junio 20, 2007

Yunque usted no lo crea

Guillermo Sheridan
El Minotauro
Letras Libres



Apareció en youtube.com un video filmado clandestinamente por “un espía del gobierno federal” que muestra la iniciación de un nuevo miembro en la sociedad secreta ultraderechista “El Yunque”. Al demostrar que esa cofradía perversa existe, el video le calla la boca a quienes habían puesto en duda la existencia de esta sociedad nefasta que se dedica ni más ni menos –dice la opinión pública de izquierdas—a “trazar las líneas rectoras de la política mexicana”.

Esto es muy preocupante. Aunque por otro lado hay que reconocer que del video en cuestión se desprende que esta sociedad secreta “El Yunque” está compuesta por gente extraordinariamente zonza:

1) No sabe prender la luz para llevar a cabo sus ceremonias secretas.
2) Por lo mismo, no se dan cuenta de que hay un espía presente que filma clandestinamente con luces y una cámara instalada en un tripié.
3) En caso de sí darse cuenta de que están siendo filmados, no tienen idea de lo que significa la palabra “secreto”.
4) Algunos cófrades hacen juramento con el brazo derecho y la palma extendida, y otros con el brazo izquierdo y el puño cerrado (porque son el ala izquierda radical del Yunque).
5) Los miembros de esta sociedad secreta tienen que leer sus rituales, pues no son capaces de aprenderse de memoria una sola frase.
6) Los textos que deben decir a coro les salen todos chuecos.
7) Al jefe del “Centro Juan de Austria” se le dificulta pronunciar las palabras “Juan de Austria”.
8) El jefe del Centro trata de usted a su ayudante (al que ve diario) y de tú al iniciado (al que acaba de conocer).
9) Al iniciado le adjudican el elaborado y rimbombante nombre secreto “Íñigo de Lepe”. El ayudante en cambio es “Rodríguez”.
10) Creen que existe la palabra “primordialidad”.

Así pues, las líneas rectoras de la política mexicana están en las manos de siete bobos semi-afásicos que reclutan a sus víctimas en un boliche de Querétaro.

Es el colmo de la depresión: México no sirve ni siquiera para hacer una sociedad secreta decente.