diciembre 27, 2007

Perfil: Benazir Bhutto, la líder de los pobres

EFE
El Universal
Lahore, Paquistán
Jueves 27 de diciembre de 2007

Desde muy joven sintió la vocación política y pese a ser mujer y vivir en un país musulmán, se preparó para llegar a las más altas instancias de su país

Benazir Bhutto, que ocupó el cargo de primera ministra de Paquistán en dos ocasiones, murió hoy en su país a consecuencia de un atentado, apenas dos semanas antes de que concurriera como aspirante para ocupar nuevamente ese cargo en las elecciones del 8 de enero.
Benazir Bhutto había regresado a Karachi (Paquistán) el pasado 18 de octubre después de un pacto con el actual presidente Pervez Musharaff, mediante el cual la Justicia retiró los cargos de corrupción que pesaban sobre ella.

La hija del presidente musulmán sunita, Ali Bhutto, se afilió al Partido Popular de Paquistán, fundado por su padre en 1967 cuando tenía 14 años.

Desde muy joven sintió la vocación política y pese a ser mujer y vivir en un país musulmán, Bhutto se preparó para llegar a las más altas instancias de su país. Estudió Ciencias Políticas en las Universidad de Harvard (Estados Unidos) y Oxford (Gran Bretaña).

Bhutto supo conjugar las costumbres orientales y occidentales y esta mezcla de culturas se manifestaron en sus gobiernos.

Atractiva y brillante, Benazir encabezó dos Gobiernos (1988-90 y 1993-96) pero no logró completar ninguno de sus mandatos, acosada por acusaciones de corrupción, de las que escapó optando por el exilio a principios de 1999.

Benazir, conocida por el apelativo familiar de "Pinkie" , fue testigo del derrocamiento de su padre por el general Zia a quien encarceló y ejecutó años después.

La muerte de su progenitor le hizo asumir la dirección del Partido Popular de Paquistán (PPP) que su padre había fundado en 1967.

Sufrió entonces largos periodos de prisión o arresto domiciliario, que aprovechó para escribir su biografía, hasta que en 1984 se exilió en Londres, de donde regresó dos años después para recibir una apoteósica bienvenida en la que participaron, en las calles de Lahore, un millón de personas.

A pesar de su educación occidental, Bhutto fue fiel a las costumbres de su país y se casó en un matrimonio concertado por su familia.

Su unión con Asif Zardari en 1987 la explicó en una entrevista con Efe con las siguientes palabras : "a veces la química funciona. Además en un matrimonio arreglado las expectativas no son muy altas y esto hace que las cosas puedan funcionar mejor".

La muerte del general Zia en un accidente de avión en agosto de 1988 y la celebración de elecciones la llevó al poder el 2 de diciembre de ese año, pero el 6 de agosto de 1990 el presidente Ishaq Khan la destituyó acusándola de abuso de poder, nepotismo y corrupción. Inmediatamente, disolvió la Asamblea y convocó nuevos comicios.

Bhutto recordaba aquellos momentos con las siguientes palabras: "Mi carácter es muy luchador, cuando más dificultades tengo más ganas de vencer me nacen. Cuando me arrinconan contra la pared, más puedo luchar".

Volvió al poder en octubre de 1993, pero en tres años fue de nuevo destituida por corrupción, mala gestión económica y por la muerte extrajudicial de detenidos.

La "líder de los pobres" paquistaníes, como ella misma se definía optó por abandonar Pakistán para un "exilio voluntario" que acabó el 18 de octubre, tras casi nueve años, después de que le fuera garantizada una amnistía del presidente Pervez Musharraf.

Dejó atrás a su marido, conocido por los paquistaníes como "el señor 10 por ciento" , por las comisiones que cobraba para facilitar contratos públicos, y quien pasó varios años en la cárcel antes de unirse a ella en el exilio en 2004.

Aunque Bhutto han sido condenada en Paquistán en 1999 y 2001, por corrupción y evasión de la Justicia, las sentencias fueron anuladas por tribunales superiores.

Este año aún seguían abiertos varios procesos contra los Bhutto por corrupción, que fueron sobreseídos por orden de Musharraf a raíz del pacto al que llegaron y que fue apoyado por Estados Unidos.

Pese a repudiar la "dictadura" de Musharraf durante estos años, en que ha seguido presidiendo el PPP, principal fuerza de oposición en el Parlamento, desde el exilio en Dubai y Londres, Benazir Bhutto ha terminado negociando con el presidente y jefe del Ejército paquistaní.

Su acuerdo de reparto de poderes con Musharraf defraudó a muchos en Pakistán, que lo consideraron una traición.

Benazir Bhutto tiene de tres hijos que actualmente están en Dubai junto a su padre, un varón al que llamó Bilawal (1988) y dos hijas: Bajtawar (1990) y Asafa, quien nació en Londres en 1996.

diciembre 21, 2007

¿Marta Sahagún a la presidencia?

Francisco Garfias
Arsenal
exonline.com

El titulo de la columna fue copiado del capítulo mochado del libro La Diferencia, de Rubén Aguilar y Jorge Castañeda. En esas páginas inéditas, el ex vocero y el ex canciller de Fox dan su versión, vivida desde adentro, del supuesto lanzamiento de la ex primera dama como candidata a suceder al marido. Van algunos fragmentos:

“Cuando se casaron, para Fox fue evidente que Marta no participaría en el gabinete, pero tampoco sería presidenta del DIF. A partir de su trabajo en Vamos México comenzó a adquirir visibilidad pública. Su posible candidatura a la presidencia surgió, de acuerdo con Fox, entre la gente.

“Conforme se vuelve más conocida, no faltó quien le quisiera poner la zancadilla, para detenerla en sus supuestas aspiraciones. Los primeros ataques de la oposición a Marta provocaron su crecimiento ante la opinión pública; lo registraban las encuestas.

“Por muchos meses estuvo sólo por debajo de los niveles de reconocimiento y popularidad del propio Fox. Esta posición se mantuvo hasta el tercer año: por arriba de López Obrador, de los gobernadores y de cualquier otro candidato del PAN. De allí emergió la idea de ser candidata a la presidencia; lo comentaron ambos, y todos en México querían que aclarara si iba a ser candidata o no.

“Fox le sugirió que dejaran correr los rumores; no le estorbaban a ella, ni a él. Fue una decisión consciente, pero sin la intención de lanzarla como candidata. En ese momento imperaba la idea de transferir su popularidad —innegable entre la gente—, al candidato presidencial que el PAN escogiera…

“…Se propagaban por tanto los rumores, la oposición intensificó sus ataques a Marta, y subieron de tono las agresiones, y luego la calumnia. Su popularidad empezó a bajar y la estrategia de la transferencia de la popularidad ya no era sostenible. En ese momento deciden que Marta aclarara ante la opinión pública que nunca contempló la posibilidad de la candidatura.

“Tampoco ponderó, como rezaban los rumores, contender para diputada, senadora o gobernadora de Michoacán, ni como candidata a la jefatura de gobierno en el Distrito Federal. Su proyecto político concluía el día 30 de noviembre de 2006.

“Fox es consciente que persistirá la duda si Marta pensó o no en lanzarse realmente a la candidatura por la presidencia. No había impedimentos legales para hacerlo, pero la idea siempre fue transferir su popularidad al candidato del PAN. El partido en un principio apreció a Marta y su popularidad como un activo para su causa electoral.

“Por ello, en la campaña federal del 2003 la llamaron para muchas tareas; siempre acudió. Marta agrega que la estrategia de transferir su popularidad al candidato del PAN tenía mucho sentido. Compartía esa idea con Vicente. Pero nunca discutieron o diseñaron cuál sería el mecanismo para lograrlo; esto se definiría llegado el momento.

“Comentaron que si Creel resultaba el candidato, ella se podría integrar a la campaña para transferir la simpatía que despertaba en el círculo verde; le atraía esa posibilidad. La estrategia se discutió poco y se daba por buena.

“Fox trató el tema alguna vez con Rob Allyn, el asesor estadounidense; cuando afirmó que la estrategia era coherente mientras el nivel de aceptación de Marta se situaba por arriba de 60%, el mismo que López Obrador, hacia finales del 2003; pero después de la campaña en su contra cayó a 33 % y, a mediados del 2004, ya no tenía sentido.

“A partir de la percepción que podía ser candidata, se generó una ambigüedad en sus relaciones con los más diversos actores de la sociedad. ¿Se encontraban con la esposa del presidente o con la candidata? ¿Se entrevistaban con la publirrelacionista del presidente o con la candidata?

“En ella nunca existió la ambigüedad, dice ahora, pero asume que en los otros sí podía estar presente. A partir de las encuestas ya citadas, las cosas cambian. Los partidos toman nota y empiezan a actuar. El ataque viene, sobre todo, del PRI y el PRD. Abren el frente de ‘los Bribiesca. Se trata de pararla porque los partidos creían en sus intenciones de ser candidata.

“Se articula, entonces, una campaña de los partidos con algunos medios… Incluso en el PAN se abre un frente de ataque. Al interior del partido se acredita la tesis de quienes piensan ‘no vaya a ser que nos haga la misma jugada que Fox, hay que pararla…’” Y la pararon.

• La plana mayor de El Yunque guanajuatense rindió ayer homenaje a Manuel Espino. Los “meones de agua bendita” le organizaron una comida al polémico ex jefe nacional del PAN en casa del alcalde de Irapuato, Mario Turrent. Al convivio asistieron el gobernador del estado, Juan Manuel Oliva, y el líder estatal del PAN, FernandoTorres. Los dos son miembros del CEN de German Martínez.

http://panchogarfias.blogspot.com

diciembre 20, 2007

DF: 10 años de gobierno perredista

Salvador Flores Llamas
Acrópolis
Novedades de Quintana Roo

En los últimos 10 años han gobernado al Distrito Federal los perredistas Cuauhtémoc Cárdenas, Rosario Robles, Andrés Manuel López Obrador, Alejandro Encinas y Marcelo Ebrard, y lo tomaron de botín, trampolín y rehén.

Botín, porque en ese lapso la deuda pública de la urbe pasó de 12 mil a 44 mil 400 millones de pesos (32 mil 400 más). Así mismo, Marcelo acaba de bursatilizar 3 mil 636 millones para financiar 20 obras y otras adquisiciones.

La renegociación de la deuda y esta colocación de bonos en la Bolsa de Valores las avaló la Secretaría de Hacienda, aunque Ebrard no reconoce al presidente Calderón y lo ataca con frecuencia, para agradar a López Obrador, ver si Felipe le responde y hacerse publicidad a su costa, como se la hizo AMLO a costillas de Fox.

Las obras realizadas en la década no corresponden a ese gasto y sobresalen los segundos pisos al Viaducto y Periférico, que AMLO erigió contra la opinión de urbanistas, ecologistas y la población, y otorgó los contratos sin licitar, como dice la ley; no rindió cuentas de ellos y le sirvieron para financiar su campaña presidencial.

Para construirlos desvió partidas de servicios vitales, como el Metro, salud, ecología, agua potable, drenaje profundo, gran canal y desazolve del alcantarillado; lo que pudo ocasionar desastres. Cárdenas nadó de muertito para no quemarse y poder buscar la Presidencia por tercera ocasión.

Inició la línea B del Metro, que terminó su sucesora Rosario Robles, quien gastó de más para impulsarlo a Los Pinos y a AMLO al gobierno del DF. Hizo su cochinito para el futuro político, frustrado por los videos de su amante Carlos Ahumada -a quien promovió con funcionarios perredistas- dándoles grandes dolarizas, como a René Bejarano, secretario particular de López Obrador.

Encinas sustituyó a AMLO, al irse de aspirante presidencial; le financió la campaña y el plantón Zócalo-Reforma, protesta por su invento del fraude electoral; fue su mozo y por eso hoy lo pretende imponer de presidente nacional del PRD. Desfalcos y corrupción en dependencias y delegaciones del DF quedaron en familia.

Está visto que Cuauhtémoc y Andrés Manuel tomaron la urbe de trampolín para su ambición presidencial; lo mismo hace Ebrard, pendiente de que AMLO le ceda la candidatura perredista y si no, lo lanzará el PANAL, partido de su amiga Elba Esther Gordillo.

Para su proyección política, López fustigó insistentemente al presidente Vicente Fox, que cayó en su juego a veces, sobre todo en el desafuero, que AMLO se granjeó por desacatar amparos del Poder Judicial. Con todo y el apoyo del PRI, el Presidente lo perdonó, y López Obrador nunca le agradeció, al contrario se declaró la víctima suya.

AMLO cultivó a Genaro Góngora Pimentel como presidente de la Suprema Corte, y salió con que su sucesor Mariano Azuela se reunió con Fox para acusarlo de violar un amparo por expropiar el predio El Encino, a fin de frenar su proyecto político.

Por otra parte, López instigó a los ejidatarios de San Salvador Atenco, estado de México -mediante Carlos Imaz, jefe del PRD en el DF, y socios- a rechazar la expropiación de su ejido, donde se iba a construir el nuevo Aeropuerto Internacional.

Secuestraron autos y funcionarios y bloquearon carreteras, y el gobierno foxista dobló las manos, movido por el secretario de Gobernación Santiago Creel que, convertido en aliado de López Obrador, indujo a Fox a perdonarle el desafuero.

Engallados, los de Atenco iniciaron desfiles por calles del DF, machete en mano, apoyados por AMLO, que permitió plantones y marchas de más grupos violentos, como los Panchos Villa y demás que manejan Bejarano, su esposa Dolores Padierna y otros líderes perredistas que causan trastornos sin fin a los capitalinos cuando quieren.

Como con el plantón frente el ISSSTE, que lleva un año.

AMLO acordó una mensualidad de 750 pesos para ancianos de 70 años y más, les pidió su voto y los lleva a sus mítines. Marcelo continuó el programa; pero no han querido informar del número de beneficiados para no ver si corresponde a la millonada asignada.

La arbitraria impartición de justicia empezó con Samuel del Villar, procurador de Cárdenas, que encarceló a inocentes y dejó impunes a culpables por el asesinato de Paco Stanley, y no indagó el robo de 1 mil 400 millones a la Caja de Ahorro de la Policía, que se dijo fueron para una campaña presidencial de Cuauhtémoc.

Ahora salieron con el suicidio del asesino serial "el Caníbal" en una celda del reclusorio Oriente de 1.74 de alto, donde no se pudo colgar con el cinturón, como le imputaron.

Ebrard permitió irrupciones de turbas del PRD a la Catedral -movidas por AMLO, porque el Cardenal Rivera reconoció a Calderón como Presidente- pese a haber ofrecido resguardarla; como la del 18 de noviembre, cuando López efectuaba un mitin en el Zócalo.

El balance de la década perredista indica que el DF es víctima de forajidos -disfrazados de luchadores sociales- que buscan sólo satisfacer el capricho de gobernantes, preocupados no en servir a la capital del país, sino en tomarla de rehén de su ambición política. (Notimex)

diciembre 19, 2007

Ebrard, un López aumentado y sin corregir

Jorge Fernández Menéndez
Razones
exonline.com.mx


En las épocas priistas, Marcelo Ebrard fue, durante cinco años, el principal operador de Manuel Camacho en el DF. En 2000 era candidato del efímero partido de Centro Democrático y resignó su candidatura para apoyar a López Obrador. Ya con éste en el gobierno terminó al frente de la Secretaría de Seguridad Pública capitalina, la cual tuvo que dejar después del asesinato de dos agentes de la PFP en Tláhuac, sacrificados junto con un compañero que sufrió graves quemaduras en los hechos, sin que el gobierno capitalino hiciera nada por rescatarlos. Pero fue premiado con algo mejor: la Secretaría de Desarrollo Social, encargado de la muy clientelar estrategia lopezobradorista (que en términos reales no es sino la continuación, corregida y ampliada, de la que llevaron a cabo Camacho y Ebrard entre 1989 y 1993 en el DF). Y, de ahí, con todo el apoyo del tabasqueño, saltó a la candidatura para la capital, donde ganó con amplitud.

Nadie puede dudar que Ebrard conoce la ciudad y sus manejos políticos. Tampoco, que es un político inteligente e informado. Por eso su llegada al gobierno capitalino (con sus evidentes deseos de ser candidato presidencial en 2012) hacía esperar mucho más de Ebrard. Su actuación a lo largo de este 2007, sin embargo, ha sido, para quienes esperábamos la construcción de una alternativa moderna desde la centroizquierda, decepcionante. Ebrard ha sido más de lo mismo: pistas de hielo con un costo de un millón de pesos diarios (como todo el mundo sabe, el patinaje sobre hielo es una de las tradiciones culturales y deportivas más cercanas a nuestra sociedad, junto con el snorkel en los canales de Xochimilco y el esquí en el Peñón de los Baños); la inauguración, utilizando hasta el mismo camioncito que usaba AMLO, de obras viales inconclusas y mal diseñadas, como el llamado distribuidor vial de La Concordia, en la salida a Puebla (que fue inaugurado el domingo y cerrado el martes); negocios y obras públicas entregadas a los amigos por la vía de adjudicación directa; programas sociales en dinero en efectivo de los que no existen ni padrones de beneficiarios ni cuentas públicas; como López Obrador agotó el esquema del cambio de placas para recaudar dinero ahora lo que se cambiarán serán las tarjetas de circulación y, pese a que lo que sobran son taxis y éstos no terminan de cumplir con la normatividad mínima, se “legalizarán” los más de 20 mil pirata, claro, todos aquellos afiliados a las asociaciones ligadas al PRD y al ala bejaranista, como los llamados Pantera, que son, además, donde se comete la mayor cantidad de delitos sin que nadie los moleste. La lista podría seguir y abarcar, por ejemplo, la intolerancia de las autoridades, con la diferencia de que ahora, cuando el jefe de Gobierno es criticado, como ocurrió con el secretario del Trabajo, Javier Lozano, no sólo se le organizan manifestaciones de los grupos fascistoides que encabeza Fernández Noroña, sino que además se le amenaza por conducto del secretario de Seguridad Pública, Joel Ortega, quien por lo visto no tiene nada mejor que hacer para defender a los capitalinos de la inseguridad.

Ello tiene relación con lo que es más grave: la negativa pública a observar y atacar un problema que rebasa a las autoridades locales, el del narcotráfico y la violencia. Aparecen tres personas decapitadas en el Distrito Federal y los hechos de violencia se han sucedido uno tras otro a lo largo del año, con ejecuciones y ajustes de cuentas de todo tipo, sin embargo, para el jefe de Gobierno, no ocurre nada: los decapitados no son producto de ninguna ola de violencia, ajustes de cuentas no hay y cuando ocurren corresponden a “conflictos originados en otras entidades”. El narcotráfico en la ciudad no existe, ni opera aquí, dicen las autoridades locales, cártel alguno. No sólo es mentira: se trata de una negligencia absoluta. Por supuesto que en la Ciudad de México operan todos los cárteles del narcotráfico: aquí es donde se consume el mayor volumen de droga del país; es la plaza más importante para el lavado de dinero; un lugar privilegiado para la operación y el refugio de sus jefes; existen vías de comunicación con todo el territorio nacional y con el resto del mundo, para recibir y enviar droga, armas y dinero. En el oriente de la ciudad hay zonas donde las autoridades policiales reconocen que ni siquiera pueden entrar y allí existen grandes depósitos de drogas, armas y artículos de contrabando. No es ningún secreto de Estado.

¿Es responsabilidad directa del gobierno de Ebrard esa situación? No, es algo que se ha ido gestando a lo largo de los años, pero al desconocer esa realidad, al tratar de negarla, como ocurrió con la marcha contra la inseguridad o los asesinatos de los miembros de la PFP en Tláhuac, lo que se hace es permitir que el fenómeno crezca y se desarrolle. Si todos estos y muchos otros problemas que la ciudad debe afrontar de la mano le guste o no de las autoridades federales son negados y esa colaboración rechazada, que nadie se asombre entonces porque la competitividad de la capital se rezaga con respecto al resto del país o que las inversiones bajen y el desempleo crezca al mismo tiempo que aumentan los subsidios directos y, por ende, el endeudamiento. Es, en términos estratégicos, un desastre, porque el deterioro de la calidad de vida, con o sin pista de hielo, es evidente.

Pero es también un pésimo cálculo político: si Ebrard se limita a aplicar, corregidas y aumentadas, las mismas políticas que implementó López Obrador, ¿por qué Ebrard sería mejor candidato que El Peje en 2012?, ¿por qué éste estaría dispuesto a ofrecerle la candidatura a alguien que no ha hecho sino seguir al pie de la letra sus instrucciones? Ebrard está cometiendo, quince años después y en otro tono, pero con el mismo sentido, idénticos errores que cuando buscó la candidatura presidencial con Manuel Camacho en 1993. El resultado, si él no cambia, será el mismo.

diciembre 18, 2007

La participación de la sociedad civil: parte natural de la cultura democrática

Escrito por Futuros
elmercurio.es

Entrevista a Marieclaire Acosta Urquidi

Marieclaire Acosta Urquidi es una intrépida e internacionalmente respetada activista de los derechos humanos. Ha trabajado por más de treinta años en la promoción de los derechos humanos. Acosta ha sido miembro de Human Rights Watch y de Amnistía Internacional. Fue la fundadora y presidenta de la Academia Mexicana de Derechos Humanos y de Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos.

Futuros la entrevista por su doble experiencia de trabajo desde la sociedad civil y en cargos gubernamentales.

"Creo que no existe la claridad conceptual de decir: avancemos en la construcción del perfeccionamiento de la democracia, porque lo que tenemos en América Latina y en México es una democracia que además de frágil está muy degradada".

RF: ¿Quisiera presentarse a los lectores de Futuros?

MCA: Soy mexicana, Mi formación profesional es en ciencia política, la sociología política más bien, a la que me dediqué durante varios años como investigadora tanto en la Universidad Nacional como en el Colegio de México. Desde hace más de 30 años me involucré muy activamente en el tema de los Derechos Humanos, primero a través de Amnistía Internacional, fui la presidenta de la sección mexicana de Amnistía Internacional, en una época muy difícil, en los 70’. México en ese momento pasaba por una guerra sucia y un gobierno que alternaba la represión despiadada con las medidas populistas, pero en ese momento vi emerger la sociedad civil por lo que vi una nueva oportunidad y trabajé en la fundación de un par de organizaciones de Derechos Humanos, a las cuales he tenido el honor de dirigir. Primero fue la Academia Mexicana de Derechos Humanos, que fue una propuesta conjunta que hicimos con otros intelectuales y activistas como Sergio Aguayo y Rodolfo Calenjaque. Estuve al frente de la academia por 6 años en la década de los 80’s. Fue una experiencia extraordinaria porque la Academia fue justamente un espacio que contribuyó a que esa sociedad civil incipiente de México se fortaleciera y se orientara hacia el tema de los Derechos Humanos.

Después de estar en la Academia las vicisitudes de la política me llevaron a salirme de esa institución y a fundar una organización más militante que es la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, en la cual estuve por más de una década. Este fue un organismo que se crea con la finalidad de defender a casos concretos de violaciones de derechos humanos y sigue siendo una organización que ha tenido mucho éxito en esa tarea. Hemos logrado sacar muchas personas de la carcel y logró llevar al gobierno de México a rendir cuentas por muchos actos de violaciones graves de derechos humanos.

Cuando la elección del año 2000 fui de las personas de la sociedad civil identificada con la izquierda que llamamos al electorado a votar por Vicente Fox, básicamente con la finalidad de sacar al PRI del gobierno y lograr, de una vez, que se completara la transición democrática con la alternancia en el poder. Fui parte de ese movimiento y experimenté por ello consecuencias tanto positivas como negativas. Pasé a formar parte del equipo de transición del presidente electo Fox y después fuí nombrada embajadora especial para los Derechos Humanos y la Democracia. Luego, fuí subsecretaria para los Derechos Humanos, y eso me permitió el enorme privilegio de organizar y diseñar la primera política pública de Derechos Humanos apegada a estandares y criterios internacionales en México. Los compromisos internacionales adquiridos en esa etapa permanecen vigentes a pesar de que yo ya no estoy en el gobierno.

RF: ¿A que se refería con las consecuencias negativas?

MCA: Lo negativo de la experiencia fue que no toda la sociedad civil estaba tan comprometida como yo creía con el tema de la democracia y la alternancia y hubo muchas decisiones de carácter mas partidista e ideológico entre la sociedad civil y una parte de mis colegas -al aceptar trabajar para el gobierno electo de Fox- reprobaron mi actitud porque consideraron que yo había traicionado al Partido de la Revolución Democrática, que era el partido de izquierda. Creo que todo eso ha sido superado y forma parte del pasado.

RF: Pero creo que no es la primera persona que ha trabajado primero en la sociedad sociedad civil mexicana y después ha desempeñado funciones en el gobierno. Creo que hay otros ejemplos en México, ¿no es así?

MCA: Sí, hay otros ejemplos y muy elocuentes, pero es interesante porque entramos en la discusión de lo que es políticamente correcto y lo que es políticamente incorrecto. Por ejemplo, muchos de mis colegas, miembros de la sociedad civil entraron a trabajar al gobierno de Cuatemoc Cárdenas, en el Distrito Federal, pero como era un gobierno de izquierda eso fue bien visto.
Vicente Fox es un hombre que no venía de la izquierda, venía de un partido de centroderecha, que es el PAN, pero que intentó ser un gobierno de coalición, invitó incluso al Partido de la Revolución Democrática a formar parte de su gobierno y le ofreció ministerios e incorporó gente con una trayectoria en la izquierda mexicana, como Jorge Castañeda. Pero los que entramos al gobierno de Fox tuvimos una especie de condena de parte del lider moral del Partido de la Revolución Democrática, Cuatemoc Cárdenas, porque cuando Vicente Fox ganó las elecciones dijo que era lo peor que le hubiera podido suceder al país. Muchos sentimos que esa posición era inconsistente con sus propios ideales, porque si alguien había convocado a la lucha por la democracia 10 años antes había sido él, y la democracia tiene sus reglas. El que gana, el que toma el gobierno, es quien ganó la competencia, no necesariamente el que tú prefieres.

Todo este cuestionamiento puso de manifiesto las contradicciones de ciertas instituciones de la sociedad civil, la compleja relación de muchos de los compromisos de la sociedad civil con la democracia. Yo entiendo que estas situaciones son compartidas con varios países de América Latina, que no es un fenómeno exclusivamente mexicano, y que tiene que ver también con el hecho de que estamos explorando terrenos novedosos.

RF: ¿Qué cree que demandaría la sociedad civil para hacer una cooperación efectiva con gobiernos democráticamente electos?
MCA: Hay un dicho en México que creo que es muy explícito y que dice "la burra no era arisca, a palos la hicieron". Si tú vienes de una tradición autoritaria como la que vivimos durante 70 años con el PRI, de un sistema político que niega la existencia de la sociedad civil, que considera que el estado es el representante de la sociedad y que aplasta cualquier manifestación de autonomía, pues evidentemente vamos a tener una desconfianza estructural con cualquier colaboración con el gobierno. Por supuesto que es un proceso acumulativo, ¿de que experiencia histórica te puedes agarrar para saber como relacionarte con el gobierno?

Por otro lado, de parte del gobierno tampoco había un entendimiento ni un conocimiento de lo que es la sociedad civil y menos aún un respeto de lo que era la sociedad civil bajo el PRI. Al contrario, la sociedad civil siempre fue vista como algo a lo que se le tenía que tener una desconfianza enorme, que ocultaba, quien sabe, un propósito extraño y que podría tener conexiones con algún grupo subversivo o de crimen organizado. Hubo muchas ocasiones en las que distinguidos miembros del PRI, decían que las ONG’s estaban financiadas por el narcotráfico, o éramos comunistas ligados a la guerrilla. En realidad, el terreno no era muy propicio para la colaboración con el gobierno.

Ahora bien, si además de la falta de experiencias positivas, tienes un candidato electoral como Fox, que contaba con el respaldo de una coalición muy plural, formada con el único propósito común de acabar con el PRI pero constituida con fuerzas bastantes dispares entre sí, no estábamos ante una situación favorable para el desarrollo posterior de políticas. Sin embargo, creo que hubo experiencias exitosas en este gobierno, pese a todo, y creo que, en justicia, la sociedad civil nunca ha tenido más espacio y más capacidad de acción que ahora.

RF: ¿Qué recomendaciones haría tanto a la sociedad civil como al gobierno, ya que ha tenido la oportunidad de trabajar de ambos lados, para mejorar esta relación de una forma más cooperativa y eficiente?

MCA: Primero, creo que no es lo mismo fortalecer la sociedad civil de un régimen autoritario que está en la oposición a fortalecer la sociedad civil de una democracia en construcción. Ahora, si le agregas a esa democracia en construcción la realidad de un país en donde hay una desigualdad social y una injusticia enorme, se genera mucha confusión, porque la percepción que tienen varias de las organizaciones de la sociedad civil es que nada ha cambiado, que la democracia no sirvió para nada porque no cambió nada, porque los pobres siguen siendo muy pobres y los ricos siguen siendo muy ricos, y la policía sigue violando los Derechos Humanos.

Esta manera de ver las cosas genera una enorme confusión y puede provocar un deseo de volver hacia atrás. En esas circunstancias entra la tentación del populismo, la tentación de apoyar gobiernos populistas. Se promueve el discurso de que la democracia ya la tenemos y ahora en lo que hay que trabajar es en la justicia social, porque la democracia no ha resuelto nada, entonces la solución está con el partido o el candidato que va a resolver el problema de la injusticia social.

Creo que no existe la claridad conceptual de decir: avancemos en la construcción del perfeccionamiento de la democracia, porque lo que tenemos en América Latina y en México es una democracia que además de frágil está muy degradada. Es una democracia con instituciones hechas para el autoritarismo. Entonces lo que habría que hacer es replantear las instituciones y hacer una reforma del estado, construir instituciones que vayan de la mano con la democracia y que se orienten a alcanzar la justicia social. Creo que una parte importante de la sociedad civil pudiera asumir esta postura.

RF: ¿Qué tendría que hacer el gobierno?

MCA: Los funcionarios gubernamentales tendrían que, -y me refiero tanto al gobierno nacional de Fox, como al del Distrito Federal de Andrés Manuel López Obrador-, dejar de tenerle tanto miedo a la sociedad civil. Creo que eso se logra con las acciones, profundizando en los experimentos que ya se han hecho. Yo tuve el privilegio enorme de poder dejar creada una Comisión Intersecretarial, formada por todos los ministerios que tienen que ver con el tema de los derechos humanos, funcionando con la participación permanente de la sociedad civil. Al principio todo el mundo tenía una desconfianza horrible y finalmente ahí está la Comisión Intersecretarial. Un sector importante de las organizaciones de derechos humanos siguen participando, otro grupo optó por la línea radical de descalificar el esfuerzo y ya se salió, pero en rigor sigue participando una buena parte de las organizaciones y siguen avanzando.

El gobierno tiene que entender la participación de la sociedad civil como parte natural de la cultura democrática. Con el tiempo los gobiernos van a entender que es importante que la sociedad civil esté ahí y participe. Pero es un proceso lento, que va a requerir todavía varios procesos electorales y también dependerá de que tanto la sociedad civil desarrolle capacidades de interlocución real con el gobierno, -porque no es lo mismo hacer protestas que hacer propuestas-, como de tener los instrumentos para darle un seguimiento adecuado a las propuestas. A veces esas funciones propositivas y de monitoreo pueden convertirse en un trabajo modesto que ya no tiene la grandilocuencia de los grandes gestos y las grandes posturas; a veces el darle seguimiento a las acciones del gobierno requiere una acción menos visible, pero más consistente y efectiva.

RF: ¿Cuáles serían los obstáculos para seguir ese camino?

MCA: Hay muchísimos problemas. Pero por solo mencionar un enorme obstáculo para el avance de la sociedad civil: la percepción que tienen los partidos políticos de México del papel de la sociedad civil.

RF: ¿De qué manera?

MCA: Casi sin excepción, ninguno de los partidos políticos reconoce plenamente el valor de la sociedad civil.

RF: ¿Ni siquiera los de la izquierda?

MCA: El Partido de la Revolución Democrática es el más amable con la sociedad civil, en el sentido de que reciben a los representantes de la sociedad civil, pero no siempre toman en cuenta de manera efectiva sus planteamientos. No está todavía enraizado de manera suficiente en su cultura política, además es un partido complejo, plural, que está muy atravesado también por el populismo y bueno, para ese sector populista la sociedad civil, simplemente, no existe. Existe el pueblo, pero la sociedad civil no.

El PAN, que es el partido con más tradición liberal, tiene finalmente una visión bastante mezquina de la sociedad civil a pesar de ser un partido que estuvo en la oposición durante muchos años, pero le molesta mucho que haya otras organizaciones que sean autónomas y que no sean parte del PAN. Por lo menos, al igual que sucede con otros partidos, es una visión de una parte del PAN; hay otro sector que es más abierto.

RF: ¿El PRI?

MCA: Desde luego la sociedad civil no existe para el PRI. Debo decirte que todos los partidos en México están atravesando por profundas crisis. También la transición democrática va a llegar al interior de los partidos en algún momento. El problema es que estamos pasando por una etapa muy difícil porque desgraciadamente el gobierno de Fox no pudo proporcionar el liderazgo político que necesitaba el país para consolidar su paso a la democracia y entonces se ha abierto una competencia electoral dos años antes de las elecciones, lo que hace muy difícil la democratización de los partidos. La lucha por el poder, simplemente, es tremenda y hace difícil que se procesen las diferencias internas dentro los partidos. Pero ahí están y desde luego en cada uno de los partidos hay sectores más abiertos que sí entienden que una democracia necesita de una sociedad civil actuante y participante.

RF: Por lo que dice el panorama no es muy alentador en cuanto a la participación de la sociedad civil.

MCA: Ha habido avances. Se promulgó una ley de participación de la sociedad civil, que reconoce que las organizaciones de la sociedad civil son entidades de interés público y que además proporciona financiamiento del estado para las organizaciones y prerrogativas especiales. También hay instituciones dentro del gobierno, como por ejemplo el Instituto de Desarrollo Social (INDESOL) que tienen una política muy desarrollada de fomento a las organizaciones de la sociedad civil.

Yo diría que el panorama no es tan negro. Como siempre está lleno de tonalidades de grises, pero estamos todavía en un proceso incierto y abierto. No obstante, buena parte de las organizaciones de la sociedad civil en México están pasando por un proceso de reflexión y de toma de conciencia de que tienen que cambiar.

Ahora hay organizaciones de la sociedad civil que están surgiendo -y eso a mi me parece una señal muy alentadora- en este nuevo contexto democrático. Son organizaciones que están dirigidas a la profundización de la democracia y están dando pasos importantes. Por ejemplo, hay una que se dedica al tema de la transparencia, del derecho a la información, y ha logrado resultados verdaderamente extraordinarios. Ha conseguido abrir procesos en el poder judicial o en la procuraduría general de la República que eran absolutamente vedados al conocimiento público. Como ves hay ejemplos, por lo que tengo la esperanza de que a pesar de que será un proceso largo y difícil creo que se irá avanzando.

RF: ¿Cuál fue su experiencia más gratificante trabajando para el gobierno?

MCA: Tuve muchas experiencias gratificantes, la verdad, es difícil mencionar una. Quizás la más gratificante fue sentar al ejército mexicano frente a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y discutir los casos de violaciones de derechos humanos que se le atribuye y lograr que el ejército cooperara y que entendiera que no era un atentado a la soberanía nacional sino un ejercicio de justicia elemental y de civilidad democrática el que tuviera que rendir cuentas a ese nivel por algunos casos. Ese para mí fue el logro mayor, una de mis mayores satisfacciones. Pero lo que me hizo realmente feliz fue cuando -casi al final de mi período- el procurador de justicia militar me invitó a comer un día y me dijo "ya entendí lo que usted quería hacer". Eso para mi habla de que si se pueden cambiar cosas que parecen inmutables.

RF: ¿Piensa que la experiencia de haber trabajado para el gobierno enriquece su nuevo trabajo?

MCA: Sí, ciertamente, mucho. Antes de trabajar para el gobierno veía el mundo en blanco y negro, era como hablar de los buenos y los malos. Esta experiencia me ha cambiado la visión del mundo. Ahora veo muchos tonos de grises, creo que es un acercamiento a la realidad. Reafirmé mis convicciones sobre la importancia del dialogo y la negociación, en entender que el poder político del estado nunca es monolítico, que detrás de todo siempre hay grandes o pequeños intereses, que realmente la política es el arte de conciliar esos intereses en aras de un propósito determinado. En fin, me siento más fructífera y madura de lo que era antes. Creo que la decisión de colaborar con una transición democrática en México fue acertada y era la posición que había que tener en ese momento frente a un gobierno autoritario y corrupto. Las posiciones éticas son importantes frente a la grisura de la democracia. Pero el discurso ético también tiene que ir acompañado de la eficacia política.

El papel que debemos jugar los elementos de la sociedad civil que entramos a la función pública en estos momentos en América Latina es un papel de innovación y mediación, ya que no siempre nos podemos sostener dentro de los gobiernos y no siempre tenemos el apoyo y la cooperación de las organizaciones de la sociedad civil pero podemos jugar una función útil. La lucha sigue y hay que encontrar nuevos caminos, y ciertamente volver a la sociedad civil pero con una visión mucho más compleja de la realidad y de donde están los retos.

Publicado en Revista Futuros No 9. 2005 Vol. III
http://www.revistafuturos.info

diciembre 15, 2007

Fox versus Chávez

http://www.abc.es

VICENTE Fox está desafiando la vieja tradición mexicana según la cual los presidentes pasan a la inexistencia una vez que abandonan el poder. Como lo indica la reciente gira estadounidense de Fox para promover su autobiografía, el mandatario mexicano está diciendo a voz en cuello lo que piensa y construyendo un frente para frenar al presidente venezolano Hugo Chávez en su empeño por exportar su revolución.

Aunque presidió una transición admirable de la era del partido único, es decir del PRI, a la democracia multipartidaria, Fox no estuvo dispuesto, durante su gestión, a jugarse a fondo por una serie de reformas impopulares y necesarias. Ahora vuelve a sentir el fuego en el estómago.

Hace poco, pasé un día con él en la finca de su familia, el Rancho San Cristóbal, en Guanajuato, donde está construyendo un enorme centro que hará las veces de «think tank», sede cultural, biblioteca y firma asesora. Además, está reclutando la colaboración del ex presidente brasileño Fernando Henrique Cardoso y el ex presidente chileno Ricardo Lagos para su campaña a favor del Estado de Derecho y la economía de mercado.

«América Latina perdió el siglo XX de manera miserable», me dijo. «No podemos permitir que un populista autocrático nos robe el siglo XXI. La derrota de Chávez en el reciente referendo sobre la reforma constitucional es una buena noticia, pero mientras haya tanta gente oyendo el canto de sirena del socialismo porque carece de propiedad no seremos libres».

Le pregunto por qué, en la Cumbre de las Américas en Mar del Plata, Argentina, en 2005, Chávez logró evitar que las naciones del hemisferio occidental creasen un área de libre comercio que eventualmente hubiera podido eliminar todas las barreras al flujo de bienes, servicios y personas. «Porque fuimos demasiado educados y tímidos», responde. «El presidente argentino Néstor Kirchner le permitió a Chávez torcer las reglas y hablar durante tres horas en vez de tres minutos. Mi error fue abandonar la sala. Debí haberme quedado y tomado más tiempo del que tenía permitido para responderle sin rodeos».

¿Qué papel han desempeñado los Estados Unidos en América Latina en años recientes? «Dos factores complicaron las cosas», dice Fox. «Uno fueron los atentados terroristas del 11 de septiembre, que hicieron que los estadounidenses dieran la espalda a la reforma migratoria. El otro factor fue la falta de coraje por parte del presidente Bush, que es mi amigo, en este mismo tema. La desidia dejó un vacío que fue llenado por comentaristas xenófobos como Lou Dobbs y Bill O´Reilly, quienes avivaron el temor de los estadounidenses hacia el mundo exterior».

Fox considera que la reforma migratoria en Estados Unidos le habría dado una solvencia política que lo hubiese convertido en una fuerza más decisiva en la región en un momento en el que Chávez estaba moviendo sus peones.

«Los Estados Unidos necesitan a nuestros emigrantes. ¿Quién va a pagar la jubilación de los «baby boomers»? La gobernadora del estado de Washington me dijo que si no fuera por los inmigrantes sus manzanas se pudrirían. Las autoridades de California admiten que, sin los mexicanos, las hortalizas desaparecerían de las mesas de los Estados Unidos. El alcalde Bloomberg una vez me dijo que Nueva York colapsaría si fuesen expulsados. ¡Los inmigrantes mexicanos han sido contratados hasta para construir el muro que los Estados Unidos están erigiendo contra la inmigración mexicana! Una reforma amplia que atienda los temores de muchos estadounidenses y a la vez reconozca estos hechos obvios minaría al mensaje populista antiestadounidense al sur de la frontera.»

Mientras paseamos por las obras en construcción de su centro y me habla de su abuelo -un estadounidense que inmigró de Cincinnati a Guanajuato en busca de una vida mejor- y de las expropiaciones e invasiones que la tierra de su familia padeció a manos del PRI, me pregunto por qué los presidentes en funciones han evitado enfrentarse a Chávez incluso cuando éste se entrometió en sus países. ¿Podrá Fox lograr su propósito, y hacia dónde cree que México se encamina?

«Estoy trabajando también con los socialdemócratas», destaca, «debido a que muchos de ellos se oponen a las estupideces de Chávez. Según un estudio realizado por Goldman Sachs, México será la quinta economía más grande del mundo en 2040. A pesar de que muchas reformas están todavía pendientes, incluido el fin de nuestro monopolio petrolero estatal, la apertura de nuestra economía ya está rindiendo frutos. Derrotamos al populismo en la última elección porque muchos mexicanos que han pasado a ser de clase media sienten que tienen algo que proteger. No podemos darnos el lujo de apartarnos del curso actual, queremos volvernos prósperos».

No sabemos todavía si la campaña de Fox, quien se encuentra imposibilitado de postularse a la presidencia nuevamente, tendrá éxito. Pero, dado que tan pocos estadistas latinoamericanos se han atrevido a combatir al matón venezolano en los últimos años, su nueva misión no hará daño alguno.

diciembre 14, 2007

Acusan a Calderón de cerrar espacios abiertos por Fox

Jorge Ramos Pérez
El Universal
Ciudad de México
Miércoles 12 de diciembre de 2007

Advierte la Red de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todos retroceso en cuanto a espacios de consulta ciudadana

El director de la Red de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todos, Édgar Cortez, consideró que la administración del presidente Felipe Calderón ha cerrado espacios de consulta ciudadana que fueron abiertos por su antecesor, Vicente Fox.
El representante de esta organización no gubernamental dijo que la Secretaría de Gobernación ha eludido integrar las opiniones de organismos sociales en la integración de las nuevas normas para las estaciones migratorias.

Para Edgar Cortez, “con esta experiencia y otras sí creo que estamos viendo un gobierno que en realidad está retrocediendo drásticamente los espacios y las posibilidades de consulta, incluso en el gobierno anterior del presidente Fox realmente había espacios de consulta y mesas de discusión sobre los temas para construir acuerdos”.

El gobierno de Calderón, acusó, es muy negado a la posibilidad de la participación ciudadana.

“Pareciera que para ellos la consulta es simplemente dejar que los ciudadanos opinen y digan lo que piensan, pero al final de cuentas reservarse por completo la toma de decisiones”.

“(Por ello) hay una reducción, porque es un gobierno que no da pasos para incorporar la participación ciudadana en su modo de hacer política; a ratos más bien nos tratan como un obstáculo al que tienen que tratar de sortear y no como parte de la sociedad que tiene que participar en asuntos públicos, en este caso señalando los riesgos de que en estas normas queden plasmadas violaciones a los derechos humanos (de los migrantes)”.

En entrevista, Cortez sostuvo que la comisionada del Instituto Nacional de Migración (INM), Cecilia Romero, les dijo que sus observaciones al proyecto de normas para las 48 estaciones migratorias ya habían sido incluidas.

“Hay una actitud de completa cerrazón de Migración y falta de compromiso de la Subsecretaría (de Población, Migración y Asuntos Religiosos, a cargo de Florencio Salazar Adame)”, sostuvo.

Por ello es que solicitaron el 5 de diciembre una reunión con la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer), la instancia federal que da al visto bueno a la normatividad nueva del gobierno, antes de su puesta en marcha.

Hasta ahora no han recibido ninguna respuesta por parte de la Cofemer, aunque hoy Gobernación prometió recibir a Fabienne Venet, de Sin Fronteras, otra organización civil que ha cuestionado al gobierno por las nuevas normas y por el trato a los migrantes por parte del INM.

“Unas normas como las que se están planteando tienen el enorme riesgo de que se violenten aún más los derechos humanos y que se dé una apariencia de legalidad; se seguirán violando los derechos humanos, pero ahora aparentemente bajo el respaldo o el amparo de la ley con estas normas”, dijo Cortez.

diciembre 12, 2007

Porfirio, lengua y cola

Joaquín López-Dóriga
En Privado
Milenio

¡Cómo será la vida que aprendo hasta de mí! Florestán

El insulto que más rápido disparan los lopezobradoristas es el de “traidor”. No hay modo de diferir: el que no está con ellos y piensa permanentemente como ellos, es eso, un “traidor”.

No hay más. O estás con ellos o contra ellos y eres eso, un traidor, lo puede ser cualquiera menos ellos mismos, no importan sus antecedentes.

Hoy vemos una de las más sucias luchas por el poder, la interna del PRD.

Y en ese escenario, entre ellos, se han disparado los peores calificativos, los más bajos insultos, la más despreciable de las ruindades.

En una esquina está Andrés Manuel López Obrador y los suyos, y en la otra los demás, encabezados por la Nueva Izquierda de Jesús Ortega, que aparece como el más fuerte de los candidatos a presidir el PRD, contra los deseos y las tribus del ex candidato presidencial, y de él mismo y, en especial, del bejaranismo que tiene como vocera a Dolores Padierna, la esposa.

La Padierna se acercó a Ortega para lo de siempre: cambiarle respaldo por posiciones, entre ellas, la nueva secretaría general, lo que aquél rechazó provocando una declaración de guerra de los bejaranos.

Pero éste no fue el único frente que se abrió contra Ortega, aún cuando la madre de todas sus oposiciones está en López Obrador. Porfirio Muñoz Ledo, que quiere sucederlo en la coordinación del Frente Amplio Progresista (FAP), ha apuntado contra los llamados Chuchos y disparado violentamente contra uno de sus emblemáticos, Carlos Navarrete, al que quiso descalificar llamándolo “arribista” y “trepador”, palabras que adquieren otra dimensión cuando vienen de él.

Muñoz Ledo, ex presidente del PRI y del PRD, ex candidato presidencial del PARM, apoyador del candidato Vicente Fox y su embajador ante la Unión Europea y actual seguidor de López Obrador, es la punta de lanza de éste contra Nueva Izquierda.

Pero ayer topó, finalmente, con el senador Navarrete, quien al contestar sus ataques le recordó que para tener la lengua larga hay que tener la cola corta y “Porfirio —apuntó— no la puede ocultar ni bajo una alfombra”.

Lo acusó de tener una “lealtad disponible”, que en el peor momento del salinato, 1991, corrió con Carlos Salinas para pedirle, y obtener, su “jubilación” y que hoy, desesperado por ser diputado, “anda mendigando” una candidatura al PT y a Convergencia.

El coordinador de la bancada del PRD reveló que Muñoz Ledo es un empleado del Senado, “donde fue a pedir trabajo con un buen sueldo y que si quiere debatir con él, un senador de la República, deje su calidad de empleado”.

Lo que sí es cierto es que Porfirio quiere ser el sucesor de Jesús en la coordinación del FAP, y que estamos ante una de las peores expresiones de la lucha por el poder al interior del PRD donde detrás de Porfirio está Andrés Manuel.

Nos vemos mañana, pero privado.

diciembre 10, 2007

Toma posesión como presidenta de Argentina Cristina Fernández

Milenio
10 de diciembre de 2007

• Su esposo, Néstor Kirchner le colocó la banda presidencial.

• Espera México reforzar su excelente relación con Argentina: Patricia Espinosa

Buenos Aires.- Cristina Fernández de Kirchner juró hoy como nueva presidenta de Argentina ante la Asamblea General Legislativa y numerosos invitados, entre quienes se encontraban varios presidentes latinoamericanos.

“Tengo grandes esperanzas, porque creo que estamos reconstruyendo el sistema de decisión de cada uno de sus poderes. El presidente volvió a resituar la política como instrumento y para torcer un destino que parecía incierto y maldito por momentos”, dijo en parte de su discurso.

“Creemos en los proyectos políticos, creemos que es posible superar las individualidades”, apuntó y se mostró confiada en lo que llamó la “reconstrucción institucional” de Argentina.

“Espero profundizar este rol del Congreso donde podamos debatir, sin adjetivaciones, sin agravios, con propuestas alternativas y viables, con memoria histórica. De dónde viene cada uno y que representó cada uno que es lo que nos da legitimidad” subrayó en medio de los aplausos de los presentes. Más tarde, en la Casa Rosada, sede del Poder Ejecutivo, se tomará juramento a los ministros del gabinete y habrá una fiesta artística en la Plaza de Mayo de Buenos Aires.

diciembre 05, 2007

Legisladores y partido pintan raya con AMLO

Leticia Robles de la Rosa, Alejandro Sánchez y Gerardo Martínez
exonline.com
diciembre 5, 2007

Diputados, senadores y el CEN del PRD anuncian que no atenderán la línea dictada en una carta por el tabasqueño

La dirigencia nacional del PRD, así como las fracciones en el Senado y en la Cámara de Diputados, decidieron ayer no atender la carta enviada por Andrés Manuel López Obrador a los líderes parlamentarios, en la que les solicita votar en contra de las reformas al código electoral, que incluyen modificaciones en el punto de las coaliciones.

Con sólo la voz disidente de Ricardo Monreal, la bancada perredista en la Cámara de Senadores acordó respaldar en sus términos la reforma al Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe), incluido el tema de coaliciones, con lo cual ignoraron la orden del tabasqueño.

“El PRD sabe dar el valor a la palabra empeñada. Estamos convencidos de que ésta es una buena reforma, que va a permitir una mejor competencia electoral, en condiciones diferentes a las del año pasado. Es también un acto de congruencia; hicimos bien en respaldar la reforma a nivel constitucional y debemos hacerlo en la ley secundaria”, explicó Carlos Navarrete.

En la Cámara de Diputados el acuerdo fue en el mismo sentido, pues ayer la mayoría de los legisladores dieron su total apoyo a los coordinadores Navarrete y Javier González Garza, para sacar adelante las reformas al Cofipe, a pesar de la misiva del ex candidato presidencial.

El anuncio fue dado por la presidenta de la Mesa Directiva en San Lázaro, Ruth Zavaleta, de la corriente perredista Nueva Izquierda (Chuchos), quien incluso —junto con el vicepresidente, Luis Sánchez, del bloque Alianza Democrática Nacional (ADN)— dejó el curso de la sesión plenaria en manos del panista Cristián Castaño, para dar a conocer la determinación.

Excélsior dio a conocer el viernes pasado que, durante un encuentro de Jesús Ortega (líder de Nueva Izquierda) con diputados del PRD, éste demandó a los de su corriente —51 legisladores— apoyar la iniciativa de cambios al Cofipe.

El coordinador de los senadores perredistas aclaró que sus compañeros también cerrarán filas con los diputados en la elección de los nuevos consejeros del IFE.

“No creo que esto signifique un distanciamiento con nuestro líder Andrés Manuel López Obrador. Son los roles que nos tocan jugar a cada quien. No es ni alejamiento ni ruptura”, aseguró.

Sin embargo, la actitud asumida por López Obrador —incluso de acusar a los legisladores de simuladores al respaldar una ley en lo general y criticarla en lo particular— fue interpretada por algunos senadores consultados como un intento por convertir el Cofipe en el pretexto idóneo para romper con el PRD y pasarle la factura a Los Chuchos.

En el encuentro a puerta cerrada de los senadores perredistas, según los propios legisladores, sólo Ricardo Monreal defendió la posición de López Obrador para no respaldar el nuevo Cofipe, por contener puntos como las nuevas reglas para las coaliciones, con las cuales se pone fin, dijo, al Frente Amplio Progresista, base electoral de López Obrador.

En contraste, Navarrete adujo que el FAP se fortalecerá si sus integrantes están convencidos de estar juntos por una razón de ideología y compromiso social, no por una conveniencia económica o de supervivencia electoral.

Al final se acordó que se respetará el voto diferenciado que quieran emitir los legisladores, en caso de no estar de acuerdo en algunos puntos.

Asimismo, el Comité Ejecutivo Nacional del PRD se reunió para determinar no atender la línea tirada por López Obrador.

Después de un cónclave de más de cinco horas, el CEN concluyó que las recomendaciones que hizo el tabasqueño en la citada carta no eran el camino a seguir para el partido, por lo que dio luz verde para que sus legisladores voten en la reforma al código electoral.

En conferencia de prensa, el secretario general del partido, Guadalupe Acosta Naranjo, dijo que durante la reunión se analizó a detalle la carta de López Obrador. “El Comité Ejecutivo Nacional ha leído con atención y con respeto el documento signado por Andrés Manuel, y hemos decidido decirle a nuestros legisladores que deben votar en favor de la reforma electoral que han ellos negociado en compañía de una comisión del Comité Ejecutivo nacional, en todos sus términos”.

Acosta Naranjo apuntó que esta decisión se dio después de una votación entre los integrantes del CEN, a la que asistieron Javier González Garza, Carlos Navarrete, Saúl Escobar, Gerardo Fernández Noroña, Fernando Belauzarán y Dolores Padierna, entre otros, donde sólo se obtuvo un voto en contra y una abstención.

Dijo que durante la reunión se comunicaron con los gobernadores Zeferino Torreblanca (Guerrero), Amalia García (Zacatecas) y Marcelo Ebrard (DF), para hacerles una consulta al respecto.

Descartó un rompimiento con el tabasqueño, “Respetamos las opiniones de Andrés Manuel. Él es un dirigente querido y respetado por nuestro partido, no significará esto ninguna ruptura con Andrés Manuel”.

No creo que esto signifique un distanciamiento con nuestro líder Andrés Manuel. Son los roles que nos tocan jugar a cada quien. No es ni alejamiento ni ruptura.”
Carlos Navarrete
líder del prd en el senado

diciembre 03, 2007

'Aún año' por Paco Calderón

Adiós, Chávez; ganó el No

José Vales
El Universal
Lunes 03 de diciembre de 2007

El presidente venezolano Hugo Chávez no es invencible. Su proyecto de perpetuación en el poder fue rechazado ayer en el referéndum para la reforma constitucional, que significó la primera derrota de su larga historia electoral y deja, un año después de su reelección, al chavismo herido y en pleno debate interno.

CARACAS.— La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, precisó en la madrugada de este lunes que 50.70% de los votos fueron por el No a la reforma y 49.29% por el Sí.

La abstención fue de 44.11%. “Es una tendencia que no es reversible. Se va a mantener con las actas faltantes”, dijo Lucena al leer su informe, una vez escrutado 88% de los sufragios.

En primeras declaraciones, Hugo Chávez reconoció su derrota y afirmó que “los venezolanos pueden confiar en la credibilidad de las instituciones y en el fortalecimiento de la democracia bolivariana”.

Además de agradecer a quienes votaron en favor de su propuesta y felicitar a quienes votaron en contra. Reiteró que el referéndum fue un ejercicio de respeto a la democracia.

Los festejos se desataron por todo Caracas, con pirotecnia y claxonazos de la oposición. De ese modo puso fin a la incertidumbre que rodeaba al proceso electoral, y que ya había llevado a la oposición a exigir “¡resultados ya!” al CNE.