julio 31, 2007

Pide Al Gore hacer caso de la advertencia de Mario Molina

Sergio Javier Jiménez
El Universal
Ciudad de México
Martes 31 de julio de 2007

Llama el ex vicepresidente de EU a mexicanos a asumir una actitud ante los cambios ambientales, a fin de atender la crisis climática

El ex vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore, le pidió a los mexicanos que escuchen y hagan caso de la advertencia de Mario Molina, Premio Nóbel de Química, quien ha advertido sobre el problema ambiental que se viene no sólo en México, sino en todo el mundo.

Gore, quien encabeza una organización que promueve acciones en contra del cambio climático, lo calificó como un “héroe mundial” porque, explicó, ha salvado al mundo de una catástrofe en el tema del medio ambiente.

La Presidencia de la República logró que Al Gore, quien ofrecerá una conferencia hoy en la noche, se reuniera con el presidente Felipe Calderón antes de que lo hiciera con el jefe de Gobierno de la capital, Marcelo Ebrard.

Calderón Hinojosa aprovechó la reunión para promover sus propuestas en materia ambiental en el país, tales como Proárbol o la promoción del uso de energías no contaminantes.

El ex vicepresidente estadounidense dijo que Mario Molina es un hombre que salió al mundo a advertir de los riesgos por los cambios ambientales, a fin de atender la crisis climática.

Le pidió a los mexicanos asumir una actitud ante estos problemas, pues durante sus recorridos por el mundo, ha constatado que de eso depende la actitud de los líderes políticos.

Al Gore señalo que dentro de no muchos años, los niños podrían hacer una de dos preguntas:

“¿Qué era lo que pensaban (los adultos)?, ¿por qué no actuaron, por qué no oyeron a Mario Molina o estaban muy ocupados?, ¿no vieron que es la primera vez en la historia de la humanidad que un tornado entra a Coahuila?, ¿por qué nos han dejado un mundo tan reducido?”

La otra pregunta sería, explicó, ¿cómo fue que no se encontró el coraje y la valentía para hacer lo que se debía hacer?

Por su parte, el presidente Felipe Calderón aseguró que su gobierno está comprometido con la protección al medio ambiente y la disminución del cambio climático.

Felicitó a Al Gore por el premio príncipe de Asturias y por su candidatura al Premio Nobel de la Paz.

La reunión en privado duró una hora.

julio 30, 2007

Muere el director de cine Ingmar Bergman

AP
El Universal
Estocolmo, Suecia
Lunes 30 de julio de 2007

El cineasta sueco, ganador del Oscar en 1982, falleció a los 89 años de edad en su casa de Gotlandia

Ingmar Bergman, director sueco considerado uno de los mejores artistas del cine en la época moderna, falleció el lunes, dijeron los medios locales. Tenía 89 años.
“Esta es una pérdida increíble para Suecia, pero incluso más lo es a nivel internacional”, dijo Astrid Soderbergh Widding, presidenta de la Fundación Ingmar Bergman.

Bergman murió tranquilamente en su casa de la pequeña isla báltica de Faro, al norte del centro turístico de Gotlandia, Suecia, dijo la agencia de noticias sueca TT, que citó a su hija Eva Bergman, una de sus nueve hijos.

No se ha fijado la fecha de su sepelio, pero éste contará con la presencia de sus amigos y familiares cercanos, dijo TT.

Bergman, cuya cinta de 1982 Fanny y Alexander ganó el Oscar al mejor filme extranjero, realizó unas 60 películas hasta que se retiró en el 2003.

En sus cintas, Bergman presentaba su visión del carácter extremo de su amada Suecia: La depresión claustrofóbica de sus eternas noches invernales, la gentil felicidad de las tarde de verano y la oscura majestuosidad de la isla donde pasó sus últimos días.

“Fue uno de los grandes maestros y uno de los grandes humanistas del cine. Hay muy pocas personas de ese nivel en la actualidad. El demostró que el cine podría ser una forma de arte”, dijo Nick James, director de la revista Sight & Sound, del Instituto de Cine de la Gran Bretaña.

“El fallecimiento de Bergman ocurre en una época en la que el cine es considerado más como un entretenimiento que como una forma de arte”, dijo James el lunes. “Sería bueno que hubiera más cineastas con este nivel de ambición artística”.

Bergman abordó temas difíciles como la plaga y la locura con una técnica innovadora y guiones inmaculados, convirtiéndose en una de las principales figuras del cine.

Él fue “quizás el más grande artista del cine, tomando en cuenta todo, desde la invención de la cámara cinematográfica”, dijo Woody Allen en un reconocimiento con motivo de sus 70 años en 1998.

Bergman se dio a conocer en 1955 con Sonrisas de una noche de verano, una comedia romántica que inspiró el reciente musical A Little Night Music, de Stephen Sondheim. Su última cinta fue Zarabanda, hecha para la televisión y presentada en un canal público sueco en diciembre del 2003.

Cuando fue transmitida, casi un millón de suecos, uno de cada nueve habitantes del país, siguió el drama, basado en dos de los personajes principales de su previa serie de televisión, Escenas de un matrimonio, estelarizada por dos de sus actores favoritos, Liv Ullmann y Erland Josephson. Escenas... fue luego editada y presentada como una cinta en 1974.

Sin embargo, fue El séptimo sello, de 1957, la cinta que conmocionó tanto a los críticos como a los cinéfilos. Una alegoría de la muerte negra en el medioevo, presenta una de las escenas más conocidas del cine: Un caballero jugando ajedrez con la figura amortajada de la muerte.

“La muerte me asustaba terriblemente”, dijo Bergman sobre su estado de ánimo durante la filmación de la cinta, que fue nominada al Oscar en la categoría de mejor película.

La cinta define la esencia de la obra de Bergman, un tono profundamente serio, con destellos de humor inesperado e imágenes impactantes.

En una entrevista en el 2004 con la televisora sueca SVT, el poco sociable cineasta dijo que no le gustaba ver sus cintas.

“No suelo ver mis películas. Me pongo muy nervioso y a punto de llorar... y me siento muy mal. Creo que es algo horrible”, dijo Bergman.

Aunque se le conoce más por sus cintas, Bergman también fue un reconocido director de teatro. Trabajó en varias salas en Suecia desde mediados de la década de 1940, entre ellas el Real Teatro Dramático de Estocolmo, que encabezó de 1963 a 1966. Puso en escena varias obras del autor sueco August Strindberg, a quien calificó como una inspiración.

julio 27, 2007

Ayuda a Calderón (Un poco sangrón pero interesante)



La estrategia oficial no frena la deforestación ni la tala ilegal
11 julio 2007

CIUDAD DE MÉXICO, México — De manera errónea, las principales actividades del programa oficial para conservar los bosques de nuestro país (Proárbol) se concentran en la reforestación y las plantaciones comerciales, actividades que no impedirán que México siga en quinto lugar mundial entre los países que más rápidamente están perdiendo su masa forestal. Así lo señalaron, en la víspera del Día del Árbol, Greenpeace y el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible.

Aun cuando este año sean sembrados 250 millones de arbolitos, a partir del 12 de julio, eso no mitigará la acelerada deforestación. De hecho, sólo servirá para reforestar 250 mil hectáreas, mientras que cada año se pierden entre 500 y 600 mil hectáreas de bosques, según la FAO. Esto es peor si se considera que la Comisión Nacional Forestal (Conafor) reconoce que del total de árboles plantados sólo sobrevivirá 50% lo que significa que cuando mucho quedarán reforestadas 125 mil hectáreas, menos de la cuarta parte de lo que perdemos cada año.

“En la actual administración vemos un desproporcionado acento en la siembra de árboles, cuando se requieren acciones urgentes para contener la expansión de la ganadería y fruticultura sobre terrenos forestales, así como la tala clandestina; se requieren compromisos para aprovechar el enorme potencial que tienen los bosques de México para fortalecer la economía local y contribuir al desarrollo rural. La siembra de arbolitos es positiva pero está muy lejos de resolver la crisis que vive el sector forestal. Alrededor de 700 comunidades y ejidos han conformado sus propias empresas forestales y han puesto en marcha esquemas de manejo forestal sostenible y de conservación de bosques. La política forestal debe fortalecer estos procesos”, señaló Iván Zúñiga, del Consejo Mexicano para la Silvicultura.

Por su parte, Héctor Magallón, coordinador de la campaña de bosques y selvas de Greenpeace, explicó: “México tiene 56 millones de hectáreas de bosques, un enorme capital natural que requiere un compromiso gubernamental que permita lograr su conservación y uso sustentable. Sin embargo, la meta forestal del gobierno es reforestar 3 millones de hectáreas a lo largo del sexenio (cada año se tendrían que plantar ¡mil millones de arbolitos!) Además, la reforestación no 'compensa' lo que se deforesta, ya que cada año se pierden bosques desarrollados que albergan una gran biodiversidad, captan agua, mitigan el cambio climático y nos protegen contra sus efectos, beneficios que no ofrecen las zonas reforestadas”.

Conviene recordar que el 80% de los recursos forestales de México están en manos de 8 mil ejidos y comunidades forestales, de los cuales un tercio cuenta con un plan de manejo forestal sustentable que permite que en esas áreas prácticamente no haya deforestación, según estudios del Instituto de Geografía de la UNAM. Este tipo de planes de manejo y la organización comunitaria permiten que comunidades indígenas como Nuevo San Juan Parangaricutiro (Michoacán) generen empleos directos y beneficios para toda la comunidad, y eviten la tala ilegal.

"Por eso nos preocupa que este año Proárbol sólo destine el 20% de sus recursos a apoyar este tipo de proyectos, cuando ésta debería ser su prioridad”, señaló Patricia Arendar, directora ejecutiva de Greenpeace.

Así, entre las prioridades del Proárbol deberían estar el fortalecimiento de los procesos comunitarios de manejo forestal sustentable en todos los bosques y selvas, apoyar financiera y técnicamente a las comunidades forestales interesadas en esta estrategia, respaldar el mercado mexicano de madera con la compra gubernamental de madera proveniente de esas comunidades, permitir la participación de las comunidades locales en el desarrollo de la política forestal y compensar económicamente a los dueños de bosques por la consrvación de este ecosistema fundamental para los mexicanos.

En cuanto al programa “Cero Tolerancia” anunciado por Felipe Calderón para frenar la tala ilegal, Greenpeace considera que esa no es una solución al basarse en operativos “sorpresa” que detienen a talamontes de menor rango así como a campesinos o indígenas inocentes, mientras los grandes taladores siguen en libertad. Es preciso que las autoridades desarticulen las bandas de talamontes que actúan en la zonas críticas a lo largo del país y cuyo volumen de saqueo va de 5 a 7 millones de metros cúbicos de madera cada año, casi lo mismo que se produce en forma legal.

julio 26, 2007

La moral y el método

Guillermo Sheridan
El Minotauro
Letras Libres

Durante las elecciones organizadas por el PRD el pasado domingo 15 para elegir representantes a su asamblea nacional, las diferentes “corrientes” del (re)partido se asestaron mutuamente –defensores al fin de los “usos y costumbres”- el viejo manual electoral del PRI: robo de urnas, acarreados, empistolados, carruseles, ratones locos, falsificación de boletas, padrones rasurados, etcétera. Todo el arsenal de la tradición anti-democrática que México padeció a manos del PRI durante buena parte del siglo pasado, corregida y aumentada.

La esencia paleopriista late en el alma de los perredistas duros, ergo, no debería asombrar su método. Me pregunto cómo reaccionarán los perredistas honestos que piensan que su partido es la solución a los problemas de México; personas de buena fe, críticas, preparadas e informadas, ávidas de cambios urgentes. Su incondicionalidad a AMLO y al PRD no deja de apoyar en los hechos a quienes medran con el negocio de manejar grupos, frentes, sindicatos, multitudes y que -como queda en evidencia luego de esta noticia— legitiman esas prácticas y le tienen un profundo desprecio a la democracia (o creen sólo en “la democracia directa”). ¿Qué dialéctica puede justificar que el apoyo a su hipotético, futuro triunfo, implique fortalecer día tras día el poder de Bejaranos y otros dueños de franquicias clientelares?

No me explico cómo alguien que ya vivió todo eso con el PRI, durante décadas, contra lo que luchamos denodadamente en 1968 y después, se las arregla moralmente para convertir todo lo que aborrecía en el PRI en algo justificable en el PRD. Y lo que no sólo no me explico, sino además me escandaliza, es su convicción en el sentido de que, cuando llegue el triunfo, el “detalle clientelista” podrá ser arreglado sin mayor problema...

julio 20, 2007

El DF, territorio libre de México

Guillermo Sheridan
El Minotauro
Letras Libres

Desde que asumieron el control del DF hace diez años, las autoridades perredistas ignoraron el gravísimo problema del drenaje profundo (se puede ver al respecto mi artículo “Tsunamierda” en Letras Libres de junio del 2005.

Los llamados del presidente Calderón a enfrentar ese problema ha sido interpretado airadamente por el jefe de gobierno Ebrard y sus bejaranos como una intrusión a un territorio, el DF, del que se asumen propietarios (y en el que los ciudadanos son apenas inquilinos).

Hay una idea de la territorialidad muy curiosa: que el PRD gobierne la capital se entiende no como una convivencia de poderes al interior de una federación, sino a) como una expropiación justiciera, y b) como una anticipación del porvenir nacional. De ahí a que el DF sea declarado “territorio libre de México” sólo falta un pálpito cursilón, semejante al que cometía el CEU cuando por apoderarse de los edificios de la UNAM se sentía concesionario de su espíritu. Es lo mismo que hay también detrás de esas “pintas” que llenan la aguerrida delegación Tlalpan: “Calderón espurio, Tlalpan te repudia”, como si Tlalpan y sus tlalpeños fueran tan unánimes como para ya no distinguir entre continente y contenido.

Volviendo al tema: el interés del presidente Calderón porque la ciudad de México no haga agua –ni realidad la pequeña ficción cataclísmica que aventuré hace unos días- ha sido traducida con la extraña máquina monolingüe del PRD como “injerencia” y “falta de respeto”.

La culpa, como siempre, es de “los otros”: hace años que el gobierno federal –chillan los bejaranos— no aporta dinero para realizar obra hidráulica en el DF. Callan que el legítimo Obrador haya preferido durante su gestión gastar billones en que avanzaran los automóviles aéreos a que corriese la baja mierda: el Legítimo siempre fue hombre de elevadas miras.

Detrás de las ofensas que percibe Ebrard en el interés del presidente, palpita la convicción perredista de que las urnas no eligen autoridades responsables, sino que otorgan certificados de licitud y títulos de propiedad. Se nota en su hoja parroquial, que declara: “La Presidencia de la República tendría que estar consciente de que en la elección del año pasado su titular obtuvo 27 por ciento de los votos en el Distrito Federal, frente al 58 por ciento logrado por López Obrador.”

¿Qué tiene que ver eso con la inminencia de la mierda? Cuando el canal del desagüe decida hacer turismo ecológico y viaje al centro de la ciudad de México, espero que el 58 por ciento de sus votos se dirijan a la urna que les corresponde.

julio 16, 2007

"Ya es hora de salir de Auschwitz y fundar el Estado de Israel"

ENTREVISTA: El conflicto de Oriente Próximo AVRAHAM BURG Ex presidente de la Agencia Judía y del Parlamento israelí

JUAN MIGUEL MUÑOZ - Jerusalén - 16/07/2007
El País

Avraham Burg (Jerusalén, 1955) luce kipá, reloj azul celeste y atuendo informal. Ex presidente de la Agencia Judía, el organismo promotor de la Aliya (emigración de judíos a Israel) y del Parlamento, este ex dirigente laborista educado en yeshivas (escuelas religiosas) ha desatado la polémica tras la publicación de Defeating Hitler (Derrotando a Hitler). A su juicio, Israel está sofocado por la ausencia de espíritu. Observa de cerca la evolución de las comunidades judías de Estados Unidos y Francia, mucho más abiertas al resto de la sociedad, y alienta a los israelíes a obtener pasaportes de otro país. Superar el trauma del Holocausto es, para el ahora hombre de negocios, imprescindible para el porvenir del Estado hebreo. "Ya es hora de salir de Auschwitz y fundar el Estado de Israel", dice, al tiempo que alerta de ciertas similitudes entre la sociedad israelí y la alemana anterior al advenimiento del nazismo: "No hay diferencia entre el 'judíos fuera' y el 'árabes fuera'. Está escrito en las paredes, y lo más preocupante es la indiferencia de la gente".

Pregunta. ¿Cuáles son los rasgos principales de la sociedad israelí hoy?

Respuesta. Confusión, trauma y esperanza. Somos una sociedad increíblemente exitosa. Estamos asombrados. Pero también conmocionados, porque todo es cada vez mucho más difícil. En 1945 se conoció la existencia de Auschwitz, tres años antes de la fundación de Israel. Sin embargo, fue un periodo muy optimista. La gente estaba llena de inspiración y energía. Hoy hablas con la gente y dice: "Todos son unos corruptos". Es una realidad confusa. Los logros son increíbles, pero no mejoramos desde el punto de vista psicológico. En los primeros años de Israel, el trauma fue suprimido por los desafíos inmediatos: el establecimiento del Estado y la guerra de independencia... La gente no tenía tiempo para curar sus heridas. Ahora volvemos a revivir el trauma.

P. Está siempre presente.

R. Mi tesis es que, después de 60 años, ya es hora de salir de Auschwitz y fundar el Estado de Israel. Dejar atrás el trauma, que se ha convertido en el elemento principal que configura la sociedad. Cada enemigo es el enemigo máximo; cada amenaza es la amenaza final; cada antisemita es el nazi número uno. Mi argumento es que cuando te traumatizas a ti mismo, has perdido la esperanza. Se puede sospechar, dada la experiencia de los judíos. Pero sospechar siempre es una enfermedad. Si la sociedad israelí no reacciona será porque es una sociedad enferma. Debemos desafiar los pilares fundacionales de esta sociedad. La puerta de entrada a Israel para los jefes de Estado no puede ser el Yad Vashem (Museo del Holocausto). Parte de la visita, sí, porque la gente debe conocer nuestra dramática experiencia. Pero no la puerta. Algo induce al optimismo: las generaciones jóvenes están dispuestas a reexaminar los dogmas de Israel. No sé cuál será el resultado, pero esto induce al optimismo.

P. ¿Por qué dice que Hitler define la identidad israelí?

R. Cuando comencé a escribir el libro, el título era Hitler ganó. Mi punto de partida era muy melancólico y pesimista. Netanyahu, Hamás, Ahmadineyad. Cualquiera es calificado como un Hitler. Todos quieren aniquilarnos. El antisemitismo es el segundo Holocausto. Es cierto que hay enemigos que se fortalecen, pero si Israel sólo siente enemigos y cree que todo el mundo está contra nosotros, es el fin. Mi madre nació en Hebrón en 1921. En 1929, la mitad de su familia fue asesinada en una revuelta árabe. La otra mitad fue salvada, también por árabes.

P. ¿Por qué cree que la concepción del Estado como judío y democrático es la clave de su destrucción?

R. El Estado no debería tener un componente religioso en sus mecanismos de funcionamiento. Definir el Estado como judío y democrático es explosivo, porque siempre habrá una pugna entre la estructura religiosa y la democrática. Cuando se da esta lucha, especialmente en las actuales circunstancias históricas -una era muy religiosa y fundamentalista en el islam, la cristiandad y el judaísmo-, al final la teocracia prevalece sobre la democracia.

P. "Estamos perdidos. Todavía no han llegado las noticias, pero ya estamos muertos. Esto no funcionará más", ha advertido usted.

R. Lo que ha muerto es el espíritu de los fundadores de Israel. El espíritu de apertura, universalismo, libertades y democracia moderna se ha erosionado enormemente. La cuestión religiosa ha sido abandonada en manos de los ultraortodoxos. Son los guardianes del Monte del Templo. Se les ha cedido una parte de tu identidad: los rituales, las costumbres, la memoria. Y la responsabilidad sobre la relación del pueblo con la tierra se ha dejado en manos de los colonos mesiánicos. Esto es contrario a la fundación de una civilización israelí moderna. Si continuamos así, estos dos elementos nos matarán. Hay que mirar a la diáspora americana y europea. Ellos pueden ofrecer una interpretación fantástica de la relación entre nosotros y el resto del mundo, relaciones de confianza en lugar de relaciones traumatizadas.

P. ¿Por qué se siente Israel tan aislado?

R. La tradición dice, desde tiempos de la Biblia, que no se puede creer a los no judíos. Pero si analizas la situación del pueblo judío hoy y la comparas con las etapas anteriores de la historia, nunca hemos tenido una relación tan increíble como la que sostenemos ahora con el mundo. La Iglesia católica ha aceptado la legitimidad del Estado de Israel como expresión de la realidad política del pueblo judío. Jamás había sucedido. Nunca todas las superpotencias en el mundo habían ofrecido un respaldo inequívoco al Estado. Hay gente superficial que odia a los judíos por las políticas de Israel, pero decir que estamos ante el segundo Holocausto, no, por favor. No, no. El antisemitismo es hoy sólo parte del odio extendido por el mundo, como la arabofobia, la islamofobia...

Vuelve RCTV al aire por cable en Venezuela

AP
El Universal
Caracas
Lunes 16 de julio de 2007

La pantalla de la televisora privada más antigua del país, y una de las más populares se encendió de nuevo a las 6 de mañana

El canal privado Radio Caracas Televisión (RCTV) reanudó el lunes sus transmisiones a través del servicio de cable, luego de mes y medio de haber salido del aire a raíz de la negativa del gobierno del presidente Hugo Chávez de renovarle la licencia alegando que apoyó el fallido golpe del 2002.

La pantalla de la televisora privada más antigua del país, y una de las más populares se encendió de nuevo a las 6 de mañana. Había cese universitarios y opositores, y duras críticas contra el gobierno Chávez de parte de congresos extranjeros, asociaciones de medios y organizaciones internacionales de derechos humanos que lo acusaron de vulnerar la libertad de expresión en Venezuela.

Bajo la denominación RCTV Internacional el canal arrancó sus transmisiones con el himno nacional cantada por los empleados, y un discurso que ofreció el presidente del canal, Eladio Lares.

''Se nos impidió seguir junto a ustedes por demostrar que somos independientes y libres como independientes y libres somos los seres humanos...'', expresión en Venezuela estaba en grave riesgo, y aquel doloroso día del cierre de RCTV contribuyó a desnudar esa situación''.

Insistió en que el canal seguirá en la ''batalla'' ante las instancias judiciales para recuperar la señal abierta, y lograr que ''Venezuela entera se vea reivindicada en su derecho a entretenerse, divertirse e informarse libre y gratuitamente''.

Lares acotó que la televisora se vio obligada ''injustamente a cambiar'' a la señal por cable porque ''tenemos el deber de sobrevivir para salvar los puestos de trabajo'' de unos 3 mil empleados, y para ''abrir una ventana que permitiera nuestro reencuentro'' con el país.

''Siempre (estaremos) de pie y nunca de rodillas'', dijo el periodista y conductor Miguel Angel Rodríguez, una de las principales figuras de la televisora, al iniciar el programa informativo y de opinión ''La Entrevista'', mientras algunos de sus compañeros de labores voceaban al fondo ''regresó, regresó, Radio Caracas regresó''.

''RCTV sale de nuevo al aire y lo hace al igual que otros canales que operan por cable, con lo que queda demostrado que la reversión del Estado de una concesión de televisión no tiene nada que ver con el ejercicio de la libertad, como pretendieron plantear quienes durante 53 años disfrutaron de un privilegio'', declaró el domingo el ex vicepresidente, José Vicente Rangel a la estatal Agencia Bolivariana de Noticias (ABN).

El Ministerio de Telecomunicaciones entregó la señal de RCTV al nuevo canal Tves, que inició sus actividades el 28 de mayo con financiamiento estatal y una directiva integrada por simpatizantes del gobierno que fueron nombrados por Chávez.

Todos los equipos de transmisión y de microondas de RCTV, valorados de 139,5 millones de dólares, les fueron decomisados temporalmente ese mismo día por decisión de la Corte que aprobó una medida cautelar a favor de un grupo de televidentes que plantearon que Tves requería los sistemas del canal privado para tener alcance nacional.

julio 12, 2007

El enmarañado caso Monitor

Raúl Trejo Delarbre
La Crónica de Hoy
Jueves 12 de Julio de 2007

La mejor manera de no entender el caso Monitor es considerar que se trata de un litigio entre buenos y malos. Y eso es, precisamente, lo que hacen numerosos cuan bienintencionados comentaristas. De un lado, en esa apreciación maniquea, consideran que José Gutiérrez Vivó y su programa han sido víctimas, debido a sus simpatías políticas, de una ominosa persecución gubernamental. Y en el flanco de los malos, ubican al poder político junto con el Grupo Radio Centro.

Sin embargo la realidad, latosa como suele ser, resulta más compleja. Si bien hay testimonios acerca de la malquerencia que el presidente Vicente Fox le llegó a tener a Monitor, hasta ahora no se han conocido evidencias de que hubiera promovido un boicot publicitario. De haber ocurrido así, el ahora por fortuna ex presidente podría haber incurrido en un delito al traficar con la influencia que tenía con el propósito de ejercer una presión política. Pero la fragilidad de las finanzas del Grupo Monitor es imposible adjudicársela al encono gubernamental, a menos que supongamos que el Estado tiene obligación de respaldar a las empresas de comunicación que las opiniones de moda consideran como políticamente correctas.

Del gobierno de Felipe Calderón, la única queja que ha formulado Gutiérrez Vivó se refiere a la negativa para que el presidente le concediera una entrevista. Sin embargo en distintos espacios en la prensa y en algunos sectores de la sociedad se ha extendido la especie de que el actual gobierno censuró a Monitor.

La ruina financiera del Grupo Monitor no es para alegrar a nadie —excepto a aquellos que, entre sus competidores comerciales, tienen una apreciación obtusa del mercado radiofónico—. Aunque progresivamente alicaída, la opción informativa que representaba satisfacía las expectativas de un segmento importante de la audiencia en el Valle de México. A pesar de los vaivenes y las inconsecuencias en sus filiaciones y apuestas políticas el trabajo profesional de Gutiérrez Vivó y sus colaboradores con frecuencia fue de tal manera innovador que, como rezaba su eslogan, Monitor marcaba el paso en la radio.
La pluralidad que distinguió en algunas de sus mejores épocas a ese noticiero fue, antes que nada, resultado de una apuesta comercial. Ello no es en absoluto cuestionable porque el propósito de Grupo Monitor igual que de cualquier empresa era, antes que nada, hacer negocio. Por eso es posible recordar que, no pocas ocasiones, dicha pluralidad y los sesgos políticos del noticiero estuvieron supeditados a consideraciones empresariales más que a criterios de índole profesional.

Pero si la pluralidad, modulada por las apreciaciones de Gutiérrez Vivó, era negocio para Monitor, no lo fue tanto, en cambio, su afán de autonomía corporativa. Allí es donde, posiblemente, se encuentra el mensaje más ominoso que deja la desaparición (temporal, esperamos) del noticiero de Gutiérrez Vivó. Su rompimiento con el Grupo Radio Centro desembocó en un litigio prolongado y enmarañado en donde quedó de manifiesto el talante sañudo de quienes conducen los negocios de la familia Aguirre pero, también, la vulnerabilidad de una empresa mediana cuando se aparta de la interesada cobertura que pueden ofrecer los grupos mediáticos de mayor calado.

Mientras más se extendía, el diferendo con Radio Centro resultaba más dañino para la inestable situación de Monitor. En ese trayecto Gutiérrez Vivó seguramente cometió errores empresariales y políticos. Quedó crecientemente aislado en el terreno que le interesa más a un radiodifusor, que es el de la cobertura de las señales que transmite. Las dos estaciones que administra en el Valle de México (en las frecuencias 1320 y 1560 de Amplitud Modulada) tienen alcance muy limitado e indudablemente para muchos anunciantes el noticiero dejó de ser atractivo. Entonces Monitor dependió cada vez más de la publicidad oficial.

Azolvadas sus relaciones con el gobierno de Fox, Gutiérrez Vivó entregó —literalmente— sus frecuencias al gobierno de la ciudad de México: los contenidos de al menos una de ellas, Radio Bienestar, fueron determinados por el gobierno de López Obrador en virtud de un convenio con Grupo Monitor. Triste y costosa paradoja: para afianzar su independencia respecto de Radio Centro y del gobierno de Fox, Monitor se hizo dependiente del gobierno de la ciudad de México.

Ahora muchos de quienes atribuyen al gobierno federal la suspensión de las transmisiones de Monitor soslayan esas vicisitudes comerciales y políticas pero, sobre todo, sugieren que el gobierno mismo resuelva ese problema. Sin embargo los 21 millones de dólares que Radio Centro se niega a pagarle a Gutiérrez Vivó como recomendó el tribunal internacional cuyo veredicto se habían comprometido a aceptar esas dos partes depende, ahora, de una decisión del Poder Judicial. Y proponer que Monitor reciba una dotación de publicidad gubernamental muy por encima de la que es contratada en otras emisoras, implicaría un trato preferencial harto discutible. Lo que tendríamos que considerar, en ese terreno, es la pertinencia de abolir toda la publicidad que el Estado contrata en medios electrónicos e impresos.

La única vía para que el gobierno auspiciara el retorno radiofónico de Gutiérrez Vivó sería que le abriera espacio en algunas de las estaciones que tiene el Estado, como sucedió hace varios años cuando el periodista Francisco Huerta fue despedido de una emisora comercial y encontró la hospitalidad de Radio Educación. Sin embargo es difícil imaginar al creador de Monitor detrás de los micrófonos de alguna emisora gubernamental.

En el plano de la radio comercial, que es la que a Gutiérrez Vivó le ha interesado y en la que se sabe desenvolver, la mejor posibilidad pareciera estar en una inyección de capital privado a partir de la alianza con algún grupo empresarial. Y allí volveríamos al aciago reconocimiento sobre la precariedad de las estaciones medianas y pequeñas ante las corporaciones mediáticas ya existentes o que comienzan a surgir.

Además de su audiencia y de su equipo de trabajo, parte del patrimonio que tiene Grupo Monitor son las dos frecuencias de AM en las que transmitía en la ciudad de México y que le cedió Radio Centro a consecuencia del acuerdo comercial que entablaron hace varios años. Desde el 29 de junio, cuando el noticiero dejó de transmitirse, en esas estaciones se difunde música clásica y de cuando en cuando algunos otros contenidos. Esas frecuencias han sido objeto de una controvertible compraventa que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes tendría que haber supervisado con escrupulosidad. Radio Centro se las entregó a Gutiérrez Vivó como parte de una operación más amplia —como si esas frecuencias hubieran sido propiedad de la empresa de la familia Aguirre, que solamente las tenía concesionadas— y ahora su destino es incierto. Sin embargo los transmisores y las antenas desde donde se difunden esas señales son propiedad de Radio Centro.

La casi total suspensión de la programación que nutría a esas frecuencias abre un nuevo frente de problemas para Monitor pero también para las autoridades de radiodifusión. Este caso reitera la necesidad de que contemos con una legislación capaz de propiciar que las frecuencias sean asignadas con criterios de diversidad y calidad.

El cierre de Monitor es, mientras tanto, una pésima noticia para sus radioescuchas pero antes que nada para sus trabajadores. Al rezago que tenían en el pago de sus salarios, se añaden las dos semanas que mañana se cumplirán de la cancelación de transmisiones. No hay que olvidar que Gutiérrez Vivó decidió dejar de transmitir ante la inminencia de una huelga que había sido anunciada para el 30 de junio. Los motivos para tomar esa decisión pueden ser explicables. Pero de cualquier manera estamos ante un paro patronal, declarado para impedir la huelga que había sido emplazada por un sindicato. No deja de resultar curioso que la mayor parte de los cuestionamientos ante este episodio sean enderezados contra circunstancias y actores externos al litigio y no contra la empresa que resolvió, unilateral y repentinamente, cerrar una fuente de trabajo.

trejoraul@gmail.com
Blog:http://sociedad.wordpress.com

julio 07, 2007

Es Chichén una de las nuevas maravillas

Redacción
El Universal
Ciudad de México
Sábado 07 de julio de 2007



La zona arqueológica mexicana fue elegida dentro de la nueva lista que se dio a conocer hoy en Portugal, al igual que La Muralla China, El monumento de Petra y El Cristo Redentor en Brasil, Machu Picchu, El Coliseo de Roma y El Taj Mahal

La pirámide de Kukulcán o El Castillo, en Chichén Itzá, fue declarada esta tarde como una de las nuevas 7 Maravillas del Mundo Moderno.

Más de 60 mil personas en directo y cientos de millones a través de la televisión, siguieron hoy en 170 países los resultados que se dieron a conocer en el mayor estadio de Portugal.

En donde se dio a conocer la lista:

1.-La muralla China
2.- El monumento de Petra en Jordania
3.- El Cristo Redentor de Brasil
4.-Machu Picchu
5.-La pirámide de Chichén Itzá
6.-Coliseo de Roma
7.- El Taj Mahal

El concurso fue inspirado en la lista de las Siete Maravillas del Mundo de la antigüedad a iniciativa del suizo Bernard Weber, quien creó la fundación New Open World Foundation. La selección se realizó a través de una votación entre ciudadanos de todo el mundo por medio del correo electrónico.

La Fundación New7Wonders decidió nombrar a las Pirámides de Gizeh, Egipto, como Candidato Honorario, debido a que es la única de las 7 Maravillas del Mundo Antiguo que permanece en pie.

En esta selección se admitieron estructuras creadas desde que la humanidad existe hasta el año 2000, con la condición de que estén en pie en la actualidad.

El Consejo de Promoción Turística de México apoyó la nominación de Chichén Itzá para obtener este reconocimiento con acciones promocionales como la distribución de 100 mil tarjetas Telmex Prodigy con la imagen del Castillo de Chichén Itzá. Además, se colocó en Second Life (que actualmente cuenta con más de 7 millones de usuarios) una réplica de la zona arqueológica que se puede recorrer.

En la promoción también participó la empresa Cola-Cola Femsa con 25 millones de latas con la leyenda “Vota por Chichén Itzá”.

En Europa se hizo circular un Autobús Panorámico con publicidad exterior promociendo en voto por la zona arqueológica. La campaña se extendió también a los Estados Unidos y a Canadá.

El sitio arqueológico mexicano compitió junto con otros 20 candidatos, entre los que se encuentran La Estatua de la Libertad de los Estados Unidos, la Ópera de Sydney, en Australia y el templo Kiyomizu, de Japón, por ejemplo.

Las críticas

La UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) decidió no avalar esta campaña por considerar que se trata de una campaña mediática, de fondo económico y a título personal de Weber, y que basta el valor sentimental de la gente por los monumentos para incluirlos en una lista de las características que se pretende.

La institución afirma que la votación no es universal en tanto deja fuera a millones de personas que no tienen acceso a Internet, y que la lista de candidatos se realizó bajo criterios poco científicos y educativos.

Otros contendientes

El coliseo de Roma fue construido en el siglo I por los emperadores de la dinastía Flavia. En él se celebraban luchas de gladiadores que podían ser vistas hasta por 50 mil espectadores, lo que lo convertía en el anfiteatro más grande de la Antigua

La Gran Muralla China es una antigua fortificación china construida para proteger al imperio de ese país desde el siglo III A.C. de los ataques de los nómadas de Mongolia y Manchuria. Su longitud es de 7 mil 300 kilómetros

La ciudad inca de Machu Picchu se construyó a mediados del siglo XV en las altas zonas rocosas de las montañas del Cusco, en Perú. Se encuentra en la lista del Patrimonio de la Humanidad desde 1983

La ciudad de Petra es un importante enclave arqueológico en Jordania, y la capital del antiguo reino nabateo. Está localizado al este del valle de la Aravá, y su destello radica en las construcciones labradas con la misma roca del lugar

La pirámide de Giza, en Egipto, es la más antigua y la única que aún perdura de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. Data del 2570 A.C. y sirvió como tumba del faraón Keops

El Taj Mahal es un complejo de edificios construido entre 1631 y 1654 en la ciudad de Agra, India, por el emperador musulmán Sha Jahan. Su estructura combina elementos de las arquitecturas islámica, persa, india e incluso turca

La Acrópolis de Atenas, que incluye el Partenón, es una de las más importantes de la cultura griega y comprender edificaciones emblemáticas como templos o plazas de reunión

La historia de la Alhambra comienza con la conquista de una fortaleza del siglo IX, ubicada en la provincia de Granada, España. El conquistador de esta fortificación, y fundador de la ciudad, fue Muhammad ben Yusuf ben Nasr en el año 1238

La estatua del Cristo Redentor se ubica en la cima del cerro de Corcovado, en Río de Janeiro. Sus obras de construcción fueron iniciadas en 1926

Diseñada por el ingeniero francés Gustave Eiffel, la emblemática Torre Eiffel es el tercer monumento más alto del mundo, con 300 metros de longitud

El Kremlin de Moscú alberga la sede del gobierno central del país. Durante siglos fue la residencia principal de los zares de Rusia, hasta que la capital fue trasladada a San Petersburgo

La Isla de Pascua se encuentra ubicada en el Océano Pacífico y corresponde a la más grande de Chile insular. Es conocida mundialmente por las estatuas o Moais

Stonhenge es un monumento megalítico de la Edad de Bronce situado cerca de Amesbury, en Gran Bretaña. Se conforma por cuatro círculos concéntricos de piedras y se dice que cuenta con una mágica energía durante el solsticio de verano

julio 05, 2007

La conciencia moral

Mauricio Merino
El Universal
4 de julio de 2007

La revolución que ahora propone López Obrador es la revolución de las conciencias. O mejor, de las buenas conciencias. Es decir, de las que están en favor de causas justas, calificadas siempre desde el mirador de quienes se oponen a los ricos y a los poderosos por razones morales previamente establecidas. ¿Qué razones? Dos fundamentales: la existencia de clases sociales divididas (y aun subdivididas) y la presencia de un gobierno espurio. Sobre esa base, el resto del discurso es diáfano: la conciencia moral a la que llama consiste en oponerse a esos dos hechos que resultan simplemente inaceptables.

Lo que llama la atención es que ese discurso no venga acompañado de la vieja parafernalia del marxismo, sino de invocaciones a la democracia, la libertad y la justicia, que forman parte del pensamiento liberal. Tampoco hay un llamado abierto a la violencia o la desobediencia, sino a la construcción de un movimiento que actúe por vías pacíficas y por redes de solidaridad social. Una revolución de las conciencias que tendría que suceder de abajo hacia arriba, en la lógica de las asambleas comunitarias que ya se han venido celebrando, según dice López Obrador, en 530 municipios del país. No hay una reivindicación precisa (más allá del agravio electoral) ni una sola bandera que reúna a todos de una vez, sino una larga lista que comienza, eso sí, con la necesidad de cambiar el modelo económico de la derecha que “deshumaniza todo”. Ni tampoco hay una agenda puntual de propuestas específicas para gobernar de otra manera, sino un conjunto de reacciones de índole moral (en el sentido señalado) contra la Ley del ISSSTE, la reforma fiscal, la prisión de Flavio Sosa, los salarios de los altos funcionarios o la salida del noticiario radiofónico de José Gutiérrez Vivó, colocado todo en el mismo plano.

En ese discurso que quiere levantarse como la conciencia moral de la nación, el Estado aparece como algo ambiguo. López Obrador habla del gobierno espurio, pero no alcanza a resolver la contradicción que hay (y que hubo siempre, desde la noche del 2 de julio) entre esa descalificación y el papel que juegan sus aliados políticos en el Congreso y en el Gobierno del DF. Todos llegaron a sus puestos en el mismo proceso electoral, pero unos son “espurios” y otros son legítimos. Éstos son víctimas y los otros victimarios, del mismo modo que el Estado es, al mismo tiempo, algo que debe ser protegido a toda costa como el propietario del petróleo y la energía de México, o atacarse frontalmente como el repartidor injusto de impuestos y salarios públicos. La ambigüedad se explica por la conciencia moral establecida: la riqueza del país nos pertenece a todos, pero la derecha se la queda o la reparte mal. Y sin Pemex y sin CFE, en el futuro ya no habría nada más que repartir.

Por otra parte, la democracia es importante, pero no la electoral. He aquí la pieza principal de la conciencia moral que se postula: dado que el sistema electoral produce fraudes, la alternativa es construir una forma diferente de participación a través de los militantes del gobierno “legítimo” de López Obrador que en un futuro próximo alcanzarán los medios para imponer su agenda propia.

Mientras tanto, la función de los partidos aliados a la causa no es únicamente “oponerse por oponerse”, sino defender al pueblo de la falsa conciencia que propaga la derecha con sus iniciativas. En este sentido, todo indica que los partidos de la izquierda no son parte del Estado ni gobiernan ni convalidan con su presencia y sus campañas el papel de los procesos electorales amañados, sino que son medios adicionales de un movimiento social que sólo puede ser construido por las organizaciones ciudadanas. Todo lo demás está vendido.

Desde ese punto de vista, la democracia electoral es enemiga de la conciencia moral de la nación, pues supone una competencia desigual entre opciones diferentes. Lo que significa que cualquier voto o cualquier punto de vista opuesto al código moral establecido tendría que ser corrupto, por vicio o por error. La democracia solamente cobraría sentido, en cambio, si el ejercicio del poder coincidiera con esa conciencia moral establecida. De modo que es necesario transformarla desde la base, con el trabajo cotidiano de los 5 millones de personas que López Obrador confía reunir en torno a su movimiento, al margen de los partidos, las elecciones y las instituciones.

Más allá de las sospechas que pueda generar la pureza del discurso, o de las dudas que despierte el sistema de reclutamiento a la nueva revolución de las conciencias, cuesta trabajo seguir el razonamiento hasta el final: si a pesar de todo consiguiera su objetivo, ¿cómo podría vincularse ese enorme caudal de voluntades con el ejercicio del poder, sin pasar de nuevo por la prueba de las urnas? ¿O acaso se trata de una lógica distinta, basada en el reclutamiento paulatino de una mayoría tan vasta que resulte innecesario convocar al voto? Visto con cuidado, el discurso de López Obrador corre el riesgo de deslizarse (si no es que ya lo hizo) del agravio contra Felipe Calderón hacia el encono contra la democracia misma. Cuando todos son culpables, menos los fieles propios, lo que se perfila no es un movimiento democrático, sino una iglesia.

Con o sin la conciencia moral de López Obrador, el país está metido en cambios que no serán cosméticos. Y el resultado práctico del discurso que encabeza no es la movilización, sino la inmovilidad de las izquierdas, y la ruptura con la única vía posible para llevarlas al poder político mediante la acumulación de votos. Mientras el líder borda códigos morales ante las multitudes, los partidos que lo siguen pierden electores y sus oposiciones negocian las verdaderas reformas por venir. Podrán ser calificadas como espurias, vendidas y corruptas, pero son las que definirán el perfil de México por muchos años más. Los mismos que podríamos lamentar la ausencia deliberada y obstinada (como pasó antes con un debate que se creía ganado) de las propuestas y la crítica institucional y democrática, de veras, de la izquierda mexicana.

Profesor investigador del CIDE

julio 03, 2007

Herencias del 2 de julio

Alberto Aziz Nassif
3 de julio de 2007

Después de un año de distancia de la jornada electoral del 2 de julio de 2006, muchas cosas han cambiado en el panorama político nacional. El primer aniversario de las elecciones presidenciales más competidas del país abre una oportunidad para ponderar qué pasó, cómo evolucionaron los acontecimientos y qué perspectivas se abren en el futuro próximo.

Los antecedentes del 2 de julio de 2006 se remontaron a una sórdida lucha por el poder que tuvo episodios estratégicos desde dos años antes: los videoescándalos, el desafuero de López Obrador, a lo que se sumó la campaña electoral más sucia que se recuerde en décadas. El país llegó “en vilo” a la jornada electoral y así nos quedamos, porque la noche del 2 de julio el IFE no dio información. Con muchos jaloneos salió un ganador cuatro días después con el cómputo distrital. Sin embargo, el balance de una parte importante de la sociedad fue negativo: para unos, el PAN se hizo de una victoria pírrica, a la mala, por la ilegalidad y las alianzas mafiosas; para los partidarios de López Obrador, hubo fraude, cuatro de cada 10 ciudadanos, según encuestas de agosto de 2006, así lo consideraron; para el panismo se trató de una victoria legal.

Alrededor del tema del fraude se tejió una complicada crisis postelectoral que dejó al país en suspenso durante dos meses. Prácticamente hasta que el Tribunal Electoral validó el proceso —5 de septiembre— hubo mucha turbulencia y una gran incertidumbre. El perredismo tomó las calles del centro del Distrito Federal y mantuvo un plantón de casi 50 días. El fraude no se pudo comprobar, porque estas operaciones sólo dejan indicios. Pero las huellas de la maquinaria magisterial afectaron la limpieza del proceso. Desafortunadamente, tampoco la autoridad supo resolver el conflicto.

De forma completamente letrista se interpretó la ley, y sus resultados dejaron al IFE mal ubicado por descuidos, parcialidad y errores estratégicos; el Tribunal Electoral generó un galimatías de dictamen desde la lógica más elemental, pero no generó certidumbre. Se rechazó la salida de la crisis, un nuevo conteo voto por voto, por razones absurdas. Hubiera podido haber una salida institucional a la crisis, pero la coalición de derecha prefirió quedarse con un triunfo cuestionado de legitimidad antes que aceptar una resolución de fondo.

Los errores se cargan a la parte perdedora. López Obrador tuvo errores críticos durante la campaña (no ir al primer debate, no responder inmediatamente a la guerra sucia, enfrentar intereses empresariales poderosos, etcétera). De igual forma, hubo errores durante el movimiento postelectoral (el plantón, el no reconocer la derrota y la figura de “presidencia legítima”). Se puede debatir sobre cada uno, pero hay que tener en cuenta las otras piezas: el Consejo Coordinador Empresarial, aliado al PAN, violó la legalidad (artículo 48 del Cofipe sobre el derecho exclusivo de los partidos a contratar tiempo para promocionar el voto); la guerra sucia fue tolerada por el árbitro (artículo 38 de Cofipe, los partidos no pueden usar la diatriba, calumnia, infamia, injuria, denigración).

Fox —el primer activista de la campaña panista— realizó un intenso trabajo y ya como ex presidente lo dijo así: “Con el desafuero perdí, pero después me desquité, cuando ganó mi candidato”. Si a ello sumamos los operativos magisteriales, se pueden tener al menos abiertas sospechas de la falta de equidad en una contienda que dejó una diferencia de medio punto porcentual. Un recuento voto por voto ordenado por el Tribunal hubiera resuelto la crisis.

Desde lejos, la actitud de López Obrador se puede considerar como extrema; sin embargo, hay que poner el problema en contexto: una parte de la gobernabilidad del país en esos meses de la crisis postelectoral estuvo en la conducción pacífica de un movimiento social que podía haberse desbordado, llegar a la violencia, y no ocurrió.

El problema fue que para la parte perdedora el resultado electoral era inaceptable, así que simplemente decidió no acatar los resultados porque no se había tenido un proceso limpio, sino plagado de suciedad mediática e inequidad política. Si la salida de un recuento se hubiera aceptado, probablemente no hubieran cambiado los resultados, pero eso nunca lo vamos a saber con certeza. Lo que sí hubiera cambiado con el recuento es haber mantenido la legitimidad del pacto político electoral que hizo posible la transición democrática en México. Ese pacto lastimado, incluso para algunos está roto, es la herencia del 2 de julio de 2006.

El gobierno de Calderón se instaló con dificultades y empezó su gobierno cuesta arriba, pero poco a poco ha ganado más apoyo social. El eje de la política contra el narcotráfico, que ha sido popular, deja saldos muy discutibles y polémicos. El manejo económico se ha mantenido en los mismos moldes de los anteriores gobiernos, de Salinas en adelante; sin embargo, los graves problemas como desigualdad, pobreza, informalidad y migración, se acentúan día con día. La operación con el Congreso ha cambiado, Calderón es un político profesional y no ha cometido los dislates de Fox, pero tampoco genera expectativas de cambio o entusiasmo, simplemente administra la Presidencia.

¿Qué se puede hacer hoy desde la oposición? López Obrador sigue sus recorridos por el país, lleva más de 500 municipios y el contacto con sus seguidores habla de un millón de representantes de su movimiento. Su presencia mediática es completamente marginal. Una democracia necesita contrapesos y ese lugar no está resuelto. No se ve a una izquierda moderna y poderosa que pueda moderar los excesos de un panismo gobernante que ha acentuado su carácter de derecha y ha extraviado la parte del centro. La oposición que encabeza AMLO trabaja para tener una nueva oportunidad, pero por lo pronto se trata de una apuesta incierta.

A un año del 2 de julio de 2006 se ha roto el empate político entre izquierda y derecha, el gobierno panista se quedó con la Presidencia, pero con una legitimidad cuestionada; el pacto político sigue lastimado y la contraparte no ha logrado recuperar presencia y liderazgo. La polarización se mantiene con un bajo perfil y la crispación ha bajado; sin embargo, la democracia mexicana sigue metida en el túnel del desencanto.

Investigador del CIESAS

Con elección en junio pasado Calderón tendría 44%, Madrazo 18% y López 15%: encuesta GEA-ISA

La Crónica
Francisco Báez Rodríguez
Martes 3 de Julio de 2007

Si las elecciones presidenciales se hubieran realizado en junio pasado, Felipe Calderón habría derrotado ampliamente a sus competidores y Roberto Madrazo hubiera obtenido el segundo lugar, enviando a Andrés Manuel López Obrador al tercer sitio, de acuerdo con la encuesta nacional en viviendas GEA-ISA, levantada a fines del mes.

Según el mismo ejercicio demoscópico, si los comicios legislativos federales se hubieran realizado en junio de 2007, el PAN habría obtenido 50 por ciento de los votos, frente a 31 por ciento de los partidos que conformaron la Alianza por México y el 18 por ciento de los que formaron la Coalición por el Bien de Todos.

Cuando se observan los niveles de identificación ciudadana con los partidos, los atributos que les otorgan los entrevistados a cada uno y la intención de voto, se puede concluir que, de acuerdo con los datos de la encuesta, el llamado “Efecto Peje” ha prácticamente desaparecido: el PRD se ubica en tercer lugar en todas las mediciones, con porcentajes similares a los obtenidos en el año 2000. Esto significaría que, en un año, el partido del sol azteca perdió todo lo avanzado en los seis anteriores.

Según la encuesta, el presidente Felipe Calderón tiene un índice de aprobación de 69 por ciento, superior en 4 puntos al que tenía en marzo y en 10 puntos al que tenía Vicente Fox exactamente hace seis años.

Este nivel de respaldo obedece a tres factores fundamentales: la percepción de eficacia en el combate a la inseguridad, la comparación con Fox y expectativas económicas decentes.

En términos de identificación partidaria, el PAN es el partido que cuenta con mayor porcentaje de ciudadanos (38 por ciento), pero va a la baja respecto a marzo; con el PRI se identifica 26 por ciento (un incremento de 5 puntos respecto a marzo) y con el PRD, sólo 14 por ciento: 3 puntos menos que en marzo y 18 puntos menos que en julio de 2007.

Uno de los datos más relevantes es que el PRI ha desplazado al PRD del segundo lugar al enumerar una serie de atributos positivos (democracia, eficiencia, bienestar), incluso en el de honradez, donde lo supera marginalmente.

A la pregunta de si en este momento se celebraran las elecciones, con los candidatos del 2006, la población expresó intención de votar por Calderón en 44 por ciento; por Madrazo en 18 por ciento y por López Obrador en 15 por ciento, mientras que la quinta parte de los entrevistados se consideró “indeciso”.

julio 02, 2007

Piden a Raúl Castro esclarecer muerte de opositor

EFE
El Universal
La Habana, Cuba
Lunes 02 de julio de 2007

•Familiares del disidente cubano, Manuel Acosta, aseguran que no tenía motivos para suicidarse como informaron autoridades de la isla

La familia de Manuel Acosta, un opositor cubano fallecido el pasado 24 de junio mientras se encontraba bajo custodia policial, solicitó al presidente provisional de Cuba, Raúl Castro, "una profunda investigación" sobre el caso.
Pedro Larena, primo de Acosta, indicó hoy a Efe que el pasado jueves entregó una carta dirigida a Castro en el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, en La Habana, en la que solicita que el gobierno investigue y esclarezca las circunstancias en que se produjo la muerte de su familiar.

Acosta, miembro del opositor Movimiento Democracia, apareció ahorcado hace nueve días en una celda de la unidad policial en Aguada de Pasajeros (Cienfuegos, centro del país), en lo que las autoridades consideraron un caso de suicidio.

El disidente había sido arrestado el día 21 y se encontraba detenido a la espera de un juicio por "peligrosidad pre-delictiva" .

"No está claro que él haya hecho eso (suicidarse), él no tenía motivo ninguno para hacer eso y yo lo que quiero es que lo investiguen", dijo Larena.

El primo del fallecido, también miembro de organizaciones opositoras en Aguada, indicó que, de acuerdo con testigos que estaban en la unidad policial, su primo había salido de la celda y se había negado a volver a entrar, lo que generó una pelea a la que se sumaron varios policías que lo redujeron.

"Espero que hagan algo y si hay culpa que salga a la luz, si no fueron ellos (los policías) está bien, pero si fueron ellos que paguen, porque eso no puede quedar impune, eso le puede pasar a cualquiera" , dijo. Explicó que, según el procedimiento establecido para el "correo militar", si en 60 días no recibe respuesta puede presentar otra reclamación.

"Si no me dan respuesta en 60 días, yo voy a volver" , afirmó Larena, que apuntó que su primo acababa de recibir el visto bueno de las autoridades del municipio para incorporarse a un trabajo del Estado en el campo.

Añadió que las autoridades mostraron la autopsia del fallecido al hijo de Manuel Acosta -de mismo nombre-, en la que se dictaminó que el disidente había muerto por asfixia.

En la carta presentada por Larena se solicita "una profunda investigación por parte del Gobierno de Cuba para esclarecer las circunstancias que rodearon la muerte" de Acosta y, en caso necesario, que se haga otra autopsia.

Además, se pide que se interrogue a todos los testigos, entre ellos los detenidos que se encontraban en la unidad policial.

La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) , que denunció el lunes pasado la muerte de Acosta, de 47 años, manifestó su "honda preocupación" por el fallecimiento en circunstancias "poco claras" del opositor y pidió que se realice la investigación solicitada "con la mayor prontitud" .

"Seguro que hay una relación de causa y efecto entre la paliza y la muerte" , dijo Elizardo Sánchez a Efe, presidente de la CCDHRN.

Acosta había estado encarcelado dos años por desacato y tomado parte en la recogida de firmas del Proyecto Varela, lanzado por el Movimiento Cristiano Liberación a finales de los años 90.

Monitor ¿complot o suicidio?

Itinerario Político
Ricardo Alemán
01 de julio de 2007

• Se alió a Fox, y le falló; se alineó a AMLO y fue arrollado

• Pretenden convertir a Vivó en mártir de la libertad de expresión


Nadie en su sano juicio puede escatimar el valor social, periodístico y empresarial que desde hace 33 años tuvo el informativo Monitor, conducido y luego dirigido por José Gutiérrez Vivó. No hay lugar para la mezquindad sobre su papel en la transición democrática mexicana, en la alternancia en el poder y la naciente democracia electoral. Y tampoco se le puede negar a esa propuesta informativa su contribución al rescate de libertades básicas, como la de expresión.

En efecto, a lo largo de tres décadas, el diseño informativo Monitor fue pionero en la radio hablada, en las barras noticiosas, en la prestación de servicios que acercaron a la sociedad con la solución de sus problemas, en el debate plural de ideas y posturas políticas contrarias y, durante algunos años, en esa saludable experiencia de acercar el mundo a los escuchas mexicanos. Sin Monitor, no hay duda, no se entiende buena parte de la radio noticiosa en México.

Pero pretender simplificar “la muerte” de Monitor sólo con los vulgares argumentos del complot político, publicitario y hasta con el alineamiento a una postura partidista —como pretenden los corifeos y fanáticos del “legítimo”— no sólo significa desconocer el valor social y democrático de ese proyecto —y del esfuerzo de todos quienes lo hicieron posible—, sino insultar a los miles de escuchas que desde esa delgada franja de la llamada sociedad civil convirtieron por décadas a Monitor en el mejor instrumento de la “opinión pública”, entendida ésta como “la fuerza social de juzgar la virtud y el vicio, el bien y el mal del poder político” (John Locke. Ensayo sobre la inteligencia humana).

Está claro que Monitor llegó a su fin porque los anunciantes se retiraron —lo que provocó una quiebra financiera que al final impidió siquiera el pago de salarios—, pero además de las intrigas palaciegas, de las venganzas políticas y empresariales, contribuyeron a su muerte graves errores empresariales, equivocadas estrategias políticas y la soberbia de un exitoso comunicador que al pasar al terreno del empresario ignoró la regla de oro de toda empresa de comunicación: que los medios de comunicación, además de empresas mercantiles, son sociales, y que no deben aliarse ni al poder en turno ni a las tendencias políticas que aspiran al poder, a riesgo de perder su esencia, la de crisol, donde confluyen todas las tendencias y las ideas políticas y sociales.

El origen

Monitor nació en 1974 de la feliz conjugación de ideas renovadoras de un joven emprendedor procedente de la BBC de Londres, quien convenció a un audaz empresario de la radio mexicana para impulsar un proyecto de radio hablada con énfasis en la entonces casi inexistente información radiofónica. En esos años, cuando la influencia informativa estaba en la prensa escrita y apenas despuntaba la televisión, se unieron José Gutiérrez Vivó y la familia Serna Alvear, quienes de la nada, sin recursos económicos pero con talento y decisión, muy pronto dieron forma a lo que años después fue el más exitoso programa informativo de la radio.

La importancia social, política y mediática de Monitor probaron su eficacia en fenómenos como los terremotos de 1985 y luego en el proceso electoral de 1988 —cuando la televisión jugó en favor del PRI y cerró todos los espacios a los opositores—, al grado de que se comprobó que el manejo independiente, crítico y ético de la información eran no sólo una saludable responsabilidad social para impulsar libertades, como la de expresión, y aspiraciones político-sociales, como la transición democrática, sino un negocio harto rentable. Para la década de los años 90 José Gutiérrez Vivó se había convertido en el líder indiscutible de la radio en México, en uno de lo más influyentes informadores y un referente para partidos políticos, candidatos a puestos de elección popular, pero sobre todo para el gobierno en la naciente pluralidad política.

En las primeras dos décadas de Monitor —entre 1974 y 1994—, tanto el concesionario de la entonces Radio Red, Clemente Serna Alvear, como el exitoso conductor del informativo más escuchado de la radio, debieron sortear el autoritarismo de los gobiernos del PRI, la censura y hasta amagos del propio Gutiérrez Vivó de retirarse del aire si los dueños de Radio Red aceptaban las presiones del gobierno federal o de los estatales. Un momento emblemático se dio a raíz de las explosiones de Guadalajara —en abril de 1992, cuando perdieron la vida 200 personas por fallas en un ducto de Pemex—, lo que provocó un feroz acoso del gobierno federal. La influencia del informativo era, a la distancia, “un peligro” para los gobiernos del PRI, el de Salinas en esos años.

Mal empresario

En 1994 el concesionario de Radio Red, Clemente Serna —la 1110 de AM y la 88.1 de FM—, decidió vender al Grupo Radio Centro las frecuencias por las que se transmitía Monitor. El periodista Gutiérrez Vivó se opuso y hasta reclamó derecho de turno para la venta, pero sólo consiguió quedarse con la propiedad del concepto Monitor y la entonces ya también exitosa Red Vial. Con ese capital en las manos, Gutiérrez Vivó creó Inforred, una productora de noticias que, al tiempo de la venta de Radio Red a Radio Centro, firmó con la familia Aguirre un contrato de exclusividad para la generación de productos noticiosos.

Entre 1994 y 2000 (Itinerario Político, 14 de febrero de 2006) “todo caminó sobre ruedas”, aunque la línea editorial de Monitor se modificó de manera sensible. Y es que en su papel de ejecutivo exitoso, más que de periodista reconocido y responsable con la pluralidad de un medio, Gutiérrez Vivó jugó el juego de no pocos concesionarios de la radio; el de pactar con tal o cual grupo de poder, gobierno o candidato presidencial. Pero el error muy pronto se convirtió en tragedia, ya que el titular de Monitor contaba sólo con dos frecuencias de AM —la 1320 y la 1470, que Radio Centro las entregó como parte del convenio con Inforred, y que siguen en litigio—, lo que lo convirtió en un muy pequeño concesionario.

En las elecciones presidenciales de 2004 —antes, durante y después de ese proceso electoral—, Gutiérrez Vivó debió conjugar, sin éxito, el papel de conductor del más influyente informativo de la radio, con el de empresario de una de las más rentables productoras de noticias para la radio. Un reto nada fácil, sobre todo porque no era uno de los grandes concesionarios. Acaso el periodista más influyente. Así, arrastrado por la euforia del “cambio”, que también se llevó consigo a muchos intelectuales de la izquierda mexicana, el dueño de Monitor se la jugó con Vicente Fox, el candidato de la derecha que mostraba arrestos para derrotar al PRI en las urnas.

Ya con Vicente Fox en el poder presidencial, Gutiérrez Vivó fue uno más de los muchos decepcionados del guanajuatense, sobre todo cuando pretendió el apoyo presidencial en su pelea empresarial con el Grupo Radio Centro. Y es que desde 2001 Radio Centro entró en colusión con Monitor, en una estrategia claramente encaminada a incumplir un contrato que en el papel los debía mantener unidos por 16 años. El 21 de agosto de 2001 escribimos en el Itinerario Político de esa fecha: “También entre los periodistas como Gutiérrez Vivó, una presión como la que enfrenta con el Grupo Radio Centro los cambia, los hace vulnerables, al grado de que se convierten en presa fácil del gobierno en turno. Gutiérrez Vivó se ha convertido en vocero oficioso del gobierno de Vicente Fox, al que tarde o temprano deberá pedir ayuda para aguantar la embestida del Grupo Centro”.

De muy poco, en realidad de nada le sirvió a Gutiérrez Vivó convertirse en vocero de Fox en los primeros años de su gobierno, ya que el entonces presidente se inclinó en favor de Radio Centro, y literalmente dejó colgado de la brocha al periodista, que en respuesta rápidamente cambió su línea editorial y se convirtió en un severo crítico del foxismo. Y no tendría nada de malo regresar a la posición crítica al gobierno, como ocurrió con Monitor a partir de 2002 y hasta 2006, si no fuera porque en otro error estratégico Gutiérrez Vivó sólo cambio de camiseta; se convirtió en aliado del ex jefe de Gobierno Andrés Manuel López Obrador, que por sobre otros medios informativos, prensa, radio y televisión, prefirió canalizar los patrocinios del gobierno del DF hacia Monitor.

Propagandista

Tiene razón Gutiérrez Vivó cuando acusa al gobierno de Vicente Fox de haber favorecido a Radio Centro en la disputa con Monitor, y también le asiste la razón cuando dice que desde Los Pinos se pidió a empresarios que retiraran sus anuncios de Monitor. Lo que no entendió “el señor Gutiérrez” —como le dicen sus leales— es que del error empresarial que significó su alianza con Radio Centro pasó al error político de convertir a su otrora influyente y respetada productora de noticias en un medio aliado y al servicio de una causa política, la de AMLO.

Y es que los dueños de los medios, en tanto empresarios, pueden hacer lo que les plazca con su propiedad, pero en tanto empresas sociales —de la comunicación— no deben inclinar su línea editorial al interés político de tal o cual grupo, partido o candidato, sin pagar riesgos por ello. Todo medio de comunicación, en tanto instrumento para hacer valer el sentido y la fuerza de la opinión pública, debe mantenerse equidistante del poder y privilegiar en sus contenidos la crítica, la pluralidad y la apertura a todas las tendencias y banderas partidistas.

Cuando Gutiérrez Vivió tomó partido por López Obrador, que era el enemigo político de Fox, compró la enemistad de Fox y de sus aliados, los Aguirre, que al mismo tiempo eran los enemigos naturales de Monitor. Pero además, el conductor perdió la credibilidad de amplios sectores que lo vieron como parcial, que se dijeron engañados porque se inclinaba a una de las partes en disputa por la carrera presidencial de 2006, y porque como empresario se comportó exactamente en sentido contrario al Gutiérrez Vivó periodista. Ya dueño de Monitor, hizo lo que siempre criticó de Clemente Serna y se olvidó de lo que reclamaba como mero conductor de Monitor.

Pero además, entre 2000 y 2007 desmanteló lo más valioso de su capital, a decenas de periodistas y colaboradores a los que echó a la calle por cuestionar su cambiante línea editorial, su soberbia desmedida y su gusto por el elogio, la complacencia y hasta por quienes adivinaban su futuro. Se rodeó de un pequeño grupo de halagadores, y hasta de una colaboradora que gustaba de la brujería para mantenerse como su incondicional.

Costos políticos

Nada ni nadie justifica que un medio como Monitor o cualquier otro —que por casi tres décadas fue el instrumento para crear la aún endeble opinión pública— haya sido aplastado por esa perversa combinación del poder político y empresarial, por las venganzas políticas y el canibalismo de los propios concesionarios de la radio, la televisión y alguna prensa, pero lo cierto es que Gutiérrez Vivó y Monitor no sólo están pagando el precio de los errores empresariales y personales, sino los costos políticos de jugar a la política, de tomar partido por una causa y un candidato presidencial, antes de privilegiar los espacios para el debate de todas las tendencias y todos los intereses en juego.

Monitor fue arrastrado no sólo por las venganzas de un presidente como Vicente Fox —al que el periodista de derecha le apostó para beneficiarse del poder, pero del que no consiguió nada porque no es lo mismo el poder de Radio Centro frente al poder de Monitor— ni solamente por las guerras a muerte con la familia Aguirre. En realidad, Monitor fue arrastrado a la “muerte” que anunció su creador el pasado viernes, porque perdió su razón de ser; la de un medio de comunicación capaz de hacer convivir la responsabilidad empresarial con la responsabilidad social —de informar—, que requiere distancia del poder y de quienes lo pretenden.

¿Qué habría pasado si en lugar de Calderón, el presidente hubiese sido Obrador? Nadie lo sabe —a pesar del cuento y la fantasía del fraude—, pero en la hipotética respuesta a esa también hipotética pregunta se encuentra una buena parte del dilema que enfrentan Monitor y su creador. En efecto, la sobrevivencia de los medios no debe y no puede estar en manos de las decisiones, los caprichos, las venganzas y el cobro de facturas políticas del poder. Pero para que eso no ocurra, los medios no deben ser parte de las luchas políticas por el poder.

A monitor lo arrastró a la muerte el error monumental de pretender caminar al pasado. Alcanzó sus momentos de gloria cuando se mantuvo equidistante del poder y de la política para alcanzarlo; cuando era el centro de la información independiente, ética, plural; cuando la crítica era su principal línea editorial, pero empezó su declive cuando un hombre de derecha como Gutiérrez Vivó quiso congraciarse con un gobierno de derecha como Vicente Fox, y luego cuando se alió con el dizque representante de la izquierda para defenderse de la derecha empresarial y política. Y en el pecado lleva la penitencia. El problema es que quienes más pierden, los que verdaderamente pierden, son los ciudadanos, los escuchas, la democracia mexicana. Sólo falta que hoy también se le vea en el zócalo, junto con medios como La Jornada, que también fueron arrastrados al extremo de tener ahora una dirección vitalicia. Ver para creer.

aleman2@prodigy.net.mx

Hijo de Peje... Vivó

Adiós, Monitor

Álvaro Cueva
Milenio

José Gutiérrez Vivó es uno de los periodistas más importantes en la historia de la comunicación mexicana porque siendo muy joven le dio sentido a la radio matutina del valle de México.

Antes de Gutiérrez Vivó, a los chilangos les daba igual escuchar o no escuchar la radio.

Don José hizo, de escuchar la radio, una necesidad, al integrar una red de servicios, coberturas y especialistas que nunca nadie había ofrecido, desde reportes viales hasta considerar la opinión del público en temas polémicos.

Como empresa, Monitor, el concepto de José Gutiérrez Vivó, también fue un parteaguas en la historia de los medios mexicanos.

No era el programa de radio de una estación, era una compañía independiente que, apoyada en frecuencias de terceras personas, daba empleos, generaba utilidades e incluso se trasladó a la televisión y a los medios impresos.

Si la historia de José Gutiérrez Vivó se hubiera dado en Estados Unidos, Australia o Inglaterra, ya le hubieran hecho una película nominada al Óscar. Es admirable, apasionante, ejemplar y potente.

¿Qué fue eso tan tremendo que pasó con don José? Que su crecimiento molestó a las instancias equivocadas. Como usted sabe, los medios son un excelente negocio en nuestro país, pero sólo si no afectan a las pocas personas que los sustentan. No cualquiera que llegue de fuera es visto con buenos ojos.

Don José quiso, con razón o sin razón, pasar por encima de Grupo Radio Centro para volar con sus propias alas. Obviamente jamás iba a lograr su objetivo.

Grupo Radio Centro, la cuna donde nació Monitor, pertenece al Olimpo mediático de nuestra nación. Quien se pone contra el Olimpo, llámese gobierno, anunciantes o talento, pierde, aunque el mismo olimpo jamás intervenga. Es una especie de solidaridad no declarada.

¿Qué papel juega el gobierno en esta dinámica? Como fuente, el gobierno se queda con el Olimpo para impedir que hablen mal de él. Como anunciante, igual. El gobierno, a través de sus diferentes niveles, secretarías e instituciones, es uno de los más grandes anunciantes del país.

No hay medio que sobreviva sin los anuncios del gobierno. Negar un anuncio hace más daño que ejercer cualquier tipo de censura.

¿Qué papel juegan los otros anunciantes en estas situaciones? Aunque parezcan muchos, son pocos los anunciantes de los medios mexicanos porque todos convergen en unos cuantos empresarios y en unas cuantas centrales de medios.

Si el gobierno le retira su apoyo publicitario a algún medio, los otros anunciantes se retiran al instante para no tener problemas con el gobierno que es el que les da permisos, créditos y un montón de suministros más para desarrollar sus diferentes actividades comerciales.

Paralelamente a esto, si los anunciantes detectan algún conflicto entre algún medio y otro, como sucedió con Monitor, invariablemente se ponen del lado del más poderoso para evitar represalias de tipo comercial o editorial tanto con ese medio como con sus aliados, proveedores y clientes.

A esto súmele usted que los anunciantes mexicanos se fijan más en ciertas conveniencias e incluso en lo que ellos consideran valores humanos, antes que en la calidad o los niveles de audiencia, para depositar su dinero. Complicado, ¿verdad?

¿Y el talento? ¿Cómo aplica aquí el tema del talento? A través de los sindicatos. Cuando alguien atenta contra el Olimpo, los sindicatos presionan a favor de quien tenga más poder para conservar su posición. ¿Y cómo ejercen esa presión? Con exigencias y huelgas.

¿Se necesita algo más para tronar una empresa? El tema de los medios es más complejo de lo que parece porque implica querer hacer negocios y querer informar, entretener o educar sin dejar de darle gusto a todos los elementos que intervienen en sus diferentes dinámicas.

Si de repente se enoja un anunciante, alguna rama del gobierno, el sindicato o un competidor, ¡adiós, medio! José Gutiérrez Vivó no se enojó con uno, se enojó con muchos de los eslabones de esta cadena, y el viernes, a falta de recursos, tuvo que cerrar Monitor, lo cual es un escándalo.

Yo lo que quisiera es que, además, lo tomáramos como un tema para reflexionar. ¿Qué tan libres son los medios en nuestro país? ¿Qué alternativas puede haber para la información, el entretenimiento y la educación en este contexto? ¿Las hay?