 puntos a López Obrador.

Para Roy Campos, ni siquiera el grado histórico de precisión de una casa encuestadora debería ser una prueba bajo la cual deba medirse el desempeño de estas firmas, ya que tan pronto como los partidos políticos conocen los resultados de las encuestas, hacen todo lo que les es posible para modificar y revertir ese resultado.

No obstante, dijo que una encuesta que regularmente fallara en sus predicciones debería levantar sospechas, cuando menos sobre su metodología.

“Si nunca le pegas, empiezas a ser sospechoso”, dijo. “Hay un problemita contigo, con tu método”.

De acuerdo con los propios encuestadores, el historial de la mayoría de las casas que miden la intención de voto de los electores hoy es bastante bueno. Por ejemplo, GEA/ISA tiene 34 aciertos de 35 procesos electorales que ha medido. Su falla ocurrió en 2003, cuando predijo que el PAN incrementaría el número de curules en la Cámara de Diputados. Al final, en esa elección intermedia, el PAN perdió diputaciones.

“La regamos en el 2003”, dijo Valdés. “Más allá de que hayas aplicado rigurosamente la metodología, en una de 20 le vas a fallar”.

Valdés y Campos defendieron por separado la capacidad técnica, la honorabilidad y el historial de las casas encuestadoras que hoy siguen de cerca a los votantes.

“En general todos los que estamos en este momento tenemos un alto porcentaje de bateo”, dijo Campos. El periódico “Reforma [que tiene su equipo propio de investigación] tiene un porcentaje altísimo. . . El hecho que nos contraten los partidos políticos es porque no somos malos”.

Para los encuestadores, una prueba de que López Obrador, a pesar de haber descalificado las encuestas, sí está tomando en cuenta la información de éstas, sobre todo a raíz de que cayó en la mayoría de ellas al segundo lugar luego de encabezar las preferencias durante más de dos años, es el hecho de que, en los últimos días, ha comenzado a modificar su estrategia de campaña.

El candidato presidencial del PRD y de los partidos del Trabajo y Convergencia Democrática ya comenzó a transmitir anuncios en los que ataca el récord de la administración del presidente Vicente Fox, del PAN, en materia de empleo, para indirectamente desacreditar a Calderón; al tiempo que también ha comenzado a defender los resultados que tuvo como jefe de gobierno del Distrito Federal.

Hasta ahora, López Obrador había permanecido indiferente ante los ataques de sus adversarios quienes, mediante campañas publicitarias negativas, comenzaron a moldear su imagen como la de un político intolerante, antidemocrático e ineficiente.
El problema es que la reacción está llegando varias semanas después de que las casas encuestadoras dijeron que López Obrador venía descendiendo en las preferencias electorales y que no podía cometer errores, como dejar de asistir al debate que tuvo lugar el 25 de abril.

“Nosotros le dijimos, cuando sacamos la encuesta de marzo, que el costo de la decisión de no ir al debate era elevadísimo”, dijo Valdés. “No es lo mismo regalar un penal cuando vas 6-0 que cuando vas 0-0 o perdiendo 0-1”.

Para Valdés, hubo un mundo de diferencia entre lo que hizo la campaña del PRD cuando vio disminuir su ventaja, con lo que hizo el PAN cuando en febrero el candidato perredista llevaba nueve puntos de ventaja sobre Calderón.

“En el caso de la reacción del PRD, fue decir que nos vendimos”, dijo el directivo de GEA, cuya encuesta es financiada por el gobierno, los partidos políticos, empresas y organismos privados. “En febrero, cuando el PAN iba nueve puntos abajo, no pasaron ni 10 minutos luego que dimos la información, cuando recibí una llamada de la campaña para decirme ven y expón tus resultados, para saber qué hacemos”.

Para Valdés, mucho está en juego de aquí al 6 de junio, fecha del próximo debate presidencial. El analista advirtió que si López Obrador no cierra la brecha con Calderón de aquí a ese evento, y si además pierde esa discusión, “va a estar difícil que vaya a vivir en Palacio Nacional”.

“Si Felipe gana el debate, como el día 9 empieza el Mundial, la gente va a decir vámonos a ver el Mundial, que esto ya se acabó”, dijo.

¿Conoces algun servidor público que deba recibir esta información? Envíaselo

Yo voto por el empleo