junio 13, 2008

'Jálele por andar denunciando' por Paco Calderón

Atenicidad

Pedro Ferriz
El búho no ha muerto
Excélsior

En la Antigua Grecia, el Rey Solón promovió en un —consejo permanente— dentro de su gobierno, formas de expresión que fueran representativas de las diferentes regiones, por él gobernadas. Esmeradamente buscó que no hubiera desproporción que concentrara en una región, mayor peso. Que sesgara sus decisiones haciendo que un grupo pesara más que el resto. A ese consenso, se le llamó “atenicidad”… que no era otra cosa más que la esencia de lo que en su momento: pensaba, decía y quería el pueblo ateniense. Una especie de gentilicio representado en pensamiento, forma de ser y esencia. Más adelante este concepto evolucionó y hoy lo conocemos como idiosincrasia. La serie de ideas comunes de un grupo social o la democracia expresada en las ideas generales de un determinado pueblo. “Ubuntú”, en lengua zulú, quiere decir “soy como soy, porque somos como somos”. La suma de aspiraciones, frustraciones, claros y oscuros de mentes y personas con denominadores comunes. El entorno, ambiente, historia y realidad forja no solo tu yo físico. El yo profundo del que hablaba Sócrates, está cincelado por tu realidad espiritual, ligada a los demás.

Si alguna vez —o innumerables— has tenido la oportunidad de superar ese horizonte. Entonces puedes ver “desde afuera” lo que somos. “Verse al espejo, no desde la persona, sino desde la imagen”… Un ejercicio, por demás interesante al que le invito, querido lector, a practicar.

Si este periodo de nuestra vida nacional, nos ha llegado a exasperar… por lento, tortuoso, retrógrado, atávico, plagado de tabúes, convulso, confrontado. No es por otra cosa, sino porque así somos. Así somos. Si merodean conceptos que rechazan al mundo exterior y expresiones transnacionales, es porque fuimos un pueblo —no colonizado— sino conquistado. Invadido varias veces… y entonces, es fácil vender la idea de que estamos por ser invadidos otra vez. De hecho, la “consulta popular energética” a la que se convoca desde la izquierda, está basada en que “funcionen” nuestros más arraigados complejos. La genética histórica, puesta en marcha. Quien no ha podido salir de lo que somos para “ver desde afuera”, nunca podrá modernizar a México. Siempre verá adelante, viendo para atrás. Cuando otros países pegan saltos hacia la modernidad, lo pueden hacer al abandonar lo que han sido, para tomar lo mejor de los demás. La revolución cultural de Mao, basó su desarrollo en lo más arraigado de su identidad. Esto hizo imposible que China se abriera. Mao tuvo que morir, para que otra generación pudiera ver hacia afuera. Practicar una política de apertura, derivó por un período intransigente, en el que fue necesario hacer oídos sordos a los que jalaban al país, a su “Muralla China”…

Es constante en nuestro proceso de cambio, la fuerte voz del que tiene reticencias. Está claro que no podemos avanzar “sin problemas”. Pero también lo está, el que la fuerza de los que conducen al futuro, es más débil que aquella que desea un México inmóvil. Los que por suerte pudimos salir durante nuestro período educativo, somos los que más renegamos del estado de cosas. De este juego de “a las estatuas de marfil… ¡uno, dos y tres así!”. De este país en donde nada urge y todos podemos proponer la dilación.

Hoy que Marcelo Ebrard —cabeza de más alta jerarquía en la izquierda con un puesto público en el país— le digo: Lo que propones, será tu Waterloo. Consultar al pueblo, sobre materias especializadas, te atará las manos. Ante lo que sea que se te ocurra ejecutar mañana, no faltarán las voces que te frenen. “Que no haga nada Marcelo, si no es previamente consensuado con cada gobernado”. Una especie de candado, para la acción.

México-España: la forma es fondo

Jorge Fernández Menéndez
Razones
Excélsior

MADRID, 12 de junio.- El Palacio de El Pardo, en las afueras de Madrid, el lugar donde vivió y murió Francisco Franco (cuyo fantasma, dicen quienes aquí trabajan, vaga aún por sus pasillos), era una fiesta. El rey Juan Carlos cantaba, acompañando a Pepe Aguilar y a un mariachi local, México Lindo y Querido. Antes habían pasado por Mujeres Divinas y toda una colección de rancheras. Era la culminación, girando una vez más en torno a las formas que como nos lo recordaba don Jesús Reyes Heroles, son el fondo, de una gira francamente exitosa, muy probablemente de las más cálidas que se recuerden en la relación entre México y España.

Pero si la forma es fondo: esa calidez debía basarse, lo hizo, en acuerdos y alianzas que van mucho más allá del protocolo. En esa alianza, todo converge en torno a dos grandes capítulos en la renovada relación México-España: la consolidación de una sociedad de aliados “estratégicos y preferentes”, como la llamó José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno Español, y la visión conjunta de que, en esa misma lógica, la economía se debe complementar con la política. O, mejor dicho, ésta debe ir de la mano con aquélla.

En el marco de un muy exitoso recorrido, en todos los sentidos, que se pueda recordar de un Presidente mexicano en Madrid, quizá lo que más destaca es la transparencia (en la que coinciden desde el rey Juan Carlos hasta Rodríguez Zapatero, desde el PSOE hasta el PP) con que los españoles han hecho una “apuesta” (como ellos mismos la han calificado) por México, como su socio privilegiado para su política en América Latina. Es verdad que existe un fuerte crecimiento de la influencia y las inversiones españolas en muchos países, pero lo cierto es que, desde aquel 3 de julio, cuando Rodríguez Zapatero saludó a Felipe Calderón y lo felicitó como ganador de las elecciones que se habían efectuado el día anterior, quedó en claro, y se ha ido confirmando con el tiempo, pero particularmente en estos días, que esa “apuesta” busca convertir a España en el aliado más confiable de nuestro país en lo político y en lo económico. Y que la administración de Calderón, sin menoscabo de la relación con Estados Unidos y Canadá (una, incierta, por el periodo electoral y las vicisitudes de la política y la economía estadunidenses; la otra, porque, independientemente de la cordialidad y la cooperación, no alcanza a ser un factor determinante para la inserción internacional del país) ni el destino latinoamericanista de México, ha decidido hacer su propia apuesta: la de consolidar la relación con la Unión Europea al considerar a España como puente y también principio para la propia consolidación democrática del país. Y eso abarca desde el discurso común en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico hasta los acuerdos migratorios que ayer firmaron el secretario del Trabajo, Javier Lozano, y sus homólogos españoles.

Y, para ello, como decíamos, se requiere no sólo economía e inversiones, sino también coincidencias políticas. Hoy, esto fue evidente en los distintos encuentros, en los modos diplomáticos, pero difícilmente se puede ser más explícito públicamente que en la conferencia de prensa que ofrecieron Calderón y Rodríguez Zapatero. Y esas coincidencias pasaron desde los temas energéticos hasta las relaciones con Cuba. En lo energético, Zapatero dejó un poco de lado los matices diplomáticos y simplemente opinó que una de las grandes ventajas de España es contar con un sector público empresarial muy reducido y afirmó que el capital privado realiza mucho mejor esas labores que el Estado. Felipe Calderón fue mucho más allá y abrió el debate (en la demostración de cómo se procesará en el futuro el discurso gubernamental sobre este tema) con mucha mayor agresividad política que la seguida hasta ahora. También se ahorró las formas diplomáticas: el debate en el Congreso, reconoció, es importante y muy útil porque abre distintas perspectivas, pero ese debate se ha centrado, hasta ahora, en aspectos ideológicos y no ha abordado ni refutado los tres capítulos más importantes de su propuesta: que la reforma elevará la exploración y la explotación de crudo, incrementará las reservas y reducirá la importación de gasolina y que, con ello, se van a originar condiciones idóneas para la generación de riqueza y la creación de un mayor número de empleos. En otras palabras, dio a entender que esos son los ejes sobre los que trabajará y va a establecer la negociación acerca del tema. Había puesto, antes, un ejemplo que sustenta su posición: mientras que una refinería moderna y eficiente tiene una tasa de retorno, sobre la inversión realizada, de 12% aproximadamente, extraer un barril de petróleo en México cuesta diez dólares y hoy se vende en 120 dólares. Los recursos de Pemex, por lo tanto, deben canalizarse hacia la exploración y la explotación, más que a la refinación. En cuanto a la consulta popular, simplemente la colocó en contexto: la ley determina cómo se procesan las iniciativas de reforma: a través del Congreso. Pero se dio tiempo, incluso, para tender un puente a Marcelo Ebrard: sin nombrarlo, le reiteró, su respeto y voluntad para trabajar juntos en todos los temas que atañen a la ciudad, desde la seguridad hasta el agua. Un puente que muy probablemente sabe que el jefe de Gobierno del DF no está dispuesto a cruzar… por el momento. Un puente, a su vez, que sí han cruzado, y han utilizado mucho y bien para su causa, en este recorrido, los gobernadores Enrique Peña Nieto y Juan Sabines, quienes, en los encuentros políticos y empresariales, han hecho suyo, tanto como José Guadalupe Osuna, contactos para invertir a futuro en los dos ámbitos: la política y las inversiones.

La forma es fondo y esa historia marca esta visita. No se trata de protocolo y calidez: de lo que hablamos es de una alianza “estratégica y preferencial”.

Frontera de la biosfera

Alejandro González
agonzalez@milenio.com
El efecto Frankestein
Milenio

Imagine usted que en domingo asiste a una fiesta y que al salir, temprano por la tarde, se encuentra sobre su camioneta un oso negro americano completamente dormido y satisfecho, pues se comió la basura de un bote.

Ahora imagine que pasea por un parque con su familia, donde acostumbra ir a caminar o de día de campo, y mientras busca un lugar una osa (negra americana) con dos pequeñas crías lo siguen porque huelen su comida.

Finalmente imagine que estos eventos se registran en su ciudad 20 veces en una semana, cuando los repotes comunes en osos, son de dos avistamientos por año.


Ya puede dejar usted de imaginar, porque esto en realidad sí sucedió y fue en esta semana en la ciudad de Monterrey.

“Esto quiere decir que los hemos ido atacando, los hemos ido invadiendo y es muy importante mencionar que hoy por hoy decimos que estos animalitos están bajando, pero en realidad nosotros hemos estado subiendo a su hábitat natural”, dijo Brenda Sánchez, delegada de la Semarnat.

Y es que ni en México ni en otros países en desarrollo, se ha logrado diseñar una estrategia que haga compatible el desarrollo con la conservación de los recursos.

Esto nos lleva a realizar una reflexión sobre todas esas construcciones que los desarrolladores buscan hacer dentro o en límites de reservas de la biosfera: no es posible mantener una interacción en una frontera biológica.

De alguna manera las reservas tratan de recordarnos que la naturaleza no entiende de fronteras ni de política y por lo tanto merece un tratamiento diferente.

En el mismo Monterrey se desea hacer un desarrollo, Valle de Reyes (la ostentación del nombre lo dice todo), en la Huasteca de Santa Catarina, donde la zona se ha declarado Reserva de la Biosfera —imagine usted un oso en el hoyo siete de su campo de golf.

En Michoacán los desarrollos amenazan el santuario de la mariposa monarca, en Jalisco la Tambora en Chamela, los manglares de Yucatán, El Cielo en Tamaulipas, por mencionar algunos, son el blanco de millonarios desarrollos para fincar y transformar el entorno.

Pareciera que somos incapaces de revertir la degradación de los ecosistemas y que la mano negra del dinero y el desarrollo acabarán con todo.

Pero, imagine usted que luchamos y hacemos algo para que esto no suceda.

Por si las fláis

Carlos Marín
cmarin@milenio.com
El asalto a la razón
Milenio

Si en una semana se produjeron al menos 20 avistamientos de osos negros en zonas urbanizadas de Monterrey, se descubre un nido de halcones Harris en la colonia Postal de la Ciudad de México y se repara en que garzas migratorias procedentes de Canadá se la pasan de pelos (o de plumas) en el lago de Chapultepec, quizás la preocupación por la extinción de algunas especies ha sido exagerada.

Hace algunos meses fue descubierta en Vietnam una docena de plantas sin registro en ninguna academia de ciencias y, en el Amazonas peruano, una tribu prehistórica descubrió un helicóptero al que quiso ahuyentar con una ráfaga de flechas.

¿Y qué tal el sueño mitológico hecho realidad en el unicornio que ya cumplió un año de edad y que nació (cero clonación) en el Centro de Investigaciones de Prato, Italia?

Vale poner changuitos por que la naturaleza no esté gestando una revancha global contra la “civilización” pero, si esto fragua, felicidades a quienes les toquen mariposas o koalas y suerte (mucha) a los que se topen en su excusado con el dragón de Komodo.

Un cuento de hadas

Ciro Gómez Leyva
gomezleyva@milenio.com
La historia en breve
Milenio

Madrid. La noche del miércoles, en la cena para 150 personas sentadas en una larga mesa, como en La Cenicienta, una señora que supongo de la aristocracia española me contó que su hija, “a quien le decíamos la incasable”, sucumbió ante el novio tenaz que, consciente de que nada conseguiría con joyas, ruegos ni promesas, se fue a una de las plazas menos agraciadas de Madrid a buscar un mariachi mejicano para que le hiciera el milagro de las fantasías de amor. Lo consiguieron con el primer bolero.

Como de cuento de hadas está siendo también el encuentro del presidente Calderón con la élite de Madrid. Hablábamos ayer de los aplausos insólitos en el Congreso y los honores desmedidos con que lo distinguió el rey. Ahora fue el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero el que celebró la “trascendente visita de Estado” y lo colmó de elogios. Y el opositor alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, quien le entregó la llave de oro de la ciudad y lo loó por “su apoyo a la libertad y el respeto a las instituciones”. Y los poderosos hombres del Consejo Superior de Comercio, que no pararon de exaltar que hoy haya 2 mil 500 empresas españolas en México.

Legitimidad, reconocimiento económico, estatura política, cariño del bueno: lo que en México se le regatea a Calderón, Madrid se lo está dando a granel.

¿A qué obedece este enamoramiento con el presidente mexicano? No lo sé, pero creo que va más allá de los euros y los cantos a la democracia. Hay algo químico, muy personal. Lo cierto es que, como dijo Calderón ante el alcalde que lo recibió con los batidores y caballos de la guardia de honor, “Madrid es una ciudad donde nos sentimos en casa”.

Vaya si no. Madrid ha sido un cuento de hadas.

¿Quién quiere opinar?

Gabriela Cuevas Barrón
gabrielacuevasbarron@hotmail.com
Orden del día
El Universal

I. ¿Cuál es la propuesta de Miguel Hidalgo? La existencia de un problema vial en el poniente de la ciudad es innegable. Día con día miles de personas pasan varias horas al día circulando a vuelta de rueda a bordo de automóviles, microbuses y camiones por avenidas como Reforma, Constituyentes, Observatorio y Palmas. No es posible seguir posponiendo la solución a este problema. La delegación Miguel Hidalgo ha propuesto un plan integral de infraestructura vial que contempla, además de opciones a largo plazo, seis pasos a desnivel de manera inmediata: el Proyecto Integral Palmas.
II. ¿Qué dicen los ciudadanos? La última Encuesta Nacional de Cultura Política y Prácticas Ciudadanas (ENCUP) reveló que nueve de cada 10 mexicanos creen que a los ciudadanos nos toca participar en la solución de los problemas del país. De hecho 70% cree que el gobierno debe consultar a la ciudadanía sobre las decisiones importantes.

Por estas razones, la delegación ha lanzado una consulta ciudadana, con la misma metodología que la realizada para la Torre Bicentenario. Queremos conocer las propuestas y necesidades viales de la gente, así como su opinión sobre los pasos a desnivel en Paseo de las Palmas y sobre el megatúnel, que pretende construir el gobierno de la ciudad debajo de Reforma.

III. ¿Se puede gobernar de otra manera? Pareciera que en el DF todo el mundo tuviera algo que decir. Los capitalinos escuchamos —voluntaria o involuntariamente— todo tipo de peticiones y reclamos ciudadanos gracias a las cinco manifestaciones y marchas que suceden diario en nuestra ciudad. La mayoría de las veces estas manifestaciones se justifican en autoridades que no escuchan sus reclamos.

En Miguel Hidalgo sabemos que es necesario tomar en cuenta la opinión de los ciudadanos para la toma de decisiones que los afectan directamente. Aunque estamos seguros de que la construcción del Proyecto Integral Palmas tendrá a la larga muchos beneficios para los habitantes de la delegación y también para aquellos que la atraviesan diariamente, será la ciudadanía la que decida.

Asuntos generales Estimado lector: conoce el Proyecto Integral Palmas y participa en la consulta vial a través de nuestra página de internet: www.miguelhidalgo.gob.mx