junio 12, 2008

El diluvio panista que viene

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

La pelea es por la bolsa, pero hay que darle contenido ideológico. Florestán

Al dar a conocer los motivos de la remoción de Santiago Creel de la coordinación panista en el Senado, Germán Martínez habló de dos relanzamientos: la reforma energética, lo que es un reproche a su compañero de partido, y el del PAN para las elecciones intermedias del año que viene, lo que se debe proyectar a las presidenciales de 2012.

En lo que se refiere a la iniciativa de reforma energética, tiene razón López Obrador: la oposición va ganando la discusión y Creel no hizo mucho, por no decir nada, por empujarla; al contrario, dio la impresión de desmarcarse al no poder, siquiera, defenderla.

Por lo que toca a las elecciones federales de 2009, el PAN está en problemas cuando la apuesta política del presidente Calderón es hacerse de una clara mayoría en la Cámara de Diputados que, con la que tiene en el Senado, le permitiría avanzar en las reformas pendientes y sin los actuales costos políticos, al alza.

Y cuando digo que está en aprietos me remito a dos de las encuestas más reconocidas: la de Consulta Mitofsky, correspondiente al sexto semestre del gobierno Calderón, y a la más reciente del Gabinete de Comunicación Estratégica.

Las proyecciones de Mitofsky para las elecciones del año que viene colocan al PRI como primera minoría y al alza, y al PAN en la segunda y a la baja; la del Gabinete da una amplia ventaja a Enrique Peña Nieto para ser candidato sobre los priistas, y presidente en 2012 ante panistas y perredistas.

No sé que hará Germán para revertir esa tendencia a la baja y la del priismo al alza, pero mucho estará en lo que haga Felipe Calderón como presidente en un escenario en donde todo parece apretarse: precios, alimentos, tasas, inflación, carestía y subsidios, en lo económico, y encono y oposición en lo político, panorama que siendo crítico, por lo mismo es una oportunidad para el cambio.

Las elecciones del año que vienen serán una gran evaluación del presidente Calderón como todas las intermedias.

Por eso él y sÓlo él pierde, sí, pero de ganar, ganarían él y su partido.

Esto si revierten las tendencias, claro.

Retales

1. SAN LÁZARO.- Germán Martínez confirmó lo que le había adelantado en este espacio: que Héctor Larios ha sido ratificado como su coordinador parlamentario en la Cámara de Diputados;

2. BIZARRO.- Ahora los defensores de Santiago Creel surgen de sus detractores en el PRI y el PRD, que antes lo ninguneaban. ¿Será por eso? No, es que así son; y

3. MONITOREO.- Especial atención de políticos y medios españoles al gobernador Enrique Peña Nieto, quien forma parte de la comitiva presidencial en Madrid y al que ven como un prospecto serio a la Presidencia de la República.

Nos vemos mañana, pero en privado.

Suscriben México y España acuerdo de complementación laboral

Guadalupe Yáñez. Enviada

Madrid, 12 Jun (Notimex).- Los gobiernos de México y España suscribieron un memorando de cooperación sobre el desarrollo de experiencias piloto de gestión de ofertas de empleo.

En el marco de la visita de Estado que realiza el presidente Felipe Calderón a este país, el Ministerio del Trabajo e Inmigración de España y la secretarías de Relaciones Exteriores y del Trabajo de México establecieron un acuerdo de complementación laboral.

Ese instrumento busca impulsar y promover procesos coordinados de la mano de obra ordenada, legal y segura, con pleno respeto a los derechos de los trabajadores y con el fin de evitar el tráfico de seres humanos y la inmigración clandestina.

Con ese memorando se desarrollarán durante un año experiencias piloto de gestión en México de ofertas de empleo para ciudadanos mexicanos, de conformidad con la legislación vigente en ambos Estados.

Además busca avanzar sobre la base de esas experiencias piloto, en su caso, hacia una colaboración permanente entre ambos gobiernos para la gestión de flujos migratorios laborales de ambos países.

También contribuirá al ejercicio de los derechos laborales y sociales de los trabajadores migratorios mexicanos reconocidos por las legislaciones nacionales de los firmantes, así como por los intrumentos internacionales aplicables.

Se considera trabajador migratorio al ciudadano mexicano que no esté ni resida en España y que haya sido autorizado, de conformidad con la legislación española, para ejercer una actividad remunerada por cuenta ajena.

Las categorías de trabajadores migratorios a los que se refiere este mecanismo son: trabajadores de temporada, aquellos autorizados para residir y trabajar en España por un periodo no superior a nueve meses al año.

Además trabajadores estables, aquellos autorizados para residir y trabajar en España por un periodo inicial de al menos un año.

Otros son trabajadores en prácticas, aquellos de entre 18 y 35 años autorizados a residir y trabajar en España para el perfecionamiento de su cualificación profesional por un periodo de 12 meses prorrogables hasta seis meses más.

Así la Secretaría del Trabajo y Previsión Social de México dará a conocer en un plazo máximo de cinco días a partir de hoy a las autoridades españolas las posibilidades de satisfacer esa demanda de trabajo mediante mexicanos que cubran el perfil solicitado y deseen trasladarse al país ibérico.

Ese memorando escrito en nueve páginas comenzará a aplicarse a partir de este 12 de junio de 2008 y durará un año a partir de la fecha del primer proceso de selección.

Los dos aplausos

Ciro Gómez Leyva
gomezleyva@milenio.com
La historia en breve
Milenio

Madrid. La tragedia es que esto no lo podamos hacer en México, dijo con el poético tino del sur Juan Sabines, gobernador de Chiapas, cuando bajaba las escaleras del Congreso de los Diputados, de las históricas Cortes de Madrid. Estaba emocionado y no era para menos. Felipe Calderón acababa de tener una tarde triunfal. Una sesión de una hora en donde los populares y los socialistas, Rajoy y Bono, Moratinos y la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, y cada uno de los más de 300 congresistas españoles presentes le regalaron al llegar y al salir largos, encendidos, sentidos, cariñosos aplausos que, bien dice Sabines, jamás le ofrecerán en San Lázaro y Xicoténcatl los montaraces legisladores del PRD y el PRI.

Hay algo que España le quiere decir a México. Tuvieron que pasar tres años para que las Cortes recibieran a un jefe de Estado extranjero. Lo hizo sentir José Bono, el presidente del Congreso, al aludir a la vocación americana de España, a la gratitud infinita con el pueblo mexicano que acogió a los exiliados de la guerra civil: “Hemos sido perseguidos por los mismos inquisidores”.

Y lo devolvió un sobrio Calderón que se dejó querer por un Congreso incondicional: reflexionemos ahora en busca de un futuro en donde España es estratégica para México. España, el socio de los 18 mil millones de dólares de inversión en los últimos ocho años.

Gran primer día para el Presidente. Recibido por el rey Juan Carlos en el Palacio Real de El Pardo con honores inusuales. Y aclamado en las Cortes.

Por eso cuando uno recuerda desde aquí el tráfago político cotidiano de México, no tiene más que darle la razón al gobernador Sabines: dos largos aplausos y una tragedia: la del reconocimiento negado.

Los estrategas

Carlos Marín
cmarin@milenio.com
El asalto a la razón
Milenio

Si se comprende la doble necesidad que tienen Felipe Calderón y Germán Martínez de “relanzar” la iniciativa de reforma petrolera o reforzar la estrategia para que la propuesta se desahogue como quieren en el Congreso, y la de fortalecer al Partido Acción Nacional para las elecciones del próximo año, lo que no se entiende son sus canijos pedestres “moditos”.

Lo inteligente habría sido convencer a Santiago Creel de que fuera él quien anunciara su adiós a la coordinación de la fracción panista en el Senado, y que su salida no se diera pegada a la encuesta nacional del Gabinete de Comunicación Estratégica de los duchos Liébano Sáenz y Federico Berrueto, donde el tumbado aparece muy por encima de cualquiera de los eventuales presidenciables del PAN en 2012.

La remoción, además, debió hacerse con Calderón en México, no a punto de que el Presidente volara rumbo a España.

Si falló “la estrategia” para quitarlo de la coordinación en el Senado, ¿qué les asegura a Calderón y a Martínez que prosperará la que planean para la reforma energética y las elecciones de 2009?

¿Reforma electoral o autoengaño?

Yuriria Sierra
Nudo Gordiano
Excélsior

“Ni con el pétalo de un promocional”, así es como Roberto Gil, representante del Partido Acción Nacional ante el Consejo General del IFE, resume la resolución que ayer se discutió en una sesión extraordinaria de esta última instancia.

Esto, porque parte de esta resolución propone imponer una multa de 430 mil 283 pesos a su partido, por haber sacado al aire, en espacios televisivos, un spot donde se califica como violentos a los miembros del Frente Amplio Progresista, a causa de la a todas luces violenta toma de las tribunas legislativas en marzo pasado.

Pero, a ver, vayamos por partes.

Hace casi tres meses, los Poderes de la Unión quedaron prácticamente secuestrados porque los secuaces de Andrés Manuel López Obrador decidieron que lo más conveniente para hacer fluir el diálogo era, irónicamente, impedirlo.

Por 17 días, el recinto de Xicoténcatl y el de San Lázaro fungieron más como dormitorios y salas de juego que como escenario para la discusión de una de las reformas más necesarias en México.

Fue a raíz de este hecho cuando el Partido Acción Nacional lanzó el spot que ahora bien puede costarle casi medio millón de pesos.

Y es que, mediante la reforma electoral, la libertad de expresión está prácticamente con la soga en el cuello, porque el PRD la está usando como principal argumento para sustentar su acusación.

Ellos dicen que este promocional califica, al partido y a sus integrantes, de entes violentos. Como si la opinión pública se chupara el dedo.

Justamente, parte de esta opinión pública, también lanzó en forma paralela un promocional donde se lamentó el secuestro legislativo. Ellos, la asociación civil Mejor sociedad, Mejor gobierno, se salvaron de esta multa.

En palabras de Nacif Hernández, consejero general del IFE, el caso del promocional del PAN constituye “expresiones emitidas de un partido a otro”.

Y esa es la razón de la multa: no se trata de una opinión emitida en nombre de particulares.

Para unos será una decisión injusta, según otros, no. Lo cierto es que este es un ejemplo de lo que empezaremos a ver, y de manera más cotidiana, cuando se avecinen los comicios.

La reforma electoral impedirá descalificaciones, difamaciones y todos esos usos y costumbres a los que nuestros finos políticos se han acostumbrado.

Deberán cambiar de argumentos o estar dispuestos a pagar el precio, porque esta reforma electoral es tan ambigua como ventajosa para cualquiera que se sienta agredido.

No dudemos que las futuras campañas televisivas, de los partidos o de los aspirantes a algún cargo público, vayan a estar llenas de buenos deseos, gastos excesivos en publirreportajes o la clásica pose con un bebé en brazos, para mostrar su lado humano.

La realidad es que, lejos de impedir que sus trapos sucios salgan a la luz, las garantías que esta reforma electoral les da sólo dejan ver la doble moral con la que los partidos se manejan.

Pero ya lo dijimos, lo mejor es que la sociedad no se chupa el dedo.

Costosa destitución

Francisco Garfias
Arsenal
Excélsior

Apenas entró al salón de sesiones, se soltaron espontáneamente los aplausos. El reconocimiento a Santiago Creel era unánime. Los legisladores perredistas, priistas, convergentes, ecologistas, pero sobre todo los panistas, manifestaban así su respaldo al coordinador parlamentario del blanquiazul en la Cámara alta. El gesto calaba hondo en el destituido legislador defeño. “Un poco más y me quiebro”, reconoció el hombre.

La escena, poco usual en un Congreso polarizado, constituía un brutal desmentido a un primer motivo real esgrimido, en privado, para relevar a Santiago: la posibilidad de una “revuelta interna” en el grupo parlamentario azul y la necesidad de “hacer ajustes” en la bancada.

Los senadores del PAN, por el contrario, estaban ofendidos, lastimados, indignados debido a las formas para relevarlo. En corto lo admitían, aunque en público, disciplina obliga, le daban su “apoyo” a Gustavo Enrique Madero, el nuevo coordinador.

El universal aplauso evidenciaba también que la separación de Creel deja a la Junta de Coordinación Política, órgano de gobierno del Senado, sin un hombre de diálogo y conciliación, capaz de lograr acuerdos hasta con los talibanes amarillos, que semanas atrás tomaron la tribuna en ambas cámaras.

¿Lo habrá olvidado Germán Martínez a la hora de tomar la decisión? ¿Sería suya realmente esa medida? ¿Se le borró de la mente que Creel contribuyó a la construcción del acuerdo que permitió al presidente Calderón asistir a San Lázaro a entregar su Informe, sin que el acto se convirtiera en un circo? Son preguntas.

Al final de la sesión de la Comisión Permanente, presidida casi íntegramente por Creel, el inefable Pablo Gómez, perredista hasta la médula, opositor a todo lo que huela a “meones de agua bendita” y a calderonismo, tuvo un gesto de amistad con el senador panista: lo invitó a su casa, “para desahogar”.

* * *

Un segundo argumento con el fin de separar a Creel fue la reforma energética. Hay que recordar que el presidente Calderón envió sus cinco iniciativas el 4 de abril pasado. No pudo hacerlo antes. El escándalo Mouriño, sobre supuestos contratos millonarios entregados a la familia de éste por Pemex, se atravesó en el proyecto. Cuando la reforma llegó a Xico, quedaban cuatro semanas para negociar la aprobación, antes de que culminara el periodo de sesiones.

Era tarea de magos.

En Los Pinos, además, hicieron un cálculo equivocado. No hay condiciones para que la refinación pase a manos de particulares y, peor aún, de extranjeros. Beatriz Paredes, presidenta del PRI, lo dejó claro desde el inicio del Foro sobre la Reforma Energética: no a la privatización de esta actividad “ni abierta ni encubierta”. ¿Madero será capaz de convencer a los legisladores del Frente Amplio Progresista y a los priistas de modificar su postura? Desde luego que no.

El Ejecutivo, por lo demás, no tomó en cuenta la iniciativa de reforma energética de los senadores del PAN y sí, en cambio, se embarcó en la desastrosa campaña de “vamos por el tesorito”, que ha servido a los adversarios de Felipe Calderón para hacer escarnio de la propuesta del Presidente.

Un tercer motivo real que se esgrimió en avenida Coyoacán, aunque en público lo nieguen, es el veto de las televisoras al ahora ex coordinador de los senadores panistas. Tan fue esgrimido ese argumento que el aguerrido Javier Corral Jurado, integrante del CEN del PAN, puso sobre la mesa de Germán Martínez su renuncia. Cuentan que, muy irritado, le preguntó al jefe nacional: “¿Ahora las televisoras van a poner a los coordinadores parlamentarios del PAN?

Santiago lleva un año vetado en las pantallas de televisión. Aun así, es el panista mejor posicionado para las elecciones presidenciales de 2012. La encuesta de Gabinete de Comunicación Estratégica, de Liébano Sáenz, revela que 42.6% de los ciudadanos creen que va a ser el candidato azul. Está muy por encima de Juan Camilo Mouriño (16.5%) y Josefina Vázquez Mota (18.3%). Y eso que todavía no se conocen las encuestas después de que reconoció la paternidad de Constanza.

* * *

A veces las fuentes no son tan buenas como parecen. Ayer dimos cabida en este espacio a las versiones, contadas por un importante legislador, de que una vez concluido su periodo como presidente de la Mesa Directiva del Senado, en agosto próximo, Creel podría irse de embajador a Inglaterra. Es falso. Fuentes muy cercanas a Santiago aseguran que no tiene intenciones de viajar a ningún lado. “Está en periodo de reflexión” sobre si pide licencia como senador, “pero no se va de México”. Una disculpa a los lectores de Arsenal.

Calderón en España

Jorge Fernández Menéndez
Razones
Excélsior

MADRID.- Por encima del protocolo, del impresionante operativo de seguridad, de los discursos, de la solemnidad, al mismo tiempo cálida, del Palacio Real o del tono abierto y directo del congreso, esta visita de Estado del presidente Calderón a España está marcada por un elemento que constituye la mejor oferta posible del gobierno mexicano: la de mirar hacia el futuro.

En esta primera jornada, esa fue la apuesta en el encuentro, en términos políticos el más importante que ha mantenido con el gobierno ibérico y que este miércoles tuvo dos momentos especiales: la participación en una sesión solemne de Las Cortes españolas, la primera que ofrecen a un mandatario extranjero en los últimos tres años y la primera de un mexicano desde los tiempos de López Portillo, y la cena de Estado que ofreció en el Palacio Real el rey Juan Carlos I.

En Las Cortes, en ese mismo espacio en el que un lejano 23 de febrero se intentó acabar con la transición democrática española, el presidente de la Cámara de los Diputados, José Bono, uno de los hombres de peso en el PSOE (y quien disputó en su momento el liderazgo del partido a José Luis Rodríguez Zapatero), ofreció un discurso marcado por el agradecimiento y el recuento de los capítulos que hermanan a México con España: fue un discurso cálido y político, que pasó desde el recuerdo de la reanudación de las relaciones diplomáticas en 1977, hasta el pasado lejano; desde el recuerdo de los inquisidores que persiguieron a ambos pueblos, hasta el de Lázaro Cárdenasdel Río, un nombre indefectiblemente ligado a la historia española contemporánea. Un juego en el cual el partido en el poder, el PSOE, hizo un reconocimiento explícito a México en su papel en la lucha contra el franquismo y en el cobijo al exilio español (en una etapa, a 30 años de la caída de ese régimen, en la cual ese partido quiere colocar sobre la mesa la discusión acerca del franquismo) y fue, en su calidez, una explicación del presente acudiendo al pasado. La historia, diría Milan Kundera, es la lucha de la memoria contra el olvido.

Felipe Calderón planteó un buen discurso y no habló del pasado sino del futuro: insistió en un principio en el que quizá se tendría que hablar mucho más en México: la lucha política actual, en nuestro país y en América Latina, no es entre la izquierda y la derecha: se trata de una lucha entre el pasado y el futuro, en el conflicto que se genera entre regímenes autoritarios y personalistas y democracias abiertas y participativas, con todas las imperfecciones que el sistema ha mostrado para afianzarse en nuestro país y en la región. En ese sentido, y en la noche, insistió en ello el rey Juan Carlos durante la cena en el Palacio Real. Para el presidente Calderón, España es una relación estratégica (lo repitió cuatro veces en una intervención de 15 minutos) y un punto clave para la diversificación de las relaciones comerciales del país y, obviamente, la puerta de entrada para la Europa comunitaria.

Esa historia tiene dos ámbitos casi naturales: la seguridad y la economía. En la lucha contra el narcotráfico, el gobierno español, en el sentido más amplio del término, le brindó todo el respaldo a la administración de Calderón. El gobierno mexicano, por su parte, destacó el apoyo en la lucha contra las organizaciones terroristas y la llevó a un doble terreno: el europeo, en obvia referencia a la ETA, pero también al latinoamericano, en lo que todo indicaba que era un mensaje para las FARC pero también destinado a nuestros grupos armados. El tema se relaciona en muchos sentidos: por el involucramiento de las FARC y la ETA; la presencia de la organización vasca, y de la colombiana, en México. Mas también debido al creciente flujo de cocaína hacia España, que ha convertido a este país en el del mayor consumo per cápita de esa droga. El tema, en la sociedad política española, sin duda, tiene eco.

El otro capítulo, en el que se centrará esta visita, es el de la diversificación comercial. Existe un interés público del gobierno mexicano de fortalecer los lazos con España, que ya es nuestro segundo socio comercial y, mediante esa vía, la Unión Europea, por primera vez, en 2007 tuvo mayor inversión extranjera directa en México que Estados Unidos, con un incremento también muy importante del intercambio comercial. La administración de Calderón quiere reducir la dependencia de la economía estadunidense con la que realiza hasta 80% de nuestro intercambio comercial y el objetivo es la Unión Europea y, el puente, España. Y en este país está apostando seriamente a consolidar esa relación: lo expresó José Bono, lo puso de manifiesto la organización de la visita e incluso el discurso, explícito, del rey Juan Carlos. Y hoy jueves será el día del primero de los encuentros importantes con empresarios y con el Ejecutivo español, en la figura de José Luis Rodríguez Zapatero.

Eso en el ámbito de la política internacional y la diplomacia. En el de la política interna, no participaron finalmente en la gira los coordinadores parlamentarios, como se había comentado, pero han estado presentes, y continuarán en la misma, Enrique Peña Nieto, gobernador del Estado de México, y junto con Manlio Fabio Beltrones, Emilio Gamboa y Beatriz Paredes, una de las figuras de mayor peso del priismo y en el concierto de gobernadores: el mandatario de Chiapas, Juan Sabines, cuya relación política con Calderón es particularmente fluida (el Presidente ha ido diez veces a su estado), así como el gobernador panista de Baja California, José Guadalupe Osuna, que tiene el sello del calderonismo. Los tres, con sus diferencias, apuestan, a su vez, por un sistema político abierto y una reforma real en el terreno energético. Y, sobre ese tema, flotaba la remoción de Santiago Creel al frente del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional en el Senado.

Libertad de expresión, de cabeza

Pablo Hiriart
Vida Nacional
Excélsior

De la democracia imperfecta hemos pasado a la democracia kafkiana, por decirlo de alguna manera, y con todo respeto al gran escritor checo.

Es que resulta increíble, insólita, inverosímil, la manera en que se ha manoseado, hasta la distorsión, el concepto de libertad de expresión.

En nuestro país se castiga, con multa en pesos contantes y sonantes, al que dice la verdad.

Y se premia, con dinero del erario federal y de los gobiernos estatales, a quien dice mentiras.

Ayer el Instituto Federal Electoral acordó, en votación dividida, castigar con 430 mil 283 pesos al Partido Acción Nacional, por difundir un spot de televisión en el que llama violento al PRD debido a haber tomado la tribuna del Senado y de la Cámara de Diputados por dos semanas.

Además, se le obligó a sacar del aire el spot y a quitarlo de su página electrónica.

¿Mintió el PAN al decir que la toma de la tribuna de las cámaras legislativas era una acción violenta?

Claro que no. La toma física de una instalación, para evitar que funcione como se encuentra establecido legalmente, es precisamente violentar la ley.

Para impedir que el Congreso sesione en su recinto se recurrió a una acción violenta: ocuparlo físicamente.

Por decir eso, al PAN lo multan y lo censuran.

No importa qué partido haya sido, en la siguiente ocasión podría ser otro el multado y censurado.

Lo grave en este asunto es que en nuestro país se castiga decir la verdad.

Y el que violentó la ley y usó la fuerza física para evitar que el Congreso sesione donde debe hacerlo, no resultó acreedor de sanción alguna. Al contrario, se castiga a quienes lo denuncian.

Por otra parte, el martes, un diario capitalino con presencia nacional, publicó una nota a ocho columnas que decía: “Calderón se asesora en España para privatizar Pemex”.

En el balazo de la nota principal, decía: “Contactos de alto nivel con el ex monopolio petrolero CLH”.

Al día siguiente, reporteros de ese diario entrevistaron al director de Petróleos Mexicanos sobre su “exclusiva” de que “Calderón se asesora en España para privatizar Pemex”.

Jesús Reyes Heroles explicó que las reuniones con empresas españolas son porque “estamos pidiéndole apoyo técnico para el mejoramiento del sistema de ductos de Pemex”.

Es decir, la cabeza de que Calderón se asesoraba en España para “privatizar Pemex” resultó ser una mentira redonda.

¿Hubo alguna rectificación del diario sobre su mentira de ocho columnas del día anterior?

No. Simplemente cabecearon: “Asesoría española en ductos, admite JRH”.

Para ellos la declaración del titular de Petróleos Mexicanos reforzaba la mentira que había esparcido en la primera plana del día anterior.

A sus lectores no les explican que una cosa es pedir asesoría en ductos y otra muy distinta es: “Calderón se asesora en España para privatizar Pemex”.

No es una cuestión de puntos de vista ni de interpretación.

Se trata de una mentira deliberada, para confundir y engañar con evidentes propósitos políticos.

Obviamente todos los medios de comunicación están expuestos a cometer errores, graves incluso.

Pero todos sabemos que hay errores limpios y errores sucios.

Esos errores sucios —que esta vez lo cometió ese diario capitalino, pero puede ser cualquier otro— no tienen ninguna sanción, sino al contrario: se les incentiva desde el gobierno.

Las mentiras escandalosas aumentan (temporalmente) la presencia y tal vez la circulación de los diarios, y eso es premiado con dinero público, contante y sonante, a través de publicidad oficial.

Esa es la realidad que tenemos en materia de libertad de expresión, y también de Estado de derecho.

Un grupo político (minoritario además) puede violentar la ley y tomar la tribuna del Congreso para impedir el funcionamiento normal del Poder Legislativo y no le pasa absolutamente nada en términos de sanciones.

Al que denuncia esa acción violenta, se le castiga económicamente por decirlo y se le aplica un acto de censura.

Es decir, se está incentivando la agresión a las instituciones y se silencia a quien denuncia ese acto violento a través de la televisión.

Por otra parte, se premia con recursos del erario, federal y estatales, al que miente de manera deliberada, a ocho columnas, sobre un tema trascendental para el país.

Con eso se incentiva el uso de la mentira para ganar presencia y circulación y, con ello, también, dinero público.

La destitución de Creel

Leo Zuckermann
Juegos de Poder
Excélsior

Que fue por el poder fáctico de las televisoras que lo tenían vetado. Que fue por la admisión de que concibió una hija fuera del matrimonio. Que fue por las encuestas que lo colocaban como el político más popular del PAN rumbo a la elección presidencial de 2012. Son muchas las especulaciones de por qué Santiago Creel fue destituido como coordinador de la bancada panista en el Senado. Pero pocos dicen que fue por sus deficiencias como operador político del partido gobernante en la Cámara alta. Para mí esa es la explicación más convincente. Por una razón obvia: la agenda senatorial no la controlaba el PAN a pesar de tener la bancada más grande en el Senado (52 legisladores equivalentes a 41%). Tenía mucho más peso la oposición, en particular el PRI, aunque sólo con 33 senadores, 19 menos que el PAN. El zar del Senado se llamaba Manlio Fabio Beltrones, no Santiago Creel. Y así fue desde el principio de la actual Legislatura: el ex subsecretario de Gobernación siempre eclipsó al ex secretario de Gobernación.

Compárese esta situación con la otra Cámara. A Héctor Larios, el coordinador de los diputados del PAN, nunca lo eclipsó ninguno de los otros coordinadores de la oposición. Ni Emilio Gamboa, el líder de la fracción del PRI, ni Javier González Garza, del PRD. En la Cámara de Diputados había —hay— un ambiente más parejo entre los líderes de las bancadas. En la de Senadores, Beltrones barría a Creel.

Esta situación se volvió insostenible para el gobierno con la reforma petrolera. La percepción generalizada en los medios es que la oposición (PRI y PRD) está arrasando al PAN con la iniciativa presentada por el Ejecutivo. Si a esto se le suma la amenaza de una reforma que presentarán el PRI y el PRD para quitarle facultades al gobierno federal en la decisión y entrega de los recursos de los programas con miras a combatir la pobreza, pues la mesa estaba servida para varios reveses del Presidente y su partido. Creel ni estaba ganando la batalla por la reforma petrolera ni, al parecer, atajando la amenaza de una reforma a la política social (en una de ésas, y esto es pura especulación, ya había aceptado negociar esta última con Beltrones). Como sea, la realidad es que las cosas no iban bien para el PAN en el Senado. Y el responsable principal de esta situación se llamaba Santiago Creel.

Se rompió la cadena en su eslabón más débil. Aunque Germán Martínez lo niegue, fue el Presidente quien tomó la decisión de destituir a Creel. El dirigente del PAN no se hubiera atrevido a hacerlo sin el consentimiento presidencial. Creel era el eslabón más débil ya que no gozaba de las simpatías de Calderón, sobre todo después de que los dos se enfrentaron en una ríspida competencia electoral por la candidatura a la Presidencia.

Creel fue sustituido por Gustavo Madero del que se espera, supongo, que equilibre un poco más el poder del Senado a favor del PAN. Además, Germán Martínez nombró a Rogelio Carbajal como nuevo secretario general del partido. Se trata de un cuadro joven, calderonista hasta la médula. Esos fueron los cambios hasta ahora. Calderón está en su derecho de hacerlo si considera que con ellos fortalecerá a su gobierno. La pregunta es si hará más cambios, sobre todo en el gabinete presidencial. Porque siempre es más fácil dar un golpe fuera del equipo de trabajo que dentro de éste. ¿O es que Creel era el único culpable de que la agenda legislativa del Presidente estuviera tan atorada en el Senado? ¿Acaso no había fallas en la operación política del Ejecutivo? ¿No convendría hacer algunos ajustes dentro de casa?