junio 16, 2006

Revienta PRD en ALDF investigación contra AMLO

Sergio Morales
El Economista
16 de junio de 2006

La fracción del PRD en la Asamblea Legislativa impuso su mayoría y votó en contra de la iniciativa del PAN para que Alejandro Encinas ordenara investigar el desvío de recursos del GDF a la campaña de López Obrador

La denuncia que publicó El Economista sobre la operación de funcionarios del gobierno capitalino para financiar la campaña
presidencial de Andrés Manuel López Obrador llegó a la tribuna de la Asamblea Legislativa.

A pesar de los argumentos que esgrimió el panista Juan Antonio Arévalo, el PRD impuso su mayoría y votó en contra de la propuesta de punto de acuerdo para que el jefe de gobierno, Alejandro Encinas, gire instrucciones a fin de que se realicen las investigaciones de posibles ilícitos cometidos para financiar la campaña con recursos provenientes del GDF.

Arévalo consideró necesario que Encinas actúe de manera imparcial y deje de ser vocero de la campaña del PRD e investigue la presunta extorsión y chantaje a policías, ambulantes, taxistas y giros negros, además de la sobrevaluación del costo de obras públicas.

Sin atender el tema de fondo, al fijar la posición del PRD en contra, Pablo Trejo argumentó que al escuchar el relato pareciera que se refiere a otro complot donde todos, desde el funcionario más alto hasta el más bajo, están coludidos para hacer las cosas mal y dijo que le gustaría haber escuchado que lo mismo se podría hacer en el gobierno federal.

Polarización

Carlos Elizondo Mayer-Serra
Reforma
16 de junio de 2006

Entre quienes tienen educación superior, una amplia mayoría afirma que votará por Calderón, mientras que entre quienes no tienen primaria, la orientación del voto mayoritario es a favor de Madrazo -según la encuesta de BGC levantada a principios de mes, antes de este rebote de AMLO. Podría concluirse apresuradamente que quienes están educados entienden mejor los dilemas del país y optarán en una mayor proporción por Calderón. Pero entre las personas que tienen educación media superior, un mayor porcentaje de individuos manifiesta que votará por López Obrador. Entre quienes sólo cuentan con secundaria, Calderón tiene una ligera mayoría. No hay una relación directa entre nivel de educación e intención de voto.

Donde sí existe una relación directa es con respecto al ingreso. Entre más aumenta éste, mayor es la intención de voto por Calderón. El ingreso es muy superior a la educación como predictor de la intención de voto.

A la gente más educada suele irle mejor desde el punto de vista del ingreso, aunque seguramente los que cuentan con educación media superior tienen un desempeño menos satisfactorio y más diverso. Dado que en México los mejor educados tienden a ser aquellos que pudieron pagar por una buena educación, la educación genera menos movilidad social de la deseable.

La intención de voto está polarizada en términos de nivel de ingreso. López Obrador ha entendido bien ese juego e incluso lo ha provocado. El problema son los de arriba, sus robos, su evasión de impuestos. El modelo "neoliberal" es parte importante de lo anterior. La solución es repartir. En un país donde los esfuerzos son premiados de forma tan distinta, puesto que dependen enormemente de dónde se nació, no extraña que esa propuesta sea atractiva.

Calderón ha entendido también que para procurar evitar hacer la elección una de ricos contra pobres, dado que los pobres son mayoría, lo que debe hacer es convencer de que él es el candidato del empleo y de que existe el riesgo de acabar aún más pobre de ganar su adversario. Convencer de que es el empleo y no la distribución la forma de mejorar permanentemente el ingreso familiar.

Quien gane tendrá, paradójicamente, presiones para abrazar algunas de las políticas de su adversario si quiere gobernar en un país con crecimiento y mayor equidad. En un eventual gobierno de López Obrador la estrategia redistributiva polarizante ahuyentaría la inversión y disminuiría la tasa de crecimiento. Si desea un país realmente más justo tendría que confrontar a las ineficaces burocracias y los arreglos sindicales que hacen tan improductivo el gasto público y tan difícil mejorar las condiciones de vida de los más pobres. Necesitaría, al mismo tiempo, crear condiciones propicias para la inversión privada. Para él, en principio, sería más fácil enfrentar a esas burocracias sin ser acusado de atentar contra los derechos
laborales.

Por su parte, de ganar, Calderón requeriría abrazar una agenda redistributiva. Un país con las desigualdades del nuestro no puede ser un país estable en el tiempo. El respaldo casi religioso que tiene López Obrador en algunos sectores obedece a la falta de oportunidades genuinas. El PRI construyó un sistema político que redistribuía, pero sobre todo a los líderes del aparato. Por ello coexistieron el gobierno revolucionario, con una de las tasas de recaudación más bajas del planeta, y una desigualdad y pobreza enormes. El reto de Calderón sería incrementar la capacidad de recaudación y crear un país donde el esfuerzo sea el vehículo para mejorar los ingresos, lo cual implica limitar privilegios. Él tendría más oportunidad de hacer esto sin ser visto como parte de una guerra de clases, sino como la oferta mínima que un país democrático debe darle a sus ciudadanos.

Ello supone una capacidad y deseo del ganador de ir más allá de la necesidad de afianzar las clientelas y apoyos más cercanos. Además, requiere capacidad política para enfrentar la polarización entre los actores de una contienda que ha sido atizada por las mutuas descalificaciones. La encuesta de BGC muestra que los dos punteros han visto mejorar el número de gente que los ve muy bien, pero también aquel que los ve muy mal.

Al final el gran perdedor es la política misma; su capacidad de lograr acuerdos, puesto que no se ha hecho más que abonar en esta inmensa desconfianza que le tienen los ciudadanos. En la última encuesta de Consulta Mitofsky, el rechazo al PAN y al PRD ha aumentado de forma notable. Se encuentra sólo unos puntos debajo del rechazo al PRI, el cual no ha cambiado. Lo que ha incrementado es el rechazo general a los partidos.

En la capacidad del futuro gobierno para cerrar puentes o buscar gobernar desde la polarización estará el papel de ese gigante, por momentos olvidado, que es el PRI. Su candidato marcha en tercer lugar, pero como partido podría alcanzar más de un tercio de las curules de ambas Cámaras. Cómo se comportará después de la elección es un misterio.

La polarización es parte inevitable de una contienda y más aún en un país tan desigual como el nuestro. Cómo reaccionará a ella quien gane la Presidencia es una de las interrogantes que seguramente persiste en los electores aún indecisos.

Correo electrónico: elizondoms@yahoo.com.mx

Pobres vs. ricos

Ezra Shabot
Reforma
16 de junio de 2006

La contradicción pobreza - riqueza tiene en el discurso de AMLO una única solución: la elección de un superhéroe representante de los oprimidos del país

La competencia electoral se ha reducido a dos candidatos y dos propuestas sustancialmente opuestas entre sí en los objetivos y en los medios para conseguirlos. El PRI y su candidato han quedado fuera de la disputa, más por problemas internos que por otra razón. El planteamiento del PRD y López Obrador está conformado por una mezcla de marxismo clásico y nacionalismo revolucionario priista. Es ésta la composición original del partido y ante la ausencia de una reformulación de los postulados de la izquierda marxista y de sus representantes dentro del partido, la ideología de un priismo tradicional se ha consolidado, llevando al PRD a convertirse en un PRI ganador con el mismo discurso con el que actuó hasta 1982, cuando los
neoliberales llegaron al poder.

El planteamiento de López Obrador se basa en una lectura simplista del concepto "lucha de clases", en donde la guerra de las élites contra el pueblo tiene hoy la oportunidad de favorecer a los oprimidos a través de la figura de un redentor. "El pueblo me dice..., el pueblo me pide...", expresa AMLO cuando pretende justificar sus propuestas políticas y económicas. Pero el marxismo reduccionista no va solo, sino que se encuentra revestido de la ideología del nacionalismo revolucionario que no encuentra contradicción alguna en la historia de México, y en donde Juárez, Madero, Villa, Zapata y Lázaro Cárdenas forman una unidad de pureza histórica imposible de sostener en los hechos.

No tiene la propuesta perredista el sentido histórico de la izquierda chilena con Lagos y Bachelet, quienes consiguieron superar viejos dogmatismos e impulsar una política de crecimiento económico y redistribución del ingreso en el marco del proceso de globalización.

La propuesta de López Obrador regresa una y otra vez al modelo de crecimiento hacia adentro, al reforzamiento del gasto público como impulsor de la economía, a la cerrazón de la política exterior, para no criticar a nadie con la intención de actuar con manos libres dentro del país, sin tener que ajustarse a los parámetros internacionales de justicia y legalidad. Exactamente lo mismo que hizo el PRI durante su reinado, bajo el demagógico principio de "la no intervención y autodeterminación de los pueblos".

La xenofobia y el antinorteamericanismo están también en el centro de la propuesta. "Mis adversarios utilizan asesores extranjeros: norteamericanos, españoles e israelitas" (sic) dice AMLO como argumento irracional. Frente a este discurso, la posición de Felipe Calderón y el PAN habla de una separación sustancial entre el candidato y los postulados de un panismo, cuyo discurso conservador, mocho, intolerante y místico es parte de una historia casi superada. No fue el "yunque" el que impuso a un Fox creyente líneas de conducta en el terreno de la educación, la salud y el desarrollo social. Los grupos ultras del panismo fueron relegados y no son parte hoy de la propuesta de gobierno.

El pragmatismo de Calderón está vinculado con la visión liberal de un posible proyecto de crecimiento y redistribución de ingreso, bajo el esquema de ahorro-inversión, y no de gasto-consumo, que es lo que propone incluso la izquierda europea para aumentar el nivel de vida de los trabajadores y reducir la distancia social entre ricos y pobres.

La idea de un gobierno de coalición es más un buen deseo de colaboración, que una opción viable en la actual estructura del Estado mexicano, y su propuesta de creación de empleo depende más de su habilidad política para negociar reformas en el Congreso y con ello obtener recursos, que con la bondad propia de su planteamiento.

Dos opciones y dos perfiles de candidatos. Una izquierda con una propuesta trasnochada, incapaz de alcanzar sus objetivos de igualdad social con un abanderado imbuido de fe y profecía, frente a una derecha liberal en manos de un político tradicional y pragmático.

¿Tres millones?, no hombre

Pepe Grillo
Viernes 16 de Junio de 2006

¿Tres millones al año? se preguntan en Baja California Sur, donde aseguran que el gobernador gana el doble.

Se basan en lo que, aseguran, ganaba su primo y antecesor, Leonel Cota Montaño.

¿Hay documentos de eso?, es la pregunta obligada.

Y la respuesta, "Son abusivos, no tontos".

Leonel ganaba 75 mil pesos al mes "oficialmente", más 150 mil en la "nómina confidencial", 350 mil de gastos de representación y 80 mil de "gastos diversos", aseguran.

Son informaciones "secretas"

¿Por qué no se pueden documentar los sueldos de Leonel y de Narciso Agúndez?

Pues porque en el estado la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública, se quedó en el papel, dicen.

Tardó casi un año en "entrar en vigor", pero la petición oficial ni la demanda ante el tribunal de justicia estatal, pueden abrir la información, aseguran.

El Frente ¡Ya Basta!, tiene seis meses pidiendo informes, y Agúndez ni siquiera contesta.

¿Qué tan malo será, que lo oculta?

Los diez puntos de humo

Si le preguntan sobre el supuesto sobrino narco, sus gastos excesivos y con recursos ilegales, López Obrador acaba con un "llevamos 10 puntos arriba".

¿Y por qué no mostrará su encuesta?

Dicen en el PAN que la cantaleta de los 10 puntos no es para el 2 de julio, sino para el día siguiente, para rechazar su derrota.

Dirá que no es creíble que en unos días pierda "sus" 10 puntos de ventaja y los que le saque el triunfador.

Y como él dice, repite una mentira mil veces y se convertirá en verdad

Querido pueblo de México

Francisco Martín Moreno
Excélsior
16 de junio de 2006

Nadie puede atentar en contra de los capitales ni de los mercados, so pena de deprimir la inversión, el empleo y la riqueza, lo que a su vez se traducirá en malestar social que puede escalar a niveles de violencia

Mexicanos! El día de ayer el pueblo de México me favoreció mayoritariamente con su voto, distinción que mucho me honra y me compromete para luchar intensamente por la evolución económica y el progreso social del país en general, viendo específicamente por el bien de los que menos tienen, los desposeídos, los marginados, aquellos que solamente conocen y pronuncian a diario una palabra que nadie escucha: ¡Justicia! ¡Justicia! ¡Justicia..!

Como jefe del Ejecutivo de un país con 105 millones de habitantes es evidente que mis responsabilidades, al frente de la nación, requerirán de toda mi atención, todo mi esfuerzo y mi mejor buena fe para cumplir con las promesas que empeñé junto con mi honor para alcanzar la primera magistratura, desde la cual habré de satisfacer las demandas sociales ignoradas por el pueblo de México por lo menos en los últimos 500 años.

He entendido con la debida claridad la crítica importancia de reconocer el poder de los mercados. He comprendido el significado de la volatilidad financiera, misma que puede desangrar a un país con el solo hecho de apretar un par de botones. He reflexionado en torno a las ventajas de trabar alianzas con los empresarios nacionales y extranjeros, para crear empleos, la única manera eficiente de rescatar a los 50 millones de mexicanos en que se encuentran sepultados por la miseria. Nunca nadie podrá ayudar a los desposeídos sin suscribir pactos de crecimiento y desarrollo económico con los titulares de los capitales con los que se crean empresas privadas, células de riqueza, con las que daré satisfacción a mis promesas de campaña y elevaré a mis compatriotas a la altura mínima exigida por la dignidad humana.

En el mundo globalizado que nos tocó vivir, resulta una incongruencia amurallar a nuestro país en los mismos términos en que se hizo en México, y en otras latitudes, en los años treinta del siglo pasado. Quien acceda a la Presidencia de cualquier país o lo encabece, en su calidad de primer ministro, sin haber entendido la trascendencia de la volatilidad financiera y de los poderes fácticos impuestos por los mercados, correría el peligro de provocar una fuga de capitales domésticos, una contracción de la inversión extranjera y por ende impedirá la creación de empleos, lo que a su vez se traducirá en una menor capacidad de consumo de la nación, que deprimirá la expansión industrial, erosionará la capitalización de las empresas y la recaudación fiscal con la que se podría haber financiado el desarrollo social de nuestro país. Nadie puede atentar en contra de los capitales ni de los mercados so pena de deprimir la inversión, el empleo y la riqueza, lo que a su vez se traducirá en malestar social que puede escalar a niveles de violencia de los que nadie quisiera acordarse. ¿Qué hace un pueblo engañado antes de morir de hambre..?

Si me dirijo al pueblo de México el día de hoy es porque me veo en la imperiosa necesidad de tranquilizar a los mercados y a la opinión pública después de una áspera campaña electoral de descalificaciones y ataques, que tal vez fueron necesarios en una atmósfera democrática, misma que tenemos que expandir para construir el México que todos nos merecemos.

Nadie que haya votado en mi contra deberá preocuparse, porque sabré erigirme como defensor tanto de los intereses nacionales como del patrimonio de los particulares que, con tanto trabajo y esfuerzo, han logrado consolidar. Hoy quisiera abanderarme como el presidente del bienestar, como el presidente que no sólo velará por los intereses de los mexicanos, sino que los hará crecer en un marco de una constante prosperidad social que la historia nos ha impedido construir.

He de luchar con todas las herramientas a mi alcance para garantizar el trabajo de los millones de mexicanos que tengan la tentación de emigrar a Estados Unidos, para conquistar allá el bienestar material que su propio país no les pudo proporcionar. He de combatir con todo el poder del Estado a las organizaciones criminales, para impedir el envenenamiento de la sociedad a través del consumo de enervantes y para garantizar la integridad física y patrimonial de quienes hayan votado o no por mí para la Presidencia de la República. He de utilizar mi puesto para educar, para instruir, para forjar a mexicanos más capacitados que estén a la altura de nuestros socios de América del Norte, para poder estar en posición de explotar con mayor éxito y fortuna el Tratado de Libre Comercio que, una vez actualizado, con prudencia y talento, podrá ser una fuente adicional de riqueza para la mayoría de los mexicanos. ¿Por qué no acercarnos al esquema de bloques como el de la Unión Europea?

Gracias por haberme distinguido con su voto. De sobra sabré honrarlo. El bienestar para todos los mexicanos está muy próximo. Se abre la gran etapa de la reconciliación nacional y del crecimiento para todos. La historia nos ha demostrado que los mexicanos podemos conquistar un mejor futuro en la unión. Dividirnos sólo nos acercará otra vez al abismo…

www.franciscomartinmoreno.com

Blog y gol

Marco Provencio
Milenio
16 de junio de 2006

Parece haber un elemento común en la mayoría de las encuestas recientemente publicadas: Calderón baja; López Obrador sube; Madrazo sigue igual. Más allá de las tendencias, las encuestas no pueden predecir mucho más. Quien las considere el oráculo del proceso electoral se equivocará rotundamente.

No ha habido un elemento nuevo en el ambiente nacional que pueda justificar el cambio en las tendencias para dos de los tres candidatos salvo el caso Hildebrando y lo que se deriva de él: la campaña de ataque del PRD; la débil y equivocada estrategia de defensa del PAN, y el mensaje que cae en oídos sordos por parte del PRI al presentarse como el equilibrio entre los extremos.

Mucho se ha dicho sobre el tema Hildebrando, buena parte de lo cual ha sido una serie de lugares comunes. En el proceso, la parte acusadora ha mostrado, cuando menos, su completa incultura fiscal, contable y empresarial, aunque entendiendo que no están en búsqueda de la verdad sino del escándalo hay que reconocerles que han tenido éxito. Por su parte, los acusados han mostrado total falta de "malicia" y entendimiento sobre la lógica mediática, la que les ha sido impuesta y los tiene aún aturdidos levantándose de la lona a medio mes de la elección.

Vale la pena visitar el blog de Alejandro Hope, mexicolibertad.blogspot.com, en el cual hay uno de los mejores textos, escrito por dicho autor, sobre el caso. Su argumento en esencia se sustenta en lo siguiente: "El llamado expediente no es más que un catálogo de insinuaciones sin vínculos causales". ¿Qué hay de extraño que una empresa que recibe un incremento de capital y adquiere a un competidor vea sus ventas crecer? ¿Dónde están los contratos suscritos con Pemex que muestren el tráfico de influencias? ¿Por qué habría una empresa de dejar constancia pública de supuestos engaños al fisco al colocar información en su sitio de internet diferente a la que reporta al fisco? Si Hildebrando aprovechó el margen legal para reducir su carga fiscal, continúa Hope, ¿por qué no mejor una reforma fiscal para hacer más eficiente, equitativo y transparente el pago de impuestos?

Por más que López Obrador se reúna con miembros de la Coparmex en Tijuana y les repita el consabido sermón de que no tiene nada contra los empresarios honestos y nacionalistas, bla, bla, bla, el hecho es que la postura del PRD sobre el tema Hildebrando muestra una preocupante actitud antiempresarial (además de una ignorancia supina ya comentada) que va más allá de posicionamientos electorales. Quien no deseaba "astillar" la silla presidencial para no pincharse en caso de sentarse en ella, ha venido rompiendo todos los puentes con el sector productivo.

Hace años, aún siendo Felipe González presidente de España, gustaba decir que su peor error en la primera ocasión en que fue electo, allá en el lejano 1981, fue haber prometido un número importante de empleos nuevos. "Luego caí en cuenta que quien crea los empleos no es el gobierno, al menos no los empleos que un país necesita. Nunca más ofrecí algo que no sabía que pudiera directamente cumplir". Frases sencillas para quien las quiera oír. El país está a tiempo.

Del otro lado

Entre otros factores, el futbol levanta las pasiones que atestiguamos estos días porque es el gran "igualador" mundial. Ahí el mundo no se divide en ricos y pobres, sino en consagrados, perennes "ya mérito", sorpresas deportivas y uno que otro invitado de cajón en cuyo país lo mismo puede haber un ingreso per cápita de 500 dólares anuales que veinte o sesenta veces más. El futbol no sólo es el más global de los lenguajes, pudiera ser también el máximo distractor en la actualidad; hace meses, algunos jugadores de Angola no entrenaban con el balón sino con un rifle, y por 90 minutos, ojalá en varias ocasiones durante los próximos días, podremos poner a un lado la pasión electoral para encontrar cuando menos un lazo de unión.

Que el futbol es el gran "igualador" no hay duda. Estados Unidos tiene récord perfecto en juegos de Copa Mundial en Europa: 0-8. No ha ganado uno sólo. Con los "cinco grandes" (Alemania, España, Francia, Inglaterra e Italia), incluyendo juegos de exhibición, su récord es 0-9, con sólo 4 goles a favor por 26 en contra. Nada que se asemeje a los resultados olímpicos, más parecidos a cierto status de poderío global, salvo excepciones. Después del 2 a 0 que nos eliminó hace 4 años, podemos desear a los primos del norte que mantengan su racha.

A TODOS LOS QUE INTEGRAMOS MEXICOHONESTO.ORG

16 de junio de 2006

MexicoHonesto.org se inició hace 146 días con la finalidad de unir a los ciudadanos que queremos hacer algo por acabar con la corrupción en nuestro País.

Decidimos apoyar a Felipe Calderón, porque es el candidato que representa la mejor opción para eliminar la corrupción y hacer que se cumpla la ley, porque tiene propuestas viables para hacer que nuestra economía crezca para que se generen empleos y se reduzca la pobreza y por sus propuestas en materia de seguridad.

No apoyamos a Andrés Manuel López Obrador, porque significa estar gobernados por quienes fueron colaboradores de Salinas, por los mismos que duplicaron la pobreza en nuestro país en 6 años y que ahora presumen de tener propuestas para ayudarlos. Porque durante su Gobierno en el DF vimos claros ejemplos de cómo trabajan sus colaboradores llenando maletas de dinero.

No apoyamos tampoco a Roberto Madrazo, porque significa el volver al México de la corrupción y porque consideramos que cuando pudo haber logrado que su partido apoyara las reformas impulsadas por el gobierno de Fox, contribuyó para que estas no se dieran y por su ambición personal estamos ya perdiendo varios años los mexicanos.

Estamos con Felipe Calderón, porque creemos en su capacidad para gobernar, porque tiene la preparación y experiencia para ser Presidente de México, porque es un hombre honesto, porque tiene propuestas para hacer crecer a nuestro País para generar empleo y reducir la pobreza y por sus propuestas en materia de seguridad.

Unidos los ciudadanos podremos hacer que nuestro País avance, que nuestro país crezca, acabar con la corrupción, y este 2 de Julio lo vamos a demostrar.

Te pedimos todo tu esfuerzo estos últimos días, de voz a voz podemos llegar a más de 500,000 personas por día, platica con todos tus amigos, familiares, vecinos, compañeros de trabajo y amigos de lo importante que es para México el triunfo de Felipe Calderón en estas próximas elecciones.

Este 2 de Julio tenemos que hacer que el triunfo sea para los ciudadanos no para le guerra sucia.

Atentamente,

MexicoHonesto.org

INSCRIBE A TODOS TUS FAMILIARES Y AMIGOS EN MEXICOHONESTO.ORG

López Obrador,… el socialista.

Los Incompetentes
Colaboración de Juan J. Cuéllar O.
Tomado del Libro No votes por estos incompetentes de Carlos Maurer.

En su libro "Un Proyecto Alternativo de Nación", López Obrador hace 63 referencias, directas e indirectas, a su pretensión de repartir lo que produces con tu trabajo. En contraste, menciona solamente una vez el concepto de "garantías individuales", y en la misma oración le quita toda justificación.

Al referirse a la pensión universal para adultos mayores, López Obrador declara que "Es una conquista, ya es un derecho adquirido, va a ser muy difícil que se derogue la ley de Adultos Mayores".

La pensión para adultos mayores es un derecho ilegítimo inventado e impuesto por decreto por López Obrador. Mientras que Vicente Fox se escuda diciendo que la necesidad justifica los derechos, López Obrador inventa derechos aunque no haya necesidad; por eso paga la pensión a todos los adultos mayores, sean ricos o pobres. El dinero que reparte López Obrador no está relacionado con el bienestar de los pobres, sino con el ego de López Obrador. Él es mucho más hábil que Vicente Fox para inventar derechos ilegítimos.

No desaprovecha oportunidad para reafirmar otros derechos ilegítimos: "Ese Estado igualitario y fraterno debe hacer efectivo el derecho constitucional a la alimentación, al trabajo, a un salario justo, a la salud, a la educación, a la cultura y el derecho a la vivienda. A esto es a lo que nos referimos cuando hablamos de patria para todos."

López Obrador rechazó aceptar que el Seguro Popular fuera válido en el Distrito Federal porque no está de acuerdo en que una familia pague monto alguno por servicios médicos, ni siquiera $20 pesos al mes. Pero para brindarle gratis ese servicio a una familia, le tiene que cobrar los $8,000 pesos que cuesta ese servicio a otra familia, que no recibe nada a cambio.

Afirma que "proponemos convertir a la construcción de vivienda en una factor estratégico para el desarrollo del país". Si López Obrador conociera cuando menos los fundamentos de la ciencia económica, sabría que la construcción de vivienda frena el desarrollo económico, no lo fomenta. Pero para él cualquier quimera es válida para lograr su sueño: convertirse en Filósofo-Rey.

Cuando López Obrador usa palabras como "chachalaca" o salidas como "lo que diga mi dedito", no es que esté haciendo payasadas, es que su nivel cultural no le permite hablar con más precisión. Es el mismo fenómeno que Hugo Chávez, cuando le advierte a Vicente Fox que no se meta con él "porque sale espinado".

López Obrador es un socialista, en consecuencia, busca concentrar los controles económicos y políticos en el Estado para reducir tu libertad. A eso se debe que rechace la privatización de la industria eléctrica y del petróleo. Pero, ¿qué significa que no la privatizará? Pues simplemente que te prohíbe dedicarte a una de esas industrias, a menos de que trabajes bajo las órdenes de él; él es el Filósofo-Rey.

Todos los mexicanos ahora sabemos que el subcomandante Marcos, y su EZLN, son enemigos de la libertad, de la libre empresa y de la propiedad privada; cosa que ha repetido durante 12 años. López Obrador confiesa su verdadera ideología e intenciones afirmando públicamente que las diferencias entre el proyecto de izquierda del subcomandante Marcos y el suyo [AMLO], es que el EZLN eligió la vía armada y el PRD la vía política-electoral para luchar por el cambio en México. "En la izquierda tampoco hay un pensamiento único", dijo. "Yo no tengo ninguna diferencia [con Marcos], lo que sucede es que nosotros estamos impulsando un movimiento por la vía político-electoral." "Él [Marcos] ha considerado que los cambios pueden darse sin transitar por la vía electoral construyendo el poder desde abajo, con la participación de la gente, son visiones y yo respeto mucho esa opinión", confiesa López Obrador.

Como describe el historiador Enrique Krauze, López Obrador—siendo Jefe de Gobierno—conservaba en el anexo a su despacho los objetos de su culto personal; entre ellos, una foto de López Obrador saludando al "subcomandante Marcos". Otro de los objetos era una imagen de Salvador Allende, el presidente chileno que destrozó la economía de Chile. Estos son sus héroes, estas son las figuras que admira.

¿Recuerdas la monumental marcha en la Ciudad de México organizada por los ciudadanos en reclamo por la creciente inseguridad? López Obrador se quejó de que era una agresión contra él organizada por los pirrurris. Desprecia al individuo que se esfuerza, que trabaja duro, que estudia, que ahorra, que no quiere que lo asalten en la calle; porque ese es un pirrurris.

López Obrador afirma que los políticos de izquierda, como él, son buenos para distribuir el ingreso, pero no saben cómo producir riqueza. Que los empresarios son buenos para producirla, pero no saben o no quieren repartirla.

A buen escuchador, pocas palabras.

Para llegar a la presidencia, López Obrador cuenta con el apoyo de muchos ciudadanos. Como decía George Bernard Shaw, "un gobierno que le roba a Juan para darle a Pedro, siempre contará con el apoyo de Pedro".

López Obrador es un peligro para México, para tu seguridad, para tu patrimonio y para tus derechos. No podemos permitir que López Obrador sea presidente.