mayo 15, 2006

Crónicas Marcianas por Trino

A grosería de Marcos, silencio de intelectuales

Luis González de Alba
Se descubrió que...
Milenio

"El acto no empieza hasta que te largues”, mandó decir el sup Marcos a Elena Poniatowska. “Cuando un asistente del zapatista le dio el recado, la escritora bajó la cabeza y abandonó la plaza sin decir palabra. Sólo entonces, Sebastián Guillén inició el evento”, relata Francisco Garfias en Excelsior del 9 de mayo.

La grosería del jefe zapatista le fue confirmada por dos fuentes distintas. La escritora había apresurado su regreso al DF para asistir al mitin, sin imaginar que el ahora delegado Zero, quien alguna vez se negó a admitir en sus conferencias de prensa a Televisa, le daría el trato que reserva para los malos.

Y... pues no se ha escuchado ni un solo reclamo por tan soez ofensa a una admiradora, una dama y una persona de edad. Pero cuando el PAN se atrevió a responder la afirmación de Elena acerca de la honestidad de López Obrador sobreponiendo a sus palabras las conocidas imágenes del ex secretario particular, René Bejarano, llenando con fajos de dólares su maletín y bolsillos, y de Gustavo Ponce, el secretario de Finanzas avisado por Manuel Andrés y aprehendido por la PGR, derrochando millones en Las Vegas, prestigiosos intelectuales vieron una ofensa a la escritora en esa respuesta sin comentarios ni adjetivos. ¿Y ahora? Callan ante una injuria humillante. Es que la insolencia viene de Marcos.

¿Y qué queda de Marcos? Es el “guerrillero” que entra sin ser molestado a Televisa y se elogia allí sus piernas, “las más hermosas del sureste”; es, sobre todo, quien capitanea la provocación montada en Atenco y ya conocida como la “Guerra de las Gladiolas”. El propio alcalde perredista, Nazario Gutiérrez, declara a Excelsior que “el pueblo ya está cansado de los machetes, tenía pánico y le exigía aplicar la ley”.

Pero, ¿quiénes han escoltado al sup Marcos, o delegado Zero, en su gira llamada La otra campaña? El Frente Popular Francisco Villa, mejor conocido como los Panchos Villa, que lo mismo arrima acarreados a mítines del PRD, que secuestra, amenaza y asesina. Cinco de sus miembros se enfrentaron a balazos entre sí por el reparto de un rescate que iban a recibir y ni siquiera tenían. Detenidos este 4 de mayo en su guarida, el Campamento 2 de Octubre, fueron reconocidos por el secuestrado. El Frente Popular Francisco Villa ha sido relacionado con secuestros exprés, narcomenudeo y homicidios. Tienen el dominio de Tláhuac, donde tres policías federales fueron linchados, y dos de ellos quemados vivos ante las cámaras de las televisoras (que llegaron sin dificultad, pero no la policía de Marcelo Ebrard).

¿Usted recuerda la condena de esos hechos de parte del entonces jefe de Gobierno, Manuel Andrés? Condenó a los linchados: “Con las tradiciones del pueblo vale más no meterse”, dijo. Linchar a tres investigadores y quemar vivos a dos... son tradiciones del pueblo. En ningún país civilizado un político habría sobrevivido a esa declaración, videograbada.

¿Y dónde fueron linchados y quemados vivos? En Tláhuac, guarida de los Panchos Villa, que además del secuestro tienen el negocio del narcomenudeo... que aumentó 762 por ciento en el DF. ¿Qué investigaban los quemados vivos? Narcomenudeo: la subsistencia de los Panchos Villa.

¿Y quién dirige los Panchos Villa? Alejandro López, alguna vez detenido como presunto responsable del asesinato del magistrado Abraham Polo Uscanga, y hoy uno de los coordinadores de la campaña de Marcelo Ebrard, candidato a jefe de Gobierno impuesto por López Obrador a los restos humeantes de lo que fue el PRD.

¿Quiénes encabezan las protestas por las detenciones de los líderes macheteros de Atenco? Los Panchos Villa. ¿Quién los dirige realmente? René Bejarano. ¿Quién es René Bejarano? El secretario particular de López Obrador cuando era jefe de Gobierno del DF, enviado luego como su coordinador de la Asamblea Legislativa del DF, donde impidió a toda costa la creación de una comisión de transparencia que pudiera revisar las finanzas de ese gobierno.

¿Ya tiene usted más claros los acontecimientos de Atenco? Dijo en Excelsior Jorge Fernández Menéndez el 9 de mayo: “López Obrador no organizó la provocación de Atenco. Pero patrocinó y protegió a sus verdaderos organizadores y, ahora, aunque hayan cambiado de membresía, no puede desligarse de ellos. Eso le sucede, en política, a los aprendices de brujo.” No hay cómo decirlo mejor.

Atenco: también justicia para el perro

Asalto a la razón
Carlos Marín
Milenio, lunes 15 mayo

Los probables atentados sexuales contra detenidos de Atenco se conocen por afirmaciones como las de:

—La Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Tiene 23 quejas: 16 por abuso sexual y siete por violación. Una es la de “una ama de casa que fue violada en tres ocasiones”. Su presidente, José Luis Soberanes, contó a Pepe Cárdenas que sugirió presentar las denuncias, pero que “las ofendidas se negaron”.

—El Centro Pro, con su video de “policías” dizque chivatos y cuya identidad escamotea.

—Uno de los liberados, con Ricardo Rocha y Patricia Llaca en Animal Nocturno: “Me tiraron en un pasillo junto a cuerpos inermes, hasta 56, que estaban sangrando. De las mujeres, no vi, pero se escuchaba que las estaban violando. Les abrieron los pantalones en sus partes y les metían los dedos. Llevaban instrucciones de hacer eso porque un día antes les habían, creo, malherido a uno o dos compañeros…”.

—Otro liberado el viernes: las violadas “se encuentran en este momento recluidas y no han presentado denuncia, simplemente porque no les han dado oportunidad…”.

—El abogado de los detenidos, Juan de Dios Hernández. Afirma que, de 47 detenidas, “cuando menos 30 fueron violadas por penetración de pene, con los dedos u otros objetos”, y que “un hombre fue violado con tolete”.

—Marcos, en CNN con Carmen Aristegui. Los policías llegaron “drogados”, y “fueron violados niños”. Los policías “llevaban condones para que las víctimas no pudieran detectarlos ni acusarlos, pero (¿sementales miura?) cuando se les acabaron, usaron toletes…”.

Para el responsable de la seguridad pública en el Estado de México, Wilfrido Robledo, las violaciones de que se habla forman parte de una misma estrategia de mentiras, ya que a todas las detenidas se les practicaron en el penal exámenes médicos y se les tomó declaración, pero ninguna mencionó la felonía.

Si bien es cierto que las víctimas de violación sexual sufren multiplicado el horror al presentar su denuncia y al ser auscultada, también lo es que sin estos requisitos las cosas quedan en versiones de terceros, carentes de validez jurídica.

Para que los responsables de abusos policiacos reciban su merecido (¿qué tal esos 17 o 18 despiadados que se fueron sobre uno de los que ya estaban sometidos?), no basta lo que se diga, sino lo que se pueda verificar.

Si en el caso Atenco no hubiera abusadores sexuales, de cualquier manera las autoridades mexiquenses ya están viéndose lentas para presentar a los agentes que actuaron en pandilla.

Por cierto: no debe olvidarse del infame policía que probó la resistencia de su tolete en la cabeza de un perrito de carnicería, única víctima a la que pudiera dispensársele la presentación formal de una denuncia.

cmarin@milenio.com

Indicador Político

Carlos Ramírez
Lunes, 15 de mayo de 2006

• Camacho: izquierda de centro-derecha.
• AMLO: caída por la falta de ideología.


Para Gaby Tena y Roberto Martínez Vara y a la memoria de Margarita. De los cuatro

El problema de López Obrador ha sido su falta de ideología. Es un hombre pragmático que encontró su espacio en la agitación social. Hoy que quiere entrar de lleno a la legalidad, su pasado lo traiciona.

El conflicto Marcos-AMLO es ideológico. Y ahí lleva ventajas el subcomandante guerrillero. Como no aspira a llegar a posiciones de poder, su radicalismo puede rayar en la anarquía. Y si la base ideológica de Marcos es el pensamiento crítico de Pablo González Casanova, el tutor intelectual de López Obrador es Manuel Camacho Solís, el más formado intelectual priista de todos los asesores del candidato presidencial perredista.

Si López Obrador se declaró siempre de izquierda, se cuidó muy bien de decir de cuál izquierda. Pero aun en esa confusión, a finales del año pasado Camacho lo convenció de que tenía que correrse al centro. Camacho fue el que le dio sustento ideológico al brinco histórico de Carlos Salinas en su fase neoliberal y Camacho le aportó a la campaña presidencial salinista la coartada ideológica: centro-progresismo. Ese concepto lo revivió Camacho en su Partido de Centro. Y hoy se lo endilgó al PRD de López Obrador.

Como ideólogo, Camacho ha sido más bien un pragmático. En su tesis universitaria de 1970, que le valió el premio de ensayo joven de la editorial Siglo XXI, Camacho acuñó, luego de analizar todas las opciones, la que lo ha acompañado en toda su vida política, intelectual y de asesor: desarrollo capitalista dependiente. Nada que ver, ciertamente, con el capitalismo monopolista de Estado y luego el populismo del PRI y menos con la tradición de izquierda socialista de la mayoría de las corrientes que fundaron el PRD.

La definición capitalista de Camacho y López Obrador -frente a la propuesta anticapitalista y antineoliberal de Marcos y González Casanova- le sirvió a Camacho para funcionar como cancerbero del sistema político priista. En 1985 entró en polémica con González Casanova, quien a finales de 1984 había propuesto, delante del presidente De la Madrid y al recibir el Premio Nacional en Ciencias Sociales, un "nuevo concepto de democracia": la democracia popular porque, agregó, la democracia "es un problema de poder".

En la revista Nexos de febrero de 1985, Camacho polemizó con González Casanova. Los argumentos de Camacho se sustentaron en la tesis política de De la Madrid: la democracia paso a pasito, sin desestructurar al Estado y siempre bajo el liderazgo del PRI, como una "renovación nacional". Camacho utilizó los argumentos priistas de "nacionalismo revolucionario" aunque le agregó el adjetivo de "renovado" y basado en la continuidad histórica de la Revolución Mexicana. Era un Camacho diferente al que había cobijado González Casanova en la colección sobre la clase obrera.

Antes, a mediados de 1984, Camacho había polemizado con Enrique Krauze a propósito del ensayo simiente de la transición democrática mexicana: Por una democracia sin adjetivos, publicado en la revista Vuelta en enero de 1984. La tesis de Krauze estaba a tono con las transiciones democráticas: el fin de los estados anuladores de la sociedad y clase sociales maduras para el ejercicio democrático. Hacia ese 1984 comenzaban a darse movimientos nacionales de defensa del voto. Krauze puso como ejemplo para México la transición española.

En la edición de mayo de 1984 de Vuelta, Camacho fue el único funcionario que salió a la defensa del sistema priista. Era entonces subsecretario de Programación y Presupuesto Regional y número dos en la operación política, ideológica y mando del grupo de Carlos Salinas. La tesis de Camacho fue muy comprometedora de su adhesión al sistema priista: "una propuesta (la de Krauze) de sustitución, mediante la entrega del poder, del régimen político de la Revolución Mexicana por otro de distinta naturaleza". Esta tesis fue revalidada en 1986 por Manuel Bartlett Díaz, secretario de Gobernación del gobierno de De la Madrid, a propósito de las elecciones fraudulentas en Chihuahua como la del "fraude patriótico": impedir la democracia para no entregarle el poder a la oposición panista.

Para Camacho el sistema priista con De la Madrid representaba "nuestro proyecto democrático de nación". Para Camacho, la reforma política democrática del gobierno constaba en "cumplir la Constitución". Asimismo, consideraba que De la Madrid representaba la batalla democrática del sistema por la democratización. A finales de sexenio, sin embargo, De la Madrid le daría un golpe mortal a la democracia: el fraude electoral para imponer a Carlos Salinas como presidente, con el auxilio negociador de Manuel Camacho para pactar en lo oscurito con el PAN y dejar aislado a Cuauhtémoc Cárdenas y su entonces aliado López Obrador. Hoy Camacho, el operador político del fraude de 1988, es asesor ideológico de López Obrador.

Camacho operó, a lo largo del sexenio de Carlos Salinas, como la bujía política salinista. Pero nada hizo para ampliar la democracia. Al contrario, instrumentó una elección de Estado en 1991 para recuperarle al PRI la ciudad de México. La principal pieza de Camacho en su lucha contra la primera elección de importancia del PRD fue Marcelo Ebrard. Ebrard aplastó al PRD con los recursos del Departamento de Distrito Federal. Hoy Ebrard es candidato del PRD a la jefatura de Gobierno para mantener el DF en manos del PRD.

Camacho rompió con Salinas no por un diferendo democrático sino por un compromiso incumplido. Camacho había pactado con Salinas su designación por dedazo como sucesor presidencial. Salinas prefirió a Luis Donaldo Colosio. Camacho se emberrinchó y tronó con Salinas. No por ideas, no por un proyecto, sino por traidor. Camacho le había prometido protección a Salinas y a su familia. Bueno, hasta habría ocupación para Joseph-Marie Córdoba Montoya.

El Camacho priista y sistémico es hoy el ideólogo del pragmatismo de centro de López Obrador. En ese viraje habría que buscar la caída electoral del candidato presidencial perredista, no en la propaganda negativa del PAN.

www.indicador-politico.com.mx

Calderón supera a AMLO en preferencias por primera vez

El Universal
Lunes 15 de mayo de 2006

Cae el aspirante priísta a 21%

El candidato de la coalición Por el Bien de Todos, Andrés Manuel López Obrador, bajó 3% en intención de voto, su punto más bajo desde enero, mientras que el panista Felipe Calderón aumentó 5%, que lo coloca por primera vez en primer lugar desde enero de este año.

Lo anterior se desprende de los resultados de la encuesta nacional realizada por EL UNIVERSAL en vivienda a ciudadanos mexicanos con credencial de elector actualizada. La encuesta fue realizada del 5 al 8 de mayo, justo al día siguiente de los sucesos violentos ocurridos en San Salvador Atenco el 3 y 4 de mayo. El impacto inmediato de estos hechos en la intención de voto ya se ve reflejado en los resultados, pero el tema continúa en los medios y generando reacciones causando mayor impacto en más electores. Este efecto posterior (de haberlo) en las preferencias electorales no está incluido.

Roberto Madrazo, de la alianza PRI-PVEM, perdió 4%, situándose en su punto más bajo desde enero, y Patricia Mercado tuvo un importante crecimiento al pasar de 2% a 4% como efecto del debate, lo que permitiría por primera vez (de mantenerse esta tendencia) asegurar el registro del PASC.

¿Qué explica estos cambios en los electores? En la encuesta de abril cuando López Obrador sufrió el primer descenso importante, explicamos que esta disminución se debía a que los votantes independientes (que no se consideran de ningún partido y votan por el candidato) habían dejado de apoyar a AMLO pasando de 40% a 29%. Esto se repitió en mayo y los independientes que atrae el perredista bajaron a 26%. Por el contrario, Felipe Calderón logró consolidar la atracción de estos independientes que habían aumentado en abril y volvieron a incrementarse en mayo. Pero además los que se declaran independientes aumentaron; es decir, que cada vez hay más independientes y cada vez más independientes apoyan al panista. Agreguemos también que los que se autodefinen como perredistas disminuyeron ligeramente y los panistas aumentaron.

¿Y en qué grupos se dieron estos cambios en los últimos dos meses? El panista tuvo un crecimiento importante (6%) en las ciudades, aunque incluso en áreas rurales tuvo un repunte. El perredista perdió 10% en esas mismas áreas urbanas. Felipe Calderón aumentó su preferencia entre los electores de todas las edades, pero sobre todo entre los jóvenes de 18 a 29 años y los adultos de 40 a 49. López Obrador perdió presencia en todos los grupos de edad, particularmente entre los que tienen entre 30 y 39 años y apenas conservó a los adultos mayores de 50. Por su parte, Roberto Madrazo sufrió una ligera caída en áreas urbanas, aunque se mantiene firme en las rurales y perdió mucho de los electores de 40 a 49 años.

Si vemos los resultados para las cinco circunscripciones y aclarando que por el tamaño de la encuesta los resultados para cada una de ellas tienen un margen de error mucho mayor, observamos que el panista tuvo su mayor crecimiento (13%) en el norte (circunscripción 2), justo donde el perredista sufrió la mayor caída (21%). También en el noroeste y suroeste (circunscripciones 1 y 3) aumentó Calderón (5% en ambas) y perdió AMLO (7% y 11% respectivamente). Actualmente el norte de México optaría por el PAN como primera opción y el centro y sur por AMLO.

cordonez@eluniversal.com.mx