agosto 21, 2006

Mexico's leftwing leader protests from his tent

Adam Thomson
Financial Times
Published: August 21 2006 19:53 | Last updated: August 21 2006 19:53

It is mid-morning in the Zócalo, Mexico City's imposing central square, but already Andrés Manuel López Obrador's small nylon tent is uncomfortably hot. The pink roses shoved into a glass on the camping table seem to be losing their battle for life and the Mexican flag hanging from a wooden pole in the corner looks too out of place to give his makeshift surroundings anything resembling a presidential tinge.

Ever since Mr López Obrador, leftwing candidate in the election for president on July 2, lost by a razor-thin 244,000 votes to Felipe Calderón of the ruling centre-right National Action party, he has been "fighting to save democracy".

For the leader of Mexico's Democratic Revolution party, the first task in saving democracy is forcing the country's electoral tribunal to order a full recount. Only this could "clean" an election that he claims was riddled with irregularities and subjected to nefarious influence by electoral authorities, business, local media and, in particular, Vicente Fox, the outgoing president and a member of Mr Calderón's party.

Mr López Obrador's problem is that, more than three weeks after he ordered the occupation of the Zócalo and Paseo de la Reforma, one of the city's biggest avenues, the tribunal appears in no mood to heed the campaigner's demands. Besides, time is running out: it must declare a president-elect by September 6.

No matter. In a rare interview, Mr López Obrador told the Financial Times at the weekend that not only would his struggle continue but that it would also become more radical and incorporate new acts of "civil resistance" to press his case.

All this has come as little surprise to his critics, who brand the silver-haired 52-year-old simply as an unreformed leftist campaigner with an authoritarian streak and scant regard for legal process.

They would probably be unsurprised, too, to learn what Mr López Obrador is reading: Sources on the History of the Mexican Revolution, a large leather-bound book with gold leaf on the spine. "You have to know history to know what to do in circumstances . . .", he says before tailing off into silence.

Mr López Obrador has been reading about José Vasconcelos, a prominent revolutionary figure who later put down his loss in the 1929 presidential election to fraud and called on supporters to begin an armed struggle. And like that of Vasconcelos, Mr López Obrador is aware that the story of his own struggle might be retold for future generations.

"Never in this country's history has an opposition movement managed to bring together so many people," he says. "This is a historic moment because the next few days will define the future of democracy in Mexico, the role of the institutions and respect for the constitution."

But he also says that his movement is peaceful. On July 30, when he called on hundreds of thousands of supporters who had gathered to protest against the election result to occupy the Zócalo and Paseo de la Reforma, he explained that each camp should promote culture and entertainment, including theatre, chess, poetry recitals and painting workshops for children.

The result has been the transformation of a thoroughfare into a fanfare of entertainment. In the Zócalo itself, where about 5,000 supporters have joined Mr López Obrador's camp, a stage has hosted live music daily.

As a political strategy, however, most analysts believe the call for peaceful civil resistance is a big mistake. The resulting traffic chaos from the blockade of Reforma has annoyed many residents in the capital, which is by far Mr López Obrador's biggest support base. An increasingly radical strategy may also alienate members of his own party, which did well at the legislative level. Before long, they argue, instead of becoming a new Vasconcelos, he may find himself a lonely – and insignificant – character.

Mr López Obrador admits that "there has been a drain of support" since he began his civil resistance campaign. He also accepts that less than half the population supports him in his struggle. In the capital, for example, he believes he now has the backing of 38 per cent of citizens.

But he insists that he had no option but to challenge the authorities. "You can't stop them unless you take these kinds of steps. The way to fight fraud and to overcome the news blackout is what we are doing now," he says. "If we hadn't taken Reforma [the occupied avenue], we would not exist."

He says the guiding light in his movement is "moral and political authority". For him, much of that authority is based on irrefutable fact. For about a week following the election, Mr López Obrador held daily press conferences to present video footage of what he claimed was conclusive proof of vote-tampering. Now, following a very limited recount of the votes ordered by the electoral tribunal, he says there is further evidence of "irregularities".

For many others, though, his moral authority is based less on fact but rather on a deeply rooted – almost spiritually unquestioning – belief that it is his mission to purge Mexico's political system of the corruption he sees afflicting it. Indeed, in his tent, much of what he says supports that view. He insists, for example, that he does not worry that his struggle could erode his enormous political capital.

"If this were about power for power's sake then, yes, they could say that this person is stubborn and capricious, that he wants to become president at any cost. But the people understand that I am not vulgar and ambitious, that we are fighting for principles and ideals."

That is why, he maintains, his political opponents find him hard to deal with. "They are used to dealing with traditional politicians," he says. "So when they tell me that I am no longer acting like a politician but like a social leader my heart fills with pride because what they are telling you is 'you are not corrupt'."

Where will all this lead? That is still difficult to tell. But Mr López Obrador says September 16 will be a "historic day". He plans to bring together 1m of the movement's "delegates" that day to decide on what action to take "to decide the future of our movement". What he is sure about, however, is that the occupation will remain and that "the struggle will continue".

In that case, if the tribunal rules against him, Mr López Obrador could be calling his tent home indefinitely.

Read a full transcript of the interview at www.ft.com/obrador

"México necesita una revolución": AMLO

El Economista
21 de agosto de 2006

En una entrevista con el Financial Times, aseguró que "los cambios más importantes de México nunca han venido a través de la política convencional, sino de las calles", por lo que lucharemos para "implementar los cambios que este país necesita".
Notimex

Londres.- El líder del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Andrés Manuel López Obrador, afirmó que practicará la "resistencia civil" hasta "sus últimas consecuencias" en protesta por el resultado electoral del 2 de Julio.

En entrevista con el diario británico Financial Times (FT), López Obrador insistió en rechazar el resultado de los comicios y reiteró su llamada a una radicalización de las protestas callejeras, aunque aseguró que se trata de un "movimiento pacífico".

"Los cambios más importantes de México nunca han venido a través de la política convencional, sino de las calles", afirmó al periódico, "México necesita una revolución".

Mientras se acerca la fecha final del 6 de septiembre, fecha tope para que el Tribunal Federal Electoral nombre al nuevo presidente electo, López Obrador amenazó así con una escalada de la radicalidad en las tácticas, sino no se produce el recuento de votos.

Para López Obrador, la necesidad de este recuento se ha hecho todavía más clara después de que un recuento ordenado la pasada semana por el tribunal electoral reflejara "graves irregularidades".

En el recuento se detectaron más de 50,000 papeletas perdidas, así como urnas con 50,000 votos más que el número de personas registradas, explicó el candidato del PRD.

"No tiene sentido. Watergate es un juego de niños comparado con lo que hemos tenido aquí", denunció, y "sin embargo (las autoridades) rechazan un recuento total, porque encontrarían muchas irregularidades".

"Si se ratifica el fraude, no podría reconocer a las instituciones, (y) obviamente no reconocería a Felipe Calderón, porque podría considerarlo un falso, ilegal e ilegítimo presidente", dijo.

Según insistió, "lucharemos para hacer que la democracia cuente, para renovar las instituciones e implementar los cambios que este país necesita".

Para ello, en caso de que el tribunal rechace sus exigencias, López Obrador convocó una "convención nacional" de delegados el 16 de septiembre para votar qué tipo de acciones deben emprenderse en respuesta.

De acuerdo con Financial Times, el tipo de retórica utilizada por AMLO "causará sin duda preocupación entre muchos mexicanos e inversores internacionales", especialmente después de las protestas causadas en la capital durante las pasadas tres semanas.

Mi lucha

Si no con votos, de perdida con milagros

Carlos Marín
El asalto a la razón
Milenio
21 de agosto de 2006

"Con todo respeto…" había sido la premisa que Andrés Manuel López Obrador degradó hasta convertirla en cédula de impunidad para ofender y calumniar.

Repetitivo en sofismas como se ha revelado para necear con su pretensión de alzarse con una Presidencia que él mismo hizo
inalcanzable para sí, ayer comenzó a retorcer otra expresión válida sólo cuando se especula con hipótesis viables: "No es aventurado decir…".

Con el propósito evidente de azuzar a sus porras contra el predecible fallo del Tribunal Electoral, dijo esto en el mitin de ayer:

"Por eso estamos aquí en resistencia civil, esperando a que el Tribunal resuelva en definitiva sobre el resultado de la elección.
Aunque también sabemos que nuestros adversarios —porque no nos estamos chupando el dedo— tienen sometidos a fuertes presiones a los magistrados, y no es aventurado decir que están a la orden del día los cañonazos de dinero, o los ofrecimientos de cargos públicos para el futuro.

O sea, hay que entender que si el Tribunal no le regala el cargo que perdió el 2 de julio, será porque los magistrados vendieron su decisión.

La mina de insania que explota el candidato de una coalición que ha desmentido su proclama de trabajar "por el bien de todos" es inagotable.

El viernes, por ejemplo, se colgó de uno de los personajes más detestados por López Obrador, el empresario Carlos Ahumada, al dar por cierta su "confesión" (¡suposiciones!) acerca del primer "complot", surgida en un "interrogatorio" de 40 horas ante la civilizada, imparcial y comedida policía política cubana.

Aunque sea por canija congruencia, ¿por qué toma un pedazo de aquella declaración y acepta como verdad también la parte en que el empresario acusó a su gobierno de querer extorsionarlo?

Una tercera variante (igualmente bochornosa) de su estrategia de engaños es la fantochada de la "peregrinación" que centenares de sus adeptos hicieron este sábado a La Villa, con estandartes de la Virgen de Guadalupe y toda la cosa, para rogar (no se atrevieron a "exigir") por el milagro de que López Obrador cumpla su capricho de vivir en Palacio Nacional.

La osadía de esos feligreses (de la Iglesia de la Democracia que parece querer fundar el candidato a puros golpes de fe en cada una de sus afirmaciones, por más descabelladas que sean y a pesar de que unas contradigan a otras, como la grotesca del "fraude cibernético" devenido "a la antigüita") coloca al estadista de sus sueños en un predicamento: si el milagro no se produce, ¿querrá decir que "ni Dios" lo quiere de Presidente?

De ser así, como el Don Juan de Zorrilla, siempre podrá justificarse:

Llamé al cielo y no me oyó, pues que sus puertas me cierra, de mis pasos en la tierra responda el cielo, ¡no yo..!

¿Izquierda... esta bazofia?

Luis González de Alba
Se descubrió que...
Milenio
21 de agosto de 2006

"Pinche judío de mierda. Regrésate a tu país para seguir asesinando libaneses, que es lo único que saben hacer los judíos. México sólo les sirve a ustedes para exprimirlo, para robarlo, para explotarlo. Fuera de México todos los judíos y descendientes de Judas Iscariote. Ojalá y en el viaje te acompañen Santiago Levi, Esdra Schabot (sic), Castañeda, Denise Maerker, Denise Dresser, todos judíos detestables. Ojalá y no tarde en aparecer otro Hitler para terminar de hacer su
tarea. Según ustedes, fueron las víctimas del exterminio y ahora son los terroristas del mundo, sobre todo los judíos yunquistas y lamesuelas de Fox y Calderón".


Es un correo enviado a Leo Zuckerman, quien escribe en Excélsior, por sus críticas a López Obrador. Poco le preocupa al descerebrado autor ser él quien coincide fielmente con el Yunque, organización de ultraderecha pronazi, que pide exactamente lo mismo que el anónimo autor del correo, y con los mismos "razonamientos": fuera de México los judíos, porque son la causa de todos los males del mundo. Ni perturba su lógica que el país de Zuckerman sea México, como el de
Marx o Einstein, otros judíos, era Alemania, y el de Freud, Austria; ni que el conflicto palestino-israelí se deba, precisamente, a que la ultra palestina niega que Israel sea el país de los judíos y exija su desaparición. Pero el tipejo no está solo: en sus tiempos de senadora por el PRD, la encueratriz Irma Serrano plantaba su figura, negativo exacto del ideal ario de belleza, en la Cámara de Senadores portando una enorme cruz gamada recubierta de joyas. Indignante en cualquiera, ridícula en ese cuerpecillo rechoncho y minúsculo. La ex amante del presidente Díaz Ordaz, obvia carne de horno crematorio como "raza inferior" si hubiera debido pasar inspección racial nazi, afirma lo mismo que el anónimo descerebrado: que su única crítica a Hitler es la de haber dejado demasiados judíos vivos. Parece que la tesis pulula en el PRD.

Que una mujer de tan escasas luces exprese el ideal yunquista no habría importado, de no ser porque el partido de la "izquierda" la hizo senadora de la República y, peor aún, en el Senado nadie fue capaz de levantarse y salir cuando ella aparecía ostentando con descaro el símbolo de una potencia con la que México estuvo en guerra.

No olvidemos, tampoco, los insultos antisemitas de un priista y viejo charro sindical, ahora oootro neoperredista más, Vega Galina, contra Santiago Levi, cuando el conflicto entre el sindicato y la dirección del IMSS. Como los linchamientos, también las pintas antisemitas fueron banalizadas por López Obrador. Podríamos emplear la nueva expresión encontrada por el vocero del PRD para otros actos acometidos por sus hordas y rufianes: "Son divertimentos". Pregunten ustedes a los capitalinos cuán divertidos están.

Aguascalientes

A imitación de la Convención de Aguascalientes, que reunió a los jefes revolucionarios a finales de 1914, aquel otro héroe de la izquierda universitaria y de muchos intelectuales, el hoy ignorado Marcos, llamó a una Convención Nacional Democrática a la que llamó "Aguascalientes". Se reunieron delegados en la selva, discutieron, arreglaron el mundo y mataron al imperialismo. Los "Aguascalientes" se multiplicaron. Hoy nadie los recuerda: ni a los participantes ni sus sesudas ponencias ni sus resoluciones finales. Son basura. El mismo final tendrá el "Aguascalientes" de Bloques Obrador, nuestro nuevo Eulalio Gutiérrez (nombrado presidente por la Convención), citada para el 16 de septiembre, en abierta provocación al Ejército: es que se muere de ganas de que le maten una buena decena para así repoblar sus carpas vacías: hay más carpas que gente.

Recordatorio: al regente Manuel Camacho, nombrado por el presidente Salinas, lo hartamos los manifestantes de izquierda que un día afirmábamos haber llevado un millón al Zócalo y otro día 800 mil. En respuesta mandó medir la plaza de lado a lado y calculó cuatro personas por metro cuadrado. No caben más. Así obtuvo un número inmutable mientras no se recorra la Catedral: 110 mil personas en un Zócalo abarrotado. Números de Manuel Camacho, jefe de campaña del nuevo Eulalio Gutiérrez. Recuérdenlos al contar "delegados" al próximo "Aguascalientes".

El príncipe

"... Es regla general, y que no falla nunca, que cuando un príncipe no es prudente por sí, no puede ser bien aconsejado..." Lo supo Maquiavelo hace 500 años.

AMLO: la estrategia ambigua de una oposición semileal

Leo Zuckermann
Juegos de poder
Excelsior
21 de agosto de 2006

Jaime Sánchez Susarrey nunca le dio el beneficio de la duda a Andrés Manuel López Obrador. Siempre insistió en que el perredista era un radical contestatario que no podía ser un demócrata moderado, el líder de una izquierda moderna como la que necesita México. El académico incluso publicó durante la campaña una novela de ficción titulada La Victoria, donde imagina qué hubiera hecho AMLO en caso de haber ganado las elecciones. Sin ambages, es la historia del retroceso democrático que hubiera significado para el país.

Aunque todo indica que AMLO perdió, la reacción del tabasqueño frente a la derrota le ha dado la razón a Sánchez Susarrey en cómo aquél es un riesgo para las instituciones democráticas. A propósito de la más reciente radicalización del perredista, dice el editorialista de Reforma: "El candidato de la coalición Por el Bien de Todos se apresta a desconocer no sólo al nuevo Presidente de la República, sino al conjunto de las instituciones del Estado mexicano. En ese paquete van el Instituto Federal Electoral, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Tribunal Federal Electoral y, por supuesto, el nuevo Congreso de la Unión".

Me parece que Sánchez Susarrey está en lo correcto, pero sólo está viendo un lado de la moneda. Es claro que AMLO le está apostando a un movimiento social que efectivamente desconozca la legitimidad y eficacia de las instituciones de nuestro régimen político. Sin embargo, también le apostará a seguir beneficiándose de los espacios institucionales que pueda controlar. Se trata de una estrategia dual: liderar un movimiento opositor que cuestione a las instituciones y, al mismo tiempo, operar dentro de éstas con el fin de obtener tribuna, espacios mediáticos, recursos económicos e incluso reformas legislativas que le beneficien.

El politólogo Juan Linz ha hecho una clasificación de las posibles oposiciones que puede haber en un régimen político. La oposición leal son aquellos partidos que se oponen al gobierno, pero no al régimen. La desleal es la que es una ferviente oposición, a menudo violenta, al régimen y al gobierno; lo que Giovanni Sartori ha llamado partidos "antisistema". Finalmente se encuentra la oposición semileal, caracterizada por la ambigüedad: generalmente comienza siendo leal al régimen pero, por distintas circunstancias históricas e ideológicas, cada vez actúa más como desleal. A ratos parecen estar dispuestos a jugar con las reglas del juego establecidas, pero luego anuncian que no están de acuerdo con éstas y que podrían salirse del juego.

Para Sánchez Susarrey, AMLO estaría en el borde de formar una oposición desleal. Yo, en cambio, pienso que el lopezobradorismo está actuando con la típica ambigüedad de la semilealtad. De hecho, ya lleva mucho tiempo haciéndolo. Su actuación frente a los comicios del 2 de julio así lo indica. AMLO y su equipo cercano estaban dispuestos a respetar a las instituciones de la democracia siempre y cuando ganaran. Y como realmente pensaban que iban a ganar, insistieron en
que confiaban en el IFE y respetarían sus resultados. Cuando éstos les fueron adversos, empezaron a cuestionar la legitimidad y la eficacia de este Instituto, típica reacción de una oposición semileal.

Lo mismo ocurrió con el Tribunal Electoral. Ejercitando su derecho, la coalición Por el Bien de Todos presentó una demanda donde impugnaron alrededor de cuarenta mil casillas. Sin embargo, en las calles insistieron en que el Tribunal debía contar todos y cada uno de los votos de las 130 mil casillas. ¿Por qué no solicitaron, entonces, esta demanda por la vía jurídica? Por una razón sencilla: desde entonces sabían que el recuento total de la elección no les favorecería y era mejor que el Tribunal no abriera todos los paquetes, para lo cual los magistrados necesitaban sustento judicial, de tal suerte que, al final, se "desenmascarara" la podredumbre de todas las instituciones democráticas.

Es previsible que, en cuanto el Tribunal termine sus trabajos y, como todo lo indica, declare Presidente electo a Felipe Calderón, el lopezobradorismo denueste el trabajo de este cuerpo jurisdiccional. De hecho, desde hace tiempo vienen cuestionando la imparcialidad del Tribunal y, en el caso de AMLO, incluso dice que él nunca reconocerá el resultado si es a favor de Calderón. Es claro: usan a las instituciones cuando les conviene y las cuestionan también cuando les conviene.

Lo mismo sucederá con el Congreso. Los diputados y los senadores del PRD van a tomar posesión e inevitablemente negociarán con las otras fuerzas políticas para procurar los recursos públicos destinados a su partido y a los gobiernos estatales que controlan. Incluso van a promover algunos cambios legislativos. Sin embargo, desde afuera, el movimiento lopezobradorista pondrá en tela de juicio la legitimidad de las instituciones, incluida la del Congreso y, por supuesto, la del
Presidente.

Otro ejemplo de ambigüedad semileal se dará en el Gobierno del DF. Marcelo Ebrard va a gobernar a la capital pero tendrá que ponerla al servicio del movimiento social de AMLO. Serán gobierno, mas también oposición al régimen político, tratándose de beneficiar de ambas situaciones. Para ponerlo esquemáticamente en términos actuales, continuará el juego que en esta ciudad están jugando, por un lado, el gobernante Alejandro Encinas y, por el otro, el rebelde Martí Batres, ambos controlados por López Obrador.

La pregunta es qué tanto puede una oposición mantenerse en la ambigüedad inherente a la semilealtad. Me parece que no por mucho tiempo porque, en última instancia, como reza el dicho, no se puede mamar y dar topes al mismo tiempo. O se hace lo uno o lo otro. O se transita a la lealtad o a la deslealtad con las instituciones democráticas. Y en lo que coincido con Sánchez Susarrey es que la personalidad de AMLO es más propensa a lo segundo que a lo primero.

El mesías y el dictador, el abrazo videograbado

Jorge Fernández Menédez
Razones
Excelsior
21 de agosto de 2006

Imaginemos por un momento que un hombre de negocios mexicanos, que acusa a fuerzas gubernamentales de estar chantajeándolo, fuera a Medio Oriente, a Iraq por ejemplo, para escapar de esas persecusiones. Al llegar, pese a que tiene todos sus papeles en regla, es ilegalmente detenido por las fuerzas de seguridad y recluido en una mazmorra tipo Abu Ghraib. Allí está incomunicado durante semanas, despojado de todas sus pertenencias, no se le permiten contactos con el exterior y menos aún un abogado defensor; allí es sometido a torturas físicas y sicológicas. Los carceleros en medio de todo eso le ofrecen un trato: para quedar bien con un amigo, adversario del detenido, quieren filmar su "declaración" donde repite, textual, la versión que su enemigo. La filmación se hace, incluso se graban hasta los ensayos del "interrogatorio" y queda finalmente, un paquete de más de 40 horas ilegales de "confesiones" arrancadas bajo presión. Pero los carceleros no cumplen su palabra e ilegalmente, una vez más, lo envían a su país de origen, donde es encarcelado por sus propios enemigos, y una vez más incomunicado, se le prohíbe cualquier contacto con los medios para hacer llegar su versión de los hechos y la justicia se ensaña con él aunque no tiene elementos para culparlo. De todas maneras, logra explicar públicamente cómo se obtuvieron esas grabaciones, qué le habían pedido que dijera y cuál fue el objetivo de sus captores al
realizarlas.

Pasan más de dos años, sigue encarcelado y sin contactos con los medios, su familia, incluso, es objeto de un atentado que las propias autoridades encargadas de investigarlo tratan de desvirtuar cuando anuncia que podría dar a conocer más información sobre las corruptelas de las mismas. Y repentinamente, cuando sus enemigos políticos están a punto de entrar en una debacle total, resucitan el viejo video, pero lo presentan tan mal que es evidente la edición, la manipulación, los recortes de distintos momentos del larguísimo interrogatorio, de forma tal que de las 40 horas quedan sólo 10 minutos mal editados. Y eso es presentado como prueba irrefutable para demostrar que hubo un complot contra los sufridos enemigos del empresario detenido.

Si eso ocurriera, los defensores permanentes de las buenas causas se alzarían; reclamarían por la violación de los derechos humanos del perseguido; rechazarían cualquier evidencia obtenida ilegalmente, bajo prisión, coacción y tortura de un detenido político, acción ejercida, además, por un gobierno dictatorial y reclamarían con enjundia la libertad del detenido. Pero como ese detenido se llama Carlos Ahumada, como sus perseguidores están encabezados por López Obrador, como los
corruptos de la historia son sus principales operadores; como la dictadura que detuvo y torturó a Ahumada es la de Fidel Castro y no el Gobierno estadounidense, y como López Obrador está desesperado no sólo porque perdió las elecciones sino porque todo su tinglado se está hundiendo, surge, llegada de La Habana vía Caracas, la cinta para tratar de salvar algo. Y algunos medios, que también están tratando de salvar sus pertenencias del naufragio, se prestan a divulgarla en forma acrítica.

Si se tuviera que presentar una sola prueba de que López Obrador es cualquier cosa menos un político progresista y tolerante, allí estaría su actitud ante las denuncias de Ahumada: a todos sus colaboradores corruptos, desde Gustavo Ponce Meléndez hasta René Bejarano y Carlos Imaz, los apoyó, a uno lo ayudó a escapar, a los otros no los persiguió y le dio la libertad, a sus esposas les dio cargos privilegiados en el Gobierno, a sus seguidores los colocó entre los más fieles. Jamás le ha reclamado, siquiera, que digan qué hicieron con el dinero que recibieron. Ahumada, puede ser culpable o inocente,
pero se lo ha perseguido como sólo pueden hacerlo los inquisidores, los que persiguen consideran que se ha violado la fe. López Obrador, que se compara modestamente con Jesús, Gandhi y Luther King, se parece más a Torquemada: ha permitido que ilegalmente entren al reclusorio los medios "amigos" para fotografiar en paños menores a Ahumada, pero nos ha prohibido a los periodistas que hemos solicitado una entrevista con él (o él con nosotros, en forma destacada a Ciro Gómez Leyva y a quien esto escribe) realizarla. Es un prisionero que a dos años y medio de su detención sigue incomunicado y que no ha podido dar su versión de los hechos, mientras que López Obrador y sus incondicionales siguen utilizando material ilegal, producto de una detención también ilegal (incluso para los niveles de la dictadura cubana), que sólo puede provenir de la isla como una forma de intervenir en los asuntos internos de México.

Es vergonzoso que las autoridades del DF sigan siendo parte de esta maquinación digna de un gobierno totalitario; que mantengan incomunicado de esta manera a un preso obviamente político; que López Obrador quiera utilizar este tipo de cintas, con ese origen, para tratar de levantar su deteriorada imagen, aunque después de dos años y medio ni siquiera nos ha dicho en qué utilizaron él y los suyos ese dinero y si estaban extorsionando a Ahumada, como él dice, y si éste "sólo" los estaba corrompiendo; que el Gobierno cubano siga interviniendo de una forma tan obvia en nuestra vida política y que
alguno de los seguidores de Fidel todavía se quejen de que la administración Fox no envió "una nota diplomática preguntando por la evolución de la salud de Fidel" (sic); que algunos medios utilicen en forma acrítica, fuera de contexto, sin cuestionamiento alguno, una información que manipulada y obtenida bajo coerción. Es la mejor muestra del deterioro ético de una corriente política que alguna vez se dijo progresista y de izquierda. ¿Qué esperan para regresar a los cauces que le dieron prestigio y legitimidad moral en el pasado?

jfernandez@milenio.com

Refugiarse en el pasado

Jesús Silva Herzog Márquez
Reforma
21 de agosto de 2006

Las mantas nos piden comprensión. "Disculpe las molestias. Estamos construyendo la democracia." Pero, ¿qué democracia imaginan quienes nos piden entender su derecho a acorralar la ciudad? Si hacemos caso a la iconografía y a la literatura de las consignas que adornan el cerco, se trata de una democracia que hace ya varias décadas resulta indefendible. Una democracia apadrinada por Stalin y el "Che" Guevara, ornamentada con lemas totalitarios. El megaplantón ha servido para
exhibir un entendimiento de la democracia que algunos pensábamos (ingenuamente, supongo) superada.

El Paseo de la Reforma se ha convertido en un túnel del tiempo. El paseo se ha convertido en una avenida que nos comunica con la prehistoria de México y de lo más siniestro del Siglo XX. Una larga procesión de emblemas, motes y alegorías de la izquierda de hace cincuenta años. El 'megaplantón' no ha sido solamente una forma de protesta política sino también una declaración de pertenencia. Pertenencia a una comunidad de fe; pertenencia al tiempo pretérito. Hace una semana Rafael Pérez Gay ("Rumbo al zócalo, hacia el pasado, El universal, 14 de agosto) hacía la crónica de ese puerto a la antigüedad. El plantón convertido en feria de lemas, iconos y figuras de una izquierda cavernaria. El enemigo con suástica y el líder con
aureola de santo. Consignas como aquella de que no hay teoría revolucionaria sin práctica revolucionaria. Librerías móviles en las que se ponen a disposición de la dignidad las muy valiosas contribuciones democráticas de Stalin y de Mao. Las pintas que recuperan la tradición estética del realismo socialista; la consigna mil veces repetidas que se instauran como vía de conocimiento y el dogma proporcionando los lazos para la comunión religiosa.

Podría pensarse que esa ronda hacia el pasado no tiene la menor importancia, que no representa más que algún desvarío de algunos grupos que respaldan la resistencia lopezobradorista. Que es un tic inocente de cierto activismo. No lo creo. Estoy convencido de que la reacción de López Obrador tras la jornada del 2 de julio ha sido refugiarse, más que en un grupo político particular, en una noción ideológica abiertamente predemocrática y antiliberal. El discurso del antiguo alcalde de la Ciudad de México estaba, desde siempre, cargado de semillas antidemocráticas. Su visión maniquea de la historia
mexicana, su desprecio de las formalidades institucionales, su convicción de que la legalidad tiene una imbo-rrable mancha elitista eran ya anticipos de esta concepción. Sin embargo, antes de julio, coexistía la persuasión de que, con todo, podría imponerse la democracia verdadera sobre la falsa. En otras palabras: la democracia real que él representa, podría triunfar sobre la impostura democrática de la derecha a través del voto. Tras la elección, el barniz demoliberal del discurso lopezobradorista ha desaparecido. Queda la madera firme de su antiliberalismo.

Su diagnóstico es claro: vivimos la simulación de la república. Nuestra república, nuestra democracia es eso: un fingimiento, una falsedad. Las instituciones, así sin calificativo ma-yor, han sido dominadas por intereses creados y son administradas por hombres y mujeres sin integridad ni decoro. La integridad y el decoro, ya lo sabemos, son monopolio de los lopezobradoristas. Además de la cantaleta del maniqueísmo moral, llama la atención la severidad del juicio porque convierte en impostores a todos los cuadros de su partido que ocupan posiciones de poder en esa falsa democracia. Si la república es aparente, el alcalde actual y el futuro de la Ciudad de México son figurines irrelevantes de una farsa. Embusteros serán
también los diputados perredistas que participan en el proceso legislativo. Impostores los gobernadores y presidentes municipales del PRD en todo el país: cómplices todos de una democracia postiza. El discurso conduce al partido al abismo. Si vivimos, como dice el tabasqueño en una democracia falsa, el PRD es protagonista del engaño, difusor de una mentira y cómplice de la simulación. Si nuestra república es de fachada, el partido del centro izquierda es el moño amarillo de una burla. Hablar de la simulación democrática es desconocer la autenticidad del pluralismo político.

Cuando López Obrador llama a la 'purificación' de la vida pública, cuando llama a la renovación 'tajante' (es decir cortante) de todas las instituciones civiles podría estar convocando (con las peculiaridades épicas de su acento) a una revisión institucional válida y atendible. Pocos dudan de la necesidad de esa reforma. Quizá una de las vías de encuentro en el futuro inmediato sea, efectivamente, la transformación del basamento institucional del país. Pero López Obrador no ha saltado hacia delante. Su impulso no tiene el futuro como norte. Por el contrario, su brújula lo llama al pasado. Al pasado de una izquierda que le da la espalda a las instituciones burguesas y que encuentra en la movilización—no en las labores de partido ni en las de gobierno—la ruta privilegiada de acción política. Podemos plantarnos durante años, ha dicho López Obrador. Su
estrategia, en efecto, puede echar raíces. La pregunta es qué quedaría del partido del centro izquierda de México tras la afirmación de su prehistoria. El PRD tendrá que elegir pronto entre la 'democracia' del carisma popular, las movilizaciones y la aclamación del líder y la aburrida democracia de los procedimientos, las reglas y los votos. No tengo ninguna duda de cuál es la ruta que conviene a la izquierda y a México. Creo que el éxito político de la izquierda pasa por su reencuentro con el presente. No será fácil regresar al día de hoy, pero en esa disputa se decidirá buena parte del futuro de todos.