enero 24, 2008

Castañeda: ‘A Calderón le falta energía’

El ex canciller mexicano dice que el Presidente llega tarde a EU

Eileen Truax
eileen.truax@laopinion.com
La Opinión Digital, Los Ángeles, CA
24 de enero de 2008

A tres semanas de que el presidente de México, Felipe Calderón, realice su primera visita de Estado a Estados Unidos, Jorge Castañeda, canciller mexicano durante el gobierno de Vicente Fox, considera que el presidente realiza esta visita de manera tardía.

"Es muy extraño que un presidente de México, con la relación que hay entre los dos países, con la cantidad de mexicanos que hay en este país y sobre todo con la terrible situación que están viviendo las comunidades de seis, siete meses para acá, se haya tardado un año tres meses de su mandato para venir a Estados Unidos", señaló.

Durante una visita a La Opinión, el también académico, quien recientemente publicó dos libros sobre el sexenio Fox y sobre el fenómeno migratorio, consideró que aunque Calderón ha hecho bien en reprobar las posturas antiintmigrantes de algunos precandidatos a la presidencia de EU por el Partido Republicano, esto no ha sido suficiente.

"Lo que a mí no me gusta [de Calderón] es su doble discurso priísta tradicional de que desde México gritos y sombrerazos, y se envuelve en la bandera, pero aquí es donde se tiene que dar la pelea y no había dicho nada, no había venido. Ya cambió y qué bueno", dijo Castañeda refiriéndose a la próxima visita de Calderón, programada para la tercera semana de febrero, "pero tiene que ser muy claro".

Según el académico, el hecho de que el debate sobre la reforma migratoria en el Congreso estadounidense esté detenido "hasta mediados o finales de 2009 en el mejor de los casos, y que no se puede cabildear algo que no existe", es una cosa; "pero otra muy distinta es que el gobierno federal de Estados Unidos esté atacando, oprimiendo, hostigando a las comunidades como no se había visto desde la operación wetback a principios de los 50. Eso no tiene nada que ver con la reforma o con el proceso interno; tiene que ver con un acto hostil e inamistoso a México, y el presidente de México tiene que ser muy claro con el presidente de Estados Unidos: esto es un acto hostil".

Sin embargo, Castañeda considera que el sentimiento antiinmigrante no es una característica generalizada en la población estadounidense y se mostró optimista con respecto al debate migratorio en un futuro cercano.

"Tenemos varios elementos: los dos ‘locos’ no fueron a ningún lado, ni [Tom] Tancredo ni [Samuel] Huntington tuvieron ni impacto, ni arrastre: cero. Por otro lado, el candidato de arrastre [en el Partido Republicano], no necesariamente el ganador, pero el puntero, es McCain, que ha tenido posiciones sobre migración de avanzada. Tercero, los dos demócratas [Hillary Clinton y Barack Obama], que suponemos que será uno de ellos quien gane, también han tenido opiniones muy sensatas. Entonces esta opinión pública generalizada en Estados Unidos, antiinmigrante, pues yo no la veo. No se está reflejando en las primarias, no se está reflejando en el voto real de la gente, cosa que me parece muy positiva".

Con respecto al futuro de la migración de México hacia Estados Unidos, Castañeda consideró indispensable la aprobación de un programa de trabajadores temporales para que se pueda concretar cualquier tipo de reforma migratoria que dé un camino a la ciudadanía para los 12 millones de inmigrantes indocumentados, y aseguró que sin esta condición será imposible resolver el problema.