septiembre 02, 2007

Mensaje íntegro de Felipe Calderón

Redaccción EL UNIVERSAL.com.mx
El Universal
Ciudad de México
Sábado 01 de septiembre de 2007

Honorable Congreso de la Unión
Mexicanas y mexicanos:

En cumplimiento de artículo 69 de la Constitución Política de los Estados Unidos, presento un informe por escrito en donde manifiesto el estado general que guarda la administración pública del país.

Hago entrega al señor presidente Cristián Castaño y pido a usted sirva tomar cuenta de su contenido a las señoras y los señores legisladores y dar por cumplido esta obligación constitucional del presidente.

También manifiesto a usted que he instruido a los secretrarios del despacho del Gobierno de la República para que se presenten ante este Congreso a rendir un informe del estado que guarda su ramo en los términos y cuando así lo determine la Cámara de Diputados del Senado de la República.

Finalmente, reitero mi respeto y consideración absolutos a los legisladores del Congreso de la Unión y quedo a la espera y a las órdenes de lo que este honorable Congreso de la Unión determine para tener un diálogo público y directo sobre el estado que determine la Nación.

Muchas gracias señor presidente.

Sacan del aire mensaje de Ruth Zavaleta

(El síndrome del Padre Amaro)

Arturo Zárate
El Universal

Domingo 02 de septiembre de 2007

Sin estridencias, con un tono uniforme, la diputada Ruth Zavaleta, quien presidía la sesión del Congreso de la Unión, anunció que no recibiría el informe de labores del presidente Felipe Calderón.

Argumentó que no podía aceptar “recibir un documento de quien proviene de un proceso electoral legalmente concluido, pero cuestionado en su legitimidad por millones de mexicanos”. Sus palabras fueron escuchadas por diputados y senadores que se encontraban en el salón plenario, por invitados y periodistas, pero no se difundieron en cadena nacional, en la televisión abierta.

Los diputados Héctor Larios (PAN), Javier González Garza (PRD) y Emilio Gamboa (PRI), finalizado el acto, sin tener la certeza de lo que había ocurrido, reprobaron la mutilación en la transmisión.

“Sería un grave error”, comentó el priísta. “Lo lamento”, opinó el panista. “Sería una traición y una barbaridad”, dijo el perredista.

El senador perredista Carlos Navarrete, enterado de que no se había difundido el mensaje, lo atribuyó a una falla técnica y espera que se hagan las reposiciones que correspondan.

Pero la pifia fue corregida, y las 21:25 horas Radio, Televisión y Cinematografía abrió un espacio en la televisión abierta para que se transmitiera el mensaje de Zavaleta Salgado.

La presidenta de la Mesa Directiva, séptima mujer en el cargo, no sólo explicó por qué no recibiría el Informe, sino también, con fundamento en lo que establece la ley y el reglamento del Poder Legislativo, instruyó al vicepresidente de la Cámara de Diputados, el diputado Cristián Castaño, para que la asistiera en sus funciones y fuera el encargado de recibir el Informe del presidente Calderón.

Zavaleta, mientras presidió la sesión, tuvo cuidado de nunca citar por su nombre al titular del Poder Ejecutivo federal. Sólo se equivocó cuando llamó diputado al senador Dante Delgado, de Convergencia.

Vestida de traje rojo, con su cabello largo y de color negro, la diputada perredista llegó al salón de sesiones a las 17:09 horas. Saludó a quienes la acompañarían en la Mesa Directiva.

A las 17:10 tomaba su lugar, daba instrucciones a la secretaría para que verificara el quórum de diputados y senadores.

A las 17:12 horas declaraba la apertura del periodo ordinario de sesiones del Congreso y pedía a los legisladores cantar el Himno Nacional.

Después vino su mensaje, desde su lugar, con una introducción para refrendar su obligación de cumplir con la Constitución y la ley. Su discurso dio punto final al viejo formato de la ceremonia del Informe.

También se describió como una mujer de convicciones y principios; explicó por qué no recibiría el Informe por escrito, y avisó al pleno que procedería a retirarse del salón de sesiones. Decretó un receso de 15 minutos e hizo sonar la campanilla.

Se levantó y descendió del segundo nivel. Al final de la escalera era esperada y auxiliada a bajar por Javier González Garza, coordinador de la bancada. Sus demás compañeros también se acercaron para felicitarla y juntos, como lo habían convenido, se retiraron del salón plenario.