noviembre 21, 2007

'Es una provocación intolerable' por Paco Calderón

Aseguró que “al igual que Vicente Fox tengo las manos limpias”

No pediré licencia para aclarar nada: Torio

El senador panista aseguró que no pedirá licencia para atender los señalamientos en su contra, por haber firmado supuestamente contratos ilícitos con los hermanos Bribiesca Sahagún cuando era director de Pemex-Refinación


Diario del Istmo
Xalapa, Ver.
Rosalinda Morales
19 de Noviembre del 2007

El senador panista Juan Bueno Torio aseguró que no pedirá licencia para atender los señalamientos en su contra, por haber firmado supuestamente contratos ilícitos con los hermanos Bribiesca Sahagún cuando era director de Pemex-Refinación.

Expresó que no está dispuesto a dejar su encargo como senador de la República “porque yo no firmé ningún contrato, así que no tengo por qué pedir licencia, ni aclarar nada”.

Aseguró que “al igual que Vicente Fox tengo las manos limpias”.

Insistió que él no firmó ningún contrato. “Sigo diciendo que no, no es cierto, es una falsedad, yo no di ningún contrato a los hermanos Bribiesca, por el contrario, siempre en el esquema de Pemex-Refinación, los contratos se hicieron bajo licitación pública, como lo he manifestado siempre”.

Señaló que sin duda “si hay contratos, hay miles de contratos en Pemex-Refinación, es uno de los elementos que siempre he manejado yo, que se hagan investigaciones a fondo en ese respecto. Los funcionarios públicos siempre estamos sujetos al escrutinio público y de la sociedad y en ese sentido yo estoy como todos, sujeto a ese análisis”.

–Hay quienes dicen que debería usted pedir licencia para responder por estos señalamientos.

–No tiene caso, porque en principio de cuentas todos estos asuntos se ventilan en los medios con comentarios irresponsables de muchas personas que no tienen fundamento ni sustento, simplemente decir que hubo contratos, miles de contratos en Pemex-Refinación y estos contratos durante mi administración fueron otorgados como marcan las reglas.

También se le preguntó si no temía que el gobierno de Felipe Calderón lo tomara como “chivo expiatorio”.
“No, de ninguna manera, porque mi administración fue muy transparente apegada a la legalidad y a las reglas de Pemex”.

Consideró que todos estos señalamientos son simplemente con la intención de “lastimar mi imagen”.

LAS MANOS AL FUEGO POR FOX

Asimismo se le pidió la opinión sobre los señalamientos de enriquecimiento ilícito que hay contra el ex presidente de México Vicente Fox Quesada a lo que respondió: “Yo veo que se ha llevado al extremo al presidente Fox, creo que ha sido un presidente que ha hecho cosas muy importantes, no creo en las descalificaciones que se han hecho a su persona, finalmente la historia va a juzgar el buen desempeño del ex presidente”.

Añadió que su personalidad lo llevó a ganar la Presidencia de la República, no la puede ocultar, dijo, pero pese a esa personalidad consideró que no es “una roca en el zapato de Felipe Calderón”, porque todos pueden ver que todo se suscitó a raíz de una publicación que sacó a la luz la opulencia con la que viven los Fox.

Pero él como senador panista dijo que puede afirmar que el ex presidente Vicente Fox es un “hombre honesto”.
–¿Usted mete las manos al fuego por el ex presidente (Vicente Fox?
–Sí, absolutamente.

Mezcal mexicano deja atrás su imagen de bebida para los pobres

Por Lina Yoon

OAXACA, México (Reuters) - El tradicional Mezcal mexicano, antes despreciado como un aguardiente para los pobres con gusanos en la botella, se ha popularizado repentinamente y comienza a ocupar espacios antes cerrados.

La locura por el mezcal no sólo está llegando a los vecindarios más elegantes de Ciudad de México, sino que también está cambiando el estilo de las viejas y sencillas tabernas del sureño estado de Oaxaca, de donde es originario.

La Casa del Mezcal, en la colonial capital de Oaxaca, que lleva el mismo nombre del estado, ha servido el licor de la planta de agave desde 1935, pero hasta hace pocos años sólo recibía a obreros, ancianos y a algunos turistas.

Eso ha cambiado. "Ahora también gente joven, mujeres, nacionales y muchos extranjeros vienen a beber mezcal," dijo Eleuterio Vicente Vázquez, gerente de la cantina desde hace más de 10 años.

A cientos de kilómetros de distancia, en Ciudad de México, la diseñadora de modas Paola Hernández se reúne con amigos en uno de los bares más en boga de la ciudad; pero en lugar de algún coctel, ordena un mezcal.

En comparación con su primo más conocido, el Tequila, el Mezcal es "es nuevo, más sofisticado y artístico," dijo la diseñadora de 25 años.

El Mezcal se elabora con agua y agave tostado en hornos en la tierra. Los aficionados a la bebida dicen que los mejores mezcales tienen un sabor más definido y suave que el Tequila.

Muchas marcas de Mezcal tienen gusanos de agave y hasta escorpiones macerándose en la botella y la bebida es tradicionalmente consumida con "sal de gusano," una mezcla de sal, polvo de chile y gusanos disecados.

Hace algunos años, cinco amigos viajaron a Oaxaca, conocida también por sus mercados de productos indígenas y espectaculares ruinas arqueológicas, y luego de visitar algunas micro destilerías decidieron abrir en Ciudad de México La Botica, un bar especializado en ese licor.

"Nadie lo conocía al principio. Ahora siempre está llena (la cantina)," dijo Emanuel Niño, gerente de La Botica original en La Condesa, uno de los barrios de moda de la vasta ciudad.

Desde entonces, los dueños han abierto otros cinco bares siguiendo el mismo modelo.

AFICIONADOS MAS JOVENES

Cornelio Pérez, quien por casi dos años llevó a cabo catas mensuales de mezcal en bares de Ciudad de México, dijo que el interés en la bebida está creciendo.

"La gente quiere saber (...) hay más interés y está más de moda," dijo Pérez. Al principio sólo personas de más edad estaban interesadas en sus catas, pero ahora asiste más gente joven.

El Mezcal ha comenzado a surgir en medio de una época turbulenta para el Tequila, que es fabricado principalmente en el occidental estado de Jalisco.

El Tequila se popularizó en la década de 1990, pero luego comenzó a escasear el agave necesario para elaborarlo, lo que llevó a los productores a mezclar otros azúcares para hacer Tequila.

"La calidad (de Tequila) bajó; los consumidores empezaron a (buscar) algo diferente y descubrieron el mezcal," dijo Pérez.

Para seguirle el paso a la creciente demanda, desde el 2005 han aparecido 12 nuevas plantas de producción de Mezcal y hay otras en proceso.

El gobierno de Oaxaca ha invertido 1 millón de dólares en promover el Mezcal, mucho más que los 50,000 dólares del 2005.

El Consejo Mexicano Regulador de la Calidad del Mezcal dijo que la producción nacional registrada de mezcal certificado fue de 531,271 litros en los primeros siete meses del año, muy por encima del total de todo el año pasado.

"Esperamos que este crecimiento continúe," dijo Porfirio Chegoya, director de comercio del gobierno de Oaxaca. Además, el crecimiento podría ser mayor si se toma en cuenta que muchos mezcales no están certificados.

Pero a muchos aficionados les preocupa la creciente popularidad de la bebida y el distanciamiento de sus humildes orígenes, cuando las exportaciones también se incrementan.

"La homogeneización, masificación e industrialización que trae el aumento de la demanda y la popularización, pueden llegar a ser un peligro para la cultura del Mezcal," dijo Pérez.

"Esta es una bebida hecha en pequeñas cooperativas. En el momento en que matas esa conexión la tradición muere," añadió.

(Editada en español por Tomas Sarmiento)

Vicente Fox aboga por la apertura de Pemex a la IP

Armando Tejeda (Corresponsal)
La Jornada

Se pronuncia por un “cambio profundo” en la legislación

Madrid, 20 de noviembre. El ex presidente Vicente Fox abogó hoy por hacer un “cambio profundo” en la legislación para abrir a la iniciativa privada, nacional y extranjera, la explotación y comercialización de los recursos petrolíferos de México, debido a que “el gobierno no tiene el dinero para hacer las inversiones”.

Fox participó en la sexta asamblea del Club de Madrid, que tuvo lugar en el Instituto Cervantes, e ingresó como “socio”, lo que le permitirá debatir con otros ex presidentes y jefes de gobierno las necesidades de los países en vías de desarrollo para consolidar la democracia en el mundo.

El Club de Madrid es una organización civil creada en 2001 por el académico español Diego Hidalgo, con el propósito de crear mesas de trabajo para debatir sobre las necesidades de las democracias en construcción, y ya se han incorporado numerosos ex presidentes y jefes de gobierno de varios países del mundo.

Fox y Ernesto Zedillo son los dos representantes mexicanos que tienen la encomienda de aportar su experiencia como gobernantes para contribuir al debate en las sesiones.

En esta ocasión, la asamblea discutió el tema Democratizando la energía: geopolítica y poder, en la cual se reconoció que el petróleo y la energía en general se han convertido en factor vital para desarrollar la política exterior de los países productores. Fox expuso sus puntos de vista en un panel sobre América. A pesar de que fue a puerta cerrada, La Jornada accedió al menos a la primera parte de su ponencia, en la que abogó por reformar la legislación para abrir el sector energético a la iniciativa privada.

Acerca del caso de México, Fox sostuvo que a pesar de ser un país con grandes recursos energéticos, tiene, al mismo tiempo, “alta dependencia de las importaciones”. Explicó que en la actualidad el país requiere de la importación de 40 por ciento de las gasolinas que consume, 50 por ciento de petroquímicos y “está importando muchísimo gas natural”.

Señaló que esta supuesta atrofia estructural reside en que “el gobierno no ha tenido el dinero para hacer las inversiones; en el caso de México es el elemento que hemos señalado que tiene Pemex, de la caída de la producción, (que) en realidad no es una caída en cuanto a extracción”, sino una caída de las reservas generales de manera significativa y los recursos necesarios para volver a tener reservas probadas que ahí están; está probado que existen estos yacimientos que duplican los inventarios con los que México cuenta, el problema es tecnología y recursos suficientes para las perforaciones profundas que no se han podido hacer, así que el asunto de los recursos y la tecnología es fundamental”.

El ex mandatario finalizó su intervención con una clara apuesta por reformar la ley y abrir el sector a los inversionistas extranjeros. Afirmó que inclusive con el barril de petróleo a los precios actuales “el problema es de inversión, por tanto lo que México necesita son cambios profundos de su estructura legislativa para poder combinar inversión privada con pública, de empresas públicas asociadas con empresas privadas, y lograr generar mucho más trabajo del que hoy se tiene”.