septiembre 03, 2007

Despide gobierno al director de Cepropie

Sergio Javier Jiménez y Alberto Morales
El Universal

Lunes 03 de septiembre de 2007

Lo responsabilizan de omitir el mensaje de la presidenta de la Cámara de Diputados

El gobierno federal despidió al director de Centro de Producción de Programas Informativos y Especiales (Cepropie), René Palavicini, a quien responsabilizó de suspender el sábado pasado la transmisión del mensaje de la presidenta de la mesa directiva de la Cámara de Diputados, la perredista Ruth Zavaleta.

Francisco Ramírez Acuña, secretario de Gobernación, aseguró que la cancelación de la transmisión en vivo del mensaje de la perredista en cadena nacional, fue un “error técnico”.

“Fue un problema técnico, fue un problema de producción, ustedes saben cuando se dan esos problemas, no hubo ninguna otra intención”, aseguró el funcionario al término del mensaje del presidente Felipe Calderón con motivo de su primer Informe de Gobierno en Palacio Nacional.

Ramírez Acuña insistió en que el “error” fue entendido de esa manera tanto por la presidenta del Congreso como por los líderes parlamentarios y los dirigentes partidistas; por eso se resarció el problema técnico cuando se transmitió a nivel nacional el sábado por la noche el mensaje completo.

Maximiliano Cortázar, coordinador de Comunicación Social de Oficina de la Presidencia, indicó también que fue un error pues los responsables de la señal, se confundieron al haberse adelantado la entrega del primer Informe de Gobierno que se había programado para las 19:00 horas.

Palavicini Sánchez ocupaba el cargo de director de Cepropie de manera “temporal” desde el 16 de diciembre de 2006.

De acuerdo con el informe de nombramiento del Servicio Profesional de Carrera de la Administración Pública Federal — del que este diario tiene copia— el nombramiento de Palavicini tenía duración de seis meses a partir de la fecha señalada y terminó el 15 de junio de 2007, es decir hace dos meses y medio.

Dentro de las causas o motivos que se consideró para que Palavicini cubriera el puesto, se expuso: “cuenta con amplia experiencia en el ámbito del Centro de Producción de Programas Informativos y Especiales”.

El ex director de Cepropie tenía un nivel administrativo MB3 con una “percepción ordinaria” de 78 mil 148 pesos mensuales. De acuerdo con datos del gobierno federal, este funcionario ha sido cesado de su puesto.

Héctor Larios, coordinador del PAN en la Cámara de Diputados, apoyó ayer la versión del “error técnico” y reiteró que en lo personal lamentaba lo ocurrido.

—¿Quién fue el responsable?

—El Canal del Congreso transmitió completa toda la ceremonia. (La interrupción) fue un asunto que tenía que ver con los horarios que iba a transmitir Cepropie.

—¿Cepropie fue la responsable?

—”No sé, Cepropie es una institución y habría que ver si hay algún responsable. Pero me parece que lo que importa es que hubo la voluntad de cumplir y ante el error hubo la corrección”, respondió.

Calderón entrega informe a Congreso en acto inédito por desmán de oposición

www.terra.es

El presidente de México, Felipe Calderón, entregó hoy su primer informe de gobierno al Congreso en una sesión que se preveía muy tensa pero que fue tranquila tras la inédita desbandada de los legisladores de la oposición de izquierdas, que se niegan a reconocerlo como gobernante.

Después de lo sucedido en el mismo acto el año pasado con su antecesor y correligionario en el conservador Partido Acción Nacional, Vicente Fox (2000-2006), la atención de la opinión pública mexicana estaba centrada esta tarde en el Palacio Legislativo de San Lázaro, escenario de la ceremonia.

La pregunta general era si el actual mandatario, que fue investido el 1 de diciembre pasado en otro acto controvertido, podría dejar el documento en la sala de plenos o debería dejarlo, como hiciera Fox hace doce meses por las presiones de la oposición, a la entrada del recinto o, como mal menor, en una sala alterna.

Aunque rompió con la tradición de acudir primero al Palacio Nacional a recoger la banda presidencial, Calderón llegó al lugar antes de lo previsto, minutos después de que la titular de la Cámara de Diputados, Ruth Zabaleta, inaugurara las sesiones ordinarias del segundo año de ejercicio de la XL legislatura del Congreso.

Zabaleta pertenece al izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) y asumió esa responsabilidad el jueves pasado en medio de las críticas de algunos de sus colegas de agrupación.

En su discurso, la legisladora hizo un llamado a reformar el estado y las instituciones como parte de la transición a la democracia iniciada en 2000, cuando concluyó la hegemonía de 71 años del Partido Revolucionario Institucional, en lo que el escritor peruano Mario Vargas Llosa definió como la 'dictadura perfecta'.

Después anunció su decisión de ceder la dirección de la ceremonia a su vicepresidente, Cristian Castaño, del PAN, y abandonar la sala, en señal de protesta.

'No puedo aceptar un documento de quien proviene de un proceso electoral legalmente concluido pero cuestionado en su legitimidad por millones de mexicanos', indicó Zabaleta antes de salir del recinto, como hicieron los 127 diputados y 30 senadores de esa fuerza política que acudieron a la sesión.

El PRD perdió las elecciones del 2 de julio de 2006 ante el PAN por la menor diferencia de votos de la historia mexicana (0,56%) y su candidato, Andrés Manuel López Obrador, denunció un fraude electoral orquestado por Fox y lanzó un movimiento de protesta popular que lo designó 'presidente legítimo' en noviembre pasado.

Tras la desbandada, Calderón entró finalmente a una sala de plenos en la que un tercio de los escaños lucían vacíos, y lo hizo sin la tradicional escolta militar.

En el acto no se escuchó tampoco el himno nacional, como es costumbre, ni se siguieron algunos formalismos destinados a remarcar la separación de poderes.

Se escucharon gritos de 'Felipe' y 'México', vociferados por sus correligionarios del PAN, mientras Calderón entregaba el texto de cientos de páginas a Castaño y anunciaba que ha instruido a sus secretarios (ministros) a que se presenten ante el Congreso a rendir cuentas sobre el estado de su cartera.

Antes de bajar de la mesa directiva, Calderón reiteró su 'respeto y consideración absolutos' a los legisladores y dijo quedar 'a la espera y a las órdenes' de ellos para entablar 'un diálogo público y directo sobre el estado que guarda la nación'.

Calderón asumió el poder en San Lázaro hace nueve meses en un acto tan rápido como controvertido, en el que fue escoltado por la guardia presidencial y defendido por los parlamentarios del PAN, que tomaron la mesa directiva días antes ante los intentos del PRD de ocuparla para impedir la ceremonia.

Actualmente, el gobernante goza de una popularidad de más del sesenta por ciento, mientras el movimiento de López Obrador se ha ido diluyendo, aunque no las dudas de los ciudadanos sobre la legitimidad de la elección.

En tiempos del PRI, la entrega del informe de gobierno acostumbraba a ser una ceremonia de alabanzas al mandatario de turno hasta el punto de considerarse aquella fecha como 'el día del presidente', pero al llegar más opositores al Congreso en los últimos años el acto fue cada vez más complicado para el Ejecutivo.