abril 30, 2008

¡Buenas Noticias! por Paco Calderón

Congreso, un periodo sin gloria

Joaquín López Dóriga
En Privado
Milenio
lopezdoriga@milenio.com

Genios que son, han hecho de la vanguardia, retaguardia y no se han dado cuenta. Florestán

Hoy termina el antepenúltimo periodo ordinario de esta legislatura que, de no ser por el secuestro durante 16 días de las tribunas del Congreso, pasaría inédito a pesar del bombardeo de spots que sin tener nada que ver con la realidad, se adjudican la paternidad de todo lo que sirve en el país que, a pesar de ellos, es mucho.

A lo largo de los últimos 90 días vimos la calidad de nuestros legisladores y la capacidad inagotable que tienen para posponer asuntos impostergables, como la modificación a las leyes secundarias de la reforma electoral, que han dejado como un adefesio, y cuyo plazo para hacerlo vence el próximo 30 de junio, 90 días antes del año electoral que arranca el 1 de octubre con vistas a las elecciones intermedias de 2009, y para lo que se les acabó el tiempo.

Y no sólo dejaron tirada esa reforma sino la de Estado, de la que ni siquiera fueron capaces de sacar la modificación al formato del Informe presidencial, que ni les interesaba, y menos la designación, que ya no es elección, de tres nuevos consejeros electorales del IFE que deberán tomar posesión el 15 de agosto, y una larga agenda de pendientes.

Su quehacer se limitó a reforzar los instrumentos de la partidocracia, en detrimento de aspectos socialmente fundamentales como la libertad de expresión, y con eso se dieron por servidos.

Éste fue un periodo perdido en el que, en medio de la crisis por el secuestro de las Cámaras, se apreció cómo la del bloque PRD-PT-Convergencia, bajo el membrete del Frente Amplio Progresista, se convirtió en el brazo legislativo de Andrés Manuel López Obrador que así, con la calle, opera desde un circo de dos pistas, afianzando y extendiendo su poder político al tiempo que se acentúa la crisis del PRD, la peor de su existencia, lo que no parece preocuparle, toda vez que cuenta con su FAP.

En fin, que termina este periodo legislativo y el saldo es, por decir lo menos, decepcionante, que ya es decir mucho de esta legislatura.

Retales

1. EL CAOS. Cuando Marcelo Ebrard entregó las obras de la ciudad, como la del Circuito Interior que vale tres mil 300 millones de pesos, al panista de siempre Fernando Abóitiz, sabía que le resolvería el financiamiento de su campaña, la que viene, mas no el problema de obras, como lo confirma el caos que Abóitiz ha creado. Pero eso no les importa. Mientras llene el cochinito, que se jodan los capitalinos;

2. CABARET. Germán Martínez viaja a Berlín para sostener un encuentro con la canciller Angela Maerker, que en mayo hará una visita oficial al presidente Calderón. En la reunión de Alemania también estará Mariano Rajoy; y

3. HOMENAJE. Sí, ya se tomó la decisión de hacerle un gran homenaje en el PAN nacional a Carlos Abascal.

Nos vemos mañana, pero en privado.

De vuelta en el PAN 13 años después

Víctor Salvador Canales
Milenio

El ex precandidato de Acción Nacional a la Presidencia en 1993 y candidato independiente al Gobierno Estatal en 1997 retoma sus orígenes.

Monterrey.- A 13 años de su expulsión, Javier Livas Cantú fue aceptado nuevamente como miembro del Partido Acción Nacional. Feliz por volver, señaló que hay mucho por hacer, que a diferencia del pasado, será propositivo, incluyente y muy constructivo.

Ua sola frase basta para poner a temblar a muchos: “No me descarto para ningún cargo de elección, incluyendo la gubernatura”.

¿Desde cuándo salió de Acción Nacional y cuál fue el motivo?

Desde octubre de 1995, y las acusaciones fueron por declaraciones que había hecho o artículos que escribí y consideraron que perjudicaba y dañaba la imagen del partido. En ese entonces había mucha cerrazón, las conveniencias políticas estaban muy a la orden.

Sin embargo participaba, aunque no era miembro activo.

Colaboré en la campaña de Vicente (Fox) en 2000 y lo mismo con Felipe (Calderón) en la Comisión de Transparencia.

¿Cómo es que le vuelven a aceptar como miembro?

En 2003 hice una solicitud para ser reincorporado ante el comité ejecutivo nacional porque los estatutos establecen que los expulsados o excluidos solamente deben regresar después de tres años y siempre que el CEN apruebe directamente la solicitud. Pero esa solicitud que hice motivó una consulta en Nuevo León cuando era presidenta Rebeca Clouthier y los integrantes del comité estatal votaron abrumadoramente a favor de mi regreso.

¿Y qué sucedió?

El expediente con la opinión positiva se regresó a México, y sé que de alguna manera se atoró el asunto, todavía era Bravo Mena dirigente.

¿Pensó que se estaban complicando las cosas?

No volví a preguntar ni mover nada. Hace unos tres meses algunos amigos me insistieron en que le volviera a mover para regresar, pero no sabía cuál era el estatus, no me notificaron nada, nunca me avisaron, creía que la decisión del CEN había sido negativa.

Se investigó el expediente en el jurídico, me habló el director Roberto Gil, ya con Germán Martínez, me dijo que mi expediente está terminado, que ya estaba la aprobación y certificación del secretario general. Lo único que se debe hacer es mandar los oficios a Monterrey y al Registro Nacional de miembros del partido para quedar inscrito.

¿Falta algo por hacer?

Nada más que reciban aquí en el comité municipal de San Pedro y hagan el trámite localmente, yo hablé con Luis Borrego alertándolo, pero ya es un hecho.

¿Cuáles son sus planes?

Hay muchas cosas que hacer, he tenido proyectos en materia de transparencia, juicios orales, me preocupa la inseguridad, pero quiero sondear, aquilatar la opinión de la gente antes de tomar una decisión. Y claro que admito que estoy entrando porque tengo deseos de hacer algo.

¿Sería en la búsqueda por la candidatura a un cargo de elección popular?

Es muy probable, pero no sé hacia qué medios me pudiera enfocar, necesitaría platicar con gentes, los que me han invitado a regresar, tendría que consultarlos.

¿Podría ser la candidatura a la gubernatura?

Pudiera ser, no elimino nada.

¿Cuál es su perspectiva de Acción Nacional, está al pendiente de todo, del grupo Reflexión?

Me enteré que vino Javier Corral, es muy mi amigo, tiene razón, todo lo que dijo es cierto, pero creo que es necesario buscar un balance. Porque si alabas los ideales del PAN, pero no lograr la organización para generar votos, pues de nada te servirán los ideales.

Estoy de acuerdo en que no puedes dedicarlo todo a buscar los puestos y el poder a como dé lugar y olvidarte de lo que supuestamente el partido debe producir: calidad, democracia, libertades, seguridad, toda una serie de cosas que en este momento no las tenemos. De manera que los grupos entre los pragmáticos, de reflexión o idealistas, requieren una síntesis.

En el escenario actual del PAN son muchos los que andan en la carrera y de acuerdo con la nueva normativa electoral algunos han incurrido en violaciones, ¿esto fortalece o debilita al partido?

Creo que cualquier incumplimiento de la ley debilita al partido cuyos miembros no la cumplen. No he estado al cien por ciento de lo que está ocurriendo, puede que algo sea chisme o algo verdad, pero finalmente el riesgo lo corre la persona que viola las disposiciones y segundo hay un demérito para el partido.

Pero si el partido ubica las cosas y exige justicia con la ley en la mano, entonces se fortalece.

¿Cuál es su pronóstico para 2009, recuperará el PAN la gubernatura?

Creo que sí, pero el partido podría fondear la bola. En términos futbolísticos el PAN tiene el balón, es la ofensiva y puede anotar el gol, porque trae el juego en la mano, pero no se descarta que con una mala jugada se pierda la anotación.

Las circunstancias son muy favorables porque el desencanto con Nati (González Parás) es muy amplio y quizá eso también es lo que aumenta la tensión en el partido.

La megalomanía de Andrés

Francisco Garfias
Arsenal
exonline.com

Graco Ramírez es el encargado de despacho en el CEN del PRD, junto con el diputado Raymundo Cárdenas. Ambos han hecho la visita de las siete casas a los gobernadores del PRD, además de a Marcelo Ebrard, y a los candidatos, Jesús Ortega y Alejandro Encinas.

Buscan construir un acuerdo que le permita al partido salir de la crisis desatada por las elecciones internas. Allí la llevan. Las bases de ese acuerdo ya están sentadas: una presidencia interina de cuatro meses, y la celebración de un congreso fundacional, al término de ese plazo. Graco no ha hecho escala en la casa de Andrés Manuel López Obrador. El interlocutor de El Peje en ese tema es Alejandro Encinas. Nadie más.

El senador Ramírez recordó que, en los tiempos de Cuauhtémoc Cárdenas, los perredistas iban a pedir línea a la calle de Andes, en Las Lomas de Chapultepec, donde el ingeniero tenía sus oficinas; y ahora van a la calle de San Luis Potosí, sede del gobierno legítimo. “A donde hay que ir es a los órganos del partido, y yo lo voy a hacer cueste lo que cueste”, advirtió el legislador.

Interrogamos a Ramírez sobre la megalomanía exhibida por Andrés Manuel, en la conversación con el senador Carlos Navarrete, grabada clandestinamente por los reporteros. De acuerdo con la nota de Jorge Octavio Ochoa (El Universal, 25-04-08), el legítimo se molestó porque el senador firmó lo que entonces era el proyecto de debate de la reforma energética. “Ahora resulta que Graco es más importante que yo”, reprochó. “¿Entonces, el movimiento eres tú?”, preguntó Navarrete. “Sí, soy yo”, repuso el tabasqueño.

Graco nos dijo: “En el Senado yo soy el senador. En el movimiento, él es el dirigente. En el Senado yo mando con el consenso de mis compañeros. En el movimiento civil, él decide. Lo inteligente es complementarnos y no excluirnos...”

n Ni 24 horas tardó Juan Camilo Mouriño en desmentir las declaraciones hechas la víspera por su correligionario, Germán Martínez, en contra del diálogo entre el gobierno federal y el EPR. “No se puede dialogar con alguien que tiene una pistola en la mesa, que chantajea, que amenaza al país o que tiene argumentos de insurrección”, le dijo el anticlimático jefe nacional del PAN al periodista Carlos Loret de Mola.

El secretario de Gobernación convocó ayer a la prensa para informar que el gobierno federal aceptaba la oferta de diálogo del EPR, la primera que hace desde sus orígenes, cuatro décadas atrás (Procup), a condición de que suspenda las acciones violentas y no condicione el diálogo a la situación de sus dos integrantes desaparecidos: Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz.

René Arce, ex guerrillero, senador del PRD, quien tiene una hermana en ese grupo armado, saludó el gesto del gobierno federal. “Es positivo que se pueda dar ese proceso inicial de acercamiento. Nos debe devolver la calma el saber que un grupo armado es capaz de plantearse el diálogo. Si el gobierno retoma la iniciativa, podemos ir pavimentando un camino de ese diálogo”, dijo.

El gobierno federal, no hay duda, está en la ruta adecuada. Basta recordar que el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, se jugó su prestigio, y su permanencia en el poder, al apostar por un diálogo con la ETA. El Partido Popular trató de golpearlo, desprestigiarlo, quitarle votos con ese tema, pero los españoles ratificaron en las urnas al socialista y le dieron un nuevo mandato, a pesar de que ese diálogo terminó en un fiasco.

nArce opinó también de las amenazas de muerte recibidas por su compañera Ruth Zavaleta. “Cuando hay polarización, siempre habrá extremos, o incluso enfermos paranoicos, gente desquiciada, que puede aprovechar estos momentos para lanzar este tipo de amenazas”, dijo.

Y más: “Ruth es una mujer capaz de defender con decisión sus puntos de vista y de tomar claramente posición a favor de la democracia, de la institucionalidad. Eso no le gusta a mucha gente. Ella es una mujer de carácter, de convicciones; no creo que logren acallar una voz que es fresca en la política, porque no simula”.

El senador del PRD no tuvo empacho en denunciar a quienes generan las condiciones para que “este tipo de especímenes” puedan lanzar amenazas de muerte. ¿Usted duda que cuando habla de “los que generan las condiciones” se refiere a López Obrador? Yo no.

n De vuelta con Germán Martínez. Al presidente del PAN se le vienen tiempos difíciles. Muy pronto veremos a distinguidos militantes protestar públicamente por “la entrega que hizo del partido al grupito del presidente Calderón”. Aunque por allí nos dicen que al primer mandatario ya se le desafinó la orquesta. Los desencuentros entre Juan Camilo y Germán ya son frecuentes, aseveran.

http://panchogarfias.blogspot.com

Vivir Mejor o la lucha casa por casa

Jorge Fernández Menéndez
Razones
exonline.com

Concluyó con la toma de las tribunas en el Congreso una etapa política de la administración de Calderón, como decíamos días atrás. La etapa de los acuerdos en el Congreso todavía podrá tener espacios, pero ya no será prioritaria, por la sencilla razón de que los partidos han decidido, en parte o totalmente, dejarla de lado. Debería venir ahora, afirmábamos, una etapa en la cual el Ejecutivo utilice a plenitud las atribuciones con las que cuenta, si puede hacerlo acompañado por el Congreso, mejor; si éste no lo permite o entra nuevamente en un proceso de parálisis, será su responsabilidad.

El lanzamiento oficial de la estrategia denominada Vivir Mejor es, debería ser, el eje que articule, no sólo de palabra sino también de acción, toda la labor gubernamental. En un país como el nuestro toda la política debe tener en última instancia un contenido social y, además, ser lo más local, lo más aterrizada posible, al mismo tiempo que todas esas acciones se incluyen en un amplio paraguas articulador que englobe la acción de gobierno. Eso intenta hacer Vivir Mejor con las políticas sociales e incluso las hacendarias y las fiscales. Pero en ella se debería incluir desde la política-política, con las iniciativas legislativas y hasta la seguridad pública y la justicia.

El concepto desarrollado en realidad es muy interesante porque conserva, sólo en algunos capítulos muy específicos, los cambios que se realizaron en la administración de Zedillo, que se basaban en la individualización de los apoyos, pero recupera algo imprescindible que se había perdido: la comprensión de que la política social debe girar en torno a la comunidad. Solidaridad pudo haber tenido errores, pero en eso no se equivocaba y ello explicaba su impacto. La política es local y en nuestro país lo local pasa por las comunidades, no sólo las que viven en la pobreza y la extrema pobreza, sino también en los sectores suburbanos, en la clase media, en las grandes ciudades. Uno de los aciertos de Vivir Mejor es unir la política social, de alguna manera asistencial, con la obra pública, la infraestructura y el mercado productivo, a través de mecanismos fiscales, todo ello enmarcado en una profunda reforma educativa que se dará a conocer plenamente en unos días. Nadie puede saber si esos objetivos se cumplirán plena o parcialmente, pero el sólo hecho de enunciarlos y tenerlos como un propósitos definido de toda la administración es, de por sí, un acierto.

Un acierto que no está exento de desafíos. Para el PRI, la estrategia anterior, con un Ejecutivo de relativamente bajo perfil que le otorgaba los reflectores al Congreso mientras éste sacaba adelante reformas de distinto calado, era el escenario ideal: cosechaba mucho y tenía que invertir muy poco. Si a eso sumamos que en la administración de Fox, buena parte de los recursos sociales, como ya se había iniciado con Zedillo, iban directamente a los gobernadores, el escenario de la exposición pública se completaba con recursos. En el caso del PRD, los acuerdos en el Congreso eran parte, lo son aún, de su lucha interna: pero el secuestro de la elección de ese partido, la inexistencia de una dirigencia partidaria (unas preguntas a los consejeros del IFE: si el PRD no tiene autoridades, ¿a quién le entregan las millonarias prerrogativas que recibe ese partido?, ¿quién decide con respecto a la utilización de espacios publicitarios?, ¿quién es el responsable del partido ante las autoridades?), ha dejado ese partido en el limbo y ha logrado uno de los objetivos del lopezobradorismo: cobrar mucho más caro la acusación de “traición” que con tanta ligereza lanza su líder.

Por eso, el solo anuncio de la nueva estrategia gubernamental ya ha generado reacciones que deben ser tomadas en cuenta, no con el fin de echarse para atrás, sino con miras a saber qué terreno político pisaremos en los próximos días. En el PRI, Manlio Fabio Beltrones lanzó la acusación de que la estrategia social era para ganar votos en 2009 (habría que contestar de la misma forma que lo hacía Manlio cuando operaba, por ejemplo, Solidaridad: nadie gobierna para perder elecciones), pero más importante es que propone la existencia de un consejo de desarrollo social que determine la política del país en ese ámbito, por encima incluso del Poder Ejecutivo. En realidad, en ninguna democracia del mundo existe algo siquiera parecido: cada uno de los poderes tiene atribuciones y las utiliza, y los acuerdos se trasladan al terreno legislativo. Como lo está planteando Manlio, por lo tanto, resulta inviable, pero sí podría ser útil y viable la instauración de un consejo que establezca las políticas a seguir y pueda detectar, en las comunidades, los estados y las regiones, las necesidades específicas, para dejar después a los tres niveles de gobierno su instrumentación. Desde esa óptica podría ser un instrumento innovador y que diera certidumbre a los procesos, mas no debería ser su función ejecutar las políticas públicas.

Los gobernadores tendrán que adaptarse a una nueva realidad: durante casi diez años recibieron directamente recursos federales de los que en algunos casos se transparentaba su uso y en muchos otros no. Ahora seguirán recibiendo recursos muy importantes que pueden utilizar con bastante discrecionalidad, pero el Ejecutivo federal implementará sus respectivos programas en forma directa. En los estados en los que pueda hacerlo con los gobernadores, ambos ganarán. Si no es posible, cada uno recorrerá su camino.

En el caso del lopezobradorismo (no se puede hablar del PRD como tal), éste ya comprendió el momento que viene y por eso el anuncio de comenzar una campaña casa por casa. La lucha política se trasladará del Congreso a las comunidades y los estados: allí va a operar el Ejecutivo y ahí buscará contrarrestarlo López. Algo similar sucedió entre 89 y 91: el PRD terminó ese año con la peor votación de su historia.

El valor de Zavaleta

Leo Zuckermann
Juegos de Poder
exonline.com

En México es muy difícil que una mujer destaque en la política. Por eso hay que celebrar el surgimiento en el firmamento de las estrellas políticas de una mujer valiente y responsable como Ruth Zavaleta. Definitivamente sus bonos están al alza. En breve tiempo se ha convertido en figura nacional.

Zavaleta tiene una larga carrera política. Fue fundadora del PRD y, entre 2003 y 2006, se desempeñó como jefa delegacional en Venustiano Carranza. Luego fue electa diputada federal de la presente Legislatura. A partir de septiembre de 2007 fue elegida como la presidenta de la Cámara de Diputados. En este papel, le tocó administrar el sainete del Primer Informe de Gobierno del presidente Calderón. En aquella ocasión decidió retirarse de la sesión junto con los legisladores de su partido que no querían estar presentes cuando llegara el jefe del Ejecutivo. Zavaleta adujo que no podía recibir a un Presidente que había ganado en una elección legal pero cuya legitimidad era cuestionada por millones de mexicanos. De manera ordenada, la diputada decretó un receso, se retiró de la tribuna y dejó que el vicepresidente de la Mesa Directiva recibiera el Informe de Gobierno. Superó, así, su primera prueba.

Pronto quedó claro que Zavaleta se desempeñaría de una manera institucional, como corresponde al puesto, y no partidista, como esperaban algunos de sus compañeros, sobre todo los que siguen la línea de la semilealtad con el régimen político. En octubre de 2007, Zavaleta generó un escándalo con ellos al haberse reunido en un evento en contra de las adicciones con la primera dama, Margarita Zavala. Vino, entonces, una avalancha de críticas. Pero Zavaleta no se amilanó. Se defendió con buenos argumentos.

En enero de 2008 se reunió con el flamante secretario de Gobernación lo cual enfureció al propio López Obrador quien torpe y misóginamente declaró que Mouriño andaba “de afanosito, agarrándole la pierna al que se deja, políticamente hablando”. Una vez más, Zavaleta se defendió con valentía enfrentando directamente al cacique de la izquierda. Calificó a AMLO de “buscapleitos de taberna”.

Desde entonces le echaron montón a Zavaleta. El payaso profesional del PRD, Gerardo Fernández Noroña, no desperdició oportunidad para atacarla. La diputada Valentina Batres incluso pidió que renunciara. Pero Zavaleta no se inmutó y siguió trabajando como presidenta de la Cámara. No apoyó la toma de las tribunas del Congreso por parte de los legisladores del Frente Amplio Progresista. Una vez más asumió un papel institucional citando a las sesiones de la Cámara de Diputados en sedes alternas. Mientras sus compañeros de partido hacían un papelón, ella presidía los trabajos legislativos. Las voces radicales del PRD solicitaron su expulsión del partido.

A lo largo de su gestión como presidenta de la Cámara, a Zavaleta le enviaron un sinfín de correos insultándola. Dice la diputada que incluso recibió amenazas de muerte. Definitivamente, este no ha sido un día de campo para Zavaleta. Enfrentó un duro reto y lo superó.

Desgraciadamente, cuando surgen liderazgos de este tipo, hay muchas fuerzas que quieren apagarlos. Rosario Robles, quien también creció como la espuma en la política, terminó abruptamente su prometedora carrera por un escándalo donde le colgaron más culpas de las que tenía. Fue objeto de ataques arteros, inmisericordes y misóginos de sus propios compañeros de partido. Se metieron a lo más íntimo de su vida privada al punto de publicarle sus cartas de amor. Pero hasta el momento, las mismas fuerzas de la intolerancia no han logrado amedrentar a una política valiente, responsable e institucional como Ruth Zavaleta.