abril 29, 2008

Diez mil veces Ruth

Ciro Gómez Leyva
La historia en breve
Milenio
gomezleyva@milenio.com


Dice Mario Vargas Llosa: “Es verdad que una imagen vale mil palabras, y una secuencia de imágenes, diez mil”.

Cuando se desvanezcan las amenazas y los insultos, la secuencia de imágenes de Ruth Zavaleta alcanzará su justa dimensión. Aún es temprano para valorar lo que esta mujer le ha traído a la política mexicana.

Para empezar, dignidad. Andrés Manuel López Obrador, Gerardo Fernández Noroña y demás gañanes la insultaron sirviéndose de la información privilegiada que tienen sobre la vida íntima “de la compañera Ruth”. Embistieron con sevicia. Ella, elegante, les respondió con una sonrisa.

Como presidenta de la mesa directiva de la Cámara de Diputados la pusieron entre la espada y la pared desde el primer día. Si se replegaba, probaría ser una inepta; si avanzaba, sería una traidora. Ella les respondió con trabajo y talento. La Cámara funcionó bien, incluso cuando los “compañeros del PRD” la torpedeaban.

El martes 15 de abril, Ruth volvió a enfrentar el dilema: “salvar a la patria” o ser presidenta de la Cámara. Los “compañeros” fueron groseros con ella en el asalto a la tribuna el jueves 10. De cualquier forma, ese martes era difícil convocar y presidir la sesión en un recinto alterno. Los hostiles la injuriaron. Los aliados la desorientaron. En su soledad, Ruth decidió convocar y presidir. Así ayudó a que la política resistiera el embate de la fuerza. El Legislativo pudo legislar.

Era lo que una mujer de Estado tenía que haber hecho. Esa es parte de la secuencia de imágenes de Ruth Zavaleta (quien hoy presidirá por última vez una sesión de periodo ordinario) que pervivirá. La de una mujer rodeada de rabiosos que comprendió de qué lado estaba la razón y para qué sirve realmente el poder.

Nunca faltan... Muñeco de Adolfo Hitler de venta en Ucrania

Día del niño en el Centro Fox

Disminuye población de niños y jóvenes en México

Notimex
El Universal
Monterrey
Martes 29 de abril de 2008

Baja 1.5 millones el número entre 1990 y 2008, para ubicarse en 31.1 millones en este año. Prevén que en 2010 disminuya a 30.5 millones

La proporción de niños y adolescentes hasta los 14 años de edad en México se redujo en 1.5 millones entre 1990 y 2008, y esa tendencia continuará a la baja en el 2010, señaló el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).

En un documento difundido en esta ciudad, denominado "30 de Abril, Día del Niño", reveló que "en términos porcentuales, la proporción de menores de 15 años disminuyó gradualmente de 39% a 29.4% del total de población en México en dicho periodo"

Señala que al 2008 residen en el país 31.3 millones de niños y adolescentes entre 0 y 14 años, lo que representa 1.5 millones menos que los registrados en 1990.

En el análisis se indica que para 2010 se espera que haya 30.5 millones de menores equivalentes a 28.1 por ciento de los residentes del país.

De los 31.3 millones de niños y adolescentes que existen en la actualidad, apunta, 9.7 millones tienen de 0 a cuatro años de edad, 10.8 millones de cinco a nueve años, y otro tanto entre 10 y 14 años.

Precisa que sólo entre los menores de 15 años existe una presencia de hombres mayor a la de las mujeres, donde hay 104 varones por cada 100 mujeres.

El informe estima que en el año 2008, las entidades con los mayores porcentajes de niños serán Chiapas, con 34.4%, y Guerrero, con 33.8%.

Los porcentajes más bajos se presentan en el Distrito Federal, con 22.5%; Colima y Nuevo León, con 27.5%; Baja California Sur con 27.7%, y Yucatán con 27.9%.

"Se estima que la tasa de mortalidad infantil para 2008 será de 15.2 muertes de menores de un año por cada mil nacidos vivos, cuatro veces menor a la registrada en 1970 que en ese entonces fue superior a las 60 defunciones por cada mil", indica.

Refiere que en las principales concentraciones urbanas del país, denominadas zonas metropolitanas, residía más de la mitad de la población menor de 15 años hasta el 2005, con un 51.5%.

Las cuatro zonas metropolitanas de mayor tamaño como Valle de México, Guadalajara, Monterrey y Puebla-Tlaxcala concentran en conjunto, casi la mitad de menores de 0 a 14 años, esto es, la cuarta parte de los niños que residen en el país.

El reporte del INEGI considera que los niños y niñas de cinco a 14 años deben asistir a algún nivel de educación básica.

En el país, señala, en el año 2007, un 88.7% de la población de cinco años asistía a preescolar; mientras que 97.9% de la población de seis a 11 años a primaria, y 92.9 por ciento de menores en edad de ir a secundaria asistía a ese nivel educativo.

Resaltó que "en el año 2007, dos de cada 100 niños y niñas de ocho a 14 años no saben leer ni escribir ".

En localidades rurales -con menos de dos mil 500 habitantes -la proporción de la población de ocho a 14 años que no sabe leer ni escribir prácticamente se duplica, en relación al nacional, ya que cinco de cada 100 niños y niñas se encuentran en dicha situación, puntualiza.

Asambleas

Germán Martínez Cázares
El Universal

Como el agua y el aceite, como la noche del día, así de diferentes son las asambleas o convenciones organizadas por el PAN y las celebradas por el PRD. En todas las convenciones perredianas oficiadas en el Zócalo capitalino llega el celebrante y todos a mano alzada aprueban sus sentencias. Sea lo que sea se aprueba sin chistar. Lo mismo volver al Zócalo, bailar afuera del Senado, allanar el Congreso, que estar listos para tomar carreteras y aeropuertos.

La izquierda presumía de debatir. López Obrador hasta ese timbre de honor les quitó. ¿Por qué no debaten en la Plaza de la Constitución los integrantes del Frente Amplio Progresista lo que propone su líder? ¿No que los perredistas están comprometidos con la discusión? Un orador a favor, junto al edificio del Gobierno del DF y otro en contra, junto a la Catedral. Después preguntar si consideran suficientemente discutido el asunto —en una larga discusión, como la que quieren para la reforma de Pemex—, y hasta entonces, someter la propuesta a votación.

Llamar “vacilada” al debate parlamentario, además de ser un acto de profunda cobardía frente al Congreso, desnuda la falta de argumentos de la izquierda en su llamada defensa de Pemex y exhibe la intención de los radicales: sólo buscan debilitar al gobierno del presidente Calderón. Buscan desestabilizar para triunfar, como Evo Morales en Bolivia. Serían capaces de traicionar todo su credo nacionalista y vender todo el petróleo a cualquier extranjero, a cambio de lograr su sueño: dañar al gobierno de la República.

El Partido Acción Nacional, en cambio, celebró una Asamblea Nacional el sábado pasado. Se convocó previamente con apego a la normatividad interna registrada ante el IFE, se eligieron en todo el país (no sólo en la capital) delegados en actos panistas democráticos en los municipios, después se validaron esos nombres en asambleas estatales, ulteriormente se registraron esos panistas en esa asamblea. Se contaron sus nombres para verificar quórum, y hasta entonces se sometió a la discusión y votación una propuesta de reforma de estatutos panista. Todo documentado ante notario público.

Una vez en la asamblea, se abrió el debate. Se aprobaron temas como lo sugería el Comité Nacional y otros temas se rechazaron. Se gobernó la asamblea, se contaron los votos. Se terminó de contar los votos. Al final no salieron los panistas de allí peleados como perros y gatos.

José María Morelos es respetado no sólo porque promovió los famosos Sentimientos de la nación, sino porque convocó al Congreso de Chilpancingo a discutirlos. Morelos redactó de su puño y letra el primer Reglamento de Debates del primer Congreso independiente de México. Estipuló que las votaciones deben ser precedidas de debates y discusiones, que todo diputado puede proponer temas y que la Cámara sólo puede levantarse cuando su presidente toque la campanilla que se dispone frente a él en la mesa de la presidencia.

Para el jefe de la izquierda mexicana —que le encanta citar a los héroes nacionales—, esas ordenanzas de Morelos, esa rutina, organización, registro y formas de votar, serían vaciladas dignas de modositos. Para él basta azotar la mano. Basta apoderarse de la tribuna. Basta un gorilazo.

***

Los nuevos estatutos del PAN son fruto del esfuerzo de mucha gente, pero entre ellos destacó la generosidad de Carlos Abascal Carranza.

Presidente nacional del PAN

¿Tú le crees a AMLO?

Ricardo Alemán
El Universal

Yo no.

Es más, creo que es un mentiroso profesional.

Sí, uno de esos políticos que vive de, por y para la mentira.

Y si tienen alguna duda, basta con ver o escuchar la grabación de la pelea entre Carlos Navarrete y Andrés Manuel López Obrador, el miércoles 23 de abril y que difundió EL UNIVERSAL el jueves 24.

Ahí queda claro, por si había dudas, que AMLO es el pastor de un rebaño de borregos que sin chistar, en una postura vergonzante, de sumisión al más puro estilo del viejo PRI, hacen todo lo que les manda el mesías.

También se ve y se escucha el detalle de cómo engaña a los políticos, pero también a los ciudadanos. A todos nosotros.

¿Es un político confiable, democrático, ese que acabas de escuchar?

Peor aún. Si ven y escuchan con cuidado, el mesías tropical dice: “El movimiento soy yo”. ¿Esa es una postura democrática?

¿Qué no era eso lo que cuestionamos millones de mexicanos durante décadas, de los autoritarios y nada democráticos gobernantes del PRI?

Está bien. ¡Calma… no se enojen!

Tenemos claro que muchos de los participantes en este ejercicio de ideas -antes que analizar el contenido de las grabaciones-, acusarán indignados que la grabación de esas conversaciones son parte de la perversa red de espionaje de la derecha. El “legítimo” fue espiado por órdenes de la derecha.

Quienes piensen de esa manera estarían enviando una primera señal -que se convierte en confirmación-, del poder que ejerce el pastor en su rebaño. Es decir, que el amor por AMLO ciega todo rastro de inteligencia.

Pero no se enojen, la historia es muy simple.

Es más, confirma un viejo principio reporteril; un básico del periodismo: “reportero sin suerte no es reportero”.

Resulta que en los tiempos muertos entre maratónicas reuniones a puerta cerrada del FAP, los ociosos reporteros fueron movidos de sus posiciones de guardia por ineludibles necesidades fisiológicas.

Así, busca de un lugar para orinar, descubrieron que bajo una ventana del bunker del “legítimo” se escuchaba todo lo que dentro se discutía.

¿Y qué creen?

Pues sí, colocaron sus grabadoras y esperaron pacientes. ¡Suerte, no!

¿Quién lo diría? -y ofrecemos una disculpa a ojos y oídos castos para citar al clásico-: “Todo por una miada”.

Pero más allá del lance anecdótico, lo interesante es que luego de esa grabación descubrimos que para AMLO el debate en torno al asunto petrolero no es más que un vacilada.

¿Qué quiere decir eso?

No es más que la confirmación de lo que aquí dijimos en distintos momentos; a AMLO no le importa Pemex y menos los pobres y tampoco las futuras generaciones.

Le importa su candidatura presidencial para 2012. Por eso toda la violencia en las calles, el golpe al Congreso. Al final de cuentas, como ya vimos, los golpistas dejaron libre el Congreso y firmaron un acuerdo para ir al diálogo.

¿Pues no que el diálogo es una vacilada?

Preguntamos al inicio si más allá de fanatismo y amores perros existe alguien sensato que le crea a AMLO, luego de lo que hemos visto.

Y es claro que son muchos los que sí le creen -muchos menos, por cierto, de quienes votaron por su causa en julio de 2006-, como lo muestra la encuesta más reciente de EL UNIVERSAL, pero también es cierto que son más los que ya no le creen.

En todo caso, una muestra del descrédito que movió AMLO incluso dentro de su partido, fue la renuncia de Rosa Albina Garavito al PRD , militante de toda la vida en ese partido, y quien se dice desilusionada por lo que hoy es el PRD.

Si la lectura del artículo de renuncia de Rosa Albina Garavito al PRD no nos dice nada, entonces podemos confirmar que entre el perredismo la pasión anuló la razón.

Por cierto, sobre el tema le podrían echar una mirada a la entrevista que le hace el periodista catalán Joaquim Ibarz -en la Vanguardia de Barcelona el pasado domingo 27 de abril-, al intelectual mexicano Enrique Krauze.

Al final de cuentas, les guste o no a los enamorados del “legítimo” estamos ante un político mentiroso, autoritario, nada democrático y mesiánico. Y aquí queda la referencia, doble contra sencillo a que concluido el debate sobre Pemex, el “legítimo” ordenará asaltar al Congreso. ¿Por qué? Porque Pemex es su pasaporte al 2012.

¿Y qué tal con las amenazas de muerte a Ruth Zavaleta?