junio 26, 2008

Crea Fox en su rancho réplica de su oficina en Los Pinos, con todo y silla

“No saqué nada de ahí”, asegura en un recorrido con empresarios de la ciudad de México

Martín Diego Rodríguez (Corresponsal)
La Jornada

Rancho San Cristóbal, Gto., 25 de junio. El ex presidente Vicente Fox Quesada mostró a empresarios de la ciudad de México los avances del Centro Fox, e incluso presumió la construcción de una réplica de la oficina que durante seis años ocupó en la residencia oficial de Los Pinos, incluida la silla presidencial.

Centro Fox
“El lugar que durante seis años fue utilizado por el gabinete del presidente, donde tomamos las decisiones más importantes para este país, está en las mismas dimensiones y será una réplica fiel, y quiero dejarlo bien clarito: no saqué nada de ahí; todo lo que se está haciendo es una réplica”, dijo Fox a sus 200 invitados.

En una visita guiada que ofreció el primer presidente panista a los empresarios que participaron en la 16 asamblea ordinaria de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo del Distrito Federal (Canaco-DF), que se realizó en esta localidad, Fox mostró hasta una réplica de la silla presidencial, que colocará en “el museo de la democracia”, que todavía está en desorden.

Otra parte que presumió es el espacio donde se colocará una réplica de la biblioteca José Vasconcelos, “de la que me siento orgulloso, aun con unas cuantas goteras que tiene por ahí”, y manifestó que habrá allí 100 mil volúmenes que podrán ser consultados “por cualquier persona”.

El ex mandatario reveló que se han invertido en ese centro 190 millones de pesos, que han provenido de 2 mil 500 “benefactores, desde empresarios hasta campesinos, amas de casa y personas de la sociedad civil. A la entrada del Centro Fox pondremos una placa de agradecimiento con sus nombres, aunque no se dirán los montos con los que participaron en este proyecto”.

Anunció además que próximamente serán presentados los consejeros del Centro Fox y reveló que entre ellos estará el ex gobernador de Michoacán Lázaro Cárdenas Batel, quien, a decir de algunos empleados de la casa Fox, realizó una visita privada hace un par de meses.

Por la noche, el ex mandatario ofreció una cena a los integrantes de la Canaco-DF y se comprometió a trabajar en pro de la democracia.

Por la mañana, el presidente del Comité Directivo Estatal del PAN, Fernando Torres Graciano, informó que a partir de octubre el blanquiazul capacitará en el Centro Fox a los candidatos que postulará en las elecciones de 2009. Los coordinadores de campaña también serán entrenados allí en estrategia electoral, lectura de encuestas y oratoria, agregó.

Por lo pronto, los panistas de Guanajuato tomarán talleres y cursos sobre mercadotecnia política, en los que participarán las fundaciones Rafael Preciado y Konrad Adenauer.

'Chíguil expiatorio" por Paco Calderón

La tragedia es mayor

Carlos Marín
cmarin@milenio.com
El asalto a la razón
Milenio

El más torpe y letal de los incontables operativos policiacos que se han llevado a cabo en la capital del país es un tsunami social, político, administrativo e institucional que no sólo mató a una docena de inocentes (incluidos tres niños, un agente judicial y dos preventivos), sumido en el dolor a familiares y amigos, y provocado la justa indignación general.

La devastación es de tal magnitud que incluye la humillación que vivieron cuando menos 34 jovencitas que fueron obligadas a desnudarse y girar el cuerpo ante un irresponsable, miserable y depravado “médico” varón, con el pretexto de revisarles los hematomas que les produjeron los golpes que les propinaron policías en tumulto al amparo del uniforme y la confianza en que no será fácil identificarlos.

Del otro lado, al drama de los casi 30 cesados ipso facto, entre éstos algunos que gozaban de reconocimiento como héroes de la corporación, se suma, claro, la sevicia política de cambiar el cargo de “homicidio culposo” (involuntario) a “homicidio doloso” (deliberado) contra el otrora eficiente policía que comandó el desastre.

No news del News Divine

Yuriria Sierra
Nudo Gordiano
Excélsior

Si nuestras cuentas no fallan, llevamos seis días y 12 personas fallecidas, desde lo ocurrido en la discoteca News Divine.

Diecisiete mandos policiacos cesados, 19 errores admitidos por las autoridades, varias conferencias de prensa y entrevistas concedidas, pero, en realidad, seguimos sin contar con un informe claro de los hechos.

Persiste el no quedarnos claro quiénes fueron los responsables. Sólo hemos obtenido múltiples declaraciones y todavía más contradicciones.

En un principio, testigos de los hechos aseguraban que Alfredo Maya Ortiz, dueño del lugar, les ordenó salir a la calle, debido a la presencia policiaca, hecho que fue negado rotundamente por él.

Aunque el lunes, un video presentado por la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal hizo notar a uno de los encargados dando esta orden.

Ese video da validez a las versiones que los asistentes (ahora sobrevivientes) habían soltado desde el viernes anterior.

También se comenzó a hablar sobre el cese de Joel Ortega, secretario de Seguridad Pública capitalino.

Tal como dimos cuenta ayer, contra lo que se pensaba, Marcelo Ebrard se ha mantenido, si no al margen, sí ha intentado meter lo menos posible las manos a favor de Ortega.

De igual manera en que diputados de Acción Nacional comenzaron a recaudar firmas para conseguir el cese del delegado en Gustavo A. Madero, Francisco Chíguil, quien ayer pidió licencia para separarse de su cargo, también han alzado la voz para pedirle al Gobierno de la ciudad la cabeza de Joel Ortega.

Aunque esta voz también va dirigida a Los Pinos, con la firme intención de ser escuchada por ambos gobiernos, como en aquel episodio de Tláhuac.

Todos (autoridades de la demarcación, de la ciudad y federales) se avientan la bolita, unos, para acusar, otros más, con el fin de pedir cuentas o pretender que siempre han estado trabajando.

Como siempre, se han escuchado muchas propuestas tendientes a aclarar los hechos. Ayer, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó la creación de una comisión especial para investigar lo ocurrido en News Divine. Lo que se ha dicho de este comité es que será integrado por diez diputados: los panistas Jorge Triana y Kenia López Rabadán, Jorge Schiaffino del PRI, Xiuh Tenorio de Nueva Alianza, Alejandro Ramírez de la Coalición Social Demócrata, y los perredistas Isaías Villas, Ramón Jiménez y Édgar Torres Baltazar.

Esperemos que, como sucede en estos casos, la comisión especializada no se convierta en el estandarte de responsabilidad para las autoridades, pero que en la práctica sus resultados se limitan a la entrega de interminables informes que nunca llegan a una conclusión.

Y la conferencia de prensa de MarceloEbrard, ofrecida anoche, no aportó muchos más elementos para realmente deslindar responsables de lo acontecido el viernes pasado en la News Divine...

Acaso espera que la indignación y el interés se vayan diluyendo con los días...

Las cabezas, después

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

Cuando no se permiten preguntas es que no se tienen respuestas. Florestán

Algo sucedió ayer que Marcelo Ebrard pospuso el anuncio de las cabezas a cortar por la tragedia del New’s Divine, aunque cayera la del delegado en Gustavo A. Madero, Francisco Chíguil

El martes había dicho que esperaba los informes de la Procuraduría y la Contraloría para dar los pasos necesarios, pasos que se encaminan hacia Joel Ortega, con el beneplácito de Rodolfo Félix Cárdenas, quien ya también se desmarcó de la crisis presentándose como procurador de justicia, y no como parte del caso.

Apenas había dicho Ebrard que estaba a la espera de esas conclusiones, cuando su procurador daba a conocer otra serie de videos editados, y desmenuzaba una lista de lo que llamó 19 errores en el operativo del New’s Divine, a la que agregó la descalificación de la declaración central de Ortega la misma noche de la tragedia, en el sentido de que el causante había sido el encargado del local, ya que al avisar por el sonido sobre el operativo y desocupación del local, provocó el pánico y la estampida en aquel agujero infame que dejó un saldo de doce muertos, entre ellos tres menores de edad y tres policías.

Félix Cárdenas exculpó al principal acusado de Ortega diciendo que no había creado el pánico, y al tiempo que descalificaba el dicho del secretario de Seguridad Pública, entregaba un expediente de las fallas, 19, en el operativo.

¿A alguien le quedan dudas de por dónde van o por dónde quieren empujar esto?

Por si faltara algo en este escenario, el delegado de Gustavo A. Madero, Francisco Chíguil, montó un circo en su visita, más que comparecencia, a la Asamblea Legislativa, con la claque que contrató y acarreó para apoyarlo con pancartas, coros, gorros y aplausos, lucrando con el dolor de doce familias en un afán de desmarcarse de lo que no se puede desmarcar: el funcionamiento del antro, por lo que ayer fue separado del cargo, sin duda por Ebrard, en forma de solicitud de licencia.

Pero si no fue ayer, será hoy cuando Ebrard, ya también colocado por encima de las responsabilidades (él es quien sanciona), haga los anuncios a los que se comprometió y que tiene que hacer.

En tanto, ha quedado dolorosamente documentado cómo a la corrupción y a la ilegalidad, se suma la incompetencia y los juegos de poder políticos y de grupos.

Retales

1. MANDOS.- Si el argumento para echar a Ortega de la SSP es la responsabilidad por línea de mando, el procurador está en problemas por la vejación a las menores detenidas por personal a su cargo;

2. VISITA.- Confirma John McCain que el 3 de julio visitará al presidente Calderón en Los Pinos, y verá al procurador Eduardo Medina Mora; y

3. AUSENCIA.- ¿Por qué el sindicato de Pemex ha estado ausente en todos los foros energéticos siendo pieza clave? ¿Cuál es el mensaje?

Nos vemos mañana, pero en privado.

Renuncia, por dignidad

Francisco Garfias
Arsenal
Excélsior

Vaya chasco que se llevó ayer el diputado del PRI Jesús Ramírez Strabros. Muy orondo llegó a la Comisión Permanente con un punto de acuerdo bajo el brazo. El texto, entre otras cosas, exhortaba al Presidente de la República para que, en el marco de sus atribuciones, realice las adecuaciones necesarias en la SSP del DF a fin de dar seguridad a los capitalinos. Era una forma de solicitar la renuncia del titular, Joel Ortega.

El primer y mayor obstáculo que encontró fue en el PAN. El coordinador de los senadores azules, Gustavo Enrique Madero, le dijo rotundamente que no. “Vamos contigo, pero saca esa parte”, pidió el panista. Jesús protestó, desconcertado. “¡Les estoy haciendo la chamba y ni así..!”, dijo. El sucesor de Creel argumentó que un pronunciamiento de esa naturaleza podría “rebotarle” a Felipe Calderón, según versión del legislador potosino.

En el PRI tampoco traen muchas ganas de usar la guillotina contra Ortega. “No vamos por cabezas”, nos dijo el senador guanajuatense Francisco Arroyo Vieyra cuando le comentamos el asunto. Era cierto. El punto de acuerdo fue turnado a comisiones, donde será bateado.

* * *

Desde que ocurrió la tragedia del News Divine, he leído y escuchado que Joel Ortega “es un buen policía.” Está claro que es apreciado por los líderes de opinión. Pero sus subalternos en la Secretaría que encabeza cometieron gravísimos errores —19 contó la Procuraduría del DF— que le costaron la vida a 12 personas. Tiene que irse, por dignidad.

Los errores y excesos de la policía capitalina, de la cual es jefe, están a la vista. Los videos son contundentes. ¿Habrá todavía quien dude de que la fuerza pública capitalina es la responsable directa de la tragedia? ¿Habrá quien crea que de todas maneras se habrían muerto los jóvenes si los uniformados no taponan la salida del antro? Por supuesto que no.

Ayer corrió la versión de que Marcelo Ebrard anunciaría la renuncia del secretario, durante la decepcionante rueda de prensa que ofreció al caer la noche. Fue un borrego. Joel se queda, por el momento. Ya vimos que ni el PAN ni el PRI van por él, mucho menos el PRD. Al Presidente de la República, quien tiene facultades para removerlo, no lo quieren involucrar —¿o él no quiere?—. ¿Qué dirá la Comisión de Derechos Humanos del DF? Es la investigación que vale, según Ebrard.

* * *

De muy poco le sirvió a Francisco Chíguil, jefe delegacional en la Gustavo A. Madero, llevar porra a su comparecencia en la ALDF. Fue obligado a solicitar licencia del cargo, a pesar de que la víspera dijo a los diputados que no renunciaría por voluntad propia, porque no iba a traicionar la confianza de quienes lo eligieron. Sus simpatizantes le gritaban el martes: “¡No estás solo..!” El miércoles quedó claro que sí lo está. Chíguil no aguantó y el pueblo no se levantó.

* * *

Otra de de Ramírez Stabros. El diputado potosino, aspirante a gobernador, no quiso entrar al salón de sesiones de la Permanente en los momentos en que el pleno se aprestaba a dar el visto bueno a Mario Leal Campos, ex alcalde panista de San Luis Potosí, como embajador de México en Chile.

La votación se complicaba por las resistencias del PRD, que cuestionaba la trayectoria partidista y empresarial de Leal Campos. “¡Hay que ir a votar!”, urgían al diputado. “¿Votar por quién? Yo por ese cabrón no voto. Cuando fue alcalde de San Luis le dio con todo al PRI”, repuso el ex dirigente del sindicato de pilotos. Ramírez no votó, pero el nombramiento fue aprobado.

* * *

Para AMLO es “inaceptable” que la Comisión de Garantías y Vigilancia del PRD dé por bueno el triunfo de Jesús Ortega en la elección para renovar la dirigencia nacional. El Peje lo manifestó en una de las múltiples reuniones que ha mantenido con Alejandro Encinas y su equipo, según versiones surgidas de la presidencia legítima.

La instrucción es empujar para que se declare la nulidad. El problema es que necesitan dos de los tres integrantes de Garantías y Vigilancia, algo así como el tribunal interno del PRD, para lograr el objetivo. Tienen el respaldo de Ernestina Godoy, presidenta, pero no logran convencer a Renato Sales de sumarse a la causa obradorista. La tercera integrante de la Comisión, Dolores de los Ángeles Nazares, es totalmente Ortega.

Los Chuchos interpretan la posición del legítimo como una advertencia de que se irá del partido, si Jesús sube a la presidencia del PRD. Están convencidos de que Sales no cederá a las presiones, pero si lo hace, volverán a recurrir al TEPJF. Ortega ya dio el manotazo sobre la mesa por las presiones a los comisionados. No habrá más reuniones con Encinas ni acuerdos fuera de los estatutos, declaró.

Los tres pasos de Marcelo

Salvador García Soto
Serpientes y Escaleras
El Universal

Le llaman “la contraofensiva” y consiste en una serie de acciones para “desenmascarar” la operación de un cártel nacional de las drogas y que, según el GDF, estaría detrás de la operación ilegal del New’s Divine

Entre la noche del martes y la mañana del miércoles, Marcelo Ebrard definió, luego de una serie de reuniones, intercambios, presiones y jaloneos con su equipo más cercano, la estrategia con la que intenta sortear la primera gran crisis de su gobierno.

En el primer paso de esa estrategia estaban la salida del delegado Francisco Chíguil, que se produjo ayer, pero también una “salida intermedia” para Joel Ortega, que sería la separación temporal de su cargo, hasta que se realicen las investigaciones.

Esa decisión se frenó anoche ante las fuertes presiones que ejerció el propio Ortega, que se opuso al esquema que le planteó el jefe de Gobierno. La propuesta de que él mismo anunciara su separación temporal del cargo hasta que concluyan las investigaciones fue algo que no convenció al secretario de Seguridad Pública, a pesar de la insistencia de Ebrard para que aceptara.

Por varias horas, Marcelo discutió con Joel y con su equipo cercano esta salida. Ortega, dicen, se resistió hasta el último momento y retrasó el anuncio que se había programado para las seis de la tarde y se realizó finalmente poco antes de las ocho de la noche. Encerrados en su despacho, el jefe de Gobierno y su secretario de Seguridad tuvieron discusiones por momentos ríspidas cuando Ebrard trataba de convencer a Joel de las bondades de su “salida intermedia”.

Al final, en medio de la discusión, el jefe de Gobierno hizo un acuerdo con su aún secretario: esperar el informe de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, que estará listo la próxima semana, y una vez que se conozca ese informe instrumentar la separación temporal en tanto se definen responsabilidades, lo que deja abierta la posibilidad de que Ortega sea exonerado y pueda volver al cargo.

El segundo paso en la estrategia “anticrisis” de Ebrard se refiere a la indemnización de los familiares de las 12 víctimas. Se definió una partida especial de recursos para atender a las familias y ofrecerles una serie de apoyos, además del económico, para evitar que otros partidos los manipulen políticamente.

Pero lo que más fuerte suena del plan de control de daños diseñado en el Palacio del Ayuntamiento es el tercer paso. Le llaman “la contraofensiva” y consiste en una serie de acciones para “desenmascarar” la operación de un cártel de las drogas nacional y que, según el gobierno del DF, estaría detrás de la operación ilegal de la discoteca New’s Divine y de muchos otros “antros” irregulares que operan en la ciudad.

Con este paso, Marcelo intentará revertir el problema y lanzarlo a la esfera del gobierno federal porque, entre los “golpes” que se darían, estaría la complicidad de agentes y corporaciones federales con el cártel de drogas que será exhibido por el GDF.

NOTAS INDISCRETAS... En la localidad de Jesús María, al norte de Culiacán, hubo hace dos semanas una gran fiesta. Música de conocidas bandas sinaloenses, bebida y comida a raudales; invitación para casi todo el pueblo. Todo un derroche y mucha fiesta para celebrar un cumpleaños muy peculiar: el aniversario de Édgar Guzmán Beltrán, el hijo menor de Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo Guzmán. Se trató de una fiesta post mortem con la que el conocido narcotraficante recordó a su vástago que fuera asesinado el pasado 8 de mayo en una balacera con sicarios de los Beltrán Leyva ocurrida en un centro comercial de Culiacán. Pero la ausencia del joven no evitó que el festejo fuera en grande y que El Chapo estuviera acompañado de Ismael El Mayo Zambada. Los dos capos fueron vistos en esa fiesta que despertó preocupación en Sinaloa, donde la sui géneris celebración se interpretó como mensaje de El Chapo: habrá venganza por la muerte de su hijo… En Hermosillo comienza hoy un encuentro de diputados locales del PRI, al que asisten 200 congresistas de toda la República. Beatriz Paredes pone en marcha hoy los trabajos y durante dos días los legisladores del tricolor discutirán temas de la agenda política nacional. Se esperan pronunciamientos fuertes de los congresistas del PRI, que serán recibidos por el líder del Congreso local de Sonora, Carlos Daniel Fernández Guevara. A ver si la convocatoria en tierras sonorenses no pone nervioso a más de un aspirante a la gubernatura… Ayer en el Club de Industriales, Diódoro Carrasco y Manlio Fabio Beltrones comían de lo más amigables. En el menú formal hubo carnes, aves y pescado, además de buen vino. Pero lo que en verdad se cocinó en esa comida, afirman, es un complejo platillo llamado ley de medios. ¿Será?… Los dados mandan otra serpiente. Mal tiro.

El desprecio

Raúl Trejo Delarbre
trejoraul@gmail.com
La Crónica de Hoy

Ninguna destitución, aunque merecida, remediará el asesinato de 12 personas el viernes pasado en la discoteca News Divine. Esas muertes se debieron a una sucesión de torpezas mayúsculas, brutales, criminales. Pero también y por encima de la incompetencia y la imbecilidad policiacas, en ese desdichado episodio se puede reconocer un abusivo desprecio a los jóvenes.
La policía llegó a detener a todos los muchachos que estaban en la discoteca. No había orden judicial, ni siquiera una acusación específica. Los arrestarían porque se habían reunido a bailar y escuchar música y porque esa conducta, a los zafios personajes que toman decisiones relevantes en las corporaciones policiacas les parece indebida.
Hay quienes dicen que la aprehensión de jóvenes en recintos como ése se ha vuelto rutinaria y que de esa manera la policía trata de atajar el tráfico de estupefacientes. En News Divine no encontraron drogas ni personas consumiendo algo ilícito. Aunque así hubiera sido, el consumo de drogas no es un delito. Venderlas sí, pero difícilmente se podrá atrapar a los desdichados que hacen negocio promoviendo la adicción a las drogas con operativos tan absurdos como el del viernes. Los muchachos son víctimas, no cómplices de los traficantes de drogas.
No era en defensa de esos jóvenes que actuaba la policía. Al contrario, y de allí los rasgos más agraviantes en la retahíla de tonterías que fue evidente el viernes, la policía llegó para importunar, acosar, maltratar y vejar a los muchachos. Nueve de ellos, y tres policías, murieron en esa operación.
Ilegal y absurda la aprehensión de todos, además se realizó con inexcusable violencia. Dentro y fuera de la discoteca, muchos jóvenes fueron golpeados. En ocasiones, al parecer, ese maltrato tuvo consecuencias criminales: “Rafael Morales, de 18 años, no soportó la serie de ‘cachazos’ que le propinaron el viernes granaderos de la SSP-DF durante el operativo en la discoteca News Divine. El joven se desplomó. Cayó al piso y de nada le sirvieron los primeros auxilios que le dieron sus amigos, porque horas después murió por contusiones en el hospital de La Villa”. Ese y el resto de los testimonios que transcribimos en los siguientes párrafos aparecieron en los reportajes de Hilda Escalona y René Cruz el sábado 21 de junio; Hilda Escalona, Vania Arroyo y Jonathan Villanueva el domingo 22; Israel Yáñez G., el lunes 23 y Jonathan Villanueva el martes 24, todos en La Crónica de Hoy.
“Hubo más de cinco adolescentes que relataron que los policías utilizaron toletes y pistolas para sacarlos del lugar”. Las huellas las llevan en el rostro. “A todos los que no agarraban nos subían al transporte oficial y nos empezaban a agarrar a ‘cachazos’, decía Luis ‘N’, alias El Babo de 14 años, al momento que mostraba su cara con dos heridas, que dijo que eran cachazos”.
Dentro de la discoteca, el aire se volvió irrespirable cuando, también de acuerdo con muchos testimonios, la policía aventó gases lacrimógenos. “Sí lo echaron... los chavos tuvieron que romper las ventanas y tirarse desde un segundo piso porque no podían ‘respirar’, contó Jessica Jazmín Hernández Carranza, quien ayer fue dada de alta del hospital La Villa”.
¿Qué impresión de esos jóvenes tenían los jefes policiacos que ordenaron el desalojo de esa manera? ¿Qué imagen de ellos tienen los agentes que golpeaban, ofendían e insultaban a discreción? Una muchacha asegura “que los uniformados la amenazaron… ‘Hija de tu puta madre, te vamos a madrear hija de la chingada, súbete al camión culera. No mereces nada ni siquiera tu libertad ni tú ni tu pinche bola de amigos delincuentes’, recuerda la menor de edad. 16 años”.
El desprecio contra los jóvenes, la prepotencia machista, el abuso gandul, se desplegaron contra las muchachas indefensas. “A mí me manosearon los policías, cuando según me querían sacar, nada más me estaban manoseando... después, una policía me jaló de los cabellos y me subió a un camión, y en la desesperancia (sic) empezamos a romper los vidrios del camión’, dijo la adolescente de 16 años”.
Quienes pudieron salir al comienzo del desalojo fueron amontonados en vehículos que llevaba la policía. “Nos agarraron y nos subieron a una camioneta y nos echaron boca abajo uno por uno, casi no podíamos respirar”.
Cuando los vehículos se llenaron, la policía bloqueó la puerta principal de la discoteca. Esa fue, como ahora se sabe, la mayor insensatez. ¿Qué supusieron los jefes policiacos que harían los muchachos, sobre todo cuando otros policías los hostigaban desde dentro del recinto? “‘No nos dejaron salir, porque cerraron las puertas’, agregó entre sollozos”.
Afuera de la discoteca no había asistencia médica. Nunca se sabrá si algunos de los muertos pudieron haberse salvado de haber recibido primeros auxilios.
Ya en el Ministerio Público, a muchos les robaron sus pertenencias. “Llegamos a la agencia de San Juan de Aragón, nos quitaron celulares, carteras, dinero que ya no lo regresaron, ya no tengo celular”.
A varias muchachas las desnudaron y vejaron. ‘“ Para hacernos el examen médico nos quitaron toda la ropa, nos ponían así con los brazos arriba a dar vueltas, con dos oficiales hombres en la sala y un doctor..., habíamos 13 mujeres dando vueltas, nos sentimos incómodas ante las miradas de los policías’, explicó Ceci ‘N’ en entrevista”. Tiene 16 años.
También se ha sabido que a varias muchachas y muchachos los marcaron en un brazo, para numerarlos.
A los familiares de todos esos jóvenes, más de 600, las autoridades los tuvieron varias horas en una incertidumbre de pesadilla. No proporcionaban listas de fallecidos o lesionados. A los padres de varios de los muertos tardaron mucho más en permitirles acercarse a los cuerpos.
Pero esa negligencia para dar cuenta a los directamente afectados de lo que había sucedido con sus hijos, el jefe de la policía no la tuvo para improvisar una a la postre fallida justificación ante los medios de comunicación. El viernes por la noche Joel Ortega Cuevas tenía mucha urgencia para propalar una versión mañosa sobre las causas de la tragedia.
Según el secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal, la culpa había sido del dueño de la discoteca que al avisar que la policía estaba presente provocó la fuga en masa. Sin embargo, el video que con tanta diligencia Ortega les entregó esa noche a las televisora desmentía esa versión. Después del anuncio del propietario del establecimiento los muchachos reaccionaron con natural enojo porque la fiesta terminaba repentinamente pero no se veían ni escuchaban reacciones de miedo. El terror vendría después, pero de eso no hubo constancia en la grabación censurada.
Las autoridades del DF dicen que los videos completos no serán mostrados en consideración a los familiares de las víctimas. Esa deferencia no la tuvieron durante muchas horas después de la tragedia. Y por lo general, las autoridades policiacas no suelen tener miramientos para difundir e incluso improvisar grabaciones de sus operativos. Con cuánta frecuencia se presentan escenas de supuestos o reales criminales, que en todo caso no han sido sentenciados, a quienes se muestran junto con armas o artículos que han sido decomisados.
Una, y otra, y otra y otra vez, los muchachos de la News Divine fueron amagados, violentados, humillados. No fueron casualidades. En la tragedia en la Nueva Atzacoalco tenemos los resultados de una sistemática actitud de desdén hacia los jóvenes y sus problemas.
Para los muchachos de la News Divine y muchísimos más como ellos, la ciudad es un entorno permanentemente hostil. Padecen la agresividad urbana en sus colonias, cuando se trasladan a la escuela, cuando se les hace noche, dondequiera que estén. Sus ganas de diversión no pueden desahogarlas mas que en recintos también incómodos pero en donde al menos están juntos, como ocurre en las discotecas. Ahora, también allí llega la policía no para protegerlos (¡qué ingenuo resulta creer que podría ser así!) sino para importunarlos y ultrajarlos.
Si los jóvenes les importan a las autoridades y, descendiendo en el escalafón burocrático, a la caterva de delegados, directores, inspectores y demás funcionarios que lucran transigiendo con ilegalidades e irregularidades, es como pretexto para hacer negocio. Se trata del vasto y rentable negocio de la corrupción.
¿Qué imagen de la justicia, de las autoridades, van a tener esos muchachos y muchos otros de su generación que han tenido que crecer primero con temor y ahora con resentimiento hacia la policía? ¿Qué opinarán del inicial intento auto exculpatorio de Joel Ortega? ¿Qué del ahora ex delegado Francisco Chíguil que hizo ostentación de insensibilidad y vulgaridad al acarrear a un grupo
de aplaudidores? ¿Qué dirán esos muchachos agraviados de la ausencia que en principio tuvo Marcelo Ebrard y luego de su afán para encontrar un chivo expiatorio en vez de procurar soluciones de fondo a la violencia contra los jóvenes?
En México no tenemos auténticas políticas de atención a los jóvenes. Por negligencia o indiferencia, hemos permitido que a los muchachos se les imponga esa impolítica del desprecio. Eso es lo que hubo tras la decisión criminal que les cerró el paso a la salida de la discoteca. Y es lo que se manifestó cuando sacaron, trasladaron, despojaron, revisaron y retuvieron ilegalmente a esos jóvenes.
La indignación ante tales acontecimientos es significativa por su extensión. Y también lo son algunas ausencias en esa reacción de la sociedad. Hay quienes buscan lucrar políticamente, como si la caída de un funcionario torpe o la desventura del escurridizo Marcelo Ebrard fueran realmente importantes. Hay otros que reaccionan con una discreción que no existiría si las autoridades responsables de esta desgracia hubieran formado filas en otro partido político. Se ha dicho que en el PRD y en las supuestas izquierdas que convergen en ese partido hay una doble moral: condenan cuando les conviene, callan cuando de otra manera comprometerían a los suyos. Allí no hay doble moral: se trata simplemente de una llana, ostensible y vergonzosa inmoralidad.
Algunos harán cuentas sobre la manera en la que votarán esos muchachos el año próximo, o dentro de cuatro años. No importa. Ellos desde ahora han confirmado que da lo mismo. Los dejarán de despreciar cuando crezcan. Mientras, se resignan a vivir con miedo y rencor. Doce muertos aplastados en la discoteca. Asesinados todos. Tres de ellos, agentes que fueron llevados por ineptos jefes policiacos. Nueve, eran muchachos que nada más querían divertirse. Hace 40 años, por menos que eso comenzó el movimiento del 68.

Ebrard y La decisión de Sophia

Jorge Fernández Menéndez
Razones
Excélsior

La decisión de Sophia se llamó aquella famosa película, ganadora, si mal no recuerdo, de un Oscar, en la que el personaje central, interpretado magníficamente por Meryl Streep, al ser llevada a un campo de concentración sufre la mayor de las torturas: elegir a uno de sus dos hijos para que se quede con ella, sabiendo que el otro, indefectiblemente, será asesinado por los nazis: la otra opción era la muerte de los tres.

Marcelo Ebrard está lejos de tener que asumir una decisión semejante, pero se encuentra sobre esa delgada línea en la cual deberá decidir asumir él mismo las responsabilidades de lo ocurrido en el News Divine con la muerte de los nueve jóvenes o sacrificar a alguno de sus más cercanos hijos políticos, para preservar su futuro. Hasta la mañana del miércoles, la administración capitalina, luego de las primeras 48 horas después de la tragedia (cuando intentó minimizarla o distraer a la ciudadanía sobre sus verdaderas causas), trató de retomar el control de la crisis sin sacrificar piezas clave del gobierno: ha procesado al dueño del local, por faltas que no tuvieron nada que ver con las muertes ocurridas el viernes pasado, y a un hombre que resultó que era un electricista. Es verdad que más de una docena de mandos policiales han sido suspendidos y pasaron de testigos a probables responsables de los hechos, también, algunos funcionarios de la delegación Gustavo A. Madero y se le procesará, aunque ahora está internado en un hospital privado, al jefe del operativo en sí, Guillermo Zayas. Pero hasta la tarde del miércoles todos los sancionados, incluido Zayas, eran mandos medios, personas que pueden o no haber intervenido en el operativo, pero no dirigen ni la policía ni la delegación ni el gobierno capitalino.

Al mismo tiempo, falta tomar decisiones sobre otro aspecto tanto o más grave que lo ocurrido en el operativo en sí: todo el procedimiento, anterior a los hechos, de expedición de licencias y, concluido el operativo, los abusos de todo tipo que sufrieron el más de centenar de jóvenes detenidos, incluidas las agresiones sexuales a las jovencitas. Ambos temas, además del operativo en sí, están siendo investigados por la Comisión de Derechos Humanos del DF, y su presidente, Emilio Álvarez Icaza, nos decía en México Confidencial que sus visitadores estuvieron desde la noche del viernes tomando declaración a los jóvenes detenidos y que existen innumerables testimonios, de esa misma noche, de los abusos cometidos, entre ellos, la obligación a las jovencitas de desnudarse ante supuestos médicos y ministerios públicos.

La suma de las evidencias de corrupción en la autorización de permisos; de negligencia e incapacidad policial para abordar un operativo de esa índole; de un ataque directo a jóvenes indefensos, y los abusos generalizados cometidos después de los hechos, conforman un mosaico del que no pueden escapar las responsabilidades políticas y éstas no pueden descargarse sólo en personajes de segunda línea sin que ninguno de sus jefes se sienta responsables.

El gobierno capitalino, a lo largo y a lo ancho de todas sus estructuras, luego de los años de López Obrador, de la soberbia con que éste gobernó y, pese a ello, de los buenos resultados electorales de 2006 en la capital, parece creer que no tiene que rendir cuentas a nadie y la gente puede ser ignorada una y otra vez. Asombra que la mayoría de los altos funcionarios no se vean consternados, que un delegado investigado por estos hechos llegue con porras y acarreados a la ALDF, que literalmente no ofrezcan una disculpas, pidan perdón, siquiera, a la ciudadanía, por las muertes que se dieron bajo su directa responsabilidad. ¿Por qué lo tendrían que hacer ahora, si cuando se dieron las muertes de Tláhuac o hicieron investigaciones inverosímiles, como la de la explosión de febrero pasado en la avenida Chapultepec, tampoco lo hicieron?

Lo cierto es que la situación ha cambiado y si Ebrard realmente quiere hacerse cargo de lo sucedido, tendrá que ir mucho más allá. Por principio, los principales responsables de las áreas de seguridad, comenzando por Joel Ortega, Francisco Chíguil y el procurador Rodolfo Félix Cárdenas, tendrían que apartarse, aunque sea momentáneamente, de sus cargos, porque no es lógico que ellos encabecen la investigación mediante la cual ellos mismos deben ser investigados. Debería designarse a un fiscal especial independiente que, en coadyuvancia con la Comisión de Derechos Humanos capitalina, realizara esa investigación sin interferencias ni mentiras. En estas horas, quizá ya lo haya hecho cuando usted lea estas líneas, tendrá que tomar Ebrard su propia decisión de Sophia: decidir si se sacrifica con los suyos o asume su responsabilidad y la hace cumplir con sus colaboradores más cercanos, más allá de Zayas.

Y es que hay un capítulo adicional: aquí dijimos el lunes que en buena medida este tipo de hechos ocurren porque las autoridades capitalinas están distraídas con temas sin relación alguna con la ciudad, sobre todo con sus ambiciones futuras, y dejan la gestión pública en mandos menores que a su vez tienen sus respectivas apuestas futuristas. Ebrard aseguró el martes que él nunca se ha distraído de su cargo y le preguntó a los reporteros que lo acompañan si lo habían visto distraído. Y, constatando con los reporteros, resultó que, en los días previos a los hechos de la Gustavo A. Madero, el tema que abordó una y otra vez Ebrard en sus intervenciones públicas fue la consulta petrolera y no aquellos relacionados con la capital. Todavía el domingo, el secretario de Gobierno, José Ángel Ávila,estaba impulsando la consulta, en lugar de ocuparse de la crisis interna. El gobierno capitalino estaba distraído. Por eso se pudo generar tanta negligencia e irresponsabilidad en sus mandos medios.

Pataleo en las oficinas de Marcelo

Ubaldo Díaz
ubaldodiazmartin@hotmail .com
La Crónica de Hoy

Anoche rodó la primera cabeza importante, la del delegado en Gustavo A. Madero, Francisco Chíguil, quien “solicitó” licencia para separarse del cargo, a su jefe Marcelo Ebrard. Pero no fue voluntaria, el “control de daños” pretende salvarle la cabeza al secretario de Seguridad Pública capitalino, Joel Ortega.

Sin embargo, nos aseguran que Joel Ortega puede “caer” en cualquier momento, y que además Marcelo Ebrard ya tiene un sustituto, en caso de requerirlo. Se trata del director de la Central de Abasto, Raymundo Collins. Dedicado ahora a cuestiones administrativas en el principal mercado de la ciudad de México; Collins es marino de profesión, pero tiene una gran experiencia en asuntos de seguridad pública. Entre otros cargos ocupó el de subsecretario, cuando Marcelo Ebrard encabezó la Secretaría de Seguridad Pública en el DF.

Si la memoria no falla, el actual director de la Central de Abasto renunció a la subsecretaría, poco antes de que el propio Ebrard fuera cesado por el presidente Vicente Fox, luego del linchamiento de policías federales en la delegación Tláhuac.

Es por esto que Ebrard sabe que la suerte de Joel Ortega no depende de él, sino de la decisión que tome el presidente de la República, Felipe Calderón, quien anunció que se mantendrá pendiente de las investigaciones que se realicen sobre el fallido operativo del pasado viernes en la delegación Gustavo A. Madero.

En tanto, el perredista Nazario Norberto Sánchez nos aseguraba que “caiga quien caiga”, se debe llegar hasta sus últimas consecuencias en el caso de la discoteca News Divine y además exige al Jefe de Gobierno, que indemnice a los familiares de los jóvenes que perdieron la vida debido a la torpeza, por decir lo menos, del grupo de policías que participaron en el “mal operativo”, así como a los heridos que aún están hospitalizados.

Graco Ramírez Garrido, secretario de la Comisión de Energía, de la Cámara alta, asegura que no habrá periodo extraordinario para debatir la reforma energética. De acuerdo con el calendario y ante la cercanía del inicio del periodo ordinario, previsto para el 1 de septiembre, no se requiere de ir a un extraordinario, para el que no existen condiciones. El tabasqueño nos explica que platicó de esto con el presidente de la mencionada comisión, el priista Francisco Labastida y se encuentran de acuerdo en discutir el tema hasta septiembre.

Por cierto, que el también tabasqueño Arturo Núñez, nos platica que la pobreza en su tierra es inexplicable, pues ha sido una de las entidades más favorecidas, ha recibido decenas de miles de millones de pesos y se han desperdiciado, por la corrupción y en el pago de la burocracia. Una de la más alta de todo el país.

Desde hace 30 años, nos dice el senador Núñez, ha recibido alrededor de diez mil millones de pesos por año, dinero que ha sido desviado a los políticos, es decir a una gran corrupción, lo mismo en la administración de Roberto Madrazo, que la de Manuel Andrade Díaz y llega hasta la actual administración.

Luis Maldonado Venegas recibió un fuerte revés de parte de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, al negarle la posibilidad de realizar una consulta pública sobre reformas constitucionales en materia electoral. El dirigente de Convergencia dice que no hubo justicia en este caso y que atenta esa sentencia contra la democracia.

Mientras, Ricardo García Cervantes reconoce que existe manipulación y falta de compromiso de parte de los coordinadores de las dos principales bancadas en el Senado, Gustavo Madero comentaba que su partido, Acción Nacional, tiene el compromiso de impulsar las reformas a la ley de radio y televisión, para que se aprueben en las primeras semanas de septiembre.

Pero esa iniciativa estaba acordada para que fuera sometida al pleno y repentinamente, dieron marcha atrás, y ahora Madero dice que sacarla es un compromiso personal y también de su bancada. El resultado fue que durante el extraordinario fue hecho a un lado el acuerdo a que habían llegado los coordinadores.

Víctor Valencia de los Santos, se mostraba muy molesto porque el procurador General de la República, Eduardo Medina-Mora dejó plantada a la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados, además ni siquiera les tomó la llamada a los legisladores, y puso a un funcionario de cuarta a que los atienda.

Ahí vienen los golpistas

Pablo Hiriart
Vida Nacional
Excélsior

Se dijo en todos los tonos: se apruebe la reforma petrolera que se apruebe, habrá barricadas, tomas de palacios legislativos, cercos a aeropuertos y eso que llaman resistencia civil “pacífica”.

Estaba más cantado que el Cielito lindo.

López Obrador viene diciendo, desde la semana pasada, que no va a aceptar la resolución del Congreso en materia energética.

Lo ha dicho y repetido, para que los incrédulos de que va por un golpe de Estado lo entiendan bien.

Ha dicho que “sea la gente la que decida y nosotros vamos a aceptar lo que el pueblo diga en la consulta”.

Sí, van a aceptar los resultados de la consulta organizada por el PRD, y no la decisión del órgano soberano, constitucional, encargado de legislar.

Lo expresó con todas sus letras, de manera textual:

“Todavía tienen la oportunidad de aceptar la consulta, a no ser que estén pensando los del PRI y los del PAN que se van a poner de acuerdo arriba, que juntos harán mayoría en el Congreso y que aprobarán la reforma.”

Y remató: “Si no se aceptan los resultados de los debates y lo que diga el pueblo en la consulta, habrá nuevamente movilizaciones”.

Ese es el primer aviso, o mejor dicho la primera confirmación, del golpe de Estado que prepara.

Su movimiento está anunciado y nadie puede declararse sorprendido.

Él interpreta que los opositores a la reforma “van ganando” el debate en el Senado, y eso es suficiente.

También cree que porque él dijo que debe llamarse a consulta ciudadana, ésta debe hacerse a pesar de no tener asidero legal alguno.

Como la gran mayoría de la población no va a participar en ese ejercicio tramposo y manipulador, entonces dirá que los que votaron en su consulta dijeron no a la reforma a Pemex.

Listo. Ahí está la “causa” que necesita para intentar, de nueva cuenta, incendiar la pradera.

México no es Bolivia, hemos dicho aquí al prever el fracaso de López Obrador en demoler a las instituciones para tomar el poder por las malas.

Sin embargo, hay vientos que soplan en favor de sus propósitos.

Se vienen tiempos complicados por el alza —mundial— en el precio de la comida y el consecuente desgaste del salario real.

Las remesas que llegan desde Estados Unidos han bajado de manera sustancial.

Se acerca la apertura del periodo electoral (en octubre de este año empieza oficialmente) y el PRI y el PAN, las dos grandes fuerzas democráticas del país, van al choque por ver quién obtiene el primer lugar de la votación.

Todavía no acaban de entender que un choque como el que preparan esos dos partidos favorecerá a López Obrador.

López Obrador tiene la gran ventaja de que no le interesan las elecciones del próximo año.

Sabe que el PRD va en picada y su apuesta está en la ruptura entre los dos grandes partidos que sostienen el orden democrático e institucional del país.

Pensemos lo que pensemos del PAN o del PRI, son el dique institucional que frena la aventura golpista de López Obrador.

Al derrotado candidato presidencial no le interesan las encuestas de opinión.

A él le interesa engrosar su movimiento con personas decepcionadas del gobierno, de las instituciones y de la democracia porque no les llenan el plato de comida ni cubren las necesidades de sus hijos.

López Obrador va por la caída del gobierno, este año, el próximo, o el muy simbólico 2010, cuando se cumplan 100 años del inicio de la Revolución Mexicana.

La batalla contra el narcotráfico no puede ser la única carta fuerte en la agenda del presidente Calderón.

El Presidente necesita abrir nuevos frentes que conecten con la esperanza de los que menos tienen.

Urge que la gente necesitada vea señales tangibles de progreso personal.

Se requiere una política social mucho más protagónica.

Que la comunidad participe en la política social del gobierno.

Que la asuma como propia, se entusiasme y que el cheque de fin de mes en el banco no sea su única liga con la administración federal.

Ojo, si el gobierno no redobla su acción política y social y si insiste en pelearse a muerte con el PRI, le pondrá alfombra roja al golpismo de López Obrador.

Eso también está cantado.

“Jamás ordenó que no permitieran la salida”

Ciro Gómez Leyva
gomezleyva@milenio.com
La historia en breve
Milenio

Poco se sabía de él, excepto que había dicho algo muy general, estaba hospitalizado y aparecía como la víctima propiciatoria en la tragedia del New’s Divine. Guillermo Zayas, el mítico fiscal de homicidios en el DF y, para su desgracia, responsable del dantesco operativo del viernes 20 de junio.

Al mediodía de ayer, el procurador de Justicia capitalino Rodolfo Félix Cárdenas oficializó que irían por él para tratar de refundirlo por la muerte de las 12 personas. Supongo que eso forzó a que el abogado de Zayas, Pablo Hernández Romo, decidiera salir a hablar. Estaba furioso por el anuncio del procurador que, según él, violenta los principios elementales del proceder jurídico. Periodísticamente, lo más significativo fue que ordenó perfectamente el discurso de Zayas después del New’s Divine:

—Me pidió el favor de que dijera tres cosas. La primera, que siente muchísimo la pérdida de vidas humanas; que está con las familias en su dolor. La segunda, que él nunca dijo que se cerrara ninguna puerta y jamás ordenó a nadie que no permitieran que las personas salieran, y que no existe prueba alguna ni documento alguno que acredite que él lo hizo.

—¿Lo puede repetir?

—Que él jamás ordenó que se cerrara ninguna puerta ni que se prohibiera que las personas salieran. Y que no hay prueba ni documento que diga que eso sucedió.

—¿Y tercera?

—Que no tiene ninguna intención en sustraerse de la acción de la justicia, porque él no debe absolutamente nada. Él está dispuesto a declarar en cuanto conozca cuáles son los materiales probatorios que existen en su contra.

Gracias por la claridad, abogado Hernández Romo.

¡Despiértate, Gabriela!

Ricardo Rocha
Detrás de la noticia
El Universal

Alguien te explica: el jefe del operativo no calculó bien; no le alcanzó con un camión y ordenó entonces tapar la salida

Se oye la voz desgarrada de la madre levantando la cabeza de su hija cuando ya todo es inútil. Gabriela está muerta, por la asfixia y el aplastamiento brutal de vísceras.

Ella y otros hombres, mujeres y niños han sido puestos así, unos junto a otros sobre la inclemencia del asfalto. Con los brazos en cruz y los ojos vueltos al cielo; sin una gota de sangre, sin ningún golpe visible, sin herida alguna; nada que siquiera insinúe la muerte. Como si estuvieran dormidos. Por eso no parecen muertos. A menos que el absurdo sea también un asesino. Un criminal que ha dejado una decena de muñecos rotos.

Todo comienza como a las cinco y media del viernes en una tardeada chingona del New’s Divine en la Nueva Atzacoalco. Bien chira y bien baras, de a 30 por cabeza. En la primera toma se ven llegando los camiones que traen unos 40 policías. Hay como 200 chavos y chavas en la cola, pero unos 500 ya adentro. Y eso que está bien chiquito, si nomás caben 100. Corte y luego ves cómo la tira se mete al lugar y una voz en el sonido del antro: “Vamos a desalojar en calma”. La cámara comienza a revelar el interior y te das cuenta de que aquello ya de por sí está atiborrado. Prácticamente unos sobre otros. Y que aquí la pobreza se disfraza con playeras pirata de Dolce & Gabbana. Luego la cámara te muestra el embudo de la única puerta del antro. Aun así, comienza el desalojo pacíficamente y ahí van en fila hacia fuera. Hasta que ves que algunos policías se plantan enfrente y de pronto ya no dejan salir a nadie. Todavía hay sonrisas en aquellos rostros infantiles porque aún estamos en el desmadre.

Pero pasan largos los minutos y la angustia comienza. Todos quieren salir al mismo tiempo y ya no es posible. La presión es aplastante y el embudo se convierte en trampa mortal. El sudor baña los cuerpos y el griterío se hace insoportable. Ya no es un juego. Es la muerte que empieza a llevarse a uno por uno. Así el pedacito de cielo divertido que era el New’s Divine se convierte en un infierno en la Tierra. Y no puedes creer lo que ven tus ojos.

La respuesta está en un segundo video: absurda, inconcebible y fatalmente ridícula. Alguien dio la orden de que unos 20 policías taponearan la puerta desde fuera. Y ahí están: obedientes, irracionales, autómatas, pujando en un triple semicírculo y resistiendo la embestida desesperada de los que intentan la huida. Alguien te explica entonces aquella escena inaudita: lo que pasa es que el jefe del operativo no calculó bien. Y como se trataba de agarrar a los dueños y a los chavos in fraganti y llevárselos al Consejo de Menores no le alcanzó con un camión y ordenó entonces el taponamiento criminal mientras conseguían otros camiones. Así de simple. Así de estúpido.

Lo que sigue es la locura en medio del escándalo del caos de sirenas, gritos, llantos y voces discordantes mientras la cámara busca, capta, se espanta y se va a otra parte, como si se negara a registrar lo que está pasando. Es cuando empiezan a traerlos como niños dormidos y desmadejados y los van alineando uno tras otro. Y termina al fin el video, cuando ya no puedes más.

Y comienzan entonces tus preguntas sobre las causas profundas de la tragedia. Y las respuestas que nos deben las autoridades del DF sobre los responsables por negligencia, comisión u omisión y la red de complicidades corruptas que permiten estos negocios criminales. Lo único que no quieres ni puedes admitir es el falso dolor interesado y oportunista de quienes jamás han llorado por un pobre y ahora, otra vez, pretenden engañarte.

La primera cabeza, ¿y la izquierda?

Ricardo Alemán
aleman2@prodigy.net.mx
Itinerario Político
El Universal

Con el sacrificio de Chíguil esperan calmar a “las fieras del Coliseo”
¿Dónde están la dirigencia y los fundadores del PRD?


Cayó la primera cabeza, la de Francisco Chíguil, delegado en GAM, mientras la caprichosa ruleta de las venganzas marcó a Guillermo Zayas como “chivo expiatorio”.

Con alfileres se mantiene a Joel Ortega —por quien el gobierno de Calderón no meterá las manos, ni a favor ni en contra—, y se configura el “control de daños” a favor de Ebrard, mientras el encargado de procurar la justicia en la capital del país, Rodolfo Félix, se alza como juez y parte, cuando los suyos y él mismo están implicados en la “tragedia del antro”.

¿Por qué cayó Chíguil? No dejó su cargo por un ataque de ética. Apenas horas antes de renunciar y pedir licencia se aferraba al cargo, se decía inocente. ¿Y entonces por qué la renuncia? Porque es parte de la estrategia. Con ese sacrificio esperan calmar a “las fieras del Coliseo”. Además dicen que lo engañaron, que pediría licencia si también entregaban la cabeza de Joel Ortega. Los estrategas de Ebrard esperaban que el gobierno de Calderón metiera la mano para desbarrancar al aún titular de la SSP-DF. Pero Los Pinos no acusó recibo. No se van a meter.

En todo caso, lo preocupante es que en la “tragedia del antro” en la llamada “joya de la corona” de la izquierda mexicana son evidentes las grandes ausencias políticas, ideológicas, doctrinarias. ¿Dónde está el PRD, su dirigencia? ¿Dónde está la izquierda? ¿Dónde están los críticos de los abusos policiacos y militares? ¿Dónde están los intelectuales orgánicos?

Todos conocen la respuesta a esas interrogantes. Para buena parte de las izquierdas mexicanas no pasó nada; ya en el extremo, a esa izquierda vergonzante no parece importarle nada de lo ocurrido en la “tragedia del antro”. Ninguno de los prohombres de esa izquierda ha dicho “esta boca es mía”, y menos “este gobierno es mío” —los del DF y la GAM—, porque parecen renuentes a asumir como suyo lo que todos conocen como “la joya de la corona”: al GDF y a la GAM. Y si no defienden a esos gobiernos —porque son la izquierda descafeinada—, en el colmo del oportunismo tampoco los cuestionan, y menos se deslindan.

Y tienen razón quienes hablan en plural de “las izquierdas”. Pero ninguna de esas izquierdas se ha atrevido a cuestionar siquiera con el pétalo de una crítica lo que está ocurriendo. ¿Dónde está la siempre activa izquierda mexicana; sea del PRD, la de AMLO, Cárdenas, Los Chuchos, los Amalios y hasta los intelectuales orgánicos y los afines mediáticos? Para muchos queda claro que todos prefieren aplicar la de Pedro Infante: “Se agacha y se va de lado”. Y como pateando un bote se pasan de largo, guardan silencio, esconden la cara.

Bueno, para ser justos, sí existe una corriente de esa izquierda que da la cara. La grosera y vergonzosa muestra clientelar de acarreados por la pareja Bejarano-Padierna que llevó frente a la ALDF para corear consignas a favor del delegado Francisco Chíguil, prócer de la izquierda que llegó al cargo gracias al siempre reconocido mérito de “cargar el portafolios” del “señor de las ligas”.

¿Y la dirigencia del PRD? En cinco días ni una palabra de Guadalupe Acosta Naranjo, Jesús Ortega, Jesús Zambrano, Carlos Navarrete, y menos de la siempre sensible Ruth Zavaleta. ¿Los fundadores del PRD? Ni una declaración de Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo, cuyo silencio coquetea la complicidad. ¿La voz de los gobernadores? Ni una palabra de Zacatecas, Michoacán, Chiapas, Guerrero, Baja California Sur, cuya boca cerrada no sólo impide la entrada de moscas.

¿Dónde está el jefe del PRD en todo el sexenio pasado, “el movimiento soy yo”? Ni una palabra, acaso porque heredó lo que él mismo estimuló: corrupción e impunidad. ¿Los líderes del Congreso, diputados, senadores y asambleístas? Diputados y senadores hacen como si nada pasara, cuando no sólo pudieran cuestionar lo ocurrido, sino promover correctivos. Pero los asambleístas prefieren la grosera creación de una más de las inservibles comisiones legislativas.

¿Y las buenas conciencias de la izquierda escandalizada por la muerte de una anciana supuestamente provocada por militares abusadores —lo que desmintió la CNDH—, que convirtieron al góber precioso de Puebla en símbolo de la perversidad oficial, al de Oaxaca en el paladín de la represión? ¿Toda esa izquierda nada dijo de la “tragedia del antro”, de las niñas presuntamente abusadas por la policía?

¿Y los intelectuales orgánicos de esa izquierda, que hoy guardan silencio frente a hechos vergonzosos, intolerables en gobiernos azules o tricolores, pero sobre todo del PRD? Hoy parecen todo lo que cuestionaron hace tres o cuatro décadas. De pena ajena.

Responsabilidad gubernamental

Leo Zuckermann
Juegos de Poder
Excélsior

El martes conocí a Rubén Tapia, padre de Isis, una de las 12 víctimas fatales del incidente en el News Divine. Evidentemente el señor estaba deshecho pero decidido a levantar su voz para demandar justicia. “Lo hago por mi hija; es la que me da fuerzas”, me dijo, entre lágrimas. Sentí una gran empatía con este hombre que no acababa de entender cómo perdió a su hija por culpa de la torpeza policiaca.

El señor Tapia, oriundo de Veracruz, me indicó que los padres de las víctimas se están organizando para demandar al Gobierno del Distrito Federal (GDF). Quieren justicia. No se conforman con la destitución de 17 mandos policiacos ni con la detención de Guillermo Zayas, ex director de la Unipol en la delegación Gustavo A. Madero. Quieren la cabeza de Francisco Chíguil, el delegado que, con la sensibilidad de un elefante, llevó porras a su comparecencia en la Asamblea Legislativa. También demandan la destitución de Joel Ortega, secretario de Seguridad Pública del DF. “Si el presidente Fox removió a Marcelo Ebrard cuando era el secretario por lo que pasó en Tláhuac, donde hubo dos muertos, pues aquí hay más. Son doce. El presidente Calderón tiene que quitar a Ortega”. Le comenté que veía difícil que el mandatario actual tomara esta decisión porque las condiciones políticas eran diferentes a las de 2004 y que, en todo caso, la remoción del secretario dependía del jefe de Gobierno del DF. “No importa quién lo quite, pero que se vaya. Aquí tiene que haber responsables de alto nivel. Esto no puede quedarse con los mandos medios. Son 12 los muertos”, me replicó el profesor del Politécnico.

Lo que quiere el señor Tapia es que la muerte de su hija de 16 años tenga consecuencias. Que por lo menos caiga un funcionario de alto nivel como Ortega y/o Chíguil. Cualquiera que estuviera en sus zapatos demandaría lo mismo, o más.

Pero la responsabilidad por una tragedia como la del News Divine no puede quedarse en que rueden las cabezas de altos funcionarios o se meta a la cárcel a los responsables directos. En México, como en los países más desarrollados, el gobierno debería estar sujeto a compensar económicamente a las víctimas de sus errores. Es cierto que nada puede compensar la pérdida de un ser querido. Pero el hecho de que se puedan obtener reparaciones económicas, más allá de la justicia penal o de los ajustes políticos, generaría más incentivos para evitar errores como el del viernes pasado.

Imaginemos que la familia Tapia pudiera demandar al GDF por negligencia policial y que en el juicio ganara varios millones de dólares por haber perdido a su hija. Que a la ciudad la castigaran con un golpe mayor en sus finanzas. Más allá de funcionarios destituidos o encarcelados, habría consecuencias económicas a favor de las víctimas, a cargo del erario. En el futuro, las autoridades se asegurarían que no volviera a repetirse un incidente como el del News Divine. Desarrollarían planes y protocolos de los operativos, capacitarían a la tropa que los ejecutaría y enviarían a mandos con capacidad de tomar decisiones sensatas en momentos de tensión. En pocas palabras no habría la improvisación pavorosa que mató a 12 inocentes.

En México las equivocaciones del gobierno, a veces, se castigan con cárcel o destituciones de los responsables, pero nunca con compensaciones económicas a las víctimas. Y esto aplica desde el automovilista al que se le rompe la suspensión de su coche por meterse en una coladera abierta hasta el señor Tapia que perdió a su hija por la estupidez de la policía. Más allá de responsabilidades penales y políticas, en México debería instituirse la responsabilidad civil de tal suerte que las víctimas puedan recibir una compensación económica sustancial por errores gubernamentales.