febrero 12, 2008

Millones estamos con BIMBO

Fernando Sánchez Argomedo
yoinfluyo.com


¿Quién que nos lee no ha tenido alguna experiencia cercana con aquel Osito blanco que lleva en la cabeza un gorrito de panadero con una B en rojo y bien clara?

¿Quién no recuerda haber saboreado un delicioso pastelillo de chocolate con relleno cremoso y algo de fresa? ¿Quién no se ha preparado un delicioso “sándwich” o recuerda el cariño de mamá que nos preparaba nuestro “lunch” con dos piezas de pan de caja ahora llamado pan BIMBO?

¿Qué niño no ha tenido hoy la ilusión de llegar a casa o a la hora del recreo a comer un delicioso panecillo o galleta dulce?

Grupo BIMBO hoy es considerada una de las panificadoras más grandes del mundo, si no es que la más grande. Fue fundada en México en el año de 1945. Tiene una presencia en 18 países de América, Europa y Asia (México, Estados Unidos de América, Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Panamá, Chile, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Perú, Venezuela, Uruguay, Paraguay, la República Checa y China).

Grupo BIMBO cuenta hoy con 91 mil colaboradores, es decir, 91 mil personas de forma directa, otras cientos de miles más, que se han visto beneficiadas con una oportunidad de empleo.

¿DÓNDE ESTÁ LA MAGIA?

Muchos podrán pensar que Grupo BIMBO, al ser un consorcio tan grande, ha crecido gracias a una filosofía capitalista, utilitarista, y justamente ahí esta la diferencia. En su filosofía dice así de claro “en el centro de todos (los valores), como principio fundamental, está la Persona, origen y fin de nuestra acción”.

Hace varios años tuve la oportunidad de entrar por primera vez a las oficina corporativas de Grupo BIMBO para visitar a Don Lorenzo Servitje. Una de las cosas que pensé en aquella ocasión fue que me encontraría con una gran oficina y con gran lujo. Cuál fue mi sorpresa al entrar y ver una oficina de tamaño mediano, muy agradable pero totalmente sobria y sin lujos.

Grupo BIMBO, como toda gran empresa, esta formado por personas, y son estas las que le dan el espíritu. He tenido también la oportunidad de visitar sus plantas, me he encontrado con un orden y una limpieza verdaderamente ejemplares. No sólo eso, la actitud de los obreros es de trabajo, compañerismo y equipo.

Recuerdo la anécdota de la pregunta sobre qué hacían tres albañiles que levantaban una pared: el primero contesto: “aquí, poniendo ladrillos”; el segundo dijo: “estoy construyendo una pared”; y el tercero contestó: “estoy construyendo una catedral”. Los empleados de BIMBO construyen catedrales.

La magia de Grupo BIMBO está en la forma en que hacen empresa, que es muy diferente a tantos consorcios y Grupos que tienen como único y a veces exclusivo objetivo, la utilidad. Yo podría asegurar que Grupo BIMBO es una empresa Social, no por el sólo hecho de que son Empresas Socialmente Responsables, sino por el mismo concepto que se tiene desde adentro.

Don Lorenzo comentó en una conferencia que las empresas se deben a las personas en tres ámbitos: hacia adentro de la empresa con sus colaboradores, ofreciendo trabajo y una meta común; hacia fuera, ofreciendo a los clientes los mejores productos con verdadero aprecio y cariño; y hacia su entorno, procurando mejorar las condiciones sociales de personas que lo necesitan.

LOS VALORES QUE SE VIVEN EN GRUPO BIMBO

Estoy convencido de que Grupo BIMBO vive los principios que pregona, y se puede constatar en cualquiera de las plantas de todo el mundo.

En su página Web podemos encontrar lo siguientes valores:

Persona
"Ver siempre al otro como persona, nunca como un instrumento".
Don Lorenzo Servitje

Pasión
"Vemos nuestro trabajo como una misión, una pasión, una aventura. El compartir esto en un ambiente de participación y confianza es lo que constituye el alma de la empresa".
Don Lorenzo Servitje

Rentabilidad
"Es el resultado visible de todas nuestras ideas, esfuerzos e ilusiones. Es el oxígeno que permite a nuestra empresa seguir viviendo".
Daniel Servitje

Efectividad
"Lograr que las cosas sucedan: Resultados. Servir bien es nuestra razón de ser".
Don Roberto Servitje

Trabajo en equipo
"Ágiles, activos, entusiastas, con los tenis puestos. Compartir, aprender de todos".
Daniel Servitje

Confianza
"Base sobre la que se construye todo. Contar con el otro para la tarea común".
Daniel Servitje

Calidad
"Nuestra empresa debe ser creadora, eficiente, productiva y con un altísimo ideal de Calidad y Servicio".
Don Roberto Servitje


UN APOYO PARA ESTA GRAN EMPRESA GLOBAL MEXICANA

Tal vez Grupo BIMBO no necesita ningún apoyo; sin embargo, no podemos quedarnos callados cuando personas sin escrúpulos dañan con sus mentiras a un patrimonio de nuestra nación.

Suena exagerado decir patrimonio, pero lo es. El que un grupo de mexicanos formado no sólo por quienes dirigen la empresa, sino también por quienes colaboran en ella –porque BIMBO no sólo es de sus fundadores sino también de quienes colaboran, ya que la justa distribución de sus utilidades derrama a todos los niveles de forma equitativa–, haya logrado ser una de las más importantes empresas panificadoras del mundo, es un gran orgullo que nos debe hacer pensar que los mexicanos sí podemos.

Y los que trabajan para este Grupo en cualquier parte del mundo, lo deben ratificar y se deben sentir orgullosos de trabajar en una empresa social que ha beneficiado a millones de personas.

Por esto, frente a los descalificativos que ha recibido su Presidente Honorario Don Lorenzo Servitje –hombre cabal, de palabra, muy claro y muy, muy humano, y de alguna forma, el Grupo BIMBO–, no tenemos más que apoyarlos, agradecerles su espíritu empresarial y ejemplo social.

Qué bueno que existan empresarios que conocen a las personas, que conocen los problemas de los más necesitados, y que no sólo se han quedado en palabras, han hecho mucho por la educación, la ecología, por crear una verdadera conciencia social.

Por lo mismo, podemos sostener… millones estamos con BIMBO y con su Presidente Honorario, Don Lorenzo Servitje.

¿Por qué los excita tanto Mouriño?

Ciro Gómez Leyva
gomezleyva@milenio.com
La historia breve
Milenio

Desde hace una década, cuando Vicente Fox anunció que buscaría la Presidencia de la República y se convirtió casi al instante en figura nacional, el PAN y la llamada derecha no habían producido un personaje que provocara las emociones que está despertando Juan Camilo Mouriño.

Pero a diferencia del Fox 1997-1999, el secretario de Gobernación es hoy más el mito de un personaje en construcción que un personaje en sí, con vida propia. Sin embargo, el lopezobradorismo lo persigue ya como Herodes a los niños. Véase la polvareda que tratan de levantar con el asunto de su presunta doble nacionalidad. Me quedo con la impresión de que tanto vigor para dañarlo tiene que ver más con el futuro de Mouriño que con el presente de Felipe Calderón.

Del otro lado, la prensa del corazón parece haber encontrado a un modelo más atractivo que, digamos, Enrique Peña Nieto. A diferencia del mexiquense, moldeado con las arenas de Atlacomulco y horneado en la burocracia de Toluca, Mouriño surge como un joven de ensueño que exhibe su traje Zegna sin ostentación, como si lo hubiera traído puesto desde el cunero. Como un tipo que, diría Manuel Vázquez Montalbán, lo tiene todo pagado, sea cual sea su esperanza de vida, así en la tierra como en el cielo.

Lo realmente notable hasta ahora del fenómeno Mouriño es que él casi no ha colaborado: no da muchas entrevistas, no hace declaraciones estridentes, no anda de peleonero ni de bufón, no abre las puertas de su casa. No es Marta Sahagún. Es un parco jefe de la Oficina de la Presidencia que en sus primeros días en Bucareli pareciera tener como pauta la cautela del profesor Enrique Olivares Santana.

Y miren cómo los está excitando.

Harvard por Paco Calderón