mayo 20, 2006

Endless Love

Ordenan demoler diario en Venezuela

El Gobernador Francisco Rangel, aliado del Presidente Hugo Chávez, negó que la decisión sea una forma de represalia contra el medio informativo

Reforma
AP

Caracas, Venezuela (20 mayo 2006).- El Parlamento regional del estado de Bolívar, en Venezuela, ordenó el desalojo y la demolición del diario Correo del Caroní, crítico habitual del Gobernador Francisco Rangel, aliado del Presidente Hugo Chávez.

El Gobernador oficialista negó que se trate de una represalia la medida adoptada.

"Yo nada tengo que ver con eso, esa fue una decisión soberana de la asamblea", dijo el sábado a la prensa el Gobernador.

Rangel acusó al diario en marzo de practicar "terrorismo de Estado" por la divulgación de informes críticos sobre su gestión de gobierno. Dijo que se investigarían denuncias sobre la presunta ocupación ilegal de terrenos públicos, desde hace 28 años, de la sede del periódico.

La asamblea regional del estado Bolívar, ubicado a unos 550 kilómetros al sureste de Caracas, controlada por partidarios del Presidente Chávez, aprobó el jueves la moción de "desalojo y demolición".

Los legisladores argumentaron que se constataron irregularidades en la construcción de la edificación en donde funciona el diario.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) expresó el viernes su preocupación de "que con el ánimo de acallar a un medio de comunicación se llegue al extremo de que el Congreso estatal tome una medida inaudita que debería corresponder a otra instancia".

"Tememos que se trate de una represalia contra el diario Correo del Caroní", vinculada a las denuncias sobre amenazas a la libertad de prensa que en marzo hizo David Natera, director del diario Correo del Caroní, ante la SIP" , dijo en un comunicado el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información Gonzalo Marroquín.

El Ministro de Comunicación, William Lara, rechazó cualquier vinculo del poder ejecutivo con la decisión y acusó a la SIP de aplicar "sus mañas de desinformación para atentar contra la imagen de Venezuela".

Añadió que la SIP intenta "propagar la mentira de que el Gobierno bolivariano hostiga al mencionado periódico".