mayo 19, 2008

Revelan que Chávez ofreció santuario a las FARC; Ortega culpa a Uribe si Lucía Morett y dos colombianas sufren atentados en Managua

EFE en Bogotá | Mundo

En los últimos dos años el Gobierno del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha facilitado armas, dinero y refugio a la guerrilla colombiana de las FARC, según datos contenidos en las computadoras del extinto jefe de ese grupo, alias Raúl Reyes, publicó ayer en Bogotá la revista Semana.

El semanario colombiano publicó en su última edición extractos de los archivos de las computadoras de Reyes, segundo al mando de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que murió el pasado 1 de marzo junto a otras 25 personas en un bombardeo de militares colombianos a un campamento ilegal de esa guerrilla en territorio ecuatoriano.
El pasado jueves la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) certificó que los computadores y memorias hallados en el campamento no han sido alterados.

“Escandalosa colaboración”. De acuerdo con la revista, las computadoras de Reyes demuestran “de manera detallada el escandaloso grado de colaboración del Gobierno de Hugo Chávez con las FARC en los temas militar, político, económico y logístico” desde los dos últimos años.

Añadió que los equipos de Reyes tenían numerosos correos electrónicos que prueban que Chávez “les ayuda a las FARC a conseguir armas en el mercado internacional”.

Además, el mandatario venezolano y las FARC impulsan un “plan estratégico” para expandir el proyecto bolivariano de Chávez y el reconocimiento del estatus de beligerancia a ese grupo.

“Chávez impartió delante de mí la instrucción de crear en la frontera sitios de descanso y atención de enfermos. Dijo que si [el presidente de Colombia, Álvaro] Uribe toca un delegado de las FARC se ganará un enemigo de por vida”, según uno de los correos electrónicos revelados por la revista.

En otro correo registrado el 4 de enero de 2007, Luciano Marín, alias Iván Márquez, otro integrante del secretariado o mando superior de las FARC, les informó a los demás miembros que se reunió con dos generales venezolanos, a quienes identifica como Alcalá y Carvajal.

El semanario colombiano precisó que uno de lo correos se refiere a una reunión celebrada por Chávez en el Palacio de Miraflores, sede de la Presidencia de Venezuela, con Iván Márquez.

La revista también publicó que según un mensaje de Iván Márquez, a comienzos del año pasado Chávez nombró a su actual ministro del Interior, Ramón Rodríguez Chacín, como contacto para las armas y éste “sugirió un mecanismo para recibirles en el Orinoco (Venezuela)”.

Otro correo fechado el 6 de octubre pasado y dirigido al jefe principal de las FARC, Pedro Antonio Marín, alias Manuel Marulanda o Tirofijo, asegura que el dinero “no es préstamo sino solidaridad”.

Por último, en un correo del 8 de febrero último, tres semanas antes del bombardeo al campamento de Raúl Reyes, Iván Márquez le avisó al Secretariado que le tenía “buenas noticias”, ya que el propio presidente Chávez les informó que “ya tiene disponibles los primeros 50 [millones]”.

Daniel Ortega responsabiliza a Uribe si atentan contra Lucía Morett

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, responsabilizó a su homólogo colombiano, Álvaro Uribe, si le llegara a pasar “algo” a las presuntas guerrilleras Lucía Morett y las dos colombianas que también han encontrado refugio bajo el amparo del líder sandinista.

“Quiero responsabilizar ya al Gobierno de Colombia si les pasa algo a estas muchachas en Nicaragua”, señaló Ortega, según publicó ayer el portal gubernamental El Pueblo Presidente.

Ortega se mostró preocupado por la seguridad de Martha Pérez Gutiérrez y Doris Torres Bohórquez, de nacionalidad colombiana, y de la mexicana Lucía Morett.

“Hay que cuidarlas, porque ahora sale diciendo el canciller de Colombia [Fernando Araújo] que van a buscar cómo tenerlas de cerca a estas muchachas”, advirtió el líder sandinista.

El gobernante no descartó, inclusive, que Colombia organice “una banda de paramilitares que venga a asesinar aquí a estas muchachas”.

“Nosotros vamos a tomar todas las medidas de seguridad para protegerlas”, añadió.

Hace dos semanas la mexicana Morett recibió asilo político en Managua, al que también se acogieron el pasado domingo las dos colombianas. (EFE en Managua)

Se entregó Karina, supuesta asesina del padre del presidente Uribe

Karina, una de las guerrilleras más activas, que comandaba el sanguinario frente 47 de las FARC, se entregó ayer en el departamento colombiano de Antioquia a las autoridades colombianas.

Según la página electrónica del diario El Tiempo, de Bogotá, Karina asesinó a Alberto Uribe Sierra, padre del presidente colombiano, que fue secuestrado por las FARC en 1983.

El ministro colombiano de Defensa, Juan Manuel Santos, precisó que Karina, alias de Nelly Ávila Moreno, se entregó en el caserío Jordania, departamento de Antioquia, junto a su jefe de seguridad, alias Michín.

Santos indicó que la guerrillera “estaba prácticamente muriéndose de hambre” y aseguró a Radio Cadena Nacional, RCN, que “estábamos desde hace mucho tiempo detrás de esta mujer que tanto daño hizo a Antioquia y a toda la región del Urabá”. El ministro insistió en que ahora la rebelde “está a buen recaudo” y aclaró que los servicios de inteligencia del Estado siempre la tuvieron ubicada, aunque logró escapar en varias operaciones.

Santos aclaró que la entrega de Karina se debió a una operación conjunta entre el Ejército colombiano y del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS, policía secreta).

Nelly Ávila Moreno, de 45 años, comenzó a militar en las FARC hace más de 20 años.

Hace dos semanas, el presidente colombiano, Álvaro Uribe, le envió un mensaje garantizando su seguridad cuando se entregara.

En marzo pasado, Pedro Pablo Montoya, alias Rojas, que estaba bajo el mando de Karina, asesinó al jefe guerrillero Iván Ríos, tras lo cual se entregó a las autoridades con uno de los brazos de su víctima.

Entre los ataques más sangrientos de Karina está el de junio de 2002 en una incursión en Arboleda-Pensilvania, en el centro de Colombia, donde fueron asesinados 13 policías y cuatro civiles, entre ellos una mujer, que fue quemada por ser esposa de uno de los uniformados. (EFE en Bogotá)

México y la narcoviolencia

Redacción, BBC Mundo

La renuncia de un jefe de policía casi nunca es noticia. Pero la renuncia de Guillermo Prieto, quien tenía bajo su responsabilidad garantizar la seguridad de Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua, sirve para ilustrar el grado de frustración y de impotencia de las autoridades mexicanas ante la violencia del narcotráfico.

El nombre de Guillermo Prieto es uno de los 22 que aparecen en la lista negra que hicieron circular las organizaciones de la droga.

Siete policías, cuyos nombres aparecían en dicha lista, fueron asesinados en fechas recientes, pese a que el gobierno ha movilizado decenas de miles de soldados y agentes federales en los puntos más afectados por los enfrentamientos de los cárteles entre sí y los de sus sicarios con la policía.

Durante la semana pasada, la atención de las autoridades se centró en la costa del Pacífico, donde varios altos mandos policiales perdieron la vida en ejecuciones y emboscadas.

Pero la violencia floreció en Juárez, por donde pasa gran parte de la droga que entra a Estados Unidos, según la Agencia antidrogas de ese país.

Tan sólo el fin de semana hubo diez muertos en esa ciudad, donde se han registrado 75 asesinatos violentos en mayo y más de 300 en lo que va del año.

Pero Guillermo Prieto no está solo. Otros tres altos mandos policiales mexicanos pidieron asilo político en EE.UU. por temor a perder la vida en una guerra que nadie sabe cuándo comenzó y nadie sabe cómo va a terminar.

Panorama

La violencia que se ha ensañado con la policía federal mexicana, es la misma que le ha arrebatado la vida a más de 3.500 personas en los últimos 18 meses en todo el país.

Es la violencia del narcotráfico que se ha agudizado particularmente en Sinaloa en las últimas semanas.

La respuesta del gobierno ha sido el despliegue de soldados y policías federales adicionales para combatir a los cárteles.

En total, más de 30.000 efectivos han sido destacados para el combate del crímen organizado en todo el territorio.

Algunos portavoces del gobierno argumentan que la reciente oleada de homicidios es una señal de que los cárteles están siendo debilitados por el despliegue masivo de tropas, y que están intentando responder.

Pero algunos analistas afirman que los cárteles continúan siendo una fuerza muy fuerte y peligrosa, capaz de adaptarse a las nuevas circunstancias, todo con el fin de mantener el control del suministro de drogas hacia EE.UU., valorado en cerca de US$20.000 millones.

Aunque el gobierno afirma que está utilizando todos los medios posibles, el narcotráfico está mostrando una capacidad que no se había visto hasta ahora.

"Lo que tenemos es un estado débil, altamente penetrado por la delincuencia organizada", le dijo a la BBC Mundo recientemente Ernesto López Portillo, director ejecutivo del Instituto para la Seguridad y la Democracia.

Los niveles de criminalidad son tan altos, que según Eduardo Buscaglia, consultor de la ONU sobre crimen organizado, México es uno de los cinco países con mayor delincuencia organizada del planeta.

Algunos señalan que una de las mayores debilidades de las autoridades en el combate de la violencia asociada al narcotráfico es la deficiente inteligencia policial.

Para otros, el gran caldo de cultivo de esta violencia incontrolada es la corrupción.

"Está claro que todas las medidas previas no funcionaron, aunque desde hace mucho tiempo se había advertido que la delincuencia organizada se estaba fortaleciendo", comentó Ernesto López Portillo.

"No sólo no se hizo lo adecuado, sino que la delincuencia organizada en México nació al amparo del poder político mexicano", explicó.

"Ahora hay una construcción de ínsulas de poder a lo largo del país de grupos de delincuencia organizada de distintos tamaños, que parecen tener capacidad de fuego suficiente para enfrentarse también al Ejército", aseguró Luis Astorga, especialista en crimen organizado y narcotráfico.

Corresponsables

Otra de las claves para comprender las raíces del problema es el tráfico de armas desde territorio estadounidense, que las autoridades de ambos países están tratando de controlar.

Pero el panorama no puede ser más oscuro. El tráfico de armas es un negocio difícil de atacar; y en materia de narcóticos, la política de EE.UU. sigue siendo la de castigar más la oferta y no tanto la demanda.

Esto significa que el mayor peso del combate contra el narcotráfico y la violencia asociada a éste, seguirá recayendo en los países donde se produce la droga, como Colombia, o en aquellos por donde los cargamentos pasan hacia EE.UU., como México.

Los analistas pronostican que todo esto provocará que los enfrentamientos continúen a largo plazo.

Dalai Lama hace un llamado a la no violencia

BERLIN (AP) - El Dalai Lama pidió el lunes a cerca de 5.000 espectadores que lo ovacionaban que ampliaran sus preocupaciones por el Tíbet hasta abarcar "todo tipo de violación a los derechos humanos", y que oraran por las víctimas de los recientes desastres naturales en China y Mianmar.

Frente a la Puerta de Brandenburgo, el líder espiritual tibetano en el exilio dijo que la no violencia es el camino adecuado.

"Este siglo debería ser el siglo del diálogo", dijo a la multitud. "Cualquier problema puede ser resuelto a través del diálogo, no utilizando la fuerza. Eso es muy, muy importante".

El Dalai Lama llegó el jueves a Alemania para una visita de cinco días con compromisos para dar discursos, los cuales han atraído a enormes multitudes. También se ha reunido con líderes de algunos de los 16 estados de Alemania. La visita termina el lunes.

El lunes se reunió con la ministra de Cooperación Económica y Desarrollo Heidemarie Wieczorek-Zeul –la funcionaria de mayor rango que conversó con él–, quien dijo que tuvieron una discusión franca sobre la autonomía tibetana y la autoridad china.

La decisión de Wieczorek-Zeul de reunirse con el Dalai Lama provocó críticas dentro del gobierno de Angela Merkel, quien hizo enojar a China por invitarlo el año pasado a la cancillería.

"Aproveché la oportunidad para permitir que el Dalai Lama me informara sobre la situación en Tíbet, con base en su punto de vista", dijo la ministra a reporteros en referencia a su reunión privada.

"Por supuesto, hablamos sobre la necesidad de autonomía cultural en este contexto, así como sobre el diálogo entre el gobierno chino y representantes del Dalai Lama", agregó

El vocero de Merkel, Thomas Steg, dijo a reporteros que la canciller, quien está en una gira de siete días por América Latina, no estuvo involucrada en la decisión de Wieczorek-Zeul de conversar con el Dalai Lama, pero no se opuso a ello.

"Ella está completamente de acuerdo con la reunión", señaló Steg.

China nuevamente reaccionó con disgusto, y dijo en una queja formal emitida el viernes que la reunión viola el compromiso de Alemania con la política de "Una China", bajo el argumento de que el Dalai Lama está buscando la independencia tibetana.

En su discurso en la tarde del lunes, sin embargo, el líder espiritual dijo: "Genuinamente no estamos buscando la separación", reiterando un mensaje que ha dirigido varias ocasiones durante su viaje, y subrayó que el Tíbet está buscando la autonomía, siempre y cuando tenga "salvaguardas para la herencia cultural única" tibetana.

______

El reportero David Rising de la AP contribuyó con este despacho.

Pemex y la mitología nacionalista

Héctor Aguilar Camín
Milenio

Dos amarras que han ahogado a Pemex a lo largo de los años son la mitología nacionalista y la debilidad fiscal del Estado. Hablaré hoy de la primera y mañana de la segunda.

El petróleo y Pemex son parte de nuestra economía real pero son, sobre todo, emblemas de nuestra nacionalidad imaginaria. Ésta es una atadura simbólica pero más férrea que cualquiera real.

La mitología nacionalista ha tomado en estos días la forma de un apasionado constitucionalismo. No sé cuánta energía hayan gastado el gobierno y el PRI pactando que la reforma petrolera no tocaría la Constitución, ni hablaría de los satánicos “contratos de riesgo”, que la violan.

Es alegable que no sólo los contratos de riesgo, sino todos los contratos otorgados por la nación en materia petrolera son inconstitucionales, pues violan lo dispuesto a la letra por el artículo 27 de la Constitución. Este artículo dice en su párrafo sexto:

“Tratándose del petróleo y de los carburos de hidrógeno sólidos, líquidos y gaseosos o de minerales radioactivos, no se otorgarán concesiones ni contratos, ni subsistirán los que en su caso se hayan otorgado”.

Si de lo que se trata es de defender y cumplir la Constitución tal como está, podemos empezar hoy mismo cancelando, por inconstitucionales, todos los contratos que Pemex ha celebrado con terceros.

Lo cierto es que la restricción impuesta a los contratos en materia energética por la reforma de 1960 es impracticable. ¿Cómo puede imaginarse siquiera la administración elemental de industrias como la petrolera y la eléctrica sin otorgar contratos a terceros?

No estamos obligados a lo imposible, aunque lo diga la Constitución. Con una Constitución como la mexicana que ha sido cambiada 476 veces resulta particularmente caprichosa la idea de que la Constitución no puede tocarse.

El artículo 27 no se ha tocado pero tampoco se ha cumplido desde que en 1960 se expulsaron del texto los contratos. Se expulsaron del texto, no de la realidad.

En su iniciativa el gobierno ha respetado de dientes para afuera el texto constitucional, tratando de saltarse sus restricciones mediante cambios en las leyes secundarias. Es una astucia y una simulación.

Los nacionalconstitucionalistas incurren en una simulación equivalente cuando dicen que no debe tocarse un texto, que se incumple todos los días, porque encarna la voluntad de la nación. La voluntad de la nación, hasta donde puede verse, ha sido no cumplir ese texto.

acamin@milenio.com

El verdadero debate

Macario Schettino
Profesor de Humanidades del ITESM-CCM
El Universal

La discusión acerca de la reforma energética ha iniciado. Tal vez porque las primeras sesiones se destinan a los “principios”, lo que hemos visto no tiene mucho que ver con el petróleo, ni con la energía. Lo que se ha debatido es si debemos mantener la idea sobre la que construimos al país durante el siglo pasado o no. Más concretamente, si el nacionalismo revolucionario debe seguir vigente o si ya es tiempo de dejarlo atrás.

Y es que ése es el verdadero debate que no queremos dar en México, pero del que depende nuestro futuro. Es el último tramo del cambio de régimen. Es el cierre de un proceso de transición muy lento y accidentado, pero que ha logrado llegar hasta aquí, hasta el momento de definición.

El régimen que vivimos durante el siglo XX es hijo de su tiempo, es la tercera vía disponible en los años 30. Ni el comunismo soviético ni el capitalismo occidental, sino ese camino de regreso que fue el corporativismo. Un régimen antiguo desde su fundación, que regresaba a la concepción orgánica de la sociedad, constituida por cuerpos funcionales, dirigida por una sola persona, un gran árbitro, y orientada hacia una utopía religiosa: la Revolución. Es un régimen de privilegios para esos cuerpos sociales: sindicatos, centrales campesinas, empresarios, universidades, que a cambio serán el sostén político del autoritarismo.

Ese régimen quedó destruido, en sus características operacionales, en 1997. Para ese año, la Suprema Corte había recuperado su autonomía, lo mismo que el Banco de México; hacía tiempo que los gobernadores podían ser de otro partido, y las elecciones empezaban a ser una fuente alterna de legitimidad. En ese año, el PRI pierde la mayoría en la Cámara de Diputados, y se abre una nueva etapa.

Pero la esencia del régimen ha sobrevivido. La construcción cultural que fue la base de la legitimidad del régimen da sus últimas batallas. El nacionalismo revolucionario es el centro del debate, disfrazado de petróleo, convertido en su fetiche. Porque la discusión no tiene que ver con cuestiones técnicas ni económicas, sino con valores sociales. Más todavía, con un único valor: el nacionalismo construido sobre el mito de la Revolución.

Cualquiera que entienda un poco de economía sabe que la renta petrolera es mayor conforme más empresas participen. Cualquiera que entienda de tecnología sabe que la división del trabajo es fuente de riqueza. Pero los defensores del nacionalismo no discuten esto, su oposición es resultado de algo más, de que creen que México no será capaz de sobrevivir como nación si no tiene como ancla al petróleo, es decir, a la nacionalización, es decir, a la Revolución.

Los defensores del nacionalismo revolucionario, en el fondo, no pueden imaginar un país orgulloso de sus habitantes, que ingresa con éxito en la globalización y la modernidad. No. No creen en México, sino en la Revolución, en el régimen autoritario, en sus mentiras sobre soberanía y justicia social, en sus fetiches. Insisten en que México no puede vivir junto a Estados Unidos sin hacer uso de esas defensas. Y es que, de entrada, están derrotados, como lo estuvo México durante el siglo pasado.

No es coincidencia que varias de las naciones que han tenido éxito en tiempos recientes sean precisamente aquellas que decidieron dejar atrás su visión derrotista y enfrentar a sus potencias vecinas: Corea del Sur, Irlanda, Finlandia, son naciones exitosas porque creen en su gente, no en sus mitos.

Pero nosotros no podemos hacer eso, porque tenemos junto a la potencia, al imperio, al monstruo. Lo que derrota no es el enemigo, es el miedo. El miedo que fue la esencia del régimen autoritario y que nos convirtió en un fracaso. El miedo a dejar que los mexicanos se hagan responsables de sus decisiones. El miedo a dejarlos crecer. Porque no pueden hacer nada solos, necesitan a su líder paternal, necesitan a su guía.

Ése es el debate. No nos engañemos, no lo evitemos. Crezcamos.

www.macario.com.mx

La historia sigue viva

Leonardo Curzio
Analista político
El Universal

Los debates abiertos para la reforma petrolera han sido por dos razones un ejercicio muy valioso para la sociedad. La primera es que las posiciones políticas sobre el tema van quedando perfectamente decantadas y el sector de la opinión pública que de manera genuina se interesa por entender lo que está en juego y lo que propone cada cual, ha encontrado nuevos elementos de reflexión.

Un segmento amplio de la sociedad es convocado así a participar en el debate que antes parecía limitado a la comunicación política del gobierno y a los leales de López Obrador que se habían opuesto a la iniciativa aun antes de conocerla. En el contraste de argumentos y en el debate mismo, la sociedad halla destellos de lucidez en las partes y sobre todo aquilata el valor de la deliberación democrática.

La deliberación democrática franca arrincona y deslegitima otras formas de acción política porque no es el spot ni la proclama del caudillo. Lo que hoy está en el centro de la discusión son visiones contrastantes y argumentadas de lo que debería ser el tema petrolero. Tenemos una especie de campaña electoral de una calidad que nunca habíamos tenido.

La segunda razón deriva precisamente de los argumentos espigados en las mesas. Las presentaciones de personalidades de gran relieve han dejado al descubierto que la historia vive y que es un grave error de cálculo suponer que la disputa por el petróleo es solamente un segundo round de la batalla por el 2006. Tiene ese componente, pero tiene algo más.

Con independencia de la opinión que nos merezca, el peso de los 30 sigue gravitando en el imaginario colectivo. Los cambios que un país experimenta dependen en gran medida de la sensibilidad del cuerpo social; hay reformas que se introducen sin dificultad porque no encuentran obstáculos ideológicos de peso, pero hay otras (aunque de legislación secundaria) que enfrentan creencias ampliamente arraigadas y para implementarlas no solamente se requiere una mayoría legislativa prefigurada, sino convencer y persuadir a la mayoría de la conveniencia del cambio.

En su libro (El retorno de la historia y el fin de los sueños), Kagan le da puntilla a la tesis de Fukuyama, según la cual el triunfo del capitalismo y la democracia liberal nos llevaría al final de los conflictos ideológicos.

Después de una fase de ingenuidad inmediatamente posterior al final de la guerra fría en la que se supuso que todas las sociedades compartirían un mismo proyecto de modernización, el mundo, subraya Kagan, ha vuelto a la “normalidad.” Los conflictos ideológicos siguen vivos; la desconfianza en el mercado y la idealización del Estado siguen allí, mal que les pese. Los nacionalismos económicos y los juicios negativos contra el mercado tienen una innegable potencia y no cuentan con la inercia positiva que un contexto internacional como de Salinas para impulsar un programa privatizador (que hoy parece renegar).

No diría que nos estamos jugando el futuro de la nación, porque sería incurrir en esa inflación de las palabras que lleva todos los asuntos a la divergencia extrema, pero sí creo que estos debates ayudarán a la sociedad a pensar más el futuro y a ubicar el pasado en su justa dimensión. El que no se esté de acuerdo con la forma en que una sociedad se organiza e incluso se discrepe de los valores que comparte no quiere decir por ello que se pueda borrar de un plumazo la historia, pero tampoco se puede condenar a un país a vivir siempre en el pasado.

Una emblemática guerrillera de las FARC se entrega en Colombia

BOGOTÁ (AFP) - Una emblemática comandante de las FARC, Nelly Ávila Moreno, alias 'Karina', desertó y se entregó a la policía secreta el domingo en un municipio al noroeste de Colombia, informó a la AFP una fuente policial. Las autoridades la consideraban como la mujer más sanguinaria de esa guerrilla.

La jefa del Frente 47 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se entregó ante la oficina del DAS (policía secreta) en el municipio de Argelia, según la fuente citada.

En marzo, el guerrillero Pablo Montoya -que estaba bajo el mando de Karina- decidió asesinar al jefe rebelde Iván Ríos (miembro del mando central de esa guerrilla) y se entregó a las autoridades junto con el cadáver de éste, su compañera sentimental y su computador portátil, para cobrar una recompensa.

Montoya, que llevó una mano de Ríos ante las autoridades para probar esa acción, había suministrado información sobre 'Karina' que, según la fuente de la policía, decidió entregarse ante el temor de correr la misma suerte de Ríos. Recientemente, el presidente colombiano, Alvaro Uribe, le envió un mensaje público a la jefe guerrillera en donde la invitó a desmovilizarse a cambio de obtener garantías para su integridad.