febrero 13, 2008

Al nuevo titular de la Segob le gusta ir de antro. No fuma, toma ron y baila salsa. Es el galán del gabinete.

TabascoHoy
Ciudad de México


En medio del debate sobre la nacionalidad real del nuevo secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño y de la probabilidad o no, de que pudiera llegar a ser candidato a la presidencia de la República, la revista Quién publica un reportaje amplio sobre la vida personal, social y familiar de este funcionario.

La revistas Quién se dedica a publicar notas de la alta sociedad y de personajes del espectáculo y fue la misma que publicó las controvertidas fotografías de las fincas que posee el presidente Vicente Fox en San Cristóbal, Guanajuato.

Aquí el texto:

"Juan Camilo Mouriño, de 36 años, es heredero de uno de los consorcios gasolineros más prominentes del sureste del país, estudió en el extranjero y vive en las Lomas de Chapultepec.

"El nuevo secretario de Gobernación antrea en el Love y lleva a sus hijos al colegio. Le gustan los trajes Zegna tanto como el futbol. No fuma, toma ron y baila de concurso.

"Después del presidente Felipe Calderón, Juan Camilo Mouriño Terrazo es el segundo hombre más poderoso de la escena política mexicana. Se sabe que ha construido una meteórica carrera en tan sólo 10 años y ahora está envuelto en polémica su nacionalidad porque el vocero del PRD, Gerardo Fernández Noroña asegura que su madre nunca se nacionalizó mexicana.

"Se rumora que sufrió un secuestro a mediados de los noventa pero muy poco se habla de sus gustos personales.

"Antes de llegar a ocupar la Secretaría de Gobernación, Camilo Mouriño era cliente frecuente del Love –el antro de moda en la ciudad de México–, acudía a restaurantes de comida española, disfrutaba de buenas veladas con sus amigos en La Lune –el cantabar de Polanco– y que cuando la agenda de Felipe Calderón lo permitía, jugaba futbol con él y otros miembros del gabinete en los jardines de Los Pinos.

"Eso sí, los fines de semana estaban reservados para viajar a Campeche, donde se reunía con su esposa María de los Ángeles Escalante Castillo (hija del prominente constructor Eduardo Escalante Escalante), a quien llaman de cariño Mari Gely, y sus tres hijos: María de los Ángeles, Juan Camilo y el pequeño Iván.

"Juan Camilo mantuvo un perfil sumamente bajo en los medios de comunicación mientras ocupó el cargo de jefe de la Oficina de la Presidencia de la República de diciembre de 2006 a enero de 2008. No daba entrevistas a nadie. La mayoría de las personas que iban a los lugares que él frecuentaba no reconocían su rostro. Era un personaje anónimo para casi todos. Pero en las altas esferas del poder político, económico, religioso y periodístico del país ya se comentaba sobre el hombre que le hablaba al oído al presidente Calderón. La importancia de llamarse Juan Camilo era un asunto conocido por las élites.

MOURIÑO EL BAILADOR

"Una de las tantas anécdotas sobre Juan Camilo, de 36 años, cuenta que salió de fiesta un frío jueves de noviembre del año pasado. Eran casi las 12 de la noche cuando, acompañado por otros seis hombres impecablemente trajeados, se bajó de una camioneta blindada en la puerta del Love, antro enclavado en una vieja casona estilo porfiriano de la colonia Roma. En el grupo estaba su contemporáneo Olegario Vázquez Aldir, director general corporativo de Grupo Empresarial Ángeles e hijo de Olegario Vázquez Raña, dueño de los hospitales Ángeles, los hoteles Camino Real, el periódico Excélsior y Grupo Imagen, entre otros importantes negocios.

"Los jóvenes poderosos subieron las escaleras del bar y encontraron su mesa lista: la de la entrada, la misma que suele ocupar cuando va al Love Carlos Slim Domit, El Charal, primogénito del hombre más rico del mundo, según la revista Forbes.

"Mouriño Terrazo pidió ron, como acostumbra. Sus allegados dicen que a veces prefiere Appleton Special y que en ocasiones opta por el Matusalem. La música en inglés de los ochenta, fuerte sin llegar a ser estruendosa, permitió que el grupo de amigos se la pasara platicando de pie frente a la mesa, con sus respectivos vasos en la mano, y de vez en cuando entonando alguna estrofa de las canciones del ayer. Movimiento de cabeza incluido, obvio.

"El hombre al que el Presidente confía las decisiones más importantes también acude a La Lune, un cantabar ubicado en el corazón de Polanco y que se ha ganado todas las simpatías de Juan Camilo; tanto, que en 2007, para celebrar el primer aniversario de las elecciones del 2 de julio, Mouriño y sus colaboradores alquilaron todo el lugar para festejar el triunfo de Felipe Calderón. La lista de invitados incluyó al equipo cercano del Presidente y a quienes contribuyeron durante su campaña.

"Juan Camilo se divirtió como nunca. No cabía de la felicidad. En ésa, como en otras fiestas, se comprobó que el guapo del gabinete tiene muy buen ritmo para bailar y que tanto la salsa como la cumbia son lo suyo. Simplemente no paraba, y misteriosamente jamás se quitó el saco. “Así esté bañado en sudor, Juan Camilo siempre tiene algo que le cubra la cadera o lo suficientemente holgado para que la disimule”, comentó alguien que lo conoce muy bien y que optó por el anonimato. “Es que esa parte de su cuerpo es un poco anchita y no le gusta”.

JUEGA EN LA GRANDE

"Antes de convertirse en el huésped principal de Bucareli, Juan Camilo solía asistir, ya sea por comidas de trabajo o con amigos, a restaurantes de cocina española. Uno de sus favoritos es el Centro Castellano, del hotel Camino Real, en Polanco, donde el que fuera coordinador de campaña de Calderón se reunió el año pasado con Los Felipillos: César Nava, Germán Martínez, Ernesto Cordero y Jordi Herrera, entre otros integrantes del equipo calderonista, para disfrutar de una final de futbol, deporte que desata las pasiones del grupo también conocido como Los Muéganos, porque a todos lados van juntos.

"Uno de los secretos mejor guardados de Los Pinos es que de vez en cuando Felipe Calderón convoca a sus colaboradores cercanos para echarse una cascarita en los jardines de la residencia presidencial. Juan Camilo, César, Ernesto y Germán son algunos de los que procuran no faltar a los partidos dominicales.

"Una anécdota curiosa, que hizo sudar al Estado Mayor Presidencial, ocurrió cuando César Nava quiso, durante un juego, quitarle el balón nada más y nada menos que al Presidente, pero le falló la puntería y terminó pegándole tremenda patada a su jefe, quien tuvo que dejar el partido por lesión.

"Juan Camilo también tiene fama de buen anfitrión. Con cierta frecuencia organizaba cenas en su departamento de las Lomas de Chapultepec. Para ello solía pedir con anticipación el menú de banquetes del restaurante El Lago. Desde su oficina en Los Pinos palomeaba lo que deseaba ofrecer a sus invitados y solicitaba los servicios del chef español Juan Antonio Sánchez Fernández, mejor conocido como Juancho, quien personalmente acudía al domicilio de Mouriño para preparar y supervisar los platillos de la cena.

REENCUENTRO FAMILIAR

"Desde agosto del año pasado comenzaron a circular rumores sobre la posible salida de Francisco Ramírez Acuña de la Secretaría de Gobernación. En el círculo cercano de Calderón ya se hablaba de Juan Camilo como posible sustituto del jaliscience, que destapó a Calderón en mayo de 2004. Fue entonces cuando su esposa Mari Gely decidió dejar su confortable vida en Campeche para mudarse a la ciudad de México. Ella llevaba alrededor de siete años de resistirse a cambiar de domicilio, pues consideraba que el Distrito Federal era demasiado peligroso para sus hijos. Mouriño vivía en la capital del país desde el 2000 porque fue elegido por la vía plurinominal diputado federal por Campeche.

"A mediados del año pasado los tacones comenzaron a sonar en los pisos del departamento de Juan Camilo y las risas de los niños jugando se convirtieron en un sonido constante en la casa. Mari Gely inscribió a sus hijos en colegios dirigidos por Legionarios de Cristo.

"Hasta hace poco, el chico súper poderoso se daba tiempo para dejar de vez en cuando a sus hijos en la escuela. Ella, por su parte, trata en la medida de lo posible de evitar cualquier acercamiento con el mundo de la política, que entiende y respeta, pero en el cual no se siente cómoda. Prefiere mantenerse al margen y contribuir para que en su casa reinen los aires de familia".

No hay comentarios.: