julio 15, 2006

Barney: La canción de peje

Impugnación, “pataleta del perdedor”

Notimex en Barcelona
La Crónica de Hoy
Sabado 15 de Julio de 2006

Voluntad. La ciudadanía decidió en las urnas quién gobernará al país.

La senadora española Rosa Núria Aleixandre afirmó estar “muy sorprendida” con los cuestionamientos de Andrés Manuel López Obrador al trabajo de los observadores internacionales en las pasadas elecciones mexicanas.

Si el candidato de la coalición Por el Bien de Todos “no confía ni en el trabajo realizado en las casillas por los representantes de su propio partido, dudo que confíe en los de fuera”, dijo Aleixandre, del partido nacionalista Convergencia y Unión de Cataluña.

La legisladora formó parte de la delegación española invitada como observadora en los comicios del pasado 2 de julio en México.

En declaraciones a Notimex, comentó que antes de la cita en las urnas, “ninguno de los representantes de los cinco partidos con candidato a las elecciones presidenciales con los que nos reunimos nos manifestaron ninguna sospecha respecto al proceso”.

Reveló que “incluso el viernes antes de los comicios, los observadores españoles desayunamos en la embajada de España en la capital mexicana con José María Pérez Gay (asesor en política exterior de la campaña de López Obrador) y no habló de ninguna desconfianza”.

“Si Pérez Gay y otros miembros del PRD (Partido de la Revolución Democrática) con los que nos vimos hubieran notado irregularidades, deberían haberlo manifestado, pero las reclamaciones de López Obrador han venido sólo después de perder”.

En opinión de Aleixandre, la puesta en duda de la transparencia del proceso, así como la impugnación de la elección presidencial por parte de López Obrador “ha surgido tras enfrentarse a la realidad de que no ganó, pues estaba convencido de que ganaría”.

“La incógnita que nos planteamos —la delegación española— al ver la reacción de López Obrador y la posibilidad de que no acate los resultados, es saber si el PRD se lo permitirá o no”, apuntó.

“Nuestra incógnita es saber si el PRD está sometido al prurito de un señor, si prefiere cargarse todo un sistema electoral —avalado por observadores mexicanos e internacionales— o si prefiere parar los pies a López Obrador”.

Según su valoración, López Obrador “está poniendo en tela de juicio el sistema electoral mexicano organizado por una institución transparente, el IFE (Instituto Federal Electoral), que asegura elecciones democráticas en México”.

Advirtió que López Obrador “carece de justificaciones legales para ello (.) se destruye el IFE, el juego le va a salir muy caro a él mismo y a los mexicanos”.
Respecto a uno de los videos que ha presentado López Obrador como prueba para justificar sus dudas con la limpieza en el recuento de votos y que muestra una presunta “urna embarazada”, Aleixandre sostuvo que ella vivió “personalmente esa situación y no es ilegal”.

Dijo que durante su presencia en las casillas electorales el 2 de julio, “vimos cómo algunas personas se equivocaron al emitir el voto, colocando una papeleta presidencial o de diputados en la urna que no correspondía”.

“Esto es algo normal, se vuelve a colocar la papeleta en su urna correcta en presencia de autoridades electorales y de los representantes de los partidos”, subrayó.
Aseveró que “estas equivocaciones pasan en México y en España y en cualquier país; y para solucionarlo hay una normativa electoral, como se hizo en los casos reportados por el video presentado por López Obrador”, agregó.

Tras reiterar el rigor y transparencia del funcionamiento del IFE como garante de unos comicios limpios, Aleixandre consideró que la actuación de López Obrador se corresponde con la “pataleta del perdedor que estaba convencido de que ganaría”.

Recordó que, antes de los comicios, los cinco partidos que se presentaron a la elección presidencial firmaron un documento en el que aseguraban que respetarían los resultados, “y López Obrador tiene ahora que acatarlos”, destacó.

La delegación española fue parte del “contingente” de casi 700 extranjeros de 60 países que participaron como observadores en los comicios de 2 de julio, de acuerdo con datos del IFE.

Junto con Aleixandre, la misión española estuvo compuesta por los senadores del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Segundo Bru Parra; y del Partido Popular (PP), Dionisio García.

También la senadora del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Inmaculada Loroño; de la Coalición Canaria, José Mendoza; del Grupo Mixto, José María Mur, y de Entesa Catalana de Progrés, Rafel Bruguera.