febrero 13, 2007

Celebra Fox victoria sobre López Obrador

El ex Mandatario dijo que la biblioteca que busca construir en su rancho San Cristóbal sera un centro para contrarrestar el avance del populismo



José Díaz Briseño / Corresponsal / Reforma

Washington DC, EU (12 febrero 2007).- El ex Presidente Vicente Fox admitió ayer que perdió la batalla política del desafuero contra Andrés Manuel López Obrador, pero dijo que al final la victoria fue suya el día de la elección presidencial de 2006.

"Tengo una pequeña parte de historia que contar. Yo tuve mi propio problema con el Alcalde de la Ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador", narró Fox durante la presentación que junto con su esposa Marta ofreció en el Centro Kennedy para las Artes de Washington.

"Dieciocho meses antes de la elección, él rompió la ley. Decidió construir un camino en propiedad privada...tenía un dilema de, por un lado, cumplir la ley y respetar la orden del juez o, por el otro, lado, el reclamo de López Obrador de que su candidatura a la Presidencia se respetara. Fue una decisión difícil. Y perdí", reconoció.

"Entonces me retiré. Pagué el costo político, pero 18 meses más tarde yo tuve la victoria. El día de la elección, el candidato de mi partido ganó", celebró Fox con una leve sonrisa y frotándose las manos frente a su audiencia.

"Entonces a veces se toman decisiones políticas difíciles, se debe de pagar un precio (para) buscar la mejor solución", concluyó Fox, a quien se le había pedido una recomendación para el Presidente de Estados Unidos, George W. Bush, sobre la guerra en Iraq.

En la charla pública que los Fox sostuvieron con la reportera estadounidense Meryl Comer, el ex Mandatario negó que su rancho en San Cristóbal, Guanajuato, fuera "Foxilandia", y aseguró que la biblioteca que busca construir ahí será un centro de políticas públicas para contrarrestar el avance del populismo en América Latina y en México.

"Es por eso que estamos construyendo esa biblioteca presidencial en rancho San Cristóbal que, por cierto, REFORMA llama 'Foxilandia'. No pueden tomarse un poco de tiempo para averiguar lo que va a ocurrir ahí.

"Va a ser un centro académico, un centro que desarrolle políticas públicas y gente que defiendan la libertad y la democracia. Un centro para contrarrestar la demagogia y el populismo en nuestros países de Latinoamérica", explicó.