mayo 20, 2008

Dan seis años de prisión a pirata cibernético

Redacción
El Universal
Cuernavaca

Edgar Rubio Corazón, de 26 años, comercializaba de manera ilícita música, películas y series de tv a través de internet; la PGR lo capturó en su domicilio con todo el equipo que empleaba

Una pena de seis años, seis meses de prisión y nueve mil días de multa, equivalente a 428 mil 400 pesos, le impusieron a Edgar Rubio Corazón, un joven de 26 años de edad quien se dedicaba a comercializar de manera ilícita música, películas y series de televisión en todo el territorio nacional, e incluso en el extranjero a través de su página web joyseriestv.com

La sentencia condenatoria le fue dictada por el juzgado tercero de Distrito en Cuernavaca, Morelos el pasado 24 de Marzo tras resultar penalmente responsable por la comisión del delito previsto y sancionado por el Artículo 424 bis fracción primera.

El pasado mes de septiembre, tras valiosa denuncia, se tomó conocimiento de que en su portal joyseriestv.com -actualmente desarticulado- se comercializaba, reproducía, distribuía y almacenaba música, películas y series de tv, encontrándose más de mil 24 archivos de audio y 3 mil 69 discos compactos grabados de archivos ilegales de música, videos, películas y series de tv, por lo que se identificó su número de IP (Protocolo de Internet) y con ello la ubicación del domicilio donde operaba.

Por lo anterior, se realizaron las acciones legales necesarias para solicitar la orden de allanamiento, por lo que la Procuraduría General de la República (PGR) localizó al responsable en su domicilio con todo el equipo para operar de manera ilegal y con material protegido por los Derechos de Autor.

Pemex y la cadena de Hacienda

Héctor Aguilar Camín
Día con día
Milenio

La Secretaría de Hacienda, que no cobra impuestos suficientes, dispone de las utilidades de Pemex para cubrir 40 por ciento de las necesidades presupuestales del gobierno.

Si fuera levantada la cadena de Hacienda sobre Pemex y se le diera a Pemex la facultad de reinvertir sus utilidades, Pemex sería quizá una empresa mejor de lo que es, pero el presupuesto de la federación debería buscar 40 de cada cien pesos que gasta en otra parte.

Desde luego que ésta sería una solución de fondo a la prisión presupuestal de Pemex. Pero el dinero de Pemex no alcanza para Pemex y para el gobierno. Lo que es bueno para Pemex no es bueno para el gobierno federal —ni para los gobiernos estatales que, en materia de impuestos, reciben casi todo del gobierno federal.

Los legisladores que quieran dar a Pemex sus utilidades quitándolas del presupuesto, deben decir cómo arreglarán el presupuesto, pues no se trata de tapar un hoyo haciendo otro, sino de legislar responsablemente. Esto implica una reforma fiscal que ponga al Estado en camino de ser libre también él del petróleo.

Fatalmente, en un día no lejano, el petróleo desaparecerá del país, pero el país seguirá existiendo. Conviene que gobierno y legisladores empiecen a poner los cimientos de ese mundo por venir de finanzas públicas sin petróleo.

En todo caso, los legisladores deben decirnos cómo repondrán a la hacienda pública el dinero que le quieren devolver a Pemex y qué costo tendrá esto para los que pagan impuestos, pues no hay otro lugar de donde sacar esos recursos.

Me preocupa por esto la propuesta de dar a Pemex autonomía presupuestal, rescatándola de las restricciones que Hacienda le impone, y de la succión de recursos a que ello da lugar.

Hacienda es un yugo pero también es un control de las finanzas de una empresa cuya operación interna no controla nadie. Autonomía presupuestal sin transparencia y sin control externo de Pemex será sólo una forma superior de opacidad, ineficiencia y corrupción.

Hacer de Pemex una empresa transparente, es requisito previo de todo lo que quiera plantearse para modernizar la empresa.
Los ciento diez millones de dueños nominales de Pemex debemos adquirir algún control institucional y algún conocimiento de lo que verdaderamente ocurre con nuestro petróleo en las aguas profundas de la empresa que lo explota.

De la transparencia requerida en Pemex, entre otras cosas para saber a dónde van a dar los excedentes, hablaré mañana.

acamin@milenio.com

Datos soberanos

Germán Martínez Cázares
Presidente nacional del PAN
El Universal

*En 2007 el nivel de producción de petróleo sumó tres años consecutivos a la baja y la producción del primer trimestre de 2008 mantiene su tendencia descendente. Nuestro principal yacimiento —Cantarell— está en un proceso natural de declinación. El segundo yacimiento más grande —Ku Maloob Zaap— iniciará en un par de años su declinación. El país no está restituyendo suficientes reservas para las futuras generaciones y los costos de extracción de cada barril de petróleo se están elevando, conforme Pemex explota zonas más complejas y de más difícil acceso.

*Hoy importamos cuatro de cada 10 litros de gasolina que consumimos y se estima que está situación se agravará conforme el consumo de gasolinas siga creciendo a ritmos superiores al del crecimiento de la economía.

*La industria petrolera es una industria en que la maduración de los proyectos es lenta, es decir, lo que se haga —o deje de hacer— hoy repercutirá en los resultados de la industria en cinco o 10 años, por lo que las decisiones no se pueden seguir posponiendo.

*En el presupuesto anual para 2007 de 2.4 billones de pesos, los ingresos petroleros contribuyeron con 880 mil millones de pesos. De cada tres pesos que gastan el gobierno federal y los gobiernos estatales y municipales, alrededor de uno proviene de los ingresos derivados del petróleo. Dichos recursos se asignan a diversos rubros presupuestales: servicios educativos y de salud; construir carreteras y vivienda; apoyar el desarrollo del campo; generar y distribuir electricidad; garantizar seguridad nacional; procurar e impartir justicia; transferir recursos a los estados y municipios, entre otros.

*En 2007 Pemex produjo 3 millones 082 mil barriles diarios de petróleo. Durante el primer trimestre del año la producción de petróleo crudo promedió 2 millones 911 mil barriles diarios, volumen 7.8% menor al registrado para el mismo periodo de 2007. El reto que tiene el país es sostener la producción por arriba de los 3 millones, en un entorno de un rápido declive de Cantarell

*En 2007, Pemex vendió un poco más de 104 mil millones de dólares al año, pero por los altos precios del petróleo a nivel internacional.

*De 2000 a 2007, los costos de producción de Pemex aumentaron a una tasa promedio anual de 17%, al pasar de 3.16 a 4.36 dólares por barril. Los costos de producción en aguas profundas pueden resultar incluso superiores. El costo de arrendamiento y adquisición de equipo ha aumentado aceleradamente en los últimos años, fundamentalmente por los altos precios del petróleo y la tecnología más sofisticada.

*El Sistema Nacional de Refinación cuenta con seis refinerías. Estados Unidos, con una población tres veces superior, cuenta con 149 refinerías. La demanda interna de gasolinas crece a un ritmo superior al de la economía (5% anual), mientras que la oferta de gasolinas ha crecido lentamente.

*Entre 2000 y 2006 la demanda de gasolina aumentó 35% y la de diesel 21%.

*Durante el primer trimestre de 2008, diariamente, Pemex importó 334.5 mil barriles de gasolina del extranjero En 2007, la factura de importaciones de gasolina superó los 10 mil millones de dólares.

*Pemex en sociedad con Shell gana mil millones de dólares al año, pero el Sistema Nacional de Refinerías pierde 45 mil millones de pesos.

***

¿Dejamos que el falso nacionalismo siga produciendo datos y números soberanos?

¿De quién es el cochinero?

Joaquin López-Dóriga
En privado
Milenio

Es sencillo: se trata de criminalizar al diferente. Florestán

El PRD se encuentra atascado en la peor crisis de su existencia, lo que lo tiene al borde de su desaparición, como ha diagnosticado Cuauhtémoc Cárdenas, a quien un sector del perredismo identificado con López Obrador le da toda la autoridad moral cuando opina de la reforma energética pero se la quita cuando habla de su partido.

En el recorrido iniciado en su proceso electoral del ya lejano 16 de marzo, el perredismo sigue atrapado en una pugna en la que no se ve una salida que sume, sólo opciones que lo rompen más.

Lo que le ha sucedido desde sus elecciones ha sido impredecible y ha ido de peor en peor y, cuando parece que ha tocado fondo, siempre ha encontrado un momento aún peor.

Así, de aquella elección del 21 de marzo, en la que se quedaron con el conteo de 83.95 de los votos, con los que increíblemente se quiso cerrar el proceso para dar la victoria a Alejandro Encinas, intervino, al paso de dos meses, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, para darles un plazo de 48 horas a fin de terminar la votación de “ciento por ciento de los votos”, y se dio el milagro: contaron todos los votos en ese lapso, lo que no habían querido hacer en cincuenta días, y el triunfo recayó en Jesús Ortega, lo que fue rechazado, descalificado e impugnado por sus opositores.

Pero todavía, en medio de este desastre, en lugar de buscar la unidad se profundizó en la división vía la purga: la expulsión, por traidores, claro, de quienes se han mostrado distantes del lopezobradorismo y el desconocimiento de la dirigencia provisional de Guadalupe Acosta Naranjo, que nada resuelve y sólo profundiza más la crisis y la escisión.

Mientras tanto, Andrés Manuel distrae y dice que “las televisoras utilizan este caso para debilitar” a su movimiento, de lo que en realidad él se ha encargado por meter las manos en el proceso interno, y el mismo PRD.

Retales

1. ARNE. Ayer se informó que el coordinador de asesores del secretario Juan Camilo Mouriño bloquea una iniciativa a favor de los medicamentos biotecnológicos. No creo que sea una instrucción de su jefe. Más bien lo veo como una promoción propia de Arne Aus den Ruten Hagg, su número uno quien, también se informó, es accionista de un laboratorio. De ser así, sería otro caso de tráfico de influencias;

2. CANTADO. Era inevitable: Jorge Alcocer se deslizó en el último minuto para ser uno de los tres nuevos consejeros del IFE que la cúpula de los diputados nombrará el 15 de agosto. Dicen que es candidato del PRI, pero él fue asesor del presidente electo Calderón. Y, bueno, antes había sido de izquierda; y

3. FELICIDADES. Estela Livera y Ricardo Alemán inician programa, ¿Y tú… qué harías? este domingo, en el mexiquense canal 34. Se les desea lo mejor.

Nos vemos mañana, pero en privado.
lopezdoriga@milenio.com

La crisis del PRD o la estrategia de la debilidad

Jorge Fernández Menéndez
Razones
exonline.com

Ahora se comienza a comprender por qué López Obrador, el fin de semana pasado, se apresuró a asegurar en Zacatecas que había ordenado tomar las tribunas para evitar “una rebelión popular” contra el gobierno. Los números que muestra la encuesta realizada por encargo del grupo legislativo del PRD exhiben porcentajes catastróficos: luego de la toma de la tribuna y de la elección interna no resuelta del perredismo, más de 65% de los encuestados no votaría por ese partido. Pero más preocupante resulta otro dato: sólo 5.5% estaría dispuesto a votar por el PRD. Si eso fuera así, estaríamos ante un desastre electoral mayor incluso que el de 1991, cuando el PRD, luego de la extraordinaria elección de 88, quedó debajo de 10% de los votos. López Obrador, con su declaración, quiere atenuar los efectos devastadores que ha tenido para su partido su política, mientras que Graco Ramírez, quien fue el coordinador de campaña de Jesús Ortega, confirmó lo que ya había dicho Ruth Zavaleta el mismo día de la toma de tribuna: que López Obrador rompió el acuerdo que había tenido con los coordinadores legislativos, los madrugó y ordenó tomar las tribunas para evitar que se avanzara en el debate sobre el tema petrolero. Graco, con su declaración, intenta, a su vez, deslindar a su corriente de esa acción. Lo inconcebible es que, al mismo tiempo, buena parte de los “madrugados”, de los engañados, en vez de reclamar públicamente por esos hechos, tratan de maquillar e incluso proclamar como un triunfo lo que constituye la mayor derrota política del PRD.

Pero la pregunta es para quién resulta esto una derrota. Y es allí donde fallan las respuestas. López Obrador el único interés que tiene en el PRD es que siga existiendo y sólo si lo maneja su gente, porque es una fuente de recursos enorme: de prerrogativas directas (de dinero contante y sonante), el PRD recibe un millón de pesos diarios en época no electoral. La cifra se duplicará el año próximo. A eso se deben sumar las prerrogativas estatales y, a éstas, los recursos que implican un caudal de acceso gratuito a medios como no lo ha tenido jamás el sistema de partidos. Con un agregado: la reforma electoral que se realizó en 2007 concentra en las dirigencias partidarias un enorme poder, mucho mayor que antes. Para López Obrador, controlar esa estructura y esos recursos le resulta necesario y atractivo con miras a su proyecto y, por eso, hizo de todo para tratar de que Encinas se quedara en el liderazgo del PRD. Para la corriente Nueva Izquierda es la oportunidad de tener una carta con el fin de negociar con López Obrador, que éste los tome en cuenta o, si no, comenzar a trabajar en un proyecto propio para 2012. El punto es que, en esa ecuación, mientras que a López Obrador las elecciones intermedias le interesan sólo en la lógica de poder colocar un número mayor de partidarios suyos en las listas; en el caso de Ortega y sus aliados tienen que ser un medio de consolidación, incluso la posibilidad de comenzar a desplegar desde el Legislativo candidaturas alternas de cara al futuro.

Pero están hablando de cosas diferentes, de objetivos encontrados. No piensan ni quieren lo mismo. Eso es lo que torna inviable la continuidad del partido. Lo que profundiza la crisis y sólo la alarga hasta saber qué se resolverá de la misma en el Tribunal Electoral e incluso así tampoco habrá, sea cual fuere la decisión, posibilidad de permanecer unidos.

La crisis interna del PRD y la descalificación de sus corrientes no tiene, entonces, para cuándo terminar. De acuerdo con los procedimientos legales, Jesús Ortega es y será el nuevo presidente del partido. Pero, apenas anteayer, Alejandro Encinas ha reiterado que no aceptará los resultados e insiste en calificar la elección como un chuchinero, en una abierta descalificación a su competidor y se supone que todavía compañero de partido. La ruptura es obvia, evidente y ni siquiera torna viable aquello del “divorcio pactado”, de la virtual convivencia de los dos partidos con un mismo membrete.

¿Por qué, entonces, López Obrador, a diferencia de lo que han hecho otros dirigentes, como Cuauhtémoc Cárdenas, no quiere propiciar un arreglo, una solución a la crisis? Porque si no puede dominar al partido, prefiere mantenerlo como rehén de su estrategia e ir aniquilándolo poco a poco. Necesita que el PRD sobreviva lo suficiente para tener un paraguas que lo proteja legalmente mientras su propio movimiento va tomando forma y estructura en el país. Ahora tiene afiliados, pero dista mucho de ser el suyo un aparato eficiente: eso se lo da el PRD y, en algunos puntos muy específicos, sus aliados coyunturales. Paradójicamente, el ex candidato presidencial se siente cómodo con un partido debilitado, enfrentado en luchas intestinas y que, por razón misma de la crisis, no puede o no quiere refutar públicamente sus posiciones. Mientras tanto, hace lo que quiere y el partido, esté o no de acuerdo, debe acompañarlo. Y eso seguirá siendo así mientras no concluya el proceso legal interno y ello obligue a tomar decisiones a sus nuevos, quienes sean, próximos dirigentes.

El debate petrolero sirve, en todo caso, para eso: prolongar la incertidumbre, encontrar un enemigo común (el fantasma de la privatización) que obligue a mantener unidas las filas, que transforme el discurso de López Obrador en el pensamiento único del PRD y del FAP.

Si el partido en ese camino se desangra, no es problema para quien no quiere tener que rendir cuentas porque, como lo aceptó en días pasados Lorenzo Meyer, es un hombre que cree que tiene una conexión directa con algo superior. Vaya paradoja: es exactamente lo mismo que asegura el presidente Bush.

Talibanización de Encinas

Francisco Garfias
Arsenal
exonline.com

Alejandro Encinas ha sido mencionado varias veces en este espacio. Lo hemos criticado duramente por las posturas radicales que ha asumido desde que se adhirió a la causa del obradorismo derrotado. Pero también le hemos reconocido sus cualidades.

En su tiempo, cuando era jefe de Gobierno del DF, lo percibíamos como un político inteligente, moderno, plural. Su llegada al puesto relajó la tensión en la atmósfera política, provocada por la estúpida terquedad de Vicente Fox en el desafuero.

Pero esa imagen de político moderno se deterioró paulatinamente. La primera decepción fue el triste papel de comparsa que jugó en la toma del Paseo de Reforma. Durante muchas semanas, el entonces jefe de Gobierno dejó que López Obrador y los suyos estrangularan a la ciudad que mayor respaldo les dio. Nada hizo para devolver la principal avenida a los capitalinos. Era rehén de su jefe político, a quien colocó por encima de la ley y de los derechos de sus gobernados. Asumió gustoso el costo de su complicidad.

Llegó la contienda interna para renovar la dirigencia del PRD. La gestión de Leonel Cota felizmente terminaba. El de Baja Sur había sido el primer eslabón del maximato de Andrés en el partido. Fue un presidente sin personalidad, timorato, obediente, sumiso y muy lejano a la izquierda.

Alejandro se apuntó en la contienda. Segunda gran decepción. Desde la campaña interna dio color. Su lenguaje era el de un izquierdista trasnochado. Los calificativos que utilizaba en sus discursos derecha rapaz, pelele, espurio— eran idénticos a los de su tabasqueño patrón.

Su línea era de confrontación. Su meta, muy clara: ser el segundo eslabón del maximato obradorista. Estaba convencido de que el peso del liderazgo del tabasqueño lo llevaría a ocupar la oficina del octavo piso del edificio de Benjamín Franklin. Le falló. El respaldo del legítimo no le alcanzó. Está más lejos que nunca de suceder a Cota.

La disputa con Ortega, su contendiente en la elección interna, lo ha llevado a radicalizarse aún más. A la misiva y la llamada telefónica que le hizo el candidato de Nueva Izquierda para buscar una salida al conflicto, Alejandro respondió con descalificaciones e insultos. “El proceso electoral debe limpiarse: hay que acabar con todo este chuchinero que se presentó el 16 de marzo”, declaró.

La respuesta de Jesús fue inteligente, mesurada. Citó al escritor israelí Amos Oz, premio Príncipe de Asturias de las Letras, para rebatir: “Traidor es quien cambia a ojos de aquellos que no pueden cambiar, de aquellos que odian cambiar y no pueden concebir el cambio. En otras palabras, traidor es, a ojos del fanático, cualquiera que cambia... muy a menudo el fanático sólo puede contar hasta uno, dos es un número demasiado grande para él”.

Es de todos conocida la frase que uso el auténtico mesías —no el de Petatiux que tenemos aquí— para fustigar a la turba que lapidaba a una adúltera. “El que esté libre de pecado que arroje la primera piedra”. Encinas no puede arrojarle la piedra a Ortega, mientras esté aliado con los batres, los padierna, los bejaranos, los barrales.

* * *

El gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, giró instrucciones a los integrantes de su gabinete para que “cuiden” el movimiento del magisterio y respeten el plantón que la Sección 22 del SNTE realiza, junto con la APPO, en el Centro Histórico de la capital del estado. No quiere repetir el error cometido en 2006 por su secretario de Gobierno, Jorge Franco: Radicalizar al magisterio, a través de la represión.

Los maestros disidentes ya anunciaron también un boicot a La Guelaguetza, la madre de todas las fiestas en Oaxaca. Hace dos años quemaron las instalaciones en donde se realiza y lograron así que se suspendiera por primera vez en la historia.

Bulmaro Rito, secretario técnico del gabinete de Ruiz, nos asegura, sin embargo, que el gobierno estatal “medio negoció” con los maestros que el boicot sea simbólico. “Se van a ir a otro lado a hacer, ellos, su Guelaguetza popular”, puntualizó el hombre.

El miedo no anda en burro.

* * *

Ante la imposibilidad de obligar a los cableros a transmitir los spots del IFE y de los partidos en tiempos oficiales —no son sujetos de pautado—, los consejeros del Instituto comienzan a madurar la idea de tener su propio canal, a semejanza del Congreso o del Poder Judicial.

La idea se platicó ayer en la reunión del Comité de Radio y Televisión del IFE. “La ventaja es que podríamos aprovechar la prestación, a la que sí están obligados los cableros: por cada 30 canales que se les concesionan, tienen que dar uno”, nos dice el consejero Marco Gómez Alcántar, presidente del citado Comité.

http://panchogarfias.blogspot.com

Tribunazo y comicios hunden a perredistas

Leticia Robles De La Rosa
exonline.com

En el PRD, legisladores y líderes partidistas tienen pruebas de que su conflicto interno y la toma de tribunas en el Senado y en la Cámara de Diputados significó un golpe a sus expectativas electorales del próximo año, pues sólo tienen un voto asegurado de 5.5%, mientras que 65.8% de la población no votará por ese partido.

Así lo revela una encuesta que ordenó la bancada del PRD en el Senado a la Unidad de Estudios Estratégicos, dos semanas después de las elecciones internas en las que fue evidente el uso de viejas estrategias de fraude, lo que fue observado por los ciudadanos entrevistados como una práctica usada en todas las casillas perredistas.

Además, los senadores del PRD tienen ya una primera encuesta en la que se observa que la toma de las tribunas del Congreso de la Unión provocó una mayor caída en las preferencias electorales por ese partido; la mayoría de los consultados rechazó que esa acción de resistencia ordenada por Andrés Manuel López Obrador fuera necesaria.

En tanto, un grupo de diputados perredistas realizará un estudio en cada uno de sus estados para detectar la dimensión del golpe que le significó al partido la toma de tribunas, a fin de contar con elementos para comenzar la estrategia de recuperación del voto para el próximo año.

De acuerdo con el senador Graco Ramírez, el 30 de abril informaron a López Obrador del “durísimo golpe electoral” que significó su resistencia civil en el Congreso, pero el ex candidato presidencial aseguró que eso no era importante.

Durante una mesa de debates en el Canal del Congreso, el legislador perredista reveló que personalmente informó a López Obrador que en el Senado no había intención alguna de aprobar la reforma a Pemex en fast track, pero aun así, el ex candidato presidencial ordenó la toma de las tribunas.

Fechada el 24 de marzo, la encuesta telefónica ordenada por los senadores del PRD muestra que el impacto mediático usado por Alejandro Encinas para mostrar que había ganado la presidencia nacional del partido logró sus objetivos, pues 38.7% de los ciudadanos entrevistados estaba seguro de que el candidato apoyado por López Obrador era el ganador. Sólo 20.9% creía que el ganador era Jesús Ortega.

Uno de los datos que más preocupa a los perredistas es que en 56 ciudades del país la mayoría de los consultados no quiere votar por el PRD. “¿Para las próximas elecciones federales del 2009 qué tan seguro es que usted vote por los candidatos del PRD?”, plantea la pregunta. El 5.5% está “muy seguro” de votar por los candidatos del PRD; 19.3% está “algo seguro”; el 28.4% está “poco seguro”, el 37.4% está “nada seguro”, mientras que 9.3% no sabe o no contestó.

Para los senadores es un hecho que 65.8% de los consultados no va a votar por el PRD, pues suman el “poco seguro” y el “nada seguro” como pérdida de votos.

La encuesta revela también que quienes se dicen perredistas no quieren votar por ese partido, pues de este grupo, 52.3% dice estar “nada seguro” de respaldar a sus candidatos, a consecuencia de las irregularidades en el proceso electoral.