abril 29, 2007

Regresaría Fox a la política

• Intenta presidir un organismo demócrata de varias naciones

ESTRASBURGO, Francia (Apro).— A pesar de no haber hecho oficial su candidatura para presidir la Internacional Demócrata de Centro (IDC), el ex presidente Vicente Fox Quesada se perfila para obtener el cargo.

De ser así, conseguiría meterse al escenario político internacional, lo que no lograron los expresidentes Luis Echeverría Álvarez y Carlos Salinas de Gortari, cuando buscaron dirigir la Organización de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de Comercio, respectivamente.

Fox viajó a esta ciudad con un objetivo: cabildear el apoyo de la derecha europea a su eventual postulación como presidente de la IDC. Su estrategia: posicionarse como el único líder capaz de articular una ofensiva política que saque del poder en América Latina a los seguidores de la corriente ideológica que encabeza el presidente venezolano Hugo Chávez.

El día de su arribo a esta ciudad —sede del Parlamento Europeo—, el pasado lunes 23, Pedro López de Pablo, funcionario de esa institución, comentó a la prensa el extendido “rumor” que había “en los pasillos” en torno a una potencial candidatura de Fox.

Esa misma noche, Fox y Manuel Espino, presidente del PAN y de la Organización Demócrata Cristiana de América (OCDA), se reunieron a cenar en el hotel Hilton, donde se hospedaban, con unos 20 influyentes eurodiputados del Partido Popular Europeo (PPE).

Ahí, Fox les comunicó que su intención era la de “seguir cabalgando”, ya que su “misión” era “continuar el combate contra los enemigos de la libertad”.

Los invitados a la cena interpretaron esas palabras como un gesto inequívoco del ex mandatario hacia la postulación como presidente de la IDC, organismo con sede en Bruselas que agrupa a 100 partidos de derecha en 83 naciones.

“El mensaje de querer seguir cabalgando fue muy claro: el expresidente Fox avanzó en su candidatura a la IDC”, declaró, a condición de no ser citado, uno de los asistentes a la cena privada.

Fox recibió halagos durante su campaña de cabildeo en Europa: “Es el hombre ideal para coordinar la lucha contra el populismo”, dijo Joseph Daul, el francés que preside el PPE.

El resultado del cabildeo debe verse cuando el PPE empiece a negociar que el Parlamento Europeo condene el régimen de Chávez por violación a la libertad de expresión y los derechos humanos.

abril 26, 2007

Arbitrario, totalmente arbitrario.

¿Cuando van a decidir hasta que edad se pueden violar los niños y cuando ya se convierte en delito? ¿Hasta los 5 no es violación y luego si?

abril 19, 2007

En Europa, en tanto la lucha anti-religiosa se intensifica, los ateos toman el púlpito

Tomado de la revista electrónica Sentido Común

por Andrew Higgins
Dow Jones Newswires

Caen, Francia, 16 de abril – Cuarenta minutos antes de iniciar el espectáculo, el auditorio Alexis de Tocqueville, con 500 asientos, estaba ya repleto. Una persona colocó una cámara de video en la primera fila y un ingeniero de sonido verificó los micrófonos.

La estrella: Michel Onfray, un célebre filósofo y el sumo sacerdote del ateísmo militante de Francia. Vestido totalmente de negro, caminó en el escenario y observó a su reverente audiencia para dar su conferencia semanal, de dos horas: “Filosofía Hedonista”, que forma parte de una serie y que se transmite por radio.

“Podría fundar una religión”, dijo.

Onfray, de 48 años y autor de 32 libros, está a la vanguardia de un curioso y cada vez más poderoso fenómeno europeo: la fanática no creencia en Dios.

La indiferencia pasiva con relación a la fe ya casi dejó vacías las iglesias europeas. Pero el debate sobre la religión es más intenso y estridente en el viejo continente de lo que había sido en décadas pasadas. Una vez más, se convierte en un tema relevante, en parte debido a la angustia por las crecientes e inquietas poblaciones musulmanas europeas y el temor de que la fe se afirme a sí misma en la política de estado y en las políticas públicas.

Todo esto se suma al creciente impulso del ateísmo combativo, el que confronta, en vez de limitarse a ignorar a la religión.
Karen Armstrong, antigua monja católica y prominente autora británica sobre temas de religión, denomina a esta tendencia “secularismo misionero”. Dijo que imita el ardor del cristianismo, el islamismo y el marxismo, que en sus raíces urgen a convertir a los no creyentes a su visión particular del mundo.

Onfray afirma que el ateísmo enfrenta una “batalla final” contra “la jerigonza teológica” y que debe agrupar a sus tropas.
“Ya no podemos tolerar la neutralidad y la benevolencia”, escribe en su Traité d’athéologie, o Manifiesto ateísta), éxito de ventas en Francia, Italia y España. “Los tiempos turbulentos en los que vivimos sugieren que el cambio está próximo y que ya llegó el momento de instaurar un nuevo orden”.

Como en muchas luchas que involucran a la fe, la lucha europea entre los creyentes y no creyentes también sustituye a otros temas concretos, que van más allá de lo sobrenatural. En este caso, se trata de la batalla por definir la identidad de un continente.

Medio siglo después de que el Tratado de Roma, de 1957, sentara las bases de la actual Unión Europea, integrada por 27 naciones, Europa ha asegurado su paz y prosperidad. Pero aún es bastante incierto qué une a dicho bloque, más allá del interés económico. Dijo Armstrong: “Existe una lucha por definir la civilización europea”.

El mes pasado, en Londres, destacados ateos británicos se enfrentaron a defensores de la fe en un debate público sobre la moción, “estaríamos mejor sin la religión”. Los boletos costaron 40 dólares, pero hubo tal demanda para asistir al evento, que éste debió cambiarse a un auditorio mayor, con capacidad para 2,000 personas. La audiencia declaró la victoria de los ateos, por un margen de 1,205 contra 778, con algunas abstenciones.

En Alemania, un opulento fabricante de muebles está financiando el “centro de estudios de la Ilustración”, un grupo de científicos y otros personajes interesados en exponer la falsedad de la religión. Lleva el nombre de Giordano Bruno, el filósofo y cosmólogo del Siglo XVI que fue quemado en la hoguera por herejía. En Italia, un ferviente no creyente fue a la Corte Europea de los Derechos Humanos con la proclama de que la Iglesia Católica Romana es culpable de fraude: Jesús, dijo, nunca existió.

La alarma sobre el Islam ha sido el principal catalizador de gran parte de la polémica. La población musulmana de Europa, estimada entre 15 y 20 millones de personas, es cada vez más numerosa, más abierta y, en algunos casos, más religiosa. Esta lucha también es producto de una intensa confrontación que data de la época de la Ilustración: el movimiento intelectual del Siglo XVIII que afirmó la primacía de la razón sobre la superstición.

“La batalla por la religión se reinicia, y será muy difícil”, dijo Terry Sanderson, presidente de National Secular Society de Inglaterra, organización fundada en el Siglo XIX, pero que ha ganado nuevo impulso. Su membresía se ha duplicado en los últimos cuatro años, para llegar a casi 7,000 personas, de acuerdo con Sanderson. Para los convertidos del cristianismo, la sociedad les proporciona un certificado de “des-bautismo”. “¡Hágalo oficial!”, conmina esta sociedad en su página electrónica, www.secularism.org.uk

La causa del ateísmo obtuvo el respaldo de un artista famoso el año pasado cuando la estrella musical Elton John, en una entrevista, dijo que la religión organizada convierte a las personas en “lemmings odiosos”.

La repercusión contra la religiosidad ha invadido la comunidad musulmana de Europa. En febrero, Mina Ahadi, mujer de Colonia, Alemania, nacida en Irán, creó el primer grupo ateísta musulmán del continente: el National Council of ExMuslims. De inmediato, empezó a recibir amenazas de muerte y fue puesta bajo protección policiaca.

“Nuestro principal mensaje es: ‘No creemos’”, dijo Ahadi, hablando en una cafetería cerca de la Catedral de Colonia, un impresionante tributo a la fe cuya construcción requirió 600 años. Un policía rondaba en las cercanías.

El ateísmo, dijo Ahadi, debe confrontar a la religión y adoptar sus métodos. Su grupo empezó con apenas 30 miembros en febrero, y el mes pasado ya tenía más de 400. Cabildea con funcionarios de la Unión Europea sobre restricciones al velo y organiza reuniones públicas en las que ex musulmanes explican por qué renunciaron a su fe. “Si se quiere trabajar contra los movimientos musulmanes, hay que ser como ellos” dijo. “Tenemos que salir a las calles y decir por qué luchamos”.

Los promotores del ateísmo europeo también han incursionado en Estados Unidos. “The God Delusión” (El Engaño de Dios), un libro de Richard Dawkins, catedrático de Oxford, ha estado en la lista de los éxitos de ventas de no ficción de The New York Times. Otro escritor ateo británico, Christopher Hitchens, que radica en Estados Unidos, escribió su propio tratado antirreligioso, “God Is No Great: How Religion Poisons Everything” (Dios no es grandioso: cómo lo envenena todo la religión), programado para salir a la venta en mayo.

El cristianismo, que alguna vez fue el cimiento de la identidad europea, ha estado perdiendo feligreses en el Continente, por lo menos durante medio siglo, aunque algunas encuestas de opinión sugieren que esta tendencia decreciente ha llegado al máximo. Cerca de tres cuartas partes de los europeos aún se describen como cristianos. De acuerdo con las encuestas, sólo una pequeña minoría va a la iglesia. En Europa Occidental, menos de 20% lo hace.

Es difícil de determinar el número de ateos. Algunas encuestas dan una cantidad menor a 3%, pero otras dicen que es mucho mayor.

Cuando la Unión Europea preguntó a sus ciudadanos que clasificaran los valores que representan a Europa, la religión quedó en último lugar –muy por detrás de los “derechos humanos”, la “democracia”, la “paz”, la “libertad individual” y otras opciones. Sólo 3% escogió a la religión.

Los líderes religiosos luchan contra los no creyentes afirmativos. John Sentamu, arzobispo de York de la Iglesia de Inglaterra, se quejó en diciembre pasado, en una declaración sobre los “ateos iliberales que han unido fuerzas con seculares agresivos”. Respondía a las demandas de que Jesús fuera retirado de las obras navideñas y que las fiestas de la navidad fueran llamadas “festivales invernales”.

El folleto ateísta de Onfray, recientemente traducido al inglés, ha provocado tres refutaciones, tan extensas como un libro, de cristianos molestos, así como una gran cantidad de artículos. Para refutar “El Engaño de Dios” del profesor Dawkins, un profesor de teología de Oxford escribió su propio libro, “The Dawkins Delusión” (El Engaño de Dawkins).

Sin embargo, los ateos y sus adversarios concuerdan en una cosa: Dios, que fue declarado muerto hace más de un siglo por el filósofo alemán Friedrich Nietzsche, está regresando, por lo menos como foco de controversia. “En tiempos recientes, la fe está en la agenda pública de una manera sin precedentes”, dijo el manifiesto fundador de Theos, un nuevo centro cristiano de estudios con sede en Gran Bretaña.

Traducido por Luis Cedillo
Editado por Juan Carlos Jolly

Copyright © 2007 Dow Jones & Company, Inc. All Rights Reserved

abril 12, 2007

Refinería azteca, una desilusión

Fox ofreció supermercado y Calderón se queda en pulpería

* Óscar Arias y Óscar Berger se desilusionan con los 80,000 galones que ofrece mandatario mexicano
* La razón parece ser que los pozos mexicanos tienen una “declinación”, y según Arias, sus años contados
* Al parecer, suben las acciones de la ofensiva “pródiga” de Chávez en América Latina

SAN JOSÉ y CAMPECHE/ ACAN-EFE y AFP

El presidente de Costa Rica, Óscar Arias, manifestó también su insatisfacción por la decisión de México de reducir de 240,000 a 80,000 barriles de petróleo, su oferta para suplir una posible refinería regional que se construiría en Centroamérica.

El presidente mexicano, Felipe Calderón, anunció en la rueda de prensa al final de una cumbre presidencial del Plan Puebla Panamá (PPP) con los países centroamericanos, una reducción a la oferta hecha por su antecesor, Vicente Fox.

México se ha propuesto un liderazgo regional en Centroamérica que haga contrapeso a la creciente influencia del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, pero su intento está lleno de timidez.

Arias se queja claramente

Arias declaró ayer miércoles, durante el Consejo de Gobierno, que “encontré en mis colegas centroamericanos manifestaciones de satisfacción y felicidad porque todavía queda viva la posibilidad” de construir la refinería en algún país de Centroamérica.

Sin embargo, el mandatario costarricense afirmó que “yo fui un poco la voz disonante porque pensé que no era motivo de estar contento, feliz y satisfecho, ya que el anuncio que nos hace el gobierno mexicano (...) es una tercera parte de lo que se había comprometido anteriormente”.

La iniciativa energética tiene su origen en una reunión multilateral realizada en 2005 en el balneario mexicano de Cancún, y que cobró impulso el año pasado, cuando los mandatarios se reunieron en la República Dominicana.

Inicialmente se había pactado que la empresa estatal Petróleos de México (Pemex) aportaría 240,000 de los 360,000 barriles que procesaría la futura refinería, y que los restantes los pusiera la compañía adjudicataria de una licitación.

Los yacimientos se secan

Calderón explicó que la rebaja de los volúmenes de abastecimiento “responde a una estimación objetiva de la producción petrolera de México”, y admitió que se ha registrado una “declinación” en algunos yacimientos mexicanos.

Ante esto, Arias dijo que “la explicación es que las reservas de petróleo mexicano tienen sus días contados, unos nueve años más o menos, y que no pueden mantener el compromiso de los 240,000 barriles diarios”.

Además, criticó que la refinería no pueda ser construida en México, pues, según aseguró, la Constitución prohíbe a ese país que empresas privadas realicen inversiones petroleras en su territorio.

“Que en 2007 se mantenga una norma de que sólo el Estado puede, de carácter monopolista, hacer inversiones en el campo petrolero realmente me parece anacrónico, con todo respeto para nuestros hermanos mexicanos”, expresó Arias.

Berger también descontento

Según un delegado que participó en la reunión de presidentes, Óscar Berger, de Guatemala, también mostró inconformidad con este anuncio de México, e incluso le recordó que es un compromiso de Estado y no de gobierno.

El anterior presidente mexicano “Vicente Fox nos dijo que era un proyecto de Estado, y ahora usted está cambiando el proyecto, presidente Calderón”, le señaló Berger al mandatario mexicano, confió el delegado.

La fuente añadió que Berger hizo notar que esta modificación de la cuota que aportaría México hace mucho menos atractivo el proyecto para las cuatro empresas que participan en la licitación de la refinería.

Según el informe que presentó México sobre el proyecto a la firma china National Petroleum Corporation, a pesar de la reducción de la aportación mexicana, la compañía “se encargaría de conseguir el petróleo restante”, dijo el delegado.

abril 04, 2007

A Fox y Otro Cualquiera: Sin Pilón, Pero Sin Sisa

Reporte Sobre Política
Por Ernesto Julio Teissier
El mañana

Hace poco me referí al Corrido del general Calles, y cometí una grave omisión: No llamé la atención de los lectores sobre la parte en que dice “fuiste un GRAN presidente/y también BUEN general...”. En esa frase está la honestidad del juicio histórico y una rígida, inflexible imparcialidad.

No obstante que el anónimo autor de la letra es un callista convencido y entusiasta, no se deja llevar por la pasión y establece con precisión que el General Calles fue un GRAN presidente, pero a continuación le regatea otros méritos: Dice que fue “BUEN” militar.

La calificación es correcta. Calles fue un gran presidente, al que se le debieron los primeros programas de carreteras, el Banco Central, los programas de presas y otra serie de medidas visionarias; y fue un militar bueno a secas, quizá eficaz pero sin los méritos sobresalientes de otros mexicanos que dirigieron acciones bélicas más brillantes, mejor concebidas.

Esa objetividad es la que yo envidio, y la que creo que deberíamos envidiar todos los que escribimos acerca de los hombres públicos, frente a los cuales es muy fácil caer a cualquiera de las dos cunetas: O perderse en el elogio o caerse en la censura. Y de eso me acordé al comenzar esta semana, cuando muchos opinadores se frotaron las manos porque, al fin, Vicente Fox iba a ser llevado al banquillo de los acusados para que respondiera por un “faltante” de 25 mil millones, detectado por el Auditor Superior de la Federación, Arturo González de Aragón, que puso en manos de diputados federales el análisis de la Cuenta Pública del año 2005.

Fue la de esos comentaristas una alegría prematura e infundada porque el informe del auditor González Aragón no habla de “faltantes” sino de “anomalías”. Además, el auditor de la Federación no tiene el cargo de fiscal, de agente del Ministerio Público: No acusa, sino solamente señala. Lo que sigue es que los diputados, cuando vuelvan de vacaciones o antes quizá, se encarguen de revisar los apuntes de don Arturo y, en el peor de los casos, pidan una aclaración a las autoridades que en 2005 eran responsables: Tal vez secretario de la Función Pública, acaso de Hacienda, posiblemente otro miembro del gabinete, pero no el presidente, que en este entierro no tiene otra vela que esa que han encendido y puesto en sus manos sus malquerientes, los foxifóbicos.

En los medios de comunicación de México ha habido y hay, justo es decirlo, esos y otros exagerados, los que hablan demasiado mal y algunos que hablamos bien del ex presidente. Unos y otros han, o hemos, fallado en la función que teníamos: Se cantearon, o nos canteamos, para un lado o para el otro, y perdieron o perdimos la vertical que siempre es de obligación.

Vicente Fox ha sido en los años recientes, el presidente de México que ha despertado mayores pasiones, tanto en su favor como en contra suya. Los que hemos hablado bien de él quizá ocasionalmente nos excedimos y le dejamos caer varias docenas de adjetivos que no merecía y de calificaciones a las que su actuación no le daba el derecho. Los de la banqueta de enfrente, esos sí sin duda ninguna, se pasaron de la raya: A Fox lo han acusado de algunas fallas, deficiencias y omisiones de las que fue responsable --su falta de tacto, sus afanes publicitarios, la forma en que metió a su esposa en un papel político al que no tenía acceso legal ni acostumbrado--, pero también le han dejado caer, insinuados o proferidos, cargos de los que a todas luces es inocente: El de arbitrario, el de falto de honestidad, el de nepotista.

Los del contra han pretendido descalificar todo el desempeño de Fox en la Presidencia con las dos series de imputaciones, y allí hay una falta seria: Las primeras no son bastantes para teñir de negro lo blanco, y las segundas son a todas luces injustas: El ex presidente Fox pudo haber cometido, o quizá cometió, todos los errores o las faltas que se le atribuyen en la primera lista, pero no son causa suficiente para reprobar todo su desempeño.

Y de las otras, nadie en su sano juicio puede acusarlo: Vicente Fox no sólo no fue arbitrario, sino que se pasó de tolerante, pues su intención primera consistía en hacernos saber y sentir a los mexicanos que había terminado el periodo priísta de la política nacional y que el país entraba ahora en la etapa de la democracia en la que caprichos, alcaldadas e imposiciones no han cabido ni tendrán ya lugar; acusarlo de favorecerse o de favorecer a los suyos con negocios hechos al cobijo del poder presidencial es lisa y llanamente una idiotez, porque Fox hizo fortuna en la iniciativa privada, pero en la pública jamás ha tomado un centavo que no le correspondiera, y de eso hay montones de pruebas.

A Fox, y a cualquier otro presidente del futuro --y quizá también del pasado--, debe juzgárseles con una imparcialidad prístina e inmaculada. Allí no deberían tener cabida ni los elogios inmerecidos ni las censuras injustificadas: El hombre que llega a ese cargo debe ser intocable para los que ejercemos el derecho a opinar sobre la forma en que se maneja a nuestra nación.

No conocí jamás a un presidente que sintiera tanta repulsión por los elogios desmedidos--que para los poderosos son el pan de cada momento—como Don Adolfo Ruiz Cortines. Les tenía horror, terror y furor a los lambiscones. Y de vez en cuando aconsejaba aquí y allá:

--“Dígales a los monaguillos laicos que no le den vuelo al incensario: Que si pueden lo dejen aparte, y si no pueden lo utilicen con mucha mesura. Hay que recordarles que, en ese aspecto, nuestros antepasados indígenas fueron testigos de la sabiduría de los tlatoanis, que no eran respetados solamente por su rango sino también por la profundidad de sus pensamientos. Ellos condenaban a los que se iban de la mano en esos menesteres: Sabían que DEMASIADO COPAL TIZNA AL ÍDOLO...”

Ernesto Julio Teissier
eteissier@stx.rr.com
04/04/2007

Transparencia para todos

Miguel Carbonell
4 de abril de 2007
El Universal

Aunque a veces no se le percibe como tal, durante el sexenio de Vicente Fox sí hubo una reforma estructural, quizá la única de esos seis años: fue la aprobación de la Ley Federal de Transparencia, que vino a revolucionar la rendición de cuentas y reformuló en buena medida la relación entre ciudadanos y autoridades.

Pensemos simplemente en todo lo que ha pasado desde que el llamado Grupo Oaxaca comenzó a impulsar el tema en la agenda pública nacional. De cuántas cosas nos hemos podido ir enterando y qué consecuencias han derivado de ese conocimiento. O dicho de otra manera: cuántas cosas nos habríamos perdido si esa ley nunca se hubiera aprobado.

Por eso es que es de celebrarse la reciente aprobación en la Cámara de Diputados de la reforma al artículo 6 de la Constitución a fin de que los principios básicos en materia de transparencia sean compartidos por todos los niveles de gobierno.

¿Qué significa la reforma en cuestión? Fundamentalmente obliga a las entidades federativas, a los municipios y al Distrito Federal a incorporar estándares internacionalmente reconocidos en la materia del acceso a la información. Además, a partir de su puesta en funcionamiento la reforma permitirá que toda persona pueda solicitar información a través de medios electrónicos o remotos (internet, para decirlo rápido), cuestión que hoy está limitada en un número considerable de entidades federativas.

El gran éxito de la ley federal y de su órgano de garantía, el IFAI, ha consistido precisamente en la posibilidad de hacer llegar solicitudes de información y promover recursos a través del internet, sin que la persona tenga necesariamente que desplazarse físicamente hasta las oficinas de la autoridad para presentar un documento ante la ventanilla correspondiente.

Por otra parte, la reforma obliga a las autoridades de todos los niveles de gobierno a hacerse cargo de lo que podría llamarse "la otra cara de la moneda" en materia de acceso a la información, que son los datos personales. Es decir, en toda democracia lo público debe estar disponible para quien lo quiera ver, pero lo privado debe ser precisamente privado, alejado de la mirada pública. Esa separación entre lo público y lo privado se logra a través de la protección de datos personales, tema que la reforma introduce por primera vez en el texto constitucional.

Un tercer elemento positivo de la reforma es que dota de autonomía a los órganos que revisan la actuación de las autoridades en materia de transparencia. Algunos gobernadores, contrarios a la rendición de cuentas, han creado órganos a modo y han puesto en ellos a personas incondicionales, intentando de esa forma que cualquier caso delicado o controvertido se resuelva conforma a criterios cercanos al parecer de las autoridades, aunque de esa manera se viole el "derecho a saber" de la persona interesada.

A partir de la reforma los órganos encargados de revisar la clasificación de las informaciones y de conocer de recursos contra las negativas a informar por parte de algún órgano público serán autónomos, con lo que deberá terminarse con las simulaciones que hemos visto en estos últimos años.

Es de esperarse que el Senado se aboque con la mayor prontitud al estudio y aprobación de la reforma y que luego las entidades federativas por medio de sus congresos locales la aprueben con igual rapidez, a fin de que cualquier persona, con independencia del lugar en el que viva pueda ejercer el derecho fundamental a ser informado de las cuestiones públicas. Estamos ante un gran paso en lo que se han llamado reformas de "segunda generación", es decir, reformas dirigidas a dotar de contenidos prácticos y concretos a la democracia mexicana.

Investigador del IIJ de la UNAM