octubre 01, 2007

“Yo quisiera convertirme en un pararrayos” ante las “calumnias” a Marta: Fox

Lo Crónica
Por: Redacción | Nacional
Sabado 29 de Septiembre de 2007

El ex presidente Vicente Fox Quesada defendió a su esposa Marta Sahagún.

En un capítulo más de la novela rosa que se les convirtió en tragicomedia, conmovida Marta Sahagún rompió en llanto y sollozos luego de escuchar la defensa que, de ella, hizo su esposo, el ex Presidente Fox, quien dijo que quisiera ser pararrayos de todas las mentiras y tonterías que se dicen de su señora.

Y es que ayer en Celaya —durante la entrega de 200 sillas de ruedas a cargo de la Fundación Vamos México, coordinada con otra organización de asistencia pública y una empresa radiofónica local—Vicente Fox Quesada defendió a doña Marta respecto de las acusaciones que, por presunto enriquecimiento ilícito, se han hecho contra ella.

En ese ánimo, el ex mandatario asumió el papel de Romeo y declaró: “Quiero decirles que yo quisiera convertirme en un pararrayos. Y lo digo con absoluta seriedad.

“Quisiera que a mí me toquen todas las calumnias, que me toquen todas las mentiras, todas las tonterías que se dicen, que se dicen todos los días en contra de uno, en contra de Marta, en contra mía”.

Vicente Fox calificó como calumnias a las acusaciones de enriquecimiento ilícito, que se han hecho contra la ex primera dama, quien asumió el papel que le toca en la tragicomedia y reiteró que continuará trabajando por los más pobres de México.
El acto estuvo en vías de ser privado, porque a diferencia de otros en los que incluso se ha convocado y transportado a corresponsales extranjeros, en esta ocasión el Centro Fox y la Fundación Vamos México se reservó invitar a la prensa.

El escándalo ha perseguido al matrimonio Fox-Sahagún tras la publicación, en una revista especializada en la socialité mexicana y europea, en la que Marta Sahagún presumió la residencia familiar, que en realidad es parte de una elegante construcción erigida sobre lo que fuera una modesta casa campirana, asentada en lo que hoy es un próspero rancho agrícola, en la zona del Bajío.

Quizá por ello, y porque la defensa que han hecho de sus propiedades y evidente riqueza pecuniaria, ha sido sólo epistolar mediante comunicados del Centro Fox, el matrimonio evitó convocar a la prensa a este acto en Celaya, aunque finalmente hubo reporteros que reseñaron la escena en la que una Marta Sahagún, literalmente conmovida hasta las lágrimas sollozó ante la defensa que su marido hizo de ella.