junio 04, 2006

Un peligro para México

Y... ¿Quién va arriba en las encuestas?

Privaciones y privilegios

Claudia Ruiz Arriola
Reforma

No les miento; cada día que pasa me parece menos trascendente quién va a ganar la contienda del 2 de julio y me apura más lo que va ocurrir el día tres. La verdad es que quien gane la Presidencia va a heredar un país dividido y enfrentado gracias a la retórica irresponsable y maniquea de las campañas. Dicha retórica supone que en México no hay más que dos sopas: los que sufren privaciones y los que tienen privilegios. A unos hay que prometerles el oro y el moro, a los otros amenazarlos con todo tipo de castigos o nacionalizaciones. El problema de dicha teoría es que descansa sobre un craso error: que todo el que tiene algo, lo ha adquirido por un contubernio indebido con el poder (los privi-legios, como el nombre indica, son leyes privadas que el poder otorga a sus incondicionales). Para quienes así razonan toda privación o pobreza se origina necesariamente en una injusticia social; toda prosperidad es producto de la explotación de los pobres.

Si bien es imposible negar que en México las mayores fortunas se han amasado al abrigo y en contubernio con el poder, no toda prosperidad es producto del Fobaproa, del narco, del tráfico de influencias, del sindicalismo o transas similares. En un sinnúmero de casos las clases medias han conseguido un nivel de vida holgado -e incluso una considerable fortuna- mediante una esforzada preparación y un trabajo honesto. Esta modesta prosperidad de la que gozan muchos mexicanos, nadie se las ha regalado y a nadie se la han robado; la han creado con su trabajo pese a la enorme cantidad de trabas que el gobierno les ha puesto.

Por eso, más que amenazar indiscriminadamente a los empresarios e inversionistas (lo que invariablemente redundará en la huida de capitales), o prometer subsidios insostenibles a todo el que extienda la mano, lo que tendría que hacer quien llegue a la Presidencia es aplicar las leyes vigentes y castigar, sin miramientos partidistas, a todos esos funcionarios que lucran con los permisos, trámites, y concesiones del gobierno. Pues no es ningún secreto que la "corrupción hormiga" está en el origen de las privaciones de muchos (los que no pueden pagar la mordida quedan excluidos del sistema), y de los privilegios de unos pocos.

Sin corrupción en el otorgamiento de becas, subsidios, permisos, préstamos, etcétera, el gobierno cumple su vocación democrática que no es, por cierto, hacerle al Robin Hood (quitarle al rico para darle al pobre), sino garantizar a sus ciudadanos condiciones de competencia equitativas para que sus esfuerzos prosperen. Ya si, dentro de ese marco legal, unos le echan más ganas que otros, tienen más talento o son más creativos, su mérito y recompensa tendrán acorde a ello. Y si, dentro de ese mismo marco, hay personas que necesitan "una manita" para preparase, emprender o salir avante, pues para eso son los programas sociales del gobierno.

Lo que no se puede seguir haciendo -no si no queremos amanecer el día 3 de julio con una sociedad polarizada, inestable e ingobernable- es insistir en que toda fortuna es mal habida; que todo negocio es transa; que toda riqueza es robada. Hay fortunas perfectamente legítimas producto del trabajo de una o varias generaciones; hay negocios que todos los días luchan por mantener y generar empleos; y, la riqueza -poca o mucha- no se da en macetas (ni siquiera en los viveros): antes de ser robada por unos cuantos sinvergüenzas (al amparo del gobierno), tuvo que ser creada de la nada por gente chambeadora.

Y es entre esta gente chambeadora, ciudadanos de a pie que votan, hacen trámites, pagan impuestos y aguantan a pie firme las pifias de cada sexenio, donde se percibe un creciente hartazgo de tanta indiferencia o amenaza por parte de los candidatos. Porque hasta la fecha ninguno de ellos ha dicho lo que este segmento quiere, lo que necesita oír para votar por su proyecto: que a los ciudadanos trabajadores los van a dejar chambear en paz, que van a facilitar o aligerar su carga administrativa y burocrática, y que a los funcionarios corruptos los van a tratar como se merecen. Porque lo cierto es que si los políticos quieren castigar al responsable de ese México de privaciones y privilegios que hoy tenemos, bien harían en analizar el ojo propio, antes de despotricar contra el ajeno.

Cuentas de Hadas por Paco Calderon

Fobaproa

Luis Rubio
Reforma

El Fobaproa fue una vergüenza, pero no por las razones, muchas de ellas falsas, que hoy se han vuelto populares. A nombre del Fobaproa se han erigido no sólo mitos gigantescos, sino grandes carreras políticas. Pero el que el Fobaproa haya servido a los fines particulares de muchos, no excusa las mentiras y falsedades que ahora se han convertido en verdades absolutas. En el corazón de la contienda política actual se encuentra el tema del rescate bancario que siguió a la crisis financiera de 1995 y el cargo de corresponsabilidad que se pretende imputar a los legisladores que votaron a favor de la legislación respectiva e, incluso, a quienes nada tuvieron que ver con ese voto.

De entrada es posible afirmar dos cosas: primero, el Fobaproa fue pésimamente administrado y el manejo que se hizo del rescate creó toda suerte de abusos por parte de funcionarios, deudores y banqueros. Pero, segundo, es importante reconocer también que, sin el rescate del ahorro depositado en los bancos, la economía no se habría recuperado y hoy no nos encontraríamos discutiendo la honestidad y competencia de funcionarios, legisladores, empresarios o banqueros, sino cómo salir del reino interminable del PRI.

El origen de la crisis asociada con el Fobaproa no fue producto de la casualidad, sino de la ineficiencia, incompetencia y sucesivos errores de visión y operación por parte de las autoridades financieras a lo largo de los setenta, ochenta y noventa. La asignación de culpas y responsabilidades es siempre un deporte fácil en nuestro ambiente político, pero no siempre justo, certero, o incluso provechoso. Vale la pena volver a revisarlo.

La presunción de entrada es considerar al Fobaproa como el acto de corrupción del siglo. Ciertamente, los montos involucrados en el rescate bancario son tan enormes que cualquier sentencia es posible. La falta de transparencia en el proceso y la venta multimillonaria de algunos de los bancos luego del rescate, atiza las percepciones de que hay gato encerrado, consideración que ha sido hábilmente nutrida por políticos y candidatos, pero también por empresarios y deudores. Sin embargo, todo indica que la corrupción no es, ni remotamente, el tema medular del Fobaproa.

Más que corrupción, es decir, el saqueo del erario público, el Fobaproa fue el resultado fatal, casi inevitable, de un conjunto de decisiones gubernamentales que generaron incentivos extraordinariamente destructivos para la economía del país. Es desde esta perspectiva que el tema debe ser analizado. Los problemas de la banca no comenzaron con el Fobaproa sino en los setenta, cuando toda la actividad económica sufrió una aguda politización que condujo a que los bancos dejaran de financiar la actividad productiva para fondear el galopante -e improductivo- gasto gubernamental, lo que llevó a la quiebra del gobierno y a la expropiación de los bancos.

La forma en que se privatizaron los bancos contribuyó a la fragilidad del sistema porque el objetivo primario no fue crear instituciones financieras sólidas y viables, sino incrementar la recaudación fiscal. Esto es, para decirlo en palabras simples y directas, se infló el valor de los bancos y se descapitalizó al sistema financiero en su conjunto. Por si fuera poco, los nuevos banqueros no se distinguieron por su sagacidad. Aunque la mayoría eran personas probas, a los privatizadores se les escaparon varias personas francamente deshonestas. Además, por inexperiencia, otorgaron crédito de manera irresponsable y peligrosa, todo esto frente a una entidad supervisora enclenque, incapaz de regularlos con efectividad. Fueron estas debilidades, mucho más que la deshonestidad de los banqueros, las razones que explican los problemas de cartera que se precipitaron con la devaluación de 1994.

La devaluación de diciembre de 1994 no pudo presentarse en un momento más vulnerable. Con la devaluación de diciembre se dispararon las tasas de interés, lo que tuvo el efecto inmediato de hacer impagables muchos de los créditos. Las autoridades se encontraron con un escenario que se deterioraba rápidamente y actuaron mal. Todas sus acciones fueron tardías e insuficientes, promotoras todas de la cultura del no pago. Compraron cartera sin ton ni son, con procedimientos aleatorios. Las prisas y la más absoluta discrecionalidad y reserva en los criterios aplicados hacían imposible saber lo que el Fobaproa estaba comprando.

Es evidente que el manejo del sistema bancario entre 1970 y 1998 fue catastrófico. Por casi treinta años, un gobierno tras otro jugó con los bancos como si fuesen un laboratorio experimental y no la espina dorsal de la economía. Pero en 1995, cuando se colapsaron casi todos los bancos y los que seguían en pie se encontraban en franca fragilidad, amenazando la supervivencia del ahorro de la población, el gobierno no tenía más remedio que organizar un proceso de rescate. Ciertamente, los errores en el proceso fueron muchos, cada uno más costoso que el anterior; no menos cierto es que, al salvar a todos los ahorradores, se salvó tanto al que tenía pocos como muchos ahorros. Pero la alternativa al rescate era un nuevo colapso. Esa fue la respuesta del gobierno argentino, que optó por la confiscación del ahorro (el "corralito"), dándole al traste a la confianza de la población en el sistema financiero.

Los legisladores que aprobaron la legislación del Fobaproa, lo hicieron a sabiendas de que no todo en el rescate había sido encomiable o respetable, pero conocedores de que sin el rescate el país habría estado en mucho peores condiciones. Fue un acto de responsabilidad. Aunque lo fácil es siempre la recriminación, lo respetable es la entereza de quien asume la responsabilidad en los momentos difíciles.

Efectivamente, como afirman sus detractores, en el Fobaproa hubo innumerables abusos, arbitrariedades, vivales y favoritismos. El Fobaproa fue diseñado para lidiar con una crisis financiera pequeña, pero lo que enfrentó fue el riesgo de colapso de todo el sistema financiero. El Fobaproa tiene que ser analizado e investigado con todo detenimiento y de manera profesional para que se aclare, de una vez por todas, si hay algo distinto a sólo incompetencia detrás. Paradójicamente, no es improbable que la investigación arroje resultados más perjudiciales para nuestros nuevos jacobinos y sus fuentes de apoyo que para los villanos favoritos de la contienda electoral. Pero antes de prejuzgar, vale la pena no olvidar que, con todas sus fallas, de no haberse rescatado el ahorro bancario tal vez no hubiera sido posible la transición democrática de 2000. Eso es algo que tal vez no podamos decir en 2012.

Página de internet: www.cidac.org