mayo 02, 2008

Sin contrapesos

Héctor Aguilar Camín
Día con día
Milenio
acamin@milenio.com

¿Quién gobierna a nuestros gobernadores? Son la gran pieza suelta de nuestra democracia superviniente: la que nadie planeó, la que construyeron los hechos.

Se puede ser un buen o un mal gobernador en los días que corren, pero éste es un asunto que depende de la índole y de la voluntad de cada gobernador.

No hay para ellos el sistema de pesos y contrapesos que existe para los actores políticos en el nivel federal. Los gobernadores, los buenos y los malos, imperan sobre sus terruños con eficacias que se parecen a las de las antiguas hegemonías del PRI.

El que más y el que menos, todo gobernador tiene en la bolsa a los poderes locales que podrían competirle: el Congreso, el Poder Judicial, los medios. Algunos manejan hasta a la oposición.

Tienen mucho dinero y ningún costo político para tenerlo, pues se los da el gobierno federal que hace todo el gasto y paga todo el costo de cobrar impuestos.

Invirtiendo ese dinero en política, los gobernadores acaban quedándose con la política de sus estados. Esto les permite negociar con fuerza frente a la federación, pues tienden a ser dueños de los votos de sus legisladores en un Congreso federal cuyos votos el gobierno de la federación necesita como agua de mayo.

Los gobernadores son núcleos decisivos de poder en sus partidos, y éstos los sirven a fondo, protegiéndolos hasta la complicidad, pues los gobernadores son el factor del dinero a la hora de las elecciones.

Así es que, quien más, quien menos, los gobernadores están blindados contra sus errores y sus trapacerías, incluso contra sus crímenes, como no lo ha estado ningún político en México, salvo los presidentes de la era del PRI, y eso durante su mandato.

Sólo el blindaje del que hablamos explica que sigan en su silla de gobernador personas que todo mundo tiene en la cabeza, junto con el nuevo candidato al gran guignol que Carlos Marín desmenuzó gozosamente en su columna del martes pasado.

La complicidad de los partidos políticos y de la federación con los gobernadores sin contrapeso, tiene grandes costos para el equilibrio democrático del país.

La democracia resultante de esta involución federalista puede ser monstruosa. Se insinúan sus rasgos indeseables en la intemperancia del gobernador de Jalisco y, de forma mucho más grave, en la existencia de una posible brigada blanca formada dentro del gobierno de Oaxaca para desaparecer a gente del EPR.

Dice nuestro compañero de páginas Antonio Álvarez Lima, que el poder ofusca a los inteligentes y a los no inteligentes los vuelve locos. Imaginemos lo que puede hacer a nuestros gobernadores el poder sin contrapeso.

Los dilemas de negociar

Ana María Salazar
El Universal

Negociar o no negociar con el EPR. Este es el debate de la semana que podría tener implicaciones a largo plazo, ya que se estarían estableciendo los parámetros de cómo serían las negociaciones del gobierno calderonista con cualquier grupo que haya usado o amenace con usar actos violentos e ilegales para promover sus intereses políticos o de grupo. Hay que reconocer que la negociación es quizá una de las herramientas más importantes de un gobierno para resolver conflictos antes de que se traduzcan en violencia, más conflictos y hasta guerras. Pero también hay que entender que el solo hecho de que un grupo armado exprese interés de negociar o un gobierno esté dispuesto a dialogar con un grupo fuera del estado de derecho envía un mensaje de poder o de debilidad, dependiendo de cómo se conduzca esa negociación.

Generalmente se asume (erróneamente) que quien primero pide o busca sentarse a negociar lo hace por debilidad. ¿Por qué está el EPR buscando sentarse a dialogar en este momento? ¿Será que se sienten acorralados y perseguidos? ¿O están buscando un respiro para reorganizarse? ¿O usarán este acercamiento inicial como una forma de presionar al gobierno más adelante, después de llevar a cabo varios atentados en los siguientes meses? La respuesta a estas interrogantes depende de qué tan efectivo ha sido el gobierno en los últimos meses en perseguir al EPR. Es fundamental entender las razones y los verdaderos intereses del EPR de sentarse a negociar.

Y aunque los críticos del gobierno tienen razón cuando dicen que sentarse a negociar con el EPR sería una forma de darle credibilidad y convertir en “grupo guerrillero o armado” a un grupo pequeño de “delincuentes” que tienen relativamente poca representación social, también es importante señalar que hay varias razones fundamentales por las que el gobierno de Calderón se beneficiaría en llegar a algunos acuerdos. Más allá de la nomenclatura que se le dé al EPR, la realidad es que, aunque sea un grupo relativamente pequeño de personas, sí tienen una gran capacidad destructora y de violencia.

Si el gobierno pudiese alcanzar un acuerdo con el EPR de un cese permanente a los atentados y a la violencia, esto permitiría a Calderón vacunarse de varios dolores de cabeza, especialmente durante esta etapa de su administración en la que le queda posiblemente una ventana de dos años más para sacar reformas y programas controversiales, como la reforma energética. Pero al mismo tiempo este “diálogo” se tiene que llevar de tal manera que no se vuelva un incentivo para cualquier grupo que tenga exigencias sociales y podría interpretar la negociación con el EPR como una razón para atacar la infraestructura energética del país.

En mis talleres de negociación siempre subrayamos la importancia de buscar oportunidades de dialogar, aunque sepamos que la contraparte no está dispuesta a llegar a un acuerdo. Y sugerimos esto por una importante razón. Cada vez que dos personas se sientan a dialogar, puede convertirse en una sesión en donde se obtiene información valiosa que podría ser de extrema utilidad para buscar negociar más adelante, o para mejorar una estrategia, en el caso de que no se pueda llegar a un acuerdo. ¿Por qué no recurrir a diálogos informales en donde se comparte información sin ningún compromiso? Esta es una de las herramientas más útiles para los negociadores experimentados. Pregúntele a cualquier veterano de la diplomacia. Es mucho más lo que se adelanta en una conversación durante una comida, un café o incluso en un pasillo, que en las mesas formales de negociación.

La negociación debe de ser directamente con representantes del EPR, no mediante terceros. ¿Pero a nombre de quién están estos negociadores? ¿Representan a todos, especialmente los más violentos? De otra manera este esfuerzo puede ser hasta contraproducente.

Una última consideración: qué información puede surgir de esta negociación que permita reducir el conflicto y no agravarlo. Me explico. Si surge información contundente de que en este momento se llevó a cabo una guerra sucia en Oaxaca contra el EPR por parte del gobierno estatal o por actores del gobierno federal, ¿está dispuesto Felipe Calderón a perseguir a los autores, sin importar las consecuencias? Si fracasan estas negociaciones, ¿estará el gobierno dispuesto a perseguir al EPR con más contundencia? Desafortunadamente, muchas veces el intento de negociar ante este tipo de grupos, de no hacerse correctamente, puede traducirse en más violencia (para bibliografía y documentos para negociadores políticos entren a mi blog www.anamariasalazar.com).

salazaropina@aol.com

La reforma electoral ante la SCJN

Miguel Carbonell
El Universal

El pasado martes 29 de abril, el Pleno de la Suprema Corte resolvió los recursos de reclamación 33/2007 y 34/2007 relativos al desechamiento de dos demandas de acción de inconstitucionalidad promovidas por el Partido Convergencia y por el Partido del Trabajo en contra de la reforma constitucional en materia electoral, publicada el 13 de noviembre del año pasado.

La decisión de la Corte puede ser calificada de histórica por varios motivos. El más importante de ellos es que con su decisión la Corte acepta que tiene competencia para conocer de impugnaciones en contra de reformas constitucionales. El alcance de dicha competencia se circunscribe a la revisión del cumplimiento de los aspectos procedimentales de la reforma.

Es decir, la Corte únicamente revisará que se haya cumplido con la serie de pasos que requiere la propia Constitución para que una reforma sea válida: aprobación por dos terceras partes de los miembros presentes en la Cámara de Diputados y en el Senado, y aprobación posterior por la mayoría de las legislaturas locales (se necesita el voto de 16 de ellas, puesto que por alguna extraña razón la Asamblea Legislativa del DF no participa en este proceso).

Ya anteriormente la Corte había aceptado este tipo de competencia. Lo hizo cuando Manuel Camacho Solís impugnó la reforma electoral de 1996. Al resolver el correspondiente juicio de amparo (conocido coloquialmente en las escuelas de derecho como “amparo Camacho”, debido a su trascendencia), la Corte sostuvo que una reforma constitucional podía ser revisada para verificar que hubiera sido correctamente aprobada. Una vez dicho esto, los ministros concluyeron que la reforma electoral de 1996 había sido tramitada conforme a las exigencias fijadas por la Constitución. Camacho perdió el amparo, pero la Corte sentó en ese entonces un importante precedente.

Sin embargo, en el año 2002, cuando llegaron hasta la mesa de los ministros tres centenares de controversias constitucionales promovidas en contra de la reforma constitucional en materia indígena, el criterio de la mayoría fue exactamente al revés. En ese año los ministros fijaron jurisprudencia en el sentido de que una reforma constitucional no era impugnable por ninguna vía: ni el amparo ni las controversias ni las acciones de inconstitucionalidad podían ser planteados contra una reforma constitucional. Ese es el criterio que acaban de abandonar con su resolución del martes pasado.

¿Qué es lo que cabría esperar hacia adelante a partir de este nuevo criterio? Lo más probable es que la Corte termine atrayendo todos los amparos que se interpusieron en contra de la reforma electoral, incluyendo los promovidos por las cúpulas empresariales y por algunos intelectuales muy reconocidos. Una vez que se integren todos los expedientes los ministros tendrán que analizar si existieron o no violaciones al procedimiento de aprobación. Es más que probable que concluyan que tales violaciones no existieron, si nos atenemos a sus propios precedentes en los que han sostenido que los vicios que se presenten en el curso de un procedimiento legislativo se subsanan a lo largo de sus diferentes etapas.

Si, por el contrario, estiman que el procedimiento no fue realizado correctamente, se podría llegar a la anulación completa de la reforma electoral, lo que nos devolvería al punto en que estábamos antes de noviembre de 2007. Me parece un escenario bastante improbable.

Hay un elemento adicional que hace singular a la resolución del martes pasado: tres de los cuatro ministros recientemente nombrados votaron en contra de la mayoría, es decir, para ellos una reforma constitucional no debe ser en modo alguno revisable por la Corte. Ese es el criterio de Margarita Luna, Sergio Valls y Fernando Franco. El ministro Cossío votó con la mayoría. Esto supone que, al menos respecto de este tema, el criterio de la Corte puede volver a cambiar el año que entra, cuando dos ministros de la mayoría (Genaro Góngora y Mariano Azuela) terminen su periodo y tengan que ser sustituidos.

Si eso llega a ocurrir tendremos un cuarto giro jurisprudencial en la materia, en menos de 10 años. Estaríamos, de esa manera, rompiendo seguramente un récord mundial. Por eso es que el nombramiento de los dos próximos ministros es tan importante para este y otros asuntos. Por lo pronto hay que felicitar a la Corte por haber dado un paso importante en el control de los poderes públicos, incluyendo al poder encargado de enmendar nuestra Constitución.

www.miguelcarbonell.com

Investigador en el IIJ-UNAM

Las autoridades mexicanas cazan 11 tiburones tras el ataque mortal de un escualo a un estadounidense

México, 2 may (EFE).- Las autoridades de la capitanía de puertos de Zihuatanejo, un importante destino turístico del Pacífico mexicano, cazaron once tiburones después de que un turista estadounidense muriera después de sufrir un ataque de un escualo, confirmó hoy esa institución.

Fuentes de la capitanía de puertos, que depende de la Secretaría (ministerio) de Comunicaciones y Transportes del Gobierno de México, dijeron a Efe que en la cacería participaron "autoridades locales, estatales y federales".

La playa de Troncones, a 45 minutos del casco urbano de Zihuatanejo, "está infestada con cientos de tiburones" y las autoridades locales "estaban desesperadas", indicó un funcionario que pidió el anonimato.

El pasado 12 de abril, según la fuente, murió un mexicano originario de Michoacán (centro) literalmente devorado por un tiburón y el pasado día 28 un estadounidense fue atacado y falleció cuando recibía atención en la playa.

El funcionario aseguró que la caza se realizó por una única vez para ayudar a eliminar "la psicosis" entre la gente de esa zona turística del país, que recibe este fin de semana, por el festivo del día del trabajo, a unos 15.000 turistas y acoge un torneo internacional de pesca de pez vela.

Sin embargo, fuentes del gobierno del estado sureño de Guerrero, donde se encuentra Zihuatanejo, dijeron a Efe que en el operativo pesquero "nada tuvieron que ver" las autoridades locales.

"Está mal que hagan estas cosas, el tiburón está en peligro de extinción", señalaron las mismas fuentes.

Los tiburones cazados fueron exhibidos en el malecón de Zihuatanejo y transportados en una camioneta de la dependencia, como pudo atestiguar la prensa gráfica en el lugar.

Las organizaciones ambientales Costasalvaje y SOS Bahía de Zihuatanejo denunciaron hoy en un comunicado la caza de los tiburones, la mayoría de ellos pequeños, y demandaron que se detenga "la matanza".

Es "un intento de autoridades de México para mantener el turismo, luego de que el pasado lunes, un surfista estadounidense se desangrara a consecuencia de la mordedura de un tiburón tigre", destaca la nota.

La embajada de Estados Unidos en la capital mexicana confirmó que un estadounidense llamado Adrian David Ruiz, de 25 años y originario de la ciudad de San Francisco (California, EE.UU.) murió luego del ataque de un escualo en el municipio La Unión, donde se encuentra Troncones.

Natalia Parra, representante de Costasalvaje, una ONG con sede en San Diego (California), criticó que las autoridades "en vez de poner advertencias instalen palangres en 200 metros de playa", en los que han caído sobretodo tiburones de las especies "chato" y "volador".

Según la activista, es "muy raro" ver escualos en la zona y solo se trata de "una migración temporal".

Ni Encinas ni Ortega

Francisco Garfias
Arsenal
exonline.com

No se hagan bolas. Ni Alejandro Encinas ni Jesús Ortega tienen condiciones para unir al PRD. “Más vale que reconozcamos, que no podemos reconocer, hoy por hoy, un resultado”, admite, en charla con este espacio, el senador Graco Ramírez, uno de los dos encargados de despacho del CEN del PRD.

La elección ya se judicializó. Jesús Ortega se inconformó ante el TEPJF por el resolutivo de la Comisión de Garantías y Vigilancia, donde Encinas tiene incondicionales, que proclama triunfador al cachorro de López Obrador.

El único camino, a estas alturas, es el arreglo político que se perfilaba antes del último intento de albazo: un presidente interino por cuatro meses y la realización de un congreso fundacional para un nuevo partido. Pero hay que superar el veto del legítimo.

Encinas, por lo demás, lleva cinco intentos de albazo desde la elección interna, y nada más no puede, ni podrá, ser reconocido como presidente de ese partido. La ayuda de San Andrés, mártir del desafuero y patrono de los radicales, no le ha servido al ex jefe de Gobierno del DF para sentarse en el lugar que dejó vacante Leonel Cota.

nFidel Herrera no acaba de digerir el descenso del equipo de futbol Veracruz. Sabedor de lo que eso le puede representar en términos de popularidad, el gobernador está resuelto a hacer lo necesario para que Los Tiburones vuelvan a Primera División.

“Se cierra una etapa, viene la mía. Vamos a relanzar al equipo sobre bases diferentes. Vamos a hacer el equipo que quiere la gente, un equipo que le llene de orgullo, y no esa bola de mercenarios”, nos asegura el mandatario. Hasta allí todo bien, pero hay una pregunta que surge en forma automática: ¿Y la lana? ¿De dónde va a salir?

n En mis manos cayó el libro de la periodista Laura Castellanos Corte de caja, entrevista al subcomandante Marcos (Editorial Endira), que próximamente estará en las librerías. La obra recoge cinco horas de grabaciones, realizadas en un par de entrevistas, en las que el más célebre de los guerrilleros mexicanos habla de todo. Me llamó la atención, en particular, que el jefe zapatista vaticine que el EPR “va a dar mucho de qué hablar en los próximos años…”

-¿Por qué lo piensas?, le pregunta su entrevistadora.

-Porque ha tenido éxito. Fíjate, el EPR tuvo lo que no tuvimos nosotros en 94. En 94 todos fueron unánimes en apoyar nuestras causas, pero se dijo que la vía armada no era el camino. Y el EPR no recibió una condena unánime por las bombas (a los ductos de Pemex).

-¿Piensas que los actos de sabotaje le generan simpatías?

-Pienso que, debido a la situación del país, acciones de este tipo despiertan simpatías. La fragilidad de Calderón también contribuye a que esto genere simpatías, estima.

La periodista lo interroga también sobre algunos intelectuales.

-¿Héctor Aguilar Camín?

-Un mercenario de la letra.

-¿Carlos Monsiváis?

-El crítico más filoso y brillante de la derecha en México.

-¿Baltasar Garzón?

-Un mercenario de la justicia.

-¿Eduardo Galeano?

-De grande quiero ser como él.

n En San Luis Potosí se empiezan a agitar las aguas por la sucesión del gobernador panista Marcelo de los Santos, en julio de 2009. Este viernes se da a conocer una encuesta de Pentamarketing sobre cómo van los aspirantes. El senador del PAN Alejandro Zapata sigue a la cabeza en “conocimiento ciudadano”. Sube, incluso, ligeramente por su exposición en medios nacionales debido a la controvertida Ley de Réplica.

Su homólogo del PRI, Carlos Jiménez Macías, registra un ligero descenso en relación al trimestre pasado. Los observadores explican la baja por una menor exposición en los medios locales. Eterno aspirante al Palacio de Gobierno, es también de los que más votos en contra acumulan.

Caso contrario es el de Eugenio Govea, también senador del PAN, quien sube tres puntos en la Huasteca, de donde es originario, y en la capital del estado. El que fue secretario del Trabajo de Fox, Francisco Xavier Salazar, vinculado a los grupos más persignados del azul, va también al alza. Su presencia en los medios locales es frecuente. Opina de todo.

El diputado federal del PRI Jesús Ramírez Stabros va también para arriba. Su popularidad se incrementa 2.5 puntos. Los observadores locales explican la subida por el trabajo partidista que los seguidores del ex líder del sindicato de pilotos han realizado en la entidad.

http://panchogarfias.blogspot.com