junio 19, 2008

Buscan habitantes de Kiribati nueva patria por cambio climático

EFE
El Universal
Manila

Kiribati, un archipiélago compuesto por 33 atolones y una isla volcánica, es el hogar de unas 105 mil personas que en menos de medio siglo, si se cumplen las previsiones, será engullido por el océano



Los habitantes de la pequeña nación de Kiribati han aceptado la desaparición inexorable de sus paradisíacas islas bajo las aguas del Pacífico a causa del cambio climático, y buscan un nuevo lugar en el que vivir.
Kiribati, un archipiélago compuesto por 33 atolones y una isla volcánica, es el hogar de unas 105 mil personas que en menos de medio siglo, si se cumplen las previsiones, será engullido por el océano.

El presidente del país, Anote Tong, ha anunciado que Kiribati desaparecerá y ha iniciado una gira internacional a fin de encontrar una nación de adopción para sus conciudadanos.

Tras lamentar que sólo el Gobierno neozelandés ha respondido a su petición de asilo para los kiribatíes, Tong no oculta su frustración ante un problema causado fundamentalmente por los grandes emisores de gas carbono.

"Los países poderosos envían a las naciones pobres una ayuda financiera que no sería necesaria si recortasen sus emisiones de gases" , reprocha el mandatario.

El dirigente kiribatí asegura que los pequeños archipiélagos del Pacífico Sur sólo producen el 0.6% de la contaminación del mundo y, sin embargo, son ellos los que más pagan los daños del cambio climático.

Construir un dique temporal de refuerzo en las islas Gilbert, las más pobladas, costaría más del doble del Producto Interior Bruto (PIB) del país, el segundo más bajo del mundo en relación a los valores de paridad del poder adquisitivo, según datos facilitados por el Banco Mundial.

La visión apocalíptica del futuro de Kiribati no es nueva, en 1989 un informe de Naciones Unidas apuntaba que sería uno de los primeros países en ser devorado por el océano.

Diez años después la profecía comenzó a hacerse realidad cuando dos de sus islas deshabitadas desaparecieron bajo las aguas.

Tebua y Abanuea, que irónicamente significa "la playa que más tiempo permanece" , fueron las primeras víctimas del paulatino pero constante aumento del nivel del mar.

Incluso el Gobierno de la vecina Vanuatu, evacuó entonces a los habitantes de las islas de menor altura por precaución, pero la tierra permaneció allí por encima del océano.

Los países de la zona ya han comenzado a alertar sobre la situación y los medios de comunicación se preguntan quién será el próximo, dando por hecho que, aunque unas décadas más tarde, todas las pequeñas naciones del Pacífico Sur tendrán que afrontar el mismo problema.

La Conferencia Ministerial sobre Medio Ambiente y Desarrollo de la región Asia-Pacífico llevada a cabo en septiembre de 2000 en la ciudad de Kitakyushu (Japón) concluyó que la mayoría de los archipiélagos del Pacífico eran vulnerables a la subida del nivel del mar.

Los mayores problemas que presentan estas naciones son que las viviendas, campos de cultivo y las infraestructuras están concentradas en las zonas costeras, las más expuestas.

No obstante, los científicos que participaron en el foro consideraron una tarea complicada determinar la gravedad del problema que no puede calcularse sólo por la velocidad a la que se derriten los polos ni por el aumento de la temperatura de las aguas de los océanos.

Las estimaciones del Programa de Medio Ambiente de la región del Pacífico Sur apuntan a que en el próximo siglo el nivel del mar habrá subido medio metro y a que el proceso no se frenará en ese punto, ya que el aumento observado en la actualidad es fruto del calentamiento provocado hace varios lustros.

Este no es el único problema de Kiribati. En 1988, el Gobierno se vio obligado a reubicar a más de 5 mil personas en un intento por luchar contra la superpoblación, y el país cuenta ahora con 127 habitantes por kilómetro cuadrado.

Aunque rodeados por gigantes como China y Australia, los kiribatíes, los más pobres de entre todos sus vecinos, se enfrentan casi solos a su desaparición como nación repitiendo la legendaria historia de la Atlántida y condenados a ser olvidados para siempre.

'The Karajo KId" por Paco Calderón

Palo a López Obrador

Ubaldo Díaz
ubaldodiazmartin@hotmail .com
La Crónica de Hoy

La determinación del IFE de multar y pedir al PRD y PT que omitan de sus promocionales las palabras “presidente legítimo” representa un nuevo palo al Peje, ya que cuando menos en sus anuncios no podrá acreditarse como presidente, aunque seguramente en sus mítines seguirá usándolas y puede que con la prohibición de ellas se convierta en un mártir por golpear al “gobierno legítimo”.

Dolores Padierna, siempre en ese tono de buscapleitos, dice que su tribu no aportará ningún peso a la consulta de Marcelo, lo que demuestra con claridad que al Peje no le gustó que Marcelo Ebrard encabece la defensa del petróleo. Como se sabe, la señora de Bejarano trabaja para López Obrador y apoyó a Encinas.

Isidro Cisneros, en su calidad de presidente del Instituto Electoral en el Distrito Federal, insiste en hacer la consulta ciudadana para quedar bien con el jefe de Gobierno, pero tendrá que pedir un presupuesto extraordinario para cumplir, porque un procedimiento de esta naturaleza cuesta mucho dinero, nos comentaba un consejero electoral.

El funcionario dice que ésta es una forma de promover la democracia, cosa que poco tiene que ver en una consulta en que la gente responderá si aprueba o rechaza la privatización de Pemex. Pero, como nos lo adelantó Manlio Fabio Beltrones, sobre este tema los mexicanos estamos unidos, nadie quiere repartir la paraestatal.

Cuauhtémoc Velasco (Convergencia) resultó un diputado mentiroso, pues no presentó una sola prueba contundente sobre sus afirmaciones de que el gobierno regalaría 25 millones de pesos a cada diputado que votara a favor de la reforma energética.

Pretendió justificarse al señalar que las acusaciones tienen origen en pláticas que sostuvo con el ingeniero Leandro Zamora, que trabaja con él; quien a su vez se enteró por conversaciones con un empleado de Los Pinos de nombre Jonatan Carballido, quien por su parte escuchó tales acusaciones a su jefe Dionisio Pérez Jácome; es decir, puros dichos.

Velasco aseguró que no acudiría a la PGR porque “las denuncias no tienen efecto. No existe confianza en su investigación, ya que esa oficina pertenece al propio gobierno...” Tal vez tenga razón en su desconfianza; pero si eso piensa un legislador de la aplicación de la justicia, entonces qué puede esperar un ciudadano. Y el diputado seguirá como si nada, pues no hay límite a sus palabras.

Hace unos días un grupo de presidentes de empresas mexicanas de diversas ramas industriales y de servicios se reunió a cenar con Vicente Fox y un empresario le pidió que les dijera cuál había sido el momento culminante de su administración y en forma tajante respondió que su boda con Marta Sahagún. Esto sólo refleja cuáles eran las prioridades de un Presidente tan superficial.

Manlio Fabio Beltrones le salió al paso a Gustavo Madero al expresar que los priistas con absoluta libertad están trabajando todos los días por la unidad; ello no quiere decir que no puedan discutir sobre los temas de la reforma petrolera. Pero además nos confía que el coordinador de los senadores panistas le comentó que sus palabras fueron sacadas de contexto; o sea, cuando no les gusta una declaración, los medios de comunicación siempre son los culpables.

El sonorense también nos explicaba que alguien dejó correr una versión en el sentido de que los coordinadores se comprometieron al principio de la legislatura a no realizar ningún periodo extraordinario de sesiones. Esto es falso: ni Santiago Creel ni el propio Beltrones se comprometieron a paralizar el órgano legislativo.

Y entre los diputados calificaron de un pago muy pobre el que dieron a Bernardo de la Garza, el haber sido nombrado “coordinador de Proyectos Especiales de la Presidencia”, a cambio de que declinara hace poco más de dos años en favor de Felipe Calderón. En realidad pocos votos le acercó al candidato panista.

Ricardo Aguilar Castillo, presidente del PRI en el Estado de México, calificó las expresiones realizadas por Andrés Manuel López Obrador en torno al gobernador Enrique Peña Nieto como “descalificaciones irreflexivas, motivadas por el rencor y el odio a quienes piensan distinto a él”. “Me parece que ya debería aprender de sus errores y corregirlos, porque esas intolerancias lo alejan, cada día más, hasta de sus propios electores”, indicó.

Quintilla petrolera

Héctor Aguilar Camín
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

Finalmente encontré en un documento de Pemex (“Las preguntas y respuestas frecuentes de la reforma energética”, mayo 12, 2008), las diez cosas que busca la reforma planteada por el gobierno.

Las resumí en cinco.

Primero, el gobierno quiere abrir a la inversión privada la refinación, así como el transporte, el almacenamiento y la distribución de petrolíferos y petroquímicos. Quiere deshacerse de la refinación porque es el peor negocio de Pemex: perdió 43 mil millones de pesos el año pasado y este año va para perder el doble. Quieren inversión privada en transporte y distribución, porque el rezago en la materia es catastrófico, y encarece e incluso pone en riesgo el abasto.

Segundo, quiere socios que le den a Pemex la tecnología que no tiene, por ejemplo, para explotar yacimientos en aguas profundas del Golfo y en los pozos de petróleo duro de Chicontepec.

Tercero, quiere abrir el Consejo de Administración, hoy en manos del gobierno federal y el sindicato, a cuatro consejeros profesionales que creen un Comité de Transparencia y Auditoria de las operaciones de la empresa.

Cuarto, quiere un régimen fiscal diferenciado, que no grave igual de alto todas las actividades de la empresa, de modo que Hacienda se lleve menos y Pemex se quede con más. Complemento de esto es la propuesta de dar a la empresa mayor libertad para invertir y para contratar obra pública, servicios profesionales y deuda.

Cinco, quiere vender bonos a los mexicanos para que sean inversionistas de Pemex.

Estas cinco cosas parecen demasiado a unos y demasiado poco a otros. A unos les parece privatizar Pemex, a otros un paso tímido en el camino de la modernización de la empresa.

En la reforma no hay una palabra sobre el sindicato porque es condición expresa del PRI no tocar a los suyos.

Esta es la omisión mayor de la propuesta, sin duda, y la que hace temer por la seriedad del compromiso con la transparencia de Pemex. Reformar Pemex sin tocar al sindicato es como quitarse los calcetines sin quitarse los zapatos.

Alguna empresa encuestadora debiera preguntar a la gente lo que piensa de cada una de estas cosas. Sería interesante saber si la gente quiere inversión privada en refinación y distribución; socios con la tecnología que necesitamos y no tenemos; consejeros profesionales en la administración; menos impuestos y más libertad de inversión en la empresa; y bonos Pemex para los mexicanos.

Jubilados, no degradados

Carlos Marín
cmarin@milenio.com
El asalto a la razón
Milenio

Por elemental gratitud institucional, el Ejército y la Armada conceden el grado inmediato superior a los militares que pasan a retiro.

Ello significa no solamente un reconocimiento al trabajo desempeñado, sino además se traduce en una pensión mayor (siempre austera, siempre insuficiente) al último salario que tenían cuando estuvieron en activo.

Lo mismo sucede en el Poder Judicial, a pesar de que la paga promedio es superior que en las fuerzas armadas.
En los dos casos, se trata de trabajadores al servicio del Estado.

Por eso era no sólo absurda sino injusta la pretensión en la nueva ley del ISSSTE de que al resto de la burocracia nacional se les jubilara con una pensión equivalente al salario promedio de los tres últimos años en el activo.

La consecuencia obvia es que los jubilados pasaran a retiro con un ingreso menor y (a diferencia de las fuerzas armadas y el Poder Judicial) prácticamente “degradados”.

Qué bueno que la Suprema Corte haya declarado inconstitucional ese punto de la nueva ley.

Petardo

Francisco Garfias
Arsenal
Excélsior

Lo dicho. Fue un petardo. El diputado de Convergencia Cuauhtémoc Velasco Oliva no aportó ninguna prueba documental que apoyara sus acusaciones de que la Secretaría de Hacienda se apresta a sobornar con 2.5 millones de dólares a cada legislador que respalde las iniciativas sobre reforma energética enviadas por el Ejecutivo al Congreso.

A la conferencia de prensa que ofreció ayer en San Lázaro sólo llevó el testimonio del ingeniero Leandro Zamora, amigo suyo de larga data, quien dice haber escuchado decir a Jonathan Carballido, asesor en jefe de Desarrollo Económico y Relaciones Gubernamentales de la Presidencia, que se integraría un fondo de mil millones de dólares para maicear a los legisladores. Nada más.

La pifia de Velasco lo tiene contra la pared. “Estoy en la lista negra”, admite. Ya le sacaron por allí una cuenta de gastos médicos que cobró en la Cámara de Diputados. “Es de una señora con la que estuve casado y, aunque ya no vivo con ella, tengo que asumir los gastos de su enfermedad”, explica el convergente.

Ya tiene también una amenaza de juicio político. El colmo es que fue proferida por el senador del PAN Juan Bueno Torio, quien no tiene muy buena reputación. A Bueno Torio, ex director de Pemex Refinación, se le sigue la averiguación previa 95-UEIDCSCCAJ-2006, por tráfico de influencias, uso indebido de funciones, coalición de servidores públicos y abuso de autoridad, al haber adjudicado en forma directa un contrato de diez mil 300 millones de pesos de la paraestatal. Calladito, se ve más bonito.

* * *

Nada más una hora tarde llegó la diputada del Verde Verónica Velasco —nada que ver con Cuauhtémoc— a la reunión ordinaria de la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía, la cual preside. La legisladora justificó su retraso con el argumento de que esperaba unos documentos del Senado. “¿Por qué no llegó usted puntual a la cita, o mandó, por lo menos, a su secretario técnico?”, le reprochó, previamente, el priista tamaulipeco Enrique Cárdenas.

Lo peor fue que ni con la llegada de Velasco se alcanzó el quórum requerido y la reunión tuvo que ser suspendida. “Es lo de siempre”, se quejó el tamaulipeco. Y luego por qué los diputados tienen tan mala imagen.

* * *

“No me gustaría llegar (a la presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara baja) con una fracción dividida”, nos dice el diputado César Duarte, uno de los cinco aspirantes del PRI a sentarse, a partir del primero de septiembre, en la silla que dejará vacante la perredista Ruth Zavaleta. El hombre asegura tener el apoyo mayoritario de la bancada campesina del tricolor (son 46 diputados) y de los cinco legisladores de su Chihuahua natal. Los diputados priistas son 106.

A pesar de ser cenecista, no se asume como el gallo de Beatriz Paredes para ocupar el cargo. Arnoldo Ochoa es la carta que juega la presidenta del PRI, afirma. El beltronista Marco Bernal, el “peñista” César Camacho y el “fidelista” Adolfo Mota son los otros aspirantes. El guanajuantense Carlos Chaurand puede ser el outsider si las cosas se complican.

* * *

Las diferencias ideológicas no son obstáculo para la colaboración entre gobiernos estatales de distinto signo. El gobernador de Michoacán y el del Estado de México, el perredista Leonel Godoy y el priista Enrique Peña Nieto, acordaron en Toluca crear una comisión interestatal para realizar acciones de carácter ecológico, con mayor énfasis en la preservación del hábitat de la mariposa monarca.

Las funciones de la citada comisión serán combatir la tala clandestina, homologar la norma jurídica para la protección ambiental, estimular el trabajo comunitario a favor de la ecología, fomentar la educación en ese aspecto, procurar el saneamiento del cauce del río Lerma y la creación de un corredor biológico entre ambas entidades.

* * *

Harto de que le inventen pactos fantasmas y falsos motivos de su destitución, el senador del PAN Santiago Creel aclaró paradas en relación con la reforma energética.

“Lo que hay —dijo— es un acuerdo suscrito en la Junta de Coordinación Política, en donde claramente se establece que los foros terminan el 22 de julio, a partir de lo cual inmediatamente se iniciará el proceso de dictaminación. Todo lo demás que se ha mencionado y, sobre todo, que sale, es absolutamente falso…”

El partido por el cual usted nunca votaría

Ciro Gómez Leyva
gomezleyva@milenio.com
La historia en breve
Milenio

Como no queriendo la cosa, se cumplieron tres meses de la elección del PRD. Y seguimos sin saber qué pasó. Exhaustos, ni siquiera los principales protagonistas tocan el tema. Más que al triunfo parecen apostarle al olvido del mayor ridículo electoral de la historia reciente del país.

No es casual, entonces, que entre esos patéticos comicios y los lances no siempre afortunados de Andrés Manuel López Obrador, la imagen del PRD esté en su peor momento.

La multicitada encuesta del Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) aporta un dato que debería ser de miedo para las huestes amarillas. A la pregunta de “¿cuál sería el partido por el cual usted nunca votaría?”, el PRD sale vapuleado. Por el PRI, que por años dominó esa categoría negativa, no lo harían 14.5 por ciento de los ciudadanos. Por el PAN, 16.2. Pero por el PRD no votarían 43.1 por ciento de los entrevistados.

¡43.1 por ciento! Son los números del PRI de Roberto Madrazo en sus peores momentos.

El librito marca que hay dos grandes obstáculos para ganar una elección: que la gente no conozca al partido o al candidato, y que conociéndolo, tenga una mala imagen de él.

Estamos a unos 365 días de que concluyan las campañas de la elección federal de 2009. El PRD puede estudiar el dato de GCE y tratar de remontarlo. O puede decir que está sesgado y aplicar su gustada práctica de convencerse a sí mismo de que es un partido digno y justo.

Hace seis años, la entonces presidenta del PRD Rosario Robles se comprometió a renunciar si no conseguían 20 por ciento de los votos en los comicios intermedios de 2003. Hoy, 20 por ciento luce como una marca inalcanzable.

Tienen 365 días para ponerse a trabajar. O para practicar el onanismo.

El nacionalismo económico

Macario Schettino
schettino@eluniversal.com.mx
Profesor de Humanidades del ITESM-CCM
Economía Informal
El Universal

De 1946 a 1971 el mundo occidental vivió su mejor época en toda la historia. Veinticinco años de crecimiento estable, que acá llamamos desarrollo estabilizador

Pero ese cuarto de siglo no es lo normal, sino que es una excepción. Para muchos, esto se olvidó con el tiempo, y por eso los años 70 se sufrieron, porque regresamos a la inflación y al estancamiento.

En México, durante la posguerra se dijo que estábamos en un proceso de industrialización que, para tener éxito, debería estar acompañado de fronteras cerradas, para impedir que nuestra industria, apenas en crecimiento, fuese destruida por los grandes tiburones del exterior. La idea de que para poder competir es necesario cuidar la industria no era nueva, sino que fue muy popular precisamente en el siglo XVIII. A esa forma de interpretar el funcionamiento de las economías se le llamó mercantilismo, y entre sus diversas versiones, tiene una esencia que consiste en defender la producción nacional mediante el uso de controles en las fronteras para que no salga el dinero del país. Cabe aclarar que en aquel entonces las naciones apenas empezaban a existir (la mayor parte del mundo occidental estaba formado por reinos y sus colonias) y que prácticamente no existía el dinero como hoy lo conocemos. El dinero de entonces era directamente oro y plata, así que la salida de dinero de un país era salida de oro, lo que implicaba la reducción del circulante. Si quiere imaginar algo parecido, aunque no exactamente igual, es lo que ocurre hoy con un país que no tiene moneda nacional, sino que utiliza otra moneda, como el dólar. Argentina, hace pocos años, vivió esta terrible circunstancia (aunque no usaba directamente el dólar, sino una cosa que se llama consejo monetario): de pronto se quedó sin circulante porque todos los dólares se fueron y no hubo cómo mantener funcionando la economía.

Bueno, pues esta idea del siglo XVIII, que precisamente era una reacción al incipiente capitalismo, quedó totalmente borrada debido a la superioridad de su competidor.

Mientras los países que aplicaban ideas mercantilistas no lograban crecer, los países capitalistas lo hacían a gran ritmo, y convirtieron su poder económico en poder político internacional durante el siglo XIX. Por eso Francia se rezaga notoriamente frente a Inglaterra, algo impensable pocos siglos antes, cuando el tamaño y fertilidad de las tierras francesas hacían a ese país mucho más fuerte de lo que Inglaterra pudiera soñar.

Sin embargo, el mercantilismo, y sus versiones renovadas son muy atractivos para la población, porque es mucho más fácil imaginar que el país será exitoso si se cierra a que esto ocurrirá cuando se abre. Va en contra de la intuición pensar en que importar productos ayuda a competir, y por eso el libre comercio es tan difícil de aceptar para muchas personas. Sobre todo, claro, para quienes producen lo mismo que puede importarse más barato. Si usted producía en México muebles de madera, o juguetes, o ropa, en los años 80, la apertura de las fronteras a la importación de estos productos era una amenaza extraordinaria.

La versión del mercantilismo que fue más exitosa en el siglo XX puede llamarse “nacionalismo económico”. La idea era que podíamos producir al interior de la nación todas las cosas que necesitábamos, y que comerciar era quedar en manos de grandes empresas transnacionales, y de sus gobiernos, algo totalmente indeseable. El nacionalismo económico fue muy popular, en todo el mundo, entre las dos guerras mundiales, y con la Gran Depresión de 1929 todos se convencieron de que era la solución correcta, y que el capitalismo era un gran fracaso.

De hecho, el libre comercio, que había avanzado mucho desde el último tercio del siglo XIX se atora con la Primera Guerra, prácticamente desaparece en los años siguientes, y sólo empieza a recuperarse después de la Segunda.

Para nosotros, que estábamos reconstruyendo el país después de la violencia iniciada en 1910, era muy natural pensar en nacionalismo económico. Más si teníamos junto a la nueva potencia mundial, que apenas en 1914 había invadido otra vez el territorio nacional. Es decir que los sonorenses actúan de manera muy racional, eligiendo el camino que en ese momento parecía correcto. Pero lo hacen de manera cuidadosa, intentando que su nacionalismo no impida comerciar, porque varios de ellos tenían sus negocitos de exportación, que no valía la pena destruir.

Pero las ideas de los sonorenses no sobrevivieron; la llegada de Cárdenas le dará un énfasis distinto a la idea de nacionalismo económico, que será determinante para el resto del siglo XX, como platicaremos la próxima semana.

Envilece, que algo queda

Pablo Hiriart
Vida Nacional
Excélsior

El diputado Cuauhtémoc Velasco dijo que presentaría pruebas fehacientes de que se preparaban sobornos de dos y medio millones de dólares para los legisladores que votaran a favor de la reforma petrolera.

Obviamente no presentó pruebas ni datos ni nada.

Un amigo suyo le contó que otro amigo suyo le había dicho que se había enterado de que iban a dar ese dinero a cambio de votos para sacar adelante la reforma.

Hizo un comunicado con el anuncio, salió a los medios de comunicación y ofreció una conferencia de prensa para dar a conocer esa calumnia.

¿Perdió algo el diputado Velasco con ese chisme que envilece el debate político?

Por supuesto que no. Al contrario: cumplió su objetivo.

El objetivo suyo, y del Frente Amplio Progresista, es desviar la atención acerca de lo fundamental, que es el contenido de la reforma propuesta por el Ejecutivo, porque no tienen respuestas a lo planteado.

Y la atención se desvía envileciendo el debate político.

No fue una ocurrencia del diputado de Convergencia, sino que es parte de una estrategia para impresionar a la opinión pública con este tipo de acusaciones y poder así rehuir a la discusión sobre el contenido de la reforma y amedrentar a quienes la apoyan.

Cuando el PRI dijo que presentaría su proyecto de reforma energética, elaborado a partir de las correcciones y omisiones que tiene la iniciativa del gobierno, López Obrador dijo que el PRI preparaba “una reforma empanizada.”

¿Ya conoce el proyecto del PRI? ¿Lo vio?

Nada de eso. La estrategia es embarrar, enlodar, ensuciar.

Envilece, que algo queda, es su divisa.

Cuando se anunció que el Presidente de la República realizaría una gira por España, el diario afín a López Obrador cabeceó, casi a plana completa, en su portada, que Calderón viajaría a asesorarse para privatizar a Pemex.

¿Cuál fue la fuente de esa información? Pura mentira. Pura vulgaridad.

Así lo ha hecho el FAP desde el inicio de la discusión sobre la reforma energética.

Enlodar la iniciativa para intimidar a quienes se atrevan a apoyarla.

Antes de que se conociera el proyecto de reforma, López Obrador y los suyos repetían que se trataba de “la venta de Pemex”.

Que quienes apoyaran la reforma (que no conocían) eran traidores a la patria.

El Ejecutivo envió el proyecto al Senado y los partidos del FAP, en vez de estudiar su contenido y discutirlo en comisiones, tomaron la tribuna del Congreso para que haya un debate nacional sobre el tema.

El debate ya estaba acordado, pactado, pero ellos tomaron la tribuna antes de que se fijaran las fechas de los foros, porque así ganaba notoriedad su agitación por encima del contenido de la reforma que se les ponía a debate.

¿Querían el debate?

No. Insisto: lo que querían era desviar la atención sobre el contenido de la propuesta presidencial.

Ya que les dieron los 71 días de debate, entonces dijeron que no, que había que llevarlo a una consulta pública a nivel nacional.

¿Entonces, para qué el debate con los especialistas, si la consulta, tal como la mandó el Presidente, se iba a ir a un referéndum?

Y otra más: ¿por qué López Obrador no se ha presentado en la Cámara de Senadores para debatir en el foro que él exigió?

Porque no tiene argumentos.

Lo suyo es enlodar y envilecer el trabajo de los otros y, en eso ha sido muy exitoso gracias a los partidos que le secundan y a personajes como este diputado Cuauhtémoc Velasco.

Los partidos del FAP acusaron de violatorio de la soberanía nacional el proyecto de reforma petrolera.

¿En qué daña la soberanía? No lo han dicho.

Tampoco han podido desmentir que la iniciativa va a crear más empleos en México.

Que va a aumentar la seguridad energética, al producir aquí las gasolinas que se requieren.

Que va a propiciar mayor crecimiento económico.

Que va a generar más recursos para Pemex, los estados y la Federación.

Que va a reponer el crudo que está dejando de producir Cantarell.

Es mucho más fácil desatar un vendaval de falsedades, calumniar, degradar el debate político e intimidar a quien piensa diferente, que convencer con argumentos, cifras y datos duros.

Ojalá el PRI no se atemorice ante el chantaje a que está siendo sometido para echar abajo la reforma petrolera.

Esperemos que el Congreso no se amilane ante la provocación, y actúe con responsabilidad.

Es decir, que no siga enredado en las tácticas dilatorias de López Obrador y resuelva pronto lo que deba resolver.

Sí, estrepitosa caída

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

Quieren hacernos culpables a todos para que nadie sea responsable. Florestán

El diccionario de la Lengua de la Real Academia dice de Estrepitoso: 1. Adj. Que causa estrépito. 2. Adj. aparatoso (desmedido, exagerado). Fracaso estrepitoso.

El presidente Calderón, en la comentada entrevista a Javier Moreno en El País de Madrid, dijo que las preferencias electorales del PRD se habían desplomado.

A esto, le contaba ayer, el coordinador de los senadores del PRD, Carlos Navarrete, aceptó la caída, sí, pero lo de estrepitosa, no. No en la magnitud que dijo Calderón, explicó.

Y creo que teniendo parte de razón, sí ha caído el PRD, no la tiene del todo, no ha sido estrepitosa.

En las elecciones de 2006, su partido tuvo: en la presidencial con López Obrador, el 36.4 por ciento de la votación. Sus legisladores tuvieron menos, el 29.8 por ciento, el doble de sus niveles históricos del 15-16 por ciento de los votos.

Las previsiones para las elecciones intermedias del año que viene, y cito a Consulta Mitofsky con la que el PRD ha trabajado, apuntan una baja de la mitad de aquella votación para legisladores y mayor si se compara con los porcentajes de AMLO.

Estamos hablando de una caída de 15 puntos, la mitad de las preferencias, que los regresa a su media histórica.

Desde aquel punto en 2006, la caída del PRD ha sido estrepitosa, se ha desplomado.

Y no me limito a lo que dicen las encuestas, los resultados en los procesos estatales confirman el desastre electoral para el PRD, lo que debería preocuparnos a todos, pues un país sin equilibrios va al totalitarismo, y este partido ha sido el que históricamente, desde su oposición, ha cubierto ese contrapeso.

Hoy se ven más ocupados en los asuntos exteriores, la consulta energética, que en los propios, como el cochinero para el relevo de sus dirigencias, estrategia ésta en la que parecen apostarle más al peso de López Obrador que al del mismo PRD, lo que es desdeñar al partido y a la sociedad.

Retales

1. LISTO QUE ES.- El gobierno federal le metió 7 mil 766 millones de pesos al Tren Suburbano y Marcelo Ebrard quince autobuses gratis para traer y llevar a la gente a Buenavista. Lo que es saberle. Y la gente gana;

2. SIEMPRE SÍ.- Los gobernadores llamados "perredistas", habían dicho no a la consulta energética, pero ya dijeron que sí. ¿Quién los cambió? En el acuerdo en el PRD asistió Cuauhtémoc Cárdenas, pero no López Obrador ni su Izquierda Unida, que lo descalificó; y

3. GÉNERO.- Diódoro Carrasco había hablado de convicción y compromiso de la Comisión de Gobernación que preside, para garantizar la equidad de género en la elección de los tres consejeros del IFE. Ahora el PAN y las legisladoras de todos los partidos quieren de tres, tres. Pero tendrían que dejar fuera a Jorge Alcocer, en lo que parecen estar ya todos.

Nos vemos mañana, pero en privado.

Ahora va la electoral

Salvador García Soto
Serpientes y Escaleras
El Universal

Esta vez los que presionan al pleno de la Corte son los congresistas, que no quieren que la iniciativa que presumen como su gran logro sea echada para abajo

Tras el fast track judicial que los ministros de la Corte decidieron dar de última hora a la votación de la Ley de Pensiones del ISSSTE, la agenda del máximo tribunal del país marca varios asuntos trascendentes. Uno de ellos es la revisión de la reforma electoral.

Si con la Ley del ISSSTE los ministros enfrentaron fuertes presiones e intensos cabildeos desde el Poder Ejecutivo, y tuvieron encima durante varios días a miembros del gabinete del presidente Calderón que buscaban evitar un revés para el gobierno, ahora, con el análisis de las reformas constitucionales en materia electoral, los que presionan y tratan de convencer a los miembros del pleno de la Corte son los congresistas del Poder Legislativo, que no quieren que la iniciativa que presumen como su gran logro sea echada para abajo.

La revisión del procedimiento parlamentario por el que se reformó la Constitución, en la que se basa la controversia interpuesta por el Partido Convergencia, es el tema que ha generado tensión entre las cúpulas de los poderes Legislativo y Judicial. Coordinadores parlamentarios de Xicoténcatl y San Lázaro han dialogado sobre el tema con los ministros y les han advertido que no aceptarán una invasión a las facultades del poder que ellos representan y que la Corte quiera determinar cómo debe legislarse.

En respuesta, los ministros que analizan la reforma electoral han dicho que lo que ellos revisarán no es la actuación “del poder constituido, sino del constituyente”, y han centrado su investigación en las asambleas que realizaron los 32 congresos locales para aprobar los cambios a la Constitución, revisando con lupa detalles como los quórums, las convocatorias y los pormenores del procedimiento para la votación de esas reformas.

Se da por descontado que la otra parte de la controversia contra la reforma electoral, la que se refiere a las quejas de empresarios de la comunicación porque viola la libertad de expresión, será desechada por los ministros, que centrarán más su fallo en el tema del procedimiento parlamentario.

En el caso de la Ley del ISSSTE fue evidente que las presiones y cabildeos desde el gobierno surtieron efecto cuando los ministros decidieron acortar el debate y, en 48 horas, agotaron una discusión que tenía posiciones divididas y radicalmente opuestas en el pleno; veremos ahora si las presiones desde el Congreso tienen el mismo efecto con la reforma electoral.

NOTAS INDISCRETAS... ¿A dónde se fueron los madracistas? Algunos se acoplaron al proyecto de Manlio Fabio Beltrones, que rescató a varios ex colaboradores de Madrazo; pero otros andan dispersos y buscan asirse a cualquier hueso. Es el caso de César Augusto Santiago, quien se promueve como estratega electoral y anda cortejando al senador Jorge Mendoza, quien quiere ser candidato al gobierno de Nuevo León. Pero si no quiere comprar pleitos ajenos, Mendoza tendría que pensarlo bien, porque a últimas fechas a Santiago se le oye hablar mal donde se para de Manlio Fabio. A la menor provocación, el chiapaneco suelta una perorata contra el sonorense: que si “no es el único actor político del PRI, aunque él quiera manejarse así”; que si “las negociaciones y los resultados de la reforma electoral impulsada por Beltrones han sido negativos para el PRI”. César Augusto deja ver su animadversión hacia el coordinador priísta. Eso sí, también deja ver sus aspiraciones para volver a San Lázaro, como diputado, en la próxima Legislatura. Y para eso se ha reencontrado con su amiga Beatriz Paredes, de quien se había distanciado cuando apoyó a Madrazo, y buscará que la tlaxcalteca lo incluya en las listas plurinominales para el 2009. Pero si César Augusto sigue despotricando contra Beltrones, en una de esas el sonorense le agua sus intenciones de volver a vivir del erario… Sin acuerdos todavía definitivos para la selección de los nuevos consejeros del IFE, cada partido perfila ya sus cartas en la negociación. Macarita Elizondo, Carlos Sirvent y Carlos Morales por el PRI; Ángeles Llanderal y Alfredo Figueroa, por el PAN, y Eréndira Sandoval, Citlali Villanueva, Francisco González y Rosa María Mirón Lince. Entre esos nombres hay algunas cartas reales y otras que usarán los partidos sólo para blofear en la negociación. En el caso de los priístas, se insiste en que Jorge Alcocer no será impulsado por el tricolor y que hay un “caballo negro”, un “candidato joven pero a la vez con amplia experiencia” que será la carta buena del PRI. ¿Quién será?… Se baten los dados. Acecha la serpiente.

Epopeya de Bimbo

Alberto Barranco
Empresa
El Universal

En julio de 1944, año y medio antes de la fundación de la empresa, Lorenzo Servitje Sendra trazaría, en el papel, la ruta crítica de lo que sería Bimbo

Dicha ruta crítica incluía detalles aparentemente tan nimios como el costo de llantas de la flota de reparto, engrase, merma, celofán para envoltura…

El documento, escrito a máquina, hablaba de distribución directa a tiendas, misceláneas, mercados públicos, expendios de pan, canasteros… e indirecta, vía el pullman del ferrocarril, cafés, restaurantes, clubes, cantinas y cervecerías.

La bitácora planteaba cinco tipos de mercancías: súper pan Bimbo para mesa; para sadwiches; pan negro de trigo-centeno; tostadas para niños y enfermos, y pan dulce.

La posible clientela recibiría explicaciones en forma sencilla de las virtudes de los productos, entre ellas un mejor sabor, más valor nutritivo, más digestivo y envuelto y fresco diariamente…

El documento histórico, anotaciones al calce con bolígrafo, lo recogió íntegro un libro de reciente aparición: Al grano, publicado bajo la firma de Silvia Cherem por Khalida Editores.

La promesa habla de mostrar la vida y visión de los fundadores de Bimbo, es decir el propio Lorenzo Sertvije, su hermano Roberto y Jaime Jorba, a quienes se ubica como los tres mosqueteros.

La epopeya de una empresa que a 63 años de su fundación se plantea como una vigorosa multinacional mexicana, con un perfil singular en el entorno de sus relaciones laborales.

La semilla que nació con la panadería El Molino, enclavada en el centro histórico, sobre las ruinas de lo que fuera el Convento de San Francisco, germinaría el dos de diciembre de 1945, con un capital de 375 mil pesos… y una deuda de 625 mil.

Estamos hablando de un préstamo de 500 mil pesos del Banco de la Propiedad; 100 mil aportados por el dueño del hotel Ancira de Monterrey, José Torrallardena, y 25 mil que se debían por la compra del terreno en que se instaló la planta.

El despliegue de promoción fue inaudito: desplegados a doble plana en los diarios, mensajes radiofónicos, spots en los noticieros de los cines: “Panificación Bimbo se complace en anunciar que hoy a las 12 horas inaugura su moderna planta panificadora en la zona industrial de Santa María Insurgentes”.

El pan de caja como novedad, y el osito emblemático como variedad, al que inspiró una postal enviada desde Hollywood con un animalito alegre vestido de Santa Claus.

El emblema definitivo, el pan al brazo, el gorro de cocinero y el delantal, lo dibujaría Anita Mata de Sendra.

El debut resultó un cañonazo. En sólo siete años las instalaciones se expandirían de 3 mil a los 10 mil metros de terreno adquirido. Más aún, en 1956 se inauguraba otra planta en Guadalajara, y en 1960 en Monterrey.

El jingle, con la música de “La Raspa”, era arrollador: “Sírvanle a todos que Bimbo llegó / con pan nutritivo y de ricos sabor/ el amo del comedor”.

En el recuento de la epopeya, los fundadores de la firma recuerdan que la relación con el personal se sustentó en cuatro condiciones básicas: justicia, respeto, confianza y afecto.

A los 15 años de existencia, la firma decidió abrir la posibilidad de que los trabajadores adquirieran acciones, que una década después, en 1970, se vendieron a precio inferior al de mercado.

En las vueltas de la vida, sin embargo, la opinión pública se cimbraría en septiembre de 2004, cuando el empresario Lorenzo Sertvije Sendra calificó, al calor de una asamblea de la Coparmex, de “mostruosas” algunas de las prestaciones y privilegios de la “aristocracia obrera”, que se está convirtiendo en “parásito de nuestra economía”.

El empresario señalaba letra por letra que se necesitaba una posición enérgica de los empresarios y la ciudadanía para poner en orden a estos verdaderos parásitos. Hay que dejarse de cuentos de que son conquistas laborales y no se pueden revertir.

Cuatro años después, sin embargo, el ex presidente de Bimbo se arrepiente: “Me equivoqué al hablar de más”.

El acto de contricción alcanza además la ingerencia abierta con que asumió Servitje su apoyo como posible candidato a la Presidencia de la República por el PAN al actual secretario de Agricultura, Alberto Cárdenas, al que ubicó como “caballo negro”.

A Felipe Calderón, dice, lo apoyó con más prudencia.

El caso es que el empresario se afilió al Partido Acción Nacional (PAN) en abril de 2005, “para apoyar con mayores recursos” a su gallo.

“Al Grano”, la epopeya de Bimbo.

Balance General

La sorpresa la dio ayer el gobierno al pactar con la Concamin el congelamiento en el precio de 150 productos alimenticios industrializados, procesados y en conserva, a contrapelo de los elevados costos de las materias primas.

Lo curioso del caso es que la Cámara Nacional de la Industria de Conservas Alimenticias había advertido hace unos días de una inminente alza en sus precios al público ante la presión de los costos, lo que desmentiría rápidamente el Consejo Coordinador Empresarial.

Digamos que las bases proponen y las cúpulas disponen.

Por lo pronto, la colaboración de la Concamin le valió la reconciliación de su presidente, Ismael Plascencia, con el Ejecutivo federal.

El gremio había alcanzado el año pasado un crecimiento de 3.5%, lo que lo ubicaba por encima de la media nacional.

Revancha de Melate

Detrás de la modernización del esquema de ventas de Pronósticos Deportivos, que incluye la posibilidad de apostarle al Melate vía teléfono celular y máquinas automáticas, entre ellas las cajas registradoras de almacenes departamentales y autoservicios, hay un jaloneo con la Organización Nacional de Vendedores de Billetes de Lotería.

Ésta se negó a seguir vendiendo los productos de la empresa pública, cuyo lema es “Juégatela con México”, bajo la tecnificación.

El alegato presentado apuntaba a “problemas económicos y de inconveniencia comercial”.

De hecho, se exigió la ruptura de la “Carta Convenio en relación con la Instalación de Terminales Electrónicas de Puntos de Venta y Venta de Juegos y Sorteos de Multijuegos”.

En el pecado cometido, pues, llevaron la penitencia.

Por lo pronto, la empresa pública encabezada por Adolfo Blanco Tatto se coloca un paso más allá de Televisa en la competencia.

Crece Big Cola

La primera gran inversión con proa hacia el recién inaugurado parque tecnológico Tabasco Business Center la pondrá en la mesa la firma Ajemex, para incrementar la capacidad de producción de su planta en Villahermosa.

La apuesta de la productora de Big Cola es de 170 millones de pesos, generándose 500 empleos directos y 250 indirectos.