febrero 20, 2007

Llama Mario Molina a "tomar muy en serio cambio climático"

• Un mito que cuidado al ambiente esté peleado con desarrollo, dice

Por Guadalupe Yáñez. Enviada Huimanguillo, Tab., 20 Feb (Notimex).- El Premio Nobel de Química, Mario Molina Henríquez, pidió tomar muy en serio los cambios del medio ambiente global, y destacó la importancia de que México funcione como un líder en la mejora del medio ambiente.

En el marco de la presentación nacional del Programa Proárbol, encabezado por el presidente Felipe Calderón, subrayó que sólo así México puede exigir a otros países que limiten las emisiones que están afectando a nivel global.

El Premio Nobel de Química felicitó al presidente Calderón por esa iniciativa, y aseguró que beneficiará el desarrollo social y a las poblaciones locales e indígenas.

Dijo que este programa busca disminuir los índices de pobreza en áreas forestales, a través del manejo adecuado de los recursos naturales y tiene beneficios importantes desde el punto de vista de medio ambiente a nivel global.

"Tenemos un problema muy serio en todo el mundo, que es el del cambio climático, porque estamos afectando el clima y el funcionamiento del planeta", subrayó al tiempo de ejemplificar el caso de Tabasco, que ha vivido inundaciones y donde se pronostican "sequías muy serias".

Explicó que el problema es por la quema de combustibles fósiles que provocan el efecto invernadero, "estamos mandando grandes cantidades de estos gases a la atmósfera" y eso es la causa de los cambios de clima.

En cuanto a las variantes cada vez más difíciles de predecir, se refirió a "las inundaciones terribles que estamos teniendo, que se van poner cada vez peor y de esas sequías que nos van a afectar mucho económicamente".

Por ello, el Premio Nobel de Química 1995 llamó "a tomar muy en serio los cambios del medio ambiente".

Mario Molina sostuvo que es un mito que el cuidado al medio ambiente esté peleado con el desarrollo económico, pues con el programa Proárbol no sólo mejorará la economía, sino también entra el aspecto ético de cuidado al medio ambiente.

Por su parte, el gobernador de Tabasco, Andrés Granier Melo, quien al igual que Mario Molina acompañaron al presidente durante su gira por Tabasco, indicó que el objetivo de cualquier política pública sobre el medio ambiente debe ser el restablecimiento del equilibrio ecológico y la disminución del calentamiento global.

"A la naturaleza hay que reponerle lo que le hemos arrebatado a lo largo de varias décadas, lo debemos hacer por muchas razones, pero la más importante es la que tiene que ver con la viabilidad y seguridad de la nación", planteó.

Indicó que Tabasco es la región que concentra la red hidrológica más compleja del país y en la que se registran las mayores precipitaciones pluviales, por la planicie tabasqueña y por el sistema que acumula 35 por ciento de las corrientes del país.

"Los tabasqueños tenemos conciencia de lo que representa para la nación nuestra riqueza petrolera, pero también sabemos que en el corto plazo el agua formará parte de una estrategia nacional que haga posible la subsistencia de algunas concentraciones urbanas de gran magnitud", afirmó.

Asimismo, el gobernador dijo que está consciente que para el restablecimiento del equilibrio ecológico se deben realizar muchas acciones coordinadas, una de ellas, reducir paulatinamente en más de un millón y medio de hectáreas que se dedican a la ganadería.

Por último, expresó al presidente Felipe Calderón el respaldo total de Tabasco en la cruzada del gobierno federal por hacer de México un lugar seguro para las personas y para las inversiones.