agosto 29, 2008

Provocación

Francisco Garfias
Arsenal
Excélsior

Los obradoristas van a realizar una manifestación en el Zócalo el 15 de septiembre. El legítimo anunciará, en la Plaza de la Constitución, su radical plan de acción para la defensa del petróleo. El senador pejista Ricardo Monreal explica que se escogió esa fecha por una razón. Están convencidos de que en la tercera semana de septiembre irá al pleno del Senado la iniciativa de reforma energética, que previsiblemente aprobarán el PAN y el PRI.

La noche de ese día está programada la ceremonia del Grito en el Zócalo. La plaza va a estar atiborrada de elementos del Estado Mayor Presidencial. Una concentración de opositores radicales al gobierno de Calderón no parece sino una provocación. En 2006, Vicente Fox aceptó dar El Grito en Dolores Hidalgo, Guanajuato, para alejar el peligro de una confrontación. Dudamos que Felipe le deje el campo libre a su acérrimo enemigo quien, junto con Porfirio Muñoz Ledo y Manuel Camacho Solís, promueven abiertamente la caída de su gobierno.

* * *

Al perredista Carlos Navarrete, quien no pudo llegar a la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores, le dieron un premio de consolación. Va a presidir el Instituto de Investigaciones Legislativas, que actualmente tiene la misma importancia que la Comisión de Parques y Jardines. Pero, eso sí, le prometieron que van a reforzar el Instituto para ponerlo a la altura de los otros órganos de gobierno. “Se lo chamaquearon”, nos comentó Monreal.

Navarrete llegó ayer a Xicoténcatl sin el traje de guerrero que amagó con ponerse si el PRI y el PAN se repartían los órganos de gobierno en la Cámara de Senadores. No presentó planilla y hasta participó en la votación para elegir al panista Gustavo Enrique Madero como presidente de la Mesa Directiva. Nada pudo hacer tampoco para evitar que Manlio Fabio Beltrones se quedara en la presidencia de la Junta de Coordinación Política.

El compromiso al que llegó con sus pares coordinadores fue que se revisaría a la baja el porcentaje que la Ley Orgánica exige para ocupar la presidencia de la Junta de Coordinación Política. Actualmente es requisito que la bancada del aspirante tenga, por lo menos, 25% de los escaños. A Navarrete no le alcanzó. Tiene apenas 26 de los 128 senadores. A ver si el año que entra…

* * *

A Santiago Creel también le dieron su premio de consolación. Será uno de los tres panistas que van a integrar la Junta de Coordinación Política. Los otros dos son el coordinador Madero y el poblano Humberto Aguilar Coronado. A este último ya le volvió la sonrisa. Le restituyeron, por lo menos momentáneamente, el lugar que tenía al lado del coordinador de la bancada. Se lo quitaron durante las sesiones de la Comisión Permanente para que allí se sentara el diputado Héctor Larios.

* * *

La gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega, está convencida de que los doce cuerpos decapitados que se encontraron ayer en Mérida no pertenecen a personas que vivían en esa entidad. “Los vinieron a tirar aquí, para aterrorizarnos”, dijo a este espacio. La joven mandataria está muy preocupada por la violencia que empieza a aparecer en ese estado, pero se declara decidida a evitar que, uno de los más seguros en la República, se convierta en terreno de vendettas de narcos.

“No voy a dar un paso atrás, no nos van a amedrentar. Yo vivo aquí, mi familia vive aquí, ya saben que no nos interesa el dinero, y que no vamos a permitir que perturben la seguridad de los yucatecos…”, subrayó. Dijo también que el secretario de Seguridad Publica local, Luis Felipe Saidén Ojeda, recibió recientemente amenazas de muerte.

No hay precedente en esa entidad de una masacre parecida. El prestigiado Diario de Yucatán lo definía ayer, en su pagina electrónica, como “el episodio más cruento en la historia policiaca del estado…”

* * *

El ambiente que rodeó la pasada Asamblea Nacional del PRI, en Aguascalientes, no fue tan terso como pareció. La madrugada del sábado, a unas horas de que se inaugurara el evento, el gobernador de Sonora, Eduardo Bours, amenazaba con desfederalizar al PRI estatal. No estaba de acuerdo con las facultades que se arrogó la presidenta del PRI, Beatriz Paredes, de desconocer a los comités estatales rebeldes. “Se quería despachar con la cuchara grande. Manejar al PRI en su tierra como si fuera de su propiedad”, nos dijo un senador. Otras dos entidades, entre ellas San Luis Potosí, amagaron con lo mismo.

El legislador destacó también que la delegación del PRI en el Estado de México —léase Enrique Peña Nieto— estaba en desacuerdo en transformar al PRI en un partido socialdemócrata. A Beatriz, sin embargo, todo le salió a pedir de boca. La de Aguascalientes fue la Asamblea más ordenada de la que se tenga memoria.

No hay comentarios.: