abril 25, 2008

Dos mundos: el hombre sin palabra; los hombres leales

Jorge Fernández Menéndez
Razones
exonline.com

La mentira, las dobles intenciones, la incapacidad de decir la verdad y asumirla de frente es lo que tuerce las vidas, los objetivos, lo que convierte a un hombre o, en este caso, a un político, ya ni siquiera en un mentiroso, sino en un simulador, como dirían nuestros Usigli y Paz, un simulador que se viste y asume la mentira como su propia piel. López Obrador es uno de esos hombres: se trata simplemente de alguien que cree que la política se basa en el engaño, en sorprender rompiendo la palabra, en decir algo en público para rechazarlo terminantemente en privado, un hombre que exige incondicionalidad en lugar de lealtad.

La grabación que se difundió el miércoles de López Obrador regañando a los legisladores perredistas, sobre todo a Carlos Navarrete, calificando de “vacilada” el debate, exigiéndoles que le consulten sus decisiones porque el tema no es el debate sino “ganar tiempo”, diciendo que tomaron la tribuna no por el debate sino para ganar tiempo para su causa, descalificando a Navarrete por querer negociar o dialogar, es el verdadero López Obrador. El que engaña y no acepta más opinión que la suya. Ya lo había dicho antes, pero no existía, como ahora, una grabación que lo atestiguara: la primera vez que los legisladores le llevaron la propuesta de un debate, los envió, junto con las instituciones, al diablo: no importa el debate, dijo entonces, lo que importa “es lo que viene después”.

Para aumentar el ridículo, para aquilatar la mentira, públicamente, en una entrevista anterior a la divulgación de esa conversación, López había declarado que impulsaba el debate y que iría a él. Y al mismo tiempo, un político que alguna vez fue serio, Raymundo Cárdenas, el que encabezó la toma de la tribuna de la Cámara de Diputados (¿qué hace Amalia García con esos colaboradores?), hablaba de pasar de la etapa de la “resistencia civil” a la de la “desobediencia civil”. La mentira, el doble lenguaje, no construyen hombres, sino caricaturas de los mismos: es la esencia de la que se hacen los autoritarismos, la cultura fascistoide.

* * *

De mi padre he aprendido muchas cosas: la convicción de que defender las ideas es una forma de refrendarse a sí mismo; que la tolerancia hacia los demás, excepto para los intolerantes, es tan imprescindible como la decisión de asumir, de decir, escribir, lo que realmente se piensa y en lo que se cree; que el valor del trabajo es la única moneda de cambio para refrendar la integridad; que tener un corazón abierto a todos y alejado de los rencores permite no contaminarse internamente con los odios, venganzas y fanatismos que nos rodean cotidianamente, sobre todo cuando se es honesto con uno mismo y con la gente; que la moral no es un árbol que da moras, pero que tampoco tiene nada que ver con prejuicios anacrónicos; que los libros y la educación son la base del verdadero crecimiento, pero que leer todos los días los periódicos es tan importante como conocer a los mejores autores; que la lectura, la información y la educación por sí solas no alcanzan, se debe tener una opinión propia y se trata de confrontarla en la calle, con la gente, con los cercanos y los lejanos, de escuchar, comprender y además opinar, a veces a favor de la corriente, pero sobre todo cuando se debe estar a contracorriente.

Aprendí que la vida, el mundo, la dignidad personal, la educación, la lealtad a los demás (que es distinta de la fidelidad), se pueden construir desde adentro y que esa construcción no pasa por el dinero sino por el espíritu. Y que éste, a su vez, se construye recreándose todos y cada uno de los días. Descubriendo el mundo, la gente, el cariño, también la injusticia en cada cosa pequeña o grande. Que siempre, aun en los peores momentos, sólo se puede mirar hacia atrás para aprender, crecer, ser mejores, seguir avanzando, ponerse siempre, pequeñas o grandes, importantes o superficiales, nuevas metas. A veces con errores, en ocasiones acertando, pero jamás siendo espectadores de una vida que nos trasciende, sin perder la capacidad de indignación. Mi padre, Emilio, acaba de cumplir 90 años y a lo largo de su vida hizo de todo, fue militante político, obrero, lector empedernido, amante del deporte, un perseguido por sus ideas que no guardó rencores y tampoco olvidó, hizo todo excepto aquello que su conciencia repudiaba. Mañana lo festejaremos con el corazón en la mano. Le debemos casi todo.

Mi suegro, César, es un poco más joven, “apenas” acaba de cumplir 82. Nació a diez mil kilómetros de distancia de mi padre, vivió cosas diferentes, creció en contextos distintos, pero en realidad creen en lo mismo. La lealtad con los suyos y con los demás es quizá lo que más los une. El esfuerzo para crecer por uno mismo es un camino que, desde dos extremos de un continente, y sin conocerse durante años, recorrieron juntos, y del que traté de aprender.

Cuando se habla de la cultura del esfuerzo se nos olvida que el mismo, solo, no es suficiente: falta saber hacia dónde canalizarlo, ganarse el reconocimiento y el cariño. Elegir a los enemigos. La fortuna, el destino, siempre tiene mucho que ver con nuestra vida. Como muchos, he tenido suerte, y he intentado trabajar todo lo posible para que el destino marche en la dirección más cercana posible a nuestros deseos, aunque a veces nos juegue malas pasadas. Dentro de esa ronda de la fortuna, uno de los regalos que he recibido es tener prácticamente dos padres: cuando la distancia y la geografía me alejaban de uno, la vida me acercaba al otro. Ambos son imprescindibles, a los dos los festejaremos. Pero son también la mejor demostración de que los hombres se construyen a sí mismos y de esa manera nos construyen a los demás. A los dos, simplemente gracias por lo que nos han dado y por seguir haciéndonos creer en la gente de la verdadera cultura del esfuerzo. En los que no tienen ni doble cara ni faltan a su palabra.

Perversos, no ridículos

Pablo Hiriart
Vida nacional
exonline.com

¿No que no era golpista?

¿No que en esta columna se exageraba al decir que a López Obrador no le importaba Pemex ni el debate, sino desestabilizar?

Con sus propias palabras, López Obrador admite que no cree en la vía parlamentaria, es decir, en la democracia.

Así es que pase lo que pase en las siguientes horas en las cámaras legislativas, desalojen o no las tribunas, la “resistencia civil” va a continuar.

El objetivo, lo hemos dicho hasta el cansancio, no es defender el petróleo, sino derrocar a Felipe Calderón.

Anteayer se conoció una grabación que registra el diálogo entre el coordinador de los senadores perredistas, Carlos Navarrete, y Andrés Manuel López Obrador.

Ahí se confirma que para este último el debate sobre la reforma energética “es una vacilada”.

Navarrete, entre sumiso e ingenuo, le dice a López Obrador que “yo sí creo en la vía parlamentaria”.

López Obrador, en cambio, le advierte que “no se confunda: si ellos se aflojaron, fue por la toma de la tribuna y por el movimiento, no por la negociación”.

Con la toma de las tribunas, le dice AMLO a Navarrete, “lo importante es que ganamos en tiempo, pero lo ganamos no por la negociación: lo ganamos porque tomamos la tribuna”.

Y le recalca: “Con el movimiento en la calle y con la fuerza de la opinión pública, vamos por buen camino”.

Van por buen camino, ¿hacia dónde?

¿Hacia hacer más eficiente a Petróleos Mexicanos?

Claro que no. En el diálogo ni siquiera se menciona la palabra petróleo.

Van por buen camino en su intento por derrocar al gobierno.

Quizá no lo logren. Subrayo el quizá. Pero el daño que le hacen al gobierno y al país es mayúsculo.

Eso es lo que está en juego. La estabilidad de México y la supervivencia de las reglas democráticas.

Ya es hora de que el gobierno, el PAN y los medios de comunicación se tomen en serio el asunto.

En el gobierno minimizaron la capacidad desestabilizadora de Andrés Manuel López Obrador.

Se sintieron muy confiados por la aceptación presidencial en las encuestas y la caída en la imagen de López Obrador.

¿Y eso qué?

Ya les ponchó al secretario de Gobernación y les tumbó la reforma energética.

Ganó tiempo. “Aflojó” al gobierno y al PAN. Y con los meses por delante, más su eficaz aparato de manipulación e intimidación informativas, va a dividir al PRI en esa materia.

Va a haber una minirreforma que de todas maneras sus seguidores van a impugnar, tomarán otra vez la tribuna y saldrán a las calles a provocar.

La “resistencia civil” va a seguir con cualquier pretexto, porque lo que López Obrador tiene en su mano es la agenda de la caída del gobierno.

Su estrategia es paralizar a los órganos del Estado. Que Calderón esté maniatado. Que no funcionen los poderes.

La única forma que ha encontrado el Legislativo para funcionar es someterse a López Obrador.

Someterse a sus métodos, porque negociaron con el recinto legislativo tomado en ambas cámaras, y perseguidos como delincuentes en las calles por mujeres que el FAP echó por delante.

Someterse a sus tiempos, porque no habrá período extraordinario de sesiones para votar la reforma energética.

Someterse a la temática y al calendario de debates que él fije, porque sólo así los legisladores del PRD devolverán las tribunas que tienen secuestradas.

Lo que viene, lamentablemente, tiene poco que ver con Pemex.

Los debates estarán acompañados de manifestaciones, brigadas intimidatorias y acoso a los que estén a favor de la reforma.

Van a usar estos meses de “debate” para polarizar a escala nacional.

Es decir, lo que han conseguido gracias a la presión y al chantaje, era indispensable en su estrategia para desestabilizar al país.

Y se lo dieron.

No tiene nada de ridícula la postura de López Obrador, pero sí tiene mucho de perversa.

"¡Para la broma, para la vacilada!" por Paco Calderón

Insubordinación al legítimo

Francisco Garfias
Arsenal
exonline.com

El rompimiento entre Los Chuchos y Andrés Manuel López Obrador es cosa de tiempo. Las señales aparecen por todos lados. Un grupo de senadores afines a Nueva Izquierda, encabezados por René Arce, Carlos Sotelo y Minerva Hernández, ordenaron ya suspender el descuento de sus dietas (diez mil pesos) que mes con mes les hacen a cada uno de los legisladores del PRD, como contribución obligada al gobierno legítimo.

En San Lázaro hay 127 diputados que se ponen con un total de un millón 270 mil pesos mensuales, mientras que en Xicoténcatl hay 26 senadores que aportan 260 mil pesos en el mismo lapso, para gasto corriente del gabinete legítimo.

La “insubordinación” al Peje también se manifiesta en la Cámara de Diputados, aunque en forma diferente. Moisés Félix Dagdug Lutzow y Victorio Montalvo Rojas no sólo pasaron lista en la sesión plenaria que se realizó ayer en el auditorio del Edificio E de San Lázaro, sede alterna, sino votaron a favor de las reformas al Estatuto de Gobierno del DF, que rechazan los obradoristas.

Montalvo nos dijo que su presencia en la sesión era para mostrar su desacuerdo con acciones como la ocupación de la tribuna en el Palacio Legislativo, desde hace 16 días. “Ha faltado autocrítica en la forma de conducción política de un movimiento que encabeza Andrés Manuel López Obrador. Me parece una estrategia errática confrontar en esa forma a un Poder como es el Legislativo. No es sano para el país”, subrayó el diputado de Nueva Izquierda.

Sin la presencia de los dos perredistas, más Ruth Zavaleta, difícilmente se hubiera alcanzado el quórum necesario para sesionar. El pase inicial de lista en San Lázaro arrojó una presencia de 252 diputados. Apenitas.

Ya está muy cerca la desocupación de las tribunas en ambas cámaras. El acuerdo sobre el formato y el calendario del debate nacional sobre la reforma energética está listo para su firma, este viernes, en la Junta de Coordinación Política. Se incorporan dos temas a los 14 incluidos en el acuerdo original: corrupción y renta petrolera. El Frente Amplio Progresista, hay que decirlo, logró sus objetivos originales: evitar el fast track en la reforma energética y realizar un debate nacional sobre Pemex.

* * *

Marcelo Ebrard confirmó su asistencia a la reunión extraordinaria que celebrará este viernes, en Metepec, Estado de México, la menguada Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago). De las once de la mañana a la una de la tarde, los mandatarios discutirán precisamente las formas de relanzar a la Conago, un espacio institucional de vinculación, consulta, deliberación, diálogo y concertación, que fue creado para lograr la redistribución de las potestades que corresponden a los órdenes de gobierno federal y estatal.

El encuentro tiene un atractivo extra. El invitado estelar será nada menos que el ex chico superpoderoso, Juan Camilo Mouriño. El titular de Gobernación está citado en Metepec a las 13 horas, una vez concluidas las deliberaciones sobre el relanzamiento de la Conago.

La presencia de Ebrard, si no se raja o se va antes de que llegue el secretario de Gobernación, constituiría una señal inequívoca de independencia del jefe de Gobierno del DF frente a las presiones del inquilino más conocido de la calle San Luis Potosí, en la colonia Roma.

Al cónclave, que va a celebrarse en las instalaciones de la Sedagro de Metepec, asistirán 28 gobernadores. Los únicos que no confirmaron fueron los panistas Luis Armando Reynoso, Aguascalientes; Francisco Garrido Patrón, Querétaro; y los perredistas Narciso Agúndez Montaño, Baja California Sur, y Juan Sabines, Chiapas.

* * *

Los asambleístas y el Gobierno del DF tienen cita este viernes en la Suprema Corte de Justicia. Van a defender la ley que permite el aborto en la capital de la República. Cinco de los seis coordinadores parlamentarios en la ALDF —todos menos el panista Manuel Labastida— acudirán con los ministros. Van muy bien preparados. Los asesoraron juristas como Jorge Carpizo, Eduardo Andrade y Lorenzo Córdova.

* * *

“No, gracias…” Esa fue la respuesta de Miguel Ángel Jiménez, el removido coordinador parlamentario de Nueva Alianza en la Cámara de Diputados, a Emilio Gamboa, jefe de la bancada del PRI, quien lo invitó a sumarse a su grupo parlamentario, luego de que la maestra Elba Esther Gordillo, la dueña de ese partido, decidiera relevarlo del cargo.

El legislador subrayó que ni se va de la fracción ni mucho menos deja el elbista Partido Nueva Alianza. “Cuauhtémoc Cárdenas, presidente fundador del PRD, no dejó las filas de su partido ni en las peores putizas. Yo soy presidente fundador de Nueva Alianza. ¿Por qué me voy a ir?”, preguntó Jiménez.

http://panchogarfias.blogspot.com

Ingenuidad y democracia

Héctor Aguilar Camín
Día con día
Milenio
acamin@milenio.com

Un querido amigo, cuya opinión respeto más que la mía, me dice que en las actuales condiciones, pedir que el Congreso ejerza su mayoría es una ingenuidad. Puede ser, respondo, pero es una ingenuidad democrática.

Los medios de la democracia son pobres ante las estrategias de facto (“desestabilización”, “insurrección”, “golpe de estado”, todas palabras excesivas para describir lo que sucede en México). Pero son los únicos medios que tienen los demócratas.

Son armas débiles en el corto plazo, pero hablan por lo que el país quiere y debe ser: son el futuro. A la minoría que obstruye el Congreso debe vencérsele con el ejercicio de las reglas democráticas.

Que las mayorías del Congreso no estén dispuestas, por ejemplo, a pedir la fuerza pública para ordenar su casa, es una debilidad democrática de la mayoría: falta de fe en el poder político de la ley, más allá de sus costos inmediatos.

A las mayorías del Congreso no les falta valor, les falta convicción democrática. Son parte del mundo que impone la minoría, el mundo de la política dispuesto a negociar por fuera de las reglas de la democracia, porque “la política es así”, como la aprendimos todos en la era del PRI.

Efectivamente, buena parte de la política es todavía "así", como la dejó el PRI. Y corregida y mejorada en algunas zonas, la sindical por ejemplo. Pero es la política de la que queremos salir todos, incluso el PRI.

¿Cómo? Mediante el ejercicio de los ingenuos medios democráticos. Por ejemplo: que la mayoría del Congreso legisle con su mayoría, ordene su casa, gane el pleito de la opinión pública..

Eso no arregla nada, se dice, porque a la minoría obstruyente la tienen sin cuidado las elecciones y los medios. Bien, pero a los demócratas, no. Los demócratas saben, o deberían saber, que las elecciones llegarán y ahí los votantes ajustarán cuentas con todos, minorías y mayorías.

No hay que engañarse: la fuerza que la minoría exhibe hoy es la que le han dado los electores, no la que les da la calle.

La minoría obstruyente no tiene una fuerza por fuera de lo que ha ganado en la democracia, y que ahora usa contra ella. Su fuerza está en las redes de poder, las clientelas y presupuestos de partidos y gobiernos democráticamente elegidos.

Sin la democracia que la ha encumbrado, esa minoría sería muy poco, porque no es sino la beneficiaria del juego democrático cuya legitimidad objeta y cuyo funcionamiento quiere obstruir.

Seamos ingenuos. Actuemos democráticamente.

Canallada contra Muñoz Leos

Carlos Marín
Asalto a la razón
cmarin@milenio.com

La insania del caso que el ex secretario de la Función Pública y actual dirigente nacional del PAN, Germán Martínez, montó contra el ex director de Petróleos Mexicanos Raúl Muñoz Leos, por el crédito de mil 724 millones de pesos al sindicato de Carlos Romero Deschamps, dio ayer un ominoso brinco al siniestro ámbito del Ministerio Público Federal.

Sancionado ya con 10 años de inhabilitación, Muñoz Leos compareció ayer como indiciado ante la Procuraduría General de la República, como sería lógico si hubiese cometido un delito, cuando lo real es que se trata de la fabricación de una perversidad política intrapanista en la que el empresario está siendo sacrificado como chivo expiatorio del foxiato.

Cuánta estulticia, cuánta sevicia, cuánta cobardía: se pretende que Muñoz Leos pague la mitad de lo prestado y que otro tanto lo cubra el ex abogado de Pemex Juan Carlos Soriano Rosas.

Si los cargos tuvieran sustento y se quisiera de veras procurar justicia bastaría con que los verdugos, como hombrecitos, obligaran al sindicato petrolero a devolver el préstamo.

Los legisladores izquierdistas mexicanos abandonan las tribunas del Congreso tras 15 días de protestas

viernes 25 de abril, 02:56 PM

México, 25 abr (EFE).- Los congresistas izquierdistas que ocupaban por la fuerza la tribuna del Senado y de la Cámara de Diputados de México desde el 10 de abril liberaron hoy ese espacio, tras alcanzar un acuerdo con los otros partidos sobre el debate nacional que reclaman para aprobar una reforma energética.

El convenio suscrito por el Frente Amplio Progresista, que lideraba las acciones reivindicativas, establece la celebración de un debate nacional del 13 de mayo al 22 de julio de este año sobre la reforma energética presentada por el Ejecutivo mexicano.

A las 13.40 hora local (18.40 GMT) la veintena de legisladores que protestaban dejaron la mesa directiva de la cámara alta.

"Logramos frenar la iniciativa y la intención de un 'madruguete' (una aprobación rápida), además logramos una iniciativa para discutir sobre el tema de la industria petrolera", dijo el senador Carlos Navarrete, coordinador en la cámara alta del Partido de la Revolución Democrática (PRD), que lidera el FAP.

"Por ello hemos decidido dejar concluida la resistencia pacífica", agregó Navarrete, mientras las empleadas de la limpieza se llevaban las banderitas colocadas sobre las mesas de la cámara con la leyenda "No a la privatización".

Pocos minutos después, en la Cámara de Diputados, los congresistas del FAP retiraron las cadenas que habían colocado en la puerta para evitar el acceso al recinto y la gigantesca pancarta de tela que cubría la mesa directiva desde hace quince días.

"Triunfamos", indicó el coordinador de los diputados del PRD en esa cámara, Javier González Garza, para quien con el acuerdo alcanzado la izquierda ha logrado frenar iniciativas "que además de privatizar la industria petrolera, son violatorias de la constitución", en alusión a la propuesta del Gobierno.

El pasado 10 de abril, el presidente de México, Felipe Calderón, presentó un proyecto de reforma petrolera que, entre otras cosas, le otorgaba mayor libertad de gestión y para firmar acuerdos comerciales a la paraestatal Petróleos Mexicanos (Pemex), considerada un símbolo del patriotismo nacional.

El plan tenía como ejes ampliar la autonomía financiera de Pemex, crear una nuevo régimen de contratos y adquisiciones, y facilitar la contratación de empresas especializadas en áreas como la refinación, el transporte y el almacenamiento de hidrocarburos.

Calderón negó en todo momento que se tratara de una privatización del sector y deploró las protestas de la izquierda, a la que acusó de hacer "el ridículo", con "una actitud que sólo empobrece la imagen de quien la realiza", en alusión a las acciones reivindicativas.

Dice López Obrador: el movimiento soy yo

Jorge Octavio Ochoa
El Universal
jorge.ochoa@eluniversal.com.mx

Perredistas: roce con Navarrete es parte del debate

En medio del choque verbal que escenificaron el pasado martes Andrés Manuel López Obrador y el coordinador de los senadores perredistas, Carlos Navarrete, el ex candidato presidencial advirtió a los coordinadores parlamentarios del PRD, PT y Convergencia, que integran el Frente Amplio Progresista (FAP), que el movimiento “soy yo”.

Esta fue otra de las afirmaciones de la discusión que dio a conocer EL UNIVERSAL, y que ayer el propio López Obrador imputó a una filtración del Centro de investigación y Seguridad Nacional (Cisen), pese a que el coordinador de los diputados de Convergencia, Alejandro Chanona, le aclaró que todo fue escuchado por los reporteros desde los balcones.

Aun así, esta versión sobre las “filtraciones del gobierno” fue también impulsada por el ex vocero del PRD, Gerardo Fernández Noroña, quien las catalogó como un acto ilegal usado por el Estado para golpear a sus adversarios.

En aquella noche del martes, López Obrador se mostró molesto por que el senador Graco Ramírez había firmado el “anteproyecto” de acuerdo para definir el tiempo y el formato del debate para la reforma energética y le reclamó por ello al coordinador perredista Carlos Navarrete; “ahora resulta que Graco es más importante que yo”.

Exasperado, le aclaró a Navarrete y a todos los ahí presentes: “Este movimiento lo desencadené yo y los diputados y senadores deben estar atentos a lo que el movimiento resuelva”. En ese mismo tono enérgico, le anunció que haría modificaciones al documento, lo que desencadenó el enojo de Navarrete.

—A ver, para que nos quede bien claro, Andrés Manuel, ¿entonces el movimiento eres tú?

—¡Sí, soy yo, le espetó el tabasqueño, en medio del silencio de los coordinadores parlamentarios de Convergencia, Dante Delgado y Alejandro Chanona; del PT, Ricardo Cantú y Alejandro González Yáñez; del líder de ese partido, Alberto Anaya, así como del coordinador de los diputados del PRD, Javier González Garza.

El acuerdo que había negociado Graco Ramírez, por instrucciones de Navarrete, contenía los términos de las instrucciones que había girado el propio López Obrador, que flexibilizaba el lapso de los debates hasta 80 días, sin el condicionante de que no se efectuara un periodo extraordinario; sin embargo, le indignó que fuera Graco el firmante del acuerdo.

Ayer, Gerardo Fernández Noroña anunció que promovería un recurso ante la Comisión Nacional de Garantías del PRD, para remover a Graco Ramírez y Raymundo Cárdenas del cargo de “encargados del despacho” del CEN

Asimismo declaró que el espionaje es ilegal y “se aplica para todos” y el Estado utiliza mecanismos “sofisticados” para poder grabar reuniones.

—¿Entonces la grabación que Andrés Manuel dio a conocer en el Zócalo, con las conversaciones de Elba Esther Gordillo y gobernadores priístas es ilegal?

—Todo el espionaje es ilegal… —¿Entonces Andrés Manuel fue instrumento y se prestó a una intención del Estado cuando usó esa información? Entonces la información de Tabasco sobre (Roberto) Madrazo, lo de las cajas ¿es ilegal?

—Eso no es espionaje, yo creo que estás hablando de dos cosas diferentes.

Admitió que aquellas grabaciones de Elba Esther Gordillo salieron del Estado.

“Todo el espionaje que se utilice es ilegal, punto. Todo, de eso yo no tengo ninguna duda, porque uno no puede justificar sólo algunas cosas.”