octubre 21, 2007

Germán Martínez: El juicio de la historia para Fox será bueno

Roberto Aguilar Grimaldo/ Corresponsal
El Universal
Ciudad Victoria, Tamaulipas
Sábado 20 de octubre de 2007

Pide el aspirante a la dirigencia nacional del PAN no adelantar sentencias ni "estatuas para nadie”, señala

El aspirante a la dirigencia nacional del PAN, Germán Martínez Cázares, señaló que no se debe apresurar ninguna sentencia del juicio de la historia para el ex presidente Vicente Fox, así como tampoco “adelantar estatuas para nadie”.

Tras sostener un encuentro con los consejeros nacionales de Tamaulipas, a quienes solicitó el apoyo para su candidatura que será registrada el día 29 de octubre, Martínez ofreció una rueda de prensa en esta ciudad.

“No debemos apresurar para el ex presidente Fox ninguna sentencia del juicio de la historia, debemos estar tranquilos el ex presidente Fox tiene claros y oscuros”, dijo.

Y añadió:

“Creo que será al final del día, si esperamos tranquilos, si no apresuramos el juicio de la historia, para el ex presidente Fox, esa sentencia será benévola, será buena”.

A pregunta expresa sobre la afectación al PAN de la abundancia de Vicente Fox, por lo publicado en una revista de sociales, Martínez respondió de manera escueta pero clara: “el PAN no debe abrazar frivolidades ni lucimientos personales de sus dirigente ni militantes”.

-¿Porqué tan benévolos con el ex presidente Fox?.

-“Quizás yo no me explique bien, déjeme decirle, desde nuestro punto de vista la sentencia será buena, será benévola, habrá quien tenga otra, por eso debemos esperar ese juicio, no apresurarlo, no apresurar, no adelantar estatuas para nadie eso es lo que me refiero”.

En otro tema, el aspirante a dirigir el PAN nacional dijo que es respetuoso de lo que haga o deje de hacer el presidente del partido, Manuel Espino, “si decide inscribirse a la contienda estoy listo para confrontar con él o con quien se inscriba el nuevo rumbo del partido, yo no le hago recomendaciones a nadie en materia de competencia”.

En el marco de la contienda local, Germán Martínez hizo un llamado a la ciudadanía para que acudan a las urnas el próximo 11 de Noviembre, “a renovar el Congreso local, a renovar sus alcaldías, a votar por los candidatos de Acción Nacional”.

Reiteró en varias ocasiones su respaldo y admiración por su valor civil al dirigente estatal del PAN, Alejandro Sáenz Garza, así como también pronosticó que el PAN tendrá mejores resultados en la elección, con triunfos en municipios importantes.

¿Vicente Fox se volvió loco?

Julián Andrade
Derechos y urbanos
Milenio

Creo que el ex presidente Vicente Fox está entrando en un sendero complejo del que no saldrá muy bien librado.

Lo que no pudo hacer una espiral de insidia, lo está haciendo el exabrupto que tuvo con el periodista de Telemundo Rubén González Luengas.

El ex presidente cometió un error de principiante (él para nada lo es) al pelearse con el mensajero, en lugar de atender lo que le estaban diciendo.

Fox bajo ataque había funcionado bastante bien. De su gira mediática para publicitar su libro, Revolution of hope, se podría decir todo menos que no fuera exitosa. Era la vuelta del personaje que logró derrotar al PRI.

La desesperación, en cambio, sí puede meter a Fox en graves problemas, mayores aun que los que la fantasía de algunos fue construyendo en los últimos días.

Es curioso como un momento, un berrinche, puede cambiar las percepciones.

Ese Fox autoritario y altanero que vimos y escuchamos en el programa de Luengas es el que puede hacer verosímil toda la insidia en su contra.

Debo admitir, aunque no sea una postura muy popular, que sigo creyendo que Fox es una persona honesta. No creo, sin embargo, que su riqueza se pueda medir por una camioneta Hummer, que para colmo no es de él y mucho menos por su rancho, el que ya tenía antes de ser presidente.

Tengo que aclarar, por lo demás, que no voté por Fox y jamás creí que su llegada al poder fuera la inauguración de un nuevo tiempo para México.

Estoy convencido de que el camino a la democracia fue un proceso mucho más complejo que no se puede resumir con lo que ocurrió el 2 de julio del año 2000, por relevante que haya sido.

No estoy seguro, sin embargo, de que exista una campaña orquestada contra los Fox, pero es evidente que el linchamiento que está sufriendo recuerda momentos nada gloriosos de nuestro pasado.

Lo que sí hay, para cualquiera es evidente, es la malsana costumbre de lapidar a quienes dejaron de ser poderosos.

Pero esta vez hay componentes novedosos, porque el gobierno de Felipe Calderón no está impulsando el ataque contra el foxismo.

Por eso digo que no encuentro algún grupo que esté fabricando la ponzoña, pero esto es algo que no deja de ser preocupante.

Asistimos, me parece, a un reflejo de nuestra cultura autoritaria y de la negación por la verdad.