mayo 06, 2008

Reporte Índigo entrevista a Javier Livas Cantú en relación a su readmisión como miembro activo del PAN

Primera parte:



Segunda parte:



Tercera parte:

La UE otorgará a México una relación privilegiada como socio "estratégico"


Bruselas, 6 may (EFE).- La Unión Europea ha decidido otorgar a México el estatuto de "socio estratégico", una relación privilegiada que los europeos tienen con muy pocos países del mundo, y en Latinoamérica sólo con Brasil.

La comisaria europea para las Relaciones exteriores, Benita Ferrero-Waldner, ha informado hoy en rueda de prensa de que el presidente del Ejecutivo de la UE, José Manuel Durao Barroso, confirmará la iniciativa durante un próximo viaje a México antes de la cumbre euro-latinoamericana que tendrá lugar en Lima los próximos días 15 y 16 de mayo.

México y la Unión Europea suscribieron en 1997 un amplio acuerdo de asociación, el primero entre Europa y un país latinoamericano, sin embargo, ha sido Brasil el primero en recibir el año pasado el estatuto de "socio estratégico" de la UE pese a carecer de un acuerdo de asociación firmado con los Veintisiete.

En respuesta a una pregunta, Ferrero-Waldner ha negado que el anuncio suponga la rectificación de un error.

"No se trata de una rectificación, sino de que México también es una de las potencias emergentes de América Latina y además es un puente entre América Latina y América del Norte", ha dicho la comisaria.

"Durante los últimos años hemos trabajado con México y hemos considerado importante preservar este dinamismo que se ha generado en nuestras relaciones bilaterales".

La comisaria se ha referido al papel que México está desempeñando a nivel mundial tras la cumbre del Grupo de los Ocho celebrada en Heiligendamm (Alemania) en junio de 2007.

"Pensamos que la asociación que tenemos con México es madura. Tenemos un acuerdo de asociación desde el año 1997, algo que no tenemos con Brasil, y en particular en los últimos tres años realmente hemos cooperado muchísimo y hemos construido una relación muy intensa".

"Por eso es ahora el momento en que vamos a proclamar esta asociación estratégica, pero después tendremos que llenarla de contenido, y ése será uno de los puntos del viaje del presidente Barroso a México.

En la misma rueda de prensa, el comisario europeo de Comercio, Peter Mandelson, se ha referido en respuesta a una pregunta a la reforma del presidente mexicano, Felipe Calderón, encaminada a permitir un mayor acceso de la iniciativa privada al sector petrolero.

La UE siempre ha reclamado a México la apertura de este sector.

"Doy la bienvenida a la iniciativa del presidente Calderón. Creo que está llevando la política en la dirección correcta", ha dicho Mandelson.

La reforma, según el comisario, "traerá inversiones adicionales, tecnología y pericia a este importantísimo sector para México", tanto en la exploración como en el desarrollo de la industria petrolera.

"Animo a los inversores privados a establecer asociaciones comerciales entre México y los operadores económicos en Europa", ha concluido Mandelson.

Tres tristes trazos

Héctor Aguilar Camín
Día con día
Milenio
acamin@milenio.com

Diecinueve años cumplió el PRD, el partido mayor de la izquierda.

Melancólica, como suele ser la verdad, fue la evocación que a este propósito hizo ayer Ciro Gómez Leyva resumiendo en tres tristes trazos aquel viento, responsable en tantos sentidos de la democratización de México.

Imparable el viento, calamitoso el fin provisional de su viaje. El PRD está más fuerte, más dividido y es más actual y más incierto que nunca.

No creo que haya militantes, simpatizantes o cronistas de ese partido que no se sorprendan, como ante un extraño, cuando miran lo que sucede ahí.

Los de casa deben encontrar extraña la casa. Acaso cada uno sea capaz de reconocer la parte de responsabilidad que tiene, o tuvo, en el diseño del cuadro calamitoso. Pero todos se sorprenderán, si les queda capacidad de asombro, del cuadro en tonos chillones sobre el que se propaga su división.

Hay algo serio que pensar en el resumen punzante de Ciro. Recuerdo haber leído en un artículo de Juan Villoro la cita de un autor Magris, no Claudio, sino algún, acaso, su pariente.

Decía el otro Magris que los partidos de izquierda tenían una especie de responsabilidad plástica frente a la historia. No sólo debían ser partidos políticos donde la gente lucha para alcanzar el poder. Debían ser, además, una especie de representación o muestra de la sociedad que deseaban construir, el anticipo de la sociedad que buscaban.

La verdad, Magris el otro, exagera. Ningún partido político puede encarnar a cabalidad, en ningún sentido, la sociedad. Todo partido es una segmentación humana, ideológica, económica y política de la sociedad que busca gobernar.

Como su nombre indica, los partidos son parte. Lo absolutamente deseable para una sociedad es que ningún partido, que es parte, pueda representarla o imponérsele como el todo.

De modo que no hay que cargar demasiado las tintas utópicas sobre las realidades calamitosas del PRD, ni de cualquier otro partido. Creo, de hecho, que ninguno de los miembros activos del PRD, o del PRI, o del PAN quieren que pase en la sociedad lo que pasa en su partido.

El punto vale, sin embargo, como foco de reflexión y autocrítica para los partidos políticos. ¿Lo que sucede en su interior es lo que proponen que suceda en el conjunto de la sociedad mexicana?

No lo creo. Para salir de dudas, María de las Heras, la gran encuestadora de MILENIO, debiera preguntar a los militantes de partidos si quieren un país a imagen y semejanza de sus partidos. ¿Qué tal que respondieran que sí?

'La nave de los Dioses' por Paco Calderón

PRD: siempre es posible lo peor

Joaquín López-Dóriga
En privado
Milenio
lopezdoriga@milenio.com

Crisis y oportunidad también son sinónimos. Florestán

La crisis por la que atraviesa el PRD, al cumplir sus primeros 19 años de vida, sí puede ser peor. Es un partido que se ha vuelto impredecible cuando a cada escala de su conflicto encuentra salidas insólitas, lo que se ha agudizado en las últimas siete semanas, en las que le ha sido imposible contar todos los votos de las elecciones del 16 de marzo para elegir presidente y secretario general de su Comité Ejecutivo Nacional.

La ruta ha sido imposible desde que sus órganos internos no pudieron contar el total de los votos y declararon vencedor a Alejandro Encinas con 83.95 de las casillas computadas, lo que equivalía a anular los votos de nueve entidades y afectar 60 por ciento, lo que no les pesó para levantarle la mano al ex jefe del Gobierno del Distrito Federal que tenía el apoyo de Andrés Manuel López Obrador, que lo hizo su candidato.

Ya venía desde la misma noche de la elección cuando con los conteos rápidos declararon ganador al candidato de Izquierda Unida, Encinas, sobre el de Nueva Izquierda, Jesús Ortega.

Desde entonces todo se les salió de las manos. A aquella primera declaración de la victoria de Encinas, siguió la renuncia de los integrantes del Consejo Técnico Electoral, que presidía Arturo Núñez; las revelaciones sobre el manipuleo en la Comisión de Garantías, a cargo de Dolores de los Ángeles Nazares; los consejos políticos citados y suspendidos; el vencimiento de todos los plazos; la prolongación del mandato de Leonel Cota una semana, su renuncia y la designación de dos interinos y la designación de un presidente provisional, Guadalupe Acosta Naranjo, todo en medio de las peores acusaciones que se hayan hecho a los protagonistas del PRD que se quejaban de la guerra sucia, con recursos ante el TEPJF y demandas en el IFE.

Así cumple el PRD 19 años, en condiciones inimaginables pero también impredecibles que no le auguran nada bueno, realidad que en ese partido, eluden.

Retales

1. DÉCADAS. Carlos Salinas contraataca y, trece años después, le vuelve a pasar a Ernesto Zedillo la factura de la responsabilidad por los errores de diciembre, con el agravante de una filtración a los hombres de negocios que, dice ahora Salinas, provocaron la fuga de divisas. ¿Responderá Zedillo? Seguramente no;

2. TRAIDORES. Alejandra Barrales ha terminado de montar los cadalsos en los que ejecutará a los señalados por sus comités de salud como traidores. La lista la encabezan Ruth Zavaleta y Víctor Hugo Círigo; y

3. HONORES. La doctora Rosaura Ruiz González será la primera presidenta de la Academia Mexicana de Ciencias. Rosaura es secretaria de Desarrollo Institucional de la UNAM. Su esposo es Pino de la Rocca, un histórico del 68 y de la izquierda mexicana.

Nos vemos mañana, pero en privado.

Libertad de prensa y de conciencia

Javier Corral J.
El Universal

Desde 1993, la ONU declaró el 3 de mayo como Día Mundial de la Libertad de Prensa. No es celebración, sino recordación de una batalla permanente.

Fue a petición de la Unesco en 1991, que de esa manera quiso conmemorar la Declaración de Windhoek (Namibia), en la que se reconoció que una prensa libre, pluralista e independiente es un componente esencial de toda sociedad democrática y un deber que los Estados nacionales.

Luego, en 1997, para complementar esa recordación la Unesco creó el Premio Mundial de Libertad de Prensa “Guillermo Cano”, en honor al periodista y editor colombiano asesinado a causa de su trabajo informativo y de denuncia sobre el crimen organizado, principalmente el narcotráfico, esa que es hoy la tarea indagatoria más peligrosa del ejercicio periodístico.

Por eso no es casualidad, sino mérito indiscutible que como en 1999, Jesús Blancornelas fuera el primer mexicano en recibir esa presea, ahora en 2008 la reciba Lydia Cacho en reconocimiento a su denuncia sobre las redes del tráfico de menores. Ayer se realizó la ceremonia de premiación en Maputo, Mozambique, de donde también emergió un nuevo recordatorio a los estados miembros de la UNESCO, México por supuesto, para que pongan en marcha políticas que favorezcan la libertad de expresión y el acceso a la información, en cuanto a subrayar que los gobiernos sean transparentes, rindan cuentas a la sociedad y permitan el acceso público a la información.

Esa declaración signada por 150 profesionales de la información de rodo el mundo enfatiza el papel de los medios de servicio público, los comerciales y los comunitarios para que todos los miembros de la sociedad, incluidas las poblaciones marginadas, puedan hacerse oír y participar en los procesos de toma de decisión.

El llamado no puede ser más oportuno ahora que, de manera insólita, se acumularon en el Congreso mexicano iniciativas en torno de la garantía del derecho a la información en sus más diversas vertientes, que los legisladores deberán desahogar en el próximo periodo de sesiones que será el primero del último año de ejercicio legal de la actual LX Legislatura Federal, de septiembre a diciembre de 2008.

De entre ese paquete de propósitos legislativos me parece importante destacar uno que, por la recordación a que nos invita la ONU y el exhorto desde Mozambique, daría una enorme oportunidad al Legislativo de concretar en hechos su compromiso con la libertad de prensa, pues tendría un enorme impacto en la garantía de la libertad de expresión de todos los ciudadanos y en particular de la libertad de información de los periodistas. Es una iniciativa presentada por un joven senador del PAN, Marko Cortez Mendoza, quien además de ser secretario de la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía, pertenece a la de Asuntos Editoriales y a la Bicamaral para el Canal de Televisión del Congreso.

Cortez propone crear una Ley sobre la Libertad de Conciencia de los Profesionales de la Información, lo que en otros países se conoce como la “claúsula de conciencia”. Se trata de una salvaguarda esencial para los informadores frente a los cada vez más grandes, poderosos y cambiantes intereses políticos y económicos de las empresas periodísticas.

“En caso de que los directivos les exigieran realizar trabajos que sean contrarios al código de ética o se hagan cambios sustanciales en la línea editorial, los trabajadores podrán negarse a realizarlos. La ley sobre la libertad de conciencia garantizará que el profesional de la información, siempre que sea de manera justificada, podrá poner fin a su relación laboral equiparable a un despido injustificado”, explica Cortez en la exposición de motivos de la Ley que contiene diez artículos y hace competentes para resolver los conflictos derivados de su aplicación a las autoridades jurisdiccionales en materia laboral.

Por supuesto que causará polémica y no faltará quien entre sus propios colegas de bancada arguyan a nombre de los propietarios de los medios que tal pretensión violenta la libertad de empresa. Así ha sucedido en otros lugares del mundo donde este derecho se consagra incluso en la Constitución, como es el caso español. La censura y los ataques informativos sin asidero que otrora eran el modus operandi del gobierno se han trasladado al ámbito de aplicación directa de los propietarios de medios, quienes ahora las ejercitan directa e indirectamente y no sólo referidas a sus cálculos políticos, intereses económicos, sino a sus mismísimas convicciones religiosas.

Bien lo dice el senador Cortez: “Para poder garantizar el derecho a la información al ciudadano se requiere que los profesionales de la información puedan trabajar con verdadera independencia”.

Profesor de la FCPyS de la UNAM

Evitar a Evo

Germán Martínez Cázares
El Universal

Algunos perredistas ven a Evo Morales, el presidente de Bolivia y se les hace agua la boca.

Exactamente eso es lo que sueñan para México. Una ruta de la desestabilización para el triunfo, de movilizaciones para imponerse, de pedradas en la calle contra la policía para generar odio entre diferentes, de temor en los ciudadanos, de exacerbar ánimos raciales, de EPR, EZLN, “panchosvillas”, “adelitas” y “appos” juntos ayudando al caudillo a poner en jaque mate al sistema democrático.

Subyugar a las instituciones, y ponerlas bajo sus pies mediante la violencia y el chantaje es la consigna. Luego claro está, como le hizo Evo, usarlas a esas mismas instituciones y al ritual democrático para intentar una victoria electoral.

De esa estrategia que encoleriza a la sociedad y enfurece a unos contra otros, Bolivia quedó irreconciliablemente dividida.

México no es Bolivia, advertía con acierto el editorial de EL UNIVERSAL de ayer, pero señalaba también que en cualquier parte, dividir a una nación en “ricos y pobres” o “buenos y malos” genera violencia.

Eso es justamente lo que busca López Obrador, quien por ahora tiene en receso a sus huestes, pero las volverá a activar en cuanto se busque dictaminar y aprobar la reforma a Pemex.

En Bolivia la doble estrategia de sabotear a las instituciones con una movilización permanente probó dividendos. Evo hizo renunciar al presidente Sánchez Lozada. Y aquí, López Obrador cree que puede doblegar a todas las instituciones, porque con una presión similar, con manifestaciones similares, como aquel “éxodo por la democracia” de 1991, hizo renunciar al gobernador tabasqueño Salvador Neme Castillo.

Pero calculan mal los perredistas. El país es otro y la sociedad también. El camino elegido ha resultado una pésima apuesta para el PRD, escribió recientemente el analista Macario Schettino.

“Subestimaron la estabilidad de las instituciones —sigue Schettino con acierto—, la madurez de la sociedad y el entorno económico. Apostaron a un derrumbe del gobierno, como si estuvieran en un país al borde del colapso, que sólo necesitaba un pequeño empujón. No era así, y no lo es ahora. A pesar de constantes descalificaciones al Presidente, al Congreso, a la Suprema Corte, las cosas avanzan... Tampoco se puede olvidar que la economía mexicana tiene hoy una solidez que no se veía desde hacía medio siglo. En palabras viejas, no hay ‘condiciones objetivas ni subjetivas’ para el camino elegido por López Obrador y sus seguidores”.

El otro aviso de la aventura fallida perredista por doblegar a las instituciones puede parafrasearse en la sentencia: “toma de Congreso que no mata a la democracia, la fortalece”.

Esa lección es española. El 23 de febrero de 1981, cuando la transición a la democracia no estaba consolidada, tomaron el edificio del Congreso algunos nostálgicos del dictador Francisco Franco (¿no son López Obrador y los suyos la añoranza de los tiempos de Echeverría y López Portillo, al menos en su rancio discurso dizque de defensa de Pemex?). Secuestraron la Cámara de Diputados española, cuando se disponían a investir como presidente de Gobierno a Leopoldo Calvo-Sotelo. El golpe no prosperó, conclusión: la democracia española y su transición salieron fortalecidas.

* * *

Leopoldo Calvo-Sotelo acaba de morir el fin de semana. Todos los dirigentes de partidos le recuerdan con gratitud porque defendió a la democracia, porque detuvo el chantaje del secuestro de su Congreso.

Presidente Nacional del PAN

Derecho de réplica del EPR

Francisco Garfias
Arsenal
exonline.com

El EPR le entró de lleno al derecho de réplica. Lo hizo con sendos comunicados dirigidos personalmente a dos prestigiados periodistas: Ciro Gómez Leyva y Carlos Ramírez. En ambos casos, los guerrilleros niegan haber tenido cualquier tipo de contacto con el gobierno federal, vía el Cisen.

“Nunca hemos entablado diálogo o negociación alguna con funcionario de esta administración y sus antecesores, menos aún negociaremos a espaldas de nuestro pueblo con los responsables de la represión, porque el Cisen es el encargado de espiar a los luchadores sociales para preparar la represión selectiva y facilitarle la tarea a los cuerpos represivos”, le dicen a Gómez Leyva.

Al conductor de Fórmula de la Tarde le reprochan haber escrito en su columna La historia en breve, publicada en Milenio Diario bajo el título de En lo Oscurito: “Funcionó el trabajo de inteligencia. Funcionó el contacto en las tuberías, que no negociación, entre el gobierno y la guerrilla…”

Mas allá del contenido de la réplica ejercida por el movimiento armado, lo que los comunicados plantean es la carga intimidatoria que puede significar, para un informador, el hecho de que una guerrilla que vuela ductos le dirija expresamente un comunicado para “desmentirlo”.

Le preguntamos a Ciro si sintió el texto como una amenaza. Esto fue lo que nos respondió: “A lo largo de este año me he cansado de repetir que cuando bordas en torno de un poder, y ese poder se inconforma, lo último que puedes alegar es que se te amenaza. Atiendo la crítica, como lo hago siempre que escribo o transmito sobre un sujeto, y el EPR es uno de esos sujetos”.

* * *

A partir de este martes se producirá la respuesta de Ulises Ruiz, gobernador de Oaxaca, a la investigación del gobierno federal sobre la supuesta existencia de una brigada blanca que persigue a opositores en esa convulsionada entidad.

La contraofensiva, coordinada por Jorge Franco, ex secretario de Gobierno y hombre de todas las confianzas del gobernador, consiste fundamentalmente en responsabilizar al Ejército de la desaparición de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz, dirigentes del EPR, aseguran fuentes bien informadas.

* * *

No hay duda de que el nombramiento de Guadalupe Acosta Naranjo como presidente sustituto del PRD es la respuesta de Nueva Izquierda a los repetidos intentos de albazo de los obradoristas para declarar ganador a Alejandro Encinas. Pero, ojo, puede ser el error que los partidarios del legítimo esperaban para capitalizar la crisis en el PRD.

Acosta fue electo en el Consejo Nacional Extraordinario, celebrado el pasado domingo, donde no participaron los integrantes de Izquierda Unida, el grupo que respalda a Encinas. Los obradoristas presumen la firma de un notario para aseverar que no hubo quórum legal y que, por lo tanto, no vale la elección.

“Lo vamos a tirar…”, aseguró tajante Gerardo Fernández Noroña, secretario de Comunicación del CEN del PRD, cuando le preguntamos sobre el nombramiento de Acosta Naranjo. Noroña se veía tranquilo, confiado.

Está convencido de que, en los próximos días, el Comité de Garantías y Vigilancia del PRD, donde Encinas tiene amigos, desconocerá al sustituto de Nueva Izquierda. “Lo de Felipe Calderón fue una usurpación en forma y lo de Acosta Naranjo una caricatura”, declaró, y le gustaron tanto sus palabras, que las puso en la página de internet del PRD.

La designación de Acosta escaló en el conflicto. Ya no hay puentes entre los dos grupos que se disputan el control del partido. “¡Chuchos espurios, no..!”, era la consigna que coreaban ayer con fuerza los obradoristas, al terminar su austera celebración de los 19 años del PRD, en los salones del edificio de la Canaco, en la calle Morelos.

* * *

La campaña para elegir al nuevo presidente del Consejo Nacional Agropecuario, algo así como el Consejo Coordinador Empresarial de los productores del campo, arranca mañana miércoles. En la contienda están registrados el poblano Juan Carlos Cortés Aspira, empresario cafetalero, y el sinaloense Juan Habermann, productor de maíz.

Cortés arranca con ligera ventaja. Tiene siete años como vicepresidente del CNA y una visión más globalizada de los problemas del campo. La elección tendrá lugar a mediados de junio de 2008.

http://panchogarfias.blogspot.com

El yo que destruye al PRD

Jorge Fernández Menéndez
Razones
exonline.com

No imagino una situación peor en el perredismo para celebrar su 19 aniversario que la profunda crisis que está dejando ese partido prácticamente al borde de la división. El domingo, para salvaguardar la legalidad, se decidió designar como presidente sustituto a Guadalupe Acosta Naranjo, ex secretario general y un hombre de la corriente Nueva Izquierda, que controla el Consejo Nacional del partido y argumenta que, si se contaran todos los votos para la elección de presidente del PRD, el ganador sería su candidato, Jesús Ortega. A la reunión no asistieron ni Alejandro Encinas ni tampoco sus representantes. La primera declaración de Acosta Naranjo fue que con su designación se había acabado el partido de un solo hombre, en abierta referencia a López Obrador, quien hizo hasta lo imposible para impedir que Ortega llegara a la presidencia del partido.

La ruptura es inevitable porque el PRD está dividido en por lo menos dos partes, porque ninguna de ellas desistirá a estas alturas de sus pretensiones y porque el proceso electoral interno ha sido tan sucio, tan marcado por maniobras fraudulentas e intentos de golpes de fuerza, que las heridas parecen imposibles de curar. La pregunta es que sucederá en el futuro. La respuesta de que la división puede procesarse e incluso que las dos corrientes tienen preparada la salida hacia otro partido en caso de ser desplazadas, resulta, en buena medida, falsa: obviamente que Los Chuchos podrían tener en el nuevo Partido Social Demócrata un espacio privilegiado y lo mismo podría suceder con los lopezobradoristas en Convergencia, pero, ¿alguien puede creer que cualquiera de esas dos corrientes resignará las prerrogativas y el nombre creado por el perredismo durante dos décadas, para iniciar una nueva aventura casi desde cero?

No se percibe que haya una salida real, por lo menos hasta 2009. Se podrá argumentar que, incluso con una dirigencia interina, el partido podría ser viable. Es más, para algunos puede significar una salida el divorcio de común acuerdo que plantea Nueva Izquierda: en otras palabras, mantener un solo registro y dividir prerrogativas y espacios de acuerdo con la representatividad de cada corriente. Sería la opción de crear un “partido-frente” , en similitud con la experiencia de otros países, sobre todo el frente amplio de Uruguay. El enorme problema es que esa figura no está contemplada por la ley, pero, además, la reforma electoral le da a la dirigencia de los partidos tal poder que quien no detente la dirección está en evidente desventaja.

No habrá salida negociada y todo indica que Nueva Izquierda utilizará su mayoría en el Consejo para consolidar su control sobre el partido, al tiempo que el uso oportuno que hizo de los recursos jurídicos, recurriendo al TEPJF, le puede dar la ventaja legal.

Pero esa división de facto se trasladará a los organismos del partido, a sus dirigencias estatales y a los grupos parlamentarios.

La pregunta es qué actitud tomarán con respecto a López Obrador y su gente. En el proceso de reforma petrolera, la iniciativa, como lo comentó en alguna oportunidad Javier González Garza, logró unificarlos con una oposición común, pero el engaño de la toma de la tribuna, si bien obligó a Nueva Izquierda a plegarse a esas acciones con las que no estaba de acuerdo, también polarizó la lucha interna. El ejemplo se puede repetir una y otra vez y se exteriorizó en la grabación de la discusión entre Carlos Navarrete y López Obrador. No hay, por lo tanto, salidas que se perciban viables en el proceso y los costos deberán ser asumidos por las distintas corrientes.

Pero no nos engañemos, en esto hay responsables. En los hechos, si bien prácticamente todos los dirigentes del partido han tenido su parte de responsabilidad, es indudable que la mayor de ellas es de López Obrador: si en otras ocasiones el perredismo logró sortear este tipo de conflictos, incluso con una elección interna anulada, o en momentos muy difíciles, como la salida de Rosario Robles, lo cierto es que nunca antes la crisis había sido tan profunda. Y no lo había sido porque siempre hubo un espacio de intermediación, que pasó en su momento por Cuauhtémoc Cárdenas y no supo ni quiso ser cubierto por López Obrador cuando se hizo con la candidatura del partido.

No es que Cárdenas no hubiera tenido sus preferencias y candidatos, mucho menos que no hubiera cometido errores graves en la conducción del partido, sobre todo en los primeros años, cuando dejaron la organización muchos de quienes participaron en el FDN en 88, y comenzaron a llegar personajes de todo tipo al PRD, los buenos, los malos y los feos. Pero Cárdenas, incluso en el episodio de Robles, que lo afectaba en forma directa y prácticamente lo llevó a abandonar las tareas partidarias, siempre aceptó mediar entre las partes para encontrar una salida y sus posiciones personales nunca se expresaron abiertamente. En este caso la posibilidad de una intermediación se perdió porque, como ocurrió en el escenario nacional, López Obrador polarizó las posiciones tanto que planteó el conflicto entre leales y traidores y no dejó espacio para los acuerdos. Y cuando la lucha se establece en esos términos es prácticamente imposible restaurar la confianza y la credibilidad.

La semana pasada, cuando entrevistaba a Carlos Monsiváis, el escritor, que cumplió 70 años este domingo, me decía que hay que pasar del yo al nosotros, que si López Obrador, a quien apoya, no va hacia el nosotros, el movimiento no avanzará “y vamos a perder todos”. Tiene razón. El problema es que la división entre traidores y leales, entre fieles e infieles, siempre ha llevado a la destrucción. Y qué mejor muestra de esa terrible polarización que generan los discursos maniqueístas, la división entre pobres y ricos, entre buenos y malos, que lo acontecido ahora en Bolivia, azuzada por las ambiciones de Evo Morales. O lo que ocurre hoy en el PRD, destruido desde adentro.