junio 03, 2008

Transgénicos: ¿hora de reabrir el debate?

María Elena Navas
BBC Ciencia



Las cifras son escalofriantes: se calcula que 850 millones de personas sufren hambre hoy en el mundo, 820 millones de ellas en países en desarrollo. En el último año, el número de personas que necesita asistencia alimentaria ha aumentado en 100 millones.

Sólo en 2008, los altos precios de los alimentos han provocado motines en cerca de 40 países

Se cree que las importaciones en naciones con déficit de alimentos puedan alcanzar los US$169.000 millones, un 40% más que en 2007. Y los expertos creen que la era de los alimentos baratos ya es cosa del pasado.

Por eso, en estos momentos, en Roma, se realiza una reunión convocada por la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) a la que asisten 44 jefes de Estado y de gobierno de todo el mundo para buscarle salidas a la crisis.

Al inaugurar la conferencia, el secretario general de Naciones Unidas, Ban ki-Moon, dijo que el mundo debe aumentar al menos en un 50% su producción de alimentos para el 2030.

En medio de esta crisis, una antigua polémica se revive: ¿deben los gobiernos recurrir a los alimentos genéticamente modificados (GM) para paliar el hambre?

Y el debate es más agudo ahora que nunca: para unos, es "la comida Frankenstein", para otros, es la tecnología que podría solucionar las actuales carencias alimentarias del mundo.

Productividad

En los alimentos genéticamente modificados el ADN de la planta se altera de modo artificial para crear cultivos con propiedades específicas.

Aunque han sido sistemáticamente rechazados en Europa, los alimentos GM se cosechan hoy en muchas otras partes del mundo, principalmente maíz, soya, algodón y colza.

Estados Unidos y Argentina han abrazado con fervor a la nueva biotecnología, y Brasil, China e India la siguen a pasos agigantados.

"Se trata de crear cultivos cuya producción sea más eficiente, más resistente a las plagas, más tolerante al cambio climático, con menor uso de pesticidas y más nutritivos, " dijo a BBC Ciencia el doctor Gastón Fernández Palma, presidente de la Asociación Argentina de Productores de Siembra Directa, (AAPRESID).

"Indudablemente estas características hacen que los alimentos modificados cumplan una misión sumamente importante"

"Y debemos convencernos de la participación necesaria de la ingeniería genética, porque no quedan otras soluciones a la vista para paliar este gravísimo problema no sólo alimenticio sino energético" agrega.

Para quienes los apoyan el resultado es claro: han pasado doce años y hasta ahora no se conocen problemas medioambientales o de salud causados por los GM.

Los críticos sostienen sin embargo que estos productos pueden tener a largo plazo un impacto negativo en la salud humana y el medio ambiente.

Alergias

Se piensa que la introducción de un nuevo gen a una planta puede crear un alergénico que cause una reacción en individuos susceptibles.

Para evitarlo, es necesario llevar a cabo extensas pruebas para asegurarse de que un producto GM no dañará al consumidor con una alergia.
También hay temores sobre los riesgos desconocidos hasta ahora de la transferencia genética de alimentos GM a células del organismo o bacterias gastrointestinales, que podrían afectar de forma adversa al ser humano.

Y otro temor es el "cruzamiento lejano", el desplazamiento de genes de plantas GM a cultivos convencionales o especies silvestres, y la mezcla de cultivos de semillas convencionales con cultivos GM.

Esto, afirman los expertos, podría tener un enorme impacto sobre la inocuidad y la seguridad de los alimentos.

"Los transgénicos no forman parte de la solución de la crisis alimentaria" dijo a BBC Ciencia David Sánchez, encargado de agricultura y alimentación de la organización ecologista Amigos de la Tierra.

"Porque en efecto, llevamos 10 años cultivándolos, pero hasta ahora no se ha podido demostrar que ninguno de los cultivos GM es más productivo, más nutritivo, ninguno tiene mejor calidad para el consumidor".

"Al contrario -agrega- lo que vemos con estos cuatro principales cultivos, es que son cultivos con fines industriales que se llevan a cabo en países en desarrollo".

Uso industrial

Según la organización, en el caso de la soya GM la mayoría se exporta desde estos países a Estados Unidos o Europa para alimentación animal y poder mantener el consumo de carne del mundo desarrollado.

En el caso del algodón, es un cultivo con fines meramente industriales y en Estados Unidos gran parte de los cultivos de maíz transgénico se dedican casi exclusivamente a los biocombustibles.

"En Argentina, por ejemplo, habría que plantearse para quién ha sido un éxito hasta ahora la producción de transgénicos" dice David Sánchez, de Amigos de la Tierra.

"Seguramente para los grandes terratenientes, porque no creemos que la extensión de los monocultivos haya beneficiado ni a los niveles de pobreza, los problemas de alimentación o la situación de los pequeños agricultores en ese país".

"Porque se han desplazado los cultivos de alimentación con los cultivos para exportación, que desde luego son más lucrativos", agrega.

El presidente de AAPRESID afirma sin embargo que esto no es error de la biotecnología sino de "las medidas equivocadas de los gobiernos".

"La soja ocupa hoy el lugar que los mercados mundiales demandan", afirma el funcionario.

"Y por el mal manejo de las políticas agropecuarias ha ido reemplazando a los otros cultivos de un plan de agricultura sustentable", señala.
Lo cierto hoy es que millones de personas sufren hambre y muchas más no tendrán alimento si no se encuentran soluciones rápidas a esta crisis alimentaria.

Y ésta, dicen los expertos, quizás tendrá que incluir alguna forma de biotecnología.

"Creemos que para el año 2050 habrá 9.000 millones de habitantes en el planeta" dice el doctor Gastón Fernández.

"Y la única forma de alimentar a tanta gente es ir ahora a una agricultura sustentable de alta producción que incluya fundamentalmente la participación de la biotecnología y las semillas transgénicas".

Pero la prioridad en cualquier modelo de agricultura, afirma David Sánchez, de Amigos de la Tierra, tendrá que ser "la soberanía alimentaria de las comunidades".

"Un modelo de agricultura que dé alimentos para todos pero que no esté dirigido por multinacionales que son las que controlan este negocio de los transgénicos".

Impone Chávez sistema de inteligencia basado en espionaje

El Universal
Caracas

Afirman que la ley obligará a los ciudadanos a convertirse en informantes del gobierno so pena de ser encarcelados; abre la posibilidad a que en Venezuela se constituyan grupos similares a los Comités de Defensa cubanos, en los que las personas naturales deben cumplir con tareas de vigilancia y suministro de información a las autoridades estatales

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, utilizó sus poderes de decreto para llevar a cabo una revisión general de las agencias de inteligencia del país, lo que ha desatado una feroz contraofensiva de grupos de derechos humanos y estudiantes quienes afirman que la medida obligará a los ciudadanos a informar sobre las actividades de sus familiares, vecinos y conocidos para evitar la cárcel.

Bajo la nueva ley de inteligencia, que entró en vigor la semana pasada (28 de mayo), los dos servicios principales de inteligencia de Venezuela, la policía secreta DISIP y la agencia militar de inteligencia serán reemplazadas por dos nuevas la Oficina General de Inteligencia y la Oficina General de Contrainteligencia, que están bajo el control de Chávez, informa el diario The International Herald Tribune.

La nueva ley obliga a los ciudadanos a presentarse en las agencias, ante la policía secreta o grupos comunitarios de activismo leales a Chávez. El negarse a ello puede conllevar una pena de cárcel de entre dos y cuatro años para la mayoría de la gente, y de seis para los empleados gubernamentales.

"Nos enfrentamos a medidas que son una amenaza para todos nosotros", dijo Blanca Rosa Mármol de León, una juez del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela en un raro pronunciamiento judicial público. "Tengo la obligación de decirlo, como ciudadana y como juez. Este es un paso hacia la creación de una sociedad de informantes".

Los cambios en los sistemas gubernamentales de inteligencia reflejan un esfuerzo de Chávez para ejercer mayor control sobre las instituciones públicas, tras una incómoda derrota en diciembre sobre un paquete de reformas constitucionales que habrían incrementado sus poderes.

Mientras Chávez y el ministro del Interior, Ramón Rodríguez Chacón, aseveran que la norma garantiza la "seguridad nacional" frente a los "ataques imperialistas", académicos la consideran "regresiva" en materia de Derechos Humanos y, por tanto, "inconstitucional".

La abogada penalista y profesora de Derecho Penal y Procesal de la privada Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), Magaly Vásquez, dijo que la Ley es "muy represiva", y puede ser utilizada como "un instrumento de persecución".

A su juicio, la norma, aprobada por decreto presidencial la semana pasada, "va en contra de la Constitución de 1999'" porque "quita atribuciones" que pertenecen '"constitucionalmente" al Ministerio Público.

La experta subraya que la norma abre la posibilidad a que en Venezuela se constituyan grupos similares a los "Comités de Defensa" cubanos, en los que "las personas naturales deben cumplir" con tareas de vigilancia y suministro de información a las autoridades estatales.

Tulio Ramírez, investigador de la Escuela de Educación de la UCV, advierte que según la Ley, el estudiante "deberá ejercer acciones de contrainteligencia con el fin de indagar sobre informaciones y documentos que se produzcan sobre las formas de actuación, dentro del territorio nacional, ejecutadas por personas naturales y jurídicas", argumentó.

El aspecto que llama la atención de Ramírez es el referido a que los alumnos deberán "valorar la realidad social de su localidad, región y nación a través de acciones vinculadas con el entorno, que permitan el desarrollo y apropiación de la conciencia histórica y sentido de pertenencia en el ejercicio de la soberanía nacional como deber y derecho indeclinables ante las posibles amenazas y riesgos de orden externo e interno que puedan limitar la autodeterminación de la nación venezolana...", informa el diario El Nacional de Venezuela.

Para el docente de la UCV es necesario alertar a todos los padres y docentes porque "nuestros muchachos serán obligados a crear redes de contrainteligencia social en las localidades. Harán bueno el llamado que hizo Isturiz a militancia del PSUV en Caracas: vayan y busquen cuáles son nuestros enemigos", recordó.

México no aceptará condiciones de EE.UU. en ayuda contra el narcotráfico

México, 2 jun (EFE).- México no aceptará condiciones de Estados Unidos en la Iniciativa Mérida, el plan de ayuda estadounidense a este país latinoamericano y a Centroamérica para luchar contra el narcotráfico, afirmó hoy el secretario de Gobernación (Interior), Juan Camilo Mouriño.


La Iniciativa Mérida, que se discute en el Congreso estadounidense, daría a México en el primer año 350 millones de dólares, pero el Senado exige a cambio reformas legales y judiciales y depurar unidades militares y policiales de elementos corruptos o que estén implicados en violaciones de los derechos humanos.

"La incorporación de medidas o evaluaciones unilaterales que pretendieran condicionar el ejercicio en el desarrollo de la Iniciativa resultaría profundamente contraria a su objetivo y espíritu, y contraproducente", dijo el ministro a la prensa.

"Sería por ello inaceptable", agregó.

El responsable de la política interior de México aclaró que su país "no solicitó asistencia unilateral" aunque sí hizo una planteamiento "responsable" para mejorar la cooperación bilateral y para fortalecer las capacidades para combatir la delincuencia organizada trasnacional.

Afirmó que su Gobierno seguirá buscado el apoyo internacional para trabajar de manera conjunta a la lucha contra el narcotráfico pero no bajo medidas "unilaterales".

Las cámaras de Representantes y de Senadores de Estados Unidos deben conciliar este mes los textos aprobados en la Iniciativa Mérida, que establece 450 millones de dólares en ayuda, 350 para México y 100 para Centroamérica.

"La plena vigencia del Estado de Derecho y los derechos humanos, la presencia en el debate público de las organizaciones de la sociedad civil o el desarrollo de sistemas efectivos de control de confianza de todos los servidores públicos en los tres órdenes de Gobierno, que participan en esta lucha, son todos los objetivos del Gobierno de México", aseveró Mouriño.

En los últimos días México y Estados Unidos han elevado el tono de sus declaraciones sobre el tema del narcotráfico.

La semana pasada, el presidente mexicano, Felipe Calderón, en un señalamiento crítico dijo que México ponía los muertos mientras que el mercado de EE.UU. seguía siendo el mayor consumidor de drogas.

La violencia del crimen organizado se ha cobrado en lo que va de este año más de 1.500 muertes, entre ellas las de varios altos mandos policiales y agentes.

Un día después, el embajador de Estados Unidos en México, Antonio Garza, dijo que el problema de la drogadicción destruye familias en ambos lados de la frontera y el crimen organizado ataca a oficiales de los dos países.

Mouriño reconoció hoy que ambas naciones comparten la necesidad de encontrar mecanismos efectivos que permitan una "genuina" cooperación y por ello fue inicialmente acordada la Iniciativa Mérida, basada en "los principios de responsabilidad compartida, confianza mutua y respeto a la soberanía y a la jurisdicción".

"Enfrentamos a un enemigo común, que nos planea desafíos estrechamente interrelacionados, y por ello, hemos pasado de las recriminaciones mutuas a una estrategia acordada e instrumentada", dijo.

Finalmente dijo que su Gobierno seguirá con "particular" atención el proceso de debate en el Congreso estadounidense y evaluará con "todo cuidado" si el resultado final del proceso legislativo se apega a estos criterios.

"De ello dependerá la decisión que se adoptará respecto a este aspecto de la Iniciativa", añadió.

Calderón: popularidad en el vacío

Francisco Báez Rodríguez
fbaez@gmail.com
La crónica de hoy

Quienes hemos trabajado en el mundo de las encuestas sabemos, por experiencia, que si una serie de cuestionarios viene con puras respuestas muy congruentes hay que dudar del entrevistador. La cantidad de ciudadanos que se contradicen es tan elevada que resulta sospechosa una serie en la que esto no suceda. Ahora bien, la parte más interesante del análisis de los datos es descubrir qué está detrás de las aparentes contradicciones… porque resulta que los ciudadanos tienen su particular forma de congruencia.

Lo anterior viene a cuento porque dos de las encuestas nacionales que se han hecho públicas recientemente —la de GEA/ISA y la de Consulta-Mitofsky— coinciden en dos aspectos. Por un lado, la evaluación positiva del presidente Felipe Calderón. Por el otro, la evaluación negativa de prácticamente todas sus acciones de gobierno y el pesimismo respecto al futuro cercano.

En ambas encuestas el índice de aprobación de Calderón supera el 60 por ciento y no se ha resentido mayormente en el último trimestre, ya que los movimientos en el índice son marginales. Esto coloca al Presidente mexicano entre los más populares del continente.

Sin embargo, cuando cada quien se pone a preguntar acerca del trabajo por áreas de gobierno, la caída es precipitosa y es particularmente baja en los renglones económicos. Precios, empleo y salarios son prioridades que la mayoría de la población siente que no han sido atendidas. Calderón también cae, de manera notable, en un área que tradicionalmente ha sido muy sensible a la hora de la evaluación general de los mandatarios: en la percepción de que combate eficazmente la corrupción.

Si revisamos el comportamiento de las encuestas de opinión en los dos sexenios anteriores veremos que el segundo año siempre fue difícil en términos de popularidad, y en ambos casos por razones económicas. Los efectos recesivos del “error de diciembre” en el caso de Ernesto Zedillo y el malestar causado por el aumento de las tarifas eléctricas en el de Vicente Fox.

¿A qué se debe que el nivel de aprobación de Felipe Calderón se mantenga mientras que el de sus antecesores se desplomó?

A estas alturas de su sexenio, Zedillo —quien había comenzado bajo— rondaba por el 34 por ciento de aprobación, ocho puntos debajo de como empezó, y Fox —quien había iniciado altísimo— andaba por el 50 por ciento, con una caída de casi 20 puntos. Ambos enderezaron parcialmente el camino (el de la popularidad, no el de la nación), pero pusieron en aprietos al candidato presidencial de su partido (bueno, el del PRI perdió en 2000).

Las razones detrás del “regreso” en la popularidad de Zedillo y Fox tienen un aspecto en común. Fueron capaces de generar una disociación entre la persona y el gobernante —que fue muy evidente en el caso del panista—, donde a la primera se le reconocían cualidades y del segundo se subrayaban las carencias. El comportamiento de la economía durante el segundo trienio del zedillismo amortiguó esta sensación, que durante el mandato de Fox —en cambio— se hizo más evidente.

Una parte del caso de Calderón se puede explicar por esta disociación: la evaluación de la persona limita los daños de la evaluación de la gestión. Y Calderón ha tenido a bien diferenciarse de Fox en algunos de sus desplantes populacheros: se agradece que asuma con seriedad el trabajo para el que fue elegido. Pero hay, al menos, otros dos factores que contribuyen a hacer la diferencia.

El primero es el de las expectativas disminuidas. Pocos imaginaban, cuando Zedillo tomó posesión, que la economía mexicana se echaría inmediatamente un clavado a las profundidades de la recesión. Y muchos suponían, en los primeros meses de Fox, que el país iniciaría de verdad una nueva era de prosperidad y democracia plena. El desencanto se traduce en desaprobación.

En cambio, Felipe Calderón nunca ha generado grandes expectativas. El humor del país respecto a su gobierno ha sido más bien grisáceo. No hay grandes cosas que haya incumplido, por mucho que su lema “el Presidente del empleo” empiece a fungir como bumerang. No hay desencanto porque no hubo encanto: la respuesta en automático es una aprobación sin entusiasmo.

El segundo quizás debería preocuparnos mucho. La aprobación a Calderón es “en el vacío” porque lo que se vislumbra a su alrededor genera más desconfianza. A pesar de la baja evaluación de su gestión, la opinión sobre él supera, de lejos, la de casi todos los demás personajes de la política. Panistas, priistas o perredistas, no importa el color, se encuentran peor estimados.

Y, salvo por López Obrador —ave de tempestades que se cuece por separado—, los más bajos en la clasificación son los miembros del gabinete (lo que también significa que ellos terminan por comerse los pecados del gobierno).

En otras palabras, Calderón es uno de los presidentes con mayor índice de aprobación en el continente americano porque no ha caído en las frivolidades de su antecesor, porque no generó grandes expectativas o entusiasmos que se desinflaran y porque la población tiene una opinión bajísima del resto de la clase política. Después del Presidente, el desierto. No parecen ser razones sólidas.

¿Quiere decir esto que Calderón ya la hizo? ¿Que aunque sigan cayendo las expectativas y bajando la evaluación de las áreas de gobierno permanecerá un “efecto teflón”? Creo que la respuesta es obvia: sí, pero sólo si el gobierno gris que supone la gente no se ennegrece —sobre todo en lo económico— y si la clase política sigue haciéndose trizas con pleitos de baja ralea, que hacen ver a nuestro Presidente como un príncipe, pero sólo por el efecto de la comparación.

¡Qué quieren!

Ciro Gómez Leyva
gomezleyva@milenio.com
La historia en breve
Milenio

Hay voces en la oposición (y en su prensa) que se regodean cuando el Ejército o la policía federal fallan o son masacrados por los grupos terroristas del narcotráfico. Acto seguido denuncian que es una guerra perdida y que el gobierno de Felipe Calderón encamina a México a una calamidad apocalíptica.

Dicen que de seguir las cosas como van, se romperá la estabilidad en el país. ¿Qué estabilidad? ¿La que había antes de enero de 2007 en Badiraguato, en Nuevo Laredo, en las policías locales, en muchas administraciones municipales? ¿Su ideal es regresar al estatus de 2006, 2005, 2004…?

Dicen que no hay estrategia. ¿Cómo lo saben, con qué conocimiento de causa hablan? ¿Qué estrategia proponen para enfrentar la violencia y poderío del narco?

Dicen que no hay coordinación entre el Ejército, la Marina, las policías. ¿Cuántos casos pueden documentar? ¿Qué es una descoordinación? ¿Cuántas descoordinaciones hacen una descoordinación general?

Dicen con soberbia que no hay trabajo de inteligencia. De nuevo, ¿cómo lo pueden documentar con seriedad?

Acusan que el propósito esencial de los operativos es legitimar al gobierno de Calderón. Pues vaya éxito que habría tenido en ese objetivo. La reciente encuesta de GEA/ISA confirma que ocho de cada diez mexicanos siguen respaldando la guerra contra el narco. Pero, en todo caso, ¿cuál es el momento políticamente inmaculado para salir a pelear contra los terroristas?

Cuatro mil 600 muertos en el sexenio y los apóstoles del “no” a lo que huela a Calderón siguen tratando de confundir y lucrar primitivamente con este capítulo de la historia nacional. Me cuesta calcular la tasa de ganancia que deben estar imaginando si el Estado mexicano fracasa en una guerra así de brutal.

La consulta de Marcelo, ¿oportuna u oportunista?

Gabriela Cuevas Barrón
gabrielacuevasbarron@hotmail.com
Orden del día
El Universal

I. ¿Para qué una consulta? En el marco del debate por la reforma energética en el Senado de la República, Marcelo Ebrard anunció su intención de realizar una consulta ciudadana para conocer la postura de los capitalinos al respecto.

Una consulta es un instrumento para poner a consideración de los ciudadanos algunos temas, pero como todo instrumento tiene sus limitaciones. Ni aun suponiendo que los organizadores de la consulta hicieran llegar a la ciudadanía información objetiva, podríamos conformarnos una opinión suficientemente informada sobre temas tan complicados como la explotación de hidrocarburos.

Ante la importancia de la reforma energética, los legisladores federales convocaron un debate público en el Congreso para escuchar la voz de políticos, académicos y dirigentes sociales. A través de estos foros, donde se debaten argumentos técnicos y de factibilidad, es como se puede obtener la reforma que más convenga a México.

II. ¿Consultar por consultar?

Los resultados de estas consultas no son vinculatorios. Respetarlos depende más de quién gobierne y de sus motivos para proponer la consulta. Nuestro jefe de gobierno tiene un muy particular modo de utilizar la opinión de los ciudadanos.

Hace un año realizó una Consulta Verde y ninguno de los 10 compromisos que se establecieron con la ciudadanía se ha cumplido. Algunos de ellos ni siquiera han sido discutidos. Todo fue un ejercicio propagandístico. Ahora, vuelve a utilizar este recurso para desviar la atención y retrasar la votación de la reforma energética a través de una consulta que costará a la capital varios millones de pesos. Construir una guardería cuesta 2.5 millones de pesos y una clínica de salud móvil para la mujer alrededor de 9. ¿Vale la pena esta consulta?

III. ¿Iniciativa propia o intereses políticos? La pregunta obligada al jefe de gobierno es por qué no realiza primero más consultas acerca de temas de interés directo para la ciudad. ¿Por qué no se realizó una consulta antes de aumentar las tarifas del Metrobús, el agua y el predial? Para otros temas tan importantes y controvertidos como las sociedades de convivencia, la construcción de un túnel por debajo de la ciudad o las reformas acerca de fumar en espacios públicos tampoco se propuso una consulta. Detrás del anuncio de Marcelo hay intereses políticos, intereses que ni siquiera son suyos.

Referéndum, gato encerrado

Germán Martínez Cázares
Presidente nacional del PAN
El Universal

Cherán, un pequeño municipio michoacano enclavado en la meseta purépecha, se vio envuelto en riñas, homicidios y conflictos. El alcalde, priísta, está señalado, por los perredistas, de participar en esos delitos.

En ese marco de violencia, durante la semana pasada algunos dirigentes comuneros identificados con el PRD, sin esperar resolución de la Procuraduría del estado, invadieron o “tomaron” por algunas horas la sede del Congreso michoacano, para exigir la desaparición del Ayuntamiento de Cherán.

Más allá de la culpabilidad o inocencia del mandatario de Cherán, el procedimiento perredista es conocido y no sorprende. Es una réplica michoacana de la famosa “toma” del Congreso nacional.

El hecho no es menor ni es aislado. Exhibe un reflejo antiparlamentario. El PRD procede contra el Congreso, aunque el gobernador sea de su partido y él haya designado al procurador; y más aún, el PRD se lanza contra el Congreso michoacano, aunque el propio PRD sea el grupo que tiene más diputados locales en Michoacán.

Esa actitud antiparlamento, ese comportamiento seudopolítico de avasallar a la representación popular, pone a la vista de todos la pretensión perredista de someter al Congreso, de colocarlo por abajo del interés del partido, de humillarlo y someterlo a la fuerza de la presión.

¿Qué significa esa conducta? Aclara que el PRD demanda la restauración del viejo presidencialismo, de ese poder unipersonal que no compartía ni dividía el ejercicio del poder. Añoran ese poder supremo depositado en un solo individuo. El movimiento perredista, sobre todo el de López Obrador, no se entiende en los congresos estatales o en el nacional con “parte” del poder; sólo se concibe plenamente con “todo” el poder y, de preferencia, depositado en una sola persona. Los caudillos, en cualquier parte del mundo, arrasan con los parlamentos.

El referéndum que propone López Obrador y dispone Marcelo Ebrard para el tema del petróleo constituye otro ataque al Congreso. Es una “toma” del poder legislativo como la de los perredistas de Cherán. Buscan rebasar al Congreso con una consulta directa que no decida nada, pero que presione a favor de su interés, del interés de detener la modernización y fortalecimiento de Pemex. ¿Entonces para qué tanto debate en el Senado de la República? ¿Para qué una decisión colegiada? ¿Qué caso tienen los informes técnicos y las discusiones de los representantes populares?

El referéndum perredista busca debilitar al Parlamento, por varias razones: la primera, porque saben que la fuerza que tiene ahora disminuirá dramáticamente en las próximas elecciones parlamentarias. Ganar la partida del referéndum hoy significaría obviar el resultado electoral de mañana, donde se renovará la Cámara de Diputados. Dicho de otra manera: ¿para qué ganar la Cámara si pueden ganar el fraseo de una pregunta en un referéndum (obvio: el que redacta la pregunta tiene ventaja)? La segunda, porque el discurso de rancio nacionalismo petrolero de la izquierda sólo es encarnable desde el vetusto presidencialismo que ignora a la representación nacional.

Pero tienen, también, una razón doméstica: los seguidores de López Obrador, con un referéndum, pasarán por encima, aplastarán definitivamente a los perredistas que creen en el Parlamento. Casi todos simpatizantes de Jesús Ortega. Por eso, mientras estos últimos buscan apoyos a una iniciativa legislativa y dicen tener “franjas de consenso” con el PRI en el tema del petróleo, los radicales lopezobradoristas preparan con entusiasmo el referéndum en la ciudad de México.

***

El IFE no tiene facultades para organizar un referéndum. Tampoco muchos perredistas para aceptar el resultado adverso.

Elba y Marcelo

Francisco Garfias
Arsenal
exonline.com

Elba Esther Gordillo mantiene una Alianza por la Educación con el gobierno de Felipe Calderón, pero su alianza política, de cara a 2012, es con Marcelo Ebrard. La maestra ha comentado en corto que el jefe de Gobierno del DF es su gallo para la próxima elección presidencial. Gordillo no se quedó en el comentario. De los dichos, ya pasó a los hechos, a juzgar por lo que sucede en la Asamblea Legislativa.

Cuenta Jorge Díaz Cuervo, destituido recientemente como coordinador de la Coalición Socialdemócrata en la Asamblea del DF, que el pasado 19 de mayo el asambleísta Guillermo Xiúh Tenorio, jefe de la bancada del elbista Partido Nueva Alianza, invitó a los coordinadores de los distintos grupos parlamentarios a su casa.

Allí les confesó que había recibido línea de la maestra de mantener a Isidro Cisneros, consejero presidente, a la cabeza del Instituto Electoral del Distrito Federal. Eso constituía un respaldo firme a la postura de Marcelo. Sin el voto de los cuatro asambleístas de NA, el escalonamiento de los consejeros era imposible. “Nos dijo que, en su partido, cuando hay línea, hay línea”, recordó.

Víctor Hugo Círigo, PRD; Miguel Hernández Labastida, PAN; Jorge Schiaffino, PRI, y Díaz Cuervo, se quedaron pasmados. Xiúh había sido, hasta entonces, un aliado incondicional del grupo y un eficaz combatiente del fundamentalismo de los diputados leales al tándem López Obrador-Ebrard.

Los coordinadores aprovecharon que el anfitrión se levantó un momento de la mesa para comentar, entre ellos, el viraje de Xiúh. Ya estaba del lado de Ebrard. No volverían a invitarlo a sus reuniones.

Pasaron los días. El adelgazado asambleísta de NA —bajó más de 80 kilos— se convirtió, incluso, en portavoz de una propuesta de Marcelo para destrabar las negociaciones sobre el escalonamiento en el IEDF: remover a dos de los tres consejeros —Néstor Vargas y Gustavo Ansaldo— a condición de que uno de los dos reemplazantes fuera puesto por el Gobierno del Distrito Federal. Fue rechazada.

* * *

Otro ejemplo de que en la Ciudad de México estamos lejos de la división de poderes es la forma tan descarada como el jefe de Gobierno busca hacerse del control de la Asamblea. Jorge Díaz Cuervo acusa a Marcelo Ebrard de haber “comprado”, con promesas de cargos, prebendas y privilegios, la voluntad de diez diputados locales. Ya son 26 asambleístas que responden a los intereses del jefe de Gobierno. Inicialmente eran sólo dieciséis.

Eso le da la posibilidad a Ebrard de bloquear iniciativas que requieren una mayoría calificada (dos tercios de la Asamblea), como es el caso de los consejeros del IEDF. El socialdemócrata está convencido de que el propósito del jefe de Gobierno es tener un instituto electoral “a modo” en 2009.

La “tarea sucia” la ha realizado, con bastante eficacia, el detestado secretario de Gobierno, José Ángel Ávila. Este hombre ofreció a los diputados del PVEM, en nombre de Ebrard , “caminar juntos” en el futuro, a cambio de que relevaran a Díaz Cuervo. Existe también la sospecha de que Ávila “negoció” con diputados locales la no aprobación de reformas al Código Electoral del DF.

Esto llevó al diputado del PAN José Antonio Zepeda a solicitar la creación de una comisión especial que investigue la supuesta “compra” de votos por parte del GDF. “La ALDF no puede tener como interlocutor del Ejecutivo local a una persona altamente cuestionada en su credibilidad”, subrayó el azul.

* * *

Gabriela Cuevas, delegada en Miguel Hidalgo, y Díaz Cuervo, van a convocar a una rueda de prensa, el próximo lunes, para hablar de los programas delegacionales que promueve Ebrard. Estos programas, dicen ellos, tienen dos objetivos: regularizar las violaciones al uso del suelo (construcción de edificios hasta de 25 pisos) y dejar sin castigo las invasiones de terrenos por paracaidistas que pertenecen a grupos afines al jefe de Gobierno.

¡Qué bonita ciudad!

* * *

A propósito. Los periodistas Alberto Aguirre y Arturo Cano presentarán, el jueves 12 de junio, el libro Doña Perpetua (Editorial Grijalvo.) Es un reportaje de 350 páginas y 15 capítulos que habla sobre el poder de Elba Esther Gordillo. Los autores ya tenían casi apalabrado el Museo de la Ciudad de México, pero súbitamente les cancelaron, con el argumento de que estaba programado un evento de Martí Batres.

* * *

Con el fin de abonar al debate sobre la interrupción voluntaria del embarazo, un grupo de académicos y científicos, encabezados por Jorge E. Traslosheros, presentarán hoy, en Casa Lamm, su libro El Debate por la Vida. Reflexión en torno al Aborto, la Libertad, la Justicia y la Esperanza (Editorial Porrúa.) La cita es a las 18:30 horas.

Drogas: el enemigo está en casa

Jorge Fernández Menéndez
Razones
exonline.com

No es verdad que el fenómeno de la violencia derivada del narcotráfico se deba exclusivamente al consumo en Estados Unidos. Sí lo es que México está poniendo los muertos, pero el consumo que los provoca se encuentra tan presente de este lado como del otro de la frontera.

A diferencia de lo que se ha dicho, hay muchas razones para el aumento del consumo en México y la existencia cada día mayor de drogas en todas las ciudades del país. Una de aquéllas es, paradójicamente, el éxito relativo de la política aplicada desde el inicio de esta administración: si se dificulta la entrada de droga a Estados Unidos, parte de la misma se debe comercializar en México porque las redes necesitan recursos para seguir operando y algunas de ellas ya se han especializado desde hace años exclusivamente en el mercado interno, que les resulta incluso más rentable, sobre todo si participan con partes pequeñas del negocio global. Sólo en la Ciudad de México existen unas 40 organizaciones dedicadas exclusivamente a ese negocio.

Los grandes cárteles también se han enfocado en el consumo interno: hoy la mayor parte de los recursos que utilizan para mantener sus redes, pagar sobornos, corromper a autoridades y comprar protección proviene de esas redes dedicadas al consumo interno. Un caso paradigmático se dio hace unos años, cuando se descubrió que la célula que mantenía la relación del cártel del Golfo con Osiel Cárdenas, entonces preso en el penal de La Palma, en el Estado de México, se financiaba a través de la venta de cocaína en el DF: obtenían unos dos millones de dólares mensuales de utilidad. Con eso se pagaba todo el esquema de protección de Osiel Cárdenas.

A eso debe sumarse que el aprovisionamiento de cocaína, proveniente de Colombia y la región de Los Andes, sigue siendo amplio pero también se ha dificultado, ha disminuido, por los golpes que han recibido las FARC, los paramilitares, el cártel del Norte del Valle y el de Los Mellizos. Los cárteles mexicanos, como los colombianos, tienen sin embargo depósitos para garantizar el abasto de su mercado durante meses, pero éstos comienzan también a verse afectados.

Ha cambiado además el patrón de consumo: en Estados Unidos está disminuyendo el de cocaína, aunque sea en porcentajes pequeños, y se ha incrementado el de drogas sintéticas, derivadas de las metanfetaminas. Y esa tendencia es irreversible: las drogas de moda son las sintéticas, que los jóvenes estadunidenses consideran (erróneamente) más “sociales” y menos dañinas. Para traficar con ellas, recordemos el caso de Zhenli Ye Gon, se requieren redes diferentes de las tradicionales, y en buena medida esas drogas están llegando directamente de China e India a Estados Unidos, sin necesidad de pasar por México, aunque aún exista un tráfico importante de la misma, entre otras razones porque es mucho más difícil su identificación y existen sectores que la siguen considerando menos nociva.

Finalmente, en donde existe un auge real en el consumo de cocaína es en Europa, más en España e Italia, pero allí la droga llega sobre todo directamente de Colombia a través de sus redes asentadas en Brasil, Venezuela y Argentina. Es más largo, peligroso y costoso enviar la droga a México, para trasladarla luego a Europa, y los sistemas de control en nuestro país son más estrictos que en las naciones sudamericanas. Entonces, todo confluye para el crecimiento de la oferta en México.

La violencia que vivimos está relacionada íntimamente con el tráfico de drogas a Estados Unidos, pero también por la lucha en pos del mercado interno. Los cárteles y los grupos más pequeños se ven en la obligación de controlar mayores territorios, como lo comentamos en El enemigo en casa, drogas y narcomenudeo en México (Taurus, 2008), porque se debe mantener la producción de mariguana y amapola para conservar las utilidades, pero también los espacios de narcomenudeo. Aún se consume mucha mariguana en México y se puede exportar mucha a Estados Unidos. La heroína tiene un mercado estable en ese país y existe un gran volumen de cocaína que debe ser distribuida aquí, lo que incrementa el mercado interno y el consumo.

Ese fenómeno agudiza la violencia, porque no sólo se está tratando de asegurar los puntos de entrada de la droga a México (que incluyen los litorales, mas también la frontera con Guatemala y Belice) y los espacios clave de la que hay con Estados Unidos, sino también los puntos de consumo interno que permiten mantener operando esas redes. En buena medida, lo que tenemos en estos días es una lucha brutal entre el cártel de los Beltrán Leyva, aliado ahora con Vicente Carrillo en Ciudad Juárez y Los Zetas en Tamaulipas, por controlar toda la frontera norte, mientras que buena parte de la sur es dominada históricamente por los grupos de sus ahora adversarios del cártel de Sinaloa. Sin embargo, muchos de los asesinatos que se han producido en la Ciudad de México, Acapulco y Monterrey se derivan de los enfrentamientos por espacios internos de consumo y buena parte de la corrupción policial proviene de esos grupos.

La droga se queda cada vez más en México y cada vez más es “de mexicanos para mexicanos”, como decía Proceso la semana pasada. Si no se parte de que la lucha contra el narcotráfico nace de una necesidad, de una exigencia interna, y que es el núcleo que puede soldificar a los diferentes sectores, se confunden los objetivos y el mensaje. Casi tanto como si no comprendemos que, en ese marco, el combate para que tenga éxito debe ser global, asumido por más de un país, y en nuestro caso eso pasa, sobre todo, por la colaboración con Colombia, las naciones de Centroamérica y Estados Unidos. Por lo pronto, se debe haber registrado el error de la semana pasada porque el domingo el presidente Calderón ratificó que no habrá cambio de estrategia en la lucha contra el narcotráfico.

'Arcas perdidas' por Paco Calderón