junio 21, 2006

Loret de Mola entrevista a AMLO

Planta AMLO a empresarios en Querétaro

La cancelación de último momento se informó a los empresarios por parte de Manuel Camacho Solís, coordinador de las Redes Ciudadanas

Claudia Guerrero y Fernando Paniagua
Reforma

Querétaro, México (21 junio 2006).- Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición Por el Bien de Todos a la Presidencia de México, incumplió este miércoles su compromiso de asistir a una reunión con los dirigentes del sector empresarial de la entidad.

A pesar de haberles confirmado un encuentro para escuchar sus inquietudes, Manuel Camacho Solís, coordinador de Redes Ciudadanas, canceló de último momento y asumió la responsabilidad del hecho.

Los empresarios lamentaron la falta de seriedad a un compromiso asumido con antelación.

Para el encuentro acudieron Consuelo Ruiz Rubio, presidenta del Club de Industriales; Edmundo Jiménez, de la Coparmex; Sergio Villaseñor, de Canacintra, y Mauricio Kuri, de Canaco.

Sin embargo, ya durante su mitin, López Obrador, pidió al sector empresarial dejar a un lado su temor ante su posible triunfo en las elecciones del 2 de julio y su probable proyecto de Gobierno.

En la Plaza de Armas de la capital queretana, el perredista aseguró incluso que a la iniciativa privada le iría mejor en su probable Administración que en el actual sexenio.

"Que no tengan ningún temor, al contrario, les va a ir mejor que como les está yendo actualmente. Les va a ir mucho mejor con un Gobierno democrático y con dimensión social", expresó ante miles de simpatizantes.

Pidió al sector empresarial que tampoco tenga miedo de las propuestas con las que pretende combatir la pobreza y disminuir las brechas económicas y sociales que separan a la población.

"Que nadie tenga miedo tampoco si estamos proponiendo darle la mano al que se quedó atrás y al que va rezagado para que se empareje y empecemos a caminar juntos.

"Que nadie tenga miedo cuando decimos que por el bien de todos primero los pobres. Que nadie tenga miedo porque esto nos conviene a todos", abundó.

Al emular a Benito Juárez, el perredista advirtió que el triunfo de la derecha el 2 de julio es moralmente imposible.

"Conspiracy Theory"

AMLO, incongruente entre lo que dice y hace: empresarios de NL

Escrito por Agencias
21 de junio de 2006

Monterrey, NL.- El sector industrial de Nuevo León manifestó su desconfianza con el candidato presidencial de la Coalición por el Bien de Todos, Andrés Manuel López Obrador, porque no es congruente entre lo que dice y lo que hace.

En conferencia de prensa, el director de Caintra, Guillermo Dillón Montaña, calificó de incongruente a López Obradora, luego de que la víspera en su cierre de campaña en esta ciudad el perredista pidió a los empresarios que tengan confianza en sus propuestas.

El representante de los industriales en el estado señaló que López Obrador es el único aspirante a la Presidencia de la República que ha mostrado una total indiferencia para reunirse con el empresariado en México.

"Nos genera una confusión escuchar que ahora sí quiere acercarse, eso nos genera una desconfianza porque no hay congruencia entre el hacer y el decir, se le tiene desconfianza", subrayó el directivo de la Cámara de Industria de la Transformación (Caintra).

"Es el único candidato que no ha respondido a las preguntas que semanalmente se han hecho a todos los candidatos en el programa Sociedad en Movimiento", subrayó el representante de los industriales de Nuevo León.

Dillón Montaña agregó "nos ha costado mucho trabajar en un programa que se llama Sociedad en Movimiento, y en el cual no sólo están los organismos empresariales de todo México, sino organismos sindicales y demás".

Durante su cierre de campaña en esta ciudad, el lunes pasado, el candidato de la Coalición Por el Bien de Todos, conformado por los partidos de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y Convergencia, pidió a los empresarios de Nuevo León tener confianza en sus propuestas en política económica.

"Es muy fácil engañar a la sociedad con promesas, pero cuando no se le explica a la sociedad cómo se van a llevar a cabo esos compromisos es muy fácil engañar a la sociedad", reiteró el directivo privado.

El director de Caintra consideró que "ahora sí que resulta inaceptable pretender quedar bien con la sociedad, donde las muestras recientes no están acordes con lo que estamos escuchando".

Por su parte, el presidente de las Pymes de Caintra, Roberto González Alanís, expresó que "no es congruente lo que se habla con lo que se hace", al referirse a las declaraciones del candidato de la Alianza por el Bien de Todos.

"Nosotros no podemos tener una ofensa en público y luego un disculpa en privado", dijo el directivo del organismo empresarial de Nuevo León.

Apuntó que en el debate, López Obrador "fue reincidente en decir que los empresarios estamos abusando del pueblo, y ahora nos viene a decir no, ustedes no", y agregó "nosotros no podemos compartir ese tipo de lenguaje, porque es el de crear la división".

Amlo, Habermas y las víctimas y los verdugos de la guerra sucia

José Carreño Carlón
Miercoles 21 de Junio de 2006

Si la primera víctima de las guerras —como reza el título de su libro: The First Casualty— según el clásico de los reporteros del frente, Phillip Knightley, es la verdad, la primera víctima de las llamadas guerras sucias en el sistema mediático es, sin duda, también la verdad, pero con ella, en México 2006, dos instituciones clave de la comunicación política: las encuestas y los medios.

Víctimas, sin duda, en cuanto figurarán entre las bajas de la batalla final que se librará a partir del 2 de julio, encuestas y medios también podrán ser considerados, al menos en parte, como verdugos de la verdad victimada en el desarrollo de la epidemia vivida en México en estos años de intensas "patologías de la comunicación política", como las llamó aquí, en Dresden, frente a centenares de asistentes a la 56 Conferencia Anual de la International Communication Association,
el filósofo, sociólogo y politólogo alemán Jürgen Habermas. Nacido en Dusseldorf (donde están esta mañana los ojos de millones de mexicanos) Habermas cumplió el domingo 77 años, a su llegada a este centro de convenciones, a tiempo para escuchar el lunes la disertación de Manuel Castells, "Comunicación, Poder y Contrapoder en la Sociedad Red".

El padre del concepto clave de la "esfera pública" y continuador da la teoría crítica de la Escuela de Frankfurt, lució una mente ágil, fresca, abierta al debate de sus ya clásicas propuestas, desde una información al día de las aportaciones que hace tiempo pugnan por inaugurar una nueva perspectiva de la "esfera pública", en una nueva era a la sus autores llaman "después de Habermas", como se titula un polémico libro colectivo de hace un par de años (After Habermas).

"Un caso especial de daño a la independencia informativa y editorial ocurre cuando los propietarios privados de un imperio mediático desarrollan ambiciones políticas y usan su poder basado en esa propiedad para adquirir influencia política", señaló el estudioso de la sociedad del capitalismo industrial avanzado, hacia la segunda mitad de su intervención, con su conocida desventaja para la expresión oral, compensada con creces con las ventajas de su talante alegre, bromista; de su enfático y juvenil lenguaje corporal, y de una precisa y a la vez austera proyección de no más de tres gráficas en Power point que trazaban con gran claridad el mapa de su exposición.

Crecido —hasta los 16 años— bajo el régimen nazi, lo que en parte motiva su decisión de dedicar su vida a tratar de evitar —desde la investigación profunda de la sociedad y la cultura contemporáneas— la recurrencia del fascismo, Habermas continuaba ayer describiendo las "patologías de la comunicación política" incubadas cuando aquellos dueños de los medios —usan "su peso económico como un switch para convertir inmediatamente el poder del medio en influencia política y
en presión política".

Y falta lo peor

Pero como heredero de una escuela filosófica que con Horkheimer y Adorno —con quienes estudió— se propuso actualizar y liberar al marxismo de sus propias patologías, Habermas no pretende —ni remotamente— aliviar las patologías del poder de los medios con las patologías del poder (del jefe) político.

Como corresponde al título y a los subtítulos de su disertación ("Comunicación Política en la Sociedad Mediática: ¿Disfruta todavía la democracia de una dimensión epistémica? El impacto de la teoría normativa en la investigación empírica") Habermas partió de sus propuestas de la democracia como fundamento y como método de la organización social, del estado de derecho en el contexto crítico de una sociedad en evolución y de su fe en las posibilidades de la razón, la emancipación y la comunicación racional y crítica, arraigada en las modernas instituciones liberales y las capacidades humanas de
comunicar, deliberar y perseguir intereses racionales.

Habrá qué volver sobre las aportaciones y preocupaciones de esta izquierda civilizada, democrática, ante la postración —en términos de credibilidad y legitimidad— en que van quedando el sistema mexicano de medios y encuestas, como víctimas —junto con la verdad— de las guerras sucias, de las verdaderas guerras bacteriológicas que desataron las epidemias con las graves "patologías de la comunicación política", que afectan tan gravemente tanto a los espacios informativos como a los
estudios de opinión.

Y todavía pueden ser víctimas de peores patologías si, tras un triunfo el 2 de julio, Amlo actúa conforme a sus diagnósticos y actitudes sobre los medios y las encuestas, como lo descubrirá quien logre seguir el hilo de su conversación de ayer con Carlos Loret en Televisa.

Una muestra:

Amlo: "…ésta es la guerra mediática y el dinero… porque va en paquete, o sea, las encuestas van envueltas, o mejor dicho la guerra mediática incluye a las encuestas…"

Loret: "¿Hasta las que ahorita dicen que usted va arriba?

Amlo: "Sí, sí, sí, porque no están dando lo que realmente consideramos…".

AMLO, votos por dinero

Pepe Grillo
La Crónica de Hoy
Miercoles 21 de Junio de 2006

Una clara violación a la ley electoral, "en cadena nacional", cometió López Obrador el 6 de junio, en su mensaje a la nación.
Pidió votos y a cambio ofreció aumento hasta de 1,800 pesos a quienes ganan menos de 9 mil pesos mensuales.

También daría, si gana, "complementos en efectivo y programas sociales en dinero para ti".

El Código Penal Federal, artículo 403, dice que se impondrá multa de 10 a cien días y prisión de seis meses a tres años a quien:
"VI. Solicite votos por paga, dádiva, promesa de dinero u otra recompensa durante las campañas electorales o la jornada electoral"
.
Y lo vimos y oímos "en cadena nacional".

No tiene pruebas, dice López

Después de 14 días de estallar la bomba del cuñado incómodo de Felipe Calderón, ayer López Obrador confesó que nunca tuvo pruebas de la acusación que hizo.

En el noticiero de Carlos Loret de Mola aceptó que fue un error haber enviado a Calderón cajas vacías que se suponían llenas de "pruebas".

Pero López no se arrepiente de su maniobra, al contrario, se justifica: Es, dice "la forma de hacer política".

Y remató: "yo no estoy acusando corrupción a Felipe Calderón".

¡Qué tal si lo acusara!

¿Y el montaje?

Minutos después del tiroteo a la camioneta de Carlos Ahumada, el jefe de la SSP, Joel Ortega, dijo que no descartaba "un montaje".

Ayer, tras dos semanas de intensa investigación, el procurador Bernardo Bátiz anunció la conclusión: "no hay conclusión".

Y en todo el galimatías que informó, no se atrevió a hablar de montaje.

Bátiz descalificó lo declarado por víctimas y testigos, "esto no fue así", repetía a cada párrafo, pero no dio la versión de sus expertos.

¿Fue montaje?, preguntaron diaristas, y Bátiz les echó la pelota: Ya les informamos, ustedes decidan qué fue.

Y anunció que habrá más investigación, y más conclusiones.

GDF: periodistas no

Después de que Crónica, publicó un reportaje de Alejandro Cedillo, sobre los horrores de la prisión de Santa Martha, el GDF emitió en febrero pasado una circular para que se niegue al periodista "la visita familiar".

Como familiar entró Cedillo al penal, porque como reportero no lo dejarían ni acercarse a la puerta, lo que no ocurría cuando René Bejarano daba conferencias de prensa en su celda.

El reportero publicó ayer otro reportaje de la prisión, porque los reclusos claman por que se sepa el infierno en que viven.

Sólo así, esperan los reos, habrá esperanza de que alguien limpie las prisiones de toda la corrupción que hay en cada rincón y que las autoridades solapan porque les deja buenas ganancias.

¿Y en el nivel más alto del GDF?, pues prohíben el trabajo de los periodistas.

Cardenas, el garante

Itinerario Político
Ricardo Alemán
21 de junio de 2006

Cuauhtémoc trabajaba en la concepción de una figura política capaz de contener las posibles desviaciones democráticas.

En sus primeras declaraciones públicas -luego de asumir la presidencia de los consejos asesores de la Comisión Organizadora del Bicentenario de la Independencia y del Centenario de la Revolución-, Cuauhtémoc Cárdenas negó que su encargo lleve ocultos objetivos políticos, como si sólo se tratara de un mero nombramiento honorífico.

Pero el propio Cárdenas se había encargado de deslizar ante los ojos de todo aquel que quisiera verlo, que a partir de su nueva encomienda asumirá de manera formal el papel que desde hace mucho le asignó la historia política mexicana, el de garante de que se consolide la transición mexicana a la democracia. Y esa responsabilidad, primero de motor y luego de guardián, lo coloca de manera temporal por encima de la sucesión presidencial, de la alternancia y del gobierno que resulte electo.

El mensaje parece claro. Nadie sabe bien a bien quién será el próximo presidente, pero son muchos los que temen que con la llegada del nuevo gobierno se produzca un retroceso en los avances democráticos. En el fondo, con la creación de la figura política que recordará las gestas históricas de la Independencia y la Revolución, tanto Fox como Cárdenas intentan un correctivo, acaso tardío, de una omisión en la que comparten una porción de responsabilidad, la de no haber creado los instrumentos políticos para asegurar la consolidación democrática.

Está claro que Cárdenas no habría aceptado formar parte de una comisión para conmemorar el bicentenario de la Independencia y el centenario de la Revolución, si se tratara sólo de una figura decorativa. No se sabe si primero se pensó en la conmemoración de las dos gestas históricas, o si sólo se trató de vestir con ropajes harto simbólicos la preocupación del riesgo real de un retroceso democrático. Lo que sí se sabe es que desde hace meses Cárdenas trabajaba en la concepción de una figura política -en la que se aglutinaran diversos sectores sociales- capaz de convertirse en el aval moral y político para contener las posibles desviaciones democráticas, ante la polarizada competencia electoral y el riesgo de ingobernabilidad.

El razonamiento es conocido. Durante años -y a un elevado costo político y de vidas- los partidos opositores, en especial PAN y PRD, trabajaron para alcanzar la anhelada transición democrática. Construyeron un complejo andamiaje que hizo posible la primera etapa de ese objetivo: la democracia electoral. Ya instalado el puente por el que fue posible alcanzar la alternancia presidencial, por el que fueron posibles elecciones creíbles, imparciales y legales, y que propiciaron la caída del PRI, aparecieron en el horizonte de las elecciones de julio del 2006 los peligros inminentes. Es decir, existe el riesgo de que quien alcance el poder presidencial el 2 de julio -que se alcanzará gracias a que existe ese puente hacia la alternancia y las elecciones creíbles-, pueda llegar al extremo de destruir lo que queda detrás de sí, el puente de la democracia electoral, para regresar al pasado. Cárdenas llegó a la conclusión de que era imposible alcanzar un acuerdo entre todos los candidatos presidenciales para la firma de un compromiso por la consolidación democrática. Pero vio posible la creación de una fuerza social, con suficiente peso moral y político, con influencia en el nuevo gobierno -sea del partido que fuere-, para convertirse en garante de la transición democrática.

Y por increíble que parezca -y a riesgo de que los fanáticos de AMLO desaten de nuevo su rabiosa intolerancia contra quien piensa distinto a ellos-, Cárdenas veía en López Obrador y en sus posibilidades de alcanzar el triunfo el 2 de julio el mayor peligro de un retroceso democrático. Esa percepción no se le escuchará en declaraciones públicas, pero quienes hablan con él saben que existe. AMLO es un riesgo potencial para la democracia mexicana. ¿Por qué? Porque en su mesianismo y en su profunda cultura antidemocrática puede convertir su eventual gobierno, si es que gana, en una moderna versión del PRI. El PRD de hoy y la candidatura presidencial de AMLO son el mejor ejemplo.

Al parecer esa preocupación fue compartida por el presidente Fox, cuyos estrategas habrían dado forma al instrumento político ideado por Cárdenas, y al que vistieron con las ropas de Comisión Organizadora del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución, los dos símbolos de la lucha social mexicana por las libertades y la democracia. Pero esa es apenas una parte del escenario. ¿Quiénes se integrarán a esa comisión organizadora? Representantes sociales de todos los sectores. ¿Y cual será el objetivo político de esa comisión? Además de los festejos obligados, el propio Cárdenas dibuja el fondo a grandes rasgos: "Ampliar la discusión democrática que concluya en la promulgación de una nueva Constitución". ¿Y qué quiere decir eso? En palabras coloquiales, convertirse en garante de la consolidación en México de la transición democrática. Todo ello por encima de quien resulte ganador el 2 de julio

Templo Mayor

F. Bartolomé
Reforma

HAY QUE RECONOCERLO: Andrés Manuel López Obrador sigue sumando apoyos, ¡pero del diablo!

EL MÁS reciente fichaje de la campaña amarilla es el priista Juan Díaz Pimentel, ex presidente del Congreso de Oaxaca y dedo chiquito de José Murat.

DE HECHO, como parte de la pandilla, perdón, del grupo político de Murat fue nombrado secretario de Salud en el gobierno de Ulises Ruiz, de quien se distanció hace unos meses.

SE DICE que la repentina conversión de Díaz Pimentel al evangelio pejista no es por decisión propia, sino una jugada de Murat para tender redes con el PRD ante la probable derrota de Roberto Madrazo.

LO CURIOSO de todo esto es que los servicios de inteligencia de López Obrador parece que no andan muy avispados, pues no le avisaron quién es la fichita que lo está apoyando.

PERO, BUENO, tampoco se enteraron de quién es José Guadarrama, Víctor Anchondo y Roberto Albores. ¿O no quisieron? Es pregunta

AMLO: popularidad vs. estadística

Joaquín López Dóriga
En privado
Milenio
21 de junio de 2006

Oéeeeee ¡Oé-Oé-Oéeeeee! Oéeeeee ¡Oéeeeee! Florestán

Los astros parecen alinearse hacia las coordenadas de Andrés Manuel López Obrador, a 11 días de las elecciones presidenciales, cuando la ventaja sobre sus adversarios comienza a ser el común denominador de las encuestas.

Haciendo a un lado la suya, que nadie ha visto y que sólo conocemos por sus referencias, hay que concluir que con base en las otras, a menos que suceda algo en verdad imprevisto, nuclear, mantendrá su actual ventaja al cierre de encuestas este viernes.

Sin embargo, hay algo que me llama la atención, porque siendo López Obrador el más popular y carismático de los candidatos, esa ventaja no se refleja en las encuestas publicadas.

Esos atributos, popularidad y carisma, se tendrían que haber retratado con una mayor ventaja en los sondeos, en algunos, y no; al menos no hasta ahora.

A partir de lo que les lleva a sus adversarios en popularidad y personalidad, López Obrador debería tener la ventaja de diez puntos que reivindica y que, de ganar, podría obtener en la jornada electoral del 2 de julio.

Una explicación a esa falta de eco estadístico sería que la izquierda siempre está subrrepresentada en las encuestas, lo que parcialmente es cierto, pero eso es sólo una interpretación ante este fenómeno hasta ahora inexplicado, que está enviando un mensaje a sus estrategas, pero también a las tiendas de enfrente.

Porque no sé si esta estrategia hubiera resistido con otros candidatos, ni si con otros actores políticos López Obrador hubiera reaccionado igual.

Pero en esta arena de crispación, en este clima que se envenena, en esta situación y con estos adversarios, hasta ahora, le ha funcionado. Hasta ahora.

Por lo demás, hay que recordar que hace seis años el candidato Fox advirtió que sólo reconocería el triunfo de Labastida con diez puntos de diferencia, y a él le reconocieron el suyo con apenas seis.

Retales

1. PILLALES. Apenas se descubren tres ingresos a la cárcel del malandrín Gustavo Jiménez Pons, candidato al GDF de Alternativa, y sale más: la venta de unas motos Kawasaki, la historia de un auto, su paso por Europa como "corredor de diamantes" y su paso por una comisaría de Madrid. Y todavía hay más de este pillales;

2. LEVA. Sigue la leva priista por parte del PRD. Ahora suben al barco del sol azteca al ex gobernador priista de Chiapas, Roberto Albores, que quiso, y no pudo, ser candidato del PRI al gobierno de esa entidad. Jaime: hay apellidos que cuidar; y

3. SIMILAR. El Niño Verde, olvidando que la mala sangre, al igual que la mala leche, mancha, se tiró a la hamaca en Los Pinos con lo de su dieta de zona diciendo, que no argumentando, le contaba ayer, que un ayuno es similar a una huelga de hambre, pero claro, más barato. ¡Ah qué el tiíto!

La politica exterior del peje...

Anuncia Calderón 100 acciones de Gobierno

Descarga las 100 Acciones para los primeros 100 Días
de Gobierno de Felipe Calderón


Agrupa el candidato en cinco temas las actividades que serán prioritarias en su mandato durante los primeros 100 días, en caso de llegar a la Presidencia

Sergio Javier Jiménez
El Universal
Ciudad de México
Martes 20 de junio de 2006

El candidato presidencial del PAN, Felipe Calderón, aseguró que él, a diferencia de sus adversarios o de lo que dice alguno de ellos, en alusión a Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición Por el Bien de Todos, “yo no pienso arrojar al basurero de la historia a nadie”.

Al hacer la presentación de sus primeras 100 acciones de gobierno durante los primeros 100 días de lo que podría ser su administración en caso de ganar las elecciones del 2 de julio, se refirió a lo dicho por el perredista ayer durante su gira en Monterrey.

López Obrador aseguró ante sus simpatizantes que no olvidaría sus promesas de campaña “como Vicente Fox quien irá al basurero de la historia” por no haber cumplido, según señaló.

Sin citarlo por su nombre, Calderón indicó: “Yo no pienso arrojar al basurero de la historia a nadie que no piense como yo, aunque sea mi adversario político, al contrario, gobernaré para todos, sin distingos y agruparé a todos en torno a nuestras metas comunes, derrotar la pobreza, recuperar la seguridad para nuestros hijos, generar empleo y preservar el medio ambiente”.

El aspirante presidencial del PAN señaló que una vez concluida la contienda electoral “convocaré a un gobierno de unidad nacional y de ser necesario integraré un gobierno de coalición con las fuerza políticas, con los gobiernos locales, con los liderazgos sociales y políticos que estén dispuestos a sumarse en beneficio de México”.

Por primera vez habló uno de sus estrategas del equipo de campaña, Ernesto Cordero, quien ante empresarios, líderes de organizaciones y ex funcionarios hoy integrantes de su equipo, enlistó los 100 compromisos de Calderón.

El panista los agrupó de acuerdo a su propuesta general: Respeto al Estado de derecho y seguridad pública; Economía Competitiva y Generadora de Empleo; Igualdad de Oportunidades; Desarrollo Sustentable y Democracia Efectiva y Política Exterior responsable. En promedio son 20 propuestas por cada tema.

Calderón precisó que estos compromisos no serán fáciles ni rápidos de alcanzar, pero sí son posibles de realizar.

De entre los compromisos presentados en seguridad están: Participación ciudadana; mando único de policía; sistema único de información criminal; policía metropolitana y garantía para los denunciantes.

Sobre la economía destacan: Reducción del gasto burocrático; mantener la estabilidad económica; apoyo a las PYMES; turismo como prioridad nacional y sistema de apertura rápida de empresas.

En igualdad de oportunidades: Seguro Médico Universal; caravanas de la salud en zonas alejadas; abasto de medicinas; becas educativas; horario extendido en las escuelas; ampliar la cobertura de educación superior.

En el campo del desarrollo sustentable propuso: Tratamiento de aguas residuales; programa Proárbol; manejo de residuos sólidos y reforestación.

En el último punto, democracia efectiva, consideró necesario: Disminuir el costo de envío de remesas; unificar el día de elecciones a nivel nacional; reducir los costos y tiempo de campañas electorales; reducir el número de legisladores en el congreso y fortalecer el servicio exterior mexicano.

Acompañaron al panista en esta presentación el coordinador de los legisladores del PAN y candidato al Senado, José González Morfín; el coordinador de política exterior de su equipo, Arturo Sarukhán; Héctor Larios, coordinador de los senadores; su hermana Luisa María Calderón y Eduardo Sojo, además de Florencio Salazar.

Carlos Castillo Peraza

(Por alusión personal...)

De la aldea al mundo y del mundo a la aldea
Jaime Ortega

"Volverás porque aquí están los manantiales de tu savia y las raíces de tu sangre, el mar de tus piedras y las cuevas de tu agua". Así comienza un largo testamento de abrumadora ternura que, poco antes de morir, Carlos Castillo Peraza dejó a sus hijos y, particularmente, a Carlos, el mayor. No es un documento con cláusulas notariales para distribuir bienes. Es el último trabajo literario del filósofo, periodista y político yucateco fallecido el 9 de septiembre, en Bonn, Alemania.

Hombre de aldea, de provincia, Carlos estaba habitado por una curiosidad de vastísimos alcances, fomentada por largos y frecuentes viajes, por lecturas abundantes e infatigables y por una sed insaciable de familiaridad con las cosas del mundo.

En la cartatestamento, Carlos vuelve su mirada a Yucatán para dejar subrayado todo lo que pudo mostrar de su tierra a su hijo y para recordarle con énfasis el mundo que se oculta en la historia de sus orígenes, en las calles de su Mérida natal, en los insólitos itinerarios de bisabuelos, abuelos y tíos, en los más diversos paisajes geográficos y humanos. Volverás, reitera Carlos con una urgida insistencia, reveladora de la sólida raigambre de su identidad. Con la convicción de que en la memoria microcósmica de su aldea fue posible adivinar el mundo, Carlos pronostica el retorno. Aldea y mundo afianzaron en él su poder de comunicación y la fuerza de su coherencia.

No sé si cabe hablar del privilegio de haber podido leer (con la voz que fue suya, como diría Borges) los últimos borradores del documento porque una inmensa sensación de vacío, de pérdida, de orfandad, me ha invadido desde su desaparición. Más dolorosa me resulta su ausencia cuando recuerdo las ocurrencias oportunas y las carcajadas con que nos despedimos en España, apenas cuatro días antes de su muerte repentina. Bajo el sol generoso y perezoso de septiembre, frente al Mediterráneo, Carlos concluía la lectura de una exuberante y poética historia de mujeres y hombres olvidados en las selvas petroleras de Colombia.

A comienzos de los años 70 nos conocimos en la redacción de Radio Suiza Internacional donde Carlos trabajó parcialmente para sostener sus estudios, antes de ser periodista de planta y de recibir su diploma en Filosofía. Allí disfrutamos de la amistad y de la orientación de un director, Joel Curchod, que supo acercar las civilizaciones y poner en las ondas una información rigurosa y solidaria que a diario demostraba la pequeñez y la interconexión de todas las noticias. "Filosofía no es el amor del saber, sino la sabiduría del amor", dice una fórmula casi pedagógica acuñada por el francés Roger Garaudy en un libro que selló para siempre nuestra amistad. El colosal prólogo de aquel libro ("Para un diálogo de civilizaciones") fue suficiente para dar a nuestras conversaciones el valor de las brújulas que orientan todas las búsquedas. Desde horizontes diferentes y a menudo opuestos, aquellas pláticas se volvieron afanadas exploraciones del mundo. La compleja democracia suiza construida por artesanos relojeros, por la austera visión de montañeros calvinistas o zwinglistas, y por secretos y opulentos banqueros nos sirvieron de escuela. En el país de Rousseau, de Carl Jung, de Herman Hesse, de Thomas Mann, de Rilke y de Chaplin reconocimos la vastedad del mundo. En la Suiza de los grandes teólogos de la Reforma, Carlos estudió filosofía, pero llevado de la mano por los sabios dominicos de la católica Universidad de Friburgo. Aquella armoniosa coexistencia entre culturas, lenguas y confesiones diferentes, aquel desarrollo hecho de abajo hacia arriba y no al contrario, aquel respeto del otro y aquel poder de las minorías, aquella soberbia laica puritana e igualitaria sirvieron para añejar ideas y amistad y para hacer de Carlos el padrino de mis hijos y figura entrañable de nuestra familia.

Marx, Levinas, Teillhard de Chardin, Jaspers, Claudel, Sartre, Camus, Garaudy, Marcuse, Borges, Revel, Reeves, Octavio Paz, Monsiváis, Fuentes, Rulfo, García Márquez, Amin Malouffe, Marguerite Yourcenar, Umberto Eco, Sloterdijk y muchos otros autores siguieron nutriendo nuestro encuentro. Nunca encontré a nadie tan capaz como Carlos de tener en cuenta al otro. Es raro hallar personas que pueden mantener el equlibrio entre objetivos éticos de tamaño compromiso y, al mismo tiempo, defender con tan rotunda lucidez lo propio. No me resulta extraño el brío con el cual Carlos Castillo Peraza defendió sus credos. No me extraña que el centro de investigaciones sociales que creó se llame -en ese orden- Humanismo, Desarrollo y Democracia. No me extraña tampoco que la prensa mexicana haya rendido homenaje a su congruencia y haya reconocido su aporte como ideólogo de la reciente transición democrática.

En su febril oficio político Carlos viajaba con frecuencia a Europa. La distancia física e histórica justa para dar a su entusiasmo la virtud de la práctica. De la aldea latinoamericana el discurso de Carlos podía transitar fácilmente hacia las pertinentes visiones de conjunto: hacia el mundo, como solía decir para evitar la ambigüedad del término globo que consideraba limitado a las conquistas de navegantes. Y mundo para Carlos Castillo fue siempre el globo, pero con seres humanos por dentro.

Se detuvo siempre en Suiza, amarró siempre su embarcación en un pedazo del Caribe que tenía en los Alpes como alguna vez escribió refiriéndose a nuestra casa en Berna. Nos llenó a mi esposa y a mis hijos de su México, de su Yucatán, de los recuerdos de sus hijos y de su familia. Llenó los anaqueles de mi biblioteca con múltiples sorpresas, juntos cantamos boleros, rancheras, bambucos, vieja y nueva trova cubana y nos deleitamos con la poesía de canta-autores españoles. Escribía sus inaplazables "pápiros" mirando caer las nieves suizas de febrero u oyendo crecer el pasto del jardín.

Carlos me enseñó que la platitud de su patria yucateca permite acceder a dos infinitos: el que termina en el territorio y el que se prolonga hasta los horizontes del mar Caribe. Con sus ojos descubrí las pirámides mayas; la tierra de ríos subterráneos; la tierra donde los cimientos se abren con dinamita; la tierra del Diario de Yucatán, periódico donde Carlos aprendió tan bien el oficio de generar opinión, de comunicar y escribir que quizá fue por eso que tuvo dificultades para tolerar la fácil mediocridad. Como otro feliz habitante de la lengua española, Carlos hizo de la escritura una disciplina militar.

El dolor por su pérdida se hace más intenso al saber que una pluma fecunda y una voz que sabía disentir han sido acalladas por la insoportable y siempre inoportuna realidad de la muerte. En Berna, Carlos se abastecía de finas y selectas plumas que daban a su escritura la fluida belleza caligráfica y conceptual. En una tienda llamada a convertirse en museo de la escritura a mano, Carlos compraba también el arsenal de papel cuadriculado cortado en las pequeñas proporciones de una ficha bibliográfica donde anotaba las emociones encontradas en sus largas faenas de lectura, en sus viajes, en sus debates o en sus conversaciones cotidianas. Así fabricó esa memoria incomparable que le permitía alimentar sus opiniones y sus charlas con abundantes y adecuadas citas de autores, poetas y cancioneros.

Escribía sin embargo en la computadora. Como a muchos profesionales de la escritura de su generación, los malabarismos de las nuevas tecnologías de la información le incomodaban, aunque no le ponían en aprietos. Consciente del inexorable peso de los progresos técnicos, Carlos sabía que al final del milenio el planeta está convocado a un proceso de realfabetización cultural cuyas consecuencias apenas adivinamos. Recordando a Umberto Eco, Carlos no se conformaba con las incalculables posibilidades de acumulación de datos de los soportes físicos y lógicos de la memoria informática. ¿De qué sirve la capacidad de reunir millones de referencias bibliográficas sobre un tema, si no hay una conciencia, un hilo conductor, que las integre y las haga vivir?

Frente al mar Mediterráneo, en la costa del Levante español, en un pequeño pueblo dos veces milenario donde intento recogerme para escuchar crecer las olas, un viejo cuaderno de bitácora está a disposición de los amigos que quieren dejarme una palabra. Carlos y sus dos hijos mayores, Carlos Jr. y Julio, inauguraron las páginas. "Polvo es el hombre y polvo al viento la palabra del hombre. La palabra sólo dice, si algo dice, el silencio. Silencio del afecto intraducible, silencio de la amistad que se hace sin ostentarla", dice el texto de Carlos.

Volverás, insiste con terquedad Carlos Castillo en el testamento dirigido a su hijo, a los suyos y a las generaciones de hoy. "Nadie sabe lo que es ni lo que fue una ciudad si no ha percibido sus aromas. Nunca serán cultos los hombres que sólo saben a qué huelen su pueblo, su domicilio, su cocina local, su propia patria. Sólo serás culto si logras reconocer con tus narices las frutas, los animales y los rincones ajenos. Si no tienes civilización no tendrás ni aldea. Si no sales de tu aldea, nunca tendrás mundo".

Aldea y mundo, mundo y aldea: en ese ciclo desafiante se movía el vigoroso potencial creativo de Carlos Castillo. Un día antes de que partiera para Alemania en lo que fue su último viaje, después de un control médico de varias horas que disipó las incertidumbres de un primer malestar en el pecho, visitamos un parque de atracciones, frente a Benidorm, que tiene como tema central las culturas del Mediterráneo. Una idea afortunada de los españoles pero que, con sus réplicas acartonadas de las pirámides de Egipto, del Faro de Alejandría y del Partenón de Atenas, de Troya y de la cultura hispánica, sigue pareciéndose a los parques Disney. Sereno, con la sonrisa burlona de quien ha saboreado con sus propios pies y sus propios ojos aquellos lugares, Carlos buscó un lugar cerca a la imitación de un obelisco para sentarse a leer y disfrutar del pródigo sol. Para él, aquello no era ni la aldea ni el mundo.

Con el ácido humor que siempre dio color a sus palabras, Carlos cuenta en su testamento que una vez su abuelo lo descubrió corriendo por los pasillos de la casa con una caja de metal en las manos y haciendo sonar su contenido. ¿A dónde vas?, le gritó preocupado el abuelo en lengua maya. "Te estás llevando a mi mamá. Son sus huesos", le increpó el viejo antepasado arrebatándole la lata. "No vayan a jugar tus hijos con mis despojos pero, si se diera el caso, tómalo con buen humor", sugiere Carlos a su hijo.

Con Julieta, Carlos, Julio y Juan Pablo, la familia y sus allegados, comparto la dolorosa intimidad de sus lágrimas. A todos ellos y a quienes compartieron su fe les recuerdo que hasta última hora Carlos había desgranado las oraciones que llevaba puestas en un anillo de su mano. Aún no puedo convencerme de la pérdida de mi amigo del alma. En un rincón privilegiado del corazón de este periodista colombiano perdido en esa minúscula isla de montañas alpinas, en la aldea suiza, el mundo de Carlos echó raíces.

Después de ver e interrogar al mundo, Carlos Castillo Peraza regresa ahora a su aldea yucateca a descansar en paz bajo el mar de sus piedras y los manantiales de su savia

Denia, España, 11 de septiembre de 2000.

Jaime Ortega, periodista colombiano, radica en Suiza, fue el mejor amigo de Carlos Castillo Peraza.

Semblanza de Felipe Calderón Hinojosa

Dip. José González Morfín, (PAN)
Coordinador del GPPAN, Cámara de Diputados



Discurso durante la Presentación de las prioridades del gobierno de Felipe Calderón Hinojosa, candidato del PAN a la Presidencia de la República
Centro Asturiano

Muy buenos días a todas y a todos, para mí es un honor que me den la oportunidad el día de hoy de hacer una semblanza de nuestro próximo Presidente de México.

Felipe Calderón, originario de Morelia, Michoacán nació el 18 de agosto de 1962. Es abogado egresado de la Escuela Libre de Derecho con maestría en Economía del ITAM y en Administración Pública por la Universidad de Harvard.

Felipe Calderón fue presidente del Partido Acción Nacional entre 1993 y 1999 y entre los años 2000 y 2003 fue el coordinador del Grupo Parlamentario del PAN en la Cámara de Diputados. Dentro de la administración pública Felipe Calderón se ha desempeñado como director general del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) y como secretario de Energía.

Felipe Calderón es un hombre comprometido con su país, es un hombre de familia, Felipe es un buen hijo de familia, --a veces un poco desobediente-- y es también un muy buen padre de familia. Como saben, muy joven ha asumido enormes responsabilidades.

Felipe Calderón sabe hacer equipo, sabe delegar responsabilidades pero exige resultados. Quienes hemos tenido la fortuna de colaborar con él, sabemos que con él se trabaja muy a gusto pero que hay que entregar buenas cuentas, que hay que entregar resultados.

Felipe Calderón se ha preparado para ser Presidente de México, ahí están como muestra las maestrías en el ITAM y en la Universidad de Harvard. Es un hombre de retos, tiene perfectamente claros cuáles son los retos de nuestro país enfrenta hacia el futuro.

Felipe, toda la campaña se ha significado por hacer las propuestas de polílticas públicas pero propuestas sólidas, propuestas viables, propuestas que han generado confianza.

El día de hoy, ya a escasos diez días de la elección Felipe Calderón convierte esas promesas de campaña en compromisos de gobierno, en acciones de gobierno que pondrá en práctica a partir del 1 de diciembre.

Señoras y señores, dejo con ustedes al próximo Presidente de México: Felipe Calderón.