mayo 22, 2008

'Guerra florida' por Paco Calderón

Dove

Unilever, los fabricantes de los productos de belleza Dove, están comprando aceite de palma a proveedores que destruyen las selvas lluviosas de Indonesia. Tenemos la prueba. Ellos están causando destrucción forestal, extinción de especies y cambio climático: Greenpeace


Dove Onslaught(er) from Greenpeace on Vimeo.

No te tienes que unir a nosotros para unirte a nosotros


You don't have to join us to join us from Greenpeace on Vimeo.

Declara Bachelet los mares de Chile santuario de las ballenas

EFE
exonline.com

Santiago de Chile.- Dirigentes de organizaciones ambientalistas y de pescadores artesanales elogiaron hoy la decisión de la presidenta Michelle Bachelet de declarar los mares de Chile santuario de las ballenas.


Bachelet hizo el anuncio este miércoles, al presentar su informe anual del estado de la Nación ante el Parlamento chileno, cuyos integrantes lo recibieron con una ovación unánime.

La mandataria, además, dijo que su país rechazará la captura de ballenas para fines científicos en la próxima reunión de la Comisión Ballenera Internacional, que se celebrará en Chile el próximo junio.

En un comunicado, Bárbara Galleti, presidenta del Centro de Conservación Cetácea (CCC), afirmó hoy que el anuncio de Bachelet "constituye un triunfo de la forma en que, como nación independiente y soberana", se ha decidido "utilizar y conservar las poblaciones de cetáceos que habitan las aguas jurisdiccionales chilenas".

En tanto, Juan Carlos Cárdenas, director de Ecoceanos, destacó que la iniciativa es el fruto de una propuesta ciudadana que esa y otras organizaciones no gubernamentales han promovido desde hace varios meses a la fecha.

Con el anuncio de la presidenta "han ganado la ciudadanía, la unidad e imagen del país, los ecosistemas y el sentir ciudadano", destacó.

A juicio de Elsa Cabrera, directora ejecutiva del CCC, Bachelet "ha enviado un fuerte mensaje a la comunidad internacional sobre su compromiso con el uso no letal de los cetáceos y el rechazo a las operaciones de captura realizadas por Japón en el Océano Austral".

El pasado marzo una encuesta de la consultora Adimark estableció que un 97 por ciento de los chilenos apoya la declaración de los mares del país como santuario de ballenas, mientras la cancillería y otros organismos gubernamentales habían adelantado su respaldo a la iniciativa.

También los pescadores artesanales manifestaron su respaldo al anuncio de la mandataria chilena a través de Cosme Caracciolo, director ejecutivo de la confederación que los agrupa.

"Nosotros hemos convivido por siglos con las ballenas en todas las aguas donde tenemos presencia, conocemos los lugares donde hay mayores avistamientos y es en amplias zonas del territorio marítimo, por eso apoyamos la prohibición definitiva de la caza de ballenas", señaló el dirigente.

Historia de un engaño

Leo Zuckermann
Juegos de Poder
exonline.com

El presidente Calderón se ha dedicado a hacer giras por toda la República para lanzar su política social conocida como Vivir Mejor. Fundamentalmente ha visitado comunidades pobres. El martes estuvo en Huehuetlán, San Luis Potosí, donde reconoció públicamente que muchos gobiernos han engañado con promesas incumplidas a los grupos menos privilegiados. Cosas de la vida, unas horas después, Calderón fue testigo de uno de esos engaños en Veracruz.

En la huasteca potosina, mujeres indígenas se quejaron amargamente con el Presidente. Éste tuvo que reconocer que “el pueblo Tének, esa es la verdad, ha sufrido muchos engaños. Han oído cientos de promesas de alcaldes, de gobernadores, de presidentes de la República”. Calderón no mencionó nombres, pero él se comprometió a cumplir: “Yo creo que una manera de saldar esa deuda que tenemos es viniendo, trabajando y empujando los programas”.

Horas después, el presidente viajó a Veracruz a la zona afectada por el huracán Dean en agosto del año pasado. Ocho meses después del meteoro, Calderón entregaría viviendas a familias damnificadas de Tlapacoyan. De acuerdo con la crónica de Elba Mónica Bravo en Milenio, se trataba de viviendas “de sólo dos cuartos de unos diez metros cuadrados que no tienen baño y cocina”. Cuando las vio el Presidente, preguntó: “¿Y dónde está el baño?” A continuación “funcionarios federales y locales, entre ellos el gobernador de la entidad, el priista Fidel Herrera, trataban de justificar con argumentos de que por tradición la gente no tiene el baño dentro de sus casas”. Efectivamente, usted escuchó bien, trataron de convencer al Presidente de que “por tradición” ahí mejor se utilizaban letrinas instaladas afuera de las casas sobre pisos de tierra. Un engaño.

En su discurso, Fidel Herrera dijo que “a pesar de que no tienen baño se logró que los damnificados tuvieran una vivienda porque los afectados por el huracán Stan, en 2005, aún siguen en espera de una casa ante la burocracia con la que operan los recursos del Fonden que opera la Secretaría de Gobernación”. Es decir, trató de justificar un error con otro error de mayor calado. Pero Calderón, enojado, demandó que se instalaran baños con regaderas en las viviendas de los damnificados de Dean. El gobernador aceptó que “quizá podríamos, si así lo determina el Presidente, agregarle el baño”. Prometió aportar los recursos proporcionales de su gobierno.

Cuando uno escucha estas historias parece que no hemos salido de aquella época presidencialista cuando el mandatario tenía que dar las órdenes más básicas y sensatas como la de ponerle un baño a una vivienda. Tuvo que descubrir Calderón que estaban hacinando a los damnificados de un huracán en viviendas minúsculas sin instalaciones sanitarias para que se corrigiera el engaño.

Con una saludable dosis de candidez, Calderón reconoció en San Luis que gobiernos, de todos los niveles, han engañado a los más pobres con promesas incumplidas. Lástima que no dijo nombres. Pero se comprometió a que su gobierno sería diferente. Horas después se dio cuenta, en Veracruz, de que su gobierno estaba engañando a los damnificados de un huracán en un proyecto conjunto con el gobierno veracruzano. El Presidente se enojó y entonces los responsables reaccionaron. Vino la promesa de que se agregarían los baños. Por lo menos en el discurso se corrigió el error. Ahora falta que efectivamente se construyan los baños dentro de las viviendas porque resulta que en este país también sucede que los presidentes prometen algo, luego se van, se ocupan de otros asuntos y nadie se acuerda de ejecutar la instrucción ni nadie de supervisarlo. Es decir, para los más pobres el engaño acaba multiplicándose. Ojalá que este no sea el caso.

El aumento de precios y los espacios de confort

Jorge Fernández Menéndez
Razones
exonline.com

No creo que muchos sectores significativos de la sociedad puedan estar interesados en el llamado debate petrolero. En un mecanismo que puede tener o no algún sentido, que se utilizó para encontrar una salida a una crisis legislativa y que para sectores políticos, de medios y algunos especialistas, sirve por lo menos para saber quién está comprometido con qué en el escenario político. Pero a la gente de la calle sencillamente no le interesa. Cuando López Obrador dice que ordenó tomar las tribunas del Congreso para evitar una rebelión popular, sólo confirma que sigue viviendo en una realidad aparte, creada en torno suyo.

Sin duda, la reforma electoral es importante, sobre todo para los partidos que han hecho de ese terreno un coto cerrado a la sociedad. Y, en ese sentido, también es importante la elección de los nuevos consejeros del IFE. Pero, ¿alguien sinceramente cree que ese es un tema que se debata en las casas, que sea de interés de la ciudadanía?

Sin embargo, a la gente sí le preocupan dos cosas: la seguridad y los precios de los productos de consumo básico. En el terreno de la seguridad no es suficiente con el “¡Ya Basta!” esgrimido desde el gobierno federal. La conceptualización es correcta, pero insuficiente: es verdad que la sociedad, el mundo político, los medios, nos debemos involucrar mucho más en la lucha contra el narcotráfico y que se debe pasar, por ejemplo, del recuento de muertos a la comprensión más profunda del proceso que se vive en esa lucha, con sus aciertos y sus insuficiencias. En ese terreno existe una estrategia definida y que, si no se cometen errores y no se profundiza la división interna, a mediano y largo plazos tendrá que dar resultados palpables. Mas para involucrar a la sociedad ésta debe primero comprender plenamente qué está en juego y esa es una tarea en la que aún no han puesto su pleno esfuerzo todos los involucrados en ella.

Más delicado aún en la percepción ciudadana es el aumento de precios. El momento más difícil que vivió el presidente Calderón en lo que va de este sexenio se dio cuando en enero de 2007 se disparó el precio de la tortilla. Es verdad que se tomaron medidas y días después de aquella burbuja especulativa, se le pudo controlar. Pero los problemas estructurales que dieron origen a la misma persisten y hoy están más vigentes que nunca: la combinación de los altísimos precios del petróleo (de los que no sacamos ni remotamente todo el provecho posible porque no contamos con instrumentos materiales y legales para hacerlo) con la llamada crisis alimentaria mundial, marcada por la incorporación al mercado de consumo de cientos de millones de personas, sobre todo en India y China, y por el uso de productos de origen agrícola para la generación de energías alternativas, ha producido un aumento generalizado de precios a nivel mundial. A pesar de los apoyos y los subsidios, en México el precio de los comestibles ha crecido 7.48% en los últimos 12 meses y, en las últimas semanas, la tortilla, el arroz, el pollo, la harina de trigo, han sufrido aumentos drásticos que se reflejan ya en la vida cotidiana y en la inflación proyectada para 2008. Los efectos de la desaceleración (según muchos, franca recesión) que vive Estados Unidos también se han reflejado en una disminución de la actividad industrial en las últimas semanas. Ello no implica que la economía mexicana esté desprotegida para afrontar el entorno internacional, pero sería absurdo pensar que, en un mundo globalizado y con una economía abierta, seremos inmunes a lo que sucede allá afuera.

Habrá aumentos de precios, sobre todo de alimentos, más allá de lo esperado y se deberán adoptar medidas de todo tipo para menguar los efectos de los mismos. Desde el año pasado se están tomando previsiones y, en las últimas semanas, los anuncios de la estrategia de política social y de la reforma educativa coadyuvan, sin duda, a establecer un entorno mucho más estable con el fin de afrontar la crisis. Pero lo que no se ve es la política, el trabajo hacia afuera, la explicación de lo que se está haciendo. Es verdad que mucha de esa tarea la asume el presidente Calderón, pero, ¿dónde está el gabinete directamente relacionado con estos temas? Ernesto Cordero y Josefina Vázquez Mota han aparecido en su respectivo espacio, pero, ¿el resto de los funcionarios relacionados con la economía, los precios, el abasto y la producción de alimentos, los apoyos o subsidios, dónde están? Seguramente realizan su labor de gabinete, pero eso no es suficiente y tampoco puede ser el mandatario el único que dé la cara por las estrategias gubernamentales. El presidente Calderón hace bien en no dejarse atrapar por la coyuntura y sale de Los Pinos para afrontar una realidad, en los estados y en los municipios, que suele ser muy diferente que la que se observa desde el Distrito Federal. Es un acierto que no se aísle, que ponga en la agenda, aunque no sea la nota principal del día, otros temas tanto o más importantes que los coyunturales, pero la pregunta es ¿qué hace, mientras tanto, el resto del equipo de gobierno?

No dudo que algunos estarán realizando su tarea, pero eso no se ve ni se percibe en la mayoría de los casos. Y sí que se ha entrado en una suerte de espacio de confort que, paradójicamente, se contradice con la lógica de redoblar la apuesta que afronta el presidente Calderón. Y, como ocurrió en enero de 2007, si ese espacio de confort no se rompe y se reemplaza por el compromiso real y de cara a la gente, los costos serán altos. La gente puede tolerar discusiones inútiles en el Congreso o la política, aceptar que la violencia es una consecuencia de una lucha de largo plazo, pero existe, con toda razón, una hipersensibilidad manifiesta, con respecto a la marcha económica y el manejo de los precios, que no puede ser ignorada. Y tampoco sus funcionarios pueden dejar solo al Presidente.