mayo 05, 2008

Fox sin arrepentimientos

El ex presidente de México habló de todo

Jorge Ramos Avalos
Univision Online

MIAMI, Florida - La principal característica que distingue a Vicente Fox de otros ex presidentes mexicanos, es que él habla y opina sobre todo. Los otros no.

Ya no es el mismo

¿Por qué no guardar silencio, siguiendo esa vieja tradición mexicana? le pregunté a Fox en una reciente visita a Miami.

"Porque México cambió", me respondió. "Porque el 2 de julio del 2000 en México pasamos de un régimen autoritario a un régimen democrático. Y las consecuencias son estas. Efectivamente, los presidentes anteriores, o porque habían sido corruptos, o porque los presionaba el siguiente presidente, se callaron. O porque no tenían nada que decir".

Fox, quien publicó sus memorias y ha dado más de 50 discursos (según su propia cuenta) desde que dejó el poder, cree que "sí hay vida después de la presidencia". Y constantemente se cruza con otros ex presidentes latinoamericanos -mencionó a Toledo, Lagos, Cardoso y Maduro- que están haciendo lo mismo que él.

El petróleo de México

Y ya que quería hablar, le pregunté si apoyaba la propuesta del presidente Felipe Calderon de permitir que compañías privadas y extranjeras participen en la explotación del petróleo mexicano.

"Por supuesto que sí", me dijo, "porque no hay otra fuente de recursos para hacer eso. Eso es muy diferente a perder la soberanía y el control de ese recurso natural que sí es de todos los mexicanos. (Hasta) Cuba explota su petróleo asociado con inversión privada".

Durante la presidencia de Fox (2000-2006) no se construyó ni una sola refinería a pesar de haber tenido los ingresos más altos en la historia de Petróleos Mexicanos (Pemex). Pero Fox defendió su decisión.

"¿Con qué construyes una refinería?", se preguntó. "El ingreso del petróleo entra al presupuesto y se gasta. Entonces todo lo que le metas al petróleo lo estás dejando de meter en la educación. Yo no tengo ningún titubeo en esto. Jamás de los jamaces cambiaría estar invirtiendo para sacar un barril más de petróleo que estar invirtiendo en tener un joven mexicano con título universitario. Eso vale mucho más que un barril de petróleo".

"No cuadra mucho"

Fox, quien favorece un debate a nivel nacional, se opone a que esto sea resuelto con un referendo. "El populismo no me cuadra mucho; para eso existen los congresos", me dijo.

"(Hugo) Chávez hace referendos cada ocho días y el tipo ni es democrático ni está viendo por su país".

Fox y Calderón coinciden en el asunto del petróleo, pero no en el de Cuba. "Le pedí a Fidel (Castro) mandar mexicanos, ya no de la ONU, a (revisar) las cárceles cubanas", recordó Fox. "Si quieres mi voto en Naciones Unidas (le dijo a Fidel), lo tienes, pero primero muéstrame que se respetan los derechos humanos".

- "¿Está cayendo en un error Calderón (al normalizar relaciones con Cuba)?"
- "Bueno", me contestó Fox, "Calderón es Calderón. Es el presidente de México hoy. El decidirá qué quiere hacer. Yo tomé mis decisiones. Ahora Calderón hará las suyas. Que, por cierto, es un gran presidente y está haciendo una gran tarea. Yo creo que va a ser el mejor presidente que ha tenido México".

Bajo la lupa

Una comisión del congreso mexicano extendió hasta el 20 de agosto una investigación sobre supuesto enriquecimiento ilícito contra Fox. Los congresistas quieren saber si la reciente remodelación de su rancho en Guanajuato se hizo con dinero mal habido y si los hijos de su esposa, Martha Sahagun, se aprovecharon de su posición cercana a la presidencia, entre otras cosas.

- "¿Le preocupa (la investigación)?"
- "De ninguna manera", respondió Fox, quien tiene una sección sobre mentiras y verdades de su presidencia en la página www.centrofox.org.mx

"Es una pérdida de tiempo. Para eso existe la autoridad. Son asuntos político partidistas. Debían sacar una comisión para López Obrador. Por ejemplo, el cuate se la vive como mago, gastando y recorriendo el país una y otra vez. Y los fondos ¿de dónde vienen?"

El tema del "peje"

El tema de Andrés Manuel López Obrador, el ex candidato presidencial del PRD, suele generar los comentarios más álgidos por parte de Fox. La semana pasada, en una entrevista, López Obrador me dijo que "sí hubo un fraude" en las elecciones del 2006 y que "nos robaron la presidencia".

- "¿Hubo fraude?", pregunté.
- "No, de ninguna manera", respondió Fox enfático. "Pero sí quiero reiterar, por enésima ocasión, que jamás toque un recurso público para ayudar a campaña alguna".
- "¿Apoyó la campaña de Calderón?"
- "Espiritualmente, desde luego", me dijo Fox. "Como compañero de partido, desde luego. Porque ¡imagínate México en manos de López Obrador! ¡Caray!… Claro que no hubo fraude. Lo que demostró el señor López Obrador es que no trae madera democrática. Que es él, él y solo él. Y todos los demás no cuentan".

A sus 65 años Fox no tiene ganas de parar. Pero es constantemente obligado a ver hacia atrás.

- "¿Cree que fue mejor candidato que presidente?", le pregunté "¿Cambió más a México como candidato que como presidente?"
- "Tiene su mérito el haber encabezado este gran movimiento social para sacar al PRI de Los Pinos y llevar a México a la democracia", respondió satisfecho. "Pero lo más importante es que México pase de una democracia electoral, ya ganada por los mexicanos, a una democracia eficaz".
- "¿Qué es lo más difícil de ser ex presidente?"
- "Nada", dijo antes de despedirse y sin arrepentimientos. "Francamente hay vida después de la presidencia. Es divertido".

L´Mouvement c’est moi

Rogelio Carbajal Tejada
Milenio

“L´État c´est moi”, parece haber dicho alguna vez Luis XIV, rey de Francia, en pleno siglo XVII. Era el esplendor del absolutismo francés. Y aunque los historiadores todavía discuten si la frase fue realmente expresada por el monarca o le fue endilgada por sus detractores, no cabe duda que representa a cabalidad la forma política en la que se condujo como soberano.

“El Estado soy yo”, personifica justamente lo que la teoría política de los siguientes siglos reprobó y, desde luego, sigue reprobando el día de hoy. Al poder absoluto del rey, sin contrapeso, se le opuso el poder originario de los ciudadanos. A la decisión unipersonal se le confrontó con un sistema que dividía el poder para evitar su concentración y su ejercicio desmedido.

A la monarquía se le sucedió con la república.

Fueron los años de las revueltas y de las revoluciones populares. Centralmente, dos países dieron cauce a una nueva forma de concebir al Estado y a su gobierno. Francia y las entonces colonias americanas de la Gran Bretaña idearon por caminos muy diferentes el modo como se ejercería el poder a partir de entonces. Su talante más o menos en la generalidad de las sociedades democráticas sigue vigente en pleno siglo XXI, a más de doscientos años de distancia.

A partir de entonces son los ciudadanos —y no el monarca— los depositarios de la soberanía. A partir de entonces, el paradigma democrático campea e, incluso, la mismas casas reales que aún sobreviven se han sujetado a las reglas democráticas con sus monarquías constitucionales o parlamentarias.

Así ha sido la evolución política, incluso en México que desde el siglo XIX peleó una y otra vez por hacer vigente el principio democrático y desterrar para siempre la visión unipersonal del caudillo o del iluminado. Empero, en pleno siglo XXI existen aún visiones que ven ilusionadas un regreso a el Estado soy yo. Ciertamente no dicho con las mismas palabras, pero casi. El movimiento soy yo de López Obrador lo refleja a plenitud y vivifica a la perfección la personalidad de quien se cree omnipotente.

Y aquí no hay duda: López Obrador sí lo dijo y sí lo piensa. Y lo que es peor, sí actúa bajo tal premisa. Así gobernó en el Distrito Federal y así ha conducido sus movimientos políticos desde Tabasco hasta la Ciudad de México. No le importan las reglas ni las leyes. Lo que importa es él y lo que piensa.

E importa, porque en su concepción lo que él piensa es lo que nosotros debemos de pensar. Ni importa que de por medio se dinamite un Poder o al Estado mismo, el movimiento, su movimiento, debe subsistir a toda costa. Da igual si para ello hay que ignorar a la Asamblea Legislativa y a los jueces —símbolos del contrapeso republicano ideado en el siglo XVIII— o si es preciso cerrar Reforma o secuestrar un Congreso.

Quien no piense ni actúa como él, debe ser aniquilado, borrado del mapa político. No admite oposición ni contradicción alguna. Sus formas son las del celoso dictador que no puede tolerar otra visión que no sea la suya.

La conversación que entre él y el coordinador de los Senadores de su partido todos conocimos es elocuente y devela la personalidad de quien bajo esas formas autoritarias quiso gobernar a México. El movimiento soy yo se acerca y se asemeja cada vez más al Estado soy yo.

El tufo absolutista de la exclamación de López Obrador no debe pasar inadvertida. Más allá del colorido con la que se llevó a cabo la discusión reportada por diversos medios, en el fondo se encuentra una radiografía de un personaje que no entiende de límites ni de contrapesos.

La frase, sirve también para ilustrar el objetivo que se persigue en el llamado debate energético. Es evidente que para López Obrador la discusión no importa, de hecho, según dijo “es una vacilada”. Y lo es para él porque la concepción que tiene sobre el tema no puede —según su pensamiento— ser debatida. Faltaba más: que alguien le controvierta sus dichos y le demuestre su clara equivocación y franca ignorancia sobre la materia energética no está en su imaginación.

López Obrador no admite debates ni discusión a sus órdenes: L’mouvemente c’est moi.

rogelio.carbajal@gmail.com

Una metáfora para los dulces 19

Ciro Gómez Leyva
La historia en breve
Milenio
gomezleyva@milenio.com


Es una metáfora perfecta. El PRD celebró su cumpleaños 19 nombrando presidente del partido a un interino que releva a un dueto de interinos. El nuevo interino fue descalificado por una parte sustantiva de la militancia.

Sería sadismo puro seguir haciendo la crítica de los comicios del PRD, el mayor ridículo en la historia electoral contemporánea de México (creo que hoy ya nadie se ofenderá con esa afirmación). Más bien, para aprovechar el aniversario, cabría preguntar si ha cumplido con lo básico que propuso el 5 de mayo de 1989, cuando convocó a dar vida al partido que nacía de un fraude electoral, prometía luchar para conquistar y defender el voto en cada rincón del país y garantizaba combatir la corrupción.

Electoralmente, el PRD se movió entre la mediocridad y el desastre hasta que a finales de 1996, con Andrés Manuel López Obrador como presidente, obtuvo espectaculares triunfos municipales, prólogo del esplendoroso 1997, cuando se impuso en el DF, con Cuauhtémoc Cárdenas como candidato, y creció sustantivamente en número de senadores y diputados.

Vinieron algunos éxitos más, pero el partido sigue siendo muy débil en la mayor parte de las regiones donde lo era en 1989. El 2 de julio de 2006, con López Obrador como figura solar y presidente legítimo, es un capítulo de luces y miserias que se cuece aparte.

Hoy se asocia al PRD a la corrupción casi como se asociaba al PRI hace 19 años. En 1989 se decía que era el partido de la violencia, igual que hoy. Además, tiene más derrotas que victorias en las batallas legislativas esenciales.

“Nadie puede estar satisfecho de la condición tan difícil que estamos viviendo”, reconoció ayer Guadalupe Acosta Naranjo al asumir el interinato.

No, pues no.

Otro lazo de las FARC con el narco en México

Jorge Fernández Menéndez
Razones
exonline.com

El martes pasado, en la región de Antioquia, en Colombia, fue muerto en un enfrentamiento Miguel Ángel Mejía Múnera, el más importante narcotraficante de ese país. Dos días después fue detenido el hermano, Víctor Manuel, ambos encabezaban la organización llamada Los Mellizos, que se había convertido desde la caída de los grandes cárteles, la detención de los jefes del llamado cártel del Norte del Valle y la muerte en septiembre pasado del responsable de las principales operaciones del narcotráfico de las FARC, Tomás Medina, apodado el Negro Acacio, no sólo en una organización que había reemplazado a los llamados paramilitares en el negocio del narcotráfico, sino que, además, desde el fracasado proceso de paz del presidente Andrés Pastrana se había vuelto el brazo operador de las FARC para esa actividad. Con un dato adicional: tenían sólidas relaciones en México, en un corredor que nacía en el Pacífico, depositaba la droga en el Distrito Federal y entraba a Estados Unidos, básicamente, por Nuevo Laredo.

La muerte y la detención de los líderes de Los Mellizos, por los cuales Estados Unidos ofrecía cinco millones de dólares de recompensa por cada uno, fue parte de una operación internacional apodada Titán, en la que han participado, desde años atrás, distintos gobiernos, entre ellos los de México, Colombia y Estados Unidos. En México, el primer antecedente de esta operación se dio el 22 de octubre de 2002, con el aseguramiento de un tráiler con 730 kilos de cocaína pura. Meses después se decomisó, como parte del intercambio de información derivada de aquel operativo, una avioneta con más de dos toneladas de droga.

A partir de esas acciones se identificó al principal operador en México de esa organización: se trataba de Juan Pablo Rojas López, apodado El Halcón, quien controlaba el tráfico de drogas desde la Ciudad de México, apoyado en la logística que manejaba Ricardo Támez Alanís. Rojas López fue detenido el 28 de enero de 2004, con un cargamento de dos toneladas de cocaína. Pero lo más importante es que desde su detención aceptó ser el operador en México de los llamados Mellizos y reveló, entonces, que éstos, a su vez, trabajaban con las FARC para organizar sus cargamentos hacia México y otros países. Rojas López había sido agente de la Dirección Federal de Seguridad y desde los años 80 estaba trabajando con el cártel de Medellín, encabezado por el después fallecido Pablo Escobar. En esos años, el encargado de los envíos de Colombia a México era Miguel Ángel Wellis. Rojas López declaró que, tras la muerte de Escobar y Wellis, se retiró durante cinco años.

Pero en 2002 volvió a ser contactado por los hermanos Mejía Múnera. Desde entonces y hasta su detención reconoció haber introducido unas 40 toneladas de cocaína en Estados Unidos, provenientes de Colombia, vía México. Rojas López trabajaba con el secretario ejecutivo de Los Mellizos, que era Mauricio Jaramillo Correa, quien a su vez era el enlace del grupo de éstos con las FARC.

Según las investigaciones que permitieron desarticular a esta organización (cuyo inicio se dio desde la caída de Rojas López en México), se trasladaba la droga en avionetas o en embarcaciones que salían del puerto de Buenaventura, en el Pacífico colombiano, hasta llegar a la altura de Guerrero: allí la droga era recogida en alta mar, trasladada a Acapulco y de allí al DF, donde era depositada y distribuida a distintos compradores. Según la información recabada, incluso la venta de esa droga, si bien parece ser que tenía como principal comprador al cártel del Golfo, era vendida a distintos grupos de acuerdo con convenios previos con los proveedores colombianos. La caída de Rojas López y su organización rompió en parte ese esquema y fue una de las causas del estallido de violencia que se generó entre distintas organizaciones del narcotráfico en los últimos tres años en México. Pero también puso de manifiesto las redes que proveían la droga en Colombia y las relaciones con las FARC.

Los Mellizos eran una organización de nuevo tipo en Colombia, que había reemplazado a los grandes cárteles: con un mecanismo mucho más horizontal, controlaban aproximadamente 20 organizaciones que operaban en distintos lugares del país y, una vez desmovilizados los grupos paramilitares de la UAC, esa organización los remplazó en el negocio de la venta de drogas e hizo acuerdos estratégicos con las FARC y en menor medida con el ELN, en el contexto de los procesos de paz de la época de Pastrana. También modificaron su relación con los cárteles mexicanos, a base de una estructura más independiente y con la venta a distintas organizaciones, a partir de distintos mecanismos de financiamiento.

La muerte de uno de los hermanos Mejía Múnera y la detención del otro, prácticamente desarticula a esa organización, rompe uno de los lazos más importantes que tenían las FARC para la venta de drogas desde la muerte de Tomás Medina y pondrá presión adicional a los grupos del narcotráfico en México, porque termina de cerrarse una de sus principales fuentes de aprovisionamiento de cocaína. Y pone de manifiesto, una vez más, el involucramiento de las FARC en negocios del narcotráfico en nuestro país. Un involucramiento que, según declaró ayer el jefe de la policía colombiana, Óscar Naranjo, se está debilitando seriamente por la falta de conductos de comercialización, lo que ha llevado a esa organización a volver a dedicarse básicamente, en esa área, a proteger sembradíos y al cobro de impuestos para trabajar y transitar por sus áreas de control a los distintos narcotraficantes. Pero lo cierto es que los golpes a la organización de Los Mellizos, iniciados en México y concluidos en Colombia, son durísimos para las organizaciones criminales de los dos países y sin un paso más para recortar los recursos de los que gozan las FARC. Aún se sabrá mucho más de estas historias.

Para los amigos de las FARC

Pablo Hiriart
Vida nacional
exonline.com

Los amigos de las FARC en México saben muy bien qué es ese grupo guerrillero y a qué se dedica.

Y los que sienten alguna simpatía por él, tal vez deberían conocer un poco de qué se trata.

Las estadísticas dicen lo siguiente: desde 1966 a enero de 2008, las FARC secuestraron a seis mil 877 personas y asesinaron a tres mil 24.

Los números suelen ser fríos, pero detrás de las cifras siempre hay personas. Veamos algo del periódico Cambio, de Bogotá:

Viernes 11 de enero de 2008. “Las FARC siembran minas antipersona en los Llanos Orientales.

“El año pasado, 41 niños resultaron heridos por las minas antipersona, mientras que ocho murieron.

“En la primera semana de 2008, cinco colombianos han sido víctimas de las minas antipersona, entre ellas los esposos Pedro Ismael Bastidas y Luz Erlinda Hernández, que pisaron una el sábado 5 de enero cuando salían a pasear con su perro en su finca de Samaniego, Nariño. En Atlántico, Antioquia y Caldas, otras tres personas cayeron en las trampas explosivas que sembró la guerrilla”.

Miércoles 19 de septiembre de 2007. “El sábado 8 de septiembre a las 18:28 horas fue depositado en una bolsa blanca el último de los 11 cadáveres de los ex diputados del Valle que murieron en poder de las FARC. Así quedó consignado en un diario que escribió Álvaro Leyva, integrante de la comisión especial de tan dramática tarea.

“Leyva hizo las anotaciones en un cuaderno Jean Book. En él se lee que las fosas fueron encontradas el jueves 8 de septiembre en un campamento abandonado que, según lo que observaron los siete miembros del Comité Internacional de la Cruz Roja y el propio Leyva, podía haber sido el lugar donde las FARC los tuvieron cautivos.”

Viernes 8 de junio de 2007. “Marina González, una caleña que supera los 70 años, siente que el destino no ha sido buena con ella. Además de que vive en la pobreza, ahora debe enfrentar las amenazas de los milicianos de las FARC porque intentó indagar por el paradero de su nieto, un menor de edad que, según lo que ha podido establecer, fue reclutado por ese grupo guerrillero en el suroriente de Cali.

“Como Marina, otras madres de la Comuna 21, un sector deprimido de la capital vallecaucana, se preguntan desde hace varios meses por la suerte de 24 menores que un día salieron de su casa y nunca regresaron.”

Lunes 11 de diciembre de 2006. “Trescientos veintinueve niños de la guerra han sido obligados a matar, torturar y mutilar, revela informe de la Defensoría.

“De este número, 80 niños reconocieron haber sido obligados a cometer alguno de estos actos: 39 por ciento a matar; 19 por ciento a mutilar y 16 por ciento a torturar.

“En el caso de las niñas, 55 por ciento fueron violadas en el grupo armado y un número significativo dijo haber perdido a alguno de sus hijos.

“Más preocupante aún es que, entre 2001 y 2005, la edad de vinculación a la guerra disminuyó: pasó de los 13.8 años a los 12.8 años y, en promedio, permanecen más de dos años en la guerra.”

31 de enero de 2005. “El informe divulgado en la reciente edición de la revista Semana fue elaborado por la Junta de Inteligencia Conjunta…

“El estudio corresponde a las finanzas de las FARC en el año 2003, durante el cual la guerrilla obtuvo ingresos por rescates pagados por personas secuestradas equivalentes a unos 37.5 millones de dólares.

“Ese mismo año, las FARC robaron 106 mil 934 cabezas de ganado que les reportaron ingresos por 31.8 millones de dólares.

“Aunque el informe no aclara el total exacto de los ingresos por narcotráfico, la suma de cifras de actividades relacionadas con ese delito da 15.6 millones de dólares.

“Además, las FARC se nutren del ‘impuesto al gramaje’ que cobran a los campesinos y a los productores y de otros gravámenes que cobran a los narcotraficantes por el uso de pistas de aterrizaje clandestinas, cuidar cultivos ilícitos y proteger laboratorios de droga.”

Aclaración: El miércoles de la semana anterior puse que entre las personas que Gobernación aceptó como “observadores sociales” para “facilitar el diálogo” con el EPR estaba el antropólogo Gilberto López y Rivas, ex agente de la KGB.

López y Rivas me envió una aclaración, que transcribo:

“Sr. Periodista: ¿usted es de los que creen en los datos extraídos de la computadora de Raúl Reyes, que resiste bombardeos y ametrallamientos y que en su disco duro proliferan las informaciones a modo de la inteligencia colombiana? El obispo emérito Samuel Ruiz resiste, como la señora Rosario Ibarra de Piedra, todas las calumnias en su contra. En honor a la verdad, le informo que nunca fui miembro de la KGB. Con base en mis convicciones socialistas, realicé tareas en Estados Unidos para la Inteligencia militar soviética, de lo cual estoy orgulloso y di cuenta pública en el año 2003. Con cordiales saludos, Dr. Gilberto López y Rivas”

Cinco notas sobre el 5 de mayo

Leo Zuckermann
Juegos de Poder
exonline.com

1. Esta anécdota me la contó un querido amigo. A principios de los 90 estudiaba su posgrado en una de las mejores universidades inglesas. Asistió a una ponencia donde un distinguido profesor mexicano hablaría sobre la historia de su país. Presente en la sala estaba un viejo profesor inglés cuyo amor por Colombia era equiparable a su aborrecimiento por México. Al terminar la exposición del ponente mexicano, el profesor inglés, con tradicional estilo flemático, dijo que lo que faltaba en la historia de México era heroísmo. El mexicano, indignado, le contestó que eso no era cierto, que sí había casos de heroísmo y ahí estaba, por ejemplo, la Batalla de Puebla. A continuación explicó la gesta del Ejército de Oriente en contra de la fuerza invasora de los franceses que los mexicanos festejaban cada 5 de mayo. Lapidario, el inglés remató: “Si los ingleses celebráramos cada vez que ganamos una batalla no trabajaríamos ni un solo día del año”.

2. Mensaje que envió el general Ignacio Zaragoza al ministro de la Guerra en la Ciudad de México el 5 de mayo de 1862: “Puebla a las cinco y cuarenta y nueve minutos de la tarde —General Ministro de la Guerra— Las Armas del Supremo Gobierno se han cubierto de gloria; el enemigo ha hecho esfuerzos supremos por apoderarse de la plaza, que atacó por el oriente de izquierda y derecha durante tres horas; fue rechazado tres veces en completa dispersión y en estos momentos está formando su batalla fuerte de cuatro mil y pico de hombres, frente al Cerro de Guadalupe, fuera de tiro. No lo bato como desearía, porque el Gobierno sabe que para ello no tengo fuerza bastante. Calculo la pérdida del enemigo, que llegó hasta los fosos de Guadalupe en su ataque, en 600 y 700 entre muertos y heridos; 400 habremos tenido nosotros. Sírvase dar cuenta de este parte al Ciudadano Presidente de la República. Libertad y Reforma. Cuartel General en el Campo de Batalla, General Ignacio Zaragoza”.

3. El 5 de mayo se ha convertido en el día nacional de México en Estados Unidos. Hasta la Casa Blanca celebra la fecha. El presidente recibe a los líderes de la comunidad mexicano-americana. A lo largo de Estados Unidos, la comunidad de inmigrantes festeja sus raíces mexicanas. Es una ocasión para celebrar el sentimiento nacionalista que une a los inmigrantes con el país de donde migraron. De acuerdo con Laurie Kay Sommers en The journal of american folklore, la celebración se ha transformado históricamente. En los años 20 del siglo pasado incluían canciones y danzas estadunidenses y de otros países de América Latina. Actualmente es un día de puras expresiones mexicanas: “Mariachis, charros, ballets folclóricos con énfasis en los estilos de Jalisco y Veracruz, además de canciones muy evocadores como El rey, Volver, volver y Canción mixteca que prenden la flama de la nostalgia y el patriotismo por la madre patria”.

4. Quizás en Estados Unidos les guste festejar el día mexicano el 5 de mayo y no el 16 de septiembre, día de la Independencia, porque este acontecimiento celebra una derrota a Francia, potencia mundial en aquella época y desde entonces competidor imperialista de los estadunidenses. Quizá también haya contribuido a la celebración del 5 de mayo el hecho de que el gran héroe de la Batalla de Puebla fue el general Ignacio Zaragoza, nacido en 1829 en Presidio de Bahía del Espíritu Santo, Texas, hoy Goliad. De padre veracruzano y madre tejana (de San Antonio), Zaragoza emigró junto con toda su familia a Tamaulipas cuando los rebeldes tejanos, apoyados por Estados Unidos, ganaron la guerra de independencia y se separaron de México. Para los estadunidenses resulta muy conveniente celebrar a México por la derrota que un general tejano le propinó a los franceses. Lo que no se menciona es el nacionalismo mexicano de la familia Zaragoza que migró a México cuando Texas se separó de este país y de cómo el joven Ignacio trató de enlistarse como cadete para defender a México cuando Estados Unidos lo invadió entre 1846 y 1848 (aunque su solicitud fue rechazada debido a su corta edad).

5. El ejército francés estaba al mando del general Charles Ferdinand Latrille, mejor conocido como el conde de Lorencez. Había ganado las batallas en Solferino, Magenta, Argelia y Sebastopol para los franceses. Era un hombre de una soberbia infinita. Antes de invadir a México, mandó un mensaje al mariscal de Francia: “Somos tan superiores a los mexicanos en organización, disciplina, raza, moral y refinamiento de sensibilidades, que le ruego anunciarle a Su Majestad Imperial, Napoleón III, que a partir de este momento y al mando de nuestros seis mil valientes soldados, ya soy dueño de México”. ¿Dueños de México? Los franceses eventualmente tomaron Puebla, la Ciudad de México y otras localidades. Instalaron en el poder a Maximiliano de Habsburgo. Sin embargo, nunca conquistaron la totalidad del territorio mexicano y, al final, desgastados y obligados a repatriar a sus tropas para otra guerra europea más, los franceses se retiraron de México y prevalecieron los “inferiores” republicanos liderados por Benito Juárez.

Pide ONU a UE revisar meta de consumo de biocombustibles

Milenio
Notimex

El consejero especial Jeffrey Sachs, dijo que “los biocombustibles no son la única causa, pero sí tienen su gran parcela de culpa”.

Bruselas.- El consejero especial de la ONU, Jeffrey Sachs, recomendó hoy a la Unión Europea (UE) revisar su meta de aumentar en 10 por ciento el consumo de biocombustibles en los países del bloque para minimizar la actual crisis alimentaria mundial.

Para el economista de la Organización de Naciones Unidas, los programas de biocombustibles impulsados por la UE y por Estados Unidos son uno de los factores responsables del problema.

‘Los biocombustibles no son la única causa, pero sí tienen su gran parcela de culpa. En Estados Unidos una tercera parte de la producción (de granos) irá este año a los tanques de los auto. Es necesario cortar significativamente’ estos programas, afirmó.

Por su lado, el diputado español, Josep Borrell, presidente del Comité de Desarrollo del Parlamento Europeo, señaló que la realidad estadunidense es distinta de la europea.

‘En la UE apenas un 2.0 por ciento de los granos es utilizado para biocombustible. Evidentemente eso no es comparable con los 30 por ciento utilizados en Estados Unidos’, argumentó.

Sachs criticó lo que llamó ‘propuestas sin base’ por parte de los europeos y defendió que se trabaje por una solución a largo plazo para el problema, que no puede ser alcanzada apenas con ayudas alimentarias.

‘Sean prácticos, porque con practicidad ustedes pueden salvar esa situación’, señaló.

La salida pasaría por la inversión en la agricultura africana y una financiación internacional que permita a los pequeños agricultores africanos incrementar su productividad.

‘La producción en Africa no alcanza ni una tercera parte de su potencial’, dijo. ‘Debemos ayudarles a mejorar su productividad en vez de seguir enviando alimentos baratos’, afirmó.

Asimismo, el economista acreditó que los subsidios ofrecidos por la UE a sus agricultores no influye en la situación africana.

‘El problema de Africa no son los subsidios, sino la pobreza. Es que los africanos no tienen acceso a tecnologías básicas de producción’, afirmó.

Según Sachs, la comunidad internacional debe ayudar a los africanos a mejorar la variedad de semillas de las que dispone, fortalecer fertilizantes e implementar sistemas de riego para incrementar el nivel de producción en una tonelada por hectárea de seis meses a cinco años.

‘Creo que esas acciones tienen un impacto rápido y un gran resultado, que puede ser visto en seis meses’, recordando que en Malawi ese tipo de incentivos hizo posible duplicar la producción en un plazo de dos años.

Atraso histórico

Macario Schettino
El Universal

Hace 160 años, las revoluciones recorrían Europa, y de acuerdo con Marx y Engels, era porque el capitalismo, como un fantasma, recorría el mundo. Las revueltas eran respuestas a los cambios que ese sistema económico traía consigo. Cambios difíciles de aceptar, como lo son todos. Pero cambios que significaron una mejor forma de vida, años después.

México habría de esperar todavía medio siglo para que el fantasma nos recorriera, y frente a él sufrimos los mismos espantos que los europeos. Pero a diferencia de aquéllos, nosotros tendríamos la suerte de evitar la permanencia del fantasma. El capitalismo no se instalaría entre nosotros, no le daría tiempo. Nuestras revueltas ocurrieron cuando el fantasma sufría su más profunda crisis, y la estabilidad se construyó bajo el espíritu del tiempo de entreguerras: el corporativismo.

Como nosotros, América Latina entera logró escapar del fantasma, y con él, logró escapar de esa desgracia que es la riqueza bien distribuida. Pudimos mantenernos pobres y desiguales, a diferencia de otros continentes. Sólo África ha tenido un mejor desempeño en esto de destruir su futuro.

En los cuentos, el capitalismo es la fuente de todo mal, así como sus descendientes: la globalización, el libre comercio, y el engendro del neoliberalismo, que es aún peor que un fantasma, porque nadie sabe qué es. Sin embargo, resulta que sólo bajo el capitalismo hay crecimiento sostenido, y todavía más, sólo en ese sistema se reducen las desigualdades. Se suele pensar lo contrario, aunque el verbo pensar no es aplicable. Es en realidad una creencia, surgida de lo difícil que es entender cabalmente el funcionamiento del mercado. Nos es más natural imaginar otras cosas, como un gran sistema de planeación, que aceptar que del caos de las decisiones individuales pueda surgir el milagro del equilibrio.

Pero la evidencia es abrumadora. Los países que han optado por aceptar al fantasma han crecido, y mucho. Japón, un país más pobre que México al inicio del siglo XX, lo terminó siendo cuatro veces más rico. Corea del Sur, que hace 50 años era menos de la mitad de México, es hoy más del doble. España, del mismo tamaño que México a mediados de siglo, lo terminó más que duplicando nuestra economía. Y es también interesante notar que entre los 50 países con mejor distribución en el mundo puede uno encontrar de todo: capitalistas, ex comunistas, europeos, asiáticos, africanos. Todo, menos latinoamericanos.

Nosotros hemos preferido mantenernos aparte. Somos, honrosamente, fósiles medievales. Nadie más ha logrado perpetuar por tanto tiempo fueros y privilegios como lo hemos logrado nosotros. Nadie ha logrado, como nosotros, enmascarar como tradición el sometimiento y la miseria. Nadie ha alcanzado la excelencia latinoamericana en el uso de los sindicatos como apéndices del poder político. Nadie ha destruido tantas oportunidades y tantas riquezas como nosotros.

Esta gran tradición latinoamericana no da señales de querer morir. Puesto que no es una corriente de pensamiento, sino una fe, no hay manera de destruirla con argumentos, con datos o con evidencias. Es la herencia natural del Imperio Español, de su esencia religiosa, de su construcción orgánica, del patrimonialismo que nosotros hemos transformado en corrupción.

El núcleo de esta tradición, de esta proclividad a la miseria, es la inmensa ignorancia que profesamos los latinoamericanos. Hoy sabemos que la mayoría de nuestra población es incapaz de entender la complejidad de su realidad. La mitad, en Chile, México, Uruguay; cuatro quintas partes en Perú, Bolivia, Brasil.

Para estas poblaciones ignorantes, sólo la fe, los cuentos, los sentimientos tienen algún sentido. Pero es eso mismo lo que los mantiene en la ignorancia y la miseria. Y es eso lo que, por décadas, permitió la existencia de regímenes autoritarios.

La democracia, el crecimiento, la mejor distribución, son resultado de un cambio de mentalidad que América Latina nunca ha logrado. México lo está logrando, aunque no todos lo entiendan. Uno de cada cuatro mexicanos añora al régimen autoritario, y se aferra a sus símbolos. Aún no pueden entender el mundo que los rodea.

www.macario.com.mx

Profesor de Humanidades del ITESM-CCM

Los mártires cristeros

Leonardo Curzio
El Universal

Los cristeros han conseguido sobrevivir en la memoria colectiva a pesar de haber sido estigmatizados por la historia oficial como un movimiento retardatario, desplegado por fanáticos profundamente reaccionarios. El encasillamiento del movimiento entre los enemigos de la historia oficial, ha llevado incluso a una intolerancia analítica que dura ya varias décadas.

Es llamativo, en este orden de ideas, que los que jalean cualquier movimiento que tenga origen popular (aunque ponga explosivos en ductos de paraestatales) le niegan al movimiento su componente popular, como si el pueblo bueno, el que nutre las revoluciones heroicas, no pudiera ser católico y rebelarse contra la fatuidad e intolerancia de tiranos lunáticos como Calles o Garrido.

La defensa de la religión, mal que nos pese, es la defensa de la libertad. Un pueblo puede insurgirse cuando percibe que la dominación extranjera es insoportable o cuando las condiciones económicas a las que lo somete una oligarquía resultan insufribles. Puede también salir a las calles, como sucedió hace 40 años en Ciudad Universitaria, para exigir libertad y apertura. ¿Qué puede haber de más natural que un pueblo pidiendo su libertad? Pero qué pasa cuando un pueblo percibe que su libertad religiosa está en riesgo. ¿Es legítimo que se insurja contra el poder establecido? Yo creo que sí. Defender la libertad religiosa es la base de una sociedad libre.

Los cristeros han sido objeto de una crítica acerba que les ha negado su origen popular. Esa impostura llamada jacobinismo de fachada, o mejor aún, gazmoñería antirreligiosa, como diría Pérez Galdós, es tan ridícula como la gazmoñería religiosa o mochería como diríamos aquí. Esa visión sesgada se ha encargado de ocultar que la libertad religiosa es una de las ramas de la libertad. Ahora bien, la libertad religiosa es una garantía de los ciudadanos de que el Estado no se inmiscuirá en sus creencias y mucho menos interferirá en los cultos, pero en modo alguno puede significar un privilegio para las iglesias y sus líderes.

La defensa de la libertad en el mundo moderno pasa por definir una frontera impermeable entre el ámbito político y la esfera religiosa. La libertad religiosa, y su defensa, no da para propulsar carreras políticas de cardenales ni para que políticos mochos intenten lucrar con un pueblo crédulo. El gobernador de Jalisco lejos de defender una causa correcta, está traspasando de manera burda y provocadora la autonomía del Estado laico y la recta utilización de los impuestos al transferir recursos públicos para la construcción de la Basílica. Es simplemente intolerable la postura del, además poco comedido, gobernador.

La memoria colectiva, en muchas regiones del país, todavía registra la lucha de los cristeros y lo hace con el vigor con que se recuerda una gesta genuinamente popular. El gobernador González y la jerarquía que acepta esos donativos, están tratando de instrumentalizar esa tradición para propósitos políticos, personales y por supuesto económicos. Su pretendido altruismo es patético (además de hacerlo con dinero público) y su justificación turística es bochornosa.

Los cristeros han sobrevivido a décadas de estigmatización y acoso de los gobiernos y de los biempensantes jacobinos: de lo que no creo que puedan sobrevivir es de una jerarquía eclesiástica que entonces y ahora usó su buena fe y de un político oportunista que nos muestra la cara del panismo realmente existente en Jalisco, es decir, reaccionario y prepotente. Los cristeros se jugaron la vida por sus ideales y merecen no ser usados por sus “dizque” defensores.

Analista político