junio 26, 2006

Sheinbaum y Duarte, otros René de AMLO.

Carlos Ramírez (@carlosramirezh)
Indicador Político
El Financiero
www.indicadorpolitico.com.mx
http://carlosramirez2.blogspot.com
carlosramirezh@hotmail.com

• Sheinbaum y Duarte, otros René de AMLO.
• Hubo dinero cash y en cajas para los dos.

Nueva Juana de Arco de la lucha de López Obrador contra la corrupción... en los demás, Claudia Sheinbaum recibió dinero en efectivo del empresario Carlos Ahumada para disfrutar vacaciones en Europa y para campañas perredistas. La denuncia aparece en documentos ministeriales, pero acaba de ser revivida por Rosario Robles.

Luego de que Sheinbaum trató de deslindar la corrupción de su esposo Carlos Ímaz señalando que el dinero que aparece en el video era para la campaña de Rosario Robles, ésta respondió con una carta reveladora enviada a Joaquín López Dóriga, en cuyo programa se registró la declaración de la operadora -como lo fue René Bejarano- de López Obrador.

La carta de Robles se refiere a Sheinbaum y a Horacio Duarte, representante del PRD ante el IFE, y cuya presencia en videos fue suspendida luego del atentado a balazos contra la familia de Ahumada. El debate sobre la corrupción de los operadores de López Obrador es fundamental porque ambos serían funcionarios del gabinete presidencial del perredista. Ahumada declaró ante un juez que le pagó 250 mil pesos a Sheinbaum, a través de Ímaz, para reabrir una planta de asfalto. Y a Ímaz le dio tres millones de pesos. Los datos están en los expedientes 090, 091, 094 y 108, de la fiscalía contra delitos electorales de la PGR.

El caso de Duarte logró ser opacado por el atentado. Robles se pregunta las razones por las cuales Duarte, como alcalde de Texcoco, aparece en las oficinas de Ahumada. Datos confirmados por Indicador Político señalan que Duarte habría recibido diez millones de pesos de Ahumada en cajas de teléfonos celulares. La única confirmación oficial de este dato se daría por medio de una conferencia de prensa que le han impedido a Ahumada.

De ahí que los arietes de la denuncia contra la corrupción tengan las manos sucias de corrupción. Por su importancia, se transcribe la carta de Robles:

"Te agradecería mucho me permitieras hacer la siguiente aclaración en tu programa con relación a la carta enviada el día de ayer por Claudia Sheinbaum en la que señala que su marido, Carlos Ímaz, fue absuelto porque el dinero que recibió de Carlos Ahumada fue para mi campaña a la presidencia nacional del PRD.

"1) Siempre he sostenido que cada quién es responsable de sus actos. Por supuesto que Claudia Sheinbaum no puede ser juzgada por lo que hizo Carlos Ímaz, pero si ella no es responsable de lo que hizo su marido, mucho menos yo que nada tengo que ver con él.

"2) Carlos Ímaz no tuvo ninguna responsabilidad financiera ni de recaudación de fondos durante mi campaña al interior del PRD.

"3) Las imágenes del video que todos vimos corresponden al año del 2003, y el proceso en el que quedé electa como presidenta nacional del PRD se llevó a cabo en los primeros meses del 2002. No veo cómo recursos que Carlos Ímaz recibió un año después pudieron ser utilizados para una campaña que se realizó 12 meses antes.

"4) Comparecí como testigo ante ministerios públicos locales y federales y ninguna autoridad determinó alguna responsabilidad mía o vinculación con las personas que recibieron ese dinero.

"5) Por pudor y vergüenza, deberían callar. Durante todo este tiempo, a pesar de sus calumnias y sus golpes bajos, he actuado con prudencia. Sin embargo, todo tiene un límite. Por encima de todo, está mi dignidad personal y la de mi hija.

"6) Yo no introduje a Carlos Ahumada al PRD. Cuando yo lo conocí ya tenía vínculos con diversos perredistas, entre ellos René Bejarano a quien conoció por disposición del entonces jefe de Gobierno del Distrito Federal.

"7) Desde el primer día de los videoescándalos, reté a que se presentara un documento, un contrato en el que se acreditara que el gobierno central del DF en el periodo que fui Jefa de Gobierno realizó alguna obra pública con las empresas de Carlos Ahumada. Nadie ha podido presentar nada que lo acredite (ya han pasado dos años), porque no existió ninguna obra pública con dichas empresas por parte del gobierno central.

"8) Durante mi gestión al frente del PRD, ningún municipio o delegación que se hubiera ganado durante mi mandato, tuvo contratos con Carlos Ahumada. Por el contrario, los que tenía en delegaciones en las que venía trabajando durante años le fueron cancelados, así como su participación en la licitación del segundo piso.

"9) Los recursos que recibió Carlos Ímaz en el video fueron para su precampaña a la jefatura delegacional de Tlalpan. Él lo sabe. Los utilizó para pagar una pauta que contrató con diversos medios electrónicos para su precampaña. Hay pruebas de ello.

"10) Estoy cansada de que utilicen mi nombre para limpiarse la cara. Que no sean cínicos ni cobardes. Que asuman su responsabilidad. Como tú y muchos mexicanos hasta ahora me entero que Horacio Duarte estuvo en esas oficinas negociando cosas relacionadas con su cargo como presidente municipal. ¿Qué hacía ahí? ¿A cambio de qué la feria en
Texcoco se volvió a realizar?

"11) A mí si me han investigado. También a mi familia. Nada han encontrado, porque nada había. Y te puedo garantizar, ahí está la Cuenta Pública del 2000, que jamás en mi gobierno se adjudicaron casi 200 millones de pesos en una obra pública sin licitación de por medio y eso que se hicieron obras millonarias como el Metro y el drenaje profundo. Precisamente por eso, porque actuamos con estricto apego a la legalidad, es que no me han podido hacer nada a pesar de la persecución y del linchamiento del que hemos sido objeto."

Hasta aquí la carta y las contradenuncias de Robles contra Sheinbaum, Ímaz, Bejarano y Duarte, pilares del equipo de López Obrador. Tres funcionarios involucrados en la corrupción que hoy gritan: ¡al ladrón!

(Lea el Diario de Campaña de Carlos Ramírez, todos los días desde las cinco de la tarde en www.lacrisis.com.mx o www.indicador-politico.com.)

Aumentarán riesgos financieros en México si se combina alza de tasas

Agencias de noticias
Lunes 26 de Junio de 2006

Esta semana los mercados financieros estarán atentos a los movimientos de tasas en Estados Unidos y al resultado de las elecciones presidenciales en México.

Con base en esas variables, el banco de inversión estadunidese JP Morgan espera cuatro escenarios, a partir de los cuales se modificará la percepción de riesgo de México.

Para Alfredo Thorne, director de Investigación Económica para América Latina, y David Franco, economista para México de la firma, el peor escenario, que ellos clasifican como el cuarto, es el resultante de alza de tasas de Estados Unidos y eventual triunfo electoral del candidato del PRD, Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

De acuerdo con los expertos de JP Morgan, en ese caso aumentaría el riesgo-país y se registraría parálisis de inversiones hasta tener una claridad sobre las políticas que aplicará el nuevo mandatario.

"La reacción de los inversionistas será de castigo a una posible victoria de Andrés Manuel López Obrador, (AMLO), establece el documento titulado Proyectando hacia la elección presidencial del dos de julio".

Para la correduría, el mejor escenario, de disminución de percepción de riesgo es una victoria del panista Felipe Calderón, aunada a la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos de detener su política restrictiva.

México podría experimentar un retroceso económico: CEESP

Engee Chavarría
Excélsior
26 de junio de 2006

engge.chavarria@nuevoexcelsior.com.mx

México podrían enfrentar un escenario desfavorable con un cambio económico radical, al grado de aumentar las tasas de interés en tarjetas, créditos hipotecarios y cualquier otro financiamiento, advierte Mario Rodarte, director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

El analista del sector privado dijo a Excélsior, que el proyecto de izquierda del candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador es amenazante por el doble discurso.

"Primero nombra a los empresarios evasores fiscales y al día siguiente quiere hacer una tregua con ellos y los llama sus amigos fieles, cuando él sabe que el grueso de los empleos no los genera el gobierno, sino las empresas. También asegura que va aumentar el sueldo de los trabajadores, no sé de dónde va a sacar los recursos, no hay nada claro, no sabemos a qué atenernos y no le creo nada, ni siquiera hincado enfrente de un crucifijo", dijo

¿La sociedad debe temer a un proyecto de izquierda? "No, pero depende a qué proyecto se refiera, si es al de Felipe González o José Luis Rodríguez Zapatero, como en España, es probable que el país experimente grandes cambios, pero si es el de Evo Morales, en Bolivia, estamos perdidos y hasta la fecha AMLO no ha definido, sólo ha dado un discurso articulado".

¿Qué candidato presidencial ofrece un cambio estructural? "Felipe Calderón y Roberto Madrazo, aunque lo disfraza un poco y su proyecto en algunas políticas no es fiable y el del candidato panista hay que hacerle algunos ajustes y apegarnos netamente a lo que es viablemente legal.

"Pero más allá de proyectos y plataformas, en estas elecciones la gente debe estar consciente de que el próximo gobierno va a tomar la batuta en el área económica y para caminar correctamente se requiere de reformas estructurales sustentadas: la pregunta es quién las va a hacer".

Sin embargo, Rodarte sostuvo que le parece sensacional que López Obrador busque el bienestar de la población, pero insistió, "en base a qué, cómo le va aumentar el ingreso a los que ganan mil a dos, es de risa, ni siquiera ha pensado en el déficit de recaudación fiscal que tiene México".

El también analista criticó la propuesta del perredista sobre el tren bala, que recorrería el tramo de la Ciudad de México a Tijuana, al argumentar que es falso, ya que no pudo construir el tren que llegaría hasta Tultitlán y mucho menos éste.

"Si pudo construir el segundo piso del Periférico, pero que le pregunten a qué costo y con cuánto periodo de vida, sin pensar en el daño ambiental y estructural de la ciudad, pero con ese autoritarismo es capaz de decir que va a levantar un segundo piso desde Mazatlán hasta las Islas Marías, por más que él disfrace estos datos, la ciudad de la esperanza, presenta grandes índices de inseguridad", precisó.

El director general del CEESP planteó que más allá de los discursos, México necesita ser competitivo, "hay que empezar a trabajar en ello, se requiere de mejores maestros con altos valores educativos, una urgente reforma energética, fiscal.

Añadió que para incrementar la actividad económica también se requiere de la ampliación de los puertos de Manzanillo, Lázaro Cárdenas y Veracruz, que son las salidas de todos los tratados de libre comercio, que mantiene México con otros países y tramos ferroviarios que crucen el Pacífico al Golfo.

Templo Mayor

F. Bartolomé
Reforma
26 de junio de 2006

FLACO FAVOR le están haciendo a Andrés Manuel López Obrador los sindicatos que lo apoyan y que amenazan con hacer una huelga nacional el miércoles.

JUSTO AHORA que el perredista trata de limpiar su imagen y acercarse a los grupos que ha despreciado -como los empresarios-, sus huestes sindicales suenan los tambores de guerra.

HABRÍA QUE preguntarle si respalda el paro que, entre otros, está impulsando Roberto Vega Galina, dirigente sindical del IMSS y candidato al Senado por el PRD.

PORQUE si no es así, más le valdría a AMLO poner distancia de ese paro que en su afán por defender al capo minero Napoleón Gómez Urrutia, se está convirtiendo en el mayor reto del gobierno federal de cara a las elecciones.

A MENOS, claro, que el propio López Obrador sea el de la mano que mece la cuna.

Echeverría o fascismo: intelectuales de 1970

La Calle
Luis González de Alba
Milenio

Felicitaciones al presidente Fox por el nombramiento
de Cuauhtémoc Cárdenas,y a éste por aceptar.
Sí hay otro México.


También en 1970 había que parar a la ultraderecha. "Echeverría o el fascismo", clamó una buena parte de la intelectualidad de "izquierda".

Y lograron su objetivo: triunfó Echeverría..., no gracias a ese apoyo, sino al aparato del PRI, a la tradicional elección de Estado, de las "de a de veras". La notoria excepción, Octavio Paz, fue refundido al rincón de la derecha. No fue invitado a la fiesta ni al gran reparto multimillonario de recursos para la cultura y el arte, entrega a raudales, nunca vista antes ni después.

Echeverría recorrió todos los pueblos de México, tooodos, en camiones y en lo que se pudiera, se llenó de polvo y estrechó miles de manos humildes. Su esposa se vestía de "adelita", con cananas cruzadas y bailaba zapateados en recepciones oficiales. Sólo faltaban Diego Rivera y Frida Kahlo porque ya habían muerto. Los pobres tuvieron esperanza. Los humildes sonrieron porque la justicia social había llegado: bastaba con oír los discursos del candidato. Los riquillos, señalados y advertidos, temblaron y comenzaron a tomar las de villadiego, la fuga de capitales comenzó lenta, se volvió tumulto.

Terminó en rumores de golpe de Estado (fui invitado a uno).

Cuando Echeverría llegó a la Presidencia, fiel a sus promesas impuso el agua de jamaica en los banquetes oficiales (no es broma), la guayabera tropical en vez del traje y la corbata. Echeverría madrugaba y hacía madrugar a gabinete y reporteros (¿le suena?).

Su dinamismo era asombroso. Sus discursos competían por los titulares con los de Fidel Castro en defensa de los pobres del mundo. Impulsó una política internacional "tercermundista": ni comunismo ni capitalismo, México tiene su propia receta: gasto público como impulsor del desarrollo. Y cumplió su promesa, la cumplió con creces: nunca hubo tanto dinero para intelectuales, artistas y sindicatos: el cine hizo películas como nunca antes; las universidades vieron triplicados, cuadruplicados sus presupuestos; los sindicatos pedían y les daban el doble; una Navidad, oh plegarias atendidas, las
enfermeras del IMSS que ganaban 7 mil pesos vieron un aumento... a 30 mil que, sumados a tres meses de aguinaldo hacían 120 mil pesos: el precio por entonces de un coche nuevo sin lujos.

Un joven priista, en plena formación, contemplaba al presidente con arrobo: Manuel Andrés López Obrador. Por eso dice que "México perdió el rumbo en 1982": cuando terminó su mandato el amigo y continuador de Echeverría, López Portillo. Pero como dice santa Teresa: "Más lágrimas se han derramado por las plegarias atendidas".

En 1976, Echeverría entregó el gobierno... con la primera de nuestras grandes devaluaciones de moneda y crisis económicas. Luego serían sexenales, hasta que en 2000 ya no las tuvimos. Las felices enfermeras vieron que sus 30 mil pesos mensuales se volvían polvo: para 1982, mil pesos eran la unidad mínima de moneda: mil pesos se daban al que limpiaba parabrisas, 30 mil se dejaban de propina en un restorán, una casa modesta rentaba al mes 5 millones.

¿Receta? Ninguna reforma fiscal, tampoco laboral, Pemex y CFE en manos del gobierno y, más importante aún: el gobierno como principal inversionista y motor del desarrollo. Relata Imre Kertész lo que parece una anécdota mexicana de estos días: "Llueve. Antiguos dirigentes del partido aparecen en la televisión. 'Creían' en el partido. 'Creían' que se cometieron 'errores', 'fallos', pero 'creían', por ejemplo, que 'Stalin no sabía nada' de todo ello". Ponga usted PRD donde dice partido, cambie Stalin por Peje y (toda proporción guardada... por ahora) el párrafo, de "Yo, otro", se nos aplica. Refiriéndose a los políticos de la dictadura comunista de 40 años, o a la nuestra de 70 de priismo transmutado en perredismo, dice: "No es cuestión de que olviden una época como si fuera una pesadilla: pues la pesadilla eran ellos..."

Y allí siguen ellos: los mismos nombres, las mismas caras que fueron nuestra pesadilla son ahora los mismos que asoman desde el PRD: los Cota, Guadarramas, Camachos, y su pandilla lumpen de Bejaranos, Padiernas, Batres. Quizá, parafraseando de nuevo a Kertész, los mexicanos somos hijos incorregibles de la dictadura, estamos marcados por 70 años de prácticas clientelares priistas huidas al PRD.

Votar izquierda

Recuerda, votar izquierda es votar Patricia. No hay nadie más en la izquierda. Nadie: los "ex" priistas no existen.

En el PRD, usos y costumbres del priato

Carlos Marín
El asalto a la razón
Milenio
26 de junio de 2006

Una de las formas de adhesión más deleznables que engendró el priato ha vuelto locos de felicidad a los perredistas, amnésicos ahora de lo que tanto denunciaron y combatieron.

Es el voto corporativista, la indecente práctica que encarnan líderes de la calaña de los que padecen la CROC y el Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social.

Isaías González Cuevas anunció el jueves que los croquistas apoyarán en las urnas a Andrés Manuel López Obrador, y el mismo compromiso lo hará hoy Roberto Vega Galina, el pillastre que regentea las cuotas laborales y sabotea las finanzas de la principal institución de salud pública de México.

Pero no es el oportunismo (unos cuantos días antes de las elecciones) de las mafias sindicales lo que llama la atención, sino el hecho de que nadie del PRD, empezando por Andrés Manuel López Obrador —quien para ganar no necesita de votos por intimidación—, ha expresado su rechazo a la sospechosa y despreciable declaración de amor.

¿Desconocen los métodos de coacción y coerción que las camarillas gremiales ejercen sobre sus "representados" forzosos?

Si el vengativo Isaías González es quien pretendió el liderazgo del priófilo Congreso del Trabajo, donde soñó poner como segundo al "minero" Napoleón Gómez Urrutia (en cuyo apoyo ha estado dispuesto a sumarse a una huelga nacional), y hasta de la lista de candidatos a diputados plurinominales por el PRI fue excluido, ¿por qué los perredistas no pintan su raya?

A quienes piensen que su ofrecimiento es inmoral, Isaías dedicó estas palabras de consuelo:

"No estamos traicionando al partido (Revolucionario Institucional) en los principios, en su estructura, en sus estatutos…".

Tan es así (y aunque no existen los embarazos a medias) que él no quiere ser un traidor al cien por ciento, pues dice que dejarán a Madrazo condenado a su propia mala suerte, pero… votarán a favor de los demás candidatos del PRI.

¿Tan lambiscón y no toma en cuenta que el PRD quiere la mayoría en el Congreso?

Y ahí está ese otro cuate, el diputado por el PRI que desertó dizque como "independiente" y consiguió una candidatura plurinominal del PRD al Senado.

Es el mismo Vega que azuzó a sus agremiados para que intentaran sabotear a toda costa las reformas a la Ley del Seguro Social; el que en una asamblea fue interrumpido con rechiflas y abucheos por sus subordinados, hasta que El Peje trató de exorcizarlo alzándole el brazo como lo haría con un digno líder triunfador.

Que la CTM dé su apoyo a los priistas, es histórico y lógico.

Pero tan cerca de la victoria como parecen estar, los perredistas deben responder, antes del 2 de julio, si son la misma cosa.

cmarin@milenio.com