marzo 02, 2007

Denuncia AI costo de 'milagro chino'

Descarga el informe en PDF (Sólo inglés)

La ONG señaló que los migrantes rurales que viven en las ciudades sufren algunos de los peores abusos en sus puestos de trabajo

Grupo Reforma

Ciudad de México (1 marzo 2007).- Amnistía Internacional (AI) denunció en su último informe los abusos a los derechos humanos que sufren los trabajadores en China.

El documento, "Discriminación y Abuso: El costo humano del ´milagro´ económico chino", señala que a pesar de las recientes reformas, estas personas están fuera del sistema de asistencia médica y de educación estatal, viven en terribles condiciones de hacinamiento y se ven sistemáticamente expuestas a algunas de las condiciones laborales de mayor explotación.

"El llamado 'milagro' económico de China tiene un terrible costo humano: los migrantes rurales que viven en las ciudades sufren algunos de los peores abusos en sus puestos de trabajo", afirmó Catherine Baber, subdirectora del Programa Regional para Asia y Oceanía de Amnistía Internacional.

"Además de sufrir la explotación de sus empleadores, las familias de migrantes se enfrentan a normativas oficiales discriminatorias en casi todos los aspectos de la vida diaria", agregó.

"Se les niegan las prestaciones en el ámbito de la vivienda y el seguro médico de que disponen los residentes permanentes en las ciudades, y sus hijos se ven excluidos en la práctica del sistema de educación estatal".

Entre 150 y 200 mil millones de trabajadores rurales se han desplazado a las ciudades chinas en busca de trabajo.

A los migrantes internos se les exige que se inscriban como residentes temporales en virtud del sistema 'hukou' (de registro de familias).

Según la ONG, los que consiguen llevar a cabo este proceso, a menudo laborioso, siguen enfrentándose a la discriminación en vivienda, educación, atención médica y empleo por su condición de residentes temporales.

Los muchos que no lo consiguen carecen de condición jurídica, lo que los hace vulnerables a ser explotados por la Policía, arrendadores, empleadores y residentes locales.