julio 20, 2006

Califica de irresponsable El País a AMLO

El rotativo español aseguró que las movilizaciones convocadas por el perredista podrían tomar un camino violento

Grupo Reforma

Ciudad de México (18 julio 2006).- El diario español El País publicó este martes en su editorial que si bien Andrés Manuel López Obrador tiene derecho a disputar los apretados resultados de los comicios ante el Tribunal Electoral, es irresponsable trasladar la reivindicación a las calles.

El rotativo español teme que las manifestaciones podrían tomar un camino violento.

"Las protestas y manifestaciones pacíficas desarrolladas hasta ahora por los seguidores de Obrador -la última, masiva el domingo en la capital federal- podrían torcerse en cualquier momento."

El editorial menciona que el hecho de que la definición final de quién será el Presidente electo la emita un tribunal "no es lo ideal" pero es el reflejo de una apretada elección, y destaca que los representantes del PRD avalaron en muchos casos las actas correspondientes.

Por último, el texto señala que el momento que vive México es comparable con la elección presidencial de Estados Unidos en el 2000, con la diferencia de que las reformas electorales le dan mayor certidumbre al proceso mexicano.

"En algunos aspectos decisivos ha hecho reformas electorales que deberían ser vistas con envidia en la todavía confusa jungla de las presidenciales estadounidenses."

Critica The Economist a AMLO

La revista establece que López Obrador no ha aportado pruebas convincentes sobre el fraude que alega se fraguó en su contra

Grupo Reforma

Ciudad de México (20 julio 2006).- La revista británica The Economist advirtió este jueves en un editorial que si Andrés Manuel López Obrador se rehúsa a aceptar el fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, confirmará que no es un verdadero demócrata, como acusaron sus adversarios durante la campaña.

"Si el perdedor se sale con la suya, las elecciones se decidirán en las calles", expuso The Economist.

Sin embargo, con las movilizaciones masivas y el movimiento de resistencia civil, el candidato de la coalición Por el Bien de todos, arriesga apostar más de lo que le permite su "mano", añadió en una metáfora política del juego de póquer.

La revista establece en el texto titulado "Incivilmente resistente" que López Obrador no ha aportado pruebas convincentes sobre el fraude que alega se fraguó en su contra, y, en cambio, ha debilitado su propia causa con vaivenes sobre si aceptará o no el fallo del tribunal electoral en caso que no le sea favorable.

Según el análisis que hace The Economist, aun cuando el tribunal acceda al recuento "voto por voto", como ha pedido López Obrador, la acusación sobre la ilegitimidad de la elección persistiría con el argumento de la intervención del Presidente Vicente Fox en favor del panista Felipe Calderón durante la campaña.

"Esto sugiere que la verdadera intención de López Obrador es que la elección se anule y se llame a una nueva.

"Ese puede ser un paso demasiado lejos aun para sus propios simpatizantes.", sugiere el rotativo, reconociendo además la independencia de las instituciones electorales mexicanas.

"El perdedor tiene todo el derecho de pedir el tribunal que investigue irregularidades pero si rehusa su veredicto habrá confirmado la acusación que Calderón le hizo en campaña: que no es un verdadero creyente en la democracia y sus instituciones".

Fox Maquiavelo

Sergio Sarmiento
Reforma
20 de julio de 2006

"Es doble placer engañar al engañador". Maquiavelo

¿Dónde nos cambiaron a Vicente Fox? Como lo señalaba el lector Francisco Quiroz en un correo, los partidos de oposición, y en especial el PRD, han presentado al Presidente a todo lo largo del sexenio como un hombre torpe e ineficaz que difícilmente puede andar y mascar chicle al mismo tiempo. Ahora resulta, sin embargo, que los propios colaboradores de Andrés Manuel López Obrador lo describen como un político que habría envidiado el propio Maquiavelo.

Los integrantes de la alianza Por el Bien de Todos, efectivamente, nos dicen que el presidente Fox ha realizado un fraude maquinado que habría dejado en ridículo a los grandes operadores políticos de todos los tiempos.

Según sus acusaciones, el Presidente primero nos habría hecho creer a todos que su candidato a la Presidencia de la República era Santiago Creel, cuando el delfín real era Felipe Calderón. Después de todo, no puede pensarse que quien ha montado una elección de Estado tan compleja como la que supuestamente hizo Fox hubiera permitido que un ex subalterno, a quien despidió de su gabinete por desobediente, le arrebatara la candidatura de su propio partido.

No sorprendería que Fox hubiese supuestamente comprado a los nueve consejeros del Instituto Federal Electoral. Es relativamente fácil cooptar a nueve individuos sin dejar huellas. Pero más complicado habría sido corromper a miles de consejeros de distrito y a decenas de miles de funcionarios de carrera del IFE, cuya complicidad habría sido imprescindible para ejecutar y ocultar el fraude.

En la conjura debieron haber entrado también miles de observadores electorales nacionales y cientos de expertos internacionales que los asesoraron. Sólo así se explicaría por qué, como dijo López Obrador, observaron todo pero no vieron nada.

Todavía más difícil debe haber sido meter en el fraude a los más de 100 mil representantes de la alianza Por el Bien de Todos que estuvieron en las casillas el día de la elección. Coincido con López Obrador: muchos pudieron haber sido comprados. Pero corromperlos a todos, especialmente si consideramos que en su mayoría se trataba de militantes o simpatizantes del PRD, debe haber sido una tarea monumental. Sin su complicidad, sin embargo, el fraude habría sido imposible, porque ellos hubieran asentado las irregularidades en actas de protesta que simplemente no se elaboraron. Lo más sorprendente es
que se les corrompió sin que uno solo hubiese rechazado el pago y denunciado el intento.

De poco habría servido comprar a los representantes de la alianza si no hubieran estado también en la nómina unos 400 mil representantes de otros partidos y 900 mil ciudadanos funcionarios de casilla que, de otra manera, habrían sido testigos del fraude "a la antigüita" y lo habrían denunciado. La operación debe haber sido particularmente perfecta porque ni uno solo del más de millón de mexicanos que participaron en la elección ha dicho públicamente: "A mí me trataron de comprar, pero rechacé la oferta".

El fraude, sin embargo, necesitaba todavía más para tener éxito. Había que comprar a los principales encuestadores del país para que sus sondeos y conteos rápidos se cucharearan y salieran empatados o con ligeras ventajas para Felipe Calderón. También había que corromper a los miles de representantes del IFE en las casillas desde donde se transmitieron los resultados del conteo rápido oficial que desde un principio dio una pequeña delantera a Calderón. Y en la compra había
que incluir también a los respetados científicos que participaron en el comité técnico de este conteo rápido.

Mucho se ha hablado ya de ese algoritmo misterioso -que seguramente le ganará un Premio Nobel o un Premio Fields a su inventor- que transformó los votos de López Obrador en sufragios por Calderón en el PREP. Pero además de corromper a los operadores del programa y a los prestigiados expertos que lo supervisaron, debió aplicarse una increíblemente compleja operación para que el resultado del PREP correspondiera con casi total exactitud con el conteo rápido, con el recuento físico de las boletas que se hizo en las casillas y con la suma de actas que se llevó a cabo en 300 consejos distintos en el país. La precisión es especialmente sorprendente si tomamos en cuenta que, en los consejos, se abrieron y recontaron 2 mil 800 paquetes a instancias del PRD.

Yo tengo dudas muy serias de si realmente existió ese fraude de Estado, pero si tuvo lugar ya nadie podrá cuestionar al Presidente por su supuesta falta de inteligencia. Estaríamos, de hecho, frente a uno de los grandes genios de la historia. Después de todo, hacer un fraude no es difícil, pero hacerlo con tanta precisión, a pesar de las enormes salvaguardas del sistema electoral mexicano y sin dejar huellas es algo que sólo una mente privilegiada podría lograr.

Pero, ¿es verdad que no quedaron huellas? Por supuesto. Si las hubiera, López Obrador no estaría todavía tratando de decidir si el fraude fue cibernético o a la antigüita.

Descartado

Por lo pronto los inversionistas están descartando que pueda haber problemas de fondo en México. Sólo así se entiende que la Bolsa Mexicana de Valores haya avanzado más de 5 por ciento ayer.

Correo electrónico: sarmiento.jaquemate@gmail.com

López Obrador se queda solo

ABC
España
Editorial
19 de julio de 2006

EL líder populista mexicano Andrés Manuel López Obrador ha causado a su país un daño inmenso del que solo la sensatez de una inmensa mayoría podrá librarlo. México acababa de salir de más de un siglo de dictaduras en las que las elecciones eran procedimientos simulados que carecían de legitimidad, y cuando intentaba cimentar la solidez institucional para emprender firmemente el camino de la democracia, la irresponsable actitud de este dirigente político ha puesto al país en una situación de infarto y ha logrado minar el prestigio del Instituto Federal Electoral, que fue creado como la piedra angular del sistema político de México, tan dado a las suspicacias. López Obrador se ha comportado como la madre mezquina de la parábola salomónica y no le ha importado pedir que la espada parta en dos al hijo en disputa, antes que reconocer que los votantes han decidido que no era para él. Ha apostado por la calle, la pancarta y el griterío y ha sumido a un país entero en la incertidumbre diciendo que de todos modos no aceptará ni resultados ni sentencias, porque sigue afirmando que el proceso electoral estaba viciado desde el inicio. Pocas veces se ha visto en un país civilizado semejante despropósito político.

Como era de esperar, después de la confusión inicial el insensato dirigente se ha ido quedando solo, conforme se ha visto que sus denuncias carecían de solidez. Los países más importantes del mundo han reconocido la victoria de Felipe Calderón porque los observadores internacionales confirmaron que los comicios se desarrollaron de forma limpia y correcta y los resultados fueron proclamados legítimamente por el Instituto Federal Electoral. El recuento revisado en las urnas consideradas «dudosas» ha aumentado incluso la ventaja de Calderón, aunque, como era de esperar, los representantes de López Obrador insisten en contestar incluso los datos de este conteo minucioso. Al final, su terquedad no ha dejado más salida que enviar las reclamaciones al Tribunal Supremo Electoral, en cuyas manos está ahora la decisión final, que de todos modos no será la de recontar «voto por voto» como pretende el candidato derrotado.

Se diría que en estos momentos el único que no cree que México sea un Estado de Derecho es precisamente López Obrador, que sigue empeñado en tensar la cuerda amenazando con un estallido social, con la esperanza poco disimulada de lograr que se repitan las elecciones. Lo más probable es que los comicios se repitan, pero dentro de seis años, y es de esperar que para entonces la estrambótica figura de López Obrador solo sea un mal recuerdo de los mexicanos. Si esto es lo que ha hecho en las elecciones, ¿qué no habría sido si hubiera llegado a la Presidencia? Él mismo se ha encargado de confirmar los rumores que vaticinaban que a México y al continente americano les venía muy mal la radicalidad de un dirigente que, visto está, no sabe perder.

El País y USA Today critican al tabasqueño

Jonathan Pardiñas
Milenio
México
19 de julio de 2006

Reconocen que AMLO está en su derecho de buscar que se cuente voto por voto, pero el ex gobernante capitalino "cruza la línea".

Los diarios USA Today y El País reprobaron que Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición Por el Bien de Todos, hiciera un llamado a la resistencia civil pacífica y que incitara al pueblo a manifestarse en la capital del país.

USA Today, el periódico de mayor circulación en Estados Unidos, publicó en su editorial que la actitud de "ganar cueste lo que cueste" del tabasqueño puede minar el respeto de las nuevas instituciones democráticas en México, e incluso dañar la economía del país, provocando que más inmigrantes se vayan al vecino país del norte.

Reconoce que AMLO está en su derecho de buscar que se cuente voto por voto, pero el ex gobernante capitalino "cruza la línea" cuando trata de intimidar a los tribunales que decidirán la elección, llevando a un gran número de seguidores a las calles para presionar a las autoridades y "haciendo reclamos insustanciales de fraude".

USA Today señala que el perredista ha sembrado varias dudas a su propia credibilidad, ya que en días pasados presentó un video con supuestas irregularidades e inmediatamente fue desmentido.

"López Obrador debió haber investigado el video antes de hacer tales reclamaciones", opina.

En tanto, El País afirmó que mantener en un estado de agitación a centenares de personas es una "política irresponsable", ya que las congregaciones en la capital del país podrían "torcerse en cualquier momento".

El periódico español aseguró en su editorial que México ha logrado un gran progreso, y en un país con "instituciones solventes de arbitraje, las elecciones no se ganan en la calle".

- Claves

Atención cubana

• Por segundo día consecutivo, los medios cubanos dedicaron amplios espacios al acontecer en México tras la elección del 2 de julio.

• La televisión estatal consagró hora y media a evaluar el impacto, dentro y fuera de México, de la "impresionante" manifestación del domingo pasado en el zócalo.

• "La derecha debe tomar en cuenta que un fenómeno de ingobernabilidad en México por una elección presidencial fraudulenta puede llevar a gobernar con represión", dijo la televisión.

"Despropósito político" de López Obrador daña a México: ABC

Milenio
19 de julio de 2006

El diario español considera que el candidato de la Coalición por el Bien de todos está causando un "daño inmenso" a su país.

Madrid.- El "despropósito político" del candidato a la presidencia de México, Andrés Manuel López Obrador, de no aceptar su derrota en las urnas, daña a un país civilizado como México, escribió hoy el diario español ABC.

En un editorial titulado "López Obrador se queda solo", el rotativo hizo notar que "los países más importantes del mundo han reconocido la victoria de (el candidato del Partido Acción Nacional, PAN) Felipe Calderón".

Agregó que "los observadores internacionales confirmaron que los comicios se desarrollaron de forma limpia y correcta y los resultados fueron proclamados legítimamente por el Instituto Federal Electoral".

En ese marco es que "López Obrador ha causado a su país un daño inmenso del que solo la sensatez de una inmensa mayoría podrá librarlo", consideró.

"México acababa de salir de más de un siglo de dictaduras en las que las elecciones eran procedimientos simulados que carecían de legitimidad".

"Y cuando intentaba cimentar la solidez institucional para emprender firmemente el camino de la democracia, la irresponsable actitud de este dirigente político ha puesto al país en una situación de infarto", abundó.

"López Obrador se ha comportado como la madre mezquina de la parábola salomónica y no le ha importado pedir que la espada parta en dos al hijo en disputa, antes que reconocer que los votantes han decidido que no era para él", puntualizó.

El periódico deploró que el candidato del PRD haya "apostado por la calle, la pancarta y el griterío", y "sumido a un país entero en la incertidumbre diciendo que de todos modos no aceptará ni resultados ni sentencias".

"Pocas veces se ha visto en un país civilizado semejante despropósito político", indicó por último el rotativo español en referencia a las actividades postelectorales del candidato postulado por la coalición Por el bien de todos, de partidos de izquierda.