marzo 29, 2007

Venezuela dará a su moneda nuevo nombre y nuevo valor

(La solución a la tan deficiente economía de Venezuela: moneda de 12.5 centavos.... ¿Cómo no se le había ocurrido a nadie?!!!!!)

De Pearson Newsletter

por Simón Romero
New York Times News Service

Caracas, Venezuela, 22 de marzo – Este año, de todas las sorprendentes medidas económicas anunciadas por el presidente Hugo Chávez, desde la nacionalización de grandes empresas eléctricas y de telefonía, hasta la amenaza de cárcel para quienes violen los controles de precios, ninguna ha confundido más a los economistas que su aventura en materia de reforma monetaria.

Primero, Chávez dijo que las autoridades eliminarían tres ceros de la actual moneda, el bolívar. Después dijo que el nuevo bolívar, que valdrá 1,000 bolívares antiguos, se llamaría “bolívar fuerte”.

Por último, y por órdenes de Chávez, el banco central dijo la semana pasada que volvería a emitir, luego de tres décadas fuera de circulación, la moneda de 12.5 centavos, símbolo de la prosperidad de Venezuela en las décadas de los sesenta y setenta, antes que los derrochadores auges petroleros culminaran en abruptas devaluaciones.

Chávez defiende estas ideas, que entrarán en efecto en enero, como una manera de combatir la inflación, que en las últimas semanas llegó a 20%, la más alta en Latinoamérica. Los funcionarios culpan a “los acaparadores” por la escasez de bienes de consumo básicos y los aumentos de precios en los alimentos en el mercado negro. Chávez dijo que el cambio de nombre y denominación de la moneda infundirán confianza.

Gastón Parra, presidente del Banco Central de Venezuela, apareció en televisión la semana pasada, para enfatizar que el efecto de estas medidas en el valor de la moneda de Venezuela sería neutral, que no aumentarían ni disminuirían los salarios, las deudas, ni el precio de los bienes de consumo.

No obstante, los economistas privados dijeron que estos cambios, combinados con la inflación, podrían intensificar la confusión en los precios. Agregaron que la inflación es resultado de un aumento en el gasto público de Chávez y de los crecientes esfuerzos de los hombres de negocio por darle la vuelta a los controles de precios y de cambio de divisas.

“Estamos viendo una política con la forma de un cambio engañoso, efectuado al capricho de un hombre cuyo fuerte no es precisamente la economía”, dijo Hugo Faria, economista del Instituto de Estudios Superiores de Administración, una escuela de administración privada. “Cualquiera que este pensando que una moneda de 12 y medio centavos es el remedio para los problemas del país, no está pensando con claridad”.

Desde enero, la inflación ha aumentado con rapidez desde que una drástica caída en el valor del bolívar en el mercado negro provocó el aumento en los precios de los bienes importados. Desde que Chávez decidió nacionalizar las grandes empresas de teléfonos y electricidad, también en enero pasado, los venezolanos se han apresurado a sacar dinero del país, dijeron los corredores de divisas. Este éxodo ha provocado que el bolívar se debilite cerca de 20% hasta el nivel de 4,000 unidades por un dólar en el mercado negro, colocándolo entre las divisas con peor comportamiento del mundo este año.

La decisión de renombrar la moneda y reintroducir la extraña moneda, conocida en el país como locha, término que se piensa deriva de una práctica anacrónica de dividir las unidades monetarias en octavos, u ochavos, ha dejado pasmados a muchos venezolanos. Más de un tercio de los 26 millones de habitantes del país son menores de 18 años y no recuerdan esta moneda, que dejó de circular en la década de 1970.

“Pienso que es psicología barata”, dijo Jhonny Marquez, gerente de una empresa de transportes. “No creo que disminuya la inflación”.

Sin embargo, Chávez, de 52 años, siente nostalgia por la moneda. Citando “el respeto por la economía de Venezuela que hay en el mundo” en la transmisión de su programa de televisión este mes, en el cual anunció el retorno de la moneda, dijo, “vamos a terminar con la inestabilidad monetaria en Venezuela”.

Chávez ha dicho que la redenominación de la moneda reflejaría la fortaleza económica que se ha recuperado durante su administración, terminando con la devaluación del bolívar que empezó en 1983.

Otros países han renombrado sus monedas con el fin de aumentar la confianza en sus economías, pero los economistas dijeron que la medida necesita venir acompañada con otras bases económicas sólidas y con reglas transparentes para las inversiones y la industria privada.

En muchos aspectos, Venezuela tiene bases sólidas. Cuenta con más de 30,000 millones de dólares en reservas en divisas extranjeras y con grandes flujos de ingresos, producto de las exportaciones petroleras este año, que se espera rebasen 50,000 millones de dólares.

Pero los economistas dijeron que la confianza en la economía empezó a erosionarse desde que el gobierno comenzó a ejercer de manera agresiva el control en las actividades de empresas extranjeras en los meses recientes. De hecho, la devaluación del bolívar en las transacciones callejeras ilustra la creciente preocupación.

Los historiadores económicos dijeron que la moneda de 12.5 centavos era descendiente de una moneda de 2.5 centavos introducida en la década de 1870, cuando la moneda del país se llamaba venezolano. Esta denominación se cambió a la de 12.5 centavos cuando se introdujo el bolívar, llamado así en honor a Simón Bolívar, el héroe libertador nacido en Caracas.
“Por lo menos no llaman el venecuba a la nueva moneda”, dijo Antonio Alessandrini, propietario de Globus, una empresa de Caracas que se dedica a las monedas raras, en referencia a la alianza de los gobiernos de Venezuela y Cuba. “Tal vez estos cambios fomenten nuestro negocio”.

Desde hace tiempo, el simbolismo ha sido una prioridad de Chávez, cuya presidencia empezó en 1999. Por ejemplo, después de surgir victorioso de la huelga que redujo las exportaciones petroleras de Venezuela en 2002 y 2003, cambió el nombre de los buques-tanque que bajaron las anclas para endurecer la huelga. Desaparecieron los nombres de las reinas de belleza venezolanas, reemplazados por los del sirviente y la amante de Simón Bolívar.

Algunos historiadores ven en las nuevas medidas financieras de Chávez un símil con los cambios que ocurrieron en Cuba cuando el Che Guevara se convirtió en presidente del Banco Central, después del derrocamiento del dictador Fulgencio Batista. Cuba emitió moneda con nueva iconografía, incluyendo un billete de cinco pesos con la imagen de Antonio Maceo, un líder afro-cubano de la independencia.

Parra, del Banco Central, dijo que ya se esperaban los cambios iconográficos para el bolívar fuerte. Los funcionarios del banco central han defendido los diferentes cambios monetarios, incluyendo la reintroducción de la moneda de 12.5 centavos, diciendo que evitaría que los comerciantes redondeen las cantidades.

“Recurrir a recuerdos del pasado, cuando la moneda era fuerte, puede crear la esperanza de que la moneda es fuerte otra vez”, dijo Fernando Coronil, autoridad en historia venezolana de University of Michigan. “Pero si eso no concuerda con la verdadera fortaleza de la economía, esas medidas podrían ser contraproducentes”.

Al enfocarse en el simbolismo financiero, dijeron los economistas, Chávez evita tomar las medidas necesarias que impidan una mayor desvalorización del bolívar. El gasto público aumentó 48% el año pasado, hasta cerca de 53,000 millones de dólares, después que el gobierno otorgó bonos a los servidores públicos y aumentó su gasto en programas de asistencia social.

Teniendo los precios del petróleo en niveles históricamente altos, la economía de Venezuela aún crece a una envidiable tasa cercana a 10% anual, pero los economistas dijeron que la inflación es generada en parte por políticas desordenadas, que tienen como prioridad el consumo y no el ahorro. Por ejemplo, las ventas de automóviles han aumentado 49.5% este año, de acuerdo con Cavenez, la cámara de la industria automotriz.

Chávez no tiene intención de limitar sus intentos por realizar una reforma monetaria en Venezuela. “En Latinoamérica, algún día tendremos nuestra propia divisa”, dijo en su programa de televisión y propuso llamarla en honor a Antonio José de Sucre, aristócrata y luchador independentista venezolano que fue amigo de Bolívar.

Traducido por Luis Cedillo
Editado por Juan Carlos Jolly
Copyright © 2007 The New York Times Company, Inc. All Rights Reserved

marzo 02, 2007

Denuncia AI costo de 'milagro chino'

Descarga el informe en PDF (Sólo inglés)

La ONG señaló que los migrantes rurales que viven en las ciudades sufren algunos de los peores abusos en sus puestos de trabajo

Grupo Reforma

Ciudad de México (1 marzo 2007).- Amnistía Internacional (AI) denunció en su último informe los abusos a los derechos humanos que sufren los trabajadores en China.

El documento, "Discriminación y Abuso: El costo humano del ´milagro´ económico chino", señala que a pesar de las recientes reformas, estas personas están fuera del sistema de asistencia médica y de educación estatal, viven en terribles condiciones de hacinamiento y se ven sistemáticamente expuestas a algunas de las condiciones laborales de mayor explotación.

"El llamado 'milagro' económico de China tiene un terrible costo humano: los migrantes rurales que viven en las ciudades sufren algunos de los peores abusos en sus puestos de trabajo", afirmó Catherine Baber, subdirectora del Programa Regional para Asia y Oceanía de Amnistía Internacional.

"Además de sufrir la explotación de sus empleadores, las familias de migrantes se enfrentan a normativas oficiales discriminatorias en casi todos los aspectos de la vida diaria", agregó.

"Se les niegan las prestaciones en el ámbito de la vivienda y el seguro médico de que disponen los residentes permanentes en las ciudades, y sus hijos se ven excluidos en la práctica del sistema de educación estatal".

Entre 150 y 200 mil millones de trabajadores rurales se han desplazado a las ciudades chinas en busca de trabajo.

A los migrantes internos se les exige que se inscriban como residentes temporales en virtud del sistema 'hukou' (de registro de familias).

Según la ONG, los que consiguen llevar a cabo este proceso, a menudo laborioso, siguen enfrentándose a la discriminación en vivienda, educación, atención médica y empleo por su condición de residentes temporales.

Los muchos que no lo consiguen carecen de condición jurídica, lo que los hace vulnerables a ser explotados por la Policía, arrendadores, empleadores y residentes locales.

marzo 01, 2007

Acusaciones de nepotismo y corrupción ponen a la familia de Chávez en Venezuela bajo escrutinio

(Del boletín Sentido Común)

por Simón Romero
New York Times News Service

Sabaneta, Venezuela, 21 de febrero – En la entrada de este polvoriento poblado, donde nació Hugo Chávez en 1954, un anuncio espectacular recibe a los visitantes con la reluciente imagen del presidente de Venezuela y las palabras, “Cuna de la Revolución”.

Otros panorámicos y carteles en todo el pueblo muestran a Chávez abrazando a su hermano menor, Aníbal, alcalde de la ciudad, y a su padre, Hugo de los Reyes Chávez, el gobernador de Barinas, el estado donde se encuentra el poblado. Estos recuerdos del poder amasado por la familia de Chávez han sido evidentes aquí desde que ascendió a la presidencia hace ocho años.

Nacido humilde, en una casa de adobe con piso de tierra que fue derribada por un buldózer para dar lugar a un puesto de hamburguesas, la creciente influencia política de la familia ha sido cada vez más analizada a medida que los críticos del presidente venezolano hablan de abusos de poder y corrupción en las instituciones que el controla, incluyendo la Asamblea Nacional, la Suprema Corte y la burocracia federal.

Las revelaciones de corrupción bajo el mandato de su familia en Barinas y las acusaciones de nepotismo han perseguido a Chávez, a pesar que, de acuerdo a él, una de sus prioridades es combatir tales irregularidades.

“Los llamamos la familia real de Barinas”, dijo Antonio Bastidas, de 46 años, opositor político que creció jugando béisbol y pescando con Chávez y sus hermanos. “Empezaron sin nada y ahora se hacen llamar revolucionarios, aunque lo son con todos los ornamentos del poder”.

Bastidas y otros opositores políticos de Barinas han presentado numerosas quejas por corrupción y malos manejos en contra de la administración del padre de Chávez, profesor retirado de primaria y conocido universalmente como el “Maestro”. Muchas de las acusaciones se han perdido en la bizantina burocracia venezolana, en tanto que la familia y los partidarios de Chávez en Barinas han obtenido, de manera reiterada, grandes victorias en las elecciones.

“Estoy aquí porque la gente me puso”, dijo el alcalde Aníbal Chávez, de 50 años, en una entrevista en su oficina, sentado bajo los retratos del presidente, el héroe de la independencia Simón Bolívar, nacido en Caracas, y Jesús. “Estamos recuperando el amor por la patria de nuestros padres, contrario a la política del imperio, que es la de esclavizarnos”, agregó, refiriéndose a Estados Unidos.

“Sabaneta está en auge”, dijo, presentando la lista de proyectos financiados por el estado, como plantas de asfalto y procesamiento de jitomate y una enorme empresa para cultivar caña, apoyada por la asistencia de docenas de consejeros traídos en avión desde Cuba. “Soy un soñador, pero creo que estamos transformando a este municipio en algo más grande”.
Un de los esfuerzo para sacar a Sabaneta de la oscuridad, el proyecto de azúcar de caña venezolano-cubano, ha sido particularmente vergonzante para Chávez. Se enfureció el año pasado, luego que los investigadores descubrieron un fraude por 1.5 millones de dólares en el complejo de procesamiento del azúcar, que lleva el nombre de Ezequiel Zamora, un general que luchó en una de las sangrientas guerras civiles que asolaron a Venezuela en el siglo XIX.

Los investigadores no han implicado a ninguno de los cinco hermanos o al padre de Chávez en este escándalo, aunque se desarrolló poco después que Anibal fue electo alcalde y a siete años de la administración de su padre, quien desechó las acusaciones de corrupción casi desde su primera victoria electoral en 1998.

“Que Dios me perdone por lo que voy a decir, pero en casos como este, le juro que si pudiera ordenar la ejecución de alguien, lo haría”, dijo el año pasado el presidente Chávez, cuando surgió el escándalo.

Chávez, quien se ha divorciado dos veces, cuida con mucho empeño la privacidad de sus hijos y ex esposas. La semana pasada, un tribunal multó a Tal Cual, un periódico de oposición, y un editorialista, por publicar un diálogo imaginario sobre temas políticos entre Chávez y su hija más joven, Rosa Inés.

Pero su padre y hermanos, todos ellos figuras públicas en Barinas, han estado abiertos al escrutinio.

La familia no sólo puede presumir de tener un alcalde y un gobernador, sino también a un secretario de estado de Barinas, puesto creado para Argenis, otro hermano del presidente, quien lleva a cabo sus funciones diarias en el palacio del gobernador. Otro hermano, Adelis, es un alto ejecutivo del Banco Sofitasa, que hace muy buenos negocios con el gobierno estatal. Adelis también supervisa la construcción, por parte del gobierno, de un nuevo estadio de fútbol en Barinas.

Su hermano Narciso, profesor de inglés que vivió en Ohio por varios años, fue acusado de tráfico de influencias en el gobierno estatal, luego de participar sin éxito en la campaña para obtener la alcadía de Bolivar, municipio cercano a Sabaneta. Luego fue colocado en puestos importantes en las embajadas venezolanas en Canadá y Cuba, donde fue encargado de supervisar varios de los acuerdos bilaterales a los que llegaron Fidel Castro y Chávez.

Adán, el hermano mayor de Chávez y quien fue el segundo hijo de sus padres, tal vez sea el más influyente de los hermanos del presidente: ha sido embajador en Cuba, secretario privado del presidente y ahora ministro de educación.

Adán, el presidente y Aníbal, los tres hermanos mayores, ya están en la cincuentena; los menores andan en los cuarenta.
Los residentes de Barinas, un estado de ranchos ganaderos, palmas y camiones de carga, escuchan casi mensualmente las historias de generosidad de la familia Chávez, algunas ciertas y otras infundadas.

Éstas se refieren a los frecuentes viajes a Cuba que realiza el gobernador, Hugo de los Reyes Chávez, para tratamiento médico: un lujo fuera del alcance de muchos venezolanos. Mediante un vocero, el gobernador declinó las reiteradas solicitudes para dar una entrevista.

El septuagenario gobernador ha sido desde hace tiempo todo un personaje de la política estatal en Barinas, donde por décadas fue un leal organizador de Copei, un partido político conservador. De sus orígenes como maestro de escuela, se elevó hasta convertirse en director de programas educativos de Barinas a principios de la década de 1980. Ahora viaja por Barinas en una caravana de vehículos todo terreno encabezada por una escolta de policía, algo raro en la provincia venezolana.

Aquí, los políticos de oposición dicen que la madre de Chávez, Elena, quien empezó como maestra, ejemplifica el ascenso de la familia hasta la clase de nuevos ricos. Ahora aparece en fotografías de periódicos cargando a su poodle, Caqui, con atuendos de diseñador y joyería de oro. Su cirujano plástico, Bruno Pacillo, fue a la Asamblea Nacional en 2004 a quejarse que lo proscribieron de un club de la alta sociedad de Caracas, presumiblemente debido a sus contactos con la familia de Chávez.

Traducido por Luis Cedillo
Editado por Juan Carlos Jolly
Copyright ©2007 The New York Times Company. All rights reserved