agosto 09, 2006

Luz a luz I

Germán Dehesa
Reforma
9 de agosto de 2006

Los voy a invitar a un juego, pero habrá que jugarlo con esa seriedad que los niños asumen cuando están jugando. ¿De qué se trata?. Se trata, para decirlo llanamente, de hacer un magno esfuerzo ciudadano para poner a cada quien en su lugar.

Les explico: con la ayuda de varios amigos he construido un "lugar" en Internet (yo he supervisado toda la parte técnica; es decir, la he visto por encimita -"super-visar"- y no he entendido nada). No me pregunten cómo, pero el lugar ya está y se llama www.despejalaciudad.org.mx. El tablero de este juego que aspira a dejar de ser juego es una enorme pantalla de 200 mil pixeles (si me preguntan lo que es un píxel, muy empíricamente les responderé que es una pequeñísima luz). En la pantalla hay 16 recuadros opacos que, con la ayuda de ustedes se irán tornando en imágenes de 16 lugares entrañables del eje Reforma-Juárez-Zócalo.

Comienza el juego, tú, lectora lector querido, entras al sitio cuya dirección ya está enunciada. Ahí verás que te solicitamos unos cuantos datos (nombre, apellidos y dirección electrónica); hecho esto, buscas un visible recuadro que dice "área de despeje", ahí, si estás de acuerdo con recuperar estas imágenes de la que solía ser la avenida más bella de México, haces clic y en ese mismo momento, enciendes una ínfima luz, prendes un píxel. Cuando se junten 12,500 pixeles recuperaremos la imagen entera de uno de estos lugares que ahora están a la merced de la fetidez, la holgazanería política y que, sobre todo, se han vuelto propiedad de unos cuantos y no territorio común de peatones, automovilistas, turistas, paseantes y/o habitantes de esta Ciudad que supuestamente está resguardada por un derecho constitucional que no es negociable: el derecho al libre tránsito. En verdad no entiendo cómo alguien que pretendía gobernar un país que tiene una Constitución, parchadona ella, pero que consagra nuestros deberes y derechos fundamentales, se permita atropellar ese documento que supuestamente tendría que jurar proteger y resguardar en la ya muy próxima fecha del primero de diciembre. Esto es una insensatez. Precisamente por esto, el ciudadano no puede ni suplir a ese gobierno ausente de la Capital y a ese otro igualmente ausente que tendría que ocuparse del país entero. Hasta ahí no podemos llegar. Tampoco es lo nuestro organizar marchas, asambleas informativas y algaradas similares. No ha lugar a la confrontación. La causa de Andrés Manuel es respetabilísima. Los modos son una facha. Hay quienes se disponen a seguirlo. Allá ellos. Hay quienes ya están urgidos de perseguirlo. También allá ellos.

Creo que a mí ciudadano lo único que me corresponde es hacer todos mis esfuerzos (éste es apenas uno) para que los amarillos y sus seguidores y simpatizantes se salgan de los espacios que no tienen ningún derecho a ocupar. Se trata también de que los de color azul rabioso se apacigüen y entiendan que todos cabemos; por lo menos, esto es lo que yo opino a sabiendas de que no doy más color que el que me va imponiendo mi condición de ciudadano que carece de partido, pero que no quiere carecer de ciudad o de patria.

Cuando juntemos 200 mil luces habremos recuperado los 16 espacios más significativos de nuestra Avenida. Mi tarea será llevar el resultado de este ejercicio a manos de AMLO, de Encinas que declara que duerme con la conciencia muy tranquila porque es coherente (lo es con su ideología, pero no con el cargo que libremente aceptó) y de Vicente Fox.

Te invito con toda mi alma. Al terminar este tablero, iniciaremos otros hasta llegar al de los 16 baches más notorios de Reforma-Juárez-Madero. No habrá que descansar hasta que nos pelen. Créanme, es un juego, pero es muy serio. Por vidita tuya, éntrale.



¿QUÉ TAL DURMIÓ? DCCCLIV (854)

ARTURO MONTIEL ROJAS, notable notariólogo.



Cualquier correspondencia con esta columna con foco, favor de dirigirla a german@plazadelangel.com.mx (D.R)

la burla...