septiembre 20, 2008

Ciudad Gótica a la mexicana

José Contreras
La Crónica de Hoy

Todas las corporaciones policiacas, incluidos los cuerpos de élite que tienen la función de resguardar la integridad física de los gobernantes, están infiltradas por la delincuencia organizada.

La mafia sólo da dos opciones a los policías: se venden y se ponen al servicio de los delincuentes o se exponen a ser ejecutados.

El crimen organizado actúa con extrema violencia. Realiza ejecuciones ejemplares y utiliza los medios electrónicos para difundir, mediante videos, su capacidad para torturar antes de matar.

La infiltración de las policías ha sido clave para que la delincuencia organizada tenga el control de la situación. Los capos son dueños del territorio y se dan el lujo de cometer actos terroristas con explosivos para amedrentar a las autoridades y a la población. Con todo eso tienen en jaque a la autoridad.

Aunque lo parezca, no estamos hablando de la situación por la que atraviesa el país en estos momentos, sino de lo que ocurre en la película Batman, El caballero de la noche, que aún se encuentra en cartelera.

Es una breve y mala sinopsis de la cinta de Christopher Nolan, pero bien podría aplicarse en términos generales al grave problema de violencia y de inseguridad que vive México.

Las organizaciones criminales que controlan Ciudad Gótica contrataron a un psicópata sanguinario y sin escrúpulos para que elimine a su principal amenaza.

La estrategia de El Guasón para cumplir con su labor es la contratación de un ejército de sicarios que están por toda la ciudad y la compra de voluntades de los servidores públicos.

La infiltración es tal que el fiscal, Harvey Dent, es secuestrado por sus propios hombres de confianza. Y el comisionado Gordon (el jefe de la policía) se ve obligado a desaparecer y a fingirse muerto para no ser ubicado por los hombres de El Guasón.

Es una historia de ficción pero bien podría ser una metáfora de lo que ocurre en nuestro país.

Todas las corporaciones policiacas federales, estatales y municipales están infiltradas por la delincuencia organizada.

No lo dice quien esto escribe. Lo reconocieron el pasado 11 de septiembre el secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, y el de Gobernación, Juan Camilo Mouriño.

Antes, el 25 de agosto, el gobernador de Tabasco, Andrés Granier, había declarado que el narcotráfico logró reclutar a unos 200 policías federales y estatales de 10 municipios de la entidad.

Pero, más allá de las declaraciones, la infiltración del crimen organizado en los altos mandos de las corporaciones policiacas es un hecho verificable.

La subinspectora de la Policía Federal Preventiva, Lorena González, es integrante de la banda de La Flor y está detenida como presunta responsable del secuestro y asesinato del menor Fernando Martí.

El pasado 5 de septiembre, el Ejército y fuerzas federales detuvieron a los titulares de las policías preventivas del estado de Tabasco y del municipio de Cárdenas, por su presunto involucramiento en actividades del narcotráfico.

Como en la película del caballero de la noche, el crimen organizado ha lanzado un desafío a las autoridades; las tiene a prueba y las ha obligado a cambiar las prioridades.

En la película, las autoridades quedan rebasadas y es un ciudadano indignado por que de niño presenció la ejecución de sus padres, quien toma la justicia en sus manos y se enfrenta con éxito al Guasón.

El México real está lleno de Guasones que contratan sicarios capaces de decapitar a 12 de un jalón en Yucatán, acribillar a 14 en Chihuahua o rematar con el tiro de gracia a 24 en una sola acción, en el Estado de México.

Nuestros Guasones ya empezaron a perpetrar actos terroristas con la explosión de dos granadas en Morelia, al igual que el Guasón de la película hizo explotar todos los hospitales para provocar terror entre la población.

En el México real también han surgido “hombres murciélago” que han tomado la justicia en sus manos y con ello han superado a la policía, como Eduardo Gallo, quien atrapó a varios de los secuestradores y asesinos de su hija Paola.

O Isabel Miranda, quien con sus recursos ubicó y logró la detención de varios de los secuestradores de su hijo Hugo Alberto Wallace.

Desde luego que el surgimiento de otros Batman no es precisamente lo que el país necesita para combatir a los Guasones.
Lo deseable es que exista voluntad de las autoridades de los tres niveles de gobierno y de los tres poderes de la Unión para combatir a la delincuencia, sin demagogia, sin tanto discurso, sin operativos de relumbrón.

Hay recursos materiales, hay herramientas legales, lo que falta es voluntad de quienes tienen en sus manos esos recursos para llevar a cabo acciones más eficaces y menos efectistas.

Urge que lo hagan, porque al paso que vamos la realidad está dejando muy atrás a la ficción.

OFF THE RECORD

Damnificado por el “decretazo” publicado el 15 de septiembre en el Diario Oficial de la Federación, el senador Manlio Fabio Beltrones ya prepara una nueva iniciativa de reformas a Ley Federal de Radio y Televisión para establecer el refrendo automático de las concesiones. Manlio Fabio siente que el Ejecutivo le plagió su iniciativa que proponía facilitar el que los concesionarios de AM transiten a FM y ahora, dice, espera que no le haga lo mismo con el tema de los refrendos.

No hay comentarios.: